La Familia Rubia Por Malena Tobal



Descargar 59.5 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño59.5 Kb.
Vistas228
Descargas0
  1   2   3

La Familia Rubia

Por Malena Tobal



Afuera no hay canto de pájaros, y dentro un silencio sofocante se cierne sobre todos y todas las cosas, y parece arrastrarme hacia un abismo. ¿Cuándo se nos concederá el privilegio de respirar aire fresco?Ana Frank (1929-1945)

El espacio

De madera. Es todo de madera. Un olor a humedad que apesta. Atrás de un placar, especia de biblioteca, que funciona de fachada lleno de carpetas grandes de archivos, se abre un pasadizo y se llega al anexo oculto o más conocida como la casita de atrás. Empujando ese placar se sale a un túnel finito, muy finito, donde como por una alcantarilla, arrastrándose por el túnel se llega al frente del edificio antiguo de varios pisos, donde atiende el psicólogo. Aparentemente en un edificio antiguo, de esos que los ascensores son con puertas corredizas desde donde se ve una gran escalera caracol. Atrás de ese placar el anexo oculto. El consultorio, fino, sobrio, con objetos medidos, adornos calculados, un cenicero hecho de cucharas dobladas, lámparas con luces tenues, una de pie y otra en una pequeña mesita de luz al lado de un presuntuoso sillón y finalmente un hermoso diván de cuero al lado de un gran placar con varios estantes, con carpetas y libros. Atrás de ese placar, se encuentra hace dos años la familia rubia. Este anexo secreto, son dos habitaciones pequeñitas, con techos muy bajitos, como para que vivan enanitos, por lo cual deben estar siempre encorvados, con un bañito para compartir entre todos. Y como no tiene cadena hay que racionalizar el agua, que les dan cada vez que van a una sesión y tienen que volver por el tunecito con un balde cada uno.

La vajilla que tienen los rubios es poca pero fina, les había quedado de antes, como si hubiera quedado de una vida anterior, mejor que esta. No tienen mucha variedad de ropa ya que habían tenido que traer varias capas encima antes de esconderse. No podían despertar sospechas con valijas. Cada uno tenía una máscara colgando porque ya en el túnel debían usarla porque ahí el aire parecía más espeso.

El psicólogo es un hombre robusto, con bucles canosos, anteojos y pipa. Que habla pausado. Exaspera que nunca pierda la calma. Suele mirarse las uñas mientras interpreta. Pareciera que ya ha visto todo porque no se sorprende fácil.

El tunecito es el único espacio de intimidad para los rubios. Es el túnel que une sus dos pequeñas habitacioncitas con el consultorio del Doc. Como estaba originalmente diseñado para trasladar comida del depósito a un restaurante que había donde ahora está el consultorio del Doc. Hay que ir arrastrándose despacito y solo puede pasar una persona a la vez. Hay olor a humedad ahí adentro. Y hay que susurrar para que no haya eco.



Personajes:


Padre (rubio) //Madre (rubia)//John (hijo rubio)//Carlita (hija menor rubia)

Ramiritz (mayordomo ruso enamorado de carlita- no rubio) //Psicólogo... (No rubio)// Oficial 1 y 2 no rubios



_______________________________________________________

 Escena 0 La catástrofe. Esta escena no sé si va.De ir atrás se verán escenas proyectadas documentales de campos de concentración o de ciudades destruidas por la guerra.

La familia rubia está en medio de una calle llena de montañas de cuerpos. Está lleno de humo, el aire se siente pesado. Se escuchan ruidos de camiones que tiran más y más cuerpos que se confunden con la tierra y el polvo del aire. 

Se encuentra la familia  y más atrás el mayordomo caminando lento, el mayordomo los sigue. Están aterrorizados, esquivando cuerpos. La neblina les impide ver con claridad. Se tapan las narices con unas máscaras protectoras. Hay un olor a podrido que sale de los cuerpos. A lo lejos se escuchan ruidos de bombas. Alrededor ruinas y pedazos de casas derrumbadas. Hay un silencio abrumador, incómodo, como si la gente hubiera desaparecido o se hubieran ido todo de vacaciones para nunca más volver. Desierta la calle, los negocios rotos, saqueados. Las casas rotas, los muebles acumulados, ya sin valor. Como si nadie fuera a reclamar su propiedad. El aire se ha convertido en viento de tierra. Los autos amontonados con sus alarmas descompuestas haciendo bullicio en medio de un infinito silencio.

Desde una ventana de adentro de un edificio alto, antiguo, de varios pisos, el psicólogo los observa inmóvil...
Carlita- ¿Mama estas ahí?

John – ¿Están ahí? No puedo verlos... el aire está muy pesado. No logro distinguirlos.

Padre- ¿Quien llama?

Madre- ¿Familia?

 Van girando en círculos como buscándose, como si no vieran a través de una niebla.

 Carlita -Mama,  tengo miedo. ¿Dónde estás?-

Madre- John... hijo, no puedo verte bien…

Padre.- Tranquilo... tranquilo. Es cuestión de estar unidos entre todos. Que nadie se separe. Que nadie se saque las máscaras

Madre- Esta neblina tiene un olor nauseabundo, me descompone.

Padre. Fíjense que estén bien puestas las máscaras en la nariz. Este aire nos puede infectar

Todos verifican sus máscaras, una especie de respirador portátil, aun con este respiran con dificultad.

John. – Ahora por fin distingo sus sombras. No podía distinguir figuras…

El psicólogo (con un megáfono) Vengan por acá, rápido. Confíen en mí.

John- ¿De dónde viene esa voz? Tiene eco…

Padre- Allá parece haber un hombre vivo. ¿Nos está haciendo señas? (saca unos binoculares)

Padre- Si, nos está llamando

Carlita- No sé, no lo conocemos…

Madre- No tenemos alternativa. Estos cuerpos me impresionan no podemos quedarnos acá deambulando mucho tiempo más. No hay nadie más alrededor.

Psicólogo- (con un megáfono)- Soy médico, psiquiatra, psicólogo, los voy a ayudar .Soy de la corriente post lacaniana, freudiana, Jungiana. De cerca se ve mi credencial que me habilita. Vamos antes de que venga el resto. Adentro, yo lo escucho. Estoy para ayudarlos, para contener.

John- ¿Qué carajo me importa de qué corriente es? (Le saca los binoculares al padre) Lo único que me importa es que no es rubio.

Carlita- Parece sincero. Además ¿Qué alternativa tenemos? Estas mascaras no van a durar para siempre.

John No es rubio, no podemos confiar en él. Mira si nos convierte en esta pila de cuerpos.

El padre.- Vamos rápido. Tal vez exista algo de humanidad en este mundo todavía.

No toquen los cuerpos, no toquen nada antes de ponerse los guantes, no se saquen las máscaras, y apurémonos, vamos despacito, sin hacer ruido. Es un milagro que no nos hayan visto. Que nadie se entere.



Ramirtiz- (saliendo de repente entre los escombros) Yo voy con Uds.

Padre ¿Qué haces acá? ¿De dónde saliste?

Ramiritz-. Los seguí. No tengo mejor lugar donde ir.

Padre. Pero vos no sos rubio, no corres peligro como nosotros.

Ramiritz- Carlita. Te seguía vos.

Carlita le hace gestos para que no diga nada adelante del padre.



Padre. Bueno, vení, vamos a necesitar quien nos siga sirviendo

Con esfuerzo van caminando todos juntos, tapándose las caras con las máscaras. Y entran a un edificio antiguo de varios pisos


Escena I Sesion1 – Carlita. Y el Doc.

 Carlita- ¿Le parece que avanzo Doc.? Ya pasaron dos años, y nunca me da de alta… cuando me encontró, pensé que era para unos días nomas.



Psicólogo.- Si a vos te parece que vas avanzando, vas avanzando. El tratamiento es como el arte. No es de un día para el otro. En un momento haces el clic. Todo depende de tu decisión, de cómo te contactas con la realidad, de que puedas ver lo que los demás ven. Bueno, te escucho…

Carlita- Mi familia es como la tierra toda gira y gira pero nunca vemos alrededor de que...

Psicólogo- Aja continué

Carlita- Ayer soñé que los mataba a todos y me escapaba con Ramiritz, lejos de los rubios. Y vivíamos felices, podíamos salir afuera...

Psicólogo ¿Qué significa el afuera para u?

Carlita. Afuera. No se haga el tonto. Si no podemos salir por la peste.

¿Me estas cargando?



Psicólogo ¿Encerrados?
Carlita. Si, solo podemos trasladarnos a través del túnel. No me diga que justo a ud se lo tengo que explicar. Ya lo sabe. A veces sueño que me convierto en topo y voy cavando un túnel con mis dientes hasta llegar a otro país y ahí todos me reciben con peines y me peinan el pelo y me dan muchos, muchos chocolates…. Uf…venir acá, hablar con ud .nos tiene a salvo, pero yo preferiría ir a visitar a mis amigas. Las extraño. Sin ánimo de que  se ofenda. (Pausa) Yo quería preguntarle a Ud. ¿Podría sacarme de acá? No sé, invente algún sello, un diagnóstico, un test, algo…o sino yo puedo servirle como secretaria o mucama o le hago la comida o lo interpreto a ud si ya aprendí… Mire (imitando al Doc.) “Ud. es gordo Doc. Quisiera comerse a su familia. ¿Sera que su padre se lo comió a ud alguna vez? “¿Ve que puedo? Le juro que vivo con máscara y no contagio. Por favor, se lo pido.
Psicólogo. Sabes que es muy riesgoso que salgas todavía…hay que tener paciencia. Eso quisieras que dijera, ¿no? Pero el psicoanálisis va más allá de lo literal, yo analizo lo que no decís también, los espacios vacíos que deja tu mente ¿Entendes? Y entonces puedo decirte que a través de los gestos no verbales, proyectas el peligro de matar a tu familia con el riesgo de la “peste” y lo hace todo un gran nido inconsciente pero, sin embargo, describís tus sensaciones con mucha coherencia. ¿No será que Ud. y su familia no pueden ver sino a través de una misma cerradura?

Carlita- No sé. Ud habla tan difícil a veces. Sálveme a mi Doc. No quiero morir virgen…

Pasan varios minutos en silencio…

Carlita - Si le digo algo no se lo dice a nadie. Porque ud es como un cura moderno, ¿no?-

Psicólogo- No. Secreto profesional, Carlita

Carlita- Ayer por primera vez me toque (ríe)

Psicólogo- Ajam…

Carlita. Me bajé la mano (se baja la mano a la pelvis) y me empecé a frotar y frotar hasta el ardor... (Se acelera su respiración) Pensaba en Ramiritz, en la posibilidad de encontrar un escondite en este anexo oculto, para desvirgarme, tengo tantos deseos, a veces me pego a escondidas para contenerme, pero no es posible…

Psicólogo- ¿Y a ud le parece que eso está bien o mal?

Carlita- No  sé. Siento muchos deseos, tantos contenidos que se me oprime el pecho. A veces pienso que la peste va a entrar y nos va a llevar a todos. Ramiritz dice que todo va a acabar pero yo creo que lo dice para calmarme. ¿Es posible escaparse? ¿No? Ud sabe cómo salir sin ser descubiertos ¿no? Quédese con los otros. Solo ayúdenos a Ramiritz y a mí.

Psicólogo. Está bien que descargues tu libido, no hay por qué sentir culpa por eso. La vida es eros y tanatos en constante fluctuación. Bueno, Ya es la hora Carlita.

Carlita- ¿Tanatos? Ud si quiere, inventa, pero no me importa acá puedo hablar, en casa a veces no podemos ni movernos para no hacer ruido. Papá y yo fabricamos un orinal con un frasco de reservas, pero resulta algo desagradable. ¿Ud. tampoco puede salir? ¿Por qué ud sabe todo de mí y yo no puedo saber nada de ud? ¿Qué clase de regla es esa? ¿Eh? (se acelera su respiración) No me siento mejor ¿o sí? ¿Por qué nos ayuda si ud no es rubio? ¿Ud no podría hacerme pasar por su hija? Dele Doc., si ud se encariñó conmigo… ¿o no?

Psicólogo. Creo que vamos progresando…estas pudiendo hablar sobre tus sentimientos, pero estás obsesionada siempre con lo mismo. Tenes la idea fija.

Carlita- Piénselo Doc. Me porto bien. Adópteme o algo. No aguanto más. ¿Ve mis pupilas como las tengo? Dilatadísimas…Tengo cada vez más ojeras. Si parezco una vampira. Estoy tan blanca, si ya me parezco a estas paredes tan blancas. Pronto me voy a confundir con las paredes. Y ahí como va a hacer para analizarme, ¿eh? si no puede verme… Me siento en una gran pesadilla. Si, ya se lo que va a decir que condenso y desplazo y... Bueno, no me haga señas. Me voy pacifica… ya me voy…Pero no le cuente a mi hermano lo de... (Hace un gesto con la mano otra vez hacia la pelvis)

Psicólogo- No, no. Claro. Lo importante es que vos te veas Carlita, que vos te veas como realmente sos. Hasta el jueves.
 Escena II El plan en el túnel

Carlita y John. Apretujados en el túnel enfrentados. Los dos con las máscaras…

Carlita- No lo puedo creer. Otra vez lo mismo. Ya lo habíamos hablado esto. Por qué no esperas a que yo salga no te das cuenta que no entramos los dos a la vez.

John Volve vos

Carlita No, volve vos…

John La otra vez vos te adelantaste y volví yo.

Intentan pasar los dos a la vez y no les da el espacio. Se manotean, se entrecruzan, intentan pasar por arriba y por abajo, se rozan sus cuerpos. No logran que entren los dos cuerpos a la vez.

John – Me agoté. Contame qué hablaste, mientras cobro fuerzas. Y se me baja.

Carlita. Sos un asqueroso. Le voy a decir a mama, debes tener un problema hormonal

John Mira quien habla. ¿Y qué paso en la sesión? ¿Hablaste de mí?

Carlita- ¿Qué te importa? Dale, déjame pasar que acá estoy muy incómoda…

John- A mí el Doc., me va a sacar…me dijo que en esta sesión definíamos…

Carlita - ¿Afuera? ¿Estás loco? …Si a mí me dijo que no, a vos te va a decir que si…sos tan rubio como yo, ¿o te pansas que estas curado…?

John. -Es que lo voy a matar y me voy a disfrazar de él con muchas almohadas y me voy a pegar sus bucles con la gotita y así puedo salir…no va tener otra que decir que sí.- (ríe)

Carlita ¿Estás loco? ¿Y quién nos va a traer comida? Mira si te agarran. No volves más. Dicen que te llevan a un lugar muy raro y de ahí ya no volves... Le voy a contar a mamá y a papá. Es peligroso. No te da la cabeza...

John- Voy a salir con un gorro que me tape, no se van a dar cuenta que soy rubio. A mí no me van encerrar con la excusa de que contagio.

Carlita- Tienen aparatos especiales, por más que estés rapado. ¿No te da el coco? No te da ¿eh?

John - Epa, epa…Mas respeto con tu hermano, o le cuento a mama y a papa lo de… ¿Y quién tiene el problemita hormonal? ¡Eh? (Hace el mismo gesto con la mano que antes había hecho Carlita)

 Carlita- ¿Y vos como sabes? ¿ Ehhh?. Bueno, si no queres que le diga nada a mamá y a papá lo de la fuga. Llevános con vos a mí y a Ramiritz.



John ¿Por qué los llevaría?

Carlita- Porque te vamos ayudar a planear la fuga y a deshacerte del cadáver.

John - Epa, epa, mira mi hermanita. Qué atrevida…y eso que parecía que el Doc. Te había conquistado.
 Escena III Micro escena -Psicologo-Jonh. Sesión.

 Psicólogo- Buenos días John



John. Buenos, para Ud. Yo hasta que no pueda salir por esta maldita peste digo -malos días-.

Psicólogo. ¿Qué peste?

John – La peste. No se haga el tonto. Yo no sé cómo mi papa y mama me dejan venir con Ud.  Es tan poco rubio

Psicólogo- Claro, John. Ud. es tan rubio… ¿Qué significa eso para Ud.?

John No sé, solo quisiera ser otro y salir

Psicólogo- Vamos, no podes ir en contra de tu …. ¿Qué serías sino rubio? (Pausa) hay que aceptarse como uno es ¿no? El niño ya desde chico se mira al espejo y se reconoce y se acepta.

John- Está bien que no tengamos nada que hacer acá encerrados pero tampoco como para retroceder hasta los cinco años para descubrir no sé qué del complejo de un tipo de un libro que termino para atrás sacándose los ojos. Deje mi inconsciente en paz. Ud. no será un maldito pervertido que se quiere meter dentro de mí. ¿No?

Doc. Se repiten tus actitudes de percepción desalineada y paranoica. No escapes al tema ¡Ser rubio para vos es…?

John Si, tiene razón, Claro, ser rubio es... por más que me persigan, ser rubio, para mí es mi esencia. No me van a poder parar.

Psicólogo- A veces no se sabe de qué lado estas John

John. Estoy del lado de la locura no se dio cuenta. Para que es psicólogo si no se da cuenta de eso. A mí ya no me importa nada, los mataría a todos si no fuera porque no soportaría el olor a muerto encerrado. El otro día soné con la cabeza de mi papa en el cuerpo de mi hermana, con la voz de mi mama y con una lengua de serpiente que me agarraba y me estrangulaba, ahí me levante exaltado.

Psicólogo- ¿Por qué ese odio John?

John- Si fuera de otra familia podría ser libre...

Psicólogo- Siempre habrá una familia a la que estar atado. Hoy te noto más nervioso que de costumbre. John. No estarás otra vez con alguno de tus planes delirantes ¿no?. No me hagas aumentarte la medicación. Es tu decisión. Ayúdame a ayudarte. Te ves muy nervioso. Estos cambios de ánimos abruptos puede ser el comienzo de un…

John (nervioso) No, claro que no…esas frases hechas Doc. ¿Para qué estudio tanto? ¿ Ud. que es adivino?. Usando sus palabras podría decir que esto de meterse en la vida de la gente es algo…mmm…perversito o siniestro ¿no Doc.? Epa, voy aprendiendo, solo con tener su pipa y sus bucles, puedo practicar los ajam y ya está, orejas tengo, bien rubias, pero escuchar puedo.

Psicólogo – No me subestimes, por algo yo estoy en el sillón de terciopelo y vos en la camita. Debes volver a tu casa, es la peor hora para la peste y luego sino el túnel se vuelve peligroso…tene cuidado de no hacer ruido en el camino…sabes qué sino me pones en riesgo a mi…-

John- Entonces acepta lo de la peste

Psicólogo- Esa una interpretación John. ¿Te das cuenta por qué soy yo el que te atiende a vos? El psicoanalista habla en sentido figurado. No literal. ¿Eso no lo aprendiste aun?. Es básico. Excelente frase para terminar…

John- Yo cuando pienso en la palabra la peste , pienso en la peste no pienso en P- e-s-t-e. Sino en el concepto peste. ¿Ud. en que piensa cuando yo le digo peste? (no obtiene respuesta, el psicólogo le señala la hora) Además no se cumplieron los 45 minutos. Y no me venga con que es lacaniano y la termina cuando se le canta. Me aburro, en mi casa, la monotonía. ¿Que nos podrán hacer los de afuera? ¿Será tan grave? A veces pienso en matarlos a todos. Ya se lo dije ¿no? .... ¿ Y eso le parece importante  a ud? Y no me diga ajamm…

Psicólogo- ¿A mí? Si a vos te parece importante, será que es importante...Para la próxima quédese pensando en esto, ¿el guante derecho le entraría en la mano izquierda? Pensalo…Hasta la próxima... 

John- Antes de irme tengo algo para Ud.

Psicólogo- No empecemos de vuelta John..

John se levanta bruscamente, lo empuja al psicólogo detrás del diván. El psicólogo cae detrás del diván. John ata al psicólogo con sogas que saca de debajo de su ropa. Saca unas tijeras enormes que guardaba debajo de su pantalón. Lo empuja detrás del diván. Le clava dos tijeras con fuerza. Se ve a John clavando tijeretazos detrás del diván. Salta sangre. A John se le empapa la cara de sangre y se relame. Ríe frenéticamente. Luego se pone almohadas debajo de su ropa, fingiendo una panza. Se ríe. Le corta los bucles al psicólogo que esta tirado detrás del diván ensangrentado. Empieza a pegarse los bucles abajo del gorro.

John sale corriendo, agitado del espacio del consultorio del psicólogo que se encuentra adelante del tunelcito.

ESCENA IV Segundo encuentro en el túnel

Carlita - Otra vez lo mismo. No vamos a poder pasar. No puedo creer que en la misma familia, haya nacido yo tan inteligente y vos tan…

John – Si te cuento lo que hice, no dirías lo mismo, enanita de dios… Paso yo. Correte, pendeja. Tengo que agarrar las cosas e irme rápido.

Carlita -¿Por qué estas transpirado? ¿Que tenes rojo? ¿Te lastimaste?

John -Lo hice, recién. Lo logré. Podemos ser libres.

Carlita ¿Vos decís, que es el Doc. Que no nos deja salir? ¿Supuestamente es quien nos ayuda?

John ¿Vos queres seguir acá encerrada esperando?

Carlita – Te sigo. No lo puedo creer. ¿Que tenes ahí?-

John - Los bucles del Doc.

Carlita ¿En serio? ¿Lo hiciste?

John Si, y no es que engorde me puse los almohadones ¿Ves?

Carlita. Hasta el día de hoy no sabía para que tenía un hermano. (Lo besa en la frente). Uy, Diosito santo, que alivio. Me siento viva otra vez. Vamos para el consultorio. Quiero ver.

John- Bueno, pero me tenes que ayudar para hacer desaparecer el cadáver sin dejar rastros es más fácil si somos dos. Tenemos que descuartizarlo y tirarlo por la rejilla. Y limpiar todo. No toques nada sin guantes. ¿Entendido?

Carlita (empujándolo) Vamos a limpiar los rastros, como en las películas. Qué divertido.

John Pero antes dame un beso

Carlita -¿Que estás loco?

John Dale, si cada vez que nos rozamos, te gusta.

Carlita Yo estoy enamorada de Ramiritz.

John --¿Queres salir o no queres salir?

John la besa, ella acepta.

John Nadie va a enterarse.

Carlita Tengo las hormonas altas y vos te aprovechas

John Ah, que vos seas medio putita es mi culpa, ahora. Los rubios nos atraemos con los rubios.

Carlita Tanto encierro me confunde. Esto está muy mal. Me dan tantas ganas que voy a explotar.

John Yo también (el la toca)



Empiezan a tener sexo desenfrenado.

Escena V La confusión

Van arrastrándose como topos por el tunecito. Llegan al consultorio. Ven al psicólogo fumando su pipa en su sillón, que se sonríe.

Psicólogo- Carlita queres hacer terapia de familia. ¿Queres que venga tu hermano con vos…?

John No puede ser ¿Ud. no estaba muerto por mi….?

Psicólogo. Eso es lo que se llama transferencia negativa a través de una mal usada voz pasiva. Te das cuenta de tu acto fallido dijiste “muerto por mi” Ósea que yo muera en vez de vos. Vos queres morirte, matarte a vos mismo y proyectas la muerte en tu terapeuta, pero no te preocupes, es normal sustituir tus impulsos libidinosos en mí. Quédate tranquilo, voy a poder analizarte mucho tiempo más. ( A carlita ) No te preocupes no te vas a quedar sola Carlita. ¿Que están jugando a disfrazarse con esos almohadones y esa peluquita con bucles? Ay, esos bucles me hacen pensar que se están identificando con el Doc. Está muy bien. Uno puede sublimar sus impulsos queriendo ser otro. Espero carlita no estés vos también creyéndote esas historias de que estoy muerto. Acodarte Carlita, por más encerrada que te sientas, no pierdas nunca el verdadero contacto con la realidad. Y vos John que hablamos de actuar impulsivamente ¿eh? Hay impulsos que hay que reprimir…no puede ser todo libido. Te acordes que charlamos sobre el yo y el súper yo ¿no?

John- ( a Carita) Te juro que…

Carlita. Sí, claro. Anda que me toca a mí. Versero, chamuyero, anda a leer tus historietas…

ESCENA VI Micro Escena. La cena

Entra el mayordomo Ramiritz, que es ruso y un poco rengo, lo cual le dificulta sus movimientos . Se tropieza. Les comenta que preparo de comer. Se tropieza otra vez. Disimula y se va a buscar unos platos .Ramiritiz sigue poniendo la mesa. El psicólogo mira alrededor de la mesa pero la familia no lo registra. Mientras ellos siguen comiendo. El psicólogo da vueltas alrededor de la mesa.

 Madre: (De forma muy pausada y lenta. Al padre) ¿Has visto el boletín de Carlita? .Se lo fabrique yo misma. Hoy le tomé un examen correspondiente al tercer año escolar de la secundaria. Es realmente asombroso. Ha sacado unas dotes brillantes en filosofía y ética, pero ha dicho el psicólogo que tiene ciertos problemas con lo concreto en su discurso, como si solo pudiera hablar en sentido abstracto... No puede entender cálculos concretos, pero el nivel más simple de abstracción hace que resalte su brillantez. (A carlita) Carlita decí una metáfora, dale



Carlita_ Mama. Ufa. Otra vez… ¡Que soy el bufón de la familia? Bueno, ahí va… “El árbol es como un orgasmo inconcluso que se desvanece en la agonía de un hogar sin siembra…”

Madre (Al padre, emocionada) Ves, la nena, es poeta.

 La familia rubia come alienadamente y se miran de reojo.

 Padre: Aja. Carlita...si, tiene una personalidad muy particular, ha salido al padre en sus habilidades abstractas. De niña, solía leerle cuentos en otros idiomas, y desde ahí se ha incentivado. (A la madre) Querida, vos no has tenido tampoco un nivel de concretud muy alto.

 Carlita se babea, babea la comida.



Madre- Come despacio Carlita. Sabes que hay que racionalizar…como si estuvieras a dieta ¿Entendes? Y de paso no engordas que estas pasadita ya.

El mayordomo Ramiritz intenta limpiarle la baba, mientras John ríe frenéticamente, mientras el psicólogo, continúa formando círculos alrededor de la familia. La familia no lo registra, el psicólogo observa todos sus movimientos. La familia sigue comiendo como si fueran distintas partes de una máquina.

 John (como celoso) ¿Y yo qué, eh? Nunca hablan de mí. Carlita esto, Carlita lo otro…Dos hijos tuvieron, no uno, dos. Yo tengo muchas habilidades con el yo-yo y la informática. ¿O quien arregla todo lo que se rompe? (Mientras se le para el pene. Trata de disimular. Se acomoda el pantalón.) ¿Cuándo podré volver  a equitación? Pronto son las competencias y ya perdí varios meses y sino no podré entrar en las competencias.



Madre- Cuando esto acabe....pronto. Pero deja de hacer eso…porque sino no vas. Basta por favor, que estamos comiendo…

John - Perdona mama…ya está… es que hace mucho que no… y acá no hay espacio para la intimidad ¿ Entendes? Y yo ya estoy en edad de…. Me siento tan confundido, Me siento muerto en vida. Ya no manejo mi adentro.

Madre- Sabes que de ese tema no se habla en la familia, para eso está el Doc.

Padre- Ramirtiz… Veni por favor. Hoy como ven, comimos las latas más ricas, porque con su madre quisimos hacer una cena especial por un motivo espectacular.

John ¿Vamos a tener un hermanito?

Madre- Ya estoy grande para eso. Además no te parece que con vos y tu hermana tenemos para rato.

Carlita ¿Hay noticias del afuera?

Madre ¿A vos te parece que estaríamos cenando si fuera así?

Padre- Su madre y yo decidimos que no aguantamos más acá el encierro. Todos queremos salir.

Carlita ¿Por qué hablas susurrando?

Madre No queremos que el Doc. Escuche

Carlita Pero si no se escucha…

El psicólogo sigue dando vueltas observándolos, sin ser percibido y se sonríe

Carlita Si el Doc. Nos ayuda… solo tenemos que ayudarlo a ayudarnos. ¿No dijiste siempre?

Madre- A ver Carlita pensa un poquito querida…no hubieras salido ya, si nos ayudara tanto. Él está claramente aliado con los de afuera.

Padre- Hay que planear la fuga. No hay más tiempo que perder. Mañana nos juntamos, piensen como dejar de ser rubios, como convencer al Doc., y si es necesario como amenazarlo.

El Doc. Nos estuvo manipulando para que nos de miedo salir. Pero eso se acabó. Vamos a salir cueste lo que cueste.



John No puedo creerlo… Por fin esta familia parece una familia.

Padre Los rubios van a dejar de ser rubios, se van a convertir en ratas si es necesario, pero no pienso pasar toda mi vida meando en un jarroncito. Podemos conseguir copias de los mapas de todos los tunelcitos que dan al consultorio. Tenemos los horarios del Doc. Los momentos en que la peste está más pesada. Y conseguimos varias máscaras y guantes de repuesto.

Carlita- Hasta hoy nunca había sentido el complejo de Edipo papa. Sos tan inteligente.

Padre. Mañana ideamos el plan, piensen hasta que les salga humo por sus orejas…

John. Yo voy a pensar el mejor plan papa

Carlita No, yo voy a idear el mejor plan

John No, yo voy a…

Padre y madre Bueno, basta.

Padre- Que sean así es tu culpa

Madre- Perdona pero estos chicos salieron a vos totalmente con tu terquedad.

Padre No, salieron a vos con tu soberbia.

John y Carlita Bueno, basta.

Madre - (frenética) Basta, por favor…¡Ramiritz! ¡Por favor! (Le hace señas que retire de la mesa). Ahí quedo una lata para vos. Que la disfrutes.

Se van todos hacia la otra habitacioncita. Se queda Ramirtiz solo, comiendo la lata desaforado. Entra Carlita en cuclillas, se esconde debajo de la mesa.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos