La evaluación desde una perspectiva personológica



Descargar 52.11 Kb.
Fecha de conversión13.08.2018
Tamaño52.11 Kb.
Vistas38
Descargas0

La evaluación desde una perspectiva personológica.

Autores: Dr. Guillermo Bernaza Rodríguez, Dr. Miguel A. Gala Valiente, Dra.Marivel del Valle García, Dra.Teresa Rodríguez Hung, Lic. Carolina Douglas de la Peña, Lic. María del Carmen Cogle, Lic. José M. Girón Samada e Ing. Dulce Pulido Zulueta.


INTRODUCCIÓN
El objetivo principal de cualquier proyecto educativo es desarrollar la personalidad de los estudiantes. Aquí aparecen dos categorías fundamentales para nuestra investigación: personalidad y desarrollo de la personalidad. Consideramos la definición de personalidad que ofrece la Dra. Albertina Mítjans en su libro "Pensar y Crear", que se concreta como "un nivel superior de organización sistémica y relativamente estable de lo psicológico, cuya principal función es la regulación del comportamiento" (Mítjans, 1995). El desarrollo de la personalidad es un proceso holístico y sistémico, permanentemente abierto, e implicado en cada uno de los momentos actuales de la vida del sujeto (González Rey, 1997).
¿Cuándo podemos afirmar que el estudiante desarrolla su personalidad? Posiblemente, esta pregunta constituya uno de los cuestionamientos más importantes desde el punto de vista teórico y práctico de la evaluación en la concepción que proponemos. Sin embargo, no cabe duda que hay un desarrollo cuando se produce un enriquecimiento personal, cuando la configuración psicológica, que en sí es la personalidad, se amplía, profundiza y adquiere relevancia.
El presente trabajo constituye una reflexión sobre cómo debe ser conceptualizada la evaluación dentro de una Didáctica dirigida al desarrollo de la personalidad.
DESARROLLO
La evaluación siempre ha estado de una manera más directa y explícita orientada hacia la valoración de las apropiaciones de conocimientos y habilidades, quedando rezagada su comprensión personológica, en tanto no se ha tenido en cuenta que el que aprende, es un sujeto psicológico que posee personalidad única e irrepetible y que es capaz de autoevaluarse, evaluar a los demás y su actividad. Esta concepción de evaluación es consecuencia del positivismo y el racionalismo que, de una forma u otra, ha resultado dominante en las ciencias sociales.
Entre las consecuencias de los referidos paradigmas en el campo de la educación y que tienen una incidencia en la evaluación (González Rey,1997) están las siguientes:


  • "Priorización de la razón y de la adquisición de habilidades observables, evaluables en el plano comportamental, sobre los afectos y otras dimensiones complejas constituidas en la personalidad, que resultan imposibles de evaluar por su expresión isomórfica en el comportamiento.

  • Separación de la cognición y el afecto en las diferentes funciones constitutivas del proceso educativo, así como en los objetivos generales de este proceso.

  • Dominio de los procesos reproductivos sobre los constructivos en la formación del conocimiento, lo cual supone al escolar como un sujeto pasivo.

  • Desarrollo de una representación del conocimiento como algo terminado que se corresponde de forma lineal con la realidad externa. Por tanto, el conocimiento es algo final y perfecto que debe ser asimilado más que interrogado.

Muy vinculado con lo anterior se desarrolla el temor al error, desestimándose este como momento esencial en el proceso de aprendizaje. El aprendizaje se evalúa esencialmente por lo que se asimila, independientemente de como resulte asimilado, con lo cual el análisis se orienta más a los resultados, que al curso del aprendizaje como proceso que compromete integralmente al alumno como sujeto del mismo.


De acuerdo con la representación positivista, la personalidad se define por un conjunto de rasgos y dimensiones. Esto explica la interpretación fragmentada de su desarrollo, al evaluarse algunos de los rasgos de forma aislada. Sin embargo, la personalidad de acuerdo a la teoría del Dr. González Rey es una macrocategoría que da sentido al proceso de construcción teórica de la subjetividad individual.
El Centro de Enseñanza Superior constituye uno de los escenarios esenciales del desarrollo de la personalidad, ya que en todas sus actividades y espacios de interrelación el alumno está comprometido de una forma holística con sus recursos personales.
La categoría personalidad, vista no como la constitución intrapsíquica inalterable del sujeto psicológico, sino como la configuración subjetiva individual de su historia social, la cual es parte del proceso que caracteriza cada uno de los momentos interactivos del sujeto en su tiempo presente, es simultáneamente configuración y proceso, siendo inseparable del sujeto en que se constituye (González Rey, 1997).
El desarrollo de la personalidad del estudiante define al mismo como individualidad, permitiendo la individualización de sus diferentes actividades, entre las cuales esta la evaluación.
Las emociones que se producen durante la evaluación intervienen de diferentes formas en la constitución de los estados afectivos complejos que caracterizan toda actividad humana, como son la seguridad, independencia, autodeterminación, autoestima, intereses, etc., los cuales pueden ser esencialmente productores de emociones positivas o negativas. De acuerdo al tipo de producción emocional, que caracterice la evaluación, se producirá o no un crecimiento del alumno en el curso del proceso docente-educativo.
Una de las consecuencias de haber ignorado la personalidad en el proceso educativo, ha sido la tendencia a la estandarización de todas las actividades docentes, en particular, la evaluación. Los estudiantes no aprenden, ni se desarrollan al mismo ritmo, por lo tanto estandarizar la evaluación crea inseguridad y tensión en los alumnos, obligándolos al seguimiento memorístico y reproductivo de lo aprendido. Una vez que el estudiante opta por la reproducción memorística como vía de evitar el fracaso, lo estudiado deviene como algo externo a su lógica, lo cual nunca logra personalizar, sintiéndolo paradójicamente cada vez más distante en la medida en que más avanza sobre el material.
Considerar al alumno como sujeto en el proceso de evaluación significa darle en dicho proceso un espacio participativo, reflexivo y de toma de decisiones. De manera que la evaluación se transforme de externa a personalizada.
La evaluación personalizada la concebimos como una unidad subjetiva del desarrollo personal, donde se manifiestan contradicciones y existe comunicación, donde se produce aprendizaje integrando lo que se aprende a la experiencia personal y al desarrollo de actividades autoevaluativas determinadas y/o creadas por él mismo.
La evaluación formativa nosotros la concebimos con la finalidad de ayudar pedagógicamente a progresar al alumno en el proceso de desarrollo de su personalidad, constituye para el profesor y el alumno una tarea de ajuste constante de la estrategia para el desarrollo de la personalidad.
Por lo tanto, la evaluación es desarrolladora cuando constituye una unidad subjetiva, se manifiestan contradicciones y ocurre en comunicación.
Sin duda, la evaluación constituye una de las categorías didácticas que requiere atención dentro de cualquier proyecto educativo. Es nuestro criterio que la evaluación debe responder al modelo educativo para el desarrollo de la personalidad vigente en la Institución Docente, en particular debe responder al modelo de aprendizaje dirigido al desarrollo de la personalidad del estudiante. No tenerla en cuenta significaría un grave error con consecuencias lamentables para el alumno, pues entraría en una contradicción entre los nuevos cambios que se introducen y la evaluación descontextualizada que responde a otro modelo, quizás menos avanzado.
¿Qué evaluación encontramos aún en nuestras aulas? ¿Cuál es su contrapartida desde un punto de vista personológico?
Trataremos de abarcar de forma sintetizada los aspectos más relevantes del proceso de evaluación contraponiendo la evaluación tradicional a la evaluación contemporánea:
1.- Fines.
Evaluación tradicional: ubicar cada estudiante en un escalafón, constituyendo las evaluaciones el centro de atención de profesores y alumnos.

Evaluación contemporánea: desarrollar la personalidad del alumno, en específico, desarrollar aquellas configuraciones psicológicas y procesos que le permitan construir su valoración de si mismo, de los demás y su actividad, de manera que pueda proyectar la expresión intencional de su comportamiento, actuar y autorregular su actuación.
2.-Objetivo.
Evaluación tradicional: determinar el número de alumnos que superan los objetivos cognitivos programados, suponiendo que todos los alumnos tienen características semejantes y proporcionar información acerca de la capacidad de un alumno en relación con otros.

Evaluación contemporánea: Discernir si el estudiante desarrolla su personalidad como consecuencia del desplazamiento de su zona de desarrollo potencial y orientar, tanto al profesor, como al estudiante hacia dónde hacer los mayores esfuerzos. De aquí la necesidad que la evaluación se centre más en el propio proceso de desarrollo que en los resultados que el mismo puede generar. Las evaluaciones devienen, entonces, como reflejo natural del desarrollo de la personalidad.
3.- Diagnóstico.
Evaluación tradicional: Es puramente cognitivo, se busca lo que el alumno debe saber de acuerdo con los currículos que ha cursado.
Evaluación contemporánea: Controla y valora sistemáticamente el desarrollo de la personalidad del estudiante.
El diagnóstico permite el pronóstico para la toma de decisiones en cuanto a estrategias para la dirección del proceso de desarrollo de la personalidad.

4.- ¿Qué se evalúa?
Evaluación tradicional: fundamentalmente, conocimientos y en el mejor de los casos, conocimientos y habilidades. Es posible constatar que se les exige a los estudiantes memorizar detalles, definiciones, explicaciones, algoritmos, reglas y guías, entre otros aspectos. Así cómo, no es menos cierto que aparecen preguntas de aplicación que incluyen las de solución de problemas. Se evalúa lo que el profesor considera importante. Pero siempre, la evaluación se orienta hacia el resultado cognitivo que pueden alcanzar los estudiantes.

Evaluación contemporánea: el proceso de desarrollo de la personalidad, pero en su integridad.
Si concebimos el aprendizaje como desarrollador de la personalidad, en una connotación más amplia que la que ofreció Výgostki en su obra, puramente cognitivista, sin lograr expresar la integridad de lo cognitivo y lo afectivo, entonces podemos afirmar que el proceso (el cómo aprende) y sus resultados (lo que aprende), evidenciados estos últimos por lo conocimientos, habilidades, modos de actuar y pensar, y valores que posee el estudiante, constituye una de las vías para evaluar el desarrollo de su personalidad.

Concebir la evaluación de este modo requiere, entre otros aspectos, de la necesaria interacción comunicativa entre los sujetos que participan, la creación de contextos favorables y situaciones que son para el estudiante significativas y que responden al sentido intencional de sus aprendizajes y la interpretación de las unidades cognitivo-afectivas que se revelan durante el proceso evaluativo, que pudieran explicar la conducta del sujeto y que sirven para discernir el progreso y orientar tanto al profesor como al estudiante en el proceso docente-educativo.



Así, no es suficiente evaluar: las representaciones cognitivo-afectivas que construye el sujeto y el resultado de su acción transformadora y valorativa con dichas representaciones; sino y sobre todo, es importante el cómo es capaz de construir dichas representaciones, cómo actúa y se autorregula.
5.- Criterios evaluativos.
Evaluación tradicional: son del profesor y únicos para todo el grupo, sin atender a la zona de desarrollo próximo de cada estudiante y de poca fiabilidad, porque generalmente el profesor compara un alumno con otro o consigo mismo.

Evaluación contemporánea: constituyen una orientación para la evaluación y la autoevaluación del estudiante.
Los criterios evaluativos constituyen indicadores individualizados que permiten controlar y valorar el desarrollo de la personalidad y cuál es el sentido personal de dicho desarrollo. Ellos se construyen con el estudiante sobre la base de un diagnóstico inicial.
Los criterios evaluativos son dinámicos y flexibles. Así por ejemplo, si un alumno avanza con significativa rapidez en el proceso de desarrollo de su personalidad y logra vencer los indicadores previstos , entonces los criterios deben ser desplazados hacia indicadores de mayor relevancia; por el contrario, si el alumno experimenta dificultades se hace necesario una entrevista para precisar las causas y tomar decisiones.
6.- El error.
Evaluación tradicional: el error es fuertemente castigado, constituye una sanción social, que no permite al estudiante promocionar dentro del sistema educativo y no conlleva a un análisis crítico de la actividad pedagógica del profesor.
Evaluación contemporánea: considera el error como un momento necesario y natural en el proceso de desarrollo de la personalidad, que posee una función orientadora tanto para el alumno como para el profesor. Se aprovecha el error para aprender y no para castigar.


7.- La calificación.
Evaluación tradicional: se realiza generalmente mediante una escala numérica o cualitativa, de acuerdo con la opinión del profesor, de aquí su poca confiabilidad porque un mismo trabajo evaluativo es calificado de forma diferente en dependencia del que califica. Se considera que el resultado que evidencia el alumno en el examen es el mejor indicador si ha aprendido o no, en síntesis, se valora el resultado cognitivo como hecho aislado del aspecto afectivo, e incluso este resultado cognitivo se valora sin importar el procedimiento utilizado: la memorización mecánica o el razonamiento correcto al desarrollo cognitivo del estudiante. En resumen, la calificación constituye una meta y no refleja lo que realmente aprenden los alumnos.
Evaluación contemporánea: no tiene sentido desde el punto de vista de la evaluación que defendemos. La calificación se sustituye por una valoración integral del estudiante, en la cual se precisa si se ha producido o no desarrollo de su personalidad, si es capaz de asumir nuevas tareas de mayor relevancia desde el punto de vista militar y profesional.
8.- El aprobado.
Evaluación tradicional: se considera aprobado al alumno que puede repetir los contenidos y los productos del pensamiento de otras personas, del libro o, sobre todo, del profesor que lo evalúa según una clave previamente establecida o de acuerdo a la opinión del propio profesor. El estudiante que puede contestar correctamente las preguntas, proveer definiciones y aplicar fórmulas en los exámenes ha probado su conocimiento o comprensión de esos detalles. La autoridad de las respuestas que da el profesor, es el criterio fundamental para la evaluación del aprendizaje de los alumnos. El estudiante estudia para aprobar y una vez superado el examen se olvida con rapidez.
Evaluación contemporánea: se le confiere al estudiante que al enfrentarse a un problema lo resuelve demostrando que es capaz de pensar, actuar, sentir y valorar con independencia, responsabilidad y efectividad.
9.- ¿Quién evalúa?
Evaluación tradicional: El aprendizaje es, esencialmente, un proceso íntimo, privado, en forma de monólogo, donde el que aprende procede, más o menos directamente, a establecer la verdad bajo la guía de un experto en dicha verdad. Se considera al profesor, entonces, el único con derecho a evaluar.

Evaluación contemporánea: en el proceso de enseñanza-aprendizaje debe producirse un desplazamiento gradual del sujeto de la evaluación, del profesor al alumno, que dependerá de cuán rápido este último alcance el nivel consciente-volitivo de regulación de la personalidad. Por lo tanto, se orienta al estudiante a comprender la esencia del proceso evaluativo, cómo ocurre en él y cómo puede autorregularlo (metaevaluación), evaluar a los demás y al objeto de su actividad en un ambiente comunicativo, de hecho, se deja espacio para la evaluación grupal, donde el estudiante es evaluado por los demás miembros del grupo.
Una orientación para la autoevaluación debe organizarse teniendo en cuenta los siguientes momentos:


  • Un primer momento de orientación personalizada, donde el estudiante realiza una evaluación que constituye una unidad subjetiva para su desarrollo personal, generadora de contradicciones y en un clima favorable para la comunicación, con el fin de que pueda expresar qué experimenta durante el proceso de autoevaluación e identificar su contenido y estructura operacional, así como las barreras que aparecen en dicho proceso.

  • Un segundo momento de construcción o reconstrucción de la autoevaluación, donde el estudiante luego de controlar y valorar el proceso de su actividad autoevaluativa e identificar cuáles son las barreras que la obstaculizan, aprende en colaboración con los demás a vencerlas y construye su propio modo de autoevaluación.

  • Un tercer momento de toma de decisión, donde el estudiante ya decide en qué autoevaluarse y selecciona de las técnicas evaluativas que el profesor le pone a su disposición, aquellas que considera más adecuadas para autoevaluarse.

  • Y un cuarto momento de verificación y ajuste consigo mismo y con los demás, donde el estudiante valora y reflexiona primero de forma individual sobre cómo han transcurrido los momentos anteriores: cuáles son sus logros y qué insuficiencias aun persisten. Luego fundamenta y discute en el grupo su autoevaluación con el objetivo de comparar su autoevaluación con la evaluación que hacen los demás de él, incluyendo al profesor.


9.- ¿Cuándo evaluar?
Evaluación tradicional: el profesor es el único que decide cuando evaluar. Se evalúa al alumno después de la enseñanza, que es atomística.

Evaluación contemporánea: está integrada al diseño curricular, que orienta el proceso evaluativo, prevé cuándo evaluar, esto no contradice que el alumno durante el proceso de aprendizaje se autoevalúe cuando lo desea con técnicas y medios que el profesor le facilita. La evaluación es esencialmente sistemática e integral.
10.- La creatividad.
Evaluación tradicional: considera que lo creativo de la evaluación está en ella misma, en el problema o la tarea evaluativa propuesta, sin atender si la actividad evaluativa responde o no al sistema de motivos de la personalidad.

Evaluación contemporánea: concibe el desarrollo de la creatividad a través del desarrollo de personalidad (Mítjans, 1995). La evaluación de acuerdo a esta investigadora se concibe:

  • individualizada en función de la individualización de los objetivos de aprendizaje;

  • productiva y creativa de acuerdo con sus contenidos;

  • como autoevaluación del aprendizaje, como forma superior del sistema de autorregulación; gratificadora de las realizaciones creativas y no las reproductivas;

  • capaz de incorporar el planteamiento de problemas, las valoraciones propias, la fundamentación de puntos de vista complementarios o diferentes.


11.- El clima.
Evaluación tradicional: considera el acto de evaluación un momento muy especial, que define el futuro del estudiante. En ocasiones, constituye un arma de intimidación y represión para el estudiante, generador de tensiones.

Evaluación contemporánea: la propia concepción de la evaluación, recogida en las categorías anteriores, permite la creación de un clima favorable para el desarrollo de la personalidad y de la propia evaluación como un reflejo de la marcha del proceso.
También el alumno ha de participar en la evaluación de la marcha general del curso, de manera que sus aportes se tengan en cuenta e influyan en el desarrollo del mismo.
RESUMEN
¿Qué expectativas de cambio pudieran esperarse en la evaluación dentro de una didáctica dirigida al desarrollo de la personalidad?


  • De una evaluación tradicional a una evaluación personalizada y desarrolladora, contextualizada en la zona de desarrollo próximo.

  • El sujeto de la evaluación irá desplazándose hacia el alumno, de evaluación a autoevaluación, donde se tienen en cuenta las valoraciones de los demás (el profesor y los restantes miembros del grupo): de receptor de valores fijos a sujeto capaz de valorar por si mismo.

  • La evaluación se focalizará más sobre el cómo (el proceso), que sobre el qué (el resultado).

  • El examen dejará de convertirse en un acto estresante, puramente cognitivo, para transformarse en un proceso cognitivo-afectivo de expresión del desarrollo de la personalidad y creatividad en sus diferentes niveles.

  • La evaluación será más sistemática e integral, de evaluación atomística a evaluación sistemática, formativa y personalizada.

  • La evaluación desarrollará la personalidad y creatividad del estudiante: quién será capaz de valorar y tomar decisiones sobre si mismo, los demás y de su actividad.






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos