La huertita de ciudad jardíN


Análisis de la información y del proceso de implementación. Conclusiones



Descargar 1.85 Mb.
Página7/7
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño1.85 Mb.
Vistas487
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

6. Análisis de la información y del proceso de implementación. Conclusiones.


En cuanto a los datos obtenidos durante la fase de celebración de asambleas semanales, pudimos hacer un esbozo del grupo con el que íbamos a trabajar. Es bastante homogéneo, está formado en su gran mayoría por mujeres mayores, de clase trabajadora, residentes en el barrio desde su juventud.

Además hay una circunstancia que hace particularmente idóneo a este grupo para trabajar en el huerto: son residentes en el barrio durante ocho o nueve meses al año, pasando el verano en sus residencias de los pueblos de Salamanca, casas familiares. Esto, además de asegurarnos que habrá personas con conocimientos del contexto agrícola, adecúa el grupo a los tiempos que establece la Universidad para el proyecto.

Otra cuestión que tuvimos en cuenta fue la de fijarnos en el formato de las dinámicas que ya estaban puestas en marcha en el barrio, como un taller semanal de estimulación cognitiva u otro de gimnasia. La decisión que tomamos al respecto fue adaptarnos a ese modus operandi, pactando con las vecinas una sesión semanal.


Estudiante de Bellas Artes durante la realización de un proyecto de land-art

Asimismo, en la etapa de desarrollo de los talleres de plantación sobre el terreno tuvimos la oportunidad de crear más vínculos entre los asistentes -estudiantes y vecinos. En este tiempo vivimos la expansión del proyecto en varios sentidos:

Por un lado, las vecinas comenzaron a expresar necesidades que la facultad podría cubrir, como la consecución de un espacio semanal durante el curso 2014-2015 para realizar el taller de gimnasia ya mencionado. Tras una negociación con el decanato de la Facultad de Psicología hemos accedido a un aula durante el próximo curso académico.

Además, podemos decir que han ganado autonomía y poder de decisión sobre el proyecto, ya que ellas mismas propusieron y llevaron a cabo la iniciativa de traer a sus nietos a todos los talleres. Esto es un signo de que comienzan a tomar el espacio y la actividad como suyos, incluyendo sus criterios y sus perspectivas no sólo en esta cuestión sino en infinidad de campos como la distribución del cultivo, el orden de riego, la labor pedagógica, etc.

El grupo se ha hecho más heterogéneo, con la participación de personas cuyo rango de edad incluye a los ya existentes  al grupo de niños y a personas de mediana edad, padres y madres de los chavales.

El huerto se empieza a conocer en el barrio y en la facultad. Recibimos varias visitas de estudiantes al día, algunos de ellos asistieron a algún taller de plantación y van a visitar el espacio de vez en cuando. Otros muchos vienen a conocer el huerto, a preguntar directamente por la iniciativa o a colaborar. En el barrio se han creado también dinámicas de visita, sobre todo a final de semana cuando reciben las visitas de sus hijos.



La huertita comienza a dar cabida a proyectos de las titulaciones del Campus Ciudad Jardín, varios proyectos de fotografía, una performance y otro proyecto de adaptación del terreno de Terapia Ocupacional.

Se materializa el apoyo institucional, y obtenemos infraestructuras y herramientas, así como el apoyo del SAS y la Oficina Verde de la USAL, organismos con los que hemos sentado las bases para un trabajo futuro.

También, aunque en menor medida, comenzamos a relacionarnos con organismos ajenos a la universidad, habiendo establecido contacto con la Cruz Roja para realizar un taller a medio plazo y pasando una tarde con los jóvenes de ASPACE Salamanca.


Taller de siembra y riego con los participantes de ASPACE

Además de todo esto, se puede decir que comenzamos a profundizar un poco más en la relación con las vecinas y observar necesidades que un estudiante de últimos cursos de psicología puede enfocar hacia el desarrollo de un trabajo práctico guiado. Por poner un ejemplo, una compañera de cuarto curso está redactando las bases de un taller para cuidadores primarios.

Una cuestión de gran relevancia para este proyecto ha sido la relación que hemos tenido que establecer con ciertas instituciones universitarias, que ha condicionado el desarrollo en el tiempo del mismo, y nuestras condiciones materiales de trabajo. Conviene decir que quizá fue este uno de los mayores impedimentos que tuvimos a la hora de trabajar, y no por mala disposición de las instituciones, sino por la temporalidad que impone la burocracia.

Podemos decir que ha habido partes de este proyecto que hemos hecho a contrarreloj y gracias a ayudas informales que agentes del entorno de la facultad, que nos prestaron herramientas, o gracias a nuestra inversión personal -que rondará los 50 euros- ya que no disponíamos de ayudas en ese momento.

Así, podemos decir que la red que pretendíamos crear con este proyecto sí que ha comenzado a hacerse realidad, haciéndose extensible al barrio Ciudad Jardín, al Campus, a las instituciones y en menor medida a agentes externos a la universidad. Se da intercambio intergeneracional todas las semanas, los estudiantes llevan sus proyectos a la plataforma y las asistentes están conformes con los resultados y planean más actividades para el año que viene.

El punto que hemos de desarrollar aún, antes de finalizar el proyecto, es el de asegurar su continuidad en cursos venideros. Estamos trabajando en varios frentes en este sentido: por un lado, celebraremos una asamblea de estudiantes interesados en continuar, además hemos informado a las instancias estudiantiles correspondientes: la asamblea de estudiantes, la delegación de alumnos y la asociación de estudiantes de Terapia Ocupacional. También hemos hecho una ronda de presentación del proyecto en las aulas, y estamos contactando con personal docente para que tutoricen prácticas, trabajos y talleres en esta comunidad.

Con objetivo de publicitar el proyecto y abrirlo a nuevos interesados se han colocado puestos informativos durante la actividad semanal de los “Miércoles Compartidos”, desarrollada por la Asamblea de Estudiantes de Ciudad Jardín.

Como conclusión final, valoramos de manera muy positiva, formativa y enriquecedora la oportunidad de crear un espacio como este, tanto a nivel profesional como personal, y confiamos plenamente en su continuidad y su eficacia.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos