La historia que voy a contar, podría ser quizás una historia más de tantas, si mi tarea habitual fuera escribir historias o bi


* Capacidad para resurgir de las Cenizas



Descargar 0.78 Mb.
Página3/6
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.78 Mb.
1   2   3   4   5   6

* Capacidad para resurgir de las Cenizas
Después de un hecho significativo como puede ser un accidente o una enfermedad grave, que modifique nuestra vida y la de quienes nos rodean, es normal que pensemos que la vida ya no vale la pena, que todo es una cuestión de suerte, y que ningún esfuerzo que realicemos para sobreponernos tendrá sentido.
Es habitual que reaparezcan imágenes, pensamientos invasivos, pesadillas, sentir rabia, culpa por no haber podido evitar lo que pasó, etc.; así como son naturales los sentimientos de indefensión, diversos síntomas físicos, el embotamiento emocional y el no poder llorar, ni hablar de lo sucedido.
Hay un proceso de duelo, que para su recuperación necesita de la reelaboración de la experiencia traumática de quien la sufrió y su posterior aceptación. La persona nunca más será la misma.
Esta situación no sólo la atraviesan las víctimas directas, sino también sus allegados. Cuando este proceso no avanza en el sentido de la aceptación, pueden desarrollarse alteraciones emocionales. Pero muchos seres humanos no sólo logran superar estas situaciones, sino que también salen enriquecidos de ellas.
Diversos estudios confirman que el ser humano posee la habilidad de resurgir de la adversidad, adaptarse y recuperarse y acceder a una vida significativa; surge así un nuevo concepto en Psicología llamado resiliencia.
El concepto de resiliencia , ha sido tomado de la física y es la capacidad de los materiales para regresar a su estado inicial aunque hayan sido completamente alterados; en psicología o en cualquier otra ciencia humana, quiere decir más que

eso, y es la capacidad que muestran muchas personas para atravesar circunstancias por demás difíciles o trágicas y salir fortalecidos de eso.


Algunos de sus pilares son la introspección, la habilidad para establecer lazos de intimidad con los otros, la posibilidad de ponerse a prueba en situaciones que demanden más exigencias que las habituales y salir exitoso.

18

Cierta dosis de humor y creatividad, una autoestima consistente y, por sobre todo,



un sistema de valores que nos impulse a extender el deseo personal de bienestar a todos los que nos rodean.
El ser feliz, requiere una actitud activa, tratar de no culpar a los demás o a las circunstancias de nuestra infortuna, evaluar lo que tenemos y desarrollar una actitud más positiva de nuestra vida.
La felicidad aumenta la actividad de los centros cerebrales que inhiben los sentimientos negativos y pensamientos inquietantes. El organismo está mejor preparado para encarar cualquier tarea, con buena disposición y estado de descanso general.
La medicina psicosomática se ha cansado de probar que todos los órganos funcionan mejor cuando nos sentimos felices. La risa o alegría aumenta nuestra resistencia física y actúa como un inhibidor natural del dolor.
Hace millares de años el rey Salomón decía en sus Proverbios: “ Un corazón alegre nos hace tanto bien como una medicina, mientras un espíritu quebrantado nos seca hasta los huesos”. La risa también levanta un espíritu cansado.
Reír es también bueno para los negocios, puede reducir las tensiones, da vida a las presentaciones y estimula la creatividad. En nuestro trabajo diario, la risa es una vacación instantánea y gratuita. La persona que hace todo lo posible para que la felicidad dependa de sí misma y no de los demás, ha adoptado el mejor plan que existe para vivir feliz.
En promedio un niño de cuatro años de edad ríe 400 veces al día, mientras que los adultos sólo reímos de 15 a 16 veces.“ Mucha gente cree, dice el comediógrafo francés Marcel Achard, que para triunfar basta con levantarse temprano, "No" es necesario también levantarse de buen humor”.
El célebre escritor Norman Cousins hablaba de la risa como el joggin interno, una especie de aerobismo interior que hace que el cuerpo segregue sus jugos positivos.

El humor afloja los mecanismos de la mente. Estimula maneras diferentes, poco comunes, de ver las cosas”.


La Biodanza mejora la calidad de vida, reduce el nivel de estrés, refuerza el sistema inmunológico, desarrolla la creatividad, eleva el sentimiento de alegría y mejora el sentido del humor, facilita la expresión de las emociones y aumenta la comunicación. Es un sistema pedagógico con efectos terapéuticos, que desarrolla los potenciales humanos, elevando el grado de salud.

19

ESTADOS DE CONCIENCIA
* Desde los Antiguos Griegos hasta nuestros días
Los antiguos griegos se referían a una persona que se encontraba en un estado de sueño profundo utilizando la palabra koma, el término permanece vigente en el lenguaje de la ciencia médica para referirse a ese estado en que la frontera entre la vida y la muerte es tan delgada.
En la medida en que existe un grado de compromiso de consciencia por parte del paciente, el estado de coma corresponde a un nivel más profundo del mismo, que no es absoluto y es clasificado en niveles, dado que hay diferentes grados de inconciencia.

Lo ideal es que el estado comatoso llegue a su fin, este es un proceso bastante largo, no es un asunto de un día para otro. El coma termina cuando la persona recupera sus funciones neurológicas y puede interactuar con el medioambiente que la rodea. Ese será el momento de evaluar el estado futuro del paciente. En ciertas ocasiones, la recuperación será total y la persona retornará a su vida normal. En otras, el daño sufrido determinará limitaciones para el resto su vida.

Si el sujeto permanece por más tiempo en coma, se le practica una traqueotomía para permitir una ventilación adecuada, se lo puede trasladar hacia Hospitalización Intermedia, bajo la atención de personal experto, esperando que en algún momento se produzca una reacción.

Algunas personas quedan tanto tiempo en este estado sin recuperación, que necesitan un cuidado de enfermería durante toda su vida en alguna institución de

pacientes crónicos o en su casa con algún sistema de hospitalización domiciliaria.
Según estadísticas de Discovery Channel, en Estados Unidos uno de cada tres pacientes que logra recuperarse de un coma, dice tener recuerdos de ese tiempo. Memorias que se reparten entre fugaces visiones y precarios estados de alerta, experimentando una especie de sueño confuso durante un profundo estado de inconciencia.
De hecho, la periodista estadounidense Mary Kay Blakely se hizo famosa por su libro “Despiértame cuando se acabe”, donde narraba sus recuerdos durante un coma que duró nueve días. “La ausencia de sensibilidad, era sin duda, la cualidad más notable de este extraño sueño... Era como si yo sólo existiera en forma de pensamiento” comentó la mujer.
En general los médicos se muestran escépticos ante la posibilidad de una conciencia metafísica, se supone que un individuo en una situación de inconciencia grave, como un coma profundo, es incapaz de recibir información sensitiva.
Si bien no es claro que el estímulo externo, como tocar o hablarle a un paciente
20

comatoso, incida en su recuperación, pues hasta hoy no existía demasiada evidencia que comprobara que la estimulación de los parientes y de los médicos, favorecía la mejoría de estas personas, no hay seguridad de que no puedan responder ante ella.


Cada vez más se va develando el misterio que encierra un coma postraumático, porque no existe todavía un criterio científico único para responder a esta pregunta, que tiene importantes implicancias éticas y legales.
Los médicos tienen opiniones encontradas, posturas diferentes y respuestas diversas; mientras tanto numerosos investigadores, quizás por la demanda de las familias de estos pacientes, intentan averiguar qué sucede en el cerebro, al cual ellos mismos hacen referencia como “la caja negra” o “la caja de Pandora”.
* La Caja de Pandora


En la mitología griega Pandora, cuyo nombre significa "llena de virtudes", fue la primera mujer, hecha por Zeus como parte de un castigo a Prometeo por haber desvelado a la humanidad el secreto del fuego.

Epimeteo era el responsable de dar rasgos positivos a todos y cada uno de los seres vivos. Cuando llega el turno del hombre, no quedaba nada para darle. Prometeo, su hermano, sintiendo que el hombre era superior al resto de los seres, decidió entregarle un don que ningún otro poseyera, robó el fuego a Zeus y se lo dió. Zeus enfureció y creó a Pandora, que fue llenada de virtudes por diferentes dioses. Hefesto la moldeó en arcilla y le dió forma; Afrodita le dió belleza y Apolo le dió talento musical y el don de sanar. Hermes le dió entonces a Pandora una caja que nunca debía abrir, lo cual le dió enorme curiosidad.

Prometeo advirtió a Epimeteo de no aceptar ningún regalo de los dioses, pero Epimeteo no escuchó a su hermano y aceptó a Pandora, enamorándose de ella y finalmente tomándola como esposa.

Hasta entonces, la humanidad había vivido una vida totalmente armoniosa. Epimeteo pidió a Pandora que nunca abriese la caja de Zeus, pero un día, la curiosidad pudo finalmente con ella y abrió la caja, liberando a todas las desgracias humanas: la Plaga, la Tristeza, la Pobreza, el Crimen, etc. y cerrando la caja justo antes de que la Esperanza -lo último que quedaba adentro- saliera. El mundo vivió una época de desolación, hasta que Pandora volvió a abrir la caja para liberar también a la Esperanza.
21

* Un poco de luz dentro de la Caja Negra
Las investigaciones que intentan identificar regiones cerebrales involucradas en las emociones humanas se multiplicaron en los últimos años, gracias a la amplia

disponibilidad de nuevas tecnologías de imágenes, pero también impulsadas por la

hipótesis de que éstas pueden estar reguladas por sistemas cerebrales separados.

Durante mucho tiempo se creyó que todas las emociones se procesaban en un conjunto de estructuras cerebrales interconectadas conocido como sistema límbico.

En los años sesenta y setenta, Ekman mostró que ciertas emociones, como la alegría, la tristeza, el temor o el disgusto, están asociadas con expresiones faciales distintivas.
También postuló que estas emociones, tenían que tener un perfil neuropsicológico sustentado por una red neural prioritaria. Posteriormente se probó que la amígdala estaba vinculada con el miedo, y la ínsula con el disgusto.
Joseph LeDoux hizo numerosos experimentos en animales, pero en seres humanos no había muchas regiones identificadas. Otros trabajos mostraron que las estructuras cerebrales que sirven para reconocer estas emociones en la cara de otras personas son las mismas que nos permiten experimentarlas; es decir que hay una relación muy estrecha entre reconocer y sentir.

Las pruebas decisivas llegaron a través del análisis de tres tipos de sujetos: unos con lesiones focalizadas en la región del estriado ventral como consecuencia de un



accidente vascular; otros que habían padecido lesiones posteriores, y otros

sanos.
Cuando se les mostraban rostros con distintas expresiones las personas del segundo y tercer grupo reconocían bien la ira. Pero los del primer grupo mostraron un déficit desproporcionado en la codificación de señales de agresión.
Los pacientes reconocían que una cara expresaba miedo, la otra disgusto y la

tercera era neutral, pero no podían identificar la ira. Tampoco podían experimentar esa emoción.


Un equipo de investigadores argentinos y británicos abrió una rendija en la caja negra de la mente: logró identificar cuál es el área prioritariamente encargada de procesar la ira.
Creemos que la región del estriado ventral no sólo participa en el

reconocimiento de señales humanas de agresión, sino que también desempeña un papel más general en la coordinación de la conducta relevante para la adquisición y protección de valores naturales, como la defensa de la pareja o el alimento”, enfatiza el doctor Manes. Y enseguida aclara: “Este estudio no contesta por qué ciertas personas son más agresivas que otras”.

22

El cerebro trabaja en red. Cuando se experimenta una emoción no se activa una sola área, sino varias, pero generalmente hay una que tiene mayor protagonismo. En el caso de la ira, esa zona crítica es la región del estriado ventral. Nuestro trabajo ofrece las primeras evidencias al respecto”, explica Manes.


El trabajo, conducido en la Argentina por el doctor Facundo Manes, de Fleni (Fundación de Lucha contra la Enfermedad Neurológica Infantil), y en Gran Bretaña por Andrew Calder, de la Universidad de Cambridge, acaba de ser publicado en la prestigiosa revista científica Brain y agrega otro continente al mapa del mundo mental.

23

CEREBRO Y SISTEMA NERVIOSO: TRASTORNOS


* Estupor y Coma
Los niveles de actividad en un cerebro normal varían constantemente y son muy diferentes entre el estado de vigilia y el de sueño; los diferentes niveles son estados normales y el cerebro puede pasar rápidamente de un estado de alerta a otro (cuando la persona está concentrada y reflexiona o cuando la persona está relajada en una playa). Durante estados anormales de alerta (niveles alterados de conciencia), el cerebro no puede pasar de una función a otra de forma adecuada.
La parte del cerebro que se encuentra en lo profundo del tronco encefálico, controla los niveles de consciencia y estimula rítmicamente al cerebro a mantener un estado de vigilia y alerta. Durante el estado de consciencia se recibe información visual por los ojos, sonido por los oídos, sensaciones táctiles por la piel, así como estímulos de cualquier otro órgano sensorial.
Cuando este sistema o sus conexiones a otras partes del cerebro no funciona normalmente, las sensaciones recibidas no logran influenciar los niveles del cerebro de vigilia y de alerta de manera correcta, el nivel de conciencia disminuye. Los períodos de trastornos de la consciencia pueden ser de corta o larga duración y abarcar desde estados de confusión ligera hasta una situación de inconsciencia total.
Existen varios términos médicos para describir los niveles anormales de consciencia. En estados de delirio y de confusión, la persona puede estar completamente despierta pero desorientada; puede confundir los sucesos pasados con los presentes, y puede estar agitada e incapaz de interpretar y de comprender las situaciones de manera correcta.
El embotamiento es un nivel disminuido de alerta. La hipersomnia es un sueño excesivamente duradero o profundo del que sólo puede despertarse con estímulos enérgicos. El estupor es una falta profunda de respuesta, caracterizada porque solamente se consigue despertar a la persona durante un período breve de tiempo y sólo con estimulación enérgica y repetida, como gritos, sacudidas, pellizcos o pinchazos. El coma es un estado similar a la anestesia o al sueño profundo, no se puede despertar a la persona. En un estado de coma profundo pueden estar ausentes los reflejos de evitación primitivos (dolor).
Cuando el coma se prolonga en el tiempo se denomina estado vegetativo persistente. Ambas situaciones no son sinónimos, el coma puede durar días o semanas y en el estado vegetativo persistente el compromiso de consciencia se mantiene inalterable por un tiempo más prolongado.
Para determinar el grado de compromiso, existen varias escalas de medición. Una de las más aceptadas y con mejor funcionamiento es la Escala de Glasgow, que data de 1974. Este instrumento funciona otorgando puntajes a determinados
24

síntomas, como la capacidad de hablar, abrir los ojos, el movimiento y la respuesta a



determinados estímulos.
Mientras una persona que obtiene 15 puntos se considera perfectamente normal, una que obtiene 3 está sumida en un coma profundo. Si el resultado es menor a 8, se está en presencia de un paciente con un grave nivel de inconciencia. Mientras más baja sea la evaluación, peor será el pronóstico.
Existen los comas metabólicos, por ingesta de productos químicos o desórdenes metabólicos del organismo; y los comas neurológicos, debido a hemorragias cerebrales, infartos cerebrales o a un traumatismo encéfalo- craneano. Estos tipos de comas se combinan en determinadas circunstancias.
En los comas neurológicos, las causas varían según distintos segmentos de edad. En personas menores de 50 años la principal razón de un coma son los traumatismos encéfalo- craneanos por accidentes automovilísticos. En pacientes mayores, tienen relación con infartos y hemorragias cerebrales, a los que se denomina ACV (accidente cerebro vascular). Hay dos tipos isquémico y hemorrágico, cuyas consecuencias dependen de la clase de accidente.
ACV isquémico: la presencia de un coágulo obstruye una arteria e impide que la sangre llegue a una determinada zona del cerebro y puede deberse a una trombosis, cuando el coágulo se produce en él, o a un embolia cuando se produce en un lugar lejano y llega al vaso a través del torrente sanguíneo y lo tapona. Suele ser transitorio debido a que las paredes de la arteria están obstruidas y al estar reducida, su luz disminuye o se impide el flujo normal de la sangre, y a veces la presión de la sangre hace que las paredes vuelvan a dilatarse. (80% de los casos).
ACV hemorrágico: es mucho más severo. Se produce por la ruptura de una arteria debido a un traumatismo o a una dilatación localizada de un vaso que provoca una hemorragia que afecta al cerebro o a sus envolturas, ya sea por un aneurisma cerebral o por malformaciones arteriovenosas. (20% de los casos).
En todos los casos el infarto cerebral destruye una parte del cerebro, dando como resultado que las funciones comandadas por esta zona no pueden ser asumidas, lo que puede arrastrar problemas graves: parálisis, pérdida de la palabra, pérdida de la sensibilidad, de la visión, etc, la incidencia es mayor entre los 65 y 74 años.
En caso de una herida traumática en la cabeza, el cerebro dañado aumenta de volumen, presionándose a sí mismo contra la bóveda ósea craneana, que es inextensible.
Las diferentes partes del cerebro se presionan entre sí comprometiendo de este modo el flujo de sangre y privando a las neuronas de oxígeno y energía. Si no hay una atención oportuna y eficaz, en pocos minutos las células morirán.
Cuando se produce una lesión neurológica importante se presenta lo que se denomina daño primario, donde una zona del cerebro queda prácticamente
25

destruída. Sin embargo, hay otras neuronas que aún existen y que se encuentran alrededor de la parte afectada o zona de penumbra, donde aún hay neuronas que pueden recuperarse.


Con una atención médica oportuna y eficiente, evitando factores que agraven el daño neuronal en la zona de penumbra -como hipotensión, hipoxemia, hiperglicemia, entre los más importantes- podrían salvarse un mayor número de neuronas, mejorando considerablemente las posibilidades de que el paciente sobreviva y que no sufra secuelas muy severas. En caso contrario, el pronóstico neurológico se deteriora de manera ostensible.
En ese sentido, hay varios factores que inciden en que un pronóstico sea más o menos favorable: las variantes clínicas, el resultado del monitoreo y lo que muestren las imágenes. Una buena ventilación, una adecuada oxigenación y niveles de presión arterial correctos, a veces asociados con una resolución quirúrgica del problema, ayudarán de manera importante a la recuperación del afectado.
* Causas
Muchas enfermedades graves, lesiones o anomalías, pueden afectar al cerebro y causar estupor y coma.
Un breve estado de inconsciencia puede ser causado por un traumatismo leve en la cabeza, convulsiones o por una disminución de la llegada de sangre al cerebro, como en el caso de desmayos o de un ictus.
Un estado de inconsciencia prolongado, puede ser causado por un traumatismo en la cabeza, una encefalitis, una reacción tóxica a fármacos o la ingestión de sedantes u otras sustancias. El metabolismo del cuerpo que controla los valores de sal, azúcar y otras sustancias químicas de la sangre, también puede afectar a la función cerebral.
* Diagnóstico
La pérdida de consciencia siempre requiere una valoración médica. Ante una persona inconsciente, el personal de urgencias en primer lugar siempre intenta descartar la posibilidad de una situación potencialmente mortal.
Las personas afectadas de una enfermedad (diabetes, epilepsia, arritmia cardíaca, asma y enfermedades renales y hepáticas graves), que puede causar pérdida de consciencia, pueden ayudar a establecer un diagnóstico rápido si llevan una identificación médica al respecto.
Puesto que una persona inconsciente no puede hablar, los familiares y los amigos deben proporcionar al médico toda la información con respecto a los medicamentos, las drogas, el alcohol o cualquier otra sustancia tóxica que haya podido ingerir.
El personal de urgencias o el médico comprueban que las vías respiratorias no
26

estén obstruídas y que la respiración, la presión arterial y el pulso sean normales; verifican la temperatura corporal, ya que una fiebre alta es un signo de infección y una temperatura muy baja puede significar que la persona ha estado expuesta al frío un tiempo prolongado.
Se examina la piel en busca de lesiones, señales de inyecciones de droga o reacciones alérgicas, y el cuero cabelludo en busca de heridas y contusiones. El médico procede a una exploración neurológica detallada.

También busca signos de una lesión cerebral, una indicación de ella es la respiración de Cheyne-Stokes, una forma de respiración que alterna una fase rápida y otra más lenta, luego una interrupción de varios segundos y vuelve a la fase rápida y así sucesivamente.


Son signos de lesiones cerebrales significativas las posturas inusuales, la rigidez de descerebración, contracción de la mandíbula y el cuello, la espalda, los brazos y las piernas se encuentran inmóviles, rígidos y extendidos. Una flaccidez general del cuerpo es aún más preocupante, indica una pérdida total de actividad en ciertas áreas importantes del sistema nervioso.

Los ojos también pueden proporcionar información importante sobre el estado de la persona. El médico analiza la posición de las pupilas, movimiento, tamaño, reacción a una luz intensa, seguimiento de un objeto en movimiento, y aspecto de la retina.


Las pupilas de tamaño desigual pueden ser un signo de que algo ejerce presión dentro del cráneo, o si la persona está bajo medicación contra el glaucoma, se puede modificar el tamaño de las pupilas.
Las pruebas de laboratorio pueden añadir información: con análisis de sangre miden los valores de azúcar, de glóbulos rojos (en busca de anemia), los glóbulos blancos (en busca de una infección), los valores de sal, de alcohol (en busca de embriaguez) y la concentración de oxígeno y de anhídrido carbónico. Con un análisis de orina en busca de azúcar y sustancias tóxicas.
Se pueden hacer otras pruebas, como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM) del cráneo para excluir una lesión cerebral o una hemorragia. Si el médico sospecha una infección cerebral, lleva a cabo una punción lumbar (inserción de una aguja en la columna lumbar) para extraer una muestra del líquido cefalorraquídeo y proceder a su examen.
En pacientes cuyo estado de coma puede ser debido a un tumor o a una hemorragia cerebral, se realizan urgentemente una TC o una RM antes de practicar una punción lumbar, para asegurarse de que la presión cerebral no está elevada.
* Tratamiento
La alteración rápida de un estado de consciencia es una urgencia médica que
27

requiere atención y tratamiento inmediatos. Para poder instaurar un tratamiento eficaz es imprescindible establecer el diagnóstico.


Hasta disponer de los resultados de los análisis específicos, la persona ingresa en una unidad de cuidados intensivos, donde se controlan ritmo cardíaco, presión arterial, temperatura y concentración de oxígeno en sangre.
Se administra oxígeno inmediatamente y se coloca un catéter intravenoso para suministrar medicación rápidamente. Lo primero es administrar glucosa, un azúcar simple, por vía intravenosa aun antes de recibir los resultados de las pruebas de azúcar en la sangre.
Si el médico sospecha que la disminución de consciencia ha sido causada por un opiáceo, se puede administrar el antídoto mientras se reciben los resultados de los análisis de sangre y de orina. Si se sospecha que la persona ha ingerido algún tóxico, se puede proceder a un lavado gástrico para identificar su contenido y eliminar la sustancia del estómago.
Pueden administrarse sangre, líquidos y medicación para mantener normales el ritmo cardíaco y la presión arterial.
En caso de coma profundo, el cerebro puede estar tan lesionado que le sea imposible asumir las funciones corporales primarias, como respirar. En tales circunstancias puede ser necesario un respirador artificial para ayudar a la función pulmonar.
* Pronóstico
Es muy difícil predecir las posibilidades de recuperación de un estado de coma profundo que haya durado más de unas horas, dependen de la causa que lo ha producido.
Si el coma es debido a una lesión (traumatismo) de la cabeza, puede alcanzarse una recuperación importante aun cuando el coma haya durado varias semanas (pero no más de tres meses). En el caso de que haya sido por un paro cardíaco o por una falta de oxígeno, es poco probable que la recuperación sea total, sobre todo si el coma ha durado un mes.
En el caso de aquellas personas que han estado en coma profundo durante varias semanas, la familia debe decidir si quiere que el médico siga manteniendo el respirador, la alimentación artificial y la medicación, salvo que exista un documento que contenga los deseos de atención médica o no, de la persona en coma en lo que concierne a su última voluntad.
En ciertos casos, después de un traumatismo cerebral, de una falta de oxígeno o de una enfermedad que afecte gravemente al cerebro, la persona con una lesión

cerebral grave puede entrar en un estado vegetativo, con patrones relativamente

28

normales de vigilia y de sueño; puede respirar y deglutir espontáneamente e incluso tener reacciones de sobresalto ante ruidos fuertes, pero ha perdido de manera temporal o permanente la capacidad de pensar y de actuar conscientemente, tiene reflejos anormalmente exagerados, además de rigidez y movimientos espasmódicos de los brazos y de las piernas.


El estado de cautiverio (locked-in) es una situación poco frecuente en la cual la

persona está conciente y puede pensar pero tiene una parálisis tan grave que sólo puede comunicarse abriendo y cerrando los ojos para contestar a preguntas.


Puede suceder en casos de parálisis grave de los nervios periféricos o en ciertos accidentes vasculares cerebrales agudos.
El caso más grave de pérdida de conciencia es el de la muerte cerebral; el cerebro ha perdido todas las funciones vitales de manera permanente, incluyendo la conciencia y la capacidad de respirar. Sin medicación y sin un respirador, la muerte ocurre rápidamente. Las definiciones legales más aceptadas consideran que la persona está muerta cuando el cerebro ha cesado de funcionar aun cuando el corazón continúe latiendo.
Los médicos pueden declarar la muerte cerebral 12 horas después de haber corregido todos los problemas susceptibles de tratamiento, sin que exista reacción por parte del cerebro (incluso ni al dolor provocado); los ojos no reaccionan a la luz y la persona no respira sin el respirador.
En caso de que subsista alguna duda, un electroencefalograma (registro de la actividad eléctrica del cerebro) mostrará que no existe función alguna. Una persona con muerte cerebral, que está bajo un respirador artificial, puede tener todavía algunos reflejos si la médula espinal aún sigue funcionando.


29

LA COMUNICACION
* Lenguaje

El lenguaje, es la representación de pensamientos por medio de sonidos, como sonido sólo existe al ser producido y el hombre, el único de los seres vivos que tiene pensamientos y es capaz de expresarlos con el sonido sensible articulado.


Sólo podemos hablar de lenguaje animal en sentido impropio, porque el animal no puede exteriorizar pensamientos ni manifestar por medio de conceptos sus sensaciones o apetitos.
En sus orígenes el lenguaje se expresó también con signos gráficos. La representación gráfica imita el objeto significado en su forma sensible y es inmediatamente comprendida por cualquier contemplador, mientras que el lenguaje hace presente no el objeto, sino el pensamiento, mediante un signo que lo reemplaza.
La unión de sonidos sensibles, que en sí no poseen significado peculiar, con determinadas significaciones, resulta posible porque en el hombre no existe una separación radical entre intuición sensorial y pensamiento espiritual.
El origen del lenguaje puede referirse a la capacidad para hablar o a su práctica desarrollada. Acerca de cómo llegó el hombre originariamente a esta práctica del lenguaje, sólo podemos hacer conjeturas viendo la manera en todavía hoy la adquiere.
Como sea que haya comenzado, el hecho es que un lenguaje es un sistema de palabras, un sistema de signos convencionales cuyos significados hemos de aprender si queremos conocer tal lenguaje, y cuyos ingredientes (las palabras) serían sonidos sin significado de no ser porque en algún sitio, alguna vez, adquirieron esos significados para los seres humanos que las emplearon.
Las formas históricas y socialmente condicionadas de la función general humana del lenguaje, dan origen a las lenguas particulares o idiomas.
En cada lengua se debe distinguir:

  • La totalidad de signos y formas de los que puede servirse el habla.

  • La realización somático-anímica del acto de hablar.

  • La palabra producida y oída.

La primera forma fonética fundamental es la sílaba; la primera forma fundamental de signo lingüístico dotado de significación es la palabra; y la primera forma fundamental del lenguaje mismo es la oración.


El lenguaje se nos presenta en una variada profusión de idiomas, que tanto en el léxico como en la construcción difieren entre sí de manera notable.

30

Los humanos como seres racionales lenguajeantes, somos animales que pertenecemos a una historia evolutiva centrada en la conservación de una



manera de vivir en la biología del amor que hizo posible el origen del lenguaje, y que nos caracteriza aún hoy día.” Humberto Maturana / Gerda Verden-Zöller.
* Conocimiento Sensorial

Definido ontológicamente, es todo conocimiento en cuya ejecución intervienen directamente órganos corporales como los sentidos externos y el cerebro; definido desde el objeto, es la aprehensión de meros fenómenos en oposición al ser y esencia de las cosas.


En principio, las dos definiciones coinciden porque el conocimiento sensorial vinculado a lo orgánico permanece siempre relativo, e inversamente, el conocimiento no orgánico o intelectual, se refiere necesariamente al ente en cuanto tal.
Son objeto del conocimiento sensorial, las cualidades sensoriales, como colores, sonidos, etc., propios de cada sentido (vista, tacto, olfato, oído y gusto); pero en su ordenación espacio-temporal son las cualidades sensibles primarias: tamaño, forma, movimiento, etc.
Dentro del conocimiento sensorial es necesario distinguir: el conocimiento sensorial externo y el conocimiento sensorial interno; el externo es producido por un estímulo que afecte a los órganos exteriores (ojos, oídos, lengua, piel, nariz), el interno es suscitado por causas psíquicas o estimulación del órgano central (cerebro) sin influjo actual sobre sentidos externos.
En el conocimiento sensorial externo, los órganos de los sentidos recogen sólo un número muy limitado de influencias de entre las innumerables que continuamente llegan en tropel desde el mundo corpóreo; la estimulación conducida a los centros cerebrales a través de los nervios, lleva a la determinación de la potencia sensitiva y, mediante la producción de una imagen sensorial, a la consumación del conocimiento mismo (sensaciones de luz, sonido, presión, etc.)
Los sentidos internos, no producen sólo meras representaciones en oposición a las sensaciones causadas por los estímulos externos y a las percepciones, ya sean imágenes de la memoria o representaciones de la fantasía libremente formadas, sino que también tienen su insustituible importancia para la formación de las imágenes de la percepción.
La escolástica clásica, siguiendo a Aristóteles, distingue cinco sentidos internos: el sentido común (sensus communis), la fantasía, la memoria, la estimativa (vis aestimativa) y, además, en el hombre, la fuerza configuradora (vis cogitativa).
El sentido común, raíz común de los sentidos externos, reúne los datos de éstos en el espacio intuitivo único, localizando, por ejemplo, los sonidos en un determinado

lugar del espacio visual.


31

La fantasía y la memoria completan, en virtud de las impresiones anteriormente recibidas, la visión fragmentaria de las cosas, dada en el momento, y estructuran

dentro de lo sensorialmente dado en el orden del tiempo.
La estimativa pone en relación lo dado como útil o nocivo con la vida total del ser sensitivo; esta ordenación tiene lugar por los sentimientos de placer y disgusto (instinto).
En el hombre, la estimativa es elevada a fuerza configuradora por una influencia oculta del entendimiento; dicha fuerza reúne las impresiones en formas concretas que se destacan del mundo circundante, las cuales son punto de arranque inmediato para la actividad del entendimiento, como imagen sensible correspondiente al concepto de una cosa corpórea u objeto.
El conocimiento sensorial es muy importante, para la formación de la inteligencia, y es necesario cultivarlo. El significado del conocimiento sensorial dentro de la vida animal se agota, pues sólo incita a modos de obrar esenciales para la vida.

En el hombre, el conocimiento sensorial como instrumento de la inteligencia, proporciona la mayor parte del material para la formación de los conceptos intelectuales y, aún el pensamiento más abstracto, debe conservar siempre por naturaleza la relación con imágenes sensibles.


* Conocimiento Conceptual
El pensar o conocimiento conceptual muestra distinción esencial del conocimiento sensorial; no sólo se dirige a lo que cae bajo los sentidos, sino también a lo no intuitivo y en lo sensorialmente perceptible mira a la tranquididad de la cosa no aprehensible por aquellos.
El pensar es un modo no sensible de conocer que está dirigido al ente en cuanto tal y a las relaciones implicadas en su sentido. Se realiza en diversos actos de aprehensión (inteligencia de relación, formación del concepto, raciocinio) y de toma de posición (pregunta, duda, etc.) para llegar en el asentimiento del juicio, al abrazo definitivo (o que se cree definitivo) con un objeto.
El pensar acontece rítmicamente:

  • De la contemplación tranquila de un objeto (aprehendido de alguna forma) al progreso y búsqueda de conocimientos siempre nuevos (pensar discursivo).

  • De entender en forma meramente reproductiva una verdad representada, mediante la comprensión de sus relaciones lógicas a verdades adquiridas en otra ocasión

(pensar reproductivo), a un pensar creador más independiente (inspiración).

Una necesidad subjetiva del pensar, hace que éste siga las leyes de las asociaciones y complejos que actúan de una manera ciega para el sentido, y una necesidad lógica u objetiva lo orienta en último término por la conexión necesaria de los contenidos mismos.

32

El pensar, a pesar de los diversos vínculos que le unen a lo material, no es, como el



conocimiento sensorial, una actividad inmediatamente co-ejecutada por la materia, sino que posee naturaleza espiritual; pues, apuntando al verdadero ser de lo dado y encontrado en él, su objeto formal, puede entrar en contacto con todo lo que de algún modo tiene ser, aunque a menudo sólo analógicamente.
La amplitud del pensar es ilimitada. Con todo, el pensar humano permanece prendido de muchas maneras en la unidad síquico-somática del conocimiento sensible, tanto en los actos de aprehender como de tomar posición.
Los contenidos de nuestros conceptos proceden casi todos de la experiencia sensible. Toda comprensión más o menos compleja de datos y todo pensar creador de algo nuevo, se sirven de complejos y conjuntos de complejos inconscientes, lo cual frecuentemente ocurre en tal medida que las intuiciones creadoras o inspiraciones pueden aparecer casi como obra de lo inconsciente.
* Conocimiento Silencioso
Es un estado de conciencia, es la facultad de utilizar campos de energía que no se emplean al percibir el mundo cotidiano que conocemos.

Hay en el universo una fuerza inconmensurable e indescriptible que los chamanes llaman intento.


El espíritu se le manifiesta al guerrero a cada paso. Pero ésta no es toda la verdad.

La verdad completa es que el espíritu se revela a todo el mundo con la misma intensidad y consistencia, aunque sólo los guerreros sintonizan consistentemente con dichas revelaciones.


Los guerreros hablan del chamanismo como si fuera un ave mágica, misteriosa, que detiene su vuelo un instante para dar al hombre esperanza y propósito; los guerreros viven bajo el ala de esa ave, a la que llaman el pájaro de la sabiduría, el pájaro de la libertad.
El poder del hombre es incalculable; la muerte existe sólo porque la hemos intentado desde el momento en que nacemos. El intento de la muerte puede suspenderse haciendo que el punto de encaje cambie de posiciones.El conocimiento silencioso no es sino el contacto directo con el intento.
Según los chamanes del México antiguo, ver la energía tal como fluye en el universo, significaba tener la capacidad de percibir al ser humano como un huevo luminoso o como una bola luminosa de energía, y ser capaz de distinguir en esa bola luminosa de energía ciertas características comunes a todos los hombres, tales como un punto brillante que se destaca en la ya de por sí brillante luminosidad de la bola de energía. Era en ese punto brillante, al que llamaban punto de encaje, donde la percepción se ensamblaba o encajaba. Siguiendo la lógica de esta idea, podían afirmar que nuestra cognición del mundo se producía en ese punto brillante ”. Carlos Castaneda

33

El chamanismo es un viaje de regreso. Un guerrero regresa victorioso al espíritu tras haber descendido al infierno. Y del infierno regresa con trofeos. La comprensión es uno de sus trofeos. Lo que necesitamos hacer para que la magia pueda apoderarse de nosotros es desvanecer las dudas de nuestras mentes. Una vez desvanecidas las dudas, todo es posible.



Las posibilidades del hombre son tan vastas y misteriosas que los guerreros, en vez de pensar en ellas, optaron por explorarlas sin esperanza de comprenderlas jamás.
En el mundo de la vida cotidiana, nuestra palabra o nuestras decisiones se pueden revocar muy fácilmente. Lo único irrevocable en el mundo cotidiano es la muerte. En el mundo de los chamanes, en cambio, la muerte puede recibir una contraorden, pero no la palabra del chamán. En el mundo de los chamanes las decisiones no pueden cambiarse o revisarse. Una vez que han sido tomadas, valen para siempre.
Una de las cosas más dramáticas de la condición humana es la macabra conexión que existe entre la estupidez y la imagen de sí. El hecho de ser hombres corrientes, por ejemplo, hace que seamos ciegos a una parte del conocimiento accesible al ser humano que es absolutamente crucial: la existencia del punto de encaje y el hecho de que puede desplazarse.
El hombre racional, al aferrarse tercamente a la imagen de sí mismo, se garantiza una ignorancia abismal. Ignora el hecho de que el chamanismo no es cuestión de encantamientos y abracadabras, sino que es la libertad de percibir no sólo el mundo que se da por sentado, sino todo lo que es humanamente posible lograr. Tiembla ante la posibilidad de ser libre, y la libertad está al alcance de su mano.
El problema del hombre es que intuye sus recursos ocultos pero no se atreve a utilizarlos. Por eso dicen los guerreros que el problema del hombre es el contrapunto que crean su estupidez y su ignorancia.
El hombre necesita ahora, más que nunca, que le enseñen nuevas ideas que tengan que ver exclusivamente con su mundo interior; ideas de chamanes, no ideas sociales; ideas relativas al enfrentamiento del hombre con lo desconocido, con su muerte personal. Ahora, más que nunca, necesita que le enseñen los secretos del punto de encaje.
El espíritu únicamente escucha a quien le habla con gestos. Y los gestos no son señas o movimientos del cuerpo, sino actos de verdadero abandono, actos de generosidad, de humor. Como gesto al espíritu, los guerreros sacan lo mejor de sí mismos y sigilosamente se lo ofrecen a lo abstracto.
“… la forma homínida de vivir se funda en la mutua aceptación en una coexistencia que está centrada en la ternura y la sensualidad de la caricia mutua, …en el compartir la comida, en la convivencia en grupos pequeños, y en la cooperación del macho en el cuidado de los niños…mientras la operacionalidad de la aceptación mutua está presente, la biología del amor está en acción.” Humberto Maturana / Gerda Verden-Zöller.
34

LENGUAJE DEL CUERPO
* Manifestación y Expresión de las Emociones
Los sentidos y sus órganos respectivos, constituyen la vía regia a través de la cual penetran todos los estímulos capaces de despertar, en el ser humano, las más diversas emociones y a su vez, permiten la expresión y manifestación de ellas.
Un papel importante juega la respiración, que es mucho más que oxigenar la sangre, es aumentar la vitalidad y favorecer la posibilidad del equilibrio emocional, ayuda a canalizar las emociones. El carácter vital de la respiración está dado por el siguiente hecho: podemos vivir durante semanas sin alimentos sólidos; sin líquidos durante días, pero bastan unos minutos sin oxígeno para hacernos perder la vida.
La cantidad de oxígeno en la sangre que circula por las arterias, determina la vitalidad y la salud de esas células. La buena respiración también activa el sistema linfático, componente clave de nuestro organismo, vía de eliminación de las toxinas y parte de nuestro sistema inmunológico. La respiración incide sobre los estados emotivos y es un formidable medio de autorregulación física y psíquica.
El tacto, el gusto y el olfato son sentidos que actúan en proximidad, la vista y el oído pueden recibir información a distancia.
El tacto es un elemento fundamental en las relaciones humanas, puede mostrar entusiasmo, ternura, apoyo efectivo, etc.; su órgano receptor es la piel, envoltura del cuerpo, límite con el exterior, sensible al calor, al frío, a la presión y al dolor. El grado de sensibilidad varía según el estado emocional del sujeto, y la zona del cuerpo de que se trate.
La nariz y su zona de implantación están relacionadas con el olfato. Cuando se experimenta rabia o asco se contrae.
Los labios cerrados expresan que la emoción está contenida y cuando se la deja salir se separan. Para expresar rabia la boca se abre y se enseñan los dientes, en el sufrimiento por lo general está entrecerrada, en la sorpresa se abre.
En general, los ojos miran hacia abajo en los estados depresivos y de tristeza, hacen barridas horizontales en sujetos en actitud defensiva y se dirigen atentos a lo que produce alegría o interés.
Una emoción es un sentimiento y sus pensamientos característicos, un estado psicológico y biológico y una variedad de tendencias a actuar.
Existen cientos de emociones, junto con sus combinaciones, variables, mutaciones y matices. Las principales y sus familias básicas son:
Miedo: temor, ansiedad, aprensión, nerviosismo, preocupación, consternación, inquietud, cautela, incertidumbre, pavor, terror, a nivel patológico fobia y pánico.
35

Se activa por la percepción de daño o peligro, de naturaleza física o psicológica. Ante un estímulo que nos provoca miedo, nuestro cuerpo reacciona activándose, de manera que estemos a punto para cualquier reacción de lucha o fuga a fin de protegernos, ya que nuestro instinto más básico es el de la supervivencia. Con el miedo la sangre va a los músculos esqueléticos, en especial a los de las piernas, para facilitar la huída. El organismo se pone en un estado de alerta general y la atención se fija en la amenaza cercana. Las cejas se levantan y contraen al mismo tiempo. Las arrugas de la frente se sitúan en el centro, el párpado superior levantado y el párpado inferior en tensión y alzado. Boca abierta y labios tensos y ligeramente contraídos hacia atrás, o bien estrechados y contraídos hacia atrás, cara hacia arriba. El hombre espantado queda de inmediato inmóvil, conteniene su aliento, o bien se apelotona instintivamente, como temiendo ser visto. El corazón late con rapidez y violencia y levanta el pecho.


Ira: furia, ultraje, resentimiento, cólera, exasperación, indignación, acritud, aflicción, animosidad, fastidio, irritabilidad, hostilidad, a nivel patológico vilencia y odio.
Es la emoción más caliente y pasional, puede ser activada de diversas maneras, la pérdida del control, físico o psicológico, la frustración de no poder hacer lo que nos proponemos, el ser heridos, engañados o traicionados.

Cuando alguien se pone furioso, un flujo de sangre enrojece el rostro, es el primer presagio de un acceso de cólera, la sangre fluye a las manos, el ritmo cardíaco se eleva, lo mismo que el nivel de adrenalina, lo que garantiza que se podrá cumplir cualquier acción vigorosa. Las cejas se encuentran bajas y contraídas al mismo tiempo. La mirada se pone dura en los ojos, que pueden parecer prominentes, las pupilas pueden estar dilatadas, los labios se aprietan o se abren tensamente.


Tristeza: congoja, pesar, melancolía, pesimismo, pena, autocompasión, soledad, abatimiento, desesperación, a nivel patológico depresión grave.
En el desaliento, se produce la caída de los lados de la boca. El descenso de energía tiene como objeto contribuir a adaptarse a una pérdida significativa (resignación). Ojos pequeños, cejas inclinadas hacia adentro, boca pequeña. Las comisuras de los labios se inclinan hacia abajo, o los labios tiemblan.
Disgusto: desdén, desprecio, menosprecio, aborrecimiento, aversión, disgusto, repulsión.

Implica una respuesta de huída o de rechazo ante un objeto deteriorado o pasado; comida u olores corporales, contaminación y sabores amargos (acontecimientos físicos); así como chistes de mal gusto y los valores morales repugnantes (acontecimientos psicológicos) activan impulsos de repudio. La boca se abre de par en par, el labio superior se retrae enérgicamente, las partes laterales de la nariz se arrugan, el labio inferior se baja y se dobla hacia fuera tanto como es posible. La manera más ordinaria de manifestalo consiste en ciertos movimientos de las regiones nasal y bucal que, muy pronunciados, anuncian el disgusto. La nariz se eleva a veces un poco, lo que proviene, sin duda, de la ascensión del labio superior.

Otras veces el movimiento se reduce a una simple plegadura de la piel de la nariz y
36

la elevación de ésta. Aparentamos dar así a entender al individuo que le desdeñamos porque huele mal, de igual modo que le significamos que no es digno de atraer nuestra mirada cuando cerramos a medias los ojos o apartamos de él la cabeza. El disgusto parece expresarse casi universalmente por el acto de escupir, que representa evidentemente la expulsión de cualquier objeto repugnante fuera de la cavidad bucal.


Amor: aceptación, simpatía, confianza, amabilidad, afinidad, devoción, adoración, infatuación, ágape (amor espiritual).
Mediante las emociones amorosas, obtenemos las cosas que se dan por generosidad, y que son deseables. Podemos desear realizar nuestra sexualidad, tener el apoyo de un compañero, alguien con quien distraerse, etc. El modo de conseguir este cúmulo de necesidades que se espera que un compañero satisfaga, es conquistando su voluntad de darnos por un intercambio amoroso. La familia de las emociones amistosas oscila en un margen de amplitud, que varía según las personas, las culturas y las épocas históricas. El nivel mínimo es el comportamiento cooperativo, aquel por el cual respetamos las reglas de juego económicas o simplemente contestamos a alguien que nos pregunta por una dirección. El nivel máximo de amor lo establece la sofisticación de la cultura de la reciprocidad y de la generosidad. Cuando dos amantes están en presencia uno de otro su corazón late rápidamente, su respiración se acelera, su rostro enrojece.
Sorpresa: conmoción, asombro, desconcierto.
El levantar las cejas permite un mayor alcance visual y mayor iluminación en la retina, lo que ofrece más información ante un suceso inesperado. Piel estirada debajo de las cejas, arrugas horizontales en la frente, párpados abiertos, párpado superior levantado y párpado inferior bajado, el blanco del ojo suele verse por encima del iris. La mandíbula cae abierta, de modo que los labios y los dientes quedan separados, sin tensión ni estiramiento de la boca, esta actitud favorece el ejercicio del sentido del oído, para reconocer de qué dirección proviene un sonido.

La sorpresa provocada por cualquier cosa inesperada o desconocida, genera naturalmente el deseo de reconocer tan rápidamente como nos sea posible la causa. Esta es la razón por la cual abrimos mucho los ojos a fin de aumentar el campo visual y poder fácilmente dirigir la mirada en una dirección cualquiera.


Vergüenza: culpabilidad, molestia, disgusto, remordimiento, timidez, humillación, arrepentimiento, mortificación, contrición.
Tiene estrechas relaciones con el miedo, la etimología de la palabra lo expresa en varias lenguas, pero es muy distinta del sentimiento que se designa ordinariamente con esta última voz. Cierto que el hombre tímido teme la mirada de los extraños, mas no podría decirse que le inspire miedo. Puede tener la audacia de un héroe en la guerra y sin embargo sentirse intimidado por verdaderas pequeñeces en presencia de de otro hombre. La vergüenza parece reconocer por origen primero la

atención fija en sí mismo; reprimiendo a los niños que están sujetos a ella , no se

hace más que aumentar su defecto, dandole más fuerza. La mirada va hacia abajo y
37

los ojos se ponen pequeños.


Placer: felicidad, alegría, alivio, contento, dicha, deleite, diversión, orgullo, placer sensual, estremecimiento, embelezo, gratificación, satisfacción, euforia, éxtasis,

extravagancia, a nivel patológico manía.


Alegría: la activan los acontecimientos positivos, además de las sensaciones placenteras. También deriva de aquellos acontecimientos que elevan la autoestima. Si nos invitan a entrar en una organización prestigiosa, nos hacen cumplidos, nos alaban o gustamos a otra persona, entonces se activa la alegría. Es una emoción positiva derivada de una sensación de satisfacción y triunfo, contrarresta las experiencias vitales inevitables de frustración, decepción y afecto negativo en general, facilita también la voluntad de las personas de participar en actividades sociales. En la alegría, las comisuras de los labios se ponen hacia atrás y arriba, la boca puede estar abierta o no, con o sin exposición de los dientes. El pliegue naso - labial, baja desde la nariz hasta el borde exterior por fuera de la comisura de los labios, y las mejillas están levantadas. Una alegría muy intensa provoca diversos movimientos. Se baila, se palmotea, se golpea el suelo con el pie, etc. A la vez se ríe sonoramente. Un hombre de buen humor tiende, aún sin sonreír, a retraer los extremos de la boca. La excitación del placer acelera la circulación. Los ojos se tornan más brillantes, el rostro más colorido. Según Bell, en todas las emociones alegres, las cejas, los párpados, las ventanas de la nariz y los ángulos de la boca se levantan, al contrario de lo que ocurre en las acciones deprimentes. El rostro se ensancha en la alegría y se alarga en la pena. Un antiguo proverbio dice "No inicie un negocio si no sabe como sonreír". A veces las personas sonríen sólo para facilitar la interacción social. Los etólogos encuentran que la expresión de la sonrisa en primates se usa para evitar la conducta posiblemente hostil de animales dominantes, mantener y aumentar las interacciones de carácter amistoso. Los niños pequeños tienen más probabilidades de acercarse a un extraño que sonríe, que a uno que no sonríe. La sonrisa es una muestra de bienvenida universal que parece decir, de forma no verbal, soy amistoso y me gustaría que fuéramos amigos, por lo menos durante un tiempo.
Orgullo: de todas las emociones complejas, el orgullo es tal vez la que de modo más claro se expresa, con un sentimiento de superioridad sobre otro enderezando la cabeza y el cuerpo entero. Manifiéstase alto y se hace parecer tan corpulento como es posible, por eso se dice metafóricamente: hinchado de orgullo. El pavo real, pavoneándose de un lado a otro, las plumas erizadas, es en ocasiones considerado como el emblema del orgullo. El hombre arrogante mira a los demás desde lo alto, baja los párpados, con ligeros movimientos de las ventanas de la nariz o de los labios, análogos a los descriptos anteriormente.
Admiración: parece consistir en una mezcla de sorpresa, placer y aprobación. Cuando es viva, las cejas se elevan, los ojos se abren y se tornan brillantes, mientras que en la simple sorpresa están apagados. Por último, la boca, en lugar de abrirse de par en par, se abre ligeramente y dibuja una sonrisa.
Angustia: es la emoción más negativa y aversiva. Los dos activadores principales
38

de la angustia son la separación y el fracaso. La separación, la pérdida de un ser querido por causa de muerte, divorcio, circunstancias (por ejemplo, un viaje) o una



discusión. Las personas también pueden ser separadas de un trabajo, posición o estatus que valoran. El fracaso también activa la angustia como cuando se reprueba un examen, se pierde un concurso o se sufre un rechazo amoroso. El dolor activa la angustia, como en el caso del exceso de temperatura o ruido. La angustia motiva a la persona a realizar cualquier conducta necesaria para aliviar las circunstancias que la han provocado; ante una derrota reciente, el atleta entrena para recuperar su confianza. La angustia persistente conduce a la depresión.
Resignación e Impotencia: cuando un hombre quiere indicar que no puede hacer una cosa o impedir que algo se produzca, suele alzar los dos hombros con un movimiento rápido. Al mismo tiempo, para completar la actitud, vuelve los codos hacia adentro, doblados los brazos, alza las manos abiertas volviéndolas hacia fuera y apartando los dedos, expresando así la paciencia o la ausencia de toda idea de resistencia.
Agresión: La agresión directa es un método para concretar un deseo y un acto defensivo indirecto para evitar que un deseo se arruine por un obstáculo que interfiere. El agresor quiere ganar a costa de la pérdida del otro. Los intereses de los actores se vuelven irreconciliables, y por ello se diferencia de las relaciones comerciales o amistosas en las que el ideal consiste en que cada cual gane lo justo. La agresión indirecta tiene una estructura de método defensivo. Nos defendemos de un peligro. Ciertos anfibios y ciertos reptiles que no poseen espinas que erizan ni músculos para producir este movimiento, hinchan su cuerpo inspirando aire, bajo la influencia del miedo o de la cólera. Fenómeno bien conocido en sapos y ranas.
Interés: el interés es la emoción que más presente está en el funcionamiento día a día de las personas. Los acontecimientos ambientales: el cambio, la novedad, el desafío; los pensamientos: aprender, lograr cosas y los actos de descubrimiento, inician un incremento de la actividad neuronal y activan el interés. El cambio provoca la curiosidad y produce interés, lo que a su vez invita a la persona a que explore, investigue y manipule el ambiente. El interés es lo que hace que la persona desee explorar. El interés despierta también nuestro deseo de ser creativos, de aprender y desarrollar nuestras competencias y habilidades. El interesado, presenta una cara equilibrada y mirando al frente, ojos abiertos, boca cerrada, cara relajada.
Estrés: una línea de investigación ha explorado los factores causales o estresores. Existen tres clases: Físicos: el ruido, la radiación, las toxinas y todas las demás substancias concretas que pueden ejercer algún impacto en nuestro organismo. A menos que sean muy severos, con el tiempo nos adaptarnos a la mayoría de los estresores físicos. Sociales: provienen de nuestra interacción con las demás personas o con grupos humanos de nuestro entorno, la pérdida de un ser humano, conflictos con los demás, sistemas caóticos, son estresantes para cualquier persona. Son externos y, por lo regular, están al menos parcialmente bajo nuestro control. Psicológicos: tienen lugar en el interior de nuestra psique y comprenden todas las emociones como frustración, ira, odio, celos, miedo, ansiedad, tristeza, autocompasión y sentimientos de inferioridad.
39

LOS SENTIDOS
* Un Puente entre el Instinto y el Mundo que nos Rodea
Siglos de civilización han convertido a los seres humanos en básicamente visuales y, en una medida algo menor, auditivos.
Cuando los ancestros del hombre andaban en cuatro patas, el olfato era el sentido más agudo, a la par del tacto. Al erguirse, descubrió el horizonte y perfeccionó la vista, luego el oído, jerarquizando estos sentidos y relegando al gusto, al tacto y al olfato.
Los sentidos se pueden entrenar mediante estímulos, la base es la atención y el seguimiento de técnicas psicofísicas guiadas, explica la neurofarmacóloga Otero Losada, investigadora independiente, quien trabaja en el noveno piso del Hospital de Clínicas, en el Laboratorio de Investigaciones Sensoriales dependiente del Conicet.
A fin de entrenar el gusto, se le ofrecen a una persona estímulos muy distintos (chocolates de varios sabores), en un rango que van del 1 al 10, y al día siguiente, se "achica" el rango del 1 al 3 y se le pide que discrimine más fino. Se aumenta el detalle, de manera que la diferencia entre los estímulos empieza a ser cada vez más chica. Y si al principio distinguía, por ejemplo, un décimo, al final ya discrimina un centésimo”.
El oído es uno de los más difíciles de educar, en él juega un tema mecánico de presiones del aire. Puede desarrollarse, pero enseguida el límite estará dado por las características anatómicas de ese oído.
A la vista se la puede entrenar hasta ser capaz de distinguir 200 colores, explica la diseñadora de iluminación Eli Sirlin.
El tacto no ha sido estudiado ampliamente como otros canales de comunicación. La piel es la envoltura del cuerpo, es el límite con el exterior, es sensible al calor, al frío, a la presión y al dolor. El grado de sensibilidad varía según el estado emocional del sujeto, y la zona del cuerpo de que se trate. El tacto es un elemento fundamental en las relaciones humanas, puede mostrar entusiasmo, ternura, apoyo efectivo, etc.
El olfato intriga a los investigadores desde hace siglos. Al parecer, ya Lucrecio, en "Acerca de la naturaleza de las cosas", propuso en 60 a.C. la metáfora de la llave y la cerradura para explicar cómo funcionaba el sistema olfativo.
Hasta hace 13 años, era un misterio. Durante mucho tiempo, fue el más enigmático de nuestros sentidos. Los principios básicos para reconocer y recordar alrededor de 10.000 diferentes olores no se entendían.
Los científicos norteamericanos Richard Axel y Linda B. Buck, quienes cartografiaron las inasibles rutas moleculares del olfato, ayudaron a contestar qué pasa cuando nos acercamos una flor a la nariz e inhalamos y en una serie de estudios aclararon cómo funciona nuestro sistema olfativo.
40

Axel, de 58 años, actualmente profesor de la Universidad de Columbia y Buck, de 57, investigadora del Fred Hutchinson Cancer Research Center y profesora de la Universidad de Washington, en Seattle, fueron galardonados con el Nobel de Medicina o Fisiología 2004.

En 1991, investigaban juntos en la casa de estudios neoyorquina cuando publicaron en la revista científica Cell el trabajo pionero, que hoy les vale el lauro más codiciado de la ciencia. Desarrollaron hipótesis y trabajaron en paralelo para entender el sistema olfativo, desde la organización molecular hasta la celular. Según la academia sueca, los principios generales que aplicaron al olfato podrían utilizarse también para otros sentidos.
Descubrieron una gran familia de más de mil genes diferentes (el 3% de nuestro genoma) que genera un número equivalente de tipos de receptores olfativos. Estos receptores están ubicados en una pequeña área de la parte superior del epitelio nasal y detectan las moléculas odoríferas inhaladas.

Cuando nos acercamos una flor a la nariz, las moléculas odoríferas flotan hacia el interior de la cavidad nasal y son absorbidas por cinco millones de células receptoras, que envían impulsos al bulbo olfativo del cerebro.

Estos sensores biológicos se recambian cada treinta días, a diferencia de las otras neuronas del organismo. Si el bulbo olfativo detecta algo, envía una señal al sistema límbico, zona antigua del cerebro asociada con el procesamiento de las emociones.

Ambos investigadores -que pertenecen al prestigioso Howard Hughes Medical Institute- explicaron cómo una persona puede oler una rosa en la niñez y reconocer esa fragancia muchos años más tarde o revivir recuerdos vinculados con ella.


Su cualidad de estímulo emocional es un rasgo fascinante. Algunos olores son afrodisíacos, dolorosos, o francamente repulsivos; su reconocimiento es condición vital para la supervivencia, las personas que sufren de "anosmia" se encuentran en riesgo, por no poder distinguir las sustancias inofensivas de las peligrosas.
Por el olfato un bebé recién nacido se orienta hacia su madre.Las feromonas, que juegan un papel importante en el comportamiento social y sexual de los animales, son moléculas detectadas por receptores localizados también en el epitelio nasal.
No toda sustancia tiene olor: debe ser suficientemente volátil como para liberar partículas microscópicas en el aire. Sólo ocho moléculas de una sustancia pueden desatar el impulso de una terminación nerviosa, pero cuarenta terminaciones nerviosas deben ser excitadas para que podamos oler algo.
(...) el aroma no necesita intérpretes. Su efecto es inmediato y no lo diluye el lenguaje o el pensamiento, ni necesita traducción. Un olor puede ser increíblemente nostálgico porque desencadena imágenes y emociones poderosas antes de que tengamos tiempo de editarlas”.
Diane Ackerman en A Natural History of the senses (Vintage Books, 1993).
41

PERO LOS OJOS...
Pero los ojos,

los misteriosos ojos extasiados

son risueño consuelo del espíritu:

suave ternura de contemplar la vida

y contemplar la nada,

de sentir la caricia de la luz

y la llamada audaz de la distancia.
El oído sutil,

gruta del canto azul

del viento y de la espuma,

divino caracol, rosa imperfecta,

laberinto de músicas ingénitas,

sorprendido por el ritmo de las alas y las hojas:

delgadas cuerdas de arpas misteriosas

que tañe el viento de las manos largas.
El olfato ¡enigma! ,

dócil al arte por el hombre creado,

penetra por caminos infinitos, silenciosos,

atento al mensaje de la tierra recóndito

y al perfume de las estrellas ácidas

de las noches de insomnio.
El paladar descubre entre sabores varios

el temor de la muerte... Porque la muerte

es el sabor primero de las cosas

que dan placer al hombre y sus instintos.

Sabor de tierra y sombra amarga

que el hombre ignoto logra superar

con la expresión feliz de la belleza

confundida con Dios en tres caminos,

Poder, Sabiduría y Dolor.
El tacto

aísla el misterioso ser naturaleza

de las cosas sensibles o inertes

y luego en soledad, lo une a todas

por el gozo y el dolor inevitables.

Y todos son leticia del espíritu

ante el olvido de la muerte del cuerpo

que no sabe qué cosa es el morir,

porque la muerte no es sino el reflejo

del sagrado reposo de un Dios ante recuerdos.
Fernando Paz Castillo
42

* Las Bases de la Percepción
Oliver Sacks, neurólogo y escritor, organizó una expedición científica a un atolón del Pacífico llamado Pingelap, donde buena parte de la población es acrómata, no distingue los colores. Alguien del equipo le preguntó a un habitante cómo hacía para diferenciar los plátanos amarillos de los verdes. El hombre buscó una planta, tomó un fruto y se lo ofreció. Estaba sabroso. Después le dijo: "No juzgamos sólo por el color. Miramos, palpamos, olemos, saboreamos, tomamos todo en consideración. ¡En cambio tú sólo consideras el color!".
Durante siglos los científicos investigaron de qué manera el ser humano adquiere el conocimiento del mundo que lo rodea o ambiente externo y de su interior o ambiente interno.
Los procesos sensoperceptivos, son hoy en día los temas fundamentales de la investigación: el estudio comparativo del estímulo sensorial -la energía que detectan los sentidos-, las características morfológicas de los órganos sensoriales, las experiencias subjetivas que surgen de la activación específica de los órganos sensores, las técnicas de modificación de la energía según requerimientos y necesidades humanas y finalmente, los alcances y los límites del conocimiento del mundo que nos rodea.
Esta disciplina, llamada antiguamente Gnoseología o Teoría del Conocimiento, hoy tiene diferentes denominaciones: Ciencia de los Sentidos, Comunicación Sensorial o Psicofísica Sensorial”. Miguelina Guirao

(investigadora del CONICET).


El estudio multidisciplinario de los sentidos, considerados sistemas sensoriales, quedaría ya plenamente justificado por su contribución al avance del conocimiento y a la unificación temática de datos experimentales e ideas de diferentes disciplinas.
Algunos ejemplos de los problemas prácticos que motivaron la labor experimental son: el estudio de las alteraciones del campo visual (neurólogos); el diseño de salas acústicas (arquitectos); el perfeccionamiento de los medios de telecomunicación (ingenieros); el conocimiento de la estructura molecular de las sustancias odoríferas (bioquímicos); el mejoramiento del sabor y la apariencia de los alimentos (técnicos de la alimentación); la determinación de las condiciones límite impuestas por el ambiente mecánico sobre el organismo humano (pilotos de aviación y astronautas).
Un sistema sensorial es la organización funcional, de estructuras y funciones, mediante la cual un organismo recibe y procesa información del ambiente interno o externo.
En cada sistema sensorial se dan diferentes procesos básicos destinados a asegurar la recepción óptima de información, operando como transmisor y traductor, cambiando un tipo de energía en otro, manteniendo el mismo mensaje.
43

Las estructuras accesorias protegen a los órganos receptores y facilitan el enfoque y localización del estímulo.


Las células sensoriales reaccionan de maneras diferentes a los diversos modos de

presentación del estímulo.Cada mensaje transmitido a lo largo de las fibras



nerviosas, utiliza dos tipos de códigos, uno temporal y otro espacial. Las células receptoras, pierden sensibilidad al ser constantemente estimuladas, esta adaptación les permite seleccionar el tipo de información que interesa al organismo y un control eferente, actúa sobre los receptores facilitando la regulación y el mantenimiento de un nivel óptimo de estimulación.
La corteza cerebral tiene una inmensa plasticidad de funciones, y algunas de sus partes tienen la capacidad de suplir a otras. 
Algunos sensores que son fácilmente identificables: visuales, auditivos, químicos (gusto y olfato) y táctiles; otros son conocidos tan sólo por especialistas: los que detectan la composición química, la presión y la temperatura de la sangre, o los que detectan las alteraciones mecánicas a las que se ve sometido el cuerpo humano. 
El órgano receptor y el sistema nervioso central constituyen las estructuras básicas del sistema sensorial. La distinción entre órgano receptor y sistema nervioso central se efectúa para facilitar su estudio, sin embargo tienen en casi todos los casos el mismo origen embriológico; en la mayoría de los casos el órgano receptor no sólo funciona como receptor del estímulo, sino también como filtro y como analizador. La retina y el bulbo olfatorio, son partes del sistema nervioso que se proyectan hacia el exterior, ambos con fina capacidad de análisis.
Los sistemas sensoriales operan también como transformadores, dispositivos que modifican un mismo tipo de energía. Conforme se va transformando la señal de una energía a otra, se va cambiando de código, pero el mensaje se conserva intacto. Cada secuencia de transformación posee su propio código, hasta el momento en que la célula sensorial convierte la señal en un código neuronal; a partir de entonces todos los canales sensoriales transmiten información de acuerdo a códigos similares.

 

En todos los mecanismos sensoriales intervienen procesos químicos. Sin embargo, se reserva la denominación de “sentidos químicos” para el olfato y el gusto. Ambos sistemas tienen un papel fundamental en la conducta humana y animal. La ingestión de alimentos, la reproducción, la comunicación, la agresión y la defensa están regulados por el olfato y por el gusto. El sistema olfatorio interviene en la búsqueda de la pareja sexual en muchas especies, función muy disminuída en el hombre. Desde el punto de vista filogenético, los sentidos químicos pueden considerarse como los sistemas sensoriales más antiguos.


Las hormonas segregadas en el ambiente interno por medio de las glándulas endócrinas, son sustancias químicas que transportadas por todo el cuerpo, coordinan el metabolismo de varios órganos, regulando químicamente las actividades de éstos y las propiedades del ambiente interno.
44

Ciertas especies animales, cuentan además con otros poderosos medios de comunicación química entre individuos de la misma especie: las feromonas. Segregadas al ambiente externo por glándulas exócrinas, estas sustancias químicas son también vehículo de producción de efectos fisiológicos de corto y largo plazo, articulando la complicada maquinaria de especies sociales, particularmente en los insectos.  


Las hormigas cuando se accidentan o son molestadas segregan sustancias volátiles, provenientes de glándulas localizadas en la cabeza, que prontamente se difunden en todas direcciones. Si la sustancia está presente en poca concentración, atrae a las hormigas al área en donde se halla la que está en peligro. Si está en alta concentración, a medida que se acerca a la víctima provoca reacciones de alarma.
Los sensores olfatorios están colocados a la entrada del sistema respiratorio, controlando la calidad del aire que respiramos. Cualquier indicio de sustancias nocivas será transmitido al sistema nervioso a fin de iniciar reacciones de alarma, bloqueo o expulsión mediante el estornudo.
La capacidad de discriminación olorosa cambia por completo de una especie animal a otra. El hombre es microsmático, es decir, tiene una sensibilidad relativamente pobre respecto de algunos animales y por eso suele valerse de ellos para localizar fuentes olorosas.
Tanto el hombre como muchos animales domésticos producen emanaciones olorosas que rodean su cuerpo como una nube invisible. Esas emanaciones son específicas para cada especie y cada individuo.
Así como un mismo sonido puede representar una maravillosa melodía para algunos y una forma de tortura para otros, la percepción del olor puede ser más o menos agradable según los gustos personales, las culturas y los niveles socioeconómicos a que un individuo pertenece.
Las sensaciones olfatorias y gustativas a menudo van acompañadas de un componente afectivo. El aroma de una flor, la emanación de las aguas servidas, el olor de una comida, de un perfume o de la transpiración, incitan reacciones positivas o negativas que pesan mucho sobre el sentimiento o las emociones de las personas.  
El sistema olfatorio está vinculado a importantes funciones vegetativas. Por eso no es de extrañar, que encontremos una rica variedad de reflejos iniciados en las fosas nasales, tanto por sus receptores especialmente olfatorios como por sus componentes trigeminales. Estos reflejos se producen en circuitos que a veces son muy complejos y llegan al sistema neurovegetativo. Los reflejos nasales se clasifican en cuatro categorías principales:

intranasales, nasorrespiratorios, nasocirculatorios y olfatodigestivos.
Reflejos intranasales: los vasomotores, con una función defensiva o autorreguladora, los secretorios, destinados a aumentar o disminuir la secreción
45

serosa y los motores del ala de la nariz, sincronizados con los movimientos respiratorios.


Reflejos nasorrespiratorios: el nasoglótico, consiste en el cierre espástico de la

glotis por irritación química de la mucosa nasal; el nasoestornutatorio, provoca el estornudo; el nasobronquial, provoca espasmo bronquial por irritación olfatoria y el nasorrespiratorio propiamente dicho, que actúa sobre la función respiratoria.


Reflejos nasocirculatorios: entre los que se encuentran el reflejo nasocardíaco; que provoca palpitaciones, taquicardia o bradicardia y síncope; el nasovascular que provoca vasoconstricción periférica, y el nasopresivo, que produce cambios en la presión arterial, todos provocados por irritación nasal violenta.
Reflejos olfatodigestivos: el reflejo nasosalival determina la secreción salival tras la estimulación olfatoria, principalmente de tipo alimenticio, y los olfatonutritivo y olfatogástrico, que producen trastornos de la digestión por la estimulación irritante de las fosas nasales. 
El estudio de las vías respiratorias es muy difícil, debido a su situación y a las dificultades técnicas que supone la estimulación específica a lo largo de este complejo circuito. El rinencéfalo, que es una parte del sistema nervioso central, tiene funciones específicamente olfatorias; desde el punto de vista evolutivo, es muy antiguo. Aparece ya en especies muy inferiores y se desarrolla muy temprano en el embrión. El rinencéfalo comprende el bulbo, el tracto olfatorio y el lóbulo límbico.  

En el bulbo olfatorio humano los glomérulos reciben fibras del epitelio olfatorio:

los haces nerviosos, que reúnen las fibras provenientes del epitelio, después de atravesar la lámina cribosa del etmoides, entran inmediatamente al bulbo olfatorio, primera sinapsis en la superficie del bulbo, siendo recibidos por formaciones llamadas glomérulos.
En esta compleja red nerviosa se encuentran también las células mitrales, las cuales mandan sus dendritas a los glomérulos, mientras su cuerpo permanece en el bulbo olfatorio; algunos de los axones de estas células forman el tracto olfatorio. A su vez, algunas células mitrales se conectan con las células empenachadas, y los axones de estas últimas cierran el circuito, volviendo a entrar en los glomérulos. Se forma así un circuito cerrado que parece cumplir una función de amplificación del mensaje nervioso, para hacer óptimo el nivel de la sensibilidad olfatoria.
Las regiones del cerebro con funciones estrictamente olfatorias están localizadas en la terminación del tracto olfatorio. Los núcleos más importantes son :




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad