La historia que voy a contar, podría ser quizás una historia más de tantas, si mi tarea habitual fuera escribir historias o bi


* Entre el Principio y el Fin de la Vida



Descargar 0.78 Mb.
Página6/6
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.78 Mb.
1   2   3   4   5   6

* Entre el Principio y el Fin de la Vida: el Contacto

Así como en el nacimiento y a lo largo de la vida el contacto es fundamental para el crecimiento, también lo es cuando la muerte se aproxima. Roger Cole, oncólogo y director de Cuidados Paliativos del Hospital de Illawara, en Australia, es un reconocido especialista en este tema.

Según explica en su libro Misión de amor, "los profesionales que trabajan en cuidados paliativos marcan la diferencia al saber cómo aliviar el sufrimiento, satisfaciendo la necesidad de recibir información y comunicación y brindando apoyo emocional, social y espiritual".

La empatía de escuchar y entender emociones es de gran ayuda, es necesario que los pacientes tengan la información que requieren de la manera más clara y

66

completa posible acerca de su situación. Esto les da una comprensión de lo que tienen que hacer, en lugar de perderse en el temor.



Este tipo de cuidados es parte de la medicina tradicional, aunque con un enfoque holístico: involucra todos los aspectos del sufrimiento humano e integra a la familia con el paciente terminal. "El gran impacto se produce en el proceso del amor, que no sólo tiene que ver con la medicina tradicional: se tienen en cuenta las creencias de la gente, y no sólo las religiosas."

Cole asegura que él acompaña a sus pacientes no solamente como médico, sino también como amigo, como alguien que los apoya y que les da herramientas para que encuentren paz en su mente. "Cuando sienten que pueden comunicarme sus sentimientos, me dicen que lo que están viviendo es terrible, que no tienen fuerzas –relata–. Entonces les digo que ya falta poco, que se acerca el final y, de esa manera, se sienten más cómodos, porque alguien les habla en su idioma. Cuando tengo aceptación, dejo de lado la importancia inherente a los roles que desempeño", comenta.

El Programa de Valores en el Campo de la Salud, creado en Oxford, Inglaterra, por la Janki Foundation cuenta con un grupo de médicos que trabaja para el acercamiento entre ciencia y espiritualidad. Está dirigido a todos los profesionales que trabajan en la salud y, en Buenos Aires, el Instituto Neurológico Fleni comenzará a implementarlo este año.

El doctor Christian Plebst, de esta institución, asegura que "el ser conscientes y estar guiados por valores como la paz, el amor, la compasión y la cooperación hacen que la práctica cotidiana se vuelva una fuente innegable de energía para servir, porque así los profesionales pueden conectarse con los aspectos más humanos de la atención de la salud".




 
La piel es un extenso radar que capta sensaciones.

El contacto aumenta la producción de hormonas

Saludables.


Fotos: Corbis


67

ETOLOGIA
* Etología y comportamiento humano
La Etología es un área de conocimiento relativamente nueva, fundada por Konrad Lorenz y Nikolaas Tinbergen en los años 30, que les valió en 1973, junto a Karl von Frish, el premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos y teorías respecto del comportamiento animal, y su importancia en la explicación del comportamiento humano.
La concepción de que en los órganos u otras estructuras corporales, el comportamiento es producto e instrumento del proceso de la evolución a través de la selección natural, implica que tiene una función adaptiva (afecta el éxito reproductivo) y posee algún grado de determinación genética, es decir que es producto de la evolución filogenética.
Los etólogos desarrollan cuatro preguntas fundamentales en relación al comportamiento:



  • ¿Cuál es su función.

  • ¿Cuál es la causa del mismo?

  • ¿Cómo se desarrolla el a lo largo de la vida del individuo? (ontogénesis).

  • ¿Cómo se desenvuelve a lo largo de la historia evolutiva (filogénesis).

El énfasis en la observación y descripción detallada del comportamiento, en la situación más natural posible, fue fundamental para la comprensión del mismo en forma más holística.


* Etología y Psicología
En Psicología existen diversas formas y maneras de explicar el comportamiento humano. El psicólogo generalmente trabaja con factores causales próximos e históricos intentando explicar las razones que llevan a una persona o a un animal a comportarse en la forma como lo hace.
La evolución filogenética puede ser útil en el estudio del comportamiento con el objetivo de:


  • Escoger variables independientes para el desarrollo de modelos y teorías involucradas en un análisis comparativo entre especies.

  • Comprender los factores del ambiente que pueden modular el comportamiento.

  • Determinar cuales variables serán consideradas causas y cuáles efectos.

  • Descubrir explicaciones con gran poder de generalización.


* Relación madre - bebé
68

La Etología proporcionó explicaciones significativas para la Psicología con relación a

la interacción madre - hijo y el desarrollo infantil. Investigadores como Eibl-Eibesfeldt, Robert Hinde, Nicholas Blurton Jones y John Bowlby tuvieron un importante papel en la divulgación del desarrollo humano, desde la perspectiva evolutiva.
Estudios de las décadas del 50 y 60 terminan demostrando que el contacto físico entre los padres y el bebé es básico para el buen desarrollo físico y psicológico, y en la última década se ha intensificado el cambio de las rutinas de los hospitales con el objetivo de comprender mejor la relación.
Klaus y Kennel (1993) han mostrado que los estudios hechos con animales pueden contribuir en forma significativa al estudio de las relaciones entre el recién nacido y sus padres, la ontogénesis de los procesos perceptivos de los sentidos, motivacionales y sociales que el bebé logra después del nacimiento.
La Etología se interesa por las similaridades entre el ser humano y los otros animales, y también por las diferencias. Según Stern (1997), en las ratas la estimulación hormonal durante el embarazo es fundamental para el inicio rápido del comportamiento materno, pero en los seres humanos el control ambiental y cultural más allá de toda experiencia es decisivo.
En las dos especies el contacto físico es necesario para el establecimiento firme de la interacción entre los padres y el bebé. Los estímulos auditivos del recién nacido son importantes pistas sensoriales que activan y orientan a los padres. El llanto del bebé tiene para el padre o la madre la misma función que las vocalizaciones ultrasónicas para las ratas, establecer contacto.
Los niños con síndrome de Down presentan un grado severo de retardo mental y de dependencia casi constante de los adultos. Los niños autistas presentan bajo involucramiento emocional y físico con sus familiares o con los extraños. Las madres de niños con autismo experimentaran significativamente más stress y menos gratificaciones afectivas que las madres de niños con síndrome de Down.
El déficit en diferentes modalidades sensoriales puede tener efectos distintos sobre el comportamiento de las madres. A las madres de ese tipo de niños se les exige que tengan mucho más paciencia, persistencia, flexibilidad y responsabilidad que a las madres de niños normales.

* El juego
Un niño pasa por diferentes tipos de interacción social en el contexto ambiental, el bebé humano es muy dependiente de los cuidados de los adultos y pasa por un período de desenvolvimiento que le permite aprender innumerables habilidades que le serán muy útiles en la vida adulta.
La motivación inicial del niño es estar con sus padres o con un adulto sustituto. Con el paso de los años, la motivación pasa por un proceso de cambio.. En la escuela o
69

en la casa, en la interacción entre niños aparece el juego social, al comienzo el niño

juega solo, después junto a otros niños y finalmente llega a la interacción social que involucra la cooperación y el intercambio de roles.

Con respecto al tipo de juego, existen datos bastante consistentes que muestran

diferencias sexuales en los estilos de juego y en la preferencia de compañeros de juego en los infantes (ver Biben, 1998). Los niños gustan más de los juegos turbulentos y en ambos ocurre la preferencia por compañeros de juego del mismo sexo. Esto aparece en varias culturas y también en los primates.
Los niños tienden a jugar en grandes grupos, siendo mas activos y físicamente más competitivos, en los últimos años, principalmente en las últimas décadas, las niñas presentan un considerable incremento en la preferencia por juegos masculinos.
Estudios más recientes han mostrado que las niñas tienden a jugar más juegos de niños que viceversa. Es interesante notar que los cambios son más rápidos en el comportamiento de las niñas que en los niños, pudiendo ser una consecuencia de las transformaciones en la sociedad actual.
Es común pensar que la principal función del juego es preparar al individuo para el futuro, tanto en los animales como en los seres humanos. En los seres humanos, se sugiere que diferentes formas de comportamientos involucrados en el juego pueden tener consecuencias a corto plazo en el desarrollo infantil.

Como cualquier área del conocimiento, la Etología también presenta limitaciones. El significado del lenguaje, factores cognitivos, y la gran diversidad del comportamiento social no han sido investigados apropiadamente por los etólogos, necesita del intercambio con la Psicología y las ciencias sociales.


Cuando se observa al comportamiento humano desde la perspectiva biológica, aparecen conceptos como el fatalismo y el determinismo, y algunas personas consideran que la influencia de aspectos biológicos en el comportamiento es una amenaza a nuestra libertad.
Los problemas relacionados con el desarrollo infantil, las relaciones familiares entre adultos y bebés, la sexualidad, la agresión, entre otros, son provocados por innumerables factores, varios están relacionados con las bases biológicas del comportamiento, la búsqueda de soluciones será más efectiva si tenemos en cuenta también nuestro pasado evolutivo.
* La teoría del apego
Otra manera interesante de ver las diferencias es la que tiene como fundamento la teoría del apego, formulada por el psicoanalista inglés John Bowlby (1907-1990), quien sustenta que la actitud del individuo ante el amor es determinada, en su esencia, por la relación que él mantiene al inicio de la infancia con sus primeros proveedores, en general la madre.
De acuerdo con el grado de confianza del bebé con la mamá pueden desarrollarse
70

tres estilos de relacionamientos: seguro (cuando el bebé siente que cuenta con

apoyo y protección), esquivo (cuando predomina el sentimiento de desamparo) y ansioso (cuando el niño oscila entre la percepción de seguridad y la de abandono).
El adulto del tipo seguro tiene más chance de alcanzar relaciones duraderas o felices. El ansioso nunca tendrá la seguridad de que es realmente amado por su pareja. Y el esquivo tendrá tanto miedo de ser herido que difícilmente conseguirá establecer una relación profunda con alguien”, explica la psiquiatra holandesa Miranda van Tilburg, de la Universidad de Duke, Estados Unidos.
* Tipología Junguiana
Es el principio de los opuestos complementarios. Esa teoría fue propuesta a principios del siglo XX por el psicoanalista suizo Carl Jung. Para él los individuos introvertidos tienden a ser atraídos por extrovertidos, los racionales por los intuitivos, etcétera.
* Psicobiología
Para algunos estudiosos el enamoramiento es una enfermedad. La psiquiatra italiana Dantella Marazzati, de la Universidad de Pisa, constató que los individuos enamorados tienen el nivel de serotonina (molécula del cerebro que regula el humor, la ansiedad y el sueño) 40% más bajo que lo normal. Es la misma cantidad encontrada en portadores de trastornos obsesivo compulsivos, enfermedad que se manifiesta por la repetición insistente de actos como lavarse las manos o cerrar gavetas.

Como individuos estamos continuamente emprendiendo nuevas relaciones, las cuales conducen a historias de experiencias personales e interpersonales que modelan cómo pensamos y sentimos acerca de esas relaciones y cómo nos comportamos en ellas.


Debido a su constitución biológica, la corporalidad humana no es fija y tiene la plasticidad ontogénica (de desarrollo) propia de un sistema cuya estructura cambia siguiendo un curso contingente a la secuencia de sus interacciones…

En un proceso epigénico (presente de nuestra biología) la estructura inicial total de un sistema viviente (su constitución genética total) determina sólo un punto de partida …Los seres humanos tenemos la capacidad de vivir en el amor si crecemos en el amor, y necesitamos vivir en amor para nuestra salud espiritual y fisiológica”. Humberto Maturana - Gerda Verden-Zöller.
El modo como nosotros interactuamos con el otro es una cuestión que tiene que ver con la emocionalidad. El desarrollo de un niño como ser biológico y como ser social, necesita del contacto recurrente con la madre, en aceptación total y presencia plena, en el presente del encuentro.

71

TEORIA DEL APEGO


* Orígenes

 

En 1950, la organización mundial de la salud encargó un estudio sobre la salud mental de los niños sin hogar. Su autor, el psicoanalista británico John Bowlby, concluyó que es “esencial para la salud mental que el bebé y el niño pequeño tengan la vivencia de una relación cálida, íntima y continuada con la madre o un sustituto materno permanente, en la que ambos hallen satisfacción y goce”.


Bowlby comenzó a investigar cómo influía negativamente sobre el desarrollo de la personalidad, el prolongado cuidado del niño en instituciones y los frecuentes cambios en la figura materna, la influencia negativa sobre el niño del cuidado maternal inadecuado, su pena por verse separado de los seres a quienes aman, y las consecuencias de todo ello a corto y largo plazo.
A partir de las investigaciones etológicas de Conrad Lorenz en animales, según las cuales se podía desarrollar un fuerte vínculo con la madre sin que ésta lo alimentara, Bowlby investigó en humanos, llegando a la conclusión siguiente:

la conducta de apego es cualquier forma de conducta que tienen como resultado el logro o la conservación de la proximidad con otro individuo claramente identificado al que se considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo, lo cual se ve especialmente claro cuando la persona está enferma o asustada ”.


* Un nuevo enfoque
Antiguamente, la teoría que circulaba, planteaba que el niño desarrolla un vínculo estrecho con la madre porque ella lo alimenta (vínculo primario) y establece una relación personal de dependencia con ella (vínculo secundario). Si fuese cierto cualquier niño se apegaría a quien lo alimenta.
La función biológica atribuída al otro no es la alimentación: es la protección, es decir, contar con el otro porque se sabe que está dispuesto a ayudar en momentos difíciles; así se establece una relación de apego al otro, una disposición a buscar la compañía o proximidad de alguien, atributo que persiste en el tiempo y no depende de la situación ambiental del momento.
Bowlby se refirió al apego como un instinto, como un sistema de conducta y como un vínculo afectivo, la teoría de apego ha prestado enorme atención a las conductas de apego.
La teoría de apego da respuestas a cinco preguntas fundamentales sobre el apego:

  • ¿Qué funciones tiene el apego?

  • ¿Cuál es el objeto o meta del apego?

  • ¿Qué activa o desactiva el sistema de apego?

  • ¿Cómo se regula?

  • ¿Cómo se desarrolla?

72

El apego está íntimamente coordinado con otros sistemas de conducta y motivación:




  • sistema de apego propiamente dicho (búsqueda de protección).

  • sistema de cuidado (complementa el sistema de apego), se activa en el momento en que los cuidadores (las figuras de apego) responden a peligros o comunicaciones de alarma o aflicción en el niño o en adultos.

  • sistema de defensa o de alarma (reacciones de huida o de lucha).

  • sistema de exploración que se activa en el momento en que el sistema de apego se desactiva.

Otras funciones básicas que se regulan directa o indirectamente a través de las figuras de apego son:




  • El sentimiento básico de confianza hacia el mundo.

  • La regulación de las emociones.

  • La regulación de los niveles de estimulación y tensión.

  • La capacidad de modular impulsos.

Bowlby se imaginó el apego y los modelos operativos internos como un sistema de tipo cibernético que se va ajustando y coordinando en forma automática por medio de sistemas de retroalimentación positiva y negativa a medida que cambien los objetivos en la vida. Estos modelos funcionan como mapas internos que permiten prever y pronosticar el grado de disponibilidad y accesibilidad de las figuras de apego.


Esta comunicación inicial constituye un protodiálogo, períodos preverbales, que, desde el punto de vista del bebé, opera a niveles subsimbólicos y forma hábitos interpersonales básicos que son intuitivos y se expresan automáticamente durante el transcurso de la vida.
Otras tareas y retos, como el éxito en la escuela o en los deportes, la elección de un oficio o carrera, no están directamente relacionados con el apego, pero tienen efectos indirectos, dada la importancia que tiene el poseer o no una base de seguridad durante el desarrollo.
Las conductas y estrategias que se utilizan para mantener contacto físico o emocional con las figuras de apego cambian de acuerdo a la percepción que nos formamos en cuanto a su accesibilidad y disponibilidad de las figuras de apego, sobre todo en momentos de peligro o de estrés. Con el desarrollo ontogénico, la necesidad de una proximidad física se convierte en una necesidad de proximidad emocional.
Las emociones juegan un rol intermedio entre la evaluación de peligro y la activación

de conductas de apego, actuando como señales endógenas que privilegian y magnifican ciertas interacciones del organismo con su mundo interno y externo.


Las percepciones de gran peligro se procesan por medio de circuitos neuronales que

desembocan en el tálamo. De ahí la información va a la amígdala y a los centros


73

motores. Las menos urgentes se procesan por medio de circuitos que van al tálamo, pasando por el hipocampo, la amígdala y la corteza temporal y prefrontal, los cuales contextualizan la experiencia antes de transmitirla a los centros motores.

Estas dos vías por las que se procesa la información en situaciones de peligro, una subcortical y la otra cortical, explican por qué en situaciones de peligro se puede activar una reacción de conducta antes de que se registre el peligro como una emoción consciente (ansiedad o miedo); después de haber actuado sentimos miedo.
En una conferencia de 1980, titulada El cuidado de los niños, John Bowlby sostiene que una madre de sensibilidad corriente se adapta rápidamente a los ritmos naturales de su hijo y al prestar atención a los detalles de la conducta del bebé va descubriendo lo que a éste lo satisface y no solo lo contenta, sino que también obtiene su cooperación.
Bowlby afirma: “...los bebés humanos, al igual que los de otras especies, están preparados para desarrollarse de manera socialmente cooperativa; que lo hagan o no, depende en gran medida de cómo son tratados”.

Existiría en los padres una disposición a brindar cuidados, que los inclinaría hacia la atención del bebé, la conducta de crianza -así como la de apego- se encuentra en cierto modo preprogramada, en la medida que han contribuido a la supervivencia del individuo y de la especie, lo que no significa hablar de instinto parental.


Todo el mundo sabe que, al nacer, el ser humano es incapaz de sobrevivir sin el cuidado de una persona mayor, en su libro Una base segura, Bowlby subraya la importancia de que la madre, o la persona que cuida a un niño pequeño, sea una base segura desde la cuál el niño pueda explorar el mundo y un refugio al que pueda acudir en momentos de inseguridad, miedo o sufrimiento.
Los pequeños humanos, vienen con señales innatas para comunicarse con sus madres. El llanto es una llamada que le dice a la madre “ ven, te necesito ahora mismo ”. La mayor parte de las madres distinguen los diferentes tipos de llanto; las madres sensibles responden la mayoría de las veces y son capaces de calmar a su pequeño.
Escuchar el latir del corazón y las palabras tiernas de la madre calma al pequeño, que no puede calmarse por sí solo, por lo tanto llama a su madre. Luego de miles de episodios en los que la madre lo tranquiliza, aprende a tranquilizarse solo.

Pero el llanto no es la única señal innata de la dispone el pequeño. Si el llorar quiere

decir ven, la sonrisa significa quédate conmigo. Un bebé sonriente suele evocar

sentimientos tiernos de quienes están cerca de él, y si le responden con sonrisas y

palabras dulces, el bebé sonríe aún más.
Cuando un bebé se encuentra en brazos de su madre, percibe su ritmo respiratorio.Si la persona que carga al niño está nerviosa y por tanto su respiración es agitada, la respiración del pequeño también se acelera y, a su manera, experimenta ansiedad e incomodidad.
74

Los bebés tienen una tendencia natural a mirar las caras, y en especial los ojos, en búsqueda expresiones, por medio de la expresión facial perciben la emoción en la cara de quién los cuida y se contagian de su estado emocional.


Lewis, Amini, y Lannon (en su libro Una teoría general del amor), afirman que cuando encontramos la mirada de otro, nuestros sistemas nerviosos se sincronizan. El sistema límbico, tiene la función de detectar, analizar y responder a los estados internos de los otros (resonancia límbica), el sistema nervioso de la madre regula al de su hijo, que aún no puede hacerlo solo.
Los neurólogos contemporáneos afirman que el sistema nervioso es un circuito abierto, lo que quiere decir que influye y recibe la influencia de otros sistemas nerviosos. Por eso, aún sin darse cuenta, las madres utilizan las emociones para enseñarles a los bebés cosas importantes acerca del mundo y de sí mismos.
Cuando la madre es capaz de modular los estados afectivos de su hijo en los primeros años de vida, contribuye a que se desarrollen circuitos en su cerebro que, a su vez, modularán sus emociones cuando crezca. En otras palabras, que esa madre amorosa que acudió a su llamado tantas veces ahora vive para siempre en su mundo interior.
La tarea fundamental durante el desarrollo temprano es la de establecer una base segura para explorar el mundo. Se refiere al hecho de que todos, recurrimos a figuras de apego en momentos de aflicción o peligro, una vez reasegurados, utilizamos estas relaciones cercanas e íntimas como una base. La necesidad de una base segura y de sentirse protegido permanece vigente durante toda la vida, un fenómeno de “cuna a tumba” como lo expresó Bowlby.
El ser humano, es el único ser vivo que necesita del cuidado a lo largo de toda su vida y hasta que muere, en mayor o menor medida y con distinta intensidad, según la edad y las circunstancias; así como es casi el único que está expuesto a la depredación constante y hasta por su misma especie.
Según John Bowlby , el comportamiento de apego es organizado y controlado por sistemas de control dentro del sistema nervioso central; ya que éste está al servicio de una función evolucionaria de protección y supervivencia: “ cuando un niño (y presumiblemente un adulto) está alarmado, ansioso, cansado o enfermo, la activación del sistema nervioso central lleva al individuo a buscar protección, comodidad, y apoyo de una persona que le brinde cuidados”.
Bowlby sostiene que el sistema de apego está compuesto de tendencias emocionales y conductuales, diseñadas para mantener a los niños en cercanía física de sus cuidadores durante la historia de la evolución. El permanecer en cercanía de

los cuidadores ayudaría para protegerlos de algún peligro o depredación. Los niños que poseen estas tendencias de apego, tendrían mayor probabilidad de sobrevivir, de llegar a la edad reproductiva y traspasar estas tendencias a futuras generaciones.


Las formas de apego se desarrollan en forma temprana y poseen alta probabilidad
75

de mantenerse durante toda la vida. El apego se desarrolla como un modelo mental

interno que integra creencias acerca de sí mismo, otros y el mundo social en general y juicios que afectan la formación y mantención de las relaciones íntimas durante toda la vida del individuo.
Es importante tener en cuenta que los efectos de los estilos de apego en las relaciones interpersonales, no son siempre iguales ni tan predecibles, "resultados de investigaciones sugieren que las diferencias en el estilo de apego no son impermeables al cambio" .
Las personas con estilos de apego seguro, son capaces de usar a sus cuidadores como una base de seguridad cuando están angustiados. Ellos tienen cuidadores que son sensibles a sus necesidades, por eso, tienen confianza que sus figuras de apego estarán disponibles, que responderán y les ayudarán en la adversidad. En el dominio interpersonal, las personas seguras tienden a ser más cálidas, estables y con relaciones íntimas satisfactorias, y en el dominio intrapersonal, tienden a ser más positivas, integradas y con perspectivas coherentes de sí mismo.
Las personas con estilos de apego evasivo, exhiben un aparente desinterés y desapego a la presencia de sus cuidadores durante períodos de angustia. Estos niños tienen poca confianza en que serán ayudados y esperan ser desplazados porque las experiencias pasadas así se lo dicen. Estas personas poseen inseguridad hacia los demás y prefieren mantenerse distanciados de los otros, además, poseen miedo a la intimidad y muestran tener dificultades para depender de las personas.
Los niños con estilo de apego ansioso-ambivalente, responden a la separación con angustia intensa y mezclan comportamientos de apego con expresiones de protesta, enojo y resistencia. Debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales de sus cuidadores, estos niños no tienen expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de sus cuidadores. Estas personas están definidas por un fuerte deseo de intimidad, junto con una inseguridad respecto a los otros.
* Apego y Procesos Cognitivos
Las personas con distintos estilos de apego difieren en la forma de buscar y procesar información. Esta hipótesis está basada en los propios postulados de Bowlby que sostiene que los modelos de apego afectan la codificación y organización de información acerca de eventos emocionales, figuras de apego y el sí mismo.
Se han realizado estudios acerca de las diferencias entre los estilos de apego en adultos y la búsqueda de nueva información, entendida como la exploración del ambiente y la adquisición de conocimientos sobre cosas desconocidas como

lugares, personas, objetos; y la integración de nueva información en las estructuras

cognitivas decodificando la información adquirida, comparándola con la información existente y acomodando el esquema a la nueva información.
Las personas con estilo de apego seguro realizan una búsqueda activa de
76

información, son abiertos a la nueva información y poseen estructuras cognitivas

flexibles, son capaces de reorganizar sus esquemas. Esta capacidad las llevaría a

ajustarse de manera adecuada a los cambios del ambiente, a proponerse metas realistas y a evitar creencias irracionales. Muestran una alta accesibilidad a esquemas, recuerdos y expectativas positivas, a confiar más y a intimar más.


Las personas con estilo de apego evasivos, rechazan la información que pudiese

crear confusión, teniendo estructuras cognitivas rígidas, muestran tener una menor

accesibilidad a recuerdos positivos, mayor accesibilidad a esquemas negativos, a mantenerse recelosos a la cercanía con los otros.
Las personas ansiosas- ambivalentes también muestran este comportamiento, pero a diferencia de los evasivos, desean acceder a nueva información, pero sus intensos

conflictos las lleva a alejarse de ella y a tener conflictos con la intimidad, pues desean tenerla y tienen intenso temor de que ésta se pierda.


* Apego y emociones
Los factores de respuestas emocionales juegan un rol central en la teoría del apego, las diferencias en el estilo de apego son asociadas con variaciones de expresión

emocional y regulación de la emoción en niños y adultos.

Según los estilos de apego habrían diferencias en la apreciación e interpretación de

eventos con componentes emocionales. En situaciones dolorosas, las personas ansiosos-ambivalentes tienen una baja tolerancia al dolor y tienden a responder con miedo y ansiedad siempre que hay cualquier ruptura en su ambiente.

Mientras que los adultos seguros y con estilo de apego evitativo, tienen niveles más bajos de atención negativa, los adultos seguros reconocen niveles moderados de

dolor, en cambio los adultos con estilo de apego evitativo niegan sentir dolor

activamente.
Las personas inseguras se sienten más apenadas emocionalmente que cualquier otro estilo de apego, ya que tienden a ver las situaciones en forma más negativa.

Las distintas estrategias, para regular y expresar emociones, se evocan automáticamente según el estilo de apego de las personas.


En un estudio específico de las emociones, se examinó la idea de Bowlby acerca del rol crítico que juegan los estilos de apego en la experiencia de ira y se postuló que la ira es una reacción funcional de protesta a otros, y que los apegos inseguros transforman esta respuesta neuronal (ira de esperanza) en una ira disfuncional (ira de desesperación).
Las personas seguras tienen expectativas positivas sobre el resultado de episodios de enojo. Otras expectativas se derivan del optimismo hacia ellos y al mundo. En contraste, las personas inseguras esperarían resultados negativos en episodios de enojo. Esta creencia pesimista se deriva de la falta de confianza que tienen de sus

acciones.

77

Las personas ansioso-ambivalentes, mostrarían mayor propensión a la ira que las personas seguras. Las personas evitativas, experimentan episodios frecuentes e intensos de enojo, su estilo represivo y su tendencia a presentarse de



manera positiva podría llevar a estas personas a negar cualquier propensión a la ira.
En relación a la forma de experimentar la ira, las personas seguras una vez encolerizadas pensarían en resolver la situación y mejorar la calidad de la relación (metas constructivas), expresan su enojo de manera controlada y sin muchas señales de hostilidad, la experiencia de enojo del estilo evitativo y las personas ansioso - ambivalentes, sería caracterizada por metas destructivas, respuestas desadaptativas y ratos desenfrenados de enojo hostil, sufriendo dolor y otras emociones negativas.
 

78
LA RESIGNIFICACION DE LOS VINCULOS


* Pérdidas y Separaciones
“…vivir es ir diciendo adiós a las cosas. Vivir es llenarse de pañuelos blancos. Es decir adiós al amigo, a los padres, a la novia rubia que nunca llegó, al tren que se va, al abuelo que murió...”
La historia de vida de cada persona, está impregnada de una sucesión de pérdidas y separaciones que, consciente o inconscientemente, les da cuenta de lo incierto acerca de la duración de todo vínculo y de toda realidad.
El ser humano puede encontrar una forma de reforzar su consistencia afectiva para su crecimiento personal, resignificando los vínculos, para seguir enfrentándose a las pérdidas y separaciones con actitudes vitales y más sanas en cada momento.
Arnaldo Pangrazzi enumera, en una obra específica sobre el tema, una serie de pérdidas:

  • El propio nacimiento, la primera y más dolorosa separación. 

  • Las que trae aparejado el mismo crecimiento. 

  • La propia cultura por necesidad de emigrar.

  • Los bienes materiales (robo, desastres naturales...). 

  • Los vínculos afectivos (marcha o ruptura con el amigo/a, divorcio, ruptura intergeneracional...). 

  • La identidad personal (fracaso profesional, rechazos afectivos, falta de autoestima...). 

  • Los bienes humanos y espirituales (desconcierto e impotencia frente a actos terroristas, secuestros, violencia callejera...).

  • La salud por enfermedad, accidente, envejecimiento. 

  • Aquello que nunca se ha tenido, pero se ha soñado y deseado: la carrera no cursada, el hijo que no nació, la soltería impuesta o mal soportada... 

  • La muerte, como pérdida más temida.


La de la muerte física, entre todas las pérdidas y separaciones que hemos enumerado, tanto si concierne a uno mismo como a alguien cercano, es la más temida.
En nuestro ámbito cultural, por la frecuencia y evidencia con que se presenta en nuestro entorno o salta como noticia en los medios de comunicación, la muerte es una realidad casi excesivamente familiar, aunque muchas veces negada por lo temida.
Para los distintos ámbitos de la antropología, la psicología y la teología actuales, la soledad, la culpa, la enfermedad y la muerte, representan la problemática más significativa del hombre de hoy.
79

Las distintas pérdidas precisan una elaboración psicológica para que lo que es una



fuente de sufrimiento pueda convertirse, bien asimilado y trabajado, en un caudal de experiencia y energía en favor del propio crecimiento y de activo y comprensivo acompañamiento del que pasa por una situación similar. 
S. Spinsanti, asegura que “relación y separación no se excluyen, sino que se complementan. El que es capaz de encontrar sabrá también separarse, de igual modo que la separación es el prerrequisito de todo encuentro”.
En un buen trabajo de duelo, no basta con aprender a decir adiós a la persona significativa que se nos ha ido; es imprescindible además seguir estando abierto a la vida que fluye y que nos sigue reclamando cada día.
J. Bowlby puntualiza los siguientes estados emocionales como fases de una pérdida:

  • Aflicción: estado de una persona que experimenta dolor ante una pérdida y lo hace de una manera más o menos manifiesta. 

  • Duelo: todos aquellos procesos psicológicos, conscientes e inconscientes, que la pérdida de una persona amada pone en marcha, cualquiera que sea su resultado. 

  • Ritos de duelo o luto: manifestación pública del duelo; o expresión social del comportamiento y las prácticas posteriores a la pérdida. 

H.l. Kaplan aporta como características de un duelo normal las siguientes: 

  • Aturdimiento y perplejidad ante lo ocurrido. 

  • Dolor y malestar (llanto y suspiros). 

  • Sensación de debilidad.

  • Pérdida de apetito, peso y sueño.

  • Dificultad para concentrarse, hablar... 

  • Culpabilidad del superviviente. 

  • Aparición de distintas formas de negación, como si no hubiera muerto. 

  • Ilusiones y alucinaciones, en ocasiones. 

  • Algunos fenómenos de identificación. 

* El Duelo
J. Bowlby, uno de los mejores estudiosos del tema, señala como fases de todo duelo normal las siguientes:

  • Embotamiento de la sensibilidad 

  • Anhelo y búsqueda de la figura perdida 

  • Desorganización y desesperanza

  • Reorganización interna. 

M. Klein, la psicoanalista, dice que con la muerte de una persona no se pierde definitivamente al “objeto amado”, pues se puede volver a recuperar sin su
80

presencia o posesión física, mediante la incorporación psicológica de los aspectos

buenos, a través del recuerdo y del afecto. Una verdadera reinstalación del “objeto bueno perdido” dentro del propio mundo interno de afectos. 

Worden establece cuatro tareas en el proceso de duelo, que resumen las etapas esenciales que recorre la persona en duelo, para desprenderse del pasado y crecer en forma positiva:


  • Reconocer la pérdida en todos sus aspectos (nivel mental) y aceptar su irreversibilidad (nivel afectivo). 

  • Liberar emociones o dar expresión al abanico de sentimientos que acompañan al duelo. 

  • Desarrollar nuevas habilidades y reconstruir aspectos del mundo interno dañados o necesitados de fortalecimiento. 

  • Reinvertir la energía emocional en otras relaciones o intereses. Abrirse a nuevos horizontes. 

Los profesionales de la salud que trabajan en tan estrecho contacto con la muerte, necesitan en algún momento de su vida tomarse un tiempo y un espacio lleno de oxígeno y de reposo iluminador y sugerente.
Para ir poniendo en orden esa cierta confusión y ansiedad que, a veces sin ni siquiera percatarse, les impacta en el día a día, es necesario prepararse para una adecuada comprensión y acompañamiento del duelo ajeno.
Desde el descubrimiento y la familiarización con el propio mundo de pérdidas reales (personales o de ámbito profesional), pueden confrontarlas paulatinamente de forma consciente. Y desde ahí descubrir y ensayar distintos elementos de solidificación del propio mundo interno. 
Es preciso que haya habido antes una confrontación y reconciliación con el propio mundo de pérdidas, intentando además una aproximación a la muerte personal, aunque sólo haya podido ser mediante la fantasía. 
Ordinariamente, las personas huyen de esta realidad o se defienden como pueden ante ella, porque nunca se han preocupado de ello o nadie les ha enseñado a habérselas con la realidad evidente de la muerte o a manejar el nuevo lenguaje de los sentimientos.
* El Poder Sanador del Duelo
Mi hermana y yo, en general, no hemos encontrado dentro del sistema de salud un apoyo donde prevaleciera un lenguaje emocional, sino que todo el tiempo recibíamos informes médicos que se remitían a darnos estadísticas de cuántas personas se podían salvar en un ACV y si ésto era así,cuántas se podían recuperar.
Dentro de una sociedad que, frente a un enfermo, lo primero que desea saber es quién va a pagar los gastos que ocasione recuperarlo para la salud y, sabido esto, comienza a plantear cuáles son las dificultades antes que las soluciones,
81

convengamos que es bastante dificultoso lograr que ese enfermo sea una persona ante todo, más que una historia clínica.


Después de muchas horas y días y meses de acompañamiento, el cual fue un trabajo tan intuitivo, personal y delicado que exigió mucha dedicación, fortaleza y sensibilidad, pudimos ver que si algo íbamos a lograr dependería de nuestra persistencia
Si me preguntan de dónde sacamos la certeza de que íbamos a recuperar con vida a nuestra madre, quizás la respuesta sea que, si bien para los médicos ella era una paciente, para nosotras era nuestra madre y a eso no hay argumento que se le oponga.
Así como la madre tiene con sus hijos, éstos tienen con su madre una empatía que nos hace saber, con ese conocimiento silencioso, el modo de comunicarnos, qué necesita, qué siente, qué nos dice aunque no hable, si nos escucha y tantas otras cosas.
Si bien mi madre no murió, ella no se recuperó en su totalidad, quedando inválida y con una afasia de expresión, lo cual no le permite hablar y emitir sonido; todo ello representa una pérdida para ella y para nosotros, su familia.
También tuvimos que pasar por las distintas fases del duelo -nosotros y ella-, resignificar los vínculos, buscar nuevas motivaciones para su vida, nuevas formas de comunicación y lo que es fundamental: nuevos modos de expresión.
La inteligencia emocional también consiste en poder analizar los hechos, cambiar lo que se puede cambiar, aceptar lo que no se puede cambiar y a la vez reconocer la diferencia, sobreponerse y seguir: adelante con la vida.
Earl A. Gollmann en su obra sobre el duelo, dice: Eres más consciente que antes de lo que es importante y lo que es trivial. Tu ser querido vivió, pero tú aún estás vivo. Vale la pena esperar el futuro”.
Ramón Martín, en su libro sobre elaboración del duelo en profesionales de la salud, dice: “Has cambiado. Has crecido. Por primera vez comprendes lo que el salmista quiso decir al exclamar: aunque tenga que PASAR POR el valle de la sombra de la muerte. Las palabras importantes son “PASAR POR” Tú PASAS POR. No te quedas donde estabas. La vida es para los vivos”. 
Los budistas dicen que quien no conoce la enfermedad, conoce sólo una parte de la vida. En realidad, no creo que sea necesario e imprescindible para crecer tener que conocer la enfermedad y el dolor, pero es cierto que después de una experiencia como esta ya no somos los mismos y como dice el saber popular: “ lo que no nos mata, nos fortalece ”.
En lo que a mi respecta, acompañar en la enfermedad al que sufre para que se recupere, ayudar a morir o a hacer el duelo, implica aprender a vivir, conectar con
82

un deseo de vivir más plenamente, de forma más gozosa y más consciente.


…“ Biodanza, más que una ciencia es una poética del encuentro humano, una nueva sensibilidad frente a la existencia. Su metodología promueve una sutil participación en el proceso evolutivo … El primer conocimiento del mundo anterior a la palabra es el conocimiento por el movimiento. La danza es por lo tanto, un modo de ser en el mundo ”… Rolando Toro.

83

BIBLIOGRAFIA

BOHM, David – “ La totalidad y el orden implicado ” – Ed. Kairós, (1988)
BOWLBY, John – “ La pérdida afectiva. Tristeza y depresión ” - Ed. Paidós,

Barcelona, (1983)

BOWLBY, John – “ Una base segura ” - Ed.Paidós, Buenos Aires, (1995)
BOWLBY, John - “ El vínculo afectivo ” - Ed.Paidós, Buenos Aires, (1969)
BOWLBY, John - “ La pérdida afectiva ” – Ed. Paidós, Buenos Aires, (1980)
BOWLBY, John – “ El papel de la experiencia de la infancia en el transtorno

cognitivo ” - Ed. Paidós, Buenos Aires, (1985)
CASTANEDA, Carlos – “ Las enseñanzas de don Juan ” – Ed. Fondo de Cultura

Económica, Buenos Aires, (2000)


CASTANEDA, Carlos – “ Una realidad aparte ” – Ed. Fondo de Cultura

Económica, Buenos Aires, (1974)

CASTANEDA, Carlos – “ Viaje a Ixtlán ” – Ed. Fondo de Cultura Económica,

Buenos Aires, (1972)


CASTANEDA, Carlos – “ Relatos de poder ” – Ed. Fondo Cultura Económica,

Buenos Aires, (1974)


CASTANEDA, Carlos – “ El segundo anillo de poder ” – Ed. Fondo de Cultura

Económica, Buenos Aires, (1977)


CASTANEDA, Carlos – “ El don del Águila ” – Ed. Fondo de Cultura Económica,

Buenos Aires, (1981)


CASTANEDA, Carlos – “ El fuego interno ” – Ed. Fondo de Cultura Económica,

Buenos Aires, (1984)


CASTANEDA, Carlos – “ El conocimiento silencioso ” – Ed. Fondo de Cultura

Económica,Buenos Aires, (1987)


DURKIN, Helen F. – “ Tratamiento de la enfermedad, la muerte y la idea de morir

en psicoterapia de grupo analítica ” - DynamicPsychoterapy, (1986)

EIBL-EIBESFELDT, Irenaus – “ Amor y odio ”, Historia natural del



comportamiento humano – Ed. Biblioteca Científica Salvat – Barcelona, (1994)
GROLLMAN, F.A. – “ Vivir cuando un ser querido ha muerto ” – Ed. 29,

Barcelona, (1986)

GUIRAO, Miguelina – “ Ciencia de los Sentidos, Comunicación Sensorial o

Psicofísica Sensorial ” - LABORATORIO DE INVESTIGACIONES

SENSORIALES, Centro dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones

Científicas y Técnicas (CONICET) - INFORME XXXVII- 2004
JUNG, C. G. - “ El hombre y sus símbolos ” – Ed. Caralt , Barcelona, (1976)
KAPLAN, H.l. – “ Sinopsis de Psiquiatría ” - Ed. Médica Panamericanas Madrid,

(1996)
KLEIN, M. – “ El duelo y su relación con los estados maníaco-depresivos ” - Ed.

Paidós-Hormé, Buenos Aires, (1983)
LOVELOCK, J. / BATESON, G. / MARGULIS, L. / ATLAN, H. / VARELA, F. /

MATURANA, H. y otros – “ Gaia ” – Ed. Kairós, Barcelona, (1989)


LABORATORIO: Merck Sharp & Dohme de España, S.A. - Madrid, España ©2003
LA NACION - Noticias | Ciencia/Salud | Notas - Diario virtual La Nación
LA NACION - La Revista (del diario del domingo) - Diario virtual La Nación
MARTÍN, Ramón - Hermano de San Juan de Dios - Psicólogo – “ La capacidad

sanante del duelo ” – Disertación en la Universidad de Cantabria, (1998)
MARTIN, Ramón y SÁNCHEZ BRAVO, J. - “ Elaboración del duelo en

profesionales de la salud ” - Comunicación en el I Congreso de la Sociedad

Española de Cuidados Paliativos, Barcelona, (1995)


MATURANA ROMESIN, Humberto y GERDA VERDEN ZÖLLER - “ Amor y Juego”

Fundamentos olvidados de lo humano - Ed. Instituto de TerapiaCognitiva,

Santiago, (1993)


OTERO LOSADA, Dra. Matilde – Titular - “ Psicofísica de los sentidos químicos:

gusto, olfato y pungencia ”. Sensaciones trigeminales

(pungencia): mecanismos neurofisiológicos - psicofísica del ácido benzoico.

Duración: Un año Iniciado Julio 2004).


PANGRAZZI, A. - “ La pérdida de un ser querido: un viaje dentro de la vida ”,

Ed. Paulinas, Madrid, (1993)


PEAT, F. D. – “ Sincronicidad ”, Ed. Kairós, Barcelona, (1987)
REICH, Lic. Susi - “ Terapia para todos los días ”, Ed. Nuevo Hacer, Grupo Editor

Latinoamericano, (1999)


SHELDRAKE, Rupert – “ Una nueva ciencia de la vida ”, Ed. Kairós, Barcelona,

(1983)
TORO ARANEDA, Rolando – “ Teoría de la Biodanza ” – Ed. Alab, Brasil (1991)

VIEIRA, Mauro L. – “ Contribuciones de la Etología para la comprensión del

comportamiento humano ” - Lab. Psicología Experimental,

Depto. de Psicología, Universidade Federal de Santa Catarina, Campus

Universitario, 88040-900 Florianópolis, Santa Catarina, Brasil.
WILBER, K. – PRIBRAM, K. – BOHM, D. – FERGUSON, M. – CAPRA, F. y otros –

El paradigma holográfico ” - Ed. Kairós, Barcelona, (2001)



© Copyright 2008 Alicia María Alfonso.Todos los derechos reservados.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad