La Educación Superior de Durango, una visión de futuro



Descargar 64.81 Kb.
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño64.81 Kb.
Vistas79
Descargas0

FORO INTERINSTITUCIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR

La Educación Superior de Durango, una visión de futuro”



PRINCIPALES CIRCUNSTANCIAS QUE INFLUYEN EN LA DESERCIÓN ESCOLAR EN LA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA DE LA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD UJED.

M.C. Efraim Geraldo García Valles



Facultad de Ciencias de la Salud UJED

nefreud@hotmail.com



Resumen

La presente investigación describe las principales circunstancias que influyen en la deserción escolar en individuos que pertenecieron a licenciatura en psicología de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Juárez del Estado de Durango. La muestra fue de 62 ex alumnos, 67.7% perteneces al sexo femenino y 32.3% al masculino, con un promedio de edad de 20 años. Se diseñó, construyó y validó una entrevista estructurada como instrumento de obtención de información. Para el análisis de los datos se establecieron categorías a las respuestas de cada reactivo, se ubicaron en la dimensión correspondiente y realizó una matriz de datos de dichas categorías, finalmente se obtuvieron las frecuencias de las mismas. Los resultados arrojaron que las principales circunstancias que influyeron en la deserción escolar son, la dificultad para cubrir las exigencias académicas de la institución, el factor orientación vocacional aunado a la edad de ingreso, la dificultad el aspecto económico y el embarazo.

Palabras clave: Deserción escolar, entrevista estructurada, dimensión, indicador, causas.

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, la posibilidad de tener acceso a la educación superior en nuestro país es muy vasta; un gran porcentaje de jóvenes tiene la oportunidad de desarrollar una carrera a nivel profesional, sin embargo, muchos de éstos por diferentes razones o causas no les es posible concluir con su educación superior. En nuestro país se ha incrementado el ingreso a la educación superior, sin embargo, también los índices de deserción escolar se han elevado de manera preocupante (Gonzales, 2006; De los Santos, 1994). La problemática de la deserción escolar a nivel superior afecta a la mayoría de las universidades en México; la licenciatura en psicología de la Facultad de Ciencias de la Salud (FACSA) de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) no se ha visto exenta de dicha situación.

El problema de la deserción escolar afecta a muchos países, en américa latina la deserción en las universidades se ubica en aproximadamente en un 50%, aunque con variaciones entre los diversos países (Gonzales, 2006; Espíndola y León, 2002). En lo concerniente a norteamérica, Tinto (1989) señala que los índices de deserción han permanecido constantes en un 45% en el siglo XX pese a las modificaciones ocurridas en sistema educativo, número y tipo de estudiantes. La Secretaría de Educación Pública (SEP) en el año 2016, señala que la matrícula en educación superior a nivel nacional en el ciclo escolar 2015-2016 fue de 3,648,945, con un índice de deserción del 6.8%, lo que implica que 248,128 alumnos abandonaron sus estudios superiores. Mientras que el estado de Durango tuvo una matrícula de 48,544 y un índice de abandono de 3.6%, es decir, 1, 748 desertaron en dicho ciclo.

En base a lo anteriormente planteado surge la siguiente interrogante, ¿Cuáles son las principales circunstancias que influyen en la deserción escolar en la licenciatura en psicología de FACSA UJED?

De ahí la importancia de la presente, para conocer e identificar las circunstancias o factores principales de deserción escolar en universitarios. Con la finalidad de obtener los datos de manera más precisa, se construyó una entrevista estructurada para medir la variable de deserción escolar a nivel universitario, la cual se administró a los principales actores de esta situación, es decir, a estudiantes que desertaron de la licenciatura en psicología de la FACSA de la UJED.


  1. Marco Teórico

Son diversos los autores que han conceptualizado el termino de deserción escolar. Rugarcia en 1993 señala que la deserción universitaria se puede entender como renunciar a la universidad por razones personales, reprobar una o varias materias, ser expulsado, cambiar de carrera, y no recibirse. El abandonar total o parcialmente las aulas de clase, por parte del educando; debido a un sin número de factores como: falta de motivación por parte de los maestros para el alumnado, carencia de espacios físicos para el estudio, marginalidad, desempleo, etc; es entendido como deserción escolar (Tinto, 1989). Se identifica como alumnos desertores a los que abandonan el sistema escolar voluntaria o involuntariamente para ir a otra escuela, para trabajar, para casarse, al principio o al final, repentina o lentamente la carrera que iniciaron (Carrillo,1990; Doublier,1982; Tinto, 1989). La observación preliminar del fenómeno de la deserción indicaba que este constituía el resultado final de un proceso continuo de exclusión en el que las habilidades individuales de los estudiantes y su capacidad para aplicarlas al proceso educativo escolar sólo eran una parte de la causa (Covo, 1989).

Las personas tienen metas claramente definidas cuando se inscriben a la universidad, aunque de hecho no ocurre así. Un número sorprendentemente grande de estudiantes que ingresan tienen una idea poco clara acerca de las razones por las cuáles están allí y no han reflexionado sobre la elección de institución. El proceso de clarificar la meta conduce invariablemente a algunos alumnos a abandonar los estudios definitivamente o transferirse a otras instituciones (Tinto, 1989).



    1. La deserción desde el punto de vista individual.

Desde el punto de vista individual, desertar significa el fracaso para completar un determinado curso de acción o alcanzar una meta deseada, a la cual el sujeto ingresó a una particular institución. Por consiguiente, la deserción no solo depende de las intenciones individuales sino también de los procesos sociales e intelectuales a través de los cuales las personas elaboran metas en una cierta universidad; aunque una gran variedad de fuerzas operan sobre dichos procesos, también es cierto que los individuos son responsables de alcanzar las metas institucionales. (Tinto ,1989). Hackman y Dysinger en 1970 citados por Tinto (1989) exponen que es necesario reconocer que la energía, motivación y habilidades personales son elementos importantes en la consecución del éxito. Expresado con sencillez, completar estudios universitarios implica realizar esfuerzos. Es un hecho lamentable, pero quizás inevitable de la masificada educación superior, que un cierto número de estudiantes no tenga suficiente interés o carezca de carácter para responder a las exigencias requeridas para completar una carrera. En ese mismo sentido Carrillo (1990) sostiene que la deserción es producto de la conducta de los estudiantes y el reflejo de atributos de los mismos estudiantes.

Heilbrun citado por Carrillo (1990), encontró al comparar alumnos desertores con no desertores que los primeros tienen más probabilidades de ser menos maduros, más propicios a rebelarse contra la autoridad y más susceptibles de ser menos serios en sus obligaciones y menos confiables que los no desertores. Rose y Elton en 1966 citados por Carrillo (1990) sostuvieron que la deserción estudiantil es una consecuencia inmediata de un mal ajuste y una alta hostilidad, lo cual provoca en los alumnos incapacidad para adaptarse a la universidad y dirigir su hostilidad hacia la institución. En el proceso de deserción desde el punto de vista individual, un punto crucial es la etapa de desarrollo en la que se encuentre el individuo, es frecuente que durante la adolescencia se den fenómenos de tipo existencial, como crisis de identidad, que, dependiendo de la fortaleza de carácter del individuo, estabilidad emocional y estructura de personalidad lo puedan hacer claudicar de su cometido.



    1. La deserción desde el punto de vista institucional.

Tinto (1989) expone que desde el punto de vista institucional, existen varios puntos críticos en el recorrido estudiantil en que las interacciones entre la institución y los alumnos pueden influir directamente en la deserción. El primero se desarrolla durante el proceso de admisión, cuando el estudiante realiza el primer contacto con la universidad; la formación de expectativas fantásticas o equivocadas sobre las condiciones de la vida estudiantil o académica puede conducir a decepciones tempranas y ponen en movimiento una serie de interacciones que lleven a la deserción. Un segundo punto crítico en el recorrido académico del estudiante es el de transición entre el colegio de educación de nivel medio superior y la universidad, inmediatamente después del ingreso a la institución. En el primer semestre, se pueden presentar grandes dificultades y posiblemente la deserción; mientras algunos de estos abandonos se originan en la incapacidad para satisfacer exigencias académicas, la mayor parte de las deserciones son voluntarias (Tinto, 1989).

En la investigación realizada por Osorio (1982) en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señala, respecto a los factores que inciden en la deserción, algunos aspectos que limitan la capacidad de retención institucional son la existencia de diferencias importantes entre los conocimientos con que egresan los estudiantes de bachillerato y el mínimo de aptitudes necesario para los estudios de licenciatura. Otro factor es la gran diversidad de planes de estudio de la educación media superior, que produce perfiles distintos entre los aspirantes a la educación superior. En ese mismo rubro De Allende (1987) expresa que la escasa atención a las ciencias básicas, las matemáticas y las metodologías de investigación, en el nivel medio superior y otras situaciones, entre ellas, una elección de carrera que no incluya materias consideradas difíciles; el ingreso al nivel superior sin aptitudes para el razonamiento lógico; y las erróneas percepciones sobre la investigación científica pueden provocar que el alumno deserte de la universidad.

La teoría propuesta por Tinto (1992) sobre el abandono de los estudiantes, inspirada en los trabajos de Durkheim y Van Gennep sobre el suicidio y los ritos de transición en miembros de una comunidad, sostiene que las universidades se asemejan a otras comunidades humanas y que tanto el abandono estudiantil, como el abandono general de esas comunidades, reflejan necesariamente los atributos y las acciones del individuo, pero también los de los otros miembros de la comunidad en que esa persona reside. La decisión de desertar, entonces, está más en función de lo que ocurre después del ingreso a la institución, que de lo que sucedió previamente. Tinto (1975) propone un modelo sobre deserción universitaria que a continuación se describe; en un primer momento, el de ingreso al programa, juegan papel fundamental la identificación profesional, el compromiso académico, la meta ocupacional y la identificación institucional. En un segundo momento, el del proceso dentro del programa, el desempeño académico traducido en el rendimiento cuantitativo y el desarrollo intelectual, por un lado, más las relaciones con los compañeros y profesores-asesores, por otro, tienden a afianzar las condiciones de entrada ya mencionadas o a debilitarlas produciéndose una nueva situación en torno a metas académicas e identificación institucional, como un tercer momento que asimila el impacto de la realidad interna del programa y de las circunstancias socioeconómicas del medio sobre las condiciones iniciales del usuario, incidiendo sensiblemente en la decisión sobre perseverancia o deserción, cuarto momento del modelo.


    1. Circunstancias extraescolares en la deserción.

Un grupo de variables que influyen en la deserción escolar las hemos denominado circunstancias extraescolares, cambio de domicilio, matrimonio, trabajo, dificultades económicas, decisión familiar (Carrillo, 1990). La investigación realizada por Thompson en 1980 citado por Carrillo (1990), reportó un factor importante para la permanencia, es la calidad de las relaciones familiares y los valores centrales, manifestados en el seno de la familia. Dentro de esta investigación, respecto al estado civil, Thompson sugiere que la permanencia en la universidad es mayor en las personas que entran a estudiar siendo solteros.

Vincent Tinto en 1986 citado por Carrillo (1990), expone que la solidez económica es un factor determinante en la deserción, especialmente cuando dichos factores económicos influyen en los beneficios vinculados a la educación para hacer frente a la inversión que supone el seguir asistiendo a la universidad.



    1. Teorías sobre deserción escolar.

Vincent Tinto en 1989 citado por De los Santos (1994), tomando como base el análisis de la bibliografía sobre el tema en los últimos 25 años plantea cinco aproximaciones sobre la deserción:

Las teorías psicológicas. Asumen que ésta se debe en gran medida a la capacidad o disponibilidad de los individuos para cumplir exitosamente las tareas con la asistencia a la escuela. Es posible distinguir a los estudiantes que permanecen y a los desertores, por los atributos de su personalidad que determinan diferentes respuestas a circunstancias educativas similares.

Las teorías sociales. Señalan que la deserción no constituye un acontecimiento individual aislado sino que forma parte de un proceso de estratificación social más amplio que opera para preservar los patrones existentes de desigualdad social y educativa. Son elementos de predicción importantes del éxito escolar el estatus social individual, la raza y el sexo, ya que el éxito es moldeado por las mismas fuerzas que configuran el éxito social en general y que definen el lugar que los individuos y las instituciones ocupan en la sociedad.

Las teorías organizacionales. Conciben al fenómeno como un reflejo de la conducta institucional como lo es de la conducta de los individuos dentro de un marco organizacional. Aquí incide el efecto del tamaño, la complejidad institucional, los recursos disponibles, el ambiente y la existencia de estímulos diversos sobre la socialización de los estudiantes.

Las teorías económicas. Indican que la deserción refleja fuerzas económicas, especialmente las que influyen sobre los beneficios vinculados tanto a una educación universitaria, como a los recursos financieros que los individuos pueden aportar para hacer frente a la inversión que supone continuar asistiendo a la escuela. Las fuerzas económicas en donde el estudiante contrasta los beneficios vinculados a la obtención de un determinado grado en una determinada institución, con los recursos financieros necesarios para hacer frente a la inversión.

Las teorías interacciónales. Postulan que las decisiones de desertar reflejan la interpretación que hace el individuo de sus experiencias en el mundo de la universidad, en donde la conducta estudiantil es resultado de la interacción dinámica recíproca entre los ambientes y los individuos.

Tinto (1975) propone un modelo sobre deserción universitaria que a continuación se describe; en un primer momento, el de ingreso al programa, juegan papel fundamental la identificación profesional, el compromiso académico, la meta ocupacional y la identificación institucional. En un segundo momento, el del proceso dentro del programa, el desempeño académico traducido en el rendimiento cuantitativo y el desarrollo intelectual, por un lado, más las relaciones con los compañeros y profesores-asesores, por otro, tienden a afianzar las condiciones de entrada ya mencionadas o a debilitarlas produciéndose una nueva situación en torno a metas académicas e identificación institucional, como un tercer momento que asimila el impacto de la realidad interna del programa y de las circunstancias socioeconómicas del medio sobre las condiciones iniciales del usuario, incidiendo sensiblemente en la decisión sobre perseverancia o deserción, cuarto momento del modelo.


  1. Metodología

La presente investigación es de tipo no experimental descriptiva transversal, ya que no hay manipulación de la variable a investigar y únicamente se ofrece una descripción de dicha variable, además que la obtención de la información se realizó en un solo momento de tiempo (Hernández, Fernández y Baptista, 2006).

Se realizó un censo de participación voluntaria para la obtención de la muestra (Vivanco, 2005), obteniéndose un total de 62 ex alumnos, de los cuales el 67.7% (42 ex alumnos) pertenecen al sexo femenino y 32.3% (20 ex alumnos) al masculino. La edad promedio fue de 20 años, con una edad mínima de 18 y una máxima de 27.




    1. Instrumento de recolección de datos.

Para la recolección de información se construyó una entrevista estructurada, se eligió este instrumento con la finalidad de obtener datos más completos mediante respuestas abiertas por parte de los entrevistados. La redacción de reactivos se llevó a cabo en base al sustento teórico consultado sobre las causas de deserción escolar a nivel universitario, así mismo se tomaron en cuenta los lineamientos para la construcción de un instrumento de medición como lo es la entrevista. Procurando que los reactivos fueran claros y entendibles para los entrevistados. En una primera fase se redactaron 19 posibles reactivos, los cuales se sometieron a una revisión, logrando una primera evaluación del instrumento. Después de la primera revisión, se redactaron 8 reactivos más quedando un total de 27 reactivos en la segunda revisión, los cuales fueron sometidos a una prueba piloto con alumnos pertenecientes a la licenciatura en psicología en Gómez Palacio, Dgo. de la Universidad Juárez del Estado de Durango. Finalmente después de dos revisiones y la prueba piloto, el instrumento quedó compuesto por un total de 29 reactivos. Se crearon cuatro dimensiones de la variable a medir (deserción escolar), siendo éstas las siguientes; Académicas: esta dimensión contiene tres indicadores: antecedentes académicos, orientación vocacional y ambiente escolar. Normatividad: esta dimensión contiene tres indicadores: reprobación, oportunidades para acreditar materias y número de exámenes extraordinarios. Sociales: esta dimensión contiene tres indicadores: económicas, laborales y cambio de domicilio. Personales: esta dimensión contiene cinco indicadores: estado civil, enfermedad, embarazo, edad y el motivo de deserción que daban los alumnos desertores de acuerdo a su percepción. Cada indicador de cada dimensión está compuesto por un determinado número de reactivos del instrumento, esto con la finalidad de agrupar las posibles respuestas en determinada dimensión y facilitar la organización y análisis de datos. El proceso para validar al instrumento se basó en la validez de contenido, la cual se refiere al grado en que la medición representa el concepto medido, es la representatividad de la variable a través de los indicadores (Brown, 1980; Gregory, 2001; Cohen y Swerdlik, 2000). Todos los reactivos del instrumento están basados en teoría de la variable que se pretende medir, de esta forma se obtuvo validez de contenido; al mismo tiempo se obtuvo validez relacionada con el criterio al compararlo con las teorías e investigaciones sobre deserción escolar (Brown, 1980; Gregory, 2001; Cohen y Swerdlik, 2000).


    1. Recolección de información.

El primer paso para la recolección de información, fue investigar en los archivos de la escuela de psicología los expedientes de los alumnos desertores, una vez obtenidos los expedientes, se extrajo de éstos la información necesaria (teléfono, domicilio y e-mail), para localizarlos y llevar a cabo la entrevista. Las entrevistas se realizaron de acuerdo a la situación en la que se encontraba cada alumno desertor. Existen alumnos desertores que cambiaron de domicilio a otra ciudad, inclusive a otro país, con éstos la entrevista se realizó por medio del teléfono o utilizando medios electrónicos, con un entrevistador en una computadora usada como terminal y un entrevistado en otra terminal, como lo sugieren Cohen y Swerdlik (2000).

    1. Análisis de datos.

Posterior a la recolección de la información, se procedió a establecer las categorías de respuesta correspondientes a cada reactivo. Cabe hacer énfasis en que las categorías se asignaron en base a las respuestas dadas por los entrevistados. Después de clasificar las respuestas, éstas se ubicaron en la dimensión correspondiente, se hizo una matriz de datos de las categorías y se obtuvieron las frecuencias.

IV. Resultados

Los resultados se organizan en base a las dimensiones de la variable. La primera dimensión es la académica y el indicador antecedentes académicos, en el cual se encontró que El 75% cursó una preparatoria con plan de estudios de 3 años, mientras que el 25% lo hizo en una preparatoria de 2 años. El 15% de la población tuvo estudios previos en alguna carrera que no fuera psicología, mientras que el 85% su primer ingreso a la universidad fue en la carrera de psicología. Las carreras a las que pertenecieron los alumnos desertores son, medicina con tres alumnos, relaciones humanas, contador público y administración de empresas con un alumno respectivamente. En cuanto a la duración en otras licenciaturas, cuatro personas permanecieron en otra carrera de uno a tres semestres, dos personas permanecieron de cuatro a seis semestres y, finalmente no se registró ningún estudiante que haya permanecido por más de seis semestres; referente a los motivos por los cuales desistieron de estudiar la carrera previa, El 17% refiere que tuvo dificultades con el profesorado y el 83% expreso desagrado por la carrera. Continuando con el indicador de antecedentes académicos, se encontró que el 70% de los alumnos desertores ingresaron a primer semestre, mientras que el 30% ingreso a semestre cero o propedéutico. Para finalizar con el indicador de antecedentes académicos, se encontró que el semestre con mayor incidencia de deserción fue segundo con 29 alumnos que causaron baja, seguido por tercer y cuarto semestre con 12 deserciones respectivamente, sexto con 4 bajas, quinto y noveno semestre con 2, séptimo semestre con 1 baja y finalmente no se registraron deserciones en octavo semestre. Continuando en la dimensión académica, en el indicador de orientación vocacional, se encontró que el 60% de los alumnos desertores recibió algún proceso de orientación vocacional de la preparatoria de la cual egreso, mientras que un 40% no lo recibió. De los alumnos que recibieron proceso de orientación vocacional en su preparatoria, el 42% expresa que dicho proceso estuvo compuesto solamente por la administración de pruebas psicológicas, el 8% manifiesta que su proceso se limitó a la clase de orientación vocacional, el 4% argumenta que su proceso de orientación estuvo compuesto por pruebas psicológicas, clase de orientación vocacional y entrevista; otro 25% de la población dice que su proceso de orientación fue en base a la aplicación de pruebas psicológicas y clases de orientación vocacional. Por último, un 21% expresa que el proceso de orientación recibido en la preparatoria se realizó mediante administración de pruebas psicológicas y entrevistas Continuando con el indicador de orientación vocacional, el 3% de la población recibió algún proceso de orientación vocacional ajeno a la preparatoria de egreso, mientras que el 97% no recibió ninguna orientación ajena a la de la preparatoria. Los motivos por los cuales los alumnos desertores decidieron estudiar psicología, el 13% refiere que para conocerse a sí mismo, el 17% argumenta que por interés en conocer al ser humano, mientras que el 13% por ayudar a las gente, un 34% por que se identificó con alguna persona o institución cercanas a la psicología, el 3% expresa que estudió psicología por desagrado a las matemáticas pensando que en esta profesión no se estudia matemáticas, 5% de la población refiere que era su única opción, y finalmente un 15% decidió estudiar dicha profesión para conocerse a sí mismo y conocer al ser humano. Dentro del indicador de orientación vocacional, el principal motivo para estudiar psicología en UJED fue la cuestión económica con un 59%, mientras que el 13% de los desertores refiere que por la cercanía de la institución, el 20% argumenta que por el prestigio que la institución tiene y un 8% seleccionaron UJED por referencias de otras personas. Otro factor dentro de este indicador, es la reacción que tuvieron los padres hacia la carrera, el 72% de los alumnos desertores argumentan que sus padres los apoyaron cuando decidieron estudiar psicología, un 8% refiere que no recibió apoyo por parte de sus padres y el 20% expresa que sus padres se mantuvieron neutrales. Para finalizar con el indicador de orientación vocacional, el 89% de la población refiere que recibió apoyo por parte de sus amigos, mientras el 3% dice que no recibió apoyo y el 8% argumenta que la postura de sus amigos fue neutral. Para finalizar con la dimensión académica, se obtuvieron resultados del indicador ambiente escolar. Se encontró que en el 92% de los entrevistados la institución y la carrera había satisfecho las expectativas que tenían o que se habían formulado acerca de éstas, mientras el 8% expreso lo contrario. Dentro del indicador de ambiente escolar, se encontró que el 97% de los desertores se adaptó al ambiente escolar de UJED, mientras que el 3% no pudo adaptarse; las razones por las cuales los desertores pudieron adaptarse al ambiente escolar de UJED. En el 54% el proceso de adaptación se dio porque se consideran adaptables a cualquier ambiente, mientras el 33% lo atribuye a la relación que tuvo con compañeros y un 13% argumenta que la adaptación se dio por la relación que tenía con los docentes de la institución.

En cuanto a la dimensión de normatividad, en primer lugar se muestra el indicador de reprobación, el 80% de los desertores reprobó una o más materias, mientras que el 20% no reprobó ninguna materia. En cuanto al número máximo de materias reprobadas en un semestre, el 50% de la población refiere que solo reprobó una materia, un 41% dos materias, el 9% tres materias, y no se encontraron desertores que hayan reprobado 4 o más materias. Para finalizar con el indicador de reprobación, de acuerdo a la percepción de los desertores los factores que influyeron para la reprobación de dichas materias, refieren que el principal factor de reprobación son los maestros, la relación que llevaban con éstos, su rigidez y manera de llevar la clase. En segundo lugar se encuentran la falta de estudio combinada con la postura del maestro, le sigue la autoconfianza combinada con la postura del maestro, después viene la falta de estudio, irresponsabilidad del alumno y dificultades familiares. Finalmente se encuentran la autoconfianza, el desagrado y el desinterés que el alumno tenía por la materia. Continuando en la dimensión de normatividad, se exhibe a continuación el indicador de oportunidades que tiene al alumno para acreditar una o más materias. El 67% de la población recurso al menos una materia, mientras que el 33% no recurso ninguna materia. De los alumnos desertores que recursaron al menos una materia, el 50% recursó una vez dicha materia o materias, el 21% la recursó dos veces y un 29% llevo esta materia en tres ocasiones Para finalizar la dimensión de normatividad, se exponen los resultados del indicador de exámenes extraordinarios. Se encontró que el 62% de la población presento al menos un examen extraordinario durante su estancia en UJED, mientras que el 38% no. Para terminar con el indicador de exámenes extraordinarios, se encontró que el 40% de los alumnos desertores presentaron un examen extraordinario durante su estancia en UJED, un 24% presentaron dos exámenes, otro 24% tres exámenes extraordinarios y finalmente el 12% presento 4 exámenes extraordinarios.

Al igual que las anteriores dimensiones, la social está compuesta por varios indicadores. Se encontró en el indicador económico, que al su ingreso a UJED, el 97% de la población no tenía hijos o responsabilidades económicas hacia otras persona, solo el 3% tenía hijos o compromisos económicos Dentro del mismo indicador se encontró de igual manera que el 95% no tenía responsabilidades económicas hacia otras personas durante su estancia en UJED, mientras que el 5 % sí. el indicador económico y el laboral, en dichos indicadores se encontró que al 65% de la población otras personas le costearon los estudios durante su estancia en UJED, mientras que el 35% de la población tuvo que trabajar para costearse sus estudios. Continuando con la dimensión social, por último, se encontró que el 95% de la población no cambio su residencia durante su estancia en UJED, mientras que el 5% cambio su domicilio pero fue dentro de la ciudad, y finalmente no se registraron datos de desertores que hayan cambiado de domicilio a otra ciudad o país.

De igual forma que las dimensiones anteriores la dimensión personal se compone de varios indicadores, en primer lugar se exponen los resultados obtenidos en el indicador de estado civil, se encontró que el 97% de la población al ingresar a UJED era soltero, mientras solo el 3% estaba casado. Finalizando con este indicador, se observó en cuanto al estado civil de los desertores durante su estancia en UJED, que el 90% de la población continuaba soltero durante su permanencia en la institución, mientras que solo el 10% era casado. En el indicador de enfermedad, se observó que el 94% de la población no padecía alguna enfermedad al ingresar a UJED, mientras que el 3% refiere que padecía hipertiroidismo y otro 3% padecía anemia. Continuando con el indicador de enfermedad, se halló que el 79% de la población no padeció alguna enfermedad durante su estancia en UJED, mientras que el 10% tuvo depresión, un 3% hipertiroidismo, varicela con 4% y finalmente un 3% de la población padeció amnesia. El siguiente indicador es el embarazo, se detectó que el 29% de la población se embarazo durante su estancia en UJED, mientras que el 71% refiere lo contrario. En el indicador de edad de ingreso a UJED, se encontró que el 77% ingreso a UJED con una edad de entre 17 y 20 años, mientras el 15% tenía una edad entre 21 y 24 años, y finalmente el 8% tenía un edad de 25 años o más. Finalmente en la dimensión personal, se cuestiono a los desertores la razón o razones por las cuales decidieron abandonar la carrera, encontrándose que la principal razón fue por cuestión del reglamento institucional con 19%, en segundo plano se encuentra el factor económico, la baja tolerancia a la frustración, disgusto por la carrera y el embarazo con 15% cada uno de estos motivos, siguiéndoles dificultades con maestros con 10%, el matrimonio con 5%, y finalmente se encuentran la distancia de la institución y el ambiente escolar con 3% respectivamente,
V. Conclusiones y Discusión

Después de analizar los resultados obtenidos, se concluye en cuanto a la dimensión académica Un dato interesante es el alto porcentaje de desertores que ingresaron a primer semestre contrario a los que ingresaron al semestre cero o propedéutico, se concluye que el haber cursado el semestre cero contribuye en demasía a que los alumnos además de adentrarse al ambiente universitario, se adapten a la dinámica educativa de UJED. Dentro del indicador de antecedentes académicos, es de suma importancia señalar que en los primeros semestres se registra el mayor índice de deserción, conjugado con el alto índice de reprobación que se dio entre los desertores (el 80% de la población reprobó al menos una materia y el 62% presentó al menos un examen extraordinario), además que el 67% de los alumnos desertores al menos recursó una materia y el 29% recurso tres veces dicha materia, indicando incapacidad para adaptarse a las exigencias académicas de la institución y por lo tanto no cumplieron con el reglamento de la institución. Otro punto esencial para que se dé la deserción escolar es el proceso de orientación vocacional, aunque el 60% de los desertores si recibió algún proceso de orientación vocacional (se considera un porcentaje bajo), y la mayoría recibió apoyo tanto de padres como amigos, la metodología utilizada en estos procesos de orientación vocacional no fue suficiente, ya que en el 42% de la población solamente se utilizaron pruebas psicológicas, aunado a que los principales motivos por los cuales decidieron estudiar psicología fueron la identificación con un maestro, terapeuta o psicólogo de la escuela, otros motivos fueron, la necesidad de conocerse y comprender las conductas de las personas y por interés por el servicio social para ayudar a la gente, más nunca se preguntaron si poseían las capacidades, habilidades y aptitudes para poder cursar la carrera.

En cuanto al factor económico, se encontró que el 35% de la población trabajaba para costear sus estudios, además que el 15% de los desertores refiere que la situación económica fue el principal factor para desistir de la carrera, indicando que la situación económica del desertor es una razón de peso para la deserción. El embarazo es un factor importante para que se de el proceso de deserción, ya que el 29% de las desertoras (de un total de 21 mujeres entrevistadas) se embarazaron durante su estancia en UJED. Siendo el 15% de la población total entrevistada que atribuye su motivo de deserción el embarazo. Otro punto crucial en la deserción escolar es la edad de ingreso a UJED, se descubrió que el 77% de los desertores tenía una edad entre 17 y 20 años, es decir en la adolescencia, donde las personas van formando su identidad, durante este proceso los individuos buscan modelos para identificarse, y los alumnos desertores se identificaron con algún psicólogo y decidieron estudiar psicología sin ver si contaban con los elementos necesarios para hacerlo, lo anterior se observa en los motivos que refieren los estudiantes para estudiar psicología, el porcentaje más alto de dichos motivos fue la identificación con personas y/o instituciones.

En base a lo anterior se concluye que las principales circunstancias que influyeron en la deserción licenciatura en psicología de la Universidad Juárez del Estado de Durango, en primer plano se encuentra la dificultad para cubrir las exigencias académicas de la institución, el factor orientación vocacional aunado a la edad de ingreso, la dificultad el aspecto económico y el embarazo. Mientras el ambiente escolar no tuvo impacto en el proceso de deserción escolar.


Bibliografía

Brown, F.G. (1980). Principios de la medición en psicología y educación. México: Manual Moderno.

Carrillo, I. (1990). La deserción en educación superior. Un marco de referencia conceptual. Reporte No. 20. Centro de artes y humanidades. Universidad Autónoma De Aguascalientes. México.

Cohen, R.J. y Swerdlik, M. E. (2000). Pruebas y evaluación psicológicas. Introducción a las pruebas y a la medición. México: McGraw-Hill.

Covo, M. (1989). Algunas condiciones no académicas de la deserción. En Nuevas perspectivas críticas de la Universidad. México. Cuadernos del CESU No. 16. UNAM. México.

De Allende, C. (1987). Propuesta de elementos conceptuales y metodológicos para el estudio y las causas de la deserción y rezago. Revista de educación superior. México.

De los Santos, E. (1994). La deserción escolar en México. Análisis, consideraciones, propuestas. Revista Perspectivas docentes 13, 38-46.

Doublier, A. (1992). La eficiencia interna del sistema educativo y el modelo de análisis por brechas en deserción escolar. Revista especializada del PROMEP No. 8. Argentina.

Espíndola, E.; León, A. (2002). La deserción escolar en América Latina: un tema prioritario para la agenda regional. Revista iberoamericana No. 30. Recuperado de: http://rieoei.org/rie30a02.htm

González, L. (2006). Repitencia y deserción en la educación universitaria de Chile. En UNESCO-IESALC. (Primera edición) Repitencia y deserción en América Latina. 2000-2005. (pp. 119-148). Santiago de Chile. (Versión digital PDF).

Gregory, R.J. 2001. Evaluación psicológica. Historia, principios y aplicaciones. México: Manual Moderno.

Hernández, R; Fernández, C; y Baptista, P, (2006). Metodología de la Investigación. México: Mc Graw Hill.



Osorio, J. (1982). Factores que inciden en la deserción escolar al nivel superior. UAM. Reporte de investigación N° 68. México.

Rugarcía, A. (1993). La deserción universitaria. Revista renglones No. 26. ITESO. México. Recuperadode:http://rei.iteso.mx/bitstream/handle/11117/1581/26_renglones26delauniarmandorugarciaDES.pdf?sequence=2

Secretaría de Educación Pública (2016). Principales cifras del sistema educativo nacional. Primera edición. Dirección General de Planeación, Programación y Estadística Educativa. Secretaría de Educación Pública. México.

Tinto, V. (1975). Deserción en la educación superior: Una síntesis teórica de investigación reciente. Revista de investigación educativa. Vol. 45. Estados Unidos.

Tinto, V. (1989). Definir la deserción: Una cuestión de perspectiva. Revista de la Educación Superior, 71, 1-9. Recuperado de: http://publicaciones.anuies.mx/revista/71/1/3/es/definir-la-desercion-una-cuestion-de-perspectiva

Tinto, Vincent. (1992). El abandono de los Estudios Superiores: Una Nueva Perspectiva de las causas del Abandono y su Tratamiento. Cuadernos de Planeación Universitaria. México.

Vivanco, M. (2005). Muestreo estadístico: Diseño y aplicaciones. Editorial Universitaria.



Anexos
ENTREVISTA PARA ALUMNOS DESERTORES
NOMBRE.............................................................EDAD..........SEXO.........FECHA.......


  1. ¿De qué preparatoria egresaste? ¿Plan de dos o tres años?

  2. De la preparatoria que egresaste, ¿Recibiste alguna orientación sobre qué carrera estudiar? ¿Cómo fue este proceso?

  3. ¿Recibiste algún proceso de orientación ajeno a la preparatoria que egresaste?

  4. ¿Por qué decidiste estudiar psicología?

  5. ¿Por qué escogiste la escuela de psicología de la UJED?

  6. ¿Qué opinaron tus padres sobre la carrera que ibas a estudiar?

  7. ¿Qué opinaron tus amistades sobre la carrera que ibas a estudiar?

  8. ¿Estudiaste otra carrera antes de ingresar a la licenciatura en psicología? ¿Cuánto tiempo estuviste en dicha carrera? y ¿Por qué decidiste abandonarla?

  9. ¿Estuviste en otra escuela de psicología antes de ingresar a UJED? ¿Cuánto tiempo estuviste en dicha carrera? Y ¿Por qué decidiste cambiarte a UJED?

  10. ¿A qué edad ingresaste a UJED?

  11. ¿Cuál era tu estado civil al ingresar a psicología UJED?

  12. ¿Padecías alguna enfermedad al ingresar a psicología UJED?

  13. ¿Tenías hijos o dependientes económicos al ingresar a psicología UJED?

  14. ¿Ingresaste a primer semestre o al semestre propedéutico?

  15. Al ingresar a UJED, ¿¿esta cubrió las expectativas que tenías o que te habías formado acerca de la carrera e institución?

  16. ¿Te fue fácil adaptarte al ambiente escolar de psicología UJED? ¿por qué?

  17. ¿Reprobaste alguna materia durante tu estancia en psicología UJED?

  18. ¿Cuál fue el número máximo de materias que reprobaste en un semestre?

  19. ¿Qué circunstancias consideras que hayan influido para reprobar dichas materias?

  20. ¿Durante tu estancia en psicología UJED presentaste exámenes extraordinarios? ¿Cuántos?

  21. Durante tu estancia en psicología UJED, ¿alguna vez recursaste una o más materias? ¿cuántas veces recursaste estas materias?

  22. ¿Cuál era tu estado civil durante tu estancia en psicología UJED?

  23. ¿Tenías hijos o dependientes económicos durante tu estancia en psicología UJED?

  24. Durante tu estancia en psicología UJED, ¿trabajabas para costear tus estudios? o ¿alguien costeaba tus estudios?

  25. Durante tu estancia en psicología UJED, ¿estuviste embarazada?

  26. ¿Padeciste alguna enfermedad durante tu estancia en psicología UJED?

  27. Durante tu estancia en psicología UJED, ¿cambiaste de domicilio? ¿a dónde?

  28. ¿En qué semestre desertaste de la licenciatura en psicología UJED?

29. ¿Cuál es la razón o razones por las que decidiste abandonar la licenciatura en psicología de UJED?


Catálogo: foro -> includes -> docs
docs -> Las Competencias artesanales de los estudiantes de la Escuela de Pintura Escultura y Artesanías de la Universidad Juárez del Estado de Durango
docs -> Foro interinstitucional de educación superior “La Educación Superior de Durango, una visión de futuro”
docs -> Foro interinstitucional de educación superior “La Educación Superior de Durango, una visión de futuro”
docs -> Se consideraron para ello, los criterios aplicables a la tutoría, que define en agosto del 2012 el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, copaes
docs -> La Educación Superior de Durango, una visión de futuro
docs -> Direccion de servicios educativos
docs -> La Educación Superior de Durango, una visión de futuro” HÁbitos de estudio de los alumnos de la facultad de ciencias de la cultura física y deporte
docs -> Universidad juarez del estado de durango


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos