La ansiedad y los acúfenos



Descargar 1.66 Mb.
Página2/2
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.66 Mb.
1   2

TIPOS DE RESPIRACIÓN





  • 1. Respiración clavicular. Es muy superficial, incompleta y poco efectiva. Durante la inspiración los hombros y las clavículas se elevan mientras que el abdomen se contrae. Se realiza un gran esfuerzo para obtener una cantidad de aire muy reducida.




  • 2. Respiración torácica. Se realiza por los músculos intercostales expandiendo el tórax, y, como la anterior, constituye un tipo de respiración incompleta y escasamente efectiva.




  • 3. Respiración diafragmática. Cuando se realiza profundamente es la más aconsejable, ya que lleva aire a la parte más baja ya a la vez más amplia de los pulmones. La respiración es lenta y profunda, con lo que se efectúa un adecuado uso del diafragma.



RESPIRACIÓN COMPLETA
Para que la respiración sea completa debe combinar los tres tipos de respiración, llevando en primer lugar el aire a la zona del vientre, luego a la del estómago y finalmente al pecho. Todo lo anterior debe efectuarse en una misma inspiración. La espiración debe ser pausada y sin brusquedades. Es conveniente realizarla con los labios bastantes cerrados con el fin de que produzca un tenue sonido que nos informará (feedback) para poder regularla adecuadamente.


RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA. ENTRENAMIENTO





  • Paso 1. Póngase boca arriba en una superficie plana o en la cama, con las rodillas flexionadas y con un soporte en la cabeza (siempre que no implique una tensión cervical). Puede utilizarse una almohada bajo las rodillas para soportar las piernas. Colocar una mano en la parte superior del pecho y la otra simplemente debajo de la caja torácica. Esta posición permitirá seguir el movimiento del diafragma al respirar.






  • Paso 2. Inspirar lentamente a través de la nariz (por un espacio de 3 segundos), haciendo ascender el estómago. La mano en la parte superior del pecho deberá permanecer tan quieta como se pueda. Retener el aire por un espacio de 3 a 4 segundos.




  • Paso 3. Espirar el aire por la boca, lo que provocará el movimiento descendente del estómago. Debe hacerse por un espacio de 6 segundos, con los labios levemente cerrados como si soplásemos suavemente (espiración sonora). La mano en la parte superior del pecho deberá permanecer tan quieta como sea posible.


Al practicar la respiración diafragmática hay que tomar las siguientes precauciones:




  • Con el fin de evitar la sensación de ahogo o mareo que se puede presentar al realizar el ejercicio, se recomienda retener el aire después de la inspiración durante 3 o 4 segundos, como ya se ha indicado, y descansar unos 4 segundos entre dos ciclos respiratorios.

  • Si a pesar de observar las precauciones indicadas aparecen las molestias (ahogo o mareo), hay que interrumpir el ejercicio y en pocos instantes los síntomas habrán desaparecido.

Se dedicará cuanto más tiempo mejor a la práctica de este ejercicio, ya que cuanto más se practique antes se adquirirá un buen hábito respiratorio. Al principio es aconsejable practicarlo 3 veces al día por un espacio de 5 a 10 minutos, realizando un mínimo de 40 respiraciones diarias.



¿POR QUÉ NOS RELAJA LA RESPIRACIÓN?
Cuando se realiza una respiración diafragmática se mueve el abdomen y con él todos los miembros contenidos en su interior. Este hecho provoca la estimulación de nuestro nervio vago, que es el responsable de la puesta en marcha del sistema nervioso autónomo parasimpático.
El sistema nervioso central (SNC) regula la totalidad de los movimientos conscientes, mientras que el sistema nervioso autónomo (SNA) regula las funciones inconscientes, entre ellas el control de las vísceras. La respiración es un proceso autónomo, que se realiza de una forma inconsciente, y de todos los procesos inconscientes es el que resulta más fácil de controlar de forma voluntaria.
El sistema nervioso autónomo (SNA) consta de sistema autónomo simpático, relacionado, entre otras funciones, con los procesos de alerta (ansiedad) y con la respiración superficial, y de sistema autónomo parasimpático que se relaciona con los estados de paz y tranquilidad (relajación) y con la respiración diafragmática.
Puede afirmarse que ANSIEDAD y RELAJACIÓN son TÉRMINOS INCOMPATIBLES.
La respiración diafragmática podrá realizarse en cualquier tiempo y lugar; y ante situaciones estresantes en los “picos” de ansiedad.
Puede practicarse en cualquier situación como andando por la calle, en el transporte público, en una reunión, etc., y adquiriendo práctica puede realizarse disimuladamente de modo que el ejercicio pase inadvertido para los demás.


EL ATAQUE DE PÁNICO

Se caracteriza por la súbita aparición de síntomas de aprensión, miedo pavoroso o terror, acompañados habitualmente de sensación de muerte inminente.


Los síntomas del ataque de pánico son:


  • Sensación de asfixia.

  • Presión o dolor en el pecho.

  • El corazón late con fuerza.

  • Pulso acelerado.

  • Vértigo o mareo.

  • Sensación de “falta de aire” o de tener la garganta apretada.

  • Sudoración.

  • Temblores y tiritones.

  • Náuseas.

  • Hormigueo o adormecimiento en las manos o en los pies

  • Sofocos o escalofríos

  • Sensación de irrealidad o de estar soñando.

  • Miedo de perder el control, de hacer algo vergonzoso, de estar volviéndose “loco”, miedo a morir.

La topografía del ataque de pánico presenta cinco niveles:




  • Nivel 0. Normalidad total.

  • Nivel 1. Inquietud, ligera ansiedad.

  • Nivel 2. Cambio en el ritmo respiratorio, síntomas de hiperventilación.

  • Nivel 3. Interpretación catastrófica de los síntomas.

  • Nivel 4. Disparo de la ansiedad, pérdida de control, ataque de pánico.

Entre los cambios fisiológicos que provoca la ansiedad (nivel 2) que nos prepara para la lucha o para la huída, se aprecia un aumento del ritmo respiratorio para conseguir aumentar la cantidad de oxígeno en el cerebro y en las extremidades, y cuando la entrada de oxígeno supera las necesidades del organismo puede producirse hipocapnia por hiperventilación.



LA HIPOCAPNIA
Se presenta cuando hay una disminución del dióxido de carbono en sangre debido al aumento innecesario del oxígeno. Esta situación produce un aumento del pH de la sangre (alcalosis sanguínea) que conlleva una vasoconstricción en determinadas zonas del cuerpo, cuyas consecuencias son:


  • Aumento casi inmediato de la tasa cardíaca.

  • Reducción de la activación parasimpática.

  • Aumento de la conductividad electrotérmica.

  • Reducción del flujo sanguineocerebral.

  • Todo ello conlleva a: sensación de mareo y asfixia, confusión, desrealización, parestesias, opresión pectoral, etc.



EVITAR EL ATAQUE DE PÁNICO
La respiración diafragmática evita la progresión del ataque al regular los síntomas de hiperventilación.
Los síntomas de los ataques de pánico son muy molestos, incluso traumáticos en ocasiones, para quien los experimenta, pero son totalmente inofensivos.
El paciente suele mostrar extrañeza e incredulidad ante el hecho de que un simple cambio de su respiración sea la solución a su problema.


EL TRASTORNO DE PÁNICO

Es un trastorno de ansiedad y para su diagnóstico es necesario haber sufrido ataques de pánico recurrentes y que al menos uno de ellos haya seguido, por un período de un mes o más, los síntomas siguientes:




  • Preocupación persistente acerca de sufrir nuevos ataques.

  • Preocupación acerca de las implicaciones del ataque o de sus consecuencias, como, por ejemplo, perder el control, sufrir un infarto, “volverse loco”.

  • Que exista un cambio de comportamiento significativo relacionado con los ataques de pánico, por ejemplo, abandonar un empleo.

  • Que el ataque de pánico no sea debido a los efectos fisiológicos directos de droga, medicación o enfermedad, ni que pueda ser mejor explicado por otro trastorno mental.

Se identifican dos tipos de trastornos de pánico: sin agorafobia y con agorafobia. Cabe señalar que es posible la agorafobia sin historia de trastornos de pánico.


El trastorno de pánico/agorafobia es uno de los trastornos vistos más frecuentemente en la práctica clínica y el trastorno de ansiedad es el que más consultas origina. Afecta por igual tanto a mujeres como a hombres, aunque la proporción es de dos mujeres por cada hombre.


TRATAMIENTO

Aunque la respiración diafragmática puede prevenir o detener el ataque, no es suficiente para solucionar el problema, y por ello el tratamiento debe incluir:




  • Tratamiento farmacológico.

  • Exposición en vivo (EV) a las situaciones temidas (agorafobia).

  • Terapia cognitiva conductual TCC, que incluye: educación sobre el trastorno, reestructuración cognitiva, exposición interoceptiva, exposición en vivo, respiración difragmática y relajación.


RELAJACIÓN PROGRESIVA



HISTORIA
En 1928, Jacobson ideó un procedimiento de relajación consistente en una serie de ejercicios en los que el sujeto debe ir tensando y relajando de forma alternativa sus distintos grupos musculares.
El objetivo que se pretende conseguir es que la persona aprenda a identificar las señales fisiológicas provenientes de sus músculos cuando están en tensión, y posteriormente, cuando las identifique ponga en marcha las habilidades adquiridas para reducirlas (se relaje).
La propuesta inicial de Jacobson era muy intensiva y se realizaba en 50 sesiones, cada una de una hora de duración. Posteriormente Berstein y Borkovec, en 1996, desarrollaron una forma abreviada manteniendo la esencia del planteamiento inicial.

ENTRENAMIENTO DE LA RELAJACIÓN: CONDICIONES NECESARIAS
El ambiente debe ser tranquilo, libre de distracciones, temperatura confortable e iluminación tenue, sobre todo en las primeras sesiones. No debe usarse ropa, calzados u otros objetos (gafas, relojes, etc.) que opriman o molesten; es decir, conviene usar ropas amplias y cómodas. Es importante quitarse las lentes de contacto en su caso.

Posturas
En las primeras fases del entrenamiento se recomiendan las posturas de «tumbado» o «sentado». En la postura tumbado es recomendable que sea sobre superficie dura, con una elevación de 5 cm como máximo para el apoyo de la cabeza. Los brazos deben colocarse a ambos lados del cuerpo o descansando sobre los muslos. En la postura sentado debe usarse un sillón con apoya-brazos que permita apoyar la cabeza. Los pies apoyados en el suelo y los brazos sobre la parte superior de los muslos con las palmas de la mano hacia abajo.
Puede utilizarse también la posición de «cochero», que se realiza en una silla o banco sin respaldo, sentado con el cuerpo hacia delante de forma que los antebrazos se apoyen sobre los muslos, algo separados, y mantengan el peso del tronco. Sólo debe practicarse en casos excepcionales.

RELAJACIÓN PARA LA HABITUACIÓN
Se ha preparado un programa de relajación breve y específico como parte del proceso de habituación a los acúfenos, que incluye varios ejercicios necesarios para alcanzar dicho objetivo, a combinar con la respiración diafragmática.
El procedimiento consiste en realizar los ejercicios que vamos a describir sobre los miembros siguientes: brazo dominante, brazo no dominante, cara, cuello, hombros, tronco, pierna dominante y pierna no dominante.
En todos y cada uno de los ejercicios deben seguirse los siguiente pasos:


  • Inspirar tensando el músculo diana (músculos que se identifican posteriormente en cada uno de los miembros descritos) y reteniendo el aire mientras se mantiene la tensión sobre el mismo. En la espiración el músculo diana se relaja.

  • Los tiempos deben ser, aproximadamente: inspirar por un espacio de 3 segundos, retener el aire por espacio de 3 segundos espirando por un espacio de 6 segundos (doble que en la inspiración). Descanso de 4 segundos entre ciclo y ciclo respiratorio.

  • A medida que avanza el proceso y por tanto la relajación, los tiempos de retención del aire, la espiración y la pausa respiratoria se hacen más prolongados y la inspiración se mantiene constante.



DESCRIPCIÓN DE LOS EJERCICIOS
Brazo dominante: manos/antebrazos/bíceps


  • 1. Con el brazo extendido apretar el puño.

  • 2. Empujar el codo contra el brazo del sillón.

  • 3. Con el brazo extendido abrir la mano lo máximo posible.


Brazo no dominante: manos/antebrazo/bíceps


  • Los mismos ejercicios que en el brazo dominante.


Frente, cuero cabelludo, ojos y nariz


  • 4. Se levantan las cejas tan alto como se pueda.

  • 5. Se aprietan los ojos al mismo tiempo que se arruga la nariz.


Boca y mandíbula


  • 6. Se aprietan los dientes mientras se llevan las comisuras de la boca hacia las orejas.

  • 7. Se aprietan los labios hacia fuera.

  • 8. Se abre la boca.


Cuello


  • 9. Se gira hacia la derecha.

  • 10. Se gira hacia la izquierda.

  • 11. Se dobla hacia delante.

  • 12. Se dobla hacia atrás.


Hombros, pecho y espalda


  • 13. Se levantan los hombros hacia arriba, como haciendo un gesto de «no saber que pasa».

  • 14. Hombros hacia atrás intentando juntar los omoplatos.

  • 15. Hombros hacia adelante, como si quisiéramos abrazar a alguien.


Abdomen


  • 16. Se mete hacia adentro conteniendo la respiración.

  • 17. Se saca hacia fuera conteniendo la respiración.


Pierna y muslo miembro dominante


  • 18. Se intenta subir con fuerza la pierna sin despegar el pie del suelo.

  • 19. Alternativa: con la pierna estirada se gira el pie hacia delante.


Pantorilla


  • 20. Con la pierna estirada se dobla el pie hacia arriba.


Pie


  • 21. Se doblan los dedos hacia arriba.

  • 22. Se doblan los dedos hacia abajo.

En el miembro no dominante se realizan idénticos ejercicios a los descritos con los números 18, 19, 20, 21 y 22.


Todos y cada uno de los ejercicios (22 ejercicios descritos más los correspondientes a los miembros no dominantes) se realizarán dos veces consecutivas. El ritmo de la práctica será el marcado por la respiración. Recuérdese que debe ser: 3, 3, 6 y 4 segundos. Se aconseja realizar la totalidad de la práctica dos veces al día. Hay que evitar crear tensiones en zonas musculares lesionadas o con dolor. En estas zonas se sustituirá el ejercicio por un recorrido mental.
Con el fin de reducir en el futuro la duración de la pràctica descrita es aconsejable poner en pràctica la relajación condicionada, que consiste en realizarla acompañada de un olor y de una música. En todas las ocasiones hay que emplear el mismo olor y la misma música.
Olor y música son estímulos con un poder de asociación muy grande. Al cabo de un cierto número de ensayos nuestra mente habrá realizado la asociación de olor y música con relajación, y nos bastarà con sentir el olor o escuchar la música para experimentar la relajación.
La relajación descrita es la puerta abierta a la DESENSIBILIZACIÓN SISTEMÁTICA y a la AUTOHIPNOSIS, que se describen a continuación.

DESENSIBILIZACIÓN SISTEMÁTICA
Consiste en la erradicación de fobias y de miedos mediante la presentación enteroceptiva (en imaginación) de un gradiente de situaciones que van de menos a más ansiógenas. Estas situaciones o escenas se van presentando hasta que dejen de producir ansiedad. Se plantea un máximo de 3 o 4 escenas por sesión, lo cual da paso a la reestucturación cognitiva como preparación a la exposición en vivo.

AUTOHIPNOSIS
No es una terapia, sino una técnica. Permite reducir el tiempo de terapia ya que facilita el acceso a nuestro inconsciente, grabando imágenes mentales que ayuden a conseguir el objetivo perseguido, en nuestro caso la habituación a los acúfenos.


3. LA AUTOHIPNOSIS

INTRODUCCIÓN
Se ha descrito anteriormente el tratamiento psicológico de los acúfenos, que consiste en diez acciones que transcribimos nuevamente:


  • Visita a los médicos especialistas.

  • Evaluación del estado de ansiedad.

  • Si existe trastorno, prescripción de tratamiento.

  • Estudio de la personalidad.

  • Reestructuración cognitiva.

  • Afrontamiento.

  • Entrenamiento en relajación.

  • Entrenamiento en AUTOHIPNOSIS.

  • Evaluación de los resultados.

  • Seguimiento.

De lo expuesto podría deducirse que el objetivo del tratamiento es conseguir un estado de autohipnosis, para lo cual hay que seguir las acciones descritas. Sería un error, ya que la autohipnosis es solo un medio. No debemos olvidar que el objetivo es la HABITUACIÓN, es decir, tener el acúfeno pero no percibirlo, de modo que no afecte a la calidad de su vida.


La hipnosis (o autohipnosis) no es una terapia, tan sólo es una técnica que nos permite reducir el tiempo de terapia para alcanzar la habituación. En otras palabras, es posible llegar a habituarse al acúfeno sin necesidad de la hipnosis, pero lo más probable es que el tiempo de terapia necesario para ello sea mayor que el que se precisará mediante la hipnosis.
Finalmente, a la pregunta que casi todos los afectados se formulan: ¿se eliminan los acúfenos con la hipnosis?, hay que responder: NO.

LA HABITUACIÓN Y LA HIPNOSIS
Entre las diez acciones descritas como parte del tratamiento psicológico de los acúfenos, la hipnosis es la única de las diez que podría suprimirse y a pesar de ello sería posible llegar a la habituación.
¿Qué es lo que justifica el empleo de la hipnosis? Es el ahorro de sufrimiento, de tiempo y de dinero para alcanzar la habituación.
¿Puede aplicarse a todas las personas?: NO. La hipnosis no puede aplicarse a aquellas personas que hayan experimentado o estén experimentando algún trastorno psicótico, como consecuencia de padecer una enfermedad mental (esquizofrenia), una depresión mayor con alucinaciones o motivado por la toma de sustancias piscoactivas.


¿QUÉ ES LA HIPNOSIS?
Es una técnica que permite acceder a nuestro inconsciente, entendiendo por inconsciente aquel lugar de nuestro cerebro donde reside toda aquella información que no está presente en nuestra conciencia.
La analogía con el ordenador es ilustrativa: el inconsciente es el disco duro que almacena toda la información, experiencias y emociones que hemos ido recogiendo a lo largo de nuestra vida. Si toda esta información se nos manifestara a la vez provocaría un colapso de nuestro sistema cognitivo. Es lo mismo que ocurriría con un ordenador si quisiéramos abrir todos los archivos a la vez (abrir todos los archivos equivale a recibir toda la información almacenada a la vez). Por esta razón recurrimos al inconsciente para buscar en cada momento la información más relevante para conseguir nuestro objetivo, es decir,«pasar» información del inconsciente al consciente.
Una persona tiene recuerdos de sus padres ya fallecidos, pero tales recuerdos no aparecen permanentemente en su pensamiento, es decir, los tiene almacenados en alguna parte: en su inconsciente. Un determinado estímulo: una palabra, una imagen, un olor, un sonido, etc., le recordará a sus padres, es decir, elicitará (dará respuesta) a su recuerdo.
Cuando aprendemos algo lo automatizamos y pasa a formar parte de nuestro inconsciente. Estos automatismos sirven para poder realizar la tarea aprendida sin emplear recursos atencionales. Cuando una persona ha aprendido a conducir, realiza la conducción del automóvil de forma automática sin prestar atención a los distintos movimientos precisos para conducir.

FALSAS CREENCIAS ACERCA DE LA HIPNOSIS
Muchas personas conocen la hipnosis a través del mundo del espectáculo, en el que se realizan representaciones en las cuales la persona hipnotizada está totalmente a merced del hipnólogo, quien se presenta como una persona con poderes que puede influir en la conciencia y en la voluntad del hipnotizado.
Las afirmaciones anteriores son totalmente falsas. El hipnólogo del espectáculo es un profesional que realiza su trabajo apoyándose en una serie de trucos, técnicas y habilidades, como ocurre en el mundo de la magia.
La constatación de la falsedad de tales actuaciones no resta mérito alguno a los profesionales de la hipnosis y de la magia en su espectáculo.
Las falsas creencias sobre la hipnosis influyen negativamente, ya que pueden interferir en el proceso de la hipnosis, al retardar o impedir sus efectos y crear decepción ante los primeros ensayos, en los que la persona busca la «gran» emoción que nunca llega, deja de vivir un sin fin de «pequeñas» emociones que la hubieran conducido a un estado hipnótico.

LA HIPNOSIS CLÍNICA
No tiene nada que ver con la hipnosis-espectáculo. En la hipnosis clínica la persona hipnotizada no pierde nunca la conciencia ni su propio control.
En el estado hipnótico, la amígdala (explicada al describir el cerebro humano en el capítulo sobre ansiedad y acúfenos) continua realizando su función y daría respuesta de ansiedad (lucha o huida) ante cualquier peligro potencial.

EL INCOSCIENTE Y LAS EMOCIONES
Nuestras emociones se crean en el sistema límbico. Aparecen como reacción involuntaria a los estímulos del ambiente, y generalmente desaparecen una vez que lo ha hecho la fuente que los ha originado. No obstante, en algunas ocasiones quedan grabadas en nuestro inconsciente asociadas a determinadas situaciones.
Cabe preguntarse: ¿por qué ocurre esta asociación? El motivo es que se trata de emociones:


  • Intensas

  • Aversivas

  • Repetitivas


Intensas. Cuando una persona ha recibido el impacto de una emoción fuerte, como, por ejemplo, sufrir un ataque de pánico, un accidente grave, un ataque terrorista, etc., la intensidad de la emoción es tan fuerte que puede quedar asociada a la situación y a los estímulos que estaban presentes en el momento en que se experimentó dicho impacto.
Aversivas. Un solo ensayo puede ser suficiente para condicionar una aversión al sabor. Por ejemplo, si en una ocasión nos sienta mal un determinado alimento y sufrimos vómitos, diarrea o fiebre, nuestra mente asociará alimento y vómitos, diarrea o fiebre, y durante mucho tiempo (a veces para siempre) nos será imposible volver a ingerirlo.
Repetitivas. Aunque se trate de emociones de escasa intensidad, si representan dos estímulos simultáneamente un determinado número de veces, por ejemplo si el adicto al tabaco todos los días después de comer fuma un cigarrillo, éste se convertirá en imprescindible y el deseo de fumar después de comer se disparará para siempre.
Estas asociaciones entre emociones y determinadas situaciones son la base de gran número de sugestiones.

LA SUGESTIÓN
Consiste en la creencia de que algo va a ocurrir, aunque no tengamos para ello ninguna explicación lógica ni razonada en la que apoyar dicha creencia.
Su actuación es condicional: SIENTONCES, y automática (sin mediar la razón), es decir, SI ocurre tal cosa… ENTONCES… ocurrirá tal otra. Por ejemplo, SI tomo la pastilla ENTONCES me dormiré, SI tomo café en la cena ENTONCES me costará conciliar el sueño.
La sugestión se produce debido a que la asociación entre la emoción y la situación determinada está grabada en nuestro inconsciente (es un AUTOMATISMO). Las sugestiones pueden ser positivas o negativas, aunque generalmente prestamos más atención a las negativas.

¿CÓMO ENTRAN ESTAS ASOCIACIONES EN NUESTRO INCONSCIENTE?
En la edad adulta entran a través de la razón. Es la razón, el razonamiento, la que crea nuestras emociones.
Veamos la explicación que da Albert Ellis:


    • A son los acontecimientos que observamos, que nos suceden, que nos afectan.

    • B son las creencias que tenemos acerca de los acontecimientos A.

    • C son las consecuencias de los acontecimientos A.

    • C no depende de A.

    • C depende de B.

Apliquemos lo anterior a nuestro caso: al acúfeno.




  • A es el acúfeno.

  • B son las creencias que tenemos acerca del acúfeno (de ahí la importancia de la reestructuración cognitiva, en otras palabras la importancia de estar informados sobre la naturaleza de los acúfenos).

  • C son las consecuencias que nos ocurren por tener el acúfeno (posibles trastornos del estado de ánimo).

Aplicando el razonamiento de Ellis, vemos que las consecuencias del acúfeno (C) dependen de (B), o sea, de las creencias que tenemos acerca del acúfeno, y no dependen de (A), o sea, que no dependen del acúfeno.


En la infancia las emociones se graban directamente en nuestro inconsciente debido a no tener desarrollado aún un sistema cognitivo (no uso de razón). Cualquier mensaje que reciba el niño será grabado directamente. De ahí la importancia capital de la educación en el ser humano.

IMÁGENES MENTALES
Si la asociación de la que venimos hablando (emociones asociadas a determinadas situaciones) tiene forma de imagen mental, el efecto de la sugestión es mucho mayor.
¿Cómo obtener sugestiones positivas? Grabando en nuestro inconsciente nuevas imágenes mentales que nos ayuden a conseguir las sugestiones que nos propongamos. En nuestro caso se trata de redirigir nuestra atención, es decir, dirigir nuestra atención hacia las imágenes mentales que nos convengan.

SUGESTIONABILIDAD
Se entiende por sugestionabilidad el grado en que nos afectan las sugestiones. Varía de unas personas a otras, y en una misma persona depende de su actividad mental.
Habitualmente las mujeres son más receptivas a experimentar las sugestiones que los hombres (o sea que se pueden beneficiar más de la autohipnosis). Entre los hombres, los jóvenes tienen mayor sugestionabilidad que los mayores. En general, las personas con estudios o actividades humanistas son más sugestionables que las de actividades más técnicas.
En una misma persona la sugestionabilidad varía en función de su actividad mental (vigilia, estado relajado o estado hipnótico). Es en estado hipnótico cuando la persona está más abierta a sugestiones. En todos los estados podemos grabar mensajes en nuestro inconsciente, pero la mayor efectividad se alcanzará si nos encontramos en estado hipnótico. Atención: decimos estado hipnótico, no trance hipnótico.
No interesa entrar en una larga polémica sobre si existe o si no existe el trance hipnótico. Entre los hipnólogos hay división de opiniones. Nuestra opinión es a favor del no. Pero sin duda, en la hipnosis que vamos a proponer aquí para reducir el tiempo de habituación a los acúfenos, no hay trance. Por ello lo denominamos estado hipnótico.

¿CÓMO PODEMOS ACCEDER A NUESTRO INCONSCIENTE?
Los dos hemisferios cerebrales son morfológicamente iguales, pero tienen inervadas funciones distintas. En la mayoría de las personas diestras y en un alto porcentaje de los zurdos, el hemisferio izquierdo está relacionado con el lenguaje (producción y comprensión) y el hemisferio derecho se relaciona más con los contenidos emocionales, la musicalidad, la creatividad, etc. Por esta razón, el hemisferio izquierdo es el dominante y, debido a la educación verbal y matemática que recibimos, en él se «aloja» el consciente y en el hemisferio derecho el inconsciente.
El hemisferio izquierdo es analítico, lógico, serial y matemático. El derecho es holístico.
Para acceder a nuestro inconsciente podemos hacerlo indirectamente a través de la razón y directamente dejando a nuestro consciente: distraído (publicidad), bloqueado (mantra) o relajado (autohipnosis). En cada una de estas situaciones dejamos que aflore nuestro inconsciente.
La publicidad pretende distraer nuestro consciente para evitar el análisis y la crítica al producto. Por ejemplo, si nos ofrecen un automóvil de gama alta, el sujeto podría razonar que le gusta pero también que el seguro es muy caro, que el consumo y el mantenimiento son muy costosos, que seguramente habrá que financiar su compra, etc., pero distraen nuestra atención con paisajes bonitos, o incluso con anuncios que no entendemos ni sabemos lo que anuncian realmente. De este modo será más fácil que el producto entre en nuestro inconsciente.
Otra forma de poder aflorar nuestro inconsciente consiste en dejar bloqueado nuestro consciente. Un ejemplo es la repetición de una misma frase una y otra vez (mantra) que impide el análisis y el razonamiento. En todas las religiones existen mantras y después de su realización la persona experimenta un bienestar fruto de la aparición del inconsciente y con ello de todo su contenido (musicalidad, creatividad, emocionalidad, etc.).
La opción terapéutica más efectiva es la tercera de las opciones: la relajación. Es decir, dejar a nuestro consciente «dormido» (relajado). Este es el objetivo que perseguimos con la hipnosis, en nuestro caso en realidad autohipnosis.


LA AUTOHIPNOSIS
Toda hipnosis es en realidad autohipnosis. Ya hemos dicho que el hipnólogo no tiene poder alguno y es el propio interesado quien debe aprender la técnica y practicar al máximo para llegar a vivir plenamente las sugestiones, que pueden estar sugeridas por otro y a las que llamaremos heterosugestiones, o bien sugeridas por el propio interesado, en cuyo caso las denominaremos autosugestiones.

TEST DE AUTOSUGESTIONABILIDAD
Se puede someter a una persona a un test de sugestionabilidad con el fin de evaluar cual va a ser su respuesta a la autohipnosis. El test consiste en una serie de pruebas que la persona debe superar, y si no consigue hacerlo habrá que pensar en desestimar la aplicación de la autohipnosis.
Las pruebas del test pueden ser, entre otras: caída hacia atrás, bloqueo ocular, unión de los dedos, levitación de los brazos, etc.
Estos test también se emplean como preámbulo de una sesión hipnótica para que la persona se vaya introduciendo en el mundo de las sugestiones.

MÉTODOS DE INDUCCIÓN DE UN ESTADO HIPNÓTICO
Los metódos que permiten inducir un estado hipnótico son múltiples, quizá tantos como hipnólogos. En nuestro caso nos apoyaremos en:


  • Relajación progresiva.

  • Relajación en imaginación y como sugestión la escalera de la relajación.

Después de una relajación podemos profundizar aún más en ella mediante técnicas como la escalera de relajación. Consiste en imaginar que estamos descendiendo por una escalera de diez peldaños y que cada vez que bajamos un peldaño entramos en un estado mayor de relajación, hasta llegar al final de la escalera en donde alcanzamos la máxima relajación.


Para grabar mensajes en nuestro inconsciente en cualquier situación podemos hacerlo:


  1. En estado de vigilia.

  2. Después de haber realizado una relajación progresiva.

  3. Al final de un proceso de autohipnosis.

La efectividad en el proceso de grabar mensajes aumenta en el orden expuesto.



TIPOS DE MENSAJES PARA LA HABITUACIÓN
Son específicos para cada persona y deben potenciar las sugestiones positivas. En general son los relacionados con la respiración y los que inducen a enterrar el acúfeno.
Mensajes relacionados con la respiración: visualizar nuestra respiración.
Es conveniente visualizar el proceso de nuestra respiración sin importar de qué forma. Es decir, esta visualización cada cual la realiza de la forma que más le sugiera. Por ejemplo, al inspirar, mis pulmones se llenan de aire fresco y puro, y mientras lo retengo el aire se reparte por todo mi cuerpo, y al espirar por la boca saco todo el aire viciado y con él mi acúfeno.
Mensajes de «enterramiento».
Imaginar que enterramos nuestro acúfeno bajo la arena de la playa o bajo el agua del mar. Con esta acción también enterramos su sonido y cuantas más veces lo enterremos, antes desaparecerá.

CUANDO Y COMO REALIZAR UN PROCESO DE AUTOHIPNOSIS
Antes de empezar es conveniente haber efectuado un proceso de relajación. Resultará difícil realizar un viaje a través de nuestra imaginación si nuestra mente está inquieta. Cualquier método de relajación es válido, aunque de los expuestos hasta ahora la relajación progresiva es la recomendada.
Para realizarlo puede utilizarse el CD Autohipnosis adjunto a este documento, que contiene un proceso de auotohipnosis. Al final del proceso hay un espacio de 5 minutos en silencio que está destinado a grabar mentalmente los mensajes positivos que permitan enterrar el acúfeno.
Los mensajes seleccionados hay que repetirlos mentalmente una y otra vez. Estos mensajes se grabarán en el inconsciente de la persona y ello le permitirá no sentir el acúfeno a pesar de que éste siga existiendo.

RESUMEN
El tratamiento psicológico de los acúfenos se ha descrito anteriormente en dos ocasiones; en el primer capítulo sobre la ansiedad y en el tercer capítulo sobre la autohipnosis. El desarrollo de este tratamiento ha sido el propósito de las tres reuniones celebradas y es el del presente documento.
El objetivo de la primera reunión ha sido el de informar a las personas afectadas sobre los trastornos de ansiedad generados por el acúfeno. Debemos insistir nuevamente en que el tratamiento farmacológico a seguir, si se apreciara un trastorno de ansiedad, deberá prescribirlo un médico especialista. Se ha tratado de explicar, asimismo, la necesidad de que el afectado, solo o con ayuda, lleve a cabo una reestructuración cognitiva, que en definitiva no es otra cosa que un cambio en las ideas irracionales y desadaptativas que se tienen sobre el acúfeno, y finalmente se ha aconsejado su afrontamiento.
En la segunda reunión se ha tratado de informar sobre un determinado proceso de relajación, el más fiable y práctico a juicio del autor del presente documento: la relajación a través de la respiración y relajación progresiva. Se han descrito los ejercicios a realizar y la forma de realizarlos, y además una persona voluntaria se ha prestado a realizar, ante los asistentes, la totalidad de la tabla de ejercicios.
En la tercera reunión, el objetivo ha sido informar sobre la autohipnosis como uno de los procedimientos, que el autor cree que es el más rápido y práctico, para grabar en el insconciente mensajes positivos que ayuden a enterrar el acúfeno.
Una vez más, quede claro que con todo lo anterior NO se consigue la eliminación de los acúfenos y en modo alguno puede ser el propósito de estas reuniones.
Asimismo, también queda establecido que una práctica rigurosa del proceso descrito permite al afectado enterrar su acúfeno en su inconsciente y vivir como si no existiera, es decir, recuperar su calidad de vida anterior a la aparición del acúfeno.

BIBLIOGRAFÍA


  • Arturo Bados López. TRATANDO PÁNICO Y AGORAFOBIA.

  • Bernstein y Borkovec. LA RELAJACIÓN PROGRESIVA.

  • Brian M. Alman y Meter T. Lambrou. TÉCNICAS DE AUTOHIPNOSIS PARA LA SALUD Y EL DESARROLLO PERSONAL.



Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad