La idea de la empresaen el pensamiento economico y social



Descargar 31.29 Kb.
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño31.29 Kb.




LA IDEA DE LA EMPRESAEN EL PENSAMIENTO ECONOMICO Y SOCIAL

EQUIPO 6 HA01 10-12 PM

SERRANO MEDINA NOEMI MONSERRAT

DIAZ DE LA ROZA CARLOS ARMANDO

SANCHEZ LOPEZ JESSICA


FIGUEROA ACEVEDO AIDÉ

ESTRADA CELIO DANIELA


EL PENSAMIENTO ECONOMICO

LAS RIQUEZAS DE LAS NACIONES (ADAM SMITH)

Las riqueza de las naciones es una obra de Adam Smith redactada en 1764 y publicada en Marzo de 1776 el cual esta compuesta por 5 libros. Esta obra se enfoca en temas de economia politica basada mas en temas como lo es, derecho, moral, psicologia, politica, historia, la interaccion y la interdependencia.

Smith empezo el proyecto cuando era profesor de economia politica en la universidad de Glasgow el cual tambien consiste sobre la idea de un orden natural que va siendo el resultado del interes individual hacia un interes en general sobre la libre empresa, de la libre competencia y del libre comercio. Esta obra iba dedicada a Francois Quesnay pero al fallecer en 1774 lo impidio.

Este documento se hizo el fundador de la economia clasica y del liberalismo economico ya que habla de igual manera sobre la prosperidad de los paises bajos, desarrolla las teorias economicas como lo es la division del trabajo, el mercado, la moneda, la naturaleza de la riqueza, los salarios y la acomulacion de la capital. Toca el temas como mercantilismo y la fisiocracia examinando la economia y la politica.

Asi estando en su gran recorrido logro adoptar el libre comercio de grano y hacerse ver que el metodo experimental de Newton es el mas apropiado para el estudio del hombre.

Se resume en tres principios:



  1. Que, como ser económico, el hombre tiene el impulso natural de la ganancia o beneficio que se obtiene en un asunto o en un negocio.

  2. Que el universo esta ordenado de tal manera que los empleados individuales de los hombres se conjugan para componer el bien social.

  3. Que conforma a y b el mejor programa consiste en dejar que el proceso siga su propio curso.

La renta y los ingresos

La renta o arrendamiento es el tercer y último elemento constitutivo de los precios. La renta es un tipo de precio de monopolio, no vale el mínimo valor posible para el propietario, pero en cambio sí que es el valor máximo posible para el agricultor. Mientras que la rentabilidad del capital y del trabajo van al alza, la renta a la baja.

Los salarios, el beneficio y la renta, constituyentes del precio, son igualmente los constituyentes de los ingresos; se reencuentra esta identidad en la descomposición moderna del producto interior bruto, donde la producción total es igual al ingreso total.

Capital fijo y capital circulante

Una sirve para el consumo inmediato (víveres, vestidos, muebles, etc.) y no contribuye al ingreso, la otra puede usarse de tal forma que procure un ingreso a su propietario.

El capital fijo genera un beneficio sin cambiar de manos, como por ejemplo la maquinaria. Las mercancías de un negociante, en general todos los bienes que son vendidos a cambio de un beneficio y reemplazados por otros bienes, constituyen el capital circulante.

Ingreso bruto, ingreso neto y el papel de la moneda

El ingreso bruto es la suma de la producción de la tierra y del trabajo de un país, mientras que el neto deduce los gastos de mantenimiento del capital fijo y de la parte del capital circulante constituido en moneda.



Trabajo productivo, trabajo no productivo y acumulación del capital

El trabajo productivo es aquel que contribuye a la realización de un bien comercial (como el trabajo del obrero), mientras que el trabajo improductivo no añade nada al valor (como es el trabajo del criado, donde los servicios «mueren en el mismo instante en que se prestan».)

Los trabajadores productivos son remunerados a partir de un capital, mientras que los trabajadores improductivos son remunerados a partir de un ingreso (renta o beneficio). A medida que una economía se desarrolla, su capital aumenta y la parte necesaria por el mantenimiento del capital aumenta también.

La única manera de aumentar la producción de la tierra y del trabajo es aumentar, bien el número de trabajadores productivos, bien la productividad de estos. Esto requiere un capital suplementario, ya sea para pagar a los nuevos trabajadores, o para facilitarles nuevas máquinas o mejorar la división del trabajo.



Los usos del capital y el sistema económico de Smith

Smith distingue cuatro usos del capital: suministrar directamente un producto en bruto, transformar un producto bruto en acabado, transportar un producto en bruto o acabado allí donde sea demandado y dividir un producto en pequeñas partes adaptadas a las necesidades diarias de los consumidores. El primer uso corresponde al sector primario moderno, el segundo al sector secundario y los otros dos pertenecen al sector terciario.



La responsabilidad del soberano

El ejercicio y la financiación de la justicia son una responsabilidad bastante importante para Smith. La justicia está íntimamente implicada en las disputas sobre los derechos de propiedad y las relaciones económicas. A menudo, la defensa de la propiedad no es justa por sí misma: «el gobierno civil, en tanto que tiene por objeto la seguridad de las propiedades, es, en la realidad, instituido para defender a los ricos de los pobres, o bien, a aquellos que tienen propiedades frente a los que no tienen».55 Pero en un país donde la administración de justicia es relativamente imparcial, esta protege la propiedad de todos, incluyendo a los pobres.

El suministro de bienes públicos es la tercera función indispensable del gobierno. Smith distingue claramente las políticas mercantilistas de ayuda a los sectores definidos (que aprovechan a los comerciantes de estos sectores en detrimento del resto de la población), que son de hecho las que ponen trabas al crecimiento, de las que están en condiciones de aumentar la renta nacional. De entre estas, distingue incluso las infraestructuras rentables (que pueden ser financiadas con el pago por su uso) de aquellas, generalmente útiles pero no directamente rentables, que el gobierno tiene que financiar.

INFLUENCIA DE LA RIQUEZA DE LAS NACIONES

Influencia inmediata

La primera edición se publicó en Londres el 9 de marzo de 1776 por Strahan y Cadell, en dos tomos, y a un precio de 1,16 libras.57 David Hume, Samuel Johnson y Edward Gibbon elogiaron la obra, que se agotó en seis meses. En vida de Smith fueron publicadas cuatro nuevas ediciones (1778, 1784, 1786, 1789), de aproximadamente 5 000 ejemplares. Durante este tiempo se imprimieron las traducciones al danés (1779-1780), francés (1778-1779, 1781) y alemán (1776-1778).El libro tuvo una influencia fundamental sobre la política económica del Reino de Gran Bretaña.

MANIFIESTO DEL PARTIDO COMUNISTA

CARLOS MARX



El Manifiesto Comunista es una obra política y filosófica al mismo tiempo. Marx y Engels exponen los factores históricos fundamentales de nuestra visión del mundo: el nivel de ciencia y técnica, el tipo de conflictos dominantes, la clase en que estamos, el significado de una ideología, el filósofo debe tener muy en cuenta la realidad concreta de ese proceso tan intricado. Pero también debe señalar caminos de avance hacia la mayor extensión y objetividad del conocimiento del mundo, del hombre y la sociedad. Muy a menudo el avance supone la intervención de fuerzas sociopolíticas a través de las cuales la Filosofía se convierte en una fuerza realmente revolucionaria. Esa es la aspiración constituye el vinculo entre esta obra y la anterior.


El tema principal es la difusión del comunismo, bases del mismo y además nos da información tanto histórica como conceptual. También nos resume las diferentes características del comunismo y de las clases sociales.
Afirma toda la historia de la sociedad humana ha sido una historia de luchas de clases entre esclavos y patronos, patricios y plebeyos, barones y siervos, es decir, entre opresores y oprimidos. Sintetizan la lucha de clases entre: burguesía y proletariado, exponiendo que esta lucha no ha sido todavía abolida por la sociedad burguesa, Marx y Engels explican tanto el origen de la clase burguesa, como su posterior desarrollo.

La burguesía iba creciendo con los adelantos culturales, científicos y económicos de la sociedad; el descubrimiento de América y la colonización de África hicieron que un pequeño comercio creciera y, que junto a la invención de la máquina de vapor y la revolución industrial se convirtieran en una nueva forma de ver la economía y la sociedad.


Un aspecto importante es el régimen gremial de producción a las manufacturas, estas manufacturas iban a dejar paso a las grandes industrias. Pero estas aplicaciones burguesas no se limitaron a los países más alejados de Occidente sino que aquí empezó a haber un cambio en el campo que se fue ampliando hasta llegar a ciudades. Se crearon ciudades enormes y La mayor parte de la población rural paso a ser urbana. 


Este crecimiento progresivo y ascendente era demasiado bonito para que surgiera algún problema. La superproducción se empezó a registrar por todas las sociedades con unas producciones abundantes pero una mínima salida de productos. 


Proletarios y comunistas: El tema va a ser la relación que debe haber entre los proletarios y un partido político, el partido comunista. La diferencia entre el partido comunista y los demás partidos obreros existentes no existe, al no considerarse aparte. El partido comunista y los comunistas no tienen intereses propios y no aspiran a tener principios especiales con los que tiendan a modelar el movimiento proletario. Su objetivo es igual al que persiguen los demás partidos proletarios “formar conciencia de clase y derribar el régimen de la burguesía, llevar al proletario a la conquista del poder” es decir: “ELIMINAR la propiedad privada”.
La única solución que se saca de esta lucha entre proletario y burgués es la llegada del proletariado al poder.

Nos habla de un socialismo conservador. Marx y Engels “una burguesía sin proletariado”.
El Manifiesto Comunista termina con una “enseñanza” acerca del comportamiento que debe haber desde el partido comunista y hacia los partidos de la oposición. La posición es clara, siempre sin olvidar sus objetivos concretos, apoyan cualquier movimiento que vaya encaminado a derrocar o, al menos, a hacer frente al sistema tanto social como político reinante (sociedad burguesa). A modo de ejemplo cita varios ejemplos representativos en distintos países, en los que se pueden apreciar los pactos realizados, aunque las diferencias ideológicas fueran abismales (con el caso concreto de Francia).

En el MANIFIESTO DEL PARTIDO COMUNISTA Marx afirma que “la historia de cualquier clase de sociedad hasta nuestros días no ha sido más que la historia de la lucha de clases”. Para Marx, la aparición de la sociedad burguesa no trajo nada nuevo: “No ha hecho más que sustituir nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, nuevas formas de lucha a las de antes 
Carlos Marx denuncia en la lucha de clases la traslada al Cristianismo. 
La crítica de Marx contra los principios sociales del Cristianismo se contiene en un artículo titulado “El comunismo”, escrito en 1847 como réplica a otro artículo. Marx se hallaba por aquel entonces desterrado en Bruselas y el trabajo fue publicado el 12 de septiembre de 1 847, el mismo año en que nació su hijo Edgar. 

En aquellos días la familia Marx arrastraba una situación económica deprimente. Apenas tenía lo imprescindible para la comida diaria. Más que contra el Cristianismo de Cristo, la rabia de Marx tiene por blanco el capitalismo burgués, producto de un Cristianismo deformado, materialista e inhumano. El artículo referido se recoge en el tomo SOBRE LA RELIGIÓN en Marx y Engels.

Dice así: “Los principios sociales del cristianismo predican la realidad de una clase gobernante y una oprimida y lo único que tienen para esta última es el piadoso deseo de que la otra se muestre caritativa.


Los principios sociales del cristianismo trasladan al cielo la concreción de todas las infamias aludidas por el concejal del consistorio, y por lo tanto justifican la existencia continuada de dichas infamias en la tierra. 

Los principios sociales del cristianismo declaran que todos los actos viles de los opresores contra los oprimidos son o bien el justo castigo del pecado original y de otros pecados, o bien pruebas que el Señor, en su infinita sabiduría, impone a los redimidos”.

En su análisis Marx se muestra muy poco científico. Acusa, pero no prueba. Ataca sin ofrecer razones. El, tan cuidadoso en la selección de argumentos, olvida decirnos si en ese momento piensa en el Cristianismo del Nuevo Testamento o en las religiones salidas de él, que hacen un uso indebido del nombre. 

La distinción aparecerá al año siguiente, al redactar en colaboración con Engels el MANIFIESTO DEL PARTIDO COMUNISTA publicado en febrero de 1848. 

En el MANIFIESTO Marx dice que “así como el cura ha ido siempre de la mano del terrateniente, así también el socialismo clerical ha ido de la mano del socialismo feudal”. 


La diferencia entre “socialismo cristiano” y “socialismo clerical” resulta esencial en la crítica marxista de la religión. Cuando Marx ataca al cristianismo piensa en términos de Iglesia católica y protestantismo. En este mismo pasaje del MANIFIESTO agrega que “el socialismo cristiano no es más que el agua bendita con que el sacerdote consagra el despecho del aristócrata”. 

EL PENSAMIENTO SOCIAL

LA ETICA PROTESTANTE Y EL ESPIRITU DEL RENACIMIENTO

MAX WEBER

Weber comienza hablando de un fenómeno que ocurre” en casi todos los lugares donde el desarrollo capitalista tubo mano libre para organizar profesionalmente la población y transformar su estructura social de acuerdo con sus propias necesidades”. Este fenómeno atañe al hecho de que la población protestante tiene mayor participación en la posesión de capital que el resto, ante esto weber intenta atribuirlo a razones históricas.


La primera relación causal la encuentra en la fábrica, donde los individuos de la religión católica en su mayoría entraban como obreros y se convertían en maestros artesanos, en cambio los individuos protestantes en su mayoría participaban en las actividades fabriles en tareas que requerían de cualificación máxima como obreros y de funcionariado industrial. Esta relación weber la explica por “las características mentales adquiridas por la educación en este caso por la educación generada por la atmosfera religiosa de la familia y de la localidad” la que determinaron de cierta forma la elección de la profesión.


La conexión entre las esferas del mundo capitalista y el protestantismo “no se puede hacer desde el supuesto goce mundano, mas o menos materialista o anti ascético, sino que en sus rasgos puramente religiosos.”


Pero para hacer esto antes se debe explicar el objeto, que explica la configuración histórica. Ese objeto es el “Espíritu del capitalismo” el cual constituye un conjunto de factores entrelazados, que generan esto. Este concepto es un concepto construido históricamente y no así un concepto genérico abstracto.


El espíritu del capitalismo refiere a la idea del hombre que tiene como deber imperante, como fin en si mismo el aumento su capital, pasando por alto, el riesgo, la moral y sus posibles satisfacciones humanas por medio del dinero (ascetismo). Y enfocándose únicamente en el aumentar su patrimonio. En este sentido emerge una cierta visión utilitarista, al medir todo en cuanto me sea útil para aumentar el fin de incrementar el patrimonio capital, incluso los valores” morales”, como la puntualidad al devolver un préstamo es valorado únicamente por la apertura de la posibilidad de tener mayores ingresos en el futuro y no por que la acción en si misma sea o no sea correcta.


El verdadero enemigo del espíritu del capitalismo es el tradicionalismo. Tradicionalismo en el sentido de la conformidad del hombre frente a las condiciones presentes, que le brindan las comodidades necesarias para vivir. Frente a esto, el incentivo positivo hacia el obrero para que trabaje al máximo, no lo motiva a dar lo mejor de si, ya que el incentivo en dinero no es significativo, y este tiene lo justo y necesario para vivir y se conforma con eso. Por lo tanto Frente a esto el empresario moderno opta por el incentivo negativo, restándole parte del dinero necesario para vivir para que de esta forma tenga que dar el máximo para lograr el estado donde tiene lo necesario para vivir

.
Sin embargo esta estrategia tendería a fracasar frente, a trabajos comerciales en los cuales se necesita mayor cualificación, ya que el capitalista producto de su “profesión”-desde el punto de vista, de ver la obtención de dinero como un fin- se inclinaría por escoger la mano de obra barata en el “ejercito de reserva”, que no necesariamente son los mas cualificados para este tipo de tareas, dificultando el desarrollo de estas, ya que el trabajo barato, baja considerablemente el rendimiento. Este tradicionalismo es consecuencia de la educación religiosa, y se busca desplazarlo por medio de la educación, al ver el trabajo como una profesión; como un fin en si mismo, de esta forma eliminando el conformismo tradicionalista.
“El desarrollo del espíritu capitalista se podría entender sencillamente como un fenómeno particular dentro del desarrollo global del racionalismo…” por lo tanto el protestantismo influiría netamente en un sector particular del racionalismo. Por racionalismo practico entendemos que es el estilo de vida que referido a los intereses del individuo este juzga el mundo, y es precisamente este punto el que abre la brecha en la que el mundo se puede racionalizar desde diferentes puntos de vista. 


“La palabra profesión – beruf y calling- tienen origen religioso, que da a entender que es una tarea impuesta por Dios”, ”esta concepción implica un ámbito de trabajo sin limites, en el sentido de conllevar con esta una actitud vital para el espíritu”. En el protestantismo a esta palabra se le asigno una nueva significación, el cual implica valorar el cumplimiento del deber en las profesiones profanas como el contenido mas elevado que puede tener una actuación realmente moral. El cumplimiento de la profesión como un deber es la forma de agradar a dios, donde todas las profesiones licitas valen lo mismo ante Él. El afán de lucro material que sobrepasa las propias necesidades del individuo es reprochable. Esta visión de profesión esta anclada en el tradicionalismo, ya que habla del destino, escogido por dios y el conformismo que debía tener el hombre ante este deber, ya que esta constituía su salvación eterna.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad