La huertita de ciudad jardíN


Implementación del proyecto: de la recogida de información a los talleres semanales



Descargar 1.85 Mb.
Página6/7
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño1.85 Mb.
Vistas485
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

5. Implementación del proyecto: de la recogida de información a los talleres semanales.


En primer lugar conviene describir la metodología que hemos seguido para recoger la información que necesitábamos, y contextualizar el porqué de su elección. Decidimos usar las entrevistas y reuniones informales -entiéndase como no estructuradas, no como no planificadas- para desarrollar todo nuestro trabajo por varias razones:

Para comenzar, porque las condiciones materiales con las que nos encontramos así lo requerían. Pensamos que la población a la que nos estábamos dirigiendo iba a ser más receptiva hacia dinámicas de este tipo, hipótesis que quedó confirmada en las primeras reuniones. Así, además, optimizaríamos la recogida de información, siempre y cuando llevásemos un registro detallado tras cada paso.

También tuvimos en cuenta el hecho de que, dado nuestro objetivo primario de crear una plataforma estudiantil y vecinal en pocos meses en torno a una huerta, no necesitábamos usar ningún tipo de metodología formal, más allá de recoger órdenes del día y actas de las ideas principales de las asambleas, una vez en la fase de contacto con el grupo.

Si bien es cierto que quizá incluyendo algún cuestionario o entrevista estructurada hubiéramos sistematizado la recogida de información, nuestros participantes hubiesen sufrido desmotivación ante el uso de metodologías formales.

Tras esta primera delimitación de la manera en la que íbamos a operar, comenzamos la fase de recogida de datos, siendo nuestra primera informante la presidenta de la asociación de vecinos del barrio del Oeste, quien nos facilitó el contacto de su homóloga en nuestro barrio y nuestra informante principal: Carmen.



Hay varias razones que hacen que Carmen haya sido y sea una persona de especial relevancia para el proyecto: la presidenta de la asociación de vecinos de Ciudad Jardín es la persona en torno a la cual gira la organización de las actividades comunitarias que allí se desarrollan. Se trata, por ser la más joven de una población muy envejecida, de una figura muy influyente dentro de la microred del barrio, y como tal, es una potente generadora de compromisos por parte del grupo. Prueba de ello fue que, al principio, cuando el grupo no estaba aún consolidado, hubo grandes diferencias de afluencia a las sesiones, coincidiendo la no asistencia de Carmen  por enfermedad con la menor participación.

Así pues, establecimos un primer contacto con Carmen, en el cual expusimos brevemente nuestra idea y le propusimos una entrevista en la que poder recoger más información, detallar más el proyecto y explicar nuestros planteamientos con respecto al barrio Ciudad Jardín.

Paralelamente a este contacto, desarrollamos una estrategia de recogida de información en el campus, basada en breves entrevistas informales, encuentros que tuvieron lugar con Personal Docente y Administrativo de la universidad, así como con un grupo de estudiantes de Bellas Artes que reside en el barrio. Ambos hicieron referencia al envejecimiento general de la población, y los segundos además nos dieron una idea del carácter de comunidad que aún se preserva en este sitio.

Tras estos primeros acercamientos, realizamos la primera toma de contacto con el barrio en la entrevista que concertamos con Carmen. Le pedimos que nos enseñase el barrio y las instalaciones que albergan la sede de la asociación - la antigua escuela, de apenas dos aulas - mientras ella iba aportándonos bastante información relevante sobre la comunidad. Posteriormente comentamos con ella la idea del huerto, tratando de aclarar todas sus dudas, la mayoría con respecto a la institución de la Universidad, por desconocimiento de su manera de funcionar.

Al término de esta reunión, acordamos  convocar conjuntamente con la asociación de vecinos una asamblea formal en la sede de la asociación, en la que presentarles el proyecto a los interesados a priori, a los cuales se encargaría Carmen de movilizar.

La semana siguiente se celebró dicha asamblea, con una afluencia de nueve personas, todas menos una mujeres, y todas menos Carmen mayores de sesenta años. En ella entregamos unas guías escritas sobre el proyecto, el cual expusimos al grupo, esbozando un boceto de plan de trabajo. Tras la exposición resolvimos dudas, aclaramos ciertas cuestiones y dejamos que los asistentes proyectasen sus ideas sobre el huerto, las cuales recogimos para incluirlas en el plan.



El siguiente paso fueron las asambleas semanales en la facultad. Estos encuentros tenían un objetivo: crear un grupo de estudiantes y residentes que fuesen estableciendo relaciones y alianzas. Durante esta etapa tratamos de informar de los avances institucionales que iban haciendo del huerto una realidad cada vez más viable, así como de aportar poder de decisión sobre el proyecto a las participantes.

En la última de estas sesiones, en la que íbamos a hacer una tarea de administración de los espacios de cultivo y un esquema gráfico de la huerta, nos encontramos con un problema de asistencia, que achacamos principalmente a la pesadez de esta dinámica de asambleas y a la ausencia de Carmen a las últimas sesiones. Ante esta circunstancia decidimos adelantar los talleres agrícolas, opción con la que aumentamos la asistencia y la implicación.

En este nuevo período de trabajo en el huerto la obtención de información sufre un cambio cualitativo, ya que pasamos de obtener información sobre la comunidad en términos de contextualización a obtenerla en términos de expresión de necesidades colectivas. Durante las sesiones de trabajo, las personas mayores contaban las dificultades y obstáculos que su contexto les imponía a la hora de desarrollar, por ejemplo, sus actividades semanales de gimnasia. Además la relación entre estudiantes y vecinos comenzaba a estrecharse, ejemplo de ello fue la invitación por su parte a las fiestas del barrio, momento que compartimos encantados.

También tiene lugar a lo largo de esta nueva etapa la aparición de los relatos personales de las participantes, el esbozo de situaciones que van más allá de lo comunitario y que les afectan como individuos. Rupturas familiares, personas en situación de cuidador primario del cónyuge…





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos