La farmacodependencia constituye un problema de salud pública y es a no dudar, uno de los hitos que identifica las transiciones de la sociedad contemporánea que vivimos



Descargar 466 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño466 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8

  1. INTRODUCCIÓN

El problema del uso indebido de alcohol y drogas en esta etapa de transición milenaria se diferencia del consumo que por siglos ha tenido la humanidad, en que la sociedad actual esta marcada por las dimensiones globales, “…como resultado de una serie de procesos complejos cuyas raíces las encontramos en lo económico, político y en lo social, pero también en la transculturación, en las motivaciones más íntimas de los individuos, y en las formas de integración que se dan entre los distintos grupos de población en proceso de globalización, representa uno de los fenómenos más graves de los últimos tiempos, ya que afecta a niños y jóvenes de todas las edades y clases sociales.1
“La farmacodependencia constituye un problema de salud pública y es a no dudar, uno de los hitos que identifica las transiciones de la sociedad contemporánea que vivimos.” Frenk (2002)2 “Incluso se ha llegado a designar este problema como la ‘epidemia de los tiempos modernos`, dada su extensión y universalidad, que desafía los sistemas de seguridad y salud pública de todo el mundo” (Kumate, 2000)3
Un agravante más a esta compleja realidad, es la división que las sociedades han adoptado para el uso de las drogas en “lícitas e ilícitas”, con criterios más bien políticos y económicos que de salud pública. El reconocimiento de esta clasificación por los diferentes estamentos de la sociedad, tácitamente establece la permisibilidad del consumo de substancias adictivas, muy ligadas a las culturas diversas como el alcohol y el cigarrillo y que por otro lado, dadas las insaciables necesidades del mercado, se destacan en la comunicación masiva, como substancias positivas asociadas al poder y al éxito.
Esta dinámica social también se encuentra en forma cada vez más grave en nuestro país. En las grandes ciudades como Guayaquil, principal puerto del Ecuador, la problemática de alguna manera se ha evidenciado por medio de algunos estudios realizados en poblaciones específicas como las encuestas a estudiantes, sin embargo no se encuentran disponibles estudios sobre las características del consumo de drogas en los diferentes sectores de la ciudad. Tampoco se han encontrado trabajos publicados sobre la percepción social de este fenómeno.
La universidad de Guayaquil, Escuela de Enfermería, cuenta con algunos estudios de caso relacionados con el consumo de alcohol, con niños, padres de familia y maestros en determinadas escuelas de la ciudad, violencia asociada al consumo de dagas en estudiantes universitarios, así como estudios de percepciones de riesgo de consumo de drogas por niños de 5 a 14 años que tienen las mujeres cuidadoras del hogar, los maestros de escuelas públicas y personal del equipo de salud de la ciudadela Martha de Roldós, estudios focalizados que constituyen aportes para futuras intervenciones en localidades concretas.
Para lograr éxito en la lucha contra el problema de las drogas es necesaria la participación consciente y decidida de todas las instancias que constituyen la ciudad. Esto es, desde sus autoridades, las diversas instituciones y actores sociales que al vivir de cerca el problema, tienen mayor acceso a las soluciones inmediatas, mediatas y a largo plazo.
Para el efecto es necesario partir desde un conocimiento básico sobre la, problemática local en relación al fenómeno de las drogas, como el control de la oferta, control de la demanda, patrones de consumo y factores de riesgo desde las percepciones de actores sociales relevantes por un lado y por otro, tener una aproximación sobre los recursos disponibles o potenciales con los que podría contar la ciudad, básicamente del Cabildo Porteño y de otras instancias sociales comprometidas por ley unas y por conciencia ciudadana otras.
Es así que se ha construido un Diagnóstico Situacional sobre el problema de las drogas lícitas e ilícitas en la ciudad de Guayaquil, que se espera aporte con elementos básicos para la formulación de un plan estratégico cantonal.
Por tratarse de un estudio descriptivo de rápida aplicación, es necesario tener presente que el conocimiento sobre esta problemática de la ciudad recién se inicia y que son necesarias investigaciones cuantitativas y cualitativas que profundicen aspectos específicos sobre el problema de las drogas.
Por otro lado, es necesario monitorear y evaluar el proceso ciudadano de lucha contra las drogas en la perspectiva de construir redes de participación organizada de la comunidad, que potencien los flujos de contacto local centrados en la problemática y que canalicen las acciones y los recursos de la ciudad, del estado y de apoyos externos para este fin.
2. ANTECEDENTES

Dado el crecimiento alarmante del fenómeno de las drogas en el mundo y especialmente en América Latina, considerada como una de las proveedoras más grandes del orbe y de la respuesta modesta a las políticas y estrategias implementadas, básicamente en el área andina, en el marco global de cooperación, varios organismos internacionales como la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) del Ministerio de Asuntos Exteriores y la Delegación del Gobierno Español del Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio del Interior, la Comisión Interamericana para el Control de Abuso de Drogas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Gobierno español deciden adoptar otro tipo de estrategias, para lo cual proponen el Proyecto de Descentralización de las políticas de Drogas en los Países Andinos, con el objetivo de impulsar acciones locales dentro del campo del control de la demanda.


Este proyecto busca aproximar a los ciudadanos al proceso de toma de decisiones, planificación y ejecución de las políticas sobre drogas, que generalmente se ha quedado en los niveles de la administración central del Estado, bajo la consideración que los gobiernos municipales se encuentran en una posición mucha más cercana a la comunidad y conocen más a profundidad las problemáticas específicas que preocupan a cada ciudad.4
Por otro lado considera imprescindible el Fortalecimiento Institucional de las Comisiones Nacionales de Drogas financiado por AECI desde 1999, para llevar a feliz término la descentralización de las políticas sobre drogas en el ámbito del control de la demanda, mediante el traspaso de las competencias en los ámbitos de la prevención, tratamiento y reinserción social a los Municipios del país.
Se espera que los gobiernos municipales consoliden una infraestructura técnica y operativa encargada de diseñar, ejecutar y evaluar programas para el control del consumo de drogas lícitas e ilícitas, con la asesoría del Consejo Nacional de Control de Sustancias Psicotrópicas y Estupefacientes (CONSEP), quien a su vez se constituye en la contraparte nacional para el Proyecto de Descentralización de las políticas sobre Drogas en los países andinos.
Este proyecto encaja dentro de las políticas respecto al fenómeno de las drogas, en el Plan Nacional de Prevención, Desarrollo Alternativo Preventivo y Control de Droga 2004 – 2008 y en las recomendaciones del Mecanismo de Evaluación Multilateral (MEM) para el Ecuador (segunda y tercera ronda).
Cabe destacar que el Observatorio Ecuatoriano de Drogas (OED) es la instancia del CONSEP responsable de generar conocimiento sobre la problemática de las drogas a través de estudios cuantitativos y cualitativos. En este proyecto es la instancia encargada de la propuesta metodológica, cuyo antecedente son los diagnósticos situacionales de las ciudades seleccionadas, entre ellas Guayaquil.


3. OBJETIVOS

3. 1. Objetivo General:

Establecer un diagnostico situacional referente al problema de las drogas en la ciudad de Guayaquil, para que desde el M. I. Municipio, se diseñen políticas, estrategias y un plan multisectorial de prevención específica para la ciudad, que permita controlar el consumo en los diferentes estratos sociales y sectores poblacionales.

3. 2. Objetivos Específicos:

  • Establecer la opinión y percepción sobre el consumo de drogas de diferentes actores claves de la ciudad a partir de la utilización de una metodología cualitativa.

  • Identificar los factores de riesgo para el consumo de drogas percibidos por diferentes actores sociales relacionados con la oferta y con la demanda.

  • Identificar los principales patrones de consumo de drogas legales e ilegales en diferentes redes de usuarios de la ciudad, que permitan explicar las características del consumo de estas sustancias en la ciudad de Guayaquil.

  • Analizar las características generales del Municipio de la ciudad de Guayaquil respecto a las áreas de salud, educación, deporte y las relacionadas con prevención, tratamiento, reinserción social e investigación del consumo de drogas.



  1. MARCO CONCEPTUAL DE REFERENCIA

    1. DROGA Y DROGODEPENDENCIA

Drogodependencia (OMS 2000) “estado de intoxicación periódica o crónica producida por el consumo repetido de una droga natural o sintetizada y caracterizado por: 1) deseo dominante para continuar tomando la droga y obtenerla por cualquier medio, 2) tendencia a incrementar la dosis, 3) dependencia física y generalmente psíquica, con síndrome de abstinencia por retirada de la droga, y 4) efectos nocivos para el individuo y para la sociedad”.
Las drogas se han clasificado en distintas categorías. Una de la más utilizadas es la de Shuckit (2000)5, que las agrupa en depresoras del SNC (por ejemplo, alcohol) y estimulantes o simpatomiméticos del SNC. Según la óptica social HOURMILOUGUE (2001)6 clasifica las drogas en: Socialmente aceptadas: Son las sustancias cuyo uso ha sido aceptado a nivel social y que sin embargo se incluyen en la definición de la OMS  como: Te, Café, Chocolate, Algunas bebidas gaseosas, Tabaco, Alcohol.

Intermedias: Todos los medicamentos, desde Aspirina  (Venta libre) hasta   (Receta)  Psicotrópicos, Sedantes, y Barbitúricos.

Ilegales: Generalmente, cuando alguien dice "drogas" se refiere a este grupo: Marihuana, Cocaína, Heroína, LSD, Hachís, Éxtasis, Cucumelo

Otro tipo de productos: Son los productos que habiendo sido fabricados para un fin se los utiliza para otro como Pegamentos, Solventes
4.2. MODELOS EXPLICATIVOS DEL FENÓMENO DE LAS DROGAS

      1. MODELOS TRADICIONALES PARA LA COMPRENSIÓN DEL FENÓMENO DEL USO INDEBIDO DE DROGAS.

  • El MODELO ÉTICO JURÍDICO considera a la droga como un agente activo. La finalidad es alejar la sustancia de la población para lo cual legisla dando importancia a los mecanismos de control. Minimiza los otros elementos del sistema, siendo habitual que considere al consumidor de drogas como un "delincuente". Como ejemplo, se pueden citar diferentes medidas encaminadas a controlar el expendio de psicofármacos, como, recetas especiales, controles de documentación en farmacias, etc.




  • El MODELO MEDICO SANITARIO basado en el enfoque médico considera al fenómeno del U.I.D. una "enfermedad contagiosa" similar a una epidemia, donde el consumidor es el huésped y a veces el agente transmisor. El sujeto se presenta como pasivo frente al fenómeno. El medio ambiente aparece como contaminado y el consumidor es considerado un sujeto vulnerable que se ha infectado. Este enfoque también es llamado ecológico. En algunos países, quienes se adhieren a este modelo frecuentemente hablan del "flagelo", de las "víctimas" de las drogas y consideran al consumidor como un "enfermo" a quien curar o como un contaminante de los sanos a quien aislar.




  • El MODELO PSICO SOCIAL. En él, el individuo es considerado un agente activo, pero minimizando el papel de la droga. Se centra en los aspectos psicoafectivos. Históricamente ha estudiado los comportamientos valores y actitudes así como las causas personales y motivaciones para el uso, cayendo a veces en un determinismo psicológico. El contexto interesa solo en lo inmediato al sujeto, por ejemplo los grupos de pertenencia o la familia.

  • El MODELO SOCIO CULTURAL prioriza el contexto en cuanto a sus factores culturales y a la sociedad como entorno socioeconómico. Coloca los factores fuera del alcance del sujeto en cuanto individualidad, el consumidor es presentado como víctima del sistema o como desviado social, descuidando la capacidad de elección de la persona. Este modelo incorpora lo económico pero no desde una perspectiva estructural macroeconómica, sino simplemente teniendo en cuenta el impacto de lo económico en una clase social. Actualmente desde esta perspectiva se esta trabajando con los aspectos sociales del llamado enfoque de riesgo que estudia los factores de riesgo y protección frente al uso indebido de drogas sean estas legales o ilegales.7




      1. UN MODELO INTEGRACIONAL

La propuesta de un enfoque integracional global, de carácter sistémico, donde producción, tráfico y consumo formen parte de un mismo problema y en el que se amplíen los actores tradicionales del sistema droga, persona y medio, en sus tendencias hacia la oferta o hacia la demanda, permite atribuir a cada actor factores de riesgo y de protección diferentes y específicos. Estos actores interactuantes se integran a un contexto amplio donde entran en juego factores regionales o subregionales de tipo geográficos, políticos, económicos, militares, etc. En una suerte de suprasistema complejo.
Desde este enfoque, la droga es considerada como una mercancía con un valor de intercambio que sigue las reglas del mercado y genera una relación social. En este sentido, no es necesario hacer distingos entre las drogas lícitas e ilícitas, ya que estas últimas configuran una parte del problema, pero no lo representan ni lo explican en su totalidad. La persona es interpretada como un actor social que se integra al polo de la oferta (productor, traficante) o de la demanda (consumidor). El medio social y ambiental, no es solo la familia, la escuela, el trabajo o los grupos de pertenencia. Incluye a la comunidad toda y el sistema ecológico en el que se encuentran las poblaciones consideradas.
Cualquier intento de comprensión de este importante problema, requiere, además, de la consideración del contexto (suprasistema global) ya que las condiciones imperantes en la región en las últimas décadas, han generado cambios importantes en los patrones de consumo que responden más a las difíciles y, a veces, criticas circunstancias sociales y económicas que a las tradiciones culturales y costumbres. Esto es particularmente evidente cuando se estudia el consumo del alcohol por parte de niños y jóvenes en América Latina. Si bien algo se ha avanzado, fundamentalmente en el campo del tratamiento y la rehabilitación de los abusadores de drogas, y mientras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales trabajan intensamente en el desarrollo de programas y metodologías de educación preventiva, es recién a partir de la aprobación de la Estrategia Antidrogas en el Hemisferio de la CICAD (1996) que se ha dado inicio a la elaboración de esfuerzos conjuntos en las Américas para intentar establecer modelos y metodologías apropiadas para la prevención primaria. (Forselledo 2002)8

4.3. PREVENCIÓN:

El concepto de prevención ha cambiado durante esta última década. En sus inicios la prevención era considerada como un acto de información y realización de campañas de sensibilización, mientras que en la actualidad el marco preventivo se concibe dentro de una concepción más holística. Cada vez más los programas preventivos se preocupan por especificar objetivos, desarrollar contenidos, y definir indicadores de evaluación.


Existen cuatro enfoques estratégicos para la prevención: los que deben ser tomados en cuenta de acuerdo a las características de la población y del problema, a las posibilidades individuales e institucionales para aplicarlos.
Uno de ellos pone énfasis en la represión, los argumentos éticos y el temor, otro prioriza la información acerca de los efectos de las sustancias para que cada persona pueda tomar una decisión responsable en cada caso. El que se centra en la educación integral, fortaleciendo las habilidades para la vida y la resistencia a las presiones sociales, promoviendo estilos saludables de vida y la ocupación creativa y positiva del tiempo libre y finalmente el que recurre a la movilización de la comunidad y el recurso de las estructuras sociales de soporte.
La prevención debería enfocar sus esfuerzos a aumentar la percepción de riesgo, no obstante, lo contrario también habría de darse, es decir, cuando la percepción de riesgo fuese superior al riesgo objetivo, los esfuerzos deben dirigirse a disminuirla, pues de lo contrario, no se estaría trabajando en base a la evidencia, sino en base a otras cuestiones de muy distinta índole
4.3.1. Tipos de prevención

4.3.1.1. Prevención primaria: se entiende como toda acción destinada al mejoramiento de la calidad de vida y promoción de ambientes saludables. Esto supone, a escala general, mejorar las condiciones de vida hacia la búsqueda de un estado óptimo de salud, y específicamente, anticiparse a situaciones que puedan ser factores de riesgo y actuar potenciando los factores protectores del consumo de drogas.


        1. Prevención secundaria: Su acción se basa en evitar el consumo

problemático de drogas, por lo que actúa cuando ya se han producido los primeros contactos con ella, es decir, trabaja con población que es consumidora esporádica o frecuente. Sus objetivos están asociados a la prevención del consumo indebido (prevención del abuso de drogas lícitas y uso de drogas ilícitas) y la detección temprana de los consumidores iniciales. La prevención secundaria está relacionada específicamente con la realidad del consumo.



        1. Prevención terciaria: Se relaciona directamente con modalidades de

tratamiento y rehabilitación, dado que trabaja con población que es consumidora permanente y que abusa del consumo de drogas, por lo que busca evitar que la situación empeore, así como disminuir las secuelas o daños asociados a la dependencia.
Es importante destacar la importancia que tiene para la rehabilitación el proyecto de vida de la persona dependiente, el apoyo de la familia y también de un ambiente de trabajo que pueda ofrecerle la reinserción una vez rehabilitada.


4.4. FACTORES DE PROTECCIÓN Y DE RIESGO

4.4.1. Factores de protección: son aquellos ”... factores interpersonales, sociales, de influencia ambiental e individual, que están presentes en los ambientes en los que los niños y adolescentes se desenvuelven como escuela, trabajo, comunidad y que “eliminan”, disminuyen o neutralizan el riesgo de que un individuo tenga estilos de vida negativos (uso de substancias, adicciones, actos antisociales y violentos, etc.)
Según CONACE(2003) Factores protectores son elementos que, en constante interacción, pueden contribuir a reducir las probabilidades de que aparezcan problemas relacionados con las drogas, apoyando el desarrollo del individuo, dado que sirven como amortiguadores o moderadores de los factores de riesgo.9
4.4.2. Factores de riesgo son aquellos factores interpersonales, sociales, de influencia ambiental o individual presentes en el medio en el que los niños o adolescentes desarrollan sus vidas aumentando la probabilidad de que un individuo, active estilos de vida negativos”10 como el uso de sustancias, adicciones, actos antisociales, ciclos de violencia, etc.”

Deben considerarse los factores de riesgo ambientales como:



  • La deprivación social: Las comunidades con un alto grado de deprivación social y económica en las que la delincuencia forma parte de la vida diaria, son consideradas zonas de actuación prioritaria. El riesgo tanto de consumo de drogas como de conductas delictivas es en ellas mucho mayor. Pero no hay que confundir deprivación social con pobreza. De hecho algunos estudios muestran como la disponibilidad económica se asocia al consumo.

  • La desorganización comunitaria: Son zonas de alto riesgo, y por lo tanto de actuación preferente, aquellas en las que la comunidad aparece desorganizada, aquellas en las que los lazos comunitarios son escasos o débiles. Parece ser que estas comunidades al haber pocas posibilidades de crear lazos sociales, los proceso de socialización son inefectivos.

  • La disponibilidad y accesibilidad de las substancias: A mayor disponibilidad de sustancias mayor consumo. Este es un hecho incuestionable y demostrado en numerosos estudios, válido tanto para sustancias legales como prohibidas.

  • La percepción social del riesgo: “Cuanto más baja es la percepción del riesgo por el uso de sustancias más se extiende su consumo”11

  • La movilidad de la población: Aquellas comunidades con altos índices de movilidad son de alto riesgo, pero este factor se refiere también a otro aspecto: los momentos de movilidad son de especial vulnerabilidad. O solo los cambios de residencia, también los cambios de colegio son momentos de riesgo.

  • Las normas y leyes de la comunidad: “Una gran cantidad de investigaciones ponen en evidencia que, cuando éstas son contrarias al uso de drogas, actúan como factores de protección.”12 Cuando las normas no existen, o incluso no están claras, el riesgo de abuso se incrementa.


4.4.3. Percepción de riesgo: “La percepción del riesgo hace al sujeto tomar una decisión, para conducirse de una manera determinada, a partir de la ponderación de diversos aspectos intrapersonales y ambientales a favor o en contra de la misma” (Kumate, 2002)13. La percepción del riesgo se establece desde las decisiones razonadas del individuo para actuar o no. La gente tiende a ser particularmente resistente a la idea de que se encuentra en riesgo frente a un peligro y más bien se induce a pensar que el peligro no es una amenaza verdadera, aunque afecte a personas conocidas, porque la percepción y la aceptación de un riesgo tienen sus raíces en factores sociales y culturales.
Los individuos que se sienten seguros y aquellos cuyas actitudes reflejan algún grado de conocimiento sobre el riesgo, experimentan menos obstáculos para modificar su ambiente que los que responden con actitudes de defensa.
Es fundamental que la sociedad organizada, la comunidad y las familias conjuntamente con los servicios de salud, se identifiquen con la problemática, multiplicando esfuerzos, no solo para sumarlos en tareas de promoción, prevención, tratamiento y reinserción social, sino también para estimular la investigación y apoyar la aplicación de la normatividad social y de salud.
4.5. CIUDADES PREVENTIVAS

La globalización incorpora elementos de diversa índole que impactan en el ámbito local (municipio, barrio, familia): desde la mundialización del consumismo y de los nuevos valores que incorpora totalitariamente la tecnociencia y como otro ejemplo el narcotráfico como red que abarca desde los centros de producción hasta los vendedores barriales y los paraísos fiscales del lavado de dinero.


La respuesta de las ciudades ante estas amenazas necesita de una fuerte acción local con sus distintas redes de influencia: escolares, organizaciones comunitarias, iglesias, sindicatos, medios de comunicación, universidades y de la red de familias.
La complejidad de la problemática de las adicciones es tan grande, que interconecta y retroalimenta problemas de orden social y cultural de las poblaciones. En estas circunstancias la visión reduccionista de abordar el problema de las drogas desde diferentes puntos de vista parciales, sea el lavado, el tráfico, el consumo, el tratamiento, la prevención etc. lleva a un desgaste de esfuerzos, recursos y termina aniquilando las buenas intenciones de los actores sociales que enfrentan el problema.
Por otro lado es menester recordar que vivimos en una sociedad de la incertidumbre y del riesgo que se debe transformar a través del trabajo social en una sociedad de protección (especialmente de los grupos vulnerables y de mayor riesgo), de lo contrario se puede transformar en una sociedad peligrosa. Para el efecto se requiere de una política pública definida, articulada y socializada, con el fin de generar una malla de apoyo social a grupos desfavorecidos y excluidos que abarca fundamentalmente a los jóvenes y a la tercera edad. Igualmente “... se debe articular cada acción de un organismo público con el resto del aparato público ya que los problemas atraviesan toda la realidad y son transversales.”14
4.5.1. La ciudad preventiva necesita:

4.5.1.1. Una política pública que fomente la articulación de sectores de la administración, loa grupos técnicos de cada localidad y las distintas organizaciones y líderes de la comunidad.
4.5.1.2. Apuntar al reforzamiento del capital social de una comunidad y de su capital humano. El capital social constituido por las normas, valores e ideales compartidos forma parte del complejo cultural que preside el desarrollo de una persona, genera el arte de la asociación, es decir, de la capacidad de los individuos de trabajar junto a otros grupos u organizaciones para alcanzar objetivos comunes.
4.5.1.3. Acciones necesarias para enfrentar la complejidad y a la vez aliarse las fuerzas positivas de la comunidad para lograr un desarrollo social:

  • Generar un modelo cooperativo-organizacional o institucional horizontal diseñado para manejar la complejidad.

  • Articular intervenciones comunitarias que permitan la socialización de la información y la formación a distintos actores comunitarios para llegar a la base del sistema social.

  • Respuesta global a un problema que tiene aristas políticas, culturales, legales.

  • La realidad compleja requiere hacer inteligibles los lenguajes de acuerdo a cada escenario social y en función de los actores sociales que van a intervenir. El lenguaje se puede convertir en un facilitador o en un bloqueador de la acción.

  • Capacitación e intervención comunitarias para conformar o reactivar las redes

  • Aprender a leer la realidad contextualmente a la vez potenciar lo local.

  • La cultura como transmisión de valores, pertenencias, referencias, identidades es el verdadero motor del cambio comunitario.

  • El gestor social es tal en la medida que consiga construir un equipo de trabajo con una visión compartida y una misión que le permita alcanzar objetivos dentro de un planteamiento estratégico.


5. METODOLOGÍA

    1. Se realizó un estudio descriptivo, cualitativo para establecer un diagnóstico situacional sobre el consumo de drogas en la ciudad de Guayaquil, con el fin de obtener una visión general sobre el fenómeno de las drogas desde la percepción de actores relacionados de una manera u otra con la problemática desde su experiencia profesional, académica, personal y desde una perspectiva comunitaria como líderes o representantes de grupos específicos.

Se trató de construir la realidad desde la perspectiva de los diferentes actores sociales considerados representativos de grupos sociales, entrar en su mundo de sentido y “mirar” el fenómeno de las drogas desde su punto de vista, creencias y comportamientos. Esta forma de aproximación permitirá a los tomadores de decisiones, comprender la apreciación del problema por parte de las personas que serán las beneficiarias o que participarán en la implementación y ejecución de programas.




    1. Zona de Estudio: Guayaquil (nombre del jefe indígena Guaya y su esposa, Quila), ciudad costera situada al oeste de Ecuador, capital de la provincia de Guayas llamada la Perla del Pacifico. Cuenta con 14 parroquias urbanas y 5 parroquias rurales. Su población es de aproximadamente 50.498 hab.



    1. Población específica: La muestra los informantes para el levantamiento de la información no es estadísticamente representativa por tratarse de un estudio cualitativo. Se pretende tener una aproximación al mundo de grupos sociales, que facilite una intervención lo más cercana a la población, tomando en cuenta sus creencias y saberes. La selección de los informantes clave fue realizada con los siguientes criterios:




      1. Informantes calificados respecto a la información sobre el control de la oferta de drogas y sobre el control de la demanda (profesionales de prevención y tratamiento, jueces, fiscales, policía).




      1. Informantes de acuerdo a ubicación socio económica calificada como media alta, media, media baja y popular. Respecto a la ubicación geosocial de la ciudad, se consideró áreas urbano marginales, urbanomarginales consolidadas (Guasmo y Batallón del suburbio), barrios de la Junta de la Vivienda, que alberga a clase media de recursos limitados y en su mayoría procedentes de áreas rurales o de otras provincias; y barrios de constructoras particulares considerados de clase media (profesionales independientes, comerciantes, servidores públicos calificados).




      1. Informantes representativos de organizaciones sociales (barriales, iglesia, ONG`s). Académicos, investigadores y comunicadores sociales.

TABLA Nº 1

INFORMANTES DIAGNOSTICO SITUACIONAL DROGAS

GUAYAQUIL MARZO – MAYO 2006

ÁREA

ACTORES



Control oferta

Policía antinarcóticos, jueces, fiscales, FFAA

8

Control demanda

Profesionales: prevención y tratamiento

8

Recursos para la intervención

Funcionarios en áreas de salud, educación bienestar social, Municipio.

10

Comunidad

Lideres barriales, juveniles, religiosos, comunitarios

16

Otros actores

Académicos, investigadores, comunicadores

8

Consumidores

Consumidores en tratamiento y sin tratamiento

10

Funcionarios institucionales

Ex subsecretario de Educación.

Coordinadora de prevención del consumo de drogas de la Dirección Provincial del Guayas.

Representante legal de la subsecretaría de Bienestar Social ante el comité regional de prevención de drogas.

Secretario de Radio Morena

Líder de la Casa de la Prevención



5


TOTAL




65



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad