La elaboración Freudiana sobre la Homosexualidad Sobre el texto de Leonardo Da Vinci



Descargar 29 Kb.
Fecha de conversión20.12.2017
Tamaño29 Kb.
Vistas99
Descargas0

La elaboración Freudiana sobre la Homosexualidad

Sobre el texto de Leonardo Da Vinci: Las hipótesis sobre un tipo de homosexualidad masculina.

1. Antes de que el niño quede sometido al dominio del complejo de castración, la atracción erótica proveniente de la persona de la madre culmina pronto en el deseo de su genital, que el niño supone ser un pene. Posteriormente este anhelo se transforma pero la fijación al objeto antes intensamente anhelado, o sea, el pene de la mujer, deja huellas indelebles en la vida psíquica.

2. En todos los homosexuales sometidos al análisis se descubre un intensísimo enlace infantil de carácter erótico y olvidado después a un sujeto femenino, generalmente la madre, enlace favorecido o provocado por la excesiva ternura de la misma.

3. Apoyado después por un alejamiento del padre de la vida infantil del hijo (hay casos en que puede faltar desde un principio), llega incluso a parecer que la existencia de un padre enérgico garantiza al hijo la acertada elección de objeto, o sea la elección de un objeto sexual del sexo opuesto.

4. Después de este estadio preliminar surge una transformación cuyo mecanismo nos es conocido: el amor a la madre sucumbe a la represión. El niño reprime el amor a la madre, sustituyéndose a ella, esto, identificándose con ella.

La represión de este amor a la madre se opera a través de sustituirse por ella, por medio de una identificación. En este caso, no se trata de la identificación con un rasgo de la madre, sino de una que Freud llama amplia, por oposición a la otra, denominada limitada o parcial. Entonces: 1. Se reprime el amor a la madre, sustituyéndose a ella, identificándose con ella, 2. Toma como modelos de objeto a su propia persona, a cuya semejanza elige nuevos objetos eróticos. En este caso, no hablamos de una identificación narcisista sino de una elección de objeto narcisista, es decir donde el objeto es elegido a semejanza de la propia persona, el sujeto se identifica con la madre y elige como objeto a alguien que se parece a él. 3. De este modo se transforma en homosexual o, mejor dicho, pasa al autoerotismo, dado que los niños objetos de su amor no son sino personas sustitutivas y reproducciones de su propia persona infantil, a quienes ama como su madre lo amo a él en sus primeros años. Es decir, el sujeto reprime el amor a la madre, se identifica con la madre y, desde esta posición, desde la posición de la madre, identificado con ella, elige objetos que lo representan, remiten a él, como niño.

5. Decimos que encuentra sus objetos eróticos por el camino del narcisismo. Narciso, a quien nada era tan amado como su propia imagen reflejada en el agua.

6. Reflexiones psicológicas mas profundas justifican sin embargo la afirmación de que el hombre convertido en homosexual permanece fijado en lo inconsciente a la imagen de su madre. la represión del amor a la madre le hace conservar, de un modo perdurable en el inconsciente, este mismo amor al que será fiel en adelante. Cuando parece buscar ardientemente a otros muchachos, lo que hace es huir de las mujeres que lo llevarían a la infidelidad. Nuestras observaciones muestran que quienes en apariencia son sensibles solo a los encantos masculinos, en realidad se hallan sometidos, como los otros hombres, a la atracción proveniente de la mujer, pero se apresuran siempre a transferir, a desplazar, a un objeto masculino la excitación recibida del femenino, repitiendo así permanentemente el mecanismo por el cual adquirieron su homosexualidad.

En síntesis: El niño queda fijado al pene de la mujer como objeto sexual, simultáneamente presenta un enlace intenso con la madre, cuyo proceso resulta favorecido por el alejamiento o la ausencia del padre.

El modelo que Freud utiliza para dar cuenta de la llamada homosexualidad en caso de Leonardo nada tiene que ver con el Edipo invertido, en el cual el niño ama al padre y siente hostilidad hacia la madre, nada de eso. Freud explica la posición sexual de Leonardo por la fijación y la persistencia del vinculo erótico con la madre. No solo explica así su origen, sino que señala que se trata de algo estable y permanente. El sujeto, afirma, repite el mecanismo que dio origen a la homosexualidad, desviando la atracción y excitación que siente por las mujeres hacia otros hombres.

Es notable que este desarrollo freudiano coincide exactamente con el esquema de los dos espejos, propuesto por Lacan en el seminario 1 y retomado mas tarde en la Observación sobre el informe de Daniel Lagache, sobre la conjunción de ideal del yo y yo ideal. En este esquema, la identificación simbólica, con el ideal del yo, sostiene la imagen narcisista, en la cual el sujeto aparece como amable, como digno de ser amado. Lo que Lacan describe con estos términos coincide con la estructura que Freud bosqueja en el texto de Leonardo, como el sujeto toma una posición, se ubica en lugar de la madre para, desde allí, situar, localizar su propia imagen, en este caso, puesta en el otro, su propia imagen narcisista, la imagen especular.



El impacto que produce en el varón acceder a la experiencia de que este órgano -el pene- falta en el cuerpo de las mujeres, sobre todo en la madre, y como hay algunos sujetos que nunca se reponen de ese impacto y conservan siempre cierta aversión ante la vista de los órganos genitales femeninos. La práctica del análisis muestra que muchos hombres sienten ese rechazo. Esta experiencia, que después será vinculada con el surgimiento del fetiche, puede llevar también a la homosexualidad, imponiendo como condición de elección de objeto que se trata de alguien con pene, justamente para evitar ese horror a la castración. A su vez, el fetichismo es una manera de no convertirse en homosexual.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos