La conciencia en el Budismo: La mente plena Díaz Gómez José Luis, 2008



Descargar 78 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño78 Kb.
Vistas78
Descargas0

La conciencia en el Budismo: La mente plena
Díaz Gómez José Luis, 2008

  • Budismo: mente y conciencia.

  • La base es la experiencia.

Lo que ahora nos interesa, sin duda, es la formulación budista sobre la mente y la conciencia. Ésta ha estado relativamente alejada del debate metafísico y constituye en buena medida el núcleo de la doctrina budista. Núcleo que, es importante decirlo, no es asunto de la fe o de la revelación, sino de la experiencia, y punto de partida, método y objetivo de la doctrina, el budismo se erige como una tradición que no sólo es conveniente sino indispensable observar en un análisis amplio y actualizado de la conciencia.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Canon en Pali.

  • Las tres cestas.

La literatura del budismo temprano se encuentra en lenguaje pali y consiste del Canon original escrito poco después de la muerte de Buda en el siglo V a. C. El Canon tiene tres partes: los discursos de Buda (Sutra Pitaka), las reglas monásticas (Vinaya Pitaka) y el análisis psicológico y filosófico (Abhidharma Pitaka). Este Abhidharma, tal como ha llegado a nosotros, fue finalizado poco antes de nuestra era y es el tratado original de la psicología budista; nos basaremos aquí en la traducción y comentarios de Guenther (1957-1976). Por su parte Daviv Kalpuhana (1976) elaboró un comentario y análisis filosófico del Canon, del que tomamos también abundante información.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Desarrollo de la penetración.

  • Alumbrar la vida.

El percatarse cabalmente de la experiencia inmediata, cualquiera que ella ésta sea, es el camino y objetivo de la sabiduría, a cuyo fruto final se accede a través de un proceso de alumbramiento progresivo de la mente que se nombra con el hermoso término de “iluminación”, aunque también uso el término de “alumbramiento” por su otra connotación de parto y el nacimiento de una nueva mentalidad. Por ello la psicología budista es sin lugar a dudas una doctrina del desarrollo de la conciencia.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Definición de Dharma.

  • Como logos o tao.

Tal resultado global es una de las acepciones del término sánscrito dharma, es decir, la totalidad del estado de la experiencia en cada momento. Esta es la realidad actual y verdadera de nuestra vida, aquello que experimentamos, el flujo de nuestra conciencia, el “todo” del discurso de Buda que está en el epígrafe. El concepto de dharma en el budismo es equivalente por su variedad y trascendencia, al del logos para la tradición griega y escolástica, o al término tao para la tradición china. En efecto dharma no es sólo la naturaleza de la experiencia, sino la verdad de la existencia, la ley que la rige y el camijo que la conduce a esa verdad.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Momento presente.

  • Base de la experiencia.

Ya hemos dicho que ha habido idealistas y materialistas en el budismo, pero lo que importa analizar ahora es la idea de que la realidad de la experiencia es nuestra verdad vital más inmediata y certera. En esta realidad tienen la misma importancia las percepciones del mundo externo, las sensaciones del propio cuerpo, los pensamientos, las intenciones, los movimientos del afecto. O cualquiera que sea el contenido de la mente en un momento dado.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Atención plena.

  • Cambio de actitud y sabiduría.

Para el budismo la única manera, el único eslabón que puede romperse en la cadena circular del samsara es mediante el entrenamiento de la atención. Una inspección correcta del mundo de la propia conciencia permite el desarrollo de una nueva actitud a partir de la cual se evalúa las circunstancias y puede actuar en consecuencia. Tales actos, necesariamente impregnados por el conocimiento correcto, deberán ser apropiados y constructivos. Este es el sendero espiritual que conduce de la esclavitud a la liberación, es decir, del samsara al nirvana, y que recorrió el intrépido príncipe Sidharta Gautama para convertirse en el Buda, es decir, literalmente en el “Despierto”.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Citta es también mente.

  • Depende de cinco factores.

Ser otra posible traducción del término citta, cuyo equivalente común es “mente” u “operaciones mentales”; la actitud es el marco en que acontecen las actividades mentales, marco que se define por una constelación de condiciones entre las que podríamos reconocer en la actualidad los siguientes cinco factores: genéticos, históricos, personales, culturales e inconscientes. Además de estos elementos fundamentales, la actitud varía con las circunstancias presentes.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Actitud define percepción.

  • Tanto mental como sensorial.

El primer factor o proceso mental concreto, que se considera influido decisivamente por la actitud, es la percepción. El Abhidharma distingue entre no sensorial y sensorial. La primera se refiere a los objetos puramente mentales –como pensamiento o imaginación– en tanto la segunda es la que tiene como base los cinco sentidos clásicos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. No hay, entre uno y otros, más que una distinción de clase y no de esencia.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

        • Karma como acción.

  • Depende de circunstancias.

Karma, término que ha llegado a ser conocido en occidente en el contexto de la reencarnación, pero cuyo significado es mucho más fundamental y preciso en la psicología. En efecto, la acepción más importante del término karma es la voluntad o acción en su correlación causal con las consecuencias de la acción. Hay un determinismo completo entre la acción y sus consecuencias, pero también una dependencia condicional de los efectos, de las circunstancias en las que se emite la acción. El efecto del acto puede depender de múltiples factores circunstanciales, pero, afin de cuentas, el efecto es consecuencia del acto particular. Esto es karma.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Psicología budista.

  • Disposición mental y experiencia.

Recapitulemos el punto en que nos encontramos en la descripción de la función mental para la psicología budista. La disposición mental (manas), por la que surge la experiencia consciente, tiene un fundamento que es un proceso automático subliminal denominado kiriya y un proceso energético llamado yipaka, por el cual, y de acuerdo con la totalidad momentánea, ciertos elementos selectos de ese flujo surgen a la luz de la conciencia. Podemos atestiguar esto al darnos cuenta de que, en cualquier momento de nuestra vigilia, un número extraordinariamente elevado de estímulos se presentan ante la mente en los campos visual, auditivo, gustativo, olfativo, táctil, emocional y cognoscitivo.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Hábitos mentales.

  • Continuo – agradable - desagradable.

Cada contenido de conciencia tiene lugar según una constelación compleja y activa de factores antecedentes. Se trata de una síntesis y una amalgamade factores que desde su nacimiento van teñidas de un tono emocional que se ubica en un continuo de agrado – desagrado. El nuevo contenido se relaciona de inmediato, y de forma automática, con otros contenidos o procesos y transcurre de acuerdo con una determinación múltiple. Cada contenido de la conciencia, cada fenómeno, tiene entonces una vida propia necesariamente plástica y efímera: surge, se conecta de diversas maneras con otros fenómenos, se transforma, da lugar a nuevos contenidos y finalmente desaparece en el flujo subliminal.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Sparsa: ciclo de objeto, sentido y conciencia.

  • Resultado es el dhatu (dato).

La naturaleza de este factor, llamada sparsa en pali, es la de constituir un contacto entre los tres elementos que hemos definido: el órgano sensorial, el objeto y la percepción. Pero no sólo es el contacto sino el resultado de esta unión lo que constituye sparsa: los tres factores constitutivos forman una trinidad. Padmal de Silva (1990) destaca que el resultado del contacto es la conciencia propiamente dicha y que se conoce en pali con el nombre de viññana. Así cuando la conciencia se agrega a cada una de las modalidades –por ejemplo: el ojo + la forma + la conciencia visual- obtenemos un elemento discreto de conciencia llamado dhatu.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Contacto vedana.

  • Aspecto emocional.

Ahora bien, el contacto produce de inmediato el advenimiento de un segundo factor llamado vedana, que es el aspecto emocional de la sensación. Esta es una función básica que imprime a cada contenido de conciencia un valor definido en un continuo que va del agrado al desagrado. Tal valoración es una especie de juicio afectivo inmanente a cada fenómeno que despierta una reacción de aceptación o apego, de rechazo o aversión, o bien de indiferencia.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Pugna con el mundo.

  • Apego y aversión.

En este punto se establece una dicotomía trascendental: la mente se apega a los fenómenos agradables o se contrae ante los desagradables y los rechaza. Es un movimiento automático de consecuencias formidables, pues constituye una pugna con la realidad del mundo y de la vida cuya naturaleza es el devenir constante. El trabajo diligente y prolongado de la atención va revelando poco a poco esta naturaleza cambiante de la mente y los vigorosos movimientos de apoyo y rechazo.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Meditación en concentración.

  • Estabilizar y conocer.

Por todas estas razones, y por ser el reverso de la agitación y la distracción, la concentración tiene múltiples efectos benéficos en términos de desarrollo de la conciencia. En primer lugar la conciencia es estabilizadora; en segundo, hace posible la convergencia de todas las funciones mentales sobre el objeto y penetra profundamente en éste para producir su comprensión adecuada (pañña). Más aún: la concentración produce calma y paz en la mente; condiciones todas, indispensables para la obtención del objetivo de sabiduría y claridad.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.




  • Conocimiento correcto de la realidad.

  • Tres sellos + cuatro nobles verdades + gozo.

El conocimiento correcto se refiere a un hecho muy trascendental: verificar las verdades esenciales de la existencia, es decir, lo insatisfactorio (duka), lo transitorio (anicha) y lo vacío (anata) de los fenómenos. Es decir, el conocimiento correcto es una vivencia, un percatarse directamente de las primeras cuatro nobles verdades encontradas por el Buda en su propia iluminación y que constituyen un pilar fundamental de la doctrina: el hecho de que la existencia entraña sufrimiento. Es un conocimiento a la vez analítico y emocional que, como un relámpago, destruye los falsos conceptos, opiniones y ataduras de la mente y el mundo. Además este conocimiento, como bien lo sabe el científico y el artista, en el momento del hallazgo o de la aprehensión de un hecho, produce deleite.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Apariencias como reales.

  • Mente ordinaria ignorancia.

Ahora bien, si este es el hecho, ¿cómo es que las cosas aparecen como separadas y sustanciales a la percepción? La respuesta es de nuevo que la mente ordinaria está sometida a una ilusión debido a la ignorancia, una ignorancia que no sólo implica la falta de conocimiento, sino una operación cognoscitiva que construye las cosas como existentes y separadas. Hay aquí una similitud con la epistemología de Kant, quien distingue la realidad final del mundo (noumena), de su apariencia (phenomena). Sin embargo, hay una diferencia trascendental: Kant postula que no hay forma humana de intuir o experimentar el noumena. El budismo sí lo hace. Llegar a conocer la realidad directamente es la esencia dse pañña, om prajna, la sabiduría. Prajna es, entonces, una forma de conciencia depurada capaz de conocer las cosas o la realidad (de nuevo el dharma) en su esencia misma.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Liberación como sabiduría.

  • Desapego y compromiso.

¿Qué sucede cuando la persona se percata cabalmente y con toda claridad que las cosas y los dramas del mundo están vacíos, que no tienen existencia o esencia separadas? Sucede sencillamente la liberación. La persona se desapega de las cosas y de los conceptos. El desapego es la esencia de la libertad. Pero ¡cuidado!, esto no quiere decir que el sabio se desentiende del mundo; todo lo contrario, se relaciona con el mundo tal cual es; no se apega ni se escapa del mundo.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Budismo y deseo.

  • Se entiende como apego.

No es el deseo en términos generales lo que el budismo considera un obstáculo, sino el apego, la codicia, el ansia que nos ata a las cosas, a las ideas. A las sensaciones agradables y no que nos hace rechazar las que no lo son. Quizá no habría ningún problema si no fuera porque en el mundo real todo es efímero y la avidez, tanto en sí misma como por la certeza de que todo objeto se pierde, es causa de intenso sufrimiento. La cultura actual entroniza el deseo y la codicia sobre todas las cosas.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Renuncia a los deseos de apego.

  • Importancia de observar – modificar.

Pero atención, la renuncia no se da con sólo desearla, ni mucho menos como un acto intelectual o una creencia. Es necesario trabajar de forma intensa con la propia mente, percatarse con claridad de su funcionamiento y convencerse así de lo inadecuado de nuestros deseos y apegos. Para ello hay que encontrar, en la soledad y la meditación, los resortes mismos de nuestros deseos, observar cómo, en cada momento, la mente se apega a los sentimientos agradables, elabora interminables escenarios de bienestar y se contrae ante lo que es desagradable.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.



  • Tres venenos mentales y antídotos.

  • Surgen por falta de lucidez.

Todas las actitudes nocivas se definen por una falta de confianza, inspección y entendimiento y lucidez. No puede exagerarse la ramificación de tales actitudes en la persona, en el mundo. De la avidez, la aversión y el error surge la destrucción, el sufrimiento, la explotación. No es difícil intuir el cambio en las relaciones y en la propia historia que implicaría el exterminio, o incluso la contracción, de estas actitudes en los seres humanos. Es por ello que se considera que tal exterminio no sólo es una labor útil para quien la emprende, sino que es una labor intensamente social y amorosa. En efecto, el cultivo de las funciones de renuncia, benevolencia y comprensión en los individuos tiene también efectos inmediatos y necesarios en el entorno inmediato.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Meditación es enfocar.

  • Calma la mente de distracciones.

Independientemente de la técnica particular que se practique –existen muchas en las diversas tradiciones budistas- la meditación o contemplación es un método mediante los cuales una mente que por lo general está en un estado disperso, se enfoca. El proceso de enfoque se compara al descenso desde la superficie turbulenta del mar a sus profundidades en calma. Es un proceso que, al enfocar, aclara, y al hacerlo, engendra confianza y equilibrio.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Meditación.

  • Cinco obstáculos básicos.

En la psicología de la meditación budista tales obstáculos están debidamente identificados, y son cinco: deseo, aversión, agitación, inercia y duda. Además de estos obstáculos generales, es necesario apuntar que la técnica de la meditación, en la medida que tiene éxito en crear un nuevo espacio en y de la conciencia, permite, y de hecho facilita, la emergencia de contenidos personales difíciles en extremo.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.

  • Meditación como observación.

  • Desenvolver emociones y pensamientos.

Es decir, los contenidos intensos y dolorosos, los puntos de dificultad se desarrollan, se desenvuelven y se resuelven por sí mismos, sin la asistencia de la voluntad o del análisis, en un ritmo y una velocidad que impone su propio proceso de desarrollo, siempre y cuando los contenidos sean experimentados con toda presencia y atención. Todo lo que el sujeto debe hacer e dar un paso atrás y observar el proceso. La observación sostenida es la que permite el desenvolvimiento.

Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.


  • Conocer la verdad en budismo.

  • Depurar la mente.

En el budismo las reglas son muy incisivas porque se refiere a la depuración del aparato mental mismo, el órgano de la experiencia, mediante las técnicas de meditación. La noción epistemológica es entonces simple y directa: conforme se refina el instrumento del conocimiento es posible acceder progresivamente a la realidad. La realidad, es decir la verdad, es la acepción más amplia del término dharma, que ya hemos definido en varios contextos. En suma, la epistemología budista no es meramente empirista sino más propiamente constructivista.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.



  • Plenitud plena.

  • Conciencia abierta y extendida.

La plenitud mental se pone en práctica cuando observamos en detalle y sin prejuicios cualquier cosa, es una capacidad presimbólica y primitiva, pero susceptible de notable afinación y extendido desarrollo. En episodios de plenitud mental, la conciencia se vuelve imparcial y se aplica con la misma limpidez tanto a contenidos agradables como desagradables. Es un estado de alerta intenso, sin relación inmediata con un yo o un agente, que se ejerce en tiempo presente y que evoluciona, momento a momento y en todo detalle, a la par con los cambios y el proceso mental mismo.


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.



  • El no-yo es individuo.

  • Existe psico-físicamente.

Para empezar, la negación de un yo o alma en el ser humano no impide que el organismo, o el individuo, sea considerado existente o sensible, ya que se le considera como un proceso psicofísico (nama – rupa) en continuo flujo. El mundo no sólo se concibe como un conjunto de objetos en el espacio y el tiempo, sino que incluye emociones, conceptos y percepciones. La verdad del mundo abarca a la mente y a la materia en su unidad fenomenológica. Ambas son igualmente ostensibles e igualmente vacías. Aquí entra una vez más el concepto de vacío (sunyata).


Díaz Gómez José Luis, La conciencia en el budismo: la mente plena, 2008.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos