La casta de los banqueros ¿Los mejores talentos?


El mayor fraude hecho jamás por una sola persona



Descargar 1.4 Mb.
Página6/10
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño1.4 Mb.
Vistas148
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El mayor fraude hecho jamás por una sola persona

- Bernard Lawrence Madoff (Expansión - Última actualización a Diciembre 2008)



Bernard Lawrence Madoff, de 70 años, fundó la Bernard L. Madoff Investment Securities en 1960 con sólo 22 años. La Fiscalía estadounidense acusa a Madoff de haber acumulado 50.000 millones de dólares en pérdidas fraudulentas a través de este fondo.

El escándalo se destapó la semana pasada, cuando el broker confesó a su familia que sus operaciones eran en realidad una pirámide financiera, en la que pagaba la rentabilidad a los inversores con el dinero que colocaban en el fondo otras personas.



Madoff en una imagen tomada el pasado mes de diciembre. | AFP



Madoff fue arrestado el jueves 11 de diciembre tras admitir la estafa ante sus hijos Andrew y Mark Madoff, ambos con puestos de responsabilidad en su empresa. El broker está en libertad condicional tras pagar una fianza de 10 millones de dólares. Los cargos contra él acarrean una pena máxima de 20 años en prisión y una multa de cinco millones de dólares.

Bernard L. Madoff Investment Securities gestionaba activos por valor de 17.100 millones de dólares a fecha 17 de noviembre. Casi la mitad de sus clientes son hedge funds, bancos, inversores institucionales y clientes de banca privada.

La Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés) le abrió una investigación en 1992, pero le exoneró de cualquier irregularidad. Sin embargo, algunos operadores del mercado tenían sus sospechas, dado que Madoff aparentemente era capaz de mantener el rendimiento de sus fondos incluso cuando el resto del mercado se hundía.

Peso pesado en Wall Street



Bernard Madoff es uno de los brókeres más veteranos de Wall Street, donde ha trabajado durante más de cincuenta años. Madoff Investment Securities fue una de las sociedades que participó en la creación del Nasdaq, contribución que sirvió para que Madoff ocupara la presidencia del parqué neoyorquino.

Su cuartel general está situado en el edificio Lipstick, en el centro de Manhattan.

- Una pirámide de 50.000 millones (Expansión - 13/12/08)

Las autoridades de EEUU han destapado un presunto fraude piramidal que podría alcanzar los 50.000 millones de dólares. Un escándalo cuyos tentáculos se extienden a Europa y se adentran en el mercado español.

Se calcula que la banca privada española podría haber invertido alrededor de 3.000 millones de euros en instrumentos de inversión relacionados con Bernard L. Madoff, ex presidente de Nasdaq y artífice de este monumental engaño.

Madoff captaba fondos con la promesa de elevadas rentabilidades que satisfacía con la entrada de nueva liquidez, ensanchando cada vez más el círculo vicioso.

El estallido de este escándalo vuelve a echar tierra sobre la credibilidad del sector financiero y a cuestionar la labor de los supervisores, en especial de la SEC, incapaz de detectar el engaño antes de que el FBI detuviera a Madoff.

Tampoco dice mucho en favor de los organismos de control españoles y europeos que la gestora de hedge fund Fairfield, a través de la que Madoff desarrolló buena parte de su pirámide en el Viejo Continente, comercializara esos productos sin despertar sospechas.

Muy mal parada sale también la imagen de las gestoras y bancos privados, europeos y estadounidenses, que esparcieron el virus sin recelar de dónde podían proceder esos retornos tan elevados. Episodios como éste, que han metido el miedo en el cuerpo a los inversores de hedge fund, socavan aún más la deteriorada confianza del dinero y amenazan la estabilidad del mercado.

(En el siguiente artículo se altera la secuencia cronológica para facilitar el relato)

- El talento de Mr. Madoff (Negocios - 1/2/09)

Afable financiero de cara a la galería, en privado demostraba comportamientos psicópatas: la mentira, la manipulación, el engaño y la crueldad.

Para algunos, Bernard Madoff era un hombre afable y carismático, pero tenía otra cara. Tranquilo, controlado y muy en sintonía con su imagen, hasta en los mínimos detalles. Aunque gestionaba miles de millones de dólares para particulares y fundaciones, evitaba las reuniones con la mayor parte de sus inversores, rodeándose de un aura que le hacía más deseable.

¿Quién era el Bernie Madoff real? Una respuesta fácil es que era un charlatán, un manipulador, pero algunos analistas le vinculan con criminales en serie. Se preguntan si podría haber robado sólo por el placer de hacerlo. “Algunas de las características de los psicópatas son la mentira, la manipulación, la capacidad de engañar, los sentimientos de grandiosidad y la crueldad hacia sus víctimas”, dice Gregg McCrary, ex agente especial del FBI.

Rasgos destructivos



McCray advierte que parece compartir muchos rasgos destructivos de un psicópata. “La gente como él se convierte en camaleón”, dice McCrary. “Saben lo que quieren las personas y se lo da”.

“Tuvo la inteligencia de comprender que cuanto más involucrado estás con los reguladores, más puedes influir”, añade una fuente. Incluso si estás muy cerca ellos, no van a estar vigilándote. “Era un hombre con una buena idea y un estupendo vendedor”, dice Charles Doherty, ex presidente del Midwest Stock Exchange.

Sus socios y otras personas relacionadas con él dicen que sus formas puntillosas a veces entraban en el comportamiento obsesivo-compulsivo. Pero los antiguos empleados y amigos dicen que esa obsesión nunca les llevó a pensar que tuviera problemas.

J. Reid Meloy, un psicólogo forense, ve semejanza entre la confianza que destilaba Madoff y la de algunos criminales que ha estudiado. “Las personalidades psicópatas no temen que les capturen”, explica.

Asesino en serie



Todo esto ha llevado a algunos expertos en Psicología a establecer algunas similitudes entre él y los asesinos en serie como Ted Bundy. “Bundy asesinaba a gente. Madoff asesinaba cuentas bancarias”, asegura.

Como Bundy, Madoff usaba una mente aguda y un temperamento afable para crear un personaje que no existía. McCrary afirma que estos individuos creen que están por encima de la ley, “pero el talón de Aquiles es su sentido de la impunidad”.

Si Madoff engañó a los reguladores durante años, debió ser una experiencia “embriagadora”, dice McCrary.

A medida que los investigadores se zambullen en décadas de documentos sobre sus inversiones, intentando descifrar si Madoff estaba involucrado en algo más que una trampa financiera, sus amigos siguen atónitos. “Era un héroe para nosotros”, dice Diana Goldberg, que tomaba el tren con Madoff para ir a clase al Far Rockway High School de Nueva York. “Ahora, el héroe se ha desvanecido”.



Madoff pasó sus primeros años de vida en Laurelton, un enclave judío. “Un lugar idílico para crecer”, rememora Vera Gitten, que asistía a la escuela primaria con Madoff, a quien recuerda como buen estudiante y sociable.

Tras graduarse de la escuela secundaria en 1956, Madoff pasó un año en la Universidad de Alabama. Doce meses más tarde se trasladó a Hofstra University en Nueva York, donde en 1960 se graduó en Ciencias políticas. Madoff pasó el año siguiente en la Brooklyn Law School de Nueva York estudiando Derecho y dirigiendo su negocio de aspersores. Dejó la facultad y, empleando 5.000 dólares ahorrados, entró en el mundo de los inversores de Wall Street.

- ¿Cómo es posible que nadie supiera nada? Las incógnitas del escándalo (El Confidencial - 15/12/08)



(Por E. Segovia / C. Hernanz)

La descomunal estafa de Bernard Madoff plantea una enorme cantidad de preguntas sin respuesta, al menos hasta que avance la investigación judicial. La principal es cómo es posible que nadie supiera nada, ni los responsables de los fondos que gestionaba, todos ellos firmas de primera fila en el panorama internacional de la gestión de activos, ni los auditores de la propia firma de Madoff, ni siquiera la mismísima SEC, el todopoderoso supervisor bursátil de EEUU que ha hecho un ridículo tan espantoso como el de la CNMV en Gescartera.

La SEC supervisaba en teoría a la firma de brokerage de Madoff (Bernard L. Madoff Investment Securities), no a la de gestión de fondos (que, para más inri, ni siquiera tenía estructura jurídica de gestora, sino de advisor, es decir, asesor de inversiones) Bernard L. Madoff Investment LLC, que estaba situada en otro piso del mismo edificio de Nueva York. De hecho, el broker pasó la última inspección en 2005, en la que se le acusó de varias prácticas contrarias a las normas de mejor ejecución de las órdenes. Pero parece inconcebible que la SEC, con un cuerpo de 796 inspectores para estas firmas, no investigara en ningún momento las relaciones entre el broker y la gestora desde que ésta fue registrada en el supervisor en 2006.

Este es un punto relevante, puesto que distintos medios han justificado la inoperancia de la SEC en que se trataba de una gestora offshore con un número reducido de clientes, lo que la deja fuera de la supervisión según la legislación norteamericana a la que se acoge la mayoría de los hedge funds. Sin embargo, Madoff registró su firma hace dos años en EEUU, sin que fuera inspeccionada en ningún momento desde entonces, según informa Bloomberg.

No se trata sólo de la SEC. Para empezar, el propio auditor de Madoff debería haber dado la voz de alerta de que todo el tinglado era un gran fraude. Las sospechas se centran en que no se trata de una de las cuatro grandes de la auditoría, sino de una pequeñísima firma llamada Friehling & Horowitz, que al parecer vivía de un único cliente: Madoff. Luego no es difícil deducir que le hacía las auditorías a su entera satisfacción.

Pero lo que parece más inconcebible a los profesionales españoles del sector es que no se diera cuenta ninguna de las firmas que tenían fondos gestionados por Madoff. Estamos hablando de grandes nombres internacionales como Fairfield, Optimal (grupo Santander), Kingate (del grupo italiano SIM), el gigante suizo de la banca privada UBS, la conocidísima firma de hedge funds Tremont -que elabora el índice Crédit Suisse Tremont-, Nomura, Pioneer (del grupo Unicredito), BNP Paribas, etc. Todas ellas firmas de intachable reputación, con muchísimos años de experiencia y enormes equipos dedicados al análisis en profundidad de los fondos en los que invierten, lo que se conoce como due dilligence, y de gestión de riesgos. De hecho, el famoso Fairfield de Andrés Piedrahita tenía un equipo en Bermudas dedicado en exclusiva a Madoff.

No era Antonio Camacho



Y, pese a todos estos medios, nadie se dio cuenta de nada. Con el agravante de que recibían diariamente las operaciones (trades) que supuestamente hacía Madoff con sus fondos. “¿Qué hacían con esos informes? ¿No los cotejaban nunca? ¿Eran todas las operaciones falsas? ¿Cómo las disfrazaba?”, se pregunta un profesional con años de experiencia. Es más, “no se entiende que, si los fondos eran suyos y no de Madoff, los activos deberían estar segregados contablemente y no lo habrían perdido todo, como así ha sido”, sostiene esta fuente.

Otro experto señala que “todo el mundo veía cosas raras y coincidía en que era imposible ganar año tras año como Madoff con una estrategia de gestión tan sencilla como la suya, pero nadie encontró nada”. “Y no estamos hablando de un Antonio Camacho que desaparece con el dinero de la noche a la mañana, sino de un señor que estaba estafando desde hace años y que seguía en su oficina hasta que han ido a detenerle”, añade.

¿De dónde salen los 50.000 millones?

Quizá la incógnita más alucinante sea la del propio importe de la estafa: según las informaciones publicadas por los medios norteamericanos, Madoff gestionaba 17.000 millones de dólares a principios de año, que ahora debería ser menor ya que han sido precisamente los reembolsos (cifrados en 7.000 millones) los que han derrumbado el edificio piramidal en que se basaba el negocio. Entonces, ¿de dónde salen los 50.000 millones en que se ha cifrado el fraude? ¿Cómo se explica la diferencia?

Tantas y tan importantes incógnitas han dado pábulo a teorías conspirativas que empiezan a hacer fortuna en el mundillo: “Las gestoras que tenían fondos gestionados por Madoff no son víctimas, sino cómplices de la estafa. Era imposible que nadie supiera lo que estaba pasando; tenían que saberlo y, aun así, miraron para otro lado y siguieron vendiendo estos productos con la esperanza de que nunca iba a descubrirse la estafa. Ahora ha llegado su hora”, explica un profesional convencido de esta conspiración.

- Las víctimas de Madoff alrededor del mundo (Intereconomía - 15/12/08)



Listado de los afectado por la estafa piramidal del “broker” Madoff

El “caso Madoff” está sirviendo para echar más leña al fuego de la desconfianza en el sector financiero internacional. Y es que la estafa descubierta por este “tiburón” de las finanzas tiene dimensiones mundiales. Se trata de una estafa piramidal de 50.000 millones de dólares que afecta a inversores a lo largo de todo el globo y de la que ningún país escapa.

Según van pasando los días, más y más entidades financieras y firmas de inversión se confiesan damnificadas por la estafa. A continuación se muestra un listado con algunas de las más importantes firmas internacionales que perderán dinero en mayor o menor medida por culpa de la que ha sido calificada como “la mayor estafa económica de la historia”.

El Santander reconoce que gestiona 2.330 millones vinculados al fraude de Madoff



El Grupo Santander, a través del fondo de inversión alternativa Optimal Strategic, gestiona fondos de clientes por un importe de 2.330 millones de euros, que están ligados a productos de la firma estadounidense Bernard L. Madoff Investment Securities, informó hoy la entidad financiera. Fuentes del grupo explicaron a EFE que hay cerca de mil clientes del banco en España con productos ligados a la gestora de Bernard Madoff, presunta responsable de un fraude de alrededor de 37.400 millones de euros (50.000 millones de dólares).

BBVA cifra en 30 millones la inversión de clientes en fondos de Madoff y 300 millones los que podría perder



BBVA confirmó hoy que la suma de la inversión de los clientes de su red internacional en fondos de inversión que a su vez se encontraban depositados en Madoff Investment Securities se sitúa en torno a los 30 millones de euros, si bien indicó que no tiene exposición directa en esta entidad, según un hecho relevante remitido a la CNMV.

Banesto, afectada por la estafa, aunque asegura que su exposición es irrelevante



Banesto figura entre las entidades afectadas por el fraude piramidal de Madoff, aunque su exposición al mismo es “irrelevante”, según han informado fuentes del banco que preside Ana Patricia Botín

Caja Madrid valora su exposición, que califica de “residual”



Caja Madrid tiene una exposición “indirecta” de 2,3 millones de euros a productos relacionados con la firma estadounidense Bernard L. Madoff Investment Securites, presunta responsable de una estafa piramidal que podría alcanzar los 37.000 millones de euros.

Crédit Agricole evalúa en menos de 10 millones de euros sus inversiones



El banco francés Crédit Agricole ha evaluado en menos de 10 millones de euros las pérdidas que ha sufrido por el caso protagonizado por Bernard Madoff, el presunto responsable de un fraude multimillonario.

Société Générale tiene “menos de 10 millones de euros”



El banco francés Société Générale ha evaluado en “menos de 10 millones de euros” las pérdidas que ha sufrido por el caso protagonizado por Bernard Madoff, responsable de un fraude multimillonario.

Unicredit cifra en 75 millones de euros el dinero invertido en el fondo de Madoff



El mayor banco italiano, Unicredit ha anunciado una exposición de 75 millones de euros (unos 100 millones de dólares) al fondo de inversión estadounidense administrado por Bernard Madoff, acusado de fraude.

Royal Bank of Scotland, fuertemente azotado, por la estafa



El Royal Bank of Scotland ha admitido que podría afrontar unas pérdidas de 400 millones de libras (446 millones de euros) por sus inversiones en productos gestionados por la firma Bernard Madoff, responsable de una de las mayores estafas de la historia de la Bolsa de Nueva York.

HSBC cifra en unos 1.500 millones de dólares su exposición



El banco británico HSBC tiene una exposición potencial de unos 1.500 millones de dólares. La entidad ha reconocido que el dinero invertido en el fondo de inversión de Madoff proviene de los préstamos que concedían a clientes y que éstos utilizaban para invertir en el fondo de la estafa.

BNP Paribas tiene casi 500 millones de dólares en el fondo



El banco francés BNP Paribas insistió en que no había invertido directamente en productos de Madoff, pero que está expuesto por sus “actividades de mercados” y por los préstamos que ha concedido a otros fondos que sí habían invertido en esa firma.

Natixis evalúa pérdidas por el caso Madoff en unos 450 millones de euros



El banco francés Natixis evaluó hoy en alrededor de 450 millones de euros las pérdidas que podría tener como consecuencia de la estafa internacional multimillonaria protagonizada por el estadounidense Bernard Madoff.

El hedge fund Fairfield Sentry podría tener cerca de 7.300 millones de dólares.

La firma comercial Ascot Partners ha asegurado que su exposición asciende a los 1.800 millones de dólares.

El banco japonés Nomura anuncia una exposición a los fondos de inversión de Madoff de unos 224,5 millones dólares.

La consultoría Access International Advisors podría llegar a perder por la estafa hasta 1.400 millones de dólares, según ha informado la propia compañía.

La entidad financiera Neue Privat Bank cifra sus pérdidas en 5 millones de dólares.

Korea Life Insurance pierde por culpa de la estafa cerca de 50 millones de dólares.

Korea Teachers Pension tiene invertidos unos 9,1 millones de dólares.

Maxam Capital Management perderá cerca 280 millones de dólares.

Kingate Global Fund cifra sus pérdidas cerca de 2.800 millones de dólares.

La gestora británica de activos Bramdean Alternatives, valora sus pérdidas en el 9,5% del valor neto de sus activos.

Los bancos suizos rozan el pleno, según la prensa nacional



UBS, según fuentes de la propia entidad, tiene una exposición limitada e insignificante.

La financiera suiza Bernbassat & Cie, podría tener una exposición de 935 millones de dólares en el fondo.

El banco suizo Reichmuth & Co. ha anunciado que sus activos invertidos en el fondo de Madoff suman unos 325 millones de dólares.

La entidad suiza Union Bancaire Privee habría perdido unos 850 millones de dólares

El banco suizo Banque Benedict Hentsch podría tener 47 millones de dólares invertidos en el fondo de Madoff.

- Las claves del mayor fraude de la historia (Expansión - 16/12/08)

(Por D. Badía / S. Pérez)

Bernard Madoff, de 70 años de edad, ha sido el artífice de uno de los mayores fraudes de la historia, que supone una nueva traba para que el inversor recupere la confianza en medio de una de las peores crisis de todos los tiempos.

En 1960 creó una sociedad, llamada Bernard Madoff Investment Securities, y durante principios de los noventa sirvió como presidente del consejo de Administración de Nasdaq, categoría que ha podido influir para que las clases más apoderadas, principalmente de Nueva York y Florida, le confiaran su fortuna.

Las primeras informaciones apuntan a cientos de miles de inversores afectados, principalmente institucionales, con unas pérdidas totales de 50.000 millones de dólares (unos 37.500 millones de euros), de los que más de 3.000 millones de euros se concentran en manos españolas.



Pero, ¿cómo es posible que Madoff operara durante tantos años sin que nadie se diera cuenta? Hasta que avance la investigación judicial, todavía quedan muchas preguntas sin resolver. Lo cierto es que, por ahora, ha conseguido burlar la inteligencia de gestores de fondos de primera fila, de los principales bancos del mundo, de sus propios auditores y, principalmente, del organismo regulador de los mercados financieros de la primera potencia mundial, el Securities Exchange Securities (SEC).

Según las primeras estimaciones, más de veinte firmas, entre las que se encuentran los españoles Santander y BBVA, han reconocido ya su exposición de forma directa a través de sus propios fondos o productos estructurados elaborados por los departamentos de tesorería del banco, o indirecta, mediante la inversión en hedge fund o fondos de gestión alternativa con exposición a Madoff.

La estrategia de inversión que presuntamente utilizaba Madoff se denomina split strike conversion, que consistía en comprar acciones de grandes compañías (las más líquidas) y opciones de compra y venta de los mismos títulos, lo que permitía ganar tanto en mercados alcistas como bajistas. No es diferente a la que aplica buena parte de la banca de inversión, pero la diferencia fundamental reside en las rentabilidades que ofrecía Madoff.

El interés gancho rondaba el 8% y el 12% anual garantizado, independientemente de la evolución de la bolsa. De hecho, el retorno medio entre 1993 y 2007, periodo durante el que sólo registró pérdidas durante cinco meses, fue del 8%.

Estafa piramidal



Esta estrategia aparentemente conservadora y esta rentabilidad gancho le sirvieron para que de boca en boca sus productos fueran cobrando fama entre las grandes fortunas. Madoff era miembro de los clubes de golf más exclusivos de Estados Unidos, que, en realidad, funcionaban como canal de potenciales clientes.

Entre la víctimas de mayor renombre al otro lado del Atlántico se encuentran Fred Wilpon, propietario de los Mets de Nueva York, Norman Braman, antiguo dueño del equipo de fútbol americano, Philadelphia Eagles, o el presidente de GMAC, participada en un 51% por Cerberus y un 49% por el consorcio automovilístico General Motors, Ezra Merkin.

Pero, en realidad, en vez de utilizar esa técnica de inversión, levantó una gigantesca pirámide financiera. Su sociedad, Madoff Investment Securities, actuaba de intermediario o gestor financiero, recibía nuevos fondos, con los que en vez de reinvertirlos, pagaba a los inversores iniciales esas rentabilidades de entre el 8% y el 12%.

Pero, en medio de la crisis actual, esos fondos dejaron de llegar y los antiguos inversores reclamaban la devolución de sus aportaciones, momento en el que se destapa el fraude y se descubre el enorme agujero patrimonial con el que cuenta Madoff.

Desde su oficina, sita en el mismísimo corazón de Manhattan de Nueva York, el fraude se ha hecho sentir a más de 5.700 kilómetros de distancia, en Madrid. El colombiano Andrés Piedrahita ha sido uno de los nexos principales entre Madoff y los afectados españoles.

A través de la firma de la que es propietario, Fairfield Greenwich Group, que cuenta con una oficina de representación en la capital de España, consiguió engatusar a los más ricos, dispuestos a entrar con elevadas cantidades de dinero o mediante apalancamiento en los fondos de Madoff, a cambio de una jugosa rentabilidad con un producto sin riesgo aparente.

Fairfield ha declarado que tiene 14.100 millones de dólares bajo gestión, de los que 7.500 millones se invirtieron en vehículos vinculados al gestor de origen judío. En España, la firma de asesoramiento dirigida por Piedrahita comunicó ayer que la exposición de los clientes en España a la estafa habría afectado a una inversión de 65 millones de euros.

Pese a que el impacto en España se prevé superior al de los productos estructurados ligados a Lehman Brothers, rondando los 3.000 millones de euros, tal y como adelantó EXPANSIÓN el pasado sábado, el porcentaje que realmente se encuentra en manos de inversores españoles podría ser reducido.

Santander, por ejemplo, que es el banco más afectado en España, ha declarado una exposición de 2.330 millones de euros, de los que 2.010 millones corresponden a inversores institucionales y clientes de banca privada internacional, mientras que los 320 millones restantes forman parte de las carteras de inversión de clientes de banca privada del grupo en España. Ayer, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quiso calmar los ánimos al confesar que ve ridículo el impacto que pueda tener el caso Madoff sobre el sistema.

Avisos que pasaron por alto

No obstante, lo que está claro es que el escándalo Madoff deja en entredicho el actual sistema regulatorio de Estados Unidos y podría ofrecer más argumentos para aquellos legisladores que defienden un endurecimiento de las normas financieras. Pese a que la SEC, el equivalente a la CNMV en EEUU, abrió a Madoff una investigación en 1992, le exoneró de cualquier irregularidad.

Los elevados rendimientos que fue ofreciendo el astuto estafador durante varios ejercicios consecutivos empezaron a levantar sospechas en el sector. Las firmas de asesores Acorn Partners y Aksia recomendaron a sus clientes que no le confiaran su dinero, mientras que la revista financiera Barrons puso en duda estas jugosas rentabilidades que ofrecía en un artículo publicado en 2001.

Por otro lado, supone un duro golpe para la banca privada, ya muy tocada tras la quiebra de Lehman Brothers, y para el sector de los hedge fund. El contagio del fraude hace prever que aumenten las salidas de inversores y la caída de patrimonios de los hedge. En los últimos cinco meses, estos fondos han sufrido una caída de patrimonio del 20%, desde casi dos billones de dólares a nivel mundial hasta millón y medio, y los mayores reembolsos de su historia, de más de 100.000 millones de dólares entre julio y noviembre…

- Madoff y la supervisión (Expansión - 16/12/08)



El multimillonario engaño de Bernard Madoff pone sobre la mesa la urgente necesidad de revisar el papel de los organismos de supervisión y control de los mercados, que se han revelado ineficaces a la hora de detectar el gigantesco ovillo financiero tejido por el otrora gurú estadounidense.

También deja patente la inaplazable importancia de mejorar cuanto antes la regulación, transparencia y control de los productos de alto riesgo y de los vehículos de inversión estructurados, que permitieron la letal propagación del virus subprime y, ahora, la consumación de este gigantesco fraude.

La confianza ha sido la primera gran víctima de una crisis financiera sin precedentes y episodios como el de Madoff ahondan en la herida abierta, minando aún más la credibilidad de las entidades financieras y del sistema en su conjunto.

Es probable que el impacto de esta estafa en España, donde la CNMV ha abierto una investigación, sea limitado en términos cuantitativos -50.000 millones de dólares en todo el mundo-, pero su verdadero efecto debe medirse desde el punto de vista reputacional.



El caso Madoff vierte nuevas y peligrosas dudas sobre el funcionamiento del mercado y asesta un duro golpe a algunos de sus agentes, como las gestoras de fondos y de hedge funds y la banca privada, cuyo único mecanismo de defensa ahora es extremar al máximo la transparencia.

- La SEC admite sus errores en la supervisión del “caso Madoff” (Expansión - 17/12/08)



El presidente del organismo supervisor estadounidense, el discutido Christopher Cox, ha reconocido el fracaso a la hora de detectar el fraude de Bernard Madoff, ante las “alegaciones creíbles y específicas” aportadas por el gestor. Ahora la SEC estudia investigar los vínculos familiares de Madoff en la agencia supervisora.

La SEC ha salido al paso de las críticas recibidas en las últimas fechas a través de un comunicado, firmado por su presidente.

En él, Christopher Cox recuerda que desde el organismo siguieron con especial detenimiento los fondos de Bernard Madoff desde hace prácticamente una década, a partir de 1999. En este periodo “nos llamó la atención de la plantilla de la SEC, pero nunca recomendamos actuar a la comisión”.

En su comunicado, Cox destaca en defensa del organismo que preside que en sus tareas de supervisión se encontraron con “alegaciones creíbles y específicas” por parte de Bernard Madoff.

En medio de las críticas recibidas, la SEC podría abrir una investigación sobre los vínculos familiares del responsable del fraude de 50.000 millones de dólares con un fiscal del organismo supervisor, según publica el diario “The Wall Street Journal”.

La investigación se centraría en el papel de Eric Swanson, empleado durante 10 años en la SEC, como fiscal, y casado el pasado ejercicio con una sobrina de Bernard Madoff, Shana Madoff.

- Mea culpa por fraude de Madoff (BBCMundo - 17/12/08



El órgano regulador del mercado bursátil en Estados Unidos iniciará una investigación interna para determinar las causas por las que no pudieron detectar a tiempo la gigantesca estafa llevada a cabo el inversor y ex presidente de Nasdaq, Bernard L. Madoff.

El fraude, calculado en unos US$ 50 mil millones, no fue detectado antes a pesar de repetidas alertas desde 1999, según explicó la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés).

“La comisión tiene conocimiento que denuncias creíbles y precisas alertando sobre el mal proceder de Madoff habían sido puestas a la atención del personal de la SEC de manera repetida desde al menos 1999, pero nunca fueron informadas a la comisión para que ésta actuara”, explicó el presidente de la SEC, Christopher Cox.

“He ordenado un estudio completo e inmediato de las denuncias que conciernen a Madoff y su empresa y de las razones por las cuales no fueron consideradas creíbles”, añadió.

Según corresponsales de la BBC en EEUU, la SEC ha sido fuertemente criticada desde el arresto de Madoff, el pasado jueves. La estafa podría convertirse en el mayor fraude conocido hasta el momento, cinco veces superior, por ejemplo, a WorldCom o Enron.

Incredulidad



¿Cómo fue posible que la dudosa situación no llamó la atención de los reguladores hasta ahora?, se preguntan incansablemente aquellos que sufrieron fuertes pérdidas.

El lunes, por ejemplo, el presidente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, acusó directamente a las autoridades reguladoras estadounidenses por su pasividad.

“La sorpresa no es que hubiera unos ladrones. La cuestión es: ¿quién vigila?”, enfatizó.

En una entrevista con la BBC, Jon Moulton, de la firma Alchemy Partners, señaló que desde 1999 varios inversores se habían quejado del esquema de Madoff.

“La SEC lo hizo estupendamente bien para no darse cuenta de ningún problema”, ironizó.

Steven Bell, del fondo de inversión GLC opina de la misma manera y asegura que hubo gente que se quejó mucho antes.

“Es como si alguien llamara a la policía y dijera que tiene un vecino ladrón y pide que por favor revisen qué pasa, pero su llamada es ignorada”, enfatizó.

Para algunos analistas, la razón para que no investigaran antes a Madoff es el resultado de una combinación entre su prestigio personal y unos vacíos en el sistema que fueron cuidadosamente aprovechados.

Ahora los funcionarios dicen que esta actitud fue imperdonable. La investigación va a concentrarse primero en el funcionamiento interno de la SEC, con el fin de determinar si las reglas vigentes fueron aplicadas y si se deben efectuar modificaciones para evitar nuevos casos en el futuro.

También se quiere determinar si los contactos entre el personal de la SEC y la empresa o la familia de Madoff pudieron interferir en la toma de decisiones.

Se espera que hoy Madoff, quién está fuera de prisión tras pagar los US$ 10 millones de fianza, comparezca ante un tribunal en Nueva York. La audiencia estaba prevista para el lunes, pero fue aplazada.

Si se prueba que los cargos en su contra son ciertos, su condena podría ser de hasta 20 años de cárcel y una multa de hasta US$5 millones.

Lo que se desconoce hasta ahora es el monto total de las pérdidas para aquellos que invirtieron en Bernard L. Madoff Investment Securities. Grandes bancos y fondos de inversión en todo el mundo se han visto afectados.

- La firma de Madoff podría no haber hecho ni una sola operación (El Economista - 16/1/09)

Es posible que el fondo de inversiones de Bernie Madoff nunca haya hecho un solo negocio, indicó un regulador del sector, sugiriendo que los detallados comunicados que recibían cada mes los inversores podrían haber sido un elaborado espejismo en un fraude de 50.000 millones de dólares (unos 38.000 millones de euros). El regulado dijo que no había constancia de que el fondo de inversiones de Madoff hubiera realizado negocios a lo largo de todas sus operaciones.

Eso significa que o bien Madoff realizaba sus negocios a través de otras empresas, una estrategia que las autoridades consideran improbable, o bien no estaba realizando operaciones en absoluto.

“Nuestros exámenes no mostraron ningún indicio de comercio a nombre del asesor de inversiones, ningún indicio de que se generara ningún comunicado de clientes por el agente de bolsa”, afirmó Herb Perone, portavoz de la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera (FINRA, en sus siglas en inglés).

Desde su fundación en 1960, la empresa del inversor neoyorquino, Bernard L. Madoff Investment Securities, pasó revisiones de rutina cada dos años de la FINRA y de su predecesora, la Asociación Nacional de Gestores de Acciones, afirmó Perone.

Madoff, que fue presidente del Nasdaq y fue una figura destacada de Wall Street durante casi 50 años, supuestamente confesó a sus hijos que el negocio de asesoría de inversiones de la empresa era “básicamente un esquema de Ponzi gigante” y “una gran mentira”, según documentos legales.

El asesor estimó unas pérdidas de al menos 50.000 millones de dólares gracias a ese esquema de Ponzi, también conocido como estafa piramidal y que utiliza el dinero de los nuevos clientes para pagar dividendos y amortizaciones a los antiguos. Por lo general, esos sistemas se agotan cuando se acaban los nuevos fondos.

Todos los meses, Madoff enviaba elaborados comunicados de negocios realizados por su gestor de acciones. El noviembre pasado, por ejemplo, envió un comunicado a un inversor diciendo que había comprado acciones de Merck, Microsoft, ExxonMobil y Amgen, entre otras empresas.

También mostraba transacciones en el Fondo Fidelity Investments' Spartan. Pero Fidelity, la mayor mutua del mundo, no tiene constancia de que Madoff o su empresa hicieran ninguna inversión en sus fondos.

Discrepancias

“No sabemos de ninguna inversión por Madoff en nuestros fondos en nombre de sus clientes”, dijo en un correo electrónico a Reuters Anne Crowley, portavoz de Fidelity. Ni Madoff ni su empresa eran clientes del negocio de Fidelity Institutional Wealth, añadió.

También parece haber discrepancias entre los comunicados mensuales enviados a los inversores y los precios reales a los que se compraban las acciones en Wall Street.

“Podrías imprimir cualquier comunicado que quisieras con el ordenador y enviárselo a un cliente, y lo más probable es que el cliente no lo sepa, porque están recibiendo un comunicado”, dijo Neil Hackman, presidente y consejero delegado de la empresa de asesoría de inversiones de Connecticut Oak Financial Group.

- Madoff: “Yo les avisé” (BBCMundo - 4/2/09)



Un ex ejecutivo del sector financiero en Wall Street acusó el miércoles a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) de haber ignorado sus reiteradas gestiones para desenmascarar el fraude de US$ 50.000 millones supuestamente llevado a cabo por el gerente de inversiones Bernard Madoff.

Markopolos cuestionó la edad, la pericia y el saber de los reguladores.

Los funcionarios de la SEC eran “demasiado lentos, demasiado jóvenes y demasiado mal instruidos”, señaló Harry Markopolos en su testimonio ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara Baja del Congreso.

El experto dijo que se percató del problema cuando intentó utilizar la misma estrategia que Madoff pero nunca logró obtener la misma rentabilidad en sus inversiones y acusó a la comisión de valores de ser un rehén de la industria que trata de regular, y por lo tanto, de tener miedo de investigar a figuras prominentes de la misma.

“Los hombres de la SEC poseen el rugido de un ratón y la mordedura de una pulga”, señaló el testigo, quien este miércoles se pronunció públicamente por primera vez acerca de su campaña de nueve años para exponer el fraude en uno de los mayores fondos de inversiones del mundo.

“Claramente furioso ante la renuencia de los reguladores a actuar sobre sus detalladas y reiteradas acusaciones, Markopolos le dijo a la comisión que sospechó que el fondo de Madoff era fraudulento apenas cinco minutos después de haber revisado su presunta estrategia de inversiones”, señaló el periodista de la BBC que cubrió la audiencia en Washington, Richard Lister.

No actuaron

El financiero entregó a los reguladores del gobierno federal de EEUU varios informes en los que detallaba una serie de problemas que a su entender deberían haber generado una investigación.

“Les entregué envuelto con papel de regalo el mayor esquema ponzi (fraude) en la historia y no se sabe cómo ni siquiera se molestaron para lanzar una investigación completa y debida porque estaban demasiado ocupados con temas más prioritarios”, dijo Markopolos.

Para Markopolos, el crimen organizado había invertido con Madoff.

“Si un esquema Ponzi de US$ 50.000 millones no alcanza entrar a la lista de prioridades de la SEC, entonces quiero saber quién fija sus prioridades”, agregó.

Madoff ha sido formalmente acusado de haber defraudado a sus clientes a través de un sistema en el que entregaba ganancias a clientes antiguos con el dinero de nuevos inversores.

Markopolos señaló que debido a las grandes sumas invertidas y evidencias de que el crimen organizado había colocado su dinero con Madoff, él y su equipo temieron por sus vidas y tuvieron que realizar grandes esfuerzos para ocultar sus identidades.

¿Cómplices?



La presidenta de la SEC, Mary Schapiro, no declaró en la audiencia, pero envió una carta a los integrantes de la comisión en la que ofreció buscar mecanismos para mantener informados a los congresistas sin menoscabar las investigaciones en las causas civiles y criminales contra Madoff.

Markopolos, quien actualmente se desempeña como investigador de fraudes, dijo que el financiero no podría haber actuado solo sin la ayuda de contadores y gerentes de otros fondos que le hacían llegar dinero.

El ex presidente del mercado electrónico de acciones Nasdaq fue arrestado en diciembre tras una denuncia presentada por sus hijos de que les había confesado la autoría del fraude.

- Markopolos, el pastor que se hartó de gritar que venía el lobo Madoff (El Confidencial - 7/2/09)

(Por Ana I. Gracia)



No se fió, lo investigó, lo denunció a gritos y nadie le escuchó. Hasta que el “lobo Madoff” atacó y no sólo se comió al “pastor”, sino que no dejó viva ni a la última oveja del rebaño. “Como nadie hacía nada, empecé a temer por la salud de mi familia”. Habla Harry Markopolos ante el Congreso de EEUU. Miedo y decepción en boca del hombre que intentó destapar el caso Madoff mucho tiempo atrás y lo único que levantó fue la indiferencia de la SEC desde 1999, año en que Markopolos empezó a olfatear que todo lo que tocaba Madoff olía a chamusquina.

Markopolos llegó a Boston en 1991 y era el jefe de inversiones de Rampart Investment Management, firma rival de Bernard L. Madoff cuando, un día de 1999, un amigo llegó con noticias de las maravillas de inversión que Madoff levantaba en Nueva York: ofrecía ganancias estables de casi el 12% al año, independientemente de si el mercado subía o bajaba. Lo conseguía, siempre supuestamente, al negociar una mezcla de acciones y opciones sobre índices bursátiles. A los jefes de Markopolos les fascinaron tales retornos y le pidieron personalmente que igualase la rentabilidad de los fondos de su competidor. Se declaraba experto en la técnica de gestión que supuestamente Madoff aplicaba, pero defendía que “es imposible obtener los resultados explicados por Madoff, sin pérdidas y con ganancias regulares y constantes”. Recopilando y comparando datos, echó a temblar cuando sus sospechas confirmaban que las operaciones del ex presidente del Nasdaq formaban parte de un capítulo de los mayores fraudes de la historia.



Markopolos sabía que Madoff trabajaba bajo un esquema Ponzi: utilizaba dinero de nuevos clientes para pagar a viejos. Ojeando sus cuentas, se dio cuenta de que esas inversiones no eran claras y las ganancias resultaban imposibles. Entrado el año 2000, Markopolos compartía su desconfianza con Edward Manion, un supervisor de personal de la SEC en Boston: una parte importante de la estrategia de Madoff dependía de comprar y vender opciones sobre el índice de 100 acciones de Standard & Poor´s. Pero, en ese momento, Markopolos señalaba que no existían las suficientes opciones del S&P 100 para sostener la estrategia indicada por Madoff, dado las grandes sumas que parecía estar gestionando. Tenía que haber algo más.

Seguían pasando los meses y hasta los oídos de Markopolos sólo llegaban noticias de las desorbitantes ganancias de Madoff. Él seguía en contacto telefónico con Manion, de quien ha llegado a decir que, si no hubiera sido por él, hubiera dejado el caso mucho antes de lo que lo hizo.

Se cerraba 2001 cuando Manion le informó a Markopolos de que el caso perdía fuelle, y que volviera a mandar documentos y argumentos para transferirlos a la oficina de Nueva York, donde estaba la sede de la firma de Madoff. Markopolos los envió, adjuntando tres páginas en las que sostenía que el fraude crecía conforme los activos en manos de Madoff superaban los 12.000 millones de dólares.

En 2004 dejó Rampart Investment Management y abrió una consultoría de investigación de fraude, mientras sus colegas le seguían hablando horas y horas sobre Madoff. En 2005, un funcionario de la SEC de Boston le informó de que la agencia había vuelto a retomar el caso, y le recomendó que contactara con Meaghan Cheung, una supervisora de la SEC en Nueva York. Hasta allí le hizo llegar un informe de 21 páginas con sus sospechas adornadas de todo lujo de detalles: presentó 29 “señales de alarma”, que incluía sofisticados cálculos matemáticos que trataban de demostrar que era imposible que la estrategia de inversión de Madoff funcionara a rumores e insinuaciones. También ponía entre las cuerdas el hecho de que Madoff no cobrara comisión a sus inversionistas por administrar su dinero.

Pero las acusaciones de Markopolos contra Madoff no aportaban ninguna prueba contundente que indicara que se encontraba ante un crimen: sus informes estaban repletos de sus opiniones. Hasta se llegó a confundir de la fecha que empezó su particular carrera contra Madoff. Pero él insistía en que, cuando se descubriera el gran fraude piramidal, “provocará un tsunami en el sistema financiero y, especialmente, en el sector de los hedge funds”.

Los investigadores también estudiaron la acusación de que Madoff encabezaba una pirámide financiera. Pero los miles de millones de dólares que administraba la unidad de gestión de activos parecían cuadrar con los que varias firmas de inversión decían haber colocado con Madoff. Todo parecía indicar que la casa estaba en orden.

Nacido en Pensilvania, a Markopolos lo han bautizado como el héroe de esta triste película, pero él mismo quita hierro al asunto y confiesa que él no fue quien paró a Madoff, sino que fue “él solito”. Steven Pearl, un productor y escritor de Los Ángeles, quiere hacer una película sobre él, basándose en la historia de un señor que no quería estar en el medio de este huracán. “Es como Cary Grant en Intriga Internacional”, aunque le diferencia que a Markopolos no le gustan nada los focos y quiere preservar hasta el último detalle de su intimidad. Sus amigos dicen que la tenacidad que ha demostrado Markopolos es de siempre.

Mientras se sacaba un máster en finanzas en la Escuela de Boston, se disgustó mucho cuando una organización cambió un libro de texto por otro de su profesor, Alan Marcus, coautor. Markopolos pensaba que no era bueno, aunque fuera escrito por otro oficial de la organización. Se obsesionó tanto, que persiguió a la organización hasta que se sentó en una mesa con el presidente y discutieron el tema. “Parecía un bulldog”, confesó el profesor Marcus a Boston.com. En el mismo diario, otro profesor suyo dice de él que siempre prefería estar quieto y analizar la situación antes de entrar en escena.



Sea lo que fuere, si la SEC lo hubiera escuchado, las pérdidas para los inversores serían inferiores a los 7.000 millones de dólares, en lugar de los 50.000 que se han contabilizado, según los cálculos de Markopolos. Ahora ya se sabe que Madoff contaba con muchos otros inversionistas, tanto personas como organizaciones benéficas, que no estaban registradas en los documentos regulatorios, lo que dificultaba la labor de los investigadores para saber con precisión cuánto dinero estaba gestionando. El presidente de la SEC, Christopher Cox, también confiscó que Madoff mantenía libros contables y documentos falsos, lo que pudo confundir a los investigadores de hace años. “En la SEC ya hay 3.500 gallinas. Ahora se necesita algún zorro”, espetó Markopolos en su declaración. Su mujer, Faith, está convencida de que la próxima vez que el Gobierno vea aparecer a Harry Markopolos por la puerta, “no lo ignorarán”. Aunque tarde, por lo menos ya se ha conseguido arrancarle al lobo la piel de cordero.

- Decade at Bernie’s (The New York Times - 15/2/09)

(By Paul Krugman)

By now everyone knows the sad tale of Bernard Madoff’s duped investors. They looked at their statements and thought they were rich. But then, one day, they discovered to their horror that their supposed wealth was a figment of someone else’s imagination.

Unfortunately, that’s a pretty good metaphor for what happened to America as a whole in the first decade of the 21st century.

Last week the Federal Reserve released the results of the latest Survey of Consumer Finances, a triennial report on the assets and liabilities of American households. The bottom line is that there has been basically no wealth creation at all since the turn of the millennium: the net worth of the average American household, adjusted for inflation, is lower now than it was in 2001.

At one level this should come as no surprise. For most of the last decade America was a nation of borrowers and spenders, not savers. The personal savings rate dropped from 9 percent in the 1980s to 5 percent in the 1990s, to just 0.6 percent from 2005 to 2007, and household debt grew much faster than personal income. Why should we have expected our net worth to go up?

Yet until very recently Americans believed they were getting richer, because they received statements saying that their houses and stock portfolios were appreciating in value faster than their debts were increasing. And if the belief of many Americans that they could count on capital gains forever sounds naïve, it’s worth remembering just how many influential voices -notably in right-leaning publications like The Wall Street Journal, Forbes and National Review- promoted that belief, and ridiculed those who worried about low savings and high levels of debt.

Then reality struck, and it turned out that the worriers had been right all along. The surge in asset values had been an illusion - but the surge in debt had been all too real.

So now we’re in trouble - deeper trouble, I think, than most people realize even now. And I’m not just talking about the dwindling band of forecasters who still insist that the economy will snap back any day now.

For this is a broad-based mess. Everyone talks about the problems of the banks, which are indeed in even worse shape than the rest of the system. But the banks aren’t the only players with too much debt and too few assets; the same description applies to the private sector as a whole.

And as the great American economist Irving Fisher pointed out in the 1930s, the things people and companies do when they realize they have too much debt tend to be self-defeating when everyone tries to do them at the same time. Attempts to sell assets and pay off debt deepen the plunge in asset prices, further reducing net worth. Attempts to save more translate into a collapse of consumer demand, deepening the economic slump.

Are policy makers ready to do what it takes to break this vicious circle? In principle, yes. Government officials understand the issue: we need to “contain what is a very damaging and potentially deflationary spiral”, says Lawrence Summers, a top Obama economic adviser.

In practice, however, the policies currently on offer don’t look adequate to the challenge. The fiscal stimulus plan, while it will certainly help, probably won’t do more than mitigate the economic side effects of debt deflation. And the much-awaited announcement of the bank rescue plan left everyone confused rather than reassured.

There’s hope that the bank rescue will eventually turn into something stronger. It has been interesting to watch the idea of temporary bank nationalization move from the fringe to mainstream acceptance, with even Republicans like Senator Lindsey Graham conceding that it may be necessary. But even if we eventually do what’s needed on the bank front, that will solve only part of the problem.

If you want to see what it really takes to boot the economy out of a debt trap, look at the large public works program, otherwise known as World War II, that ended the Great Depression. The war didn’t just lead to full employment. It also led to rapidly rising incomes and substantial inflation, all with virtually no borrowing by the private sector. By 1945 the government’s debt had soared, but the ratio of private-sector debt to G.D.P. was only half what it had been in 1940. And this low level of private debt helped set the stage for the great postwar boom.

Since nothing like that is on the table, or seems likely to get on the table any time soon, it will take years for families and firms to work off the debt they ran up so blithely. The odds are that the legacy of our time of illusion -our decade at Bernie’s- will be a long, painful slump.

- Cinco mil abogados de 21 países aúnan fuerzas contra Madoff en Madrid (Negocios - 17/2/09)



Cinco mil miembros de 34 despachos de abogados constituyen la “Alianza Global de Abogados del Caso Madoff” en Madrid para coordinar esfuerzos en las acciones legales del Caso Madoff.

Unos cinco mil abogados de 34 despachos repartidos por 21 países constituyeron hoy en Madrid la “Alianza Global de Abogados del Caso Madoff” para trabajar en la preparación de acciones legales coordinadas en representación de afectados por el fraude de Bernard L. Madoff en todo el mundo.

“El objetivo es compartir la información de cada caso en los diferentes países, pero no existe una estrategia común de defensa ante los tribunales, ya que las reclamaciones deberán ser individuales ante jurisdicciones diferentes”, explicó el presidente de Cremades & Calvo-Sotelo, Javier Cremades, promotor de la alianza que también presidirá en rueda de prensa.



La alianza está integrada por despachos de Argentina, Austria, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Francia, Alemania, Holanda, Israel, Italia, Lituania, Luxemburgo, Malta, México, Panamá, Portugal, Suiza, Reino Unido, Uruguay y Estados Unidos.

Los abogados, que no precisaron el número de afectados a los que representan ni la cantidad total de sus inversiones, explicaron que entre sus clientes se encuentran particulares con pequeñas inversiones, particulares con abultadas inversiones, administraciones públicas, instituciones privadas, “hedge funds” y bancos custodios.

Según las cifras aportadas por Cremades & Calvo-Sotelo, existen tres millones de afectados por el fraude en todo el mundo que podrían generar cerca de 22.000 pleitos ante los juzgados. El fraude podría alcanzar pérdidas de 50.000 millones de dólares, unos 37.500 millones de euros.

“Por debajo de Madoff todos son perjudicados, pero existen diferentes responsabilidades”, afirmó Cremades, quien explicó que el intercambio de información pretende determinar “cuántas víctimas hay, en qué circunstancias depositaron sus inversiones, así como las actuaciones de los diferentes agentes y los organismos supervisores”.

En este sentido, está previsto que, a principios de marzo, una representación de la alianza viaje a los Estados Unidos con el objetivo de reunirse con la directora de la Securities and Exchange Commission, Mary Schapiro, en caso de que ésta acepte convocar el encuentro solicitado por los abogados.

Asimismo, tratarán de reunirse con representantes de otras instituciones que están trabajando en el “caso Madoff”, como el presidente de la “House Committee on Financial Services” o el senador Christopher Dodd, presidente del “Senate Banking Committee”.

“Queremos saber qué ha pasado allí arriba”, apuntó Cremades, quien señaló que “el epicentro del fraude se llama Nueva York y Estados Unidos”. “La única estrategia común serán las demandas colectivas (“class actions”)” ante los tribunales estadounidenses, matizó el abogado.

La presidencia de la alianza correrá a cargo del propio Cremades, la vicepresidencia ha recaído en la socia de McCarter & English Gaytri Kachroo, abogada del gestor de fondos norteamericano Harry Markopolos, quien ya en 2000 advirtió a la SEC de las irregularidades de “Bernard L Madoff Investment Securities”.

La alianza contará con una secretaría permanente en Madrid que estará dirigida por el antiguo embajador de Alemania en España y vicesecretario general de la OTAN, Henning Wegener, quien iniciará una ronda de visitas por los países con afectados para evaluar el alcance de los daños.

- Madoff no ordenó comprar ninguna acción en 13 años, según su liquidador (Cinco Días - 20/2/09)



El financiero estadounidense Bernard Madoff, acusado de orquestar una de las mayores estafas de la historia, no emitió orden alguna de compra de acciones durante al menos los últimos trece años de actividad, según el administrador encargado de la liquidación de sus activos.

En una reunión con clientes de Madoff organizada hoy en Nueva York, el abogado Irving Picard -el administrador legal de los bienes del financiero- detalló que las investigaciones llevadas a cabo están permitiendo empezar a entender cómo actuó en los últimos años de actividad, hasta que fue detenido el pasado diciembre.

Según las autoridades, Madoff confesó entonces haber montando una gigantesca estructura piramidal para captar capital de nuevos inversores que le permitía ir pagando las elevadas rentabilidades que prometía a sus clientes, a los que aseguraba estar realizando inteligentes inversiones en bolsa.

Pese a lo que prometía, el equipo que trabaja con Picard aseguró hoy no haber encontrado indicios de que Madoff hubiera ordenado alguna compra de acciones en nombre sus clientes durante al menos los últimos trece años.



El propio Madoff cifró la cuantía de la estafa en 50.000 millones de dólares, por lo que las autoridades tratan ahora de liquidar todos los activos vinculados al financiero -que permanece bajo arresto domiciliario a la espera de ser juzgado- para repartirlos entre sus acreedores.

Hasta el momento, se han recuperado 650 millones de dólares, según detalló Picard durante la reunión, en la que informó de que hasta el momento ha recibido unas 2.350 reclamaciones de clientes de Madoff que tenían dinero invertido con él en el momento de su detención y que aún no han podido recuperar.

Sin embargo, el fideicomiso considera que esa cantidad se podría duplicar hasta el próximo 2 de julio, fecha en la que acaba el plazo fijado para elaborar un listado con los acreedores de Madoff.



Picard apuntó que su equipo está investigando junto a las autoridades una cantidad ingente de documentación, incluidas 7.000 cajas de archivos encontradas en un inmueble en el barrio neoyorquino de Queens.

Durante la reunión, añadió que por el momento no se han encontrado evidencia alguna de que la firma de inversión que Madoff dirigía y en la que trabajaban sus hijos y su hermano operara de forma independiente a las labores de asesoría que realizaba el reputado financiero a título más personal.

Tras su detención, Madoff aseguró que la estafa montada a través de sus labores de asesoría era completamente independiente de la actividad de la firma de inversión e incluso se explicó entonces que fueron los propios hijos del financiero los que lo denunciaron inmediatamente después de enterarse del esquema Ponzi que había montado.

Madoff, de 70 años, podría ser condenado a 20 años de prisión y a una multa de 5 millones de dólares, aunque por ahora ni siquiera ha sido acusado formalmente por las autoridades.

- Abogados del “caso Madoff” piden una Corte Internacional (Cinco Días - 10/3/09)



La Alianza Global de Abogados del caso Madoff -Global Alliance of Law Firms- solicitó ayer al G-20 la creación de una Corte Financiera Internacional con el objetivo de establecer un marco legal de obligado cumplimiento para las entidades que presten servicios en mercados internacionales, según informó el despacho Cremades & Calvo-Sotelo. Proponen que el G-20 considere esta iniciativa en la reunión que tendrá lugar el próximo 2 de abril en Londres. El grupo pide que esta Corte Financiera mundial dependa de los máximos órganos internacionales, como la ONU o el Fondo Monetario Internacional (FMI). De esta manera, los afectados por fraudes financieros masivos de índole supranacional tendrán la facultad de optar por la jurisdicción nacional o por la internacional.

Esta alianza se constituyó el pasado febrero y está formada por cerca de 5.000 abogados de 34 despachos con la finalidad de coordinar las acciones legales en representación de afectados por el fraude de Bernard Madoff.

- Madoff afronta 11 cargos y una vida en prisión (Reuters - 11/3/09)

Bernard Madoff, acusado de ser el autor intelectual de un fraude financiero por 50.000 millones de dólares, podría declararse culpable el jueves de 11 cargos criminales que podrían llevarlo a la cárcel de por vida.

Madoff afronta 11 cargos y una vida en prisión Ampliar fotografía En la corte, el abogado de Madoff, Ira Lee Sorkin, dijo que es de esperar que Madoff, de 70 años, se declare culpable el jueves de cargos criminales.

En los documentos de la corte fue acusado de fraude con títulos, fraude postal, tres cargos de blanqueo de dinero, falso testimonio y perjurio, entre otros cargos.

El fiscal estadounidense Marc Litt dijo que no hubo un acuerdo de aceptación de culpabilidad con Madoff, acusado de estafar a miles de inversores de todo el mundo durante muchos años.

El fiscal dijo al juez estadounidense de distrito Denny Chin, durante una audiencia, que Madoff podría hacer frente hasta 150 años de prisión según la jurisprudencia de una sentencia federal.

En una audiencia en la corte de Nueva York sobre potenciales conflictos de intereses con Sorkin, el juez le preguntó a Madoff si estaba satisfecho con que su abogado continuara representándolo, a lo que el acusado respondió: “Sí, lo estoy”.



Los fiscales estadounidenses acusan a Madoff, libre bajo una fianza de 10 millones de dólares pero bajo arresto domiciliario de 24 horas y vigilancia electrónica en su lujoso departamento de Manhattan, de llevar adelante la mayor conspiración Ponzi de la historia.

Una conspiración Ponzi implica que los inversores más antiguos reciben ganancias por el dinero que aportan nuevos clientes.

El supuesto estafador operó durante décadas con rendimientos de entre el 10 y el 12 por ciento, pero se derrumbó durante el último año en medio de la crisis del mercado, que ha golpeado a miles de inversores en todo el mundo.

- Madoff se declara culpable (The Wall Street Journal - 13/3/09)



(Por Chad Bray)



El financista Bernard L. Madoff admitió el jueves públicamente haber orquestado un enorme ardid Ponzi con el que defraudó a inversionistas en miles de millones de dólares, al afirmar que estaba avergonzado y reconocer que había hecho daño a mucha gente.

Durante una audiencia en el tribunal de distrito de Manhattan, Madoff se declaró culpable de 11 cargos criminales ante el juez federal Denny Chin, quien señaló que tiene la intención de aceptar la declaración de culpabilidad.

Los cargos contra Madoff, quien estaba acompañado por su abogado, incluyen fraude de valores, fraude electrónico, fraude postal, lavado de dinero y dar falso testimonio ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

“Durante varios años, hasta mi arresto, el 11 de diciembre del 2008, operé un ardid Ponzi mediante el segmento de inversión financiera de mi compañía Bernard L. Madoff Investment Securities LLC”, afirmó Madoff.

Madoff agregó que nunca invirtió los fondos de clientes como prometió y que, en su lugar, pagó a los inversionistas que buscaban redenciones usando una cuenta bancaria en Chase Manhattan Bank en Nueva York.

El desacreditado financista dijo que se sintió presionado a satisfacer las expectativas de los clientes de un desempeño superior al del mercado para sus inversiones y que pensó que el ardid finalizaría pronto. No fue así, agregó.

Madoff, de 70 años, probablemente pasará el resto de su vida en la cárcel. Los cargos conllevan una condena máxima de 150 años en prisión. La sentencia será emitida el 16 de junio.

Los fiscales habían planteado que Madoff, quien fue puesto bajo arresto domiciliario en diciembre, estafó a entidades caritativas, fondos de cobertura, fideicomisos y a otros inversionistas en un fraude masivo que se remonta a principios de los años 80.



Tras aceptar su culpabilidad, el juez ordenó la revocación de la fianza y que Madoff fuera enviado a la cárcel en espera de la sentencia.

Al anunciar su intención de encarcelar a Madoff, el público, incluidas algunas víctimas, irrumpió en aplausos, antes de que el juez les ordenara calmarse.

Madoff, ex titular de la junta del mercado electrónico Nasdaq, había estado bajo reclusión domiciliaria 24 horas al día -después de pagar una fianza de US$ 10 millones- en su departamento en una lujosa área de Manhattan. Una compañía privada de seguridad vigila las entradas al departamento.



Madoff señaló que las operaciones de creación de mercado y de negociación usando sus propios modelos, así como su división en el Reino Unido, Madoff Securities International Ltd. con sede en Londres, son legítimas.

Un voluminoso número de miembros de la prensa, que ha seguido de cerca el caso, y algunas víctimas se aglomeraron en el edificio del tribunal de Manhattan.

En la sala de la corte sólo se encontraban 100 personas, pero en dos salas adicionales se transmitió la audiencia a través de video.

Madoff supuestamente atrajo inversionistas mediante una estrategia que imitaba el Índice Standard & Poor's 100, a la vez que prometía a algunos inversionistas rendimientos anuales de hasta el 46%, informó el Gobierno.

Gran parte del dinero fue utilizado para pagar las redenciones a inversionistas más antiguos, dijeron los fiscales. Madoff tomó fondos de los inversionistas como “comisiones” y utilizó el dinero de los clientes para apuntalar las operaciones de creación de mercado y de negociación con modelos propios, al inyectar más de US$ 250 millones en el negocio en seis años, afirmaron los fiscales.

Madoff afirmó que tenía casi US$ 65.000 millones en 4.800 cuentas de clientes a finales de noviembre, pero las cuentas sólo contenían una pequeña fracción de eso, dijo el Gobierno.

Alrededor de US$1.000 millones en activos han sido recuperados hasta el momento mediante el fideicomiso de liquidación designado por la corte.

No está claro cuán voluminoso fue el fraude, pero los fiscales están tratando de recobrar más de US$ 170.000 millones en confiscaciones. Los abogados de Madoff han calificado el monto de la demanda de confiscación de “burdamente exagerado” y “engañoso”.

Según los fiscales, Madoff contrató empleados con poca o ninguna experiencia en el sector de valores para posiciones administrativas con el fin de dar la apariencia de que el negocio de asesoría de inversiones era legítimo y que los fondos de los clientes eran activamente negociados.

El fideicomisario indicó que no se había hecho ninguna negociación de valores durante al menos los últimos 13 años.

En algunos casos, Madoff realizó transferencias desde Nueva York a cuentas en Londres, para luego enviarlas de vuelta a Nueva York, para dar la impresión de que estaba efectuando transacciones de valores con Europa, dijo el Gobierno.

El nuevo Madoff - Los “piramidales” crecen como hongos

Simpático y ladrón

- Sir Allen Stanford, un caballero acusado de estafar 8.000 millones (Negocios - 18/2/09)



Robert Allen Stanford, acusado por las autoridades reguladoras federales de un “fraude masivo” en su empresa de inversión de Houston, cultivó su imagen transportando a políticos en aviones corporativos y gastando dinero en críquet, polo y golf.

El director de Stanford Group, que creció en Texas y estudió en la Universidad Baylor, empezó a utilizar el título de sir en 2006 tras ser investido caballero por los líderes de Antigua y Barbuda, su país adoptivo. El banquero de 58 años de edad empezó a hacer fortuna invirtiendo en el sector inmobiliario de Texas tras la crisis de las cajas de ahorro de los años 80.

El personal de ventas de Stanford utilizaba publicidad empastada en piel y viajes a su sede en Antigua para convencer a los inversores de que confiaran su dinero a Stanford International Bank. La institución dice tener 30.000 clientes y activos bajo administración por 7.200 millones, según una demanda de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) presentada ayer en Dallas.



La SEC acusó al banquero y sus empresas de manejar un “fraude masivo en curso” mintiendo a los inversores sobre la estrategia de inversión y los rendimientos Stanford, su firma de inversión y el banco fueron demandados por la SEC por la venta de certificados bancarios por 8.000 millones. La SEC acusó al banquero y sus empresas de manejar un “fraude masivo en curso” mintiendo a los inversores sobre la estrategia de inversión y los rendimientos.

Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos