La autobiografia del yo jerome bruner I psicología Cultural



Descargar 21.02 Kb.
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño21.02 Kb.
Vistas66
Descargas0

LA AUTOBIOGRAFIA DEL YO

JEROME BRUNER

I

Psicología CulturalEl Yo.

¿Mediante qué procesos y en referencia a qué tipos de experiencia forman los seres humanos su propio concepto del Yo, y qué tipos de Yo formulan?

¿No es el Yo una relación transaccional entre un hablante y otro: de hecho, un Otro Generalizado?

Con el advenimiento de la revolución cognitiva, el interés de la teoría de la personalidad cambió a aspectos más cognitivos; por ejemplo: qué tipo de “constructos personales” usaba la gente para dar sentido a su mundo y a sí mismos.

Detengámonos a considerar en primer lugar cómo afecta el contextualismo a nuestras ideas sobre el conocimiento y acerca de cómo lo adquirimos. El conocimiento de una persona no se encuentra simplemente en su cabeza, en un “solo de persona”, sino también en las anotaciones que uno ha tomado en cuadernos accesibles, en los libros con pasajes subrayados que almacenamos, en nuestras estanterías, en los manuales que hemos aprendido a consultar, en las fuentes de información que hemos conectado a nuestro ordenador, en los amigos a los que podemos recurrir en busca de una referencia o un consejo. Todos estos elementos, como señala Perkins, son parte del flujo de conocimiento del que uno ha llegado a formar parte. Llegar a saber algo, en ese sentido, es una acción a la vez situada y (por usar el término de Pea y Perkins) distribuida. Pasar por alto la naturaleza situada y distribuida del conocimiento y del conocer supone perder de vista no solo la naturaleza cultural del conocimiento sino también correspondiente naturaleza cultural de la adquisición del conocimiento.

La palabra aprende merece aparecer entre comillas, puesto que lo que hace el niño que aprende es participar en una especie de geografía cultural que sostiene y conforma lo que hace, y sin la cual no habría, por así decir, ningún aprendizaje.

La marea alta que se avecinaba no tardó en lamer las faldas de la búsqueda del Yo en la psicología. ¿Debe considerarse el Yo como un núcleo permanente y subjetivo, o sería mejor considerarlo también como “distribuido”?

El Yo debiera considerarse como una construcción que, por así decir, procede del exterior, al interior tanto como del interior al exterior; de la cultura a la mente, tanto como de la mente a la cultura. En sentido distributivo, por consiguiente, el Yo puede considerarse como producto de las situaciones en las que opera, un “enjambre de sus participaciones”. Aunque en un sentido puede que seamos “criaturas de la historia”, en otro también somos agentes autónomos. La cultura nos procura guías y estratagemas para encontrar un nicho entre la estabilidad y el cambio: exhorta, prohíbe, tienta, deniega o recompensa los compromisos emprendidos por el Yo. Y el Yo, utilizando su capacidad de reflexión y de imaginar alternativas, rehúye o abraza o reevalúa y reformula lo que la cultura le ofrece.

A finales de la década de los setenta y principios de los ochenta, saltó a la palestra la noción del Yo como narrador: el Yo cuenta historias en las que se incluye un bosquejo del Yo como parte de la historia.

Para Spence, la verdad que importaba según su razonamiento, no era la verdad histórica sino lo que decidió llamar verdad “narrativa”. La verdad narrativa, con independencia de que sea o no un recuerdo o una ficción encubridores, es válida si se ajusta a la historia “real” del paciente, si se las arregla para captar en su código de algún modo el verdadero problema del paciente.

Citando a Roy Schafer: “Estamos siempre contando historias sobre nosotros mismos. Cuando contamos estas historias a los demás; puede decirse, a casi todos los efectos, que estamos realizando simples acciones narrativas.”

Schafer llega incluso a señalar que los otros también se presentan de forma narrativa, de manera que la narración sobre nosotros mismos que contamos a otras personas es, de hecho, una “narración doble”.

El viraje narrativo dio nuevo aliento a las ya de por sí activas voces contrarias a la universalidad de la denominada “concepción occidental de la individualidad”, esa concepción de “la persona como un universo motivacional y cognitivo compacto, único y más o menos integrado, un centro dinámico de conciencia, emoción, juicio y acción, organizado en una totalidad peculiar y en contraste con otras totalidades semejantes y con un trasfondo social y natural”. En la cultura occidental, una concepción masculina del Yo, activo y atareado, podría de hecho marginar a las mujeres haciendo a sus Yoes parecer inferiores.

La situación actual en este terreno puede ser bien resumida en palabras de Donald Polkinghorne: “logramos nuestra identidad personal y el concepto de nosotros mismos mediante el uso de la configuración narrativa, y damos unidad a nuestra existencia entendiéndola como la expresión de una historia singular que se despliega y se desarrolla […] El Yo, por consiguiente, no es una cosa estática o una sustancia, sino una configuración de acontecimientos personales en una unidad histórica, que incluye no sólo lo que uno ha sido sino también previsiones de lo que uno va a ser.”



II

Me parece que una psicología cultural impone dos requerimientos estrechamente relacionados entre sí sobre el estudio del Yo. Uno de ellos es que estos estudios deben centrarse sobre los significados en función de los cuales se define el Yo tanto por parte del individuo como por parte de la cultura en que este participa. El segundo requerimiento es, por consiguiente, prestar atención a las prácticas en que “el significado del Yo” se alcanza y pone en funcionamiento. Estas nos proporcionan, de hecho, una visión más “distribuida” del Yo.

Para que resulten viables en una psicología cultural, los conceptos (incluidos el “Yo”) deben llevar consigo una especificación acerca de cómo hay que usarlos tanto en la acción como en el discurso que rodea a la acción.

En lo que al acto de crear significados se refiere, no hay causas de las se pueda echar mano con certeza, solo actos, expresiones y contextos que hay que interpretar. Y eso no lleva al núcleo de la cuestión.



La psicología cultural es una psicología interpretativa. Pero eso no significa que tenga que carecer de principios o prescindir de métodos, ni siquiera de los más duros. Su objetivo son las reglas a las que recurren los seres humanos a la hora de crear significados en contextos culturales. Estos contextos son siempre contextos prácticos: siempre es necesario formular la pregunta de qué hace o intenta hacer la gente en ese contexto.

Existe una alternativa obvia y viable: efectuar la investigación retrospectivamente a través de la autobiografía. Y no me refiero a una autobiografía en el sentido de un “registro” o “grabación”. Me refiero sencillamente a una descripción de lo que uno cree que ha hecho, en qué situaciones, de qué maneras y por qué razones, en su opinión. Su forma será tan reveladora como su sustancia. No importa si el relato coincide o no con lo que dirían otras personas. Nuestro interés está en lo que la persona piensa que hizo, por qué piensa que lo hizo, en qué tipo de situación creía que se encontraba, etc.



III

Nos concentramos en cómo reproducía la gente historias de cuyos textos disponíamos para efectuar las comparaciones oportunas. Terminamos por interesarnos en cómo cuenta la gente sus propias historias, con independencia de lo que haya oído. Dejamos que cada sujeto se guiase por el “borrador aproximado, constantemente rehecho, de la historia de su vida”; estábamos escuchando a la gente en el proceso de construir una versión longitudinal de su Yo.

Las narraciones generales más grandes se contaban en géneros fácilmente reconocibles. En el centro de cada relato había un Yo protagonista en proceso de construcción: ya fuera un agente activo, un paciente pasivo o el vehículo de un destino mal definido.

Hay algo curioso en la autobiografía. Es un relato efectuado por un narrador en el aquí y ahora sobre un protagonista que lleva su nombre y que existía en el allí y entonces, y la historia termina en el presente, cuando el protagonista se funde con el narrador.

El Yo, cuando narra, no se limita a contar, sino que además justifica. Y el Yo, cuando es protagonista, siempre está, por así decir, apuntando hacia el futuro. Cuando alguien dice, como resumiendo su infancia “yo era un encantador niño rebelde”, generalmente puede tomarse como una profecía además de como un resumen.

El narrador no está hablando del pasado, al que casi siempre se refiere en tiempo pasado, sino decidiendo qué sentido narrativo puede dar el pasado en el momento en que lo está contando.

Luego, en lugar de seguir recogiendo biografías de individuos aislados, decidimos concentrarnos en seis miembros de la misma familia. Analizamos el discurso mismo, descubriendo palabras reveladoras, expresiones tan características como las firmas, las formas gramaticales del relato. Para esta tarea la guía más útil fue la lingüística literaria y del discurso.

IV

La “historia de una vida” contada a una persona determinada es, en sentido profundo, el producto común de quien la cuenta y quien la escucha. El Yo, cualquiera que sea la postura metafísica que uno adopte sobre la “realidad”, sólo puede revelarse mediante una transacción entre alguien que habla y alguien que escucha.



V

Toda cultura cara a cara tiene ocasiones de “atención conjunta” en que sus miembros se reúnen para actualizar el estado de las cosas, para reajustar sus sentimientos mutuos y, como si dijéramos, para reafirmar el canon. Las familias no son una excepción: las cenas de Navidad o el Día de Acción de Gracias, La Pascua Judía, las bodas, etc., mantienen la “unidad”.



VI

Volveré al problema que me había planteado: la formación y distribución del Yo en las prácticas de una familia, siendo la función de la familia la de vicario de la cultura.

El contraste entre el “hogar” y el “mundo real”, de todos los temas discutidos en las autobiografías y en las sesiones familiares, es el dominante. Es también el tema que genera la frecuencia más elevada de proposiciones deónticas, es decir, pronunciamientos acerca de lo que debe ser, de aquello con lo que se puede contar, lo que uno tiene que tener en cuenta.

Tomado el caso de la familia Goodhertz, Rose y George, los padres, estaban tan decididos a proteger a sus hijos de una infancia como la que ellos habían tenido que, sin pretenderlo, exageraron el contraste entre el hogar y el mundo real hasta tal punto que provocaron tensión en sus hijos, tensión sobre “lo seguro frente a lo peligroso” y “lo aburrido frente a lo emocionante”. El hogar para los Goodhertz, es la intimidad, la confianza, la ayuda mutua, el perdón, la flexibilidad, la metáfora clave del hogar familiar es intentar hacer que las cosas sucedan de manera que todos puedan sentarse a hablar de los problemas como iguales. Sus sentimientos de auto legitimación no provienen del hecho de “tener éxito afuera” sino de su identificación y participación en el mundo de confianza e intimidad del hogar. Esta familia refleja sin duda lo que muchos escritores denominan la “privatización” contemporánea del significado y del Yo. El “Yo real” no es la “persona externa”, sino los sentimientos y creencias ligados a los valores de privacidad, intimidad e intercambio mutuo.



VII

Los psicólogos solo podemos hacer justicia al mundo de la cultura mediante la aplicación de la interpretación.



VIII

Empecé censurando a la Revolución Cognitiva por abandonar la construcción del significado como su principal objetivo, optando en su lugar por el “procesamiento de información y la computación”. Insistí en que la psicología popular es una base esencia no sólo del significado personal sino también de la cohesión cultural. Ya que creamos nuestras instituciones en apoyo de sus postulados, la psicología popular no es tanto un conjunto de proposiciones lógicas como un ejercicio de narración, de contar historias. Se apoya en una poderosa estructura de cultura narrativa: historias, mitos, géneros de literatura.



Las vidas y los Yoes que construimos son el resultado de este proceso de construcción de significados. Los Yoes son núcleos aislados de conciencia encerrados en nuestras cabezas, sino que se encuentran “distribuidos” de forma interpersonal. Los Yoes toman significado de las circunstancias históricas que dan forma a la cultura de la son expresión.

No existe una sola explicación del hombre, ni biológica ni de otro tipo. Ni siquiera las explicaciones causales más poderosas de la condición humana pueden tener sentido y plausibilidad sin ser interpretadas a la luz del mundo simbólico que constituye la cultura humana.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos