La Educación ante las desigualdades de género



Descargar 53.5 Kb.
Fecha de conversión19.01.2018
Tamaño53.5 Kb.

REDES
Diferencias de género y Socialización. Los estereotipos de género y su trasmisión a través del proceso de socialización.
Si como hemos analizado en el enfoque más actual de los estudios de Género “Enfoque bidimensional” hombres y mujeres somos más parecidos que diferentes. ¿Cuál es el origen de las diferencias que persisten actualmente en la mayoría de los países occidentales, y mucho más en los países subdesarrollados. Diferencias que se convierten fácilmente en desigualdades?. Estas diferencias son el resultado de la pervivencia de los estereotipos de género tradicionales que aún se mantienen en muchos países occidentales como en España.
Actualmente el avance social es tan rápido que no evolucionan a la par las catalogaciones y generalizaciones que realizamos sobre los grupos sociales y éstos mismos, pero el problema radica en que esta disfunción entre sus etiquetaciones (estereotipos) y la realidad no se hacen fácilmente conscientes.
Además, estos estereotipos persisten porque son transmitidos en el proceso de socialización: durante la socialización primaria, en la que el niño a través de los modelos familiares, observa como el padre desempeña unos determinados roles mientras que a la madre le corresponden otros, al mismo tiempo que poco a poco se va incorporando a un grupo de referencia u otro según sea su sexo, construyendo así su propia identidad. Esta socialización inicial es continuada por la escuela (socialización secundaria), consolidándose las diferencias en socialización de hombres y mujeres que a su vez contribuyen al mantenimiento de los estereotipos de género.
De este modo, la pertenencia a una u otra categoría sexual va a determinar distintas realidades sociales en la interacción con otras personas así como diferencias en la identidad de los individuos, lo cual condicionará su comportamiento futuro, es decir, las futuras elecciones como: carrera, aficiones etc.. y por supuesto el desempeño profesional posterior, porque la mujer asumirá funciones familiares de mantenimiento del hogar, cuidado de los hijos y personas mayores, tareas que tendrá que compatibilizar con su trabajo. De ahí que, si persisten estas diferencias es porque mujeres y hombres interiorizan de forma automática su propio estereotipo.
El Estereotipo de Género y la persistencia de las diferencias de Género (desigualdades).
En los países occidentales, a finales del siglo XIX, el orden social estaba basado en la separación de los dos ámbitos: público y privado, con la consiguiente separación de géneros, de modo que el mundo de la mujer era el privado y el del hombre el público. Este orden no se podía transgredir, sólo en casos excepcionales como guerras o situaciones extremas la mujer salía al ámbito público, pero restablecida la normalidad era recluida de nuevo en el ámbito privado. Ante esta situación la educación de la mujer no era ni parecida a la del varón. Rousseau ya se había encargado de establecer con su “Emilio” y “Eloisa” las diferencias en cuanto que a cada uno de ellos le correspondían tareas diferentes: el varón debía enfrentarse al mundo exterior pero a la mujer le correspondía el cuidado del hogar y los hijos. En consecuencia, en esta época el analfabetismo en la mujer era de un 90 % y no le fue permitido el acceso a las Instituciones públicas de Educación Superior hasta 1910, que fue cuando desaparecen las trabas formales, para que la mujer acceda a la Universidad. Claro es que su presencia era excepcional, teniendo en cuenta el índice de analfabetismo y con el problema de que aunque “desapareciera el permiso para matricularse” cuando posteriormente se licenciaban o doctoraban, no se les permitía trabajar en su profesión.
Como ya hemos indicado el panorama ha cambiado radicalmente, las diversas constituciones de los países occidentales han promulgado la igualdad de la mujer en todos los campos: educación, trabajo, poder etc.., lo que ha permitido el acceso de la mujer a roles que tradicionalmente sólo ocupaban hombres. La incorporación masiva de la mujer al mundo de la educación, al trabajo etc.., ha dado como resultado un cambio en la estructura social, así como las creencias asociadas a uno u otro sexo.
Pero a pesar de todo ello, persisten las diferencias (desigualdades) y al analizarlas podemos observar la relación existente entre esas desigualdades entre hombres y mujeres y las diferencias entre los estereotipos tradicionales de género.
Los estereotipos (creencias generalizadas sobre los atributos que caracterizan a un determinado grupo social) sobre los géneros se han ido formando en épocas anteriores y son transmitidos a través del proceso de socialización, sin apenas modificaciones a lo largo de este período con cambios estructurales tan profundos, es decir la situación social ha cambiado, pero no lo ha hecho el estereotipo correspondiente al hombre y a la mujer y seguimos manteniendo los estereotipos correspondientes a la sociedad decimonónica, por tanto han quedado obsoletos, en cuanto no cumplen la función de éstos, que es permitir adaptarnos mejor a la realidad en cuanto representan las características fundamentales de un grupo.
Pero además hay unas características de los estereotipos que aún agravan más el problema que nos ocupa que es su fuerte resistencia al cambio y su efecto de autocumplimiento, que afectan no sólo al grupo que estereotipa: el hombre (a través de la sociedad patriarcal) si no al grupo estereotipado: la mujer, con lo cual no es sólo el hombre sino la propia mujer la que ajusta su comportamiento a este estereotipo, que ya no refleja ni las características, comportamientos ni creencias de la mujer, contribuyendo de este modo a mantener las diferencias.
En consecuencia, actualmente en la mayoría de los casos, las diferencias entre hombres y mujeres no obedecen a un proceso de discriminación social, sino de diferenciación de los propios sujetos en cuanto a la prioridad de valores e intereses que van a reflejarse en los roles que hombres y mujeres eligen: en la profesión y en la familia y en la posición que unos y otros ocupan dentro de una misma organización y empresa (poder y autonomía).
En la explicación de estos aspectos vamos a detenernos ahora.

A. El estereotipo de Género.


El Género es un constructo que hace referencia a las características psicosociales (rasgos, roles, motivaciones y conductas) asignados diferencialmente a hombres y mujeres dentro de cada cultura, no a las diferencias biológicas existentes entre ambos sexos. En consecuencia con estereotipo de género aludimos a las creencias culturalmente compartidas sobre las características psicosociales que se consideran prototípicas de estas dos categorías excluyentes.
Los trabajos en torno al contenido de los estereotipos de género coinciden en que existen dos dimensiones:

  • Una femenina caracterizada por rasgos y roles expresivo-comunales, asociados a expresividad, ternura y alta emocionalidad.

  • Otra masculina caracterizada por roles y rasgos instrumentales-agentes, asociados a racionalidad, competencia y baja emocionalidad.

Por lo que respecta a valores e intereses se observa que el factor:

Expresivo comunal esta asociado a la necesidad de afiliación y

El instrumental agente a la necesidad de realizaciones y logros personales.
Es importante el que se haya observado en estas dimensiones una gran constancia transcultural.
Williams y Best (1990) elaboran una teoría de cómo los estereotipos de género contribuyen a mantener las diferencias hombre-mujer, para lo cual comienzan diferenciando 3 constructos relacionados:

  1. Roles sexuales: actividades importantes en las que existen diferentes tasas de hombres y mujeres.

  2. Estereotipos de rol de género: creencias sobre qué actividades son más apropiadas para hombres y cuáles para mujeres.

  3. Estereotipos de rasgos de género: características psicológicas atribuidas diferencialmente a uno u otro sexo.

Para estos autores, la diferenciación psicológica es la que más contribuye al mantenimiento de las diferencias en roles. De modo que, el razonamiento sería dado que la psicología de las mujeres y la de los hombres es distinta, se justifica que determinadas tareas correspondan a los hombres y otras a las mujeres, del mismo modo que unas profesiones son más adecuadas para hombres y otras para mujeres.


Actualmente, tanto la presencia generalizada de la mujer en profesiones reconocidas como sus éxitos académicos han hecho que resulten obsoletas las hipótesis referidas tanto a la falta de inteligencia de la mujer como a deficiencias en su formación, pero en Psicología han surgido nuevas versiones de estas hipótesis, nos referimos a las diferencias halladas entre hombres y mujeres en el desarrollo motivacional (falta de ambición) actitudinal (falta de compromiso) y comportamental (centralidad del trabajo y falta de eficacia).
El análisis de los resultados obtenidos en experimentos en Psicología establece que cuando aparecen diferencias entre los sexos pueden explicarse desde factores contextuales, sin vinculación al hecho de ser varón o mujer. De modo que los resultados sobre “el nivel de compromiso con el trabajo”, se vincula con factores de tipo personal (edad, nivel de formación o carácter) y muy especialmente con responsabilidades familiares, vivir en pareja, hijos etc..) En otros casos los resultados varían según el tipo de análisis, apareciendo en estudios de laboratorio pero no en estudios de campo.
B. Capacidad profética de los estereotipos de Género.

Anteriormente nos hemos referido a este poder de los estereotipos, pero queremos destacarlo por la influencia que ejercen en las relaciones de Género. Efectivamente los estereotipos no se limitan a esquematizar la realidad a través de la generalización de las características de los grupos, permitiéndonos adaptarnos más fácilmente a una realidad compleja, sino que afectan a las expectativas, comportamientos y creencias de los individuos. Diversos autores en psicología, entre ellos Bandura y Merton, han demostrado la influencia del pensamiento sobre nuestro comportamiento. Así las diversas creencias generalizadas de que la mujer “es menos ambiciosa” o que “deben ocuparse del cuidado del hogar y de los hijos” no solo afectan a los varones sino a las propias mujeres que las interiorizan, constituyendo así barreras internas que les impide acceder a la igualdad, porque estas mujeres, que en principio no tiene por qué ser más o menos ambiciosas que sus compañeros varones desarrollan menos ambiciones profesionales y asumen más cargas familiares, favoreciendo su exclusión del mundo profesional.


Por otro lado no debemos olvidar, como a esas barreras internas se suman otras externas como la imposición social de considerar femeninas las actividades referidas al ámbito doméstico.
Un ejemplo representativo de las estrechas interacciones entre las barreras internas y externas que contribuyen al mantenimiento de las desigualdades entre los géneros, es la asunción mayoritaria, por parte de las mujeres, de las responsabilidades familiares. Lo que se hace patente en la importancia que actualmente conceden hombres y mujeres a la vida familiar, pues los varones renuncian mucho más fácilmente a ésta que las mujeres.
En definitiva, los estereotipos de género actúan sobre la realidad a través del influjo que ejercen sobre los individuos. Lo característico del género, es que existe una estrecha interacción entre dos tipos de variables: presión cultural y variables psicológicas (Ashmore, 1990)): “debido a que la presión o las condiciones sociales son distintas para los hombres o las mujeres, variables intrapsíquicas como capacidades, actitudes, expectativas, intereses o valores, también son en muchos casos diferentes.
De este modo, muchas diferencias encontradas entre hombres y mujeres pueden explicarse por la influencia de los estereotipos correspondientes. Las teorías basadas en la autoconfianza explican las diferencias encontradas en “la elección” por la tendencia de las mujeres a considerar más bajas sus capacidades, rendimientos y expectativas de éxito. No obstante estos resultados sólo se han encontrado en tareas típicamente masculinas, en tareas femeninas o neutras, las expectativas de las mujeres de realizarlas bien son tan altas como las de los hombres o, incluso superiores. (Gitelson y cols., 1982; McHugh y Frieze, 1982). La relación entre autoconfianza y roles tradicionales pone de manifiesto la influencia de los estereotipos de género.
Desde las teorías de la atribución, las diferencias se han explicado porque los hombres tienden a atribuir sus éxitos a causas internas estables (habilidad) y los fracasos a causas externas e inestables (mala suerte) mientras que el patrón atributivo de las mujeres es el inverso. Además se ha observado que estas diferencias se acentúan cuando se trata de tareas estereotipadamente masculinas o femeninas. (Deaux y Emswiller, 1974; McHugh y cols., 1982, Pearson y cols 1982).
Eccles (1985) señala que en los estereotipos de género influyen en el esquema del yo, en los valores personales y en las características estereotipadas asociadas a cada tarea. Comprueba empíricamente su modelo en la elección en la escuela de dos materias estereotipadas: matemáticas y lengua (Eccles y cols.1984).
Pero a pesar de ello no debemos percibir la influencia de los estereotipos sobre los individuos de un modo determinista. Es evidente que la cultura ejerce un influjo bastante uniforme sobre los individuos, pero existen aspectos personales en el proceso de socialización como los diferentes modelos de padres y otros adultos, los roles que estos desempeñan, la ideología que transmiten sobre el género etc.., que van a permitir que se den diferencias individuales dentro de una misma cultura y precisamente señalan la importancia de los modelos y el valor de la educación en el proceso de cambio de actitud ante las relaciones de género.
El proceso de socialización. Agentes socializadores.
La Socialización de Género es el proceso mediante el que se aprende qué tipo de comportamientos, valores, intereses, emociones y cualidades psicológicas son consideradas socialmente adecuadas para hombres y cuáles para mujeres. Estos procesos dependen de normas que se aplican desde cada contexto social. Una socialización diferencial en función del sexo explica, como hemos indicado, diferencias de género en intereses o expresión de emociones.
Los estereotipos de Género se adquieren a través de procesos de aprendizaje en los que intervienen además de factores culturales comunes a la sociedad donde vive el individuo (medios de comunicación) otros relacionados con el contexto más inmediato: la familia, escuela y los propios compañeros/as.
Williams y colaboradores (1975) señalan 6 aspectos importantes relacionados con el aprendizaje de las categorías sexuales:

  1. Aprender a identificar el sexo de las personas.

  2. Identificar el propio sexo y la constancia del género.

  3. Identidad de género.

  4. Aprender las diferencias características en la conducta de los padres.

  5. Aprender qué juegos y qué conductas están ligadas a cada sexo.

  6. Aprender qué características de personalidad distinguen a hombres y a mujeres.

Estos aspectos ligados a las categorías hombre- mujer, van a influir en la percepción que la persona tiene de los otros, y también en la imagen que tiene de sí misma, es decir en su identidad de género. Por tanto la pertenencia a una u otra categoría sexual va a determinar distintas realidades sociales (en la interacción con otras personas) así como diferencias en la identidad de los individuos. Como ya hemos anticipado consecuencias de esta diferenciación la podemos encontrar en las diversas elecciones que el individuo va a realizar a lo largo de su vida: estudios, trabajo, actividades de ocio etc..


El proceso de socialización de género se produce a través de diferentes refuerzos y modelos. El refuerzo diferencial de Género ocurre cuando los hombres y las mujeres son valorados, premiados o castigados por distintos comportamientos, intereses o expresión de emociones.
Gran parte del aprendizaje de nuestra vida y más en los primeros años se produce a través del modelado (aprendizaje de conductas a través de la observación de las conductas de otras personas y de las consecuencias que la conducta tiene para el modelo), pero hemos de tener en cuenta que los subgrupos de hombres y mujeres dentro de una cultura producen modelos muy variados.
Principales agentes socializadores
La influencia informativa y normativa en los niños y niñas procede de diversas fuentes que sirven de agentes socializadores: la familia, escuela, otros adultos, compañeros, medios de comunicación etc... No obstante, aunque estos agentes contribuyen muchas veces al mantenimiento de los estereotipos, también pueden ser agentes de cambio de las desigualdades.


  1. La Familia : Se ha hablado mucho del papel socializador de la familia e indudablemente posee un importante papel en la primera etapa de la vida, porque esa transmisión de conductas, valores etc... tiene lugar por vía emocional (los afectos) y el modelado. Los primeros modelos que el niño/ a va a tener son los miembros de la familia y ya se ha destacado el papel del aprendizaje vicario.

Según Jackliin y Baker (1993) la revisión de los trabajos sobre socialización diferencial de género de los padres, no ha encontrado demasiado apoyo empírico, a pesar de la creencia popular de su importancia. Esto se explica porque estereotipamos más a quien conocemos poco, por lo que lo lógico es que la postura de los padres se centre más en las características peculiares de sus hijos/ as. Parece que el papel más importante de la familia radique en la regulación de actividades (algunas sexo- tipificadas, como el deporte, las matemáticas etc.. ) y ya hemos podido observar la influencia posterior en el desarrollo de aptitudes e intereses.




  1. Sistema educativo: es la estructura social que mejor refleja los valores y creencias dominantes en una determinada cultura, aunque también puede ser un importante instrumento de cambio.

Su influencia en el mantenimiento de las diferencias se produce a través del currículo oculto y los procesos de interacción social que se dan en el sistema educativo (Burr, 1996).


Esta autora señala 4 aspectos de la socialización diferencial que contribuyen al currículo oculto:


  1. Distribución en el sistema educativo de hombres y mujeres, que actúa como modelo de roles para los estudiantes.

  2. Libros de texto y material educativo que tienden a reproducir los estereotipos de género.

  3. Organización y practicas escolares que reproducen las elecciones de actividades tradicionales de Género.

  4. Actitudes y expectativas del profesorado que afectan a las expectativas que los alumnos tienen de sí mismos.

En cuanto a los procesos de interacción en el aula: se han observado diferencias de atención niño/ niña por parte de los profesores Espacios de juego etc...




  1. Medios de comunicación:

Responden a los requerimientos de la audiencia por lo que reproducen los valores culturales e ideales existentes sobre el género, luego presentan los modelos culturales (influencia informativa). De ahí que mediante una regulación selectiva, los medios influyen en la percepción que tenemos de los aspectos de género sobre nosotros/ as mismas y de las mujeres y hombres en general. De acuerdo con ello diversas investigaciones reflejan que estos medios presentan unos ideales de hombres y mujeres que no se corresponden con la realidad (modelos de belleza, mujer como objeto de deseo, sutiles mensajes de violencia hacia la mujer, preocupación por los demás y gran dependencia afectiva).

El sexismo como actitud.

Consiste en un conjunto de creencias sobre los roles, características, comportamientos etc.., considerados apropiados para hombres y para mujeres, así como las creencias acerca de las relaciones que los miembros de ambos sexos deben mantener entre sí. Esta ideología no es neutral, en cuanto busca perpetuar la situación de subordinación y subyugación de as mujeres como grupo, lo que puede conseguirse tanto con actitudes negativas como positivas.


En los países occidentales podemos distinguir entre las formas manifiestas u hostiles de sexismo y el constituido por las nuevas formas más sútiles y amables.

Por sexismo manifiesto u hostil se entiende una actitud de `prejuicio o conducta discriminatoria basada en la supuesta inferioridad o diferencia de las mujeres como grupo (Cameron, 1977). Estas creencias sexistas influyen en los juicios, evaluaciones y comportamientos que realizamos, produciendo discriminación.

Hay 3 ideas que articulan esta ideología de Género hostil (Gilk y Fiske, 1996):


  • El paternalismo dominador: las mujeres son más débiles e inferiores que los hombres y necesitan de la figura dominante masculina .

  • La diferenciación de Género competitiva: las mujeres son diferentes y no poseen las características necesarias para gobernar las instituciones sociales, por lo que su ámbito es la familia y el hogar.

  • La hostilidad heterosexual: las mujeres, debido a su poder sexual, son peligrosas y manipuladoras de los hombres.

Una de las concepciones novedosas sobre el sexismo es el neosexismo, que se centra en la esfera organizacional y laboral e intenta captar las formas que el sexismo adopta ante la incorporación masiva de las mujeres, en las sociedades occidentales, al mundo laboral, político y sociales en todos sus niveles. Tougas y al 1995) lo definen como la manifestación de un conflicto entre los valores igualitarios los sentimientos residuales negativos hacia las mujeres.


Por otro lado, el sexismo benévolo, se define como un conjunto de actitudes interrelacionadas hacia las mujeres que son sexistas, en cuanto las considera de forma estereotipada, limitadas a ciertos roles, pero que tienen un tono afectivo positivo para el preceptor, y tiende a suscitar en él, conductas habitualmente consideradas como prosociales como ayuda o búsqueda de intimidad. A diferencia del concepto de neosexismo más centrado en la vida pública , no sólo se refiere a las relaciones de género en ese campo sino también en las relaciones íntimas.
El sexismo benévolo puede resistencia de las mujeres a la dominación de los hombres, en cuanto puede producir en ellas una especie de encandilamiento pues no sólo trasmite una imagen de la mujer subjetivamente favorable, sino que promete que el poder de los hombres será utilizado en beneficio de las mujeres. De este modo, las propias mujeres han de ser las primeras interesadas en que los hombres ocupen las primeras posiciones. Así cuanto más dependan las mujeres de los hombres, como protectores y proveedores menos probable es que protesten por el poder que ellos tienen o que busquen su propio status independiente.

Con este último apartado hemos querido destacar que, si queremos profundizar en el conocimiento de la discriminación de género, necesitamos nuevas concepciones que nos permitan captar la multidimensionalidad y complejidad de este tipo de discriminación



Bibliografía:
ASHMORE,RD (1990): Sex, gender and the individual. En L. A. Pervin (Ed) Handbook of Personality: Theory and research. Nueva York. Guilford Press.

BURN, S.M (1996): The Social Psychology of Gender. McGraw-Hill. New York.



ECCLES, J (1985): Sex differences in achievements petterns. En T.B. Sonderegger.(Ed) Nebraska symposium on motivation: Psychology and gender. Lincoln. Uni. Nebraska Press., vol.32.

WILLIAMS, J E & BEST, D L (1990): Measuring Sex Stereoypes: A multination study. Newbury Park. Sage.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad