La homosexualidad para el doctor Gerd Hamer



Descargar 18.11 Kb.
Fecha de conversión08.07.2018
Tamaño18.11 Kb.
Vistas57
Descargas0

La homosexualidad para el doctor Gerd Hamer

El Doctor Gerd Hamer, médico internista con dos cátedras

por otras tantas universidades europeas, fundador de la Nueva Medicina

Germánica y descubridor de las cinco leyes biológicas del cáncer,

ha desarrollado una nueva metodología para identifi car las causas de

las enfermedades. Tras miles de rayos X efectuados durante años de

médico internista, se dio cuenta de que había una correlación entre el

daño biológico que llamamos “enfermedad” y el confl icto psicológico

no resuelto que a su vez provoca un daño traumático en el cerebro. Lo

denominó por las siglas DHS, en honor a su hijo Dirk Hamer, fallecido

cuando era un adolescente y cuya muerte “provocó” un cáncer

de testículos en el médico, abriéndole la puerta a la explicación de las

enfermedades. Según su contrastada teoría, cada enfermedad, localizada

en un órgano preciso, se corresponde con un trauma relacionado

con un montón de cosas: paternidad, dinero/supervivencia, falta de

cariño, sexo, territorio, y un largo etcétera. Las tres capas evolutivas del

cerebro (endodermo, exodermo, ectodermo) marcarán la conexión del

foco cerebral de la enfermedad y el correspondiente órgano que se verá

afectado. Según su teoría, el DHS de “miedo” es el propiamente femenino

y el DHS de “confl icto de territorio” es el típicamente masculino,

residuos ambos, de la historia evolutiva del ser humano.

Para Hamer, no sólo el trauma sino también las hormonas pueden causar

un cambio en el funcionamiento del cerebro, por lo que abre la vía

a una infl uencia tanto biológica como psicológica. Tanto de una como

de la otra manera, la consecuencia es que el cerebro cambia de hemisfehistoria

oculta del movimiento gay.indd 44 29/12/2011 12:05:25

45

rio dominante respecto del original. Es decir, aquel con el que se nace,



que para el caso que nos ocupa es un hemisferio dominante para cada

sexo (con la particularidad de los zurdos en el caso de los hombres).

Según sus investigaciones empíricas a base de miles de pruebas de rayos

X, validadas en parte por otros autores, como hemos visto, aunque el

cerebro continúe siendo el órgano que dirige todo el organismo, puede

ser controlado externamente mediante hormonas artifi ciales. Para

Hamer, un trauma puede hacer que el cerebro cambie de modo de comportamiento,

completando las tesis de Freud y de Jean Didier Vicent,

y haciendo que la “lateralización” cerebral masculina se trastoque en

femenina y viceversa.

“Son bien conocidos los experimentos con animales, a los cuales,

por ejemplo, de cachorros, se les administran andrógenos o estrógenos

que causan una madurez sexual precoz. Traducido a nuestro len-

El doctor Gerd Hamer, perseguido por la ortodoxia y revelador de las

causas y consecuencias cerebrales de la homosexualidad.

historia oculta del movimiento gay.indd 45 29/12/2011 12:05:25

46

guaje de confl icto biológico eso signifi caría que el cerebro puede ser



‘lateralizado’. Esta última expresión signifi ca que, por ejemplo, si a un

gallo joven se le proporciona testosterona en el alimento y empieza de

repente a cantar, se ha ‘activado’ la zona del territorio periinsular derecha.

Un gallo hecho madurar precozmente de este modo artifi cial reaccionará

en un confl icto de manera totalmente diferente a como lo haría

normalmente. Lo mismo se puede aplicar a la maduración femenina

forzada”.

El ejemplo de los pollos está bien traído porque es conocido cómo

se les hace engordar a base de hormonas, que luego llegan a nuestro

organismo, como hemos visto en el caso de los peces del Támesis londinense.

Hamer continúa con estas palabras explicando la homosexualidad

desde el punto de vista cerebral y genital.

“La castración es una alteración monstruosa del organismo entero. No

se trata solo de la pérdida de uno o dos pequeños órganos como los

ovarios, sino que en la mayor parte de los casos provoca una inmediata

transposición de la lateralización de la parte opuesta del cerebro. El

organismo hasta ahora femenino se convierte de improviso, no siempre,

pero en la mayor parte de los casos, en un organismo con orientación

hormonal masculina, en el que prevalecerán los andrógenos

producidos en la corteza suprarrenal. Al mismo tiempo, sin embargo,

la paciente que ha sufrido una ‘ovariectomía’ o que ha sido irradiada o

‘curada’ con citostáticos, reacciona por el contrario con el área periinsular

derecha de territorio masculino en lugar de con el lado femenino

izquierdo. Un mismo suceso adquiere ahora, bajo el aspecto confl ictivo,

un valor y unas características totalmente diferentes respecto a

aquellas que habría tenido antes”.

Hamer ha bautizado la expresión “empate hormonal” que identifi ca en

la Nueva Medicina a un paciente con las hormonas femeninas y masculinas

en situación de equilibrio, aunque se dé una pequeña prevalencia

de los componentes femeninos o masculinos. Contradiciendo

una extendida creencia dentro del campo de la Nueva Era, la vida nace

historia oculta del movimiento gay.indd 46 29/12/2011 12:05:26

47

de un desequilibrio que hace que un organismo sea masculino y otro



femenino. Si se produce un “empate hormonal”, surge la androginia o,

en el caso de los estereotipos sexuales, la vocación de homosexualidad.

En otras palabras, ni el hombre es tan femenino como masculino, ni la

mujer es tan masculina como femenina: la vida se funda en la diferencia

entre hombre y mujer.

Cada manipulación de la “constelación hormonal”, es decir, el desequilibrio

hormonal que provoca que un hemisferio cerebral sea el

dominante, puede generar instantáneamente una depresión, ya que

se experimenta un confl icto de territorio. Este confl icto territorial, es

decir, un trauma emocional en el sentimiento masculino, puede provocar

una lateralización diferente del paciente, redundando en una homosexualización,

es decir, en un cambio de su sentir masculino por otro,

femenino. Esta afi rmación encaja con las censuradas pruebas empíricas

de los propios terapeutas que se atreven a hablar sobre los confl ictos

psicológicos más importantes entre la comunidad homosexual. El doctor

Aquilino Polaino es uno de los pocos que se ha atrevido a revelar

que la incidencia de la depresión y de los trastornos obsesivos son

mucho más altos que entre las personas heterosexuales, y no por un

supuesto rechazo del resto de la sociedad sino que es inherente a, como

dice Hamer, este cambio de lateralización del cerebro. Este mismo cronista

escuchó, de boca de una amiga que hacía prácticas de psicología

en la Asociación en pro de la homosexualización, COGAM, las altísimas

tasas de desequilibrios emocionales dentro de este colectivo.

Para Hamer, este proceso se puede provocar artifi cialmente de diferentes

maneras. “Básicamente, es posible provocar el ‘empate hormonal’ en

los pacientes bloqueando el exceso de cualquiera de los componentes

o sustituyendo la falta de otros. Los aprendices de brujo consiguen la

reducción de algunos componentes, totalmente sin escrúpulos, gracias

a las castraciones quirúrgicas o que utilizan las radiaciones y la citostática,

así como con los denominados inhibidores hormonales”.

Según Hamer, “El mal de amor puede ser un DHS, que haga que una

historia oculta del movimiento gay.indd 47 29/12/2011 12:05:26

48

persona empiece a constelar con el otro hemisferio”. En otras palabras,



que un trauma emocional con el sexo opuesto, puede provocar

que el individuo cambie el centro rector de su sexualidad para evitar

“toparse” con la repetición de su trauma. Es decir, que la guerra de sexos

puede provocar homosexualidad. Y esto, siempre según este polémico

médico, se puede probar empíricamente atendiendo a la comunicación

entre ambos hemisferios cerebrales, a lo que llama “constelación esquizofrénica.

“Hay dos condiciones para la constelación esquizofrénica:

1) Ninguno de los dos hemisferios oscila en el ritmo de base. 2) Los dos

hemisferios oscilan con ritmos diferentes”. Hamer explica este nuevo

concepto con las siguientes palabras.

“Con la expresión ‘constelaciones de los hemisferios’ queremos decir

no sólo que la constelación hormonal es de tal manera que cada uno de

los hemisferios cerebrales del individuo tiene un ritmo que a veces se

separa del ritmo base, sino que al mismo tiempo estos ‘ritmos discrepantes’

son diferentes el uno del otro. La constelación de los hemisferios

es contemporánea o tiene el mismo signifi cado que la ‘constelación

esquizofrénica”.

En otras palabras, hay una disociación entre los dos hemisferios que

hace que el individuo abandone el programa hormonal con el que

viene “de fábrica” y comience a “constelar”, siguiendo su terminología,

de manera “esquizofrénica”, es decir, como dos personalidades/ritmos

diferentes. Y ello es debido a la desarmonía entre la actividad biológica

de las hormonas y esa disfunción cerebral provocada por el cambio de

hemisferio dominante que hace que los hemisferios cerebrales pierdan

su armonía.

Hamer continúa diciendo que en el caso de la mujer, el confl icto típico

de “miedo” femenino será sustituido por el de “confl icto territorial”

(propio del macho) y, por el contrario, el del varón se convertirá en

el de “miedo”, una sobreexcitación emocional típica de los individuos

afeminados que llena las consultas de los psicólogos, no por la presión

social, como nos quieren hacer creer, sino por esta incorrecta lateralización

que se vive como una auténtica lucha interna (“el programa que

historia oculta del movimiento gay.indd 48 29/12/2011 12:05:26

49

lleva el ordenador de fábrica y el nuevo sistema operativo instalado”).



No en vano, en la propia terminología del movimiento gay se utiliza la

palabra “loca” para califi car a un cierto tipo de mariquitas. Aunque el

trauma vivido con el sexo opuesto haga que el hemisferio dominante se

“apague”, el otro hemisferio no se puede hacer cargo por completo de

la situación y eso lleva a una esquizofrenia, es decir, a que cada uno de

los dos hemisferios traten de llevar la voz cantante, escuchando el ser

“dos voces” al dar cada uno de ellos dos órdenes diferentes. Eso puede

provocar tensión en la columna vertebral y problemas de lateralidad en

los homosexuales, según un terapeuta consultado.

Sin embargo, el Empate hormonal es perfectamente natural en la especie

humana y se vive cuando las mujeres alcanzan la menopausia y los

hombres llegan a su etapa de declinar hormonal.

“La cosa se vuelve todavía más complicada en el caso en el que, por

ejemplo, una mujer que ha sufrido un DHS con confl icto sexual, pierda

la ovulación durante la duración de tal confl icto, es decir, que su producción

de estrógeno sea ‘inhibida’. La ovulación comienza de nuevo

sólo cuando se constata la solución del confl icto sexual, lo que en términos

biológicos quiere decir que la mujer vuelve a tener nuevamente

relaciones sexuales. Sin embargo, en esta fase activa del confl icto antes

de la solución del mismo, la mujer puede reaccionar masculinamente,

según la situación hormonal de partida y del grado de inhibición de los

estrógenos. Por eso los pacientes con, por ejemplo, un confl icto sexual

activo (en el hombre, un confl icto de territorio), corren continuamente

el peligro de reaccionar contralateralmente al sucesivo DHS confl ictivo,

tanto a nivel psíquico como a nivel cerebral y orgánico, y entrar

al instante en una ‘constelación esquizofrénica’ en la cual el paciente

desde el punto de vista biológico se encuentra en una “nueva dimensión”

en los tres niveles psique, cerebro y órganos; el ordenador cerebral

pasa en el acto a un programa especial específi co”. En otras palabras,

que una humillación constante y una minusvaloración de su virilidad,



hace que el hombre se feminice y, ulteriormente, desarrolle una fobia

por las mujeres.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos