La casta de los banqueros ¿Los mejores talentos?


Con toda la voz que tengo



Descargar 1.4 Mb.
Página10/10
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño1.4 Mb.
Vistas147
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Con toda la voz que tengo

Una quiebra global del capitalismo financiero de tal magnitud, velocidad y extensión, no la podría haber “imaginado” jamás Karl Marx ni en sus noches de alucinaciones y utopías en la vieja Trier (Tréveris). En tanto los “grandes talentos” (los más pícaros de los pícaros) purgan sus culpas (e intentan demostrar algún espíritu de enmienda). ¿Qué tal si comienzan por una vuelta al negocio tradicional (back to basics)? Para empezar.

Ante semejante “socialización” de la economía ¿qué dirían -ahora- Margaret Thatcher (si recuperara la memoria) o Ronald Reagan (si se levantara de la tumba)?

Un destacado asesor del primer ministro británico, Gordon Brown, llegó a afirmar con motivo de la crisis bancaria que la City, centro financiero de Londres, era el único sector de la economía que merecía ser rescatado por el Gobierno. Según un informe filtrado al diario The Daily Telegraph (2/3/09), el asesor, al que no se cita por su nombre, dijo en una reunión con los sindicatos que la industria apenas tenía valor para el país, pero había que apoyar como fuera al sector financiero.

Esos comentarios explican, según el periódico, la decisión del Gobierno laborista de apoyar con 1,3 billones de libras (1,47 billones de euros) a los bancos y que apenas moviese un dedo a favor de la industria.

“Sólo los servicios profesionales de alta calidad, los financieros y la City de Londres tienen un valor real y habría que apoyarlos cueste lo que cueste mientras que el resto del país podría entregarse al turismo”, dijo el asesor de Brown. “La defensa, el sector aeroespacial, las manufacturas y la ingeniería no tienen valor real” para Gran Bretaña, agregó. El informe en cuestión lo elaboró la Asociación Nacional de la Defensa, entidad independiente que se ha quejado del poco apoyo del Gobierno a ese sector industrial.

Estamos en un momento -lamentablemente- cuando la verdad cede paso a la conveniencia en las manifestaciones públicas. Terceros rescates (Citigroup) o cuartos (AIG). De los “investment grade” a los “bailouts” y de allí, al “default”… y si no, al tiempo.

Viejos conocidos: la “nacionalización de la deuda privada”. Mientras, seguiremos “bailando” al son de las “líneas de crédito contingente” y los “alivios cuantitativos”. Sólo falta una ley de “intangibilidad de los depósitos” (al caer). Todo, menos la quiebra de las entidades insolventes (hasta el fantasma más temido: la hiperinflación).

Eufemismos, hay muchos. Cinismo, también. Realismo, muy poco. Honestidad, menos. Vergüenza, ninguna. Continuando con la miopía del desastre…

El grito de guerra de la Argentina del corralito en 2002: “¡Que se vayan todos!”. No queda otra alternativa. Capitulación. Rendición incondicional. “Suicidio ritual” de los “mariscales de la derrota” o “piadoso” ajusticiamiento (¿lapidación? ¿linchamiento?) La cárcel, sería demasiado premio. Y además, que devuelvan todo lo que se llevaron. Sí, sí.

Pero lo dice mejor Naomi Klein (insospechable de argentinidad), y con más credibilidad que un servidor. Le dejo que “remate” el balón. Ya está centrado a puerta.

- “¡Que se vayan todos!” (El Confidencial - 15/2/09)

(Por Fátima Martín)

“¡Que se vayan todos!” El grito de guerra de la Argentina del corralito en 2002 “es la nueva consigna global”. Así, en castellano, lo tituló The Guardian hace unos días en una columna de opinión de Naomi Klein, intelectual antiglobalización autora de los best sellers No Logo y el muy recomendable La doctrina del shock, auge del capitalismo del desastre. En su artículo, reproducido en la red tanto en páginas cristianas como anarquistas, Klein afirma que “desde Islandia hasta Letonia, pasando por Corea del Sur y Grecia, el resto del mundo está llegando a la misma conclusión: ¡Que se vayan todos!”.

“Viendo a las multitudes en Islandia blandiendo y golpeando ollas y cacerolas hasta hacer caer a su gobierno me acordaba yo de una popular consigna coreada en los círculos anticapitalistas en 2002: ‘Ustedes son Enron; nosotros, la Argentina’. (…) Lo que hizo única la rebelión argentina de 2001-2002 fue que no iba dirigida contra ningún partido político concreto, ni tampoco contra la corrupción en abstracto. Su objetivo era el modelo económico dominante: fue la primera revuelta de una nación contra el capitalismo desregulado de nuestros días”, escribe Klein.

La periodista cita a Gudrun Jonsdottir, una oficinista islandesa de 36 años que manifiesta el descontento de muchos nadies en distintos países: “Estoy hasta el moño de todos estos. No me fío del gobierno, no me fío de los bancos, no me fío de los partidos políticos y no me fío del FMI. Teníamos un país estupendo, y se lo han cargado”.

“Parecidas exigencias pueden oírse en Letonia. Pero los disturbios letones sí son especiales: las mismas políticas que permitieron al “Tigre Báltico” crecer a una tasa del 12% en 2006, están ahora causando una violenta contracción que se estima del 10% para este año: el dinero, emancipado de toda barrera, viene tan prontamente como se va, tras rellenar, eso sí, algunos bolsillos políticos. No es casual que muchas de las catástrofes de hoy sean los “milagros” de ayer: Irlanda, Estonia, Islandia, Letonia”...

El tigre ibérico comienza a aullar

Naomi Klein no habla del tigre ibérico. Pero el paro en nuestro país ha pasado en un año del 8,7% al 14,4% de la población activa, muy por encima de la media de la zona euro (8%) y la UE (7,4%), según Eurostat. Y nuestra economía ha pasado de crecer el 3,8% en 2007 a entrar en recesión, al contraerse un 1% entre octubre y diciembre de 2008, por segundo trimestre consecutivo. Ya lo publicó El Confidencial en diciembre de 2006, haciéndose eco de un demoledor editorial de The Wall Street Journal, en el que aseguraba que “una vez que finalice el boom inmobiliario, España volverá a la mediocridad del pasado”.

El milagro español se está convirtiendo en la pesadilla europea a “velocidad de crucero”. Que se lo pregunten a los habitantes del pueblo gaditano de Espera. Este municipio de 4.000 personas, con 2.300 almas en edad de trabajar, sufre un paro del cien por cien. Tradicionalmente dedicados al cultivo del trigo y el girasol, se pasaron al ladrillo. Ahora el campo ya está explotado y la construcción también está en crisis. Desesperados, se encerraron en la oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para a continuación concentrarse en la sede del Banco de Andalucía. Los pequeños y medianos empresarios del hormigón y de la construcción estacionaron sus furgonetas en la calle como medida de protesta ente la falta de trabajo en el municipio. No es el primer ejemplo de protesta ni a buen seguro será el último, especialmente en un momento en el que los de abajo empiezan a no querer y los de arriba, a no poder.



Klein dice que hay “algo más argentinesco en el aire. En 2001, los dirigentes argentinos respondieron a la crisis con un brutal paquete de austeridad dictado por el FMI: 9.000 millones de dólares de recorte del gasto público, señaladamente en sanidad y educación. Lo que se reveló un error fatal. Los sindicatos de los trabajadores realizaron una huelga general, los maestros sacaron sus clases a la calle, y por doquiera proseguían las protestas. Esa misma negativa de los de abajo a ser inmolados en la crisis es lo que une hoy a muchos manifestantes de todo el mundo. Como están gritando en la calle los estudiantes italianos: ‘No pagaremos por vuestra crisis’”.

(Artículo original) - ¡Que se vayan todos! - that's the global backlash talking. It’s not just governing elites that the world is rising up against - it's the entire model of deregulated capitalism (Naomi Klein, The Guardian, Friday 6 February 2009)

Watching the crowds in Iceland banging pots and pans until their government fell reminded me of a chant popular in anti-capitalist circles in 2002: “You are Enron. We are Argentina”.

Its message was simple enough. You - politicians and CEOs huddled at some trade summit - are like the reckless scamming execs at Enron (of course, we didn't know the half of it). We - the rabble outside - are like the people of Argentina, who, in the midst of an economic crisis eerily similar to our own, took to the street banging pots and pans. They shouted, “¡Que se vayan todos!” (“All of them must go!”) - and forced out a procession of four presidents in less than three weeks. What made Argentina's 2001-02 uprising unique was that it wasn't directed at a particular political party or even at corruption in the abstract. The target was the dominant economic model: this was the first national revolt against contemporary deregulated capitalism.

It has taken a while, but from Iceland to Latvia, South Korea to Greece, the rest of the world is finally having its ¡Que se vayan todos! moment.

The stoic Icelandic matriarchs beating their pots flat even as their kids ransack the fridge for projectiles (eggs, sure, but yoghurt?) echo the tactics made famous in Buenos Aires. So does the collective rage at elites who trashed a once thriving country and thought they could get away with it. As Gudrun Jonsdottir, a 36-year-old Icelandic office worker, put it: “I've just had enough of this whole thing. I don't trust the government, I don't trust the banks, I don't trust the political parties and I don't trust the IMF. We had a good country, and they ruined it”.

Another echo: in Reykjavik, the protesters clearly won't be bought off by a mere change of face at the top (even if the new PM is a lesbian). They want aid for people, not just banks; criminal investigations into the debacle; and deep electoral reform.

Similar demands can be heard in Latvia, whose economy has contracted more sharply than any country in the EU, and where the government is teetering. For weeks the capital has been rocked by protests, including a full-blown, cobblestone-hurling riot on 13 January. As in Iceland, Latvians are appalled by their leaders' refusal to take any responsibility for the mess. Asked by Bloomberg TV what caused the crisis, Latvia's finance minister shrugged: “Nothing special”.

But Latvia's troubles are indeed special: the very policies that allowed the “Baltic tiger” to grow at a rate of 12% in 2006 are also causing it to contract violently by a projected 10% this year: money, freed of all barriers, flows out as quickly as it flows in, with plenty being diverted to political pockets. (It is no coincidence that many of today's basket cases are yesterday's “miracles”: Ireland, Estonia, Iceland, Latvia).

In Latvia, much of the popular rage has focused on government austerity measures - mass layoffs, reduced social services and slashed public sector salaries - all to qualify for an IMF emergency loan (no, nothing has changed). In Greece, December's riots followed a police shooting of a 15-year-old. But what's kept them going, with farmers taking the lead from students, is widespread rage at the government's crisis response: banks got a $ 36bn bailout while workers got their pensions cut and farmers received next to nothing.

Despite the inconvenience caused by tractors blocking roads, 78% of Greeks say that the farmers' demands are reasonable. Similarly, in France the recent general strike - triggered in part by the plans of President Sarkozy to reduce dramatically the number of teachers - inspired the support of 70% of the population.

Perhaps the sturdiest thread connecting this global backlash is a rejection of the logic of “extraordinary politics” - the phrase coined by the Polish politician Leszek Balcerowicz to describe how, in a crisis, politicians can ignore legislative rules and rush through unpopular "reforms". That trick is getting tired, as South Korea's government recently discovered. In December, the ruling party tried to use the crisis to ram through a highly controversial free trade agreement with the US. Taking closed-door politics to new extremes, legislators locked themselves in the chamber so they could vote in private, barricading the door with desks, chairs and couches.

Opposition politicians were having none of it: using sledgehammers and an electric saw, they broke in and staged a 12-day sit-in of parliament. The vote was delayed, allowing for more debate - a victory for a new kind of “extraordinary politics”.

The pattern is clear: governments that respond to a crisis created by free-market ideology with an acceleration of that same discredited agenda will not survive to tell the tale. As Italy's students have taken to shouting in the streets: “We won't pay for your crisis!”.



En 1998, el director Peter Weir hizo una película titulada The Truman Show. En ella, el protagonista, Truman Burbank, interpretado por Jim Carrey, vive, sin saberlo, en un mundo ficticio, inventado por una productora de televisión. Su existencia se desarrolla ante la constante presencia de las cámaras y la audiencia sigue sus aventuras cotidianas como si se tratase de capítulos de una larga telenovela.

Truman no puede escaparse de ese mundo, porque hasta el cielo que admira resulta un telón pintado. La escena tiene algo de déjà- vu.

Si tomamos la anécdota como categoría, el apellido de Truman (para más INRI) era Burbank. ¿Una mezcla de Burbuja y Banco? ¿Un mundo ficticio o un regreso al futuro?

Decir que los seres humanos suelen ser presa de comportamientos que los devuelven una y otra vez a la misma trampa es una obviedad. Entonces, “nudge” Obama (el “flip-flopping”) o el Dr. Doom (“la enzima LOX”)…

¿Será el comienzo de una nueva etapa, o será definitivamente el abismo?

Mientras nos aclaramos, que no cunda el pánico, aquellos que estén muy deprimidos por la recesión, pueden solicitar los servicios terapéuticos de Gordon (¿Charlie?) Brown. Un ejército de 3.600 terapeutas, varios cientos de enfermeras y una línea especial de teléfono estarán al servicio de aquellos a los que la crisis económica provoque depresión o ansiedad, por pérdida de empleo, problemas económicos o tensiones familiares. ¿Irán los “mejores talentos” al diván de la Sanidad Pública? ¿Aprovecharan el viaje los líderes del G ¡Je! - 20? Al menos, para algo sirve la “tercera vía” de Blair. ¿Remember?

- El Gobierno británico pagará terapias a ciudadanos deprimidos por la recesión (El Confidencial - 8/3/09)

El Gobierno del Reino Unido destinará 13 millones de libras (14,5 millones de euros) para pagar los servicios terapéuticos a los ciudadanos que sufran problemas psicológicos, como depresión o ansiedad, como consecuencia de la crisis económica.

Según anunció hoy el ministro británico de Sanidad, Alan Johnson, esa medida forma parte de un plan que pretende ayudar a millones de personas que han perdido su empleo, están endeudadas o han sufrido rupturas sentimentales, entre otros problemas.

“En la actual desaceleración económica, existe la posibilidad de que más gente se sienta ansiosa o deprimida y experimente niveles más bajos de bienestar mental”, afirmó el titular de Sanidad.

“Si alguien está desanimado tras perder su trabajo, la mejor solución es un nuevo empleo y ayudamos a la gente a encontrarlo donde sea posible. Pero en ciertos casos, la depresión y la ansiedad pueden ser una barrera para lograr otro trabajo”, dijo Johnson.

Para asistir a esas personas, unos 3.600 terapeutas y cientos de enfermeras recibirán formación para crear, antes de finales de 2010, una red de unidades de auxilio psicológico en oficinas de empleos y ambulatorios de médicos de cabecera. Asimismo, el Servicio Nacional de Salud (NHS) habilitará una línea especial de teléfono para atender a quienes se hayan sumido en la depresión debido a problemas económicos.

Según datos oficiales, unos seis millones de personas padecen en este país problemas de ansiedad o depresión y, muchos de ellos, siguen cobrando un subsidio por discapacidad porque son incapaces de buscar trabajo.



En general, la iniciativa del Gobierno fue bien recibida por organizaciones benéficas dedicadas a la salud mental en el Reino Unido. Así, Paul Corrí, director de asuntos públicos del grupo “Retín”, indicó que el plan es un paso positivo, si bien hace falta más ayuda, pues su asociación ha constatado un notable incremento de “personas angustiadas” por los efectos de la recesión.

Desde “Relate”, una organización especializada en relaciones familiares y de pareja, la directora, Claire Tyler, informó también de un “aumento sustancial” de la demanda de sus “servicios de apoyo emocional” como resultado de la crisis.



El profesor Richard Layar, ex asesor del Gobierno y coautor de un informe de la London School of Economices sobre depresión, declaró que el plan del Ejecutivo es “el más importante acontecimiento en el tratamiento de la salud mental” en este país desde hace décadas.

Nota: Los anexos -complementarios- que se publican aparte, intentan un recorrido por la hemeroteca reciente (desde el 13 de enero hasta el 15 de marzo de 2009), con la intención de dejar testimonio de los últimos sucesos económicos, antes que las “cabezas borradoras” eliminen las huellas de la catástrofe, para volver a “vender la burra”. Primero suprimirán las deudas y después harán lo mismo con la memoria. Espero que les resulte útil visitar el “escenario del crimen”. Pasen y vean “cómo está el patio”…

Anexo I

Y Wall Street se mudó a Washington (Money, money, money, money, money…)

Buscando socorro, desesperadamente (¿Y todo esto cómo se paga?)

Anexo II:

Panorama sombrío-En busca de una década perdida (Years of suffering)

Radiografía de la crisis (al 21/2/09) - Con aval o sin aval, todo sigue igual
Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos