La dinámica de lo vivo



Descargar 43.29 Kb.
Fecha de conversión09.02.2019
Tamaño43.29 Kb.
Vistas99
Descargas0

LA DINÁMICA DE LO VIVO

Capítulos
Kjell Arman

Editorial Rudolf Steiner, Madrid
¿Qué es la vida?

Es muy fascinante el panorama que se abre ante nuestros ojos cuando intentamos caracterizar lo vivo como un mundo diferente de lo que llamamos el mundo muerto, lo mecánico, lo material.


Descubrimos que tenemos aquí, en la Tierra, dos reinos diferentes en esencia pero que actúan juntos por todas partes: el reino vivo, representado por plantas, animales y hombres, y por otro lado todo lo muerto. Lo vivo tiene algo misterioso que llamamos vida, una fuerza mucho más abarcante y universal que el conjunto de todos los diferentes organismos que tienen vida.
Es muy importante comenzar por descubrir que estos dos mundos existen, que son diferentes, que el mundo no es uniforme. No es importante que podamos definirlos, describir diferencias o peculiaridades, sino que sepamos claramente que existen. Está claro que una planta, un animal o un hombre pertenecen al mundo vivo, y así mismo está claro que una piedra, un pedazo de hierro, una máquina no pertenecen a esta clase de mundo.
Poco a poco podemos describir y caracterizar los dos reinos. Lo más fácil es compararlos. Lo muerto se caracteriza por la estabilidad, lo vivo, en cambio, por la modificación. En lo muerto hallamos descomposición, destrucción; en lo vivo construcción, unión, síntesis. Lo muerto está totalmente subordinado a la fuerza de gravedad; en lo vivo encontramos una flexibilidad, una ligereza que parece contraria a la gravedad.
Se dice que Newton descubrió la gravedad bajo un manzano, cuando una manzana cayó sobre su cabeza. El se preguntó qué fuerza había puesto en movimiento la manzana, pero había podido preguntarse por qué fuerza la manzana estaba arriba. Tenemos otros ejemplos cercanos de cómo lo vivo funciona de modo totalmente diferente a lo muerto: los guantes que usamos para trabajar se gastan, y lo mismo ocurre con los zapatos, pero si trabajamos sin guantes o andamos descalzos, la piel se endurece. Con una máquina ocurre lo contrario: se gasta al usarse, pero queda inalterada cuando está parada. Los músculos se hacen más fuertes si trabajan y se atrofian si no se usan.
Podría argumentarse que pueden aparecer ampollas o heridas en las manos o dolor en los músculos después de un trabajo duro. La observación es correcta, pero esto solamente demuestra otra propiedad de lo vivo: que no arranca inmediatamente como una máquina, sino que necesita un poco de tiempo. Por otro lado, si se le da este tiempo, puede acomodarse a muy diferentes circunstancias.
Puede ser un peligro usar un concepto como lo vivo para algo universal, para hacer un reino en sí mismo. Por otra parte es, precisamente, algo característico de lo vivo que es una unidad. Lo común es la vida, pero los diferentes individuos no se hallan separados unos de otros, como máquinas o piedra; forman juntos una unidad donde los diferentes individuos son muy dependientes entre sí, no pueden existir separados. Ni siquiera partes tan grandes como el reino vegetal y el reino animal pueden existir el uno sin el otro. La vida en el mundo no puede estar compuesta por plantas o animales, sino por plantas y animales juntos.
Lo vivo y lo muerto tampoco son reinos que se den separadamente. Actúan juntos de muchas maneras. Ante todo, la vida es una fuerza trascendental que solamente puede manifestarse aquí en el mundo por ayuda de la materia muerta. La vida coge el material muerto y lo transforma en una sustancia viva. Es lo que pasa cuando una planta aspira dióxido de carbono y agua y produce azúcares y levanta todo su cuerpo.
La vida no es algo estático. Las plantas pueden marchitarse y morir. Cuando la vida ha desaparecido las fuerzas químico-físicas continúan. La sustancia que ha estado viva va a ser descompuesta y mineralizada. Puede parecer extraño, pero es algo característico de todo lo vivo el morir antes o después. Así pues, no hay un mundo vivo y un mundo muerto, sino un permanente cambio entre muerte y renovación.
Llegar a este punto donde podemos reconocer muy claramente los dos reinos, el vivo y el muerto, y posiblemente hemos empezado a descubrir algunas de sus características, es dar el primer paso hacia una verdadera comprensión de lo vivo. Aunque lo vivo debe estar mucho más cerca de nosotros, el mundo muerto y sus leyes ha sido objeto de mucha más investigación. La ciencia se ha preparado únicamente para el mundo muerto. Aún en esferas como la botánica, la zoología y la psicología se han usado las leyes y métodos de la física y la química. Por eso se ha dejado lo característico y esencial de lo vivo. Es fácil decir: “si la humanidad hubiera usado tanto ingenio y trabajo en investigar el mundo vivo, ¡qué resultados hubiera obtenido! ¡qué fuerzas están escondidas en el reino vivo, qué inmensa energía eternamente inagotable…!”.
Lo más importante es que no nos paremos diciendo esto, sino que realmente empecemos por imaginar algo nuevo, pensando de una manera diferente. Tiene mucha importancia el comprender realmente que lo vivo es un reino diferente con sus propias leyes, y por eso pide de nosotros otra manera de pensar y otras ideas que el mundo muerto.
En toda ciencia es necesario, al principio tener unos conocimientos básicos, el abc y el 2 y 2. También en esta nueva ciencia de lo vivo hay unos conocimientos básicos. Veámoslos.
Admiración y asombro

Solamente es posible obtener un conocimiento real de la esencia de un ser vivo, una creación de la vida, si nos acercamos a él con asombro, admiración y veneración. No basta con curiosidad, y aún menos con un deseo de uso o dominación.


Al hablar de veneración pensamos en Dios, pero un sentimiento de veneración es necesario para llegar a conocer y comprender lo vivo. No podemos seguir adelante si pensamos que lo vivo es algo ideado, como si fuera una máquina, y aún menos si pensamos que es producto de una casualidad.
Así como es necesario descubrir que lo vivo es un mundo por sí mismo, es necesario sentir admiración por la sabiduría que le caracteriza. Es una sabiduría inmensamente superior a todo lo que han hecho los hombres.
La naturaleza nos ofrece ejemplos por todas partes. Una espiga, una pluma, la mano de un hombre… milagros como la reproducción, que es una característica de lo vivo.
Próxima a la admiración está la capacidad de asombro frente a cosas que al principio parecen no tener importancia. No debemos tomar los hechos como algo a lo que no prestamos atención. Hemos de pararnos ante las cosas comunes y evidentes, que quizás hemos visto centenares o miles de veces.
Sabemos que si sembramos en nuestro huerto van a salir hortalizas y flores. Debemos detenernos entonces, con las semillas en la mano, asombrados de la fuerza que está oculta en estos pequeños granos.
Si sabemos reconocer un pájaro por los colores del plumaje, cuando vemos un pluma aislada con diferentes líneas y manchas es la ocasión para quedarnos asombrados de que estas líneas y manchas de las diferentes plumas formen al unirse la imagen que caracteriza a dicho pájaro. ¿Hemos meditado alguna vez sobre cómo se han producido las líneas blancas que cruzan un ala?
Hay muchas historias sobre el modo en que una persona ha hecho un gran descubrimiento solamente porque se ha parado asombrado frente a una cosa muy común, como Newton bajo el manzano o James Watt viendo cómo se levantaba la tapa de una cacerola con agua hirviendo. Aunque esas historias pueden ser solamente leyendas, enseñan un método de conocimiento muy importante.
Cuando nos acercamos de esta manera a algo vivo, con un sentimiento de asombro y admiración, entendemos otras cosas y llegamos a otro tipo de conocimiento, muy distinto al que nos proporcionaría el mero estudio. Trátese de una flor, un animal o un hombre, o de sólo partes de un ser vivo, como una raíz o una pluma, familiarizándonos con este método podremos profundizar grandemente en nuestro conocimiento.
Buscamos –y hallamos- algo de la esencia de una cosa al preguntarnos qué fuerza queda oculta en esta semilla, cuál es la esencia de lo que se manifiesta en este color, en esta forma, cuál es la voluntad que guía esta fuerza.
A través del sentimiento hondo nos vemos impulsados a seguir estudiando, a buscar nuevos detalles, a mirar nuevos aspectos. Cuando hemos empezado a preguntarnos con asombro y admiración por la esencia de una cosa, no es posible ya seguir sin este método.
Frente a cada nuevo fenómeno que encontramos y que nos interesa, preguntamos: ¿Qué es, quién eres en realidad? Frente a una zanahoria o una cebolla, tratamos de reunir todo lo que sabemos de esta planta y componerlo hasta formar una totalidad, una imagen. Y seguidamente nos preguntamos: ¿Qué esencia en el reino vegetal quieres tú precisamente expresar?, ¿Qué es lo que tú puedes expresar mejor que los otros?, ¿Cuál es tu esencia? Lo mismo podemos hacer delante de un caballo: ¿Qué esencia en el reino animal quieres tú precisamente expresar?, ¿Cuál es tu individualidad? ¿Qué fuerzas tienes dentro?
Este método se puede usar frente a muchos otros fenómenos cercanos a lo vivo. Por ejemplo, para investigar la esencia del calor y de la luz. Pero cuando se trata de lo vivo este es un método absolutamente necesario; no es suficiente leerlo y comprenderlo, sino que ha de probarse y ejercitarse.
Es como con la tabla de multiplicar. No podemos usarla tan pronto como la hemos leído y comprendido que es correcta; es necesario ejercitarla. Con el ejercicio desarrollamos algo en nuestra alma, una capacidad que no hemos tenido antes, podemos ver la naturaleza de una nueva manera y ver cosas que antes no podíamos ver. Esto es lo más importante del método… porque surgen también conocimientos profundos.
La esencia de la planta

La característica más importante de la planta es que crece. Es el fenómeno básico de lo vegetal: añadir célula a célula e individuo a individuo.


Esta fuerza la encontramos también en los animales y en los hombres, pero en las plantas es dominante; podemos ver cuán intensa es en la planta que se abre paso por una superficie dura de tierra o hasta atraviesa el asfalto, como el césped parece que puede crecer sin fin, aunque lo cortemos una y otra vez, o cómo una sola planta produce millones de semillas.
Un crecimiento como éste, naturalmente, encuentra resistencia. Hay otras fuerzas que quieren limitar y formar. En los animales son más patentes: un animal crece hasta un tamaño determinado y no continúa creciendo, como por ejemplo un guisante o una calabaza. En la planta podemos ver esta limitación más claramente cuando empieza a florecer. Entonces el crecimiento disminuye o termina totalmente. Son fuerzas que no se hallan dentro de la planta, sino fuera de ella…
Parece que las plantas pueden presentar una apariencia cualquiera, que hay posibilidades ilimitadas de variación en lo vegetal, sin embargo, tenemos una visión precisa de la “planta ideal”, formada por una raíz abajo, en la tierra, una parte verde con tallo y hojas y una flor en el extremo cuyo cáliz está abierto y es de un bonito color rojo, azul, amarillo, etc.
Cuando contemplamos la planta notamos que tanto en ella como en el hombre podemos separar tres partes, tan diferentes que es difícil comprender que pertenezcan a un solo organismo.
La raíz que vive en la tierra, muchas veces es mucho más grande de lo que nos figuramos. Bastamente ramificada, abraza gran parte de tierra, la penetra, aspira agua y sales de ella y toma una impresión del carácter de la tierra. La raíz en sí misma es de forma irregular y color insignificante. En general es más dura que la planta restante, casi leñosa, pero siempre crece, siempre está viva por las puntas, aún más vivas que otras partes de la planta.
Sobre la tierra encontramos una planta totalmente diferente. Allí se extienden una gran cantidad de hojas. Es verde y regular en sus formas. Al principio, las formas son simples pero poco a poco van siendo más cinceladas. Las hojas se extienden en el aire y la luz y respiran. Debido a la actividad de las hojas, la planta construye su cuerpo. A partir del dióxido de carbono del aire y de agua y con ayuda de la luz, ellas fabrican el azúcar, que después formará el material básico de todo el cuerpo de la planta.
Tenemos muchas veces nociones totalmente falsas de cómo se levanta una planta. Creemos que las raíces aspiran de la tierra el material que necesita para construir su cuerpo. Parece que la planta crece de la tierra, pero no es así: la mayor parte de la materia que contiene la ha tomado del agua y del aire que ha aspirado por las hojas. Es más correcto decir que la planta se condensa o concentra sobre la tierra usando agua, aire y luz.
Hasta aquí tenemos una planta solamente verde, y muchas veces es difícil determinar su especie. Cuando brota la flor encontramos una planta totalmente “nueva”. La flor es aún más regular en su forma, geométrica, como una estrella. El color apenas parece vegetal; es azul como el cielo, amarillo como el sol o rojo como la sangre.
La flor no hace como la raíz, que toma una parte de tierra para penetrar e investigarla. La flor se abre hacia el mundo, divulga su color, olor, polen y semillas. La flor habla a nuestros sentimientos de una manera totalmente diferente a como lo hace la planta verde. También atrae insectos. Hay una relación especial entre el mundo de las flores y el mundo de los insectos.
Es fácil comparar una planta con un hombre, que es también un ser tripartito. Con la raíz, la planta hace lo mismo que el hombre hace con su sistema neurosensorio: penetra e investiga, recibe impresiones e influencias. La raíz está a la vez dura y muerta, viva y activa.
Con las hojas la planta respira, como hace el hombre con los pulmones. Solamente que la planta lo hace al contrario: aspira dióxido de carbono y expira oxígeno. El color verde de las hojas es químicamente casi igual que el color rojo de la sangre. Además está la evaporación o transpiración de las hojas, que induce la circulación de los líquidos por toda la planta.
En la flor la planta tiene su metabolismo. Allí se transforma todo en nuevas sustancias y la planta se vuelve hacia el ambiente, como lo hace el hombre con la actividad de sus brazos y piernas, con los cuales actúa sobre el mundo en una actividad basada en su metabolismo. Además, la planta y el hombre tienen en esta esfera los órganos de la reproducción.
Cuando se ha penetrado en lo que caracteriza a las raíces, las hojas y las flores, se tienen conocimientos profundos que permiten conocer bien los más variados tipos de plantas.


Aprende a conocer tu tierra

El mismo método que hemos usado para las plantas cultivadas podemos usarlo para las diferentes clases de tierra, y preguntarnos cómo se portan con relación a los cuatro elementos. Es algo totalmente diferente de lo que dice un análisis común de tierra sobre el tamaño de los granos, el pH, el contenido de humus y la composición química. Se conoce mejor la tierra, se familiariza uno con ella si estudiamos su relación con nosotros, con quienes trabajamos con ella y con las plantas que crecen allí.


Veamos primero la relación de las diferentes tierras con los cuatro elementos. La arcilla es para las plantas la tierra auténtica. Es roca desmenuzada y disgregada de forma tan fina que entre los dedos se desliza como harina. En estado húmedo parece jabón blando. No se sienten los granos. Las plantas pueden hallarse en contacto muy íntimo con esta forma de tierra, y recibir, absorber los elementos que necesitan. La arcilla también es dura y compacta y tiene una elevada capacidad de retención de agua, de unirse con el agua.
Todo lo contrario sucede con una tierra arenosa. Tiene granos tan grandes que las raíces no pueden recibir de esta tierra muchos minerales ni materia. La tierra arenosa tampoco tiene mucha capacidad de retener agua. Las plantas hallan en ella aire y calor. La misma tierra también es clara.
Un tercer tipo de tierra es la rica en humus, en turba, la tierra negra. Gran parte de su material proviene de las plantas, y solamente contiene una parte menor del elemento tierra, de roca disgregada, de mineral. Por su localización y estructura, muchas veces no tiende a absorber calor, a calentarse; al contrario, es tan porosa que muy fácilmente absorbe tanta agua como aire. Son estos dos elementos los que las plantas hallan ahí en primer lugar, y los que hacen que lo cultivamos en una tierra de este tipo –fuertemente humífera- vaya a levantar una gran cantidad de hojas, pero no muchas raíces ni fruto.
También podemos ver cómo se comportan las diferentes tierras cuando empezamos a trabajarlas y cultivar nuestras hortalizas. La arcilla es pesada y dura. Hemos dicho que es tierra en sentido propio. Cuando está húmeda, después de una lluvia o un riego, se vuelve pegajosa, tanto que no se la puede trabajar ni se debe andar sobre ella. Cuando se seca se torna dura como el cemento, se hiende en grandes pedazos y es imposible trabajarla. Es fácil arruinar una tierra arcillosa y se tarda mucho tiempo en repararla. Pero si se trata correctamente, es posible hacerla también floja y porosa.
Es difícil escardar una tierra arcillosa, pues las malas hierbas enraízan muy fuertemente. Pero una vez escardada tardan en salir otras malas hierbas. Cuando se riega hace falta darle buena cantidad de agua, pero después se puede esperar varias semanas hasta el próximo riego. No se calienta muy pronto, pero mantiene una temperatura estable. Digiere lentamente el estiércol o el abono verde que se le proporcione. Muchos horticultores aficionados se han desesperado frente a los problemas que se les presentan con una tierra arcillosa, pero si se resuelven se pueden obtener cosechas abundantes y de calidad superior.
La tierra arenosa es totalmente diferente: es ligera y complaciente, es alegre trabajarla, tomarla en las manos. Es fácil de escardar, pero muy pronto salen nuevas malas hierbas. Recoge el agua pero se seca pronto. Se calienta muy rápido, pero el gran cambio de temperatura entre el día y la noche puede ser muy molesto para las plantas.
La tierra arenosa es muy pobre en los minerales y alimentos que necesitan las plantas. Cuando se abona reacciona, muy pronto, pero el efecto no perdura y hace falta abonarla frecuentemente. Si se hiciera una descripción muy personal de la tierra arenosa se podría decir que tiene un temperamento sanguíneo. De la misma manera se podría decir de la tierra arcillosa que tiene un temperamento melancólico o colérico-melancólico.
En cuanto a la tierra donde el humus domina, turbosa, al trabajarla se parece a la tierra arenosa: es fácil de trabajar y hacerla floja y porosa. Pero muchas veces es húmeda, fría y tardía, no reacciona con rapidez, y en este aspecto es más parecida a la tierra arcillosa. Si se le asignara un temperamento, lo más adecuado sería elegir el flemático.
En la Naturaleza rara vez encontramos tierras tan típicas o extremas. La mejor tierra para un huerto se obtiene si se mezclan las tres: arcilla, arena y humus. Sin embargo, uno de los tres tipos suele dominar y pone su impronta a todo el huerto. Por eso hace falta que adaptemos las herramientas, los métodos, los cultivos y en cierto sentido también nosotros mismos a la tierra que tenemos que trabajar.
La tierra viva

La tierra humífera (o portadora del humus) que hay en la superficie del planeta es la base de toda la vida del mundo. Para hacernos una imagen de lo delgada que es esta capa de tierra podemos pensar en un globo terrestre de un metro de diámetro y con montes y valles en relieve. La más alta montaña del mundo, el Everest, con sus casi 10.000 metros, va a ser una elevación de cerca de un milímetro, algo que casi no se puede observar cuando pasamos la mano sobre la superficie lisa. Lo más profundo del mar sería igualmente una cavidad de un milímetro llena de agua, y los océanos, en general, podría sentirlos como superficies húmedas en distintas partes.


Si la tierra de cultivo de nuestro huerto alcanza uno o dos palmos de profundidad, pensamos que es una tierra profunda y buena, y nos asombramos cuando oímos de tierras de varios metros de profundidad. La tierra humífera sería en el globo a escala anterior, una capa de pintura del ínfimo espesor de una diezmilésima de milímetro (una capa de pintura normal suele ser una décima de milímetro, lo cual correspondería a una tierra vegetal de mil metros).
Con estas cifras en la memoria se puede tener el asombro y respeto justo para cuando intentemos comprender la tierra humífera como una parte de la vida del mundo.
Es muy fácil ser víctima de la imagen de que una tierra viva está llena de lombrices, larvas, insectos y microorganismos. Es cierto que hay grandes cantidades de estos seres vivos y que tienen gran importancia para la tierra humífera y la vegetación, pero sin embargo, forman solamente el reino animal que vive dentro de la tierra, no son la tierra viva.
No vamos a hablar de los organismos que viven en la tierra sino de la tierra misma. Naturalmente la tierra no es un animal ni una planta o un organismo en este sentido, sino que es precisamente tierra, algo extendido y universal y, por lo menos exteriormente, sin forma. Sin embargo, está hasta cierto punto justificado hablar de tierra viva, porque tiene precisamente las funciones que hemos encontrado como características de lo vivo. Vayamos paso a paso.
La vida en las plantas es como una fuerza interior que las levanta y mantiene vivas. La tierra, junto con los materiales vegetales que están mezclados con ella, es necesaria para que las plantas obtengan estas fuerzas provenientes del exterior.
Lo puramente terrestre, lo mineral, la arcilla, la arena, etc., está en sí mismo muerto, pero cuando se mezcla con materiales vegetales en putrefacción se hallan presentes las primeras bases para la vida. Cuando el contenido de éstos decrece por debajo del dos por ciento, la tierra está de nuevo muerta. Por eso se puede decir que las plantas llegan a la tierra y le dan la vida. Y que las plantas levantan sus cuerpos de aire y agua con ayuda de la luz. Parece que del cosmos llega a la tierra una corriente de vida.
Con la luz y el calor llega a las plantas una fuerza formativa del exterior. Es más evidente en la flor, donde lo cósmico y lo animal domina sobre lo puramente vegetal, el crecimiento vegetativo de la planta. Pues bien, los organismos del mundo animal que viven dentro de la tierra, tienen sobre ésta una influencia parecida. No pueden dar una forma exterior o visible a la tierra, pero sí una estructura que podemos tocar y sentir, y que notamos cuando empezamos a trabajar la tierra y cultivarla. Luego, en las plantas, también se nota que esta estructura y forma interior las influye.
Cuando los tres elementos representados por lo mineral, lo vegetal y lo animal están presentes en la tierra, se dan las condiciones para que la tierra vegetal funcione como una totalidad, donde las diferentes partes actúan juntas de una manera apropiada para su fin. Entonces la tierra se vuelve viva.
Hemos visto que hay tres funciones o sistemas importantes en el cuerpo del hombre: el metabólico, el rítmico y el neuro-sensorio. Algo parecido hemos encontrado en la planta. ¿Existen estas tres funciones también en la tierra?
Que tiene un metabolismo, una digestión, es fácil ver. Todo lo que echamos sobre la tierra, estiércol, restos de cosechas, todo lo que hay en la tierra de raíces muertas u hojas que caen de los árboles, todo eso es “comido” por la tierra, desaparece y la tierra se enriquece en humus, lo incorpora y construye su cuerpo. También se fortalecerá. Comiendo obtiene fuerzas para producir. Produce más cuando recibe una comida más nutritiva. Por lo tanto abonar la tierra es darle de comer.
Que la tierra tiene una respiración no es fácil de ver. Agua y aire circulan arriba y abajo a través de la superficie de la tierra. Se puede notar especialmente cómo el agua en forma de niebla y rocío sube por la mañana y baja por la tarde.
La tierra tiene además otro ritmo en forma de verano e invierno, parecido al pequeño ritmo de día y noche. Se puede notar como en él también sube y baja el agua. No depende solamente de la mayor o menor cantidad de luz y calor, sino que lo posee la Tierra como planeta e influye en el crecimiento y desarrollo de las plantas. Esta influencia es observable asimismo en las condiciones constantes de un laboratorio o de una mina. Es un ritmo anual parecido al ritmo diario que tenemos en nuestro hígado.
La función de los nervios y los sentidos es más difícil de descubrir, porque la tierra no tiene órganos separados para las diferentes funciones. Pero cuando nos hemos acostumbrado a ver las funciones en sí y no solamente los órganos físicos, podemos descubrir que la tierra viva tiene la capacidad de adaptarse a circunstancias muy diferentes, diversos cultivos, cambios climáticos, más o menos lluvia, etc. Por eso se puede comprender que aunque la tierra no tiene órganos de los sentidos, percibe en cierta manera, y quizás es esta capacidad la más importante que hay que proteger y desarrollar para que la tierra no muera.
Al principio hemos descrito que algo especialmente característico de lo vivo es que no se gasta por el uso, sino que se refuerza cuando se emplea de modo racional. ¿Sería válido también para la tierra?
En general, tenemos la opinión de que usar la tierra quiere decir gastarla. Es verdad que muchas veces y en muchas partes del mundo los hombres han agotado y destruido la tierra, han creado desiertos y dejado terrenos yermos, pero hay ejemplos de cómo la tierra ha sido cultivada durante milenios y ha mantenido su fertilidad.
Una experiencia realizada en el instituto para la Agricultura Biodinámica de Suecia ha llegado a la conclusión de que las cosechas aumentan aún después de veinticinco años e incluso en campos donde no se ha usado estiércol o abono en alguna forma, solamente con una rotación de cultivos y un laboreo adecuados.
En su Curso para los Agricultores, Rudolf Steiner describe cómo una tierra cultivada con esta meta de hacerla viva y que tiene todas las funciones antes descritas, en realidad quiere hacerse planta y casi lo consigue, pues no llega a alcanzar totalmente ese estado. Hace falta que llegue una semilla a la tierra –como un impulso cósmico- para que se produzca la planta. La madre tierra tiene que ser fecundada por el semen.
De esta manera hemos hallado otro reino natural que pertenece a lo vivo: la tierra cultivada.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos