Juzgado Nacional de 1a Instancia en lo Civil Nro



Descargar 44.82 Kb.
Fecha de conversión23.03.2019
Tamaño44.82 Kb.
Vistas52
Descargas0

BIBLIOTECA DALMACIO VELEZ SARSFIELD

SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA

RESISTENCIA – CHACO – a.p.


Juzgado Nacional de 1a Instancia en lo Civil Nro. 102

S., G. G.

01/03/2006

Voces

CAMBIO DE NOMBRE ~ DERECHO A LA IDENTIDAD ~ DERECHO A LA IDENTIDAD SEXUAL ~ DOCUMENTO DE IDENTIDAD ~ MODIFICACION DE NOMBRE ~ NOMBRE ~ PARTIDA DE NACIMIENTO

Tribunal: Juzgado Nacional de 1a Instancia en lo Civil Nro. 102

Fecha: 01/03/2006

Partes: S., G. G.

Publicado en: LA LEY 12/05/2006 , 4, con nota de Santos Cifuentes; LA LEY 2006-C , 420, con nota de Santos Cifuentes; 

Cita Online: AR/JUR/567/2006

Sumarios


  1. 1 - Cabe hacer lugar a la acción incoada por un transexual, que se sometió a una operación de "cambio de sexo", a efectos de que se ordene la rectificación registral de su nombre en su partida de nacimiento y en su documento nacional de identidad, pues ello resulta acorde con el respeto al libre desarrollo de la personalidad del peticionante, lo cual incluye su real identidad sexual.

Cerrar Jurisprudencia y Doctrina Vinculada

Jurisprudencia Vinculada (*)

Ver También

 JFed. 1a Inst. Nro. 2 de Córdoba, "P., R. V. c. Registro Nacional de las Personas", 14/03/2006, LLOnline ;  Juzg. Civ. y Com. Nro 11 Mar del Plata, "D. A. A.", 12/12/2005, LLBA 2006 (febrero), 85 .

(*) Informacion a la época del fallo.
TEXTO COMPLETO:

1ª Instancia. — Buenos Aires, marzo 1° de 2006.

Resulta: I. A fs., 11 se presenta solicitando la modificación registral de sexo masculino por femenino de su partida de nacimiento, como así también en su DNI, rectificando su nombre por el de .... Refiere que desde que tiene uso de razón se ha sentido y comportado como mujer. Se define como una persona transexual que ha exteriorizado siempre el rechazo hacia su sexo morfológico, acentuándose sus sentimientos femeninos con el transcurso del tiempo. Se desempeña en una peluquería, junto a amigas heterosexuales, es mujer y se comporta como tal, sin frecuentar lugares de gays o travestis. En Santiago de Chile se le realizó una intervención plástica vaginal el 16 de octubre de 1998 en la Clínica Portales, la que llevó a cabo el Dr. Juvenal Antonio Salas Vieyra, cuya finalidad fue la adecuación sexual al sexo femenino, con eliminación de sus caracteres masculinos y la plastia vaginal, creándose una neovagina, vulva y uretra femenina, operación que es irreversible. Agrega que busca reinsertarse en la sociedad como mujer y funda su pretensión en los derechos a la libertad personal, identidad sexual que corresponda a su verdad personal, dado que esta situación le provoca humillación y padece la discriminación en forma constante. Ofrece prueba y solicita que se haga lugar a la demanda.

II. A fs., 47 se provee de conformidad la prueba ofrecida por la parte.

III. A fs., 126/9 dictamina la Señora Representante del Ministerio Público Fiscal.

IV. A fs., 135 tiene lugar la entrevista que mantuve con el actor, a fs. 136 se ordenan la publicación y los oficios solicitados por la Señora Fiscal, que fueron cumplidos a fs., 151, 153, 166, 167/9 y fs. 160/2 y,

Considerando: I. Con la partida de nacimiento de fs., 10 y fs., 165 se acredita el nacimiento de ..., ocurrido el 4 de septiembre de 1970 en la Ciudad de San Salvador de Jujuy, Provincia de Jujuy.

II. Se trata en el caso, de adoptar una decisión ante la problemática que afecta a la parte, en forma concreta y personal. La actora se identifica como transexual que con anterioridad a la promoción de las presentes actuaciones, se le practicó una operación de "cambio de sexo". Pretende consecuentemente, que el Estado reconozca esta situación y lo registre como mujer y no como el individuo masculino que refleja su partida de nacimiento.

Ante la ausencia de legislación que regule cuestiones como la planteada, he de recurrir a los principios generales del derecho (arts., 15 y 16 del C. Civ.), a la doctrina y jurisprudencia nacional y extranjera y a los ordenamientos jurídicos de otros países, adecuando sus pautas y conclusiones al particular caso concreto, de acuerdo con la prueba acercada en autos.

Es así que comenzaré por analizar el tema de la identidad de la persona, las distintas concepciones en cuanto al sexo, para centrarme luego en la figura del transexual y culminar —en base a la valoración de la prueba rendida— con el examen de la procedencia del reconocimiento de su nueva identidad sexual y del correlativo pedido de rectificación del acta de nacimiento.

En síntesis, de acuerdo a los extremos acreditados y frente a la realidad de la persona peticionante, aunque la cuestión va más allá de un mero enfoque jurídico, por ser abarcativo también de otras ciencias, la solución deberá partir siempre, siguiendo a Zavala de González de una premisa esencial: el respeto del ser humano (Zavala de González, Matilde "Resarcimiento de daños", cap. 2°, Daños a las personas, Integridad espiritual y social, Ed. Hammurabi, p. 285).

Del análisis de los elementos reunidos, adelanto que, en coincidencia con lo dictaminado por la Señora Representante del Ministerio Público Fiscal, admitiré la pretensión.

III. Acerca de la identidad personal, ha entendido Fernández Sessarego —también citado por la Señora Fiscal en su fundado dictamen— que es el conjunto de atributos y características que permiten individualizar a la persona en sociedad. Identidad personal es todo aquello que hace que cada cual sea "uno mismo" y no "otro". Este plexo de características de la personalidad de "cada cual" se proyecta hacia el mundo exterior, se fenomenaliza y permite a los demás conocer a la persona, a cierta persona, en su "mismidad", en lo que ella es en cuanto específico ser humano. La identidad, el ser yo mismo y no otro se despliega en el tiempo. Se forja en el pasado, desde el instante mismo de la concepción, donde se hallan sus raíces y sus condicionamientos, pero, traspasando el presente existencial, se proyecta al futuro. La identidad es fluida, como el ser mismo. No es algo acabado y finito, sino que ella se crea en el transcurrir del tiempo, con el tiempo. Por ello, no es estática sino cambiante. Se enriquece, se empobrece y se modifica. Según el citado autor, ante el derecho de la persona se yergue el deber de los demás de respetar la verdad que cada cual proyecta, de modo objetivo, en su vida de relación social. Tratándose de una situación jurídica subjetiva, hallamos también que frente al derecho del sujeto, aparece a su vez, su propio deber de ser auténtico en las manifestaciones externas de su personalidad, de que ella se exprese tal cual es. No puede perderse de vista que la identidad es la proyección social de una "verdad personal", de una manera individual de ser humano. Es esta verdad la que configura el interés existencial digno de tutela jurídica, (Derecho a la Identidad Personal, Ed. Astrea, ps. 113 y 115).

Según Cifuentes, resulta incuestionable que el sexo es uno de los atributos de la persona, como lo son el domicilio, la capacidad, el estado, el nombre. Es decir que es una cualidad que conforma a la persona en cuanto tal y no un derecho subjetivo que aquélla pueda ejercitar haciendo uso de facultades libres de disponibilidad. Pero precisamente hay que admitir que como los otros atributos aquí enunciados, no por ello es inmodificable, irreversible, fijo o no cambiable. Todos los atributos tienen la característica de la estabilidad o firmeza, pero si sobrevienen necesidades excepcionales, siempre se ha aceptado por la doctrina y la jurisprudencia, y hasta por la ley, que sea admitida su modificación, sea por vía de consecuencia, de voluntad o de sanción ("Sobre el tema de la Transexualidad", LA LEY, 2005-E, 1166).

Se ha observado que tanto la doctrina como la jurisprudencia son contestes en reconocer que no existe una noción unívoca de lo que debe entenderse como "sexo" ya que nos encontramos con el: "cromosómico o genético", "gonadal", "genital", "hormonal", "morfológico", "endócrino", "psicosocial", los órganos sexuales internos y los externos, características sexuales secundarias, aun cuando el "sexo psicosocial" será el que determinará su integración en su mundo circundante.

En opinión de Pedro F. Hooft ya no podemos hablar sólo de sexo femenino sexo masculino, dado que además existen casos de hermafroditismo (o pseudo), de bisexualidad, homosexualidad, transexualismo y travestismo. Resulta por ende necesario efectuar algunas aclaraciones conceptuales. Hablamos de transexualidad —al presentarse un conflicto entre el sexo biológico que es rechazado y el psicosocial—; de homosexualidad —cuando el individuo no niega su sexo biológico, aunque sienta atracción por personas del mismo sexo—; de travestismo —cuando sin negar su sexo biológico, siente placer al vestir indumentaria del sexo opuesto— y de hermafroditismo, cuando biológicamente se coloca al individuo entre los dos sexos, compartiendo caracteres externos y/o internos ambiguos —pseudohermafroditismo—. Coincidiendo el nombrado autor, con Julio César Rivera (de quien cita su trabajo: "Transexualismo: Europa condena a Francia y la Casación cambia su jurisprudencia" ED, 151-915) en el sentido de que el transexual es un sujeto que tiene la convicción absoluta de pertenecer al sexo opuesto a aquel que revela la exterioridad de sus órganos genitales" (y que se halla por ende en disonancia con su "sexo legal"). Está convencido de ser una mujer apresada en un cuerpo de hombre (o viceversa), y tener por ende los sentimientos, actitudes, deseos e intereses del sexo opuesto" ("Transexualidad: La imperiosa necesidad de brindar una solución humana a un problema complejo" en Sorokin Patricia —coordinadora—, "Bioética: entre utopías y desarraigos", Libro homenaje a la profesora doctora Gladys J. Mackinson, Ed. Ad-Hoc, Buenos Aires, 2002, ps. 275/292).

Tanto el citado autor Hooft, como Bidart Campos y Cifuentes, entre otros, coinciden que el problema de la transexualidad plantea no sólo aspectos de orden jurídico sino también otros de índole moral y cultural, todo lo cual requiere un abordaje interdisciplinario, dada lo complejo de la materia y destacando el hondo sufrimiento que padece la persona transexual (Hooft, P. ob. citada, Cifuentes S. ob. cit.; Bidart Campos G. "El cambio de identidad civil de los transexuales quirúrgicamente transformados", JA, 1990-III-108).

A su vez, en concordancia, Fernández Sessarego (ob. cit. p. 317/8), estima que el transexual es el sujeto en el que se aprecia un elocuente y definido contraste entre el elemento físico, es decir, sus características sexuales exteriores y aquél de naturaleza síquica. Ello conduce al transexual a una angustiosa y afanosa búsqueda de una correspondencia entre su apariencia física, que considera como un "maléfico error de la naturaleza", y sus comportamientos, hábitos, gestos, vestidos, ademanes y actitudes, en general, que son propios del sexo que realmente "siente", que hondamente vivencia en la cotidianidad. Esta manifiesta tendencia, destinada a lograr su propia identidad sexual, a "ser uno mismo", lleva a los transexuales, movidos por una constante desesperación, a someterse a intervenciones quirúrgicas de sus genitales —lo que ha ocurrido en el sub lite— que le son mortificantes e insoportables, para "sustituirlos" por los que corresponden a su estado psicológico y a sus costumbres de vida.

En esta problemática entran en juego pues los derechos fundamentales, por el solo hecho de ser derechos humanos, que giran en torno de la persona, convocando a valores que creen el ámbito adecuado para su desarrollo y crecimiento en su mismidad y en su dimensión social (Bidart Campos G. y Andrés Gil Domínguez (coords.), Ediar, Buenos Aires, 1999, p. 78)." Los valores en el sistema democrático", Los valores en la Constitución Argentina).

El derecho a la salud integral y a una adecuada calidad de vida, comprende la salud psíquica y emocional de la persona accionante, lo cual se vincula extrechamente con el concepto de dignidad de vida. Se ha reiterado, que es la salud la precondición o el "sustratum" indispensable para el ejercicio de todos nuestros derechos, para la realización de valores en la vida o para el cumplimiento de los proyectos y las metas a las que se aspira. Al respecto la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha reiterado que "a partir de lo dispuesto en tratados internacionales que tienen jerarquía constitucional (art. 75 inc. 22, Ley Suprema) la autoridad pública tiene la obligación impostergable de garantizar con acciones positivas el derecho a la preservación de la salud" (CS, 24/10/2000, "Campodónico de Bevilacqua, A. C. c. Ministerio de Salud y Acción Social. Secretaría de Programas de Salud y Banco de Drogas Neoplásticas" C.823.XXXXV ed 24/11/2000 —LA LEY, 2001-C, 32).

Como fundamento del derecho constitucional a la salud, cabe invocar las disposiciones que integran el bloque de constitucionalidad, a saber: arts., 41, 42, 75 incs. 22 y 23 de la C.N., arts. 3 y 8 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU de 1948, arts., 12 incs. 1° y 2° del Pacto Internacional sobre Derechos Económicos Sociales y Culturales, arts., 4° inc. 1°, art. 5° inc. 1° y 26 de la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica y arts. , 20, 21 y ccs., de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires); normas operativas de aplicación directa e inmediata, que los jueces debemos resguardar y hacer prevalecer en virtud del control difuso de la constitucionalidad que nos incumbe (art. 31 de la C.N.).

Cabe destacar que en las Primeras Jornadas Internacionales de Derecho Civil, organizadas por el Centro de Investigación Jurídica de la Facultad de Derecho de La Universidad de Lima, el 26 de septiembre de 1991, sobre la ponencia presentada por Fernández Sessarego, los doctores Gustavo Bossert, Santos Cifuentes y Eduardo Zannoni redactaron y aprobaron las "Bases para una legislación sobre adecuación de sexo en casos de transexualidad y consiguiente modificación del nombre". Surge del contenido de este documento que se conceptúa a la identidad sexual como uno de los caracteres primarios de la identidad personal. Se agrupan en dos categorías los factores determinantes del sexo: Aquellos biológicos, con los que se nace y se registra el sujeto y los psicosociales que conforman la personalidad. Al igual que tratándose de la identidad personal, los primeros son estáticos, mientras que los segundos son dinámicos. En consideración a la complejidad del sexo, se estima necesario un estudio multi e interdisciplinario. También, al definir el transexualismo, se sostiene que éste presenta una disociación entre los factores determinantes biológicos y el sexo psicosocial. Se trata de hombres que, desde los primeros años de su vida, sienten y viven como mujeres, o viceversa, constituyendo un drama existencial que repercute en el mundo interior del sujeto y en sus relaciones sociales. Concluye el estudio en la procedencia de permitirse normativamente los procesos de adecuación de sexo en casos de transexualismo, admitiéndose en consecuencia las intervenciones quirúrgicas de adecuación al sexo dinámico, manteniéndose la adecuada reserva y evaluando los jueces los peritajes de los expertos en la materia, así como entrevistarse con el recurrente para apreciar personalmente la dimensión del conflicto existencial vivido por el transexual e informar plenamente al peticionante, de las consecuencias irreversibles de la adecuación de sexo (Fernández Sessarego, ob. cit., ps. 477/9).

Rivera, comenta el pronunciamiento de la Corte Europea de Derechos Humanos en la causa "B. c. France", del 25 de marzo de 1992 promovida por un transexual a quien Francia le había denegado su pedido de rectificación del acta de nacimiento en cuanto a la mención del sexo. Destaca que a criterio de la Corte, al no reconocerse en el plano jurídico la conversión sexual, las autoridades francesas habían lesionado el derecho al respeto de su vida privada y que la dignidad y la libertad del hombre, son de la esencia misma de la Convención y que en particular en lo que se refiere a su artículo 8° (refiriéndose al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, firmado en Roma el 4 de noviembre de 1950, que entró en vigencia en 1953). La noción de autonomía personal refleja un principio importante que orienta hacia la garantía de esa disposición, la esfera personal de cada individuo es protegida, comprendido el derecho para cada uno de establecer los detalles de su identidad de ser humano. El citado autor señala que varios países —cinco de ellos europeos (Suecia, Alemania, Italia, Holanda y Turquía)— han dado solución legislativa total o parcial al problema de la transexualidad. En Austria, la cuestión está reglamentada por una circular del Ministerio del Interior del 18 de julio de 1983, modificada por otra del 27 de noviembre de 1996. El solicitante debe someterse a un examen pericial realizado por el Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Viena que constate que vive desde más de un año atrás con la convicción profunda de pertenecer al otro sexo y demostrar haber sufrido una intervención quirúrgica destinada a adecuar su apariencia física. Acerca de la jurisprudencia que admite la rectificación del sexo, cita las decisiones del Tribunal Supremo de España, jurisprudencia de Grecia, de Luxemburgo, Portugal y Suiza, que admiten la acción de estado de modificación del sexo y del prenombre si el transexualismo está demostrado mediante peritaje médico y se ha efectuado una intervención quirúrgica; exigiéndose en algún caso, que el interesado no sea apto para procrear (p.e. Suiza). Fuera de Europa, la conversión sexual fue consagrada legislativamente en Singapur. En Nueva Zelanda y en Australia, decisiones judiciales de 1995 y 2001, respectivamente reconocen la nueva identidad sexual y el derecho de contraer matrimonio ("Transexualismo: Europa condena a Francia y la Casación cambia su jurisprudencia", ED, 151-915).

Debe destacarse que en nuestro país a partir del voto en minoría de Dr. Mario Calatayud, como integrante de la Sala E, de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil (31/03/1989, en JA, 1990-III-97, con nota de Germán Bidart Campos), la jurisprudencia ha evolucionado, generándose a partir de entonces, una postura de mayor amplitud que desemboca en una mayor receptividad a este tipo de casos. En la causa "J.C.P. s/ acción de amparo", expediente N° 7/60.193, del Juzgado en lo Criminal y Correccional de Transición de Mar del Plata, el 19 de julio de 2001 se dictó sentencia en un caso de transexualidad, que con sustento en evaluaciones interdisciplinarias —inclusive el dictamen de un comité de bioética— se hizo lugar a un pedido de cambio de sexo. Con anterioridad, el Juzgado Criminal de Mar del Plata, n° 3 (06/11/97, en JA, 1998-III-338 con nota de Fernández Sessarego), posteriormente el Tribunal de Familia N° 1 de Quilmes, Expte. N° 1139, autos "K. F. B. s/cambio de nombre y de sexo y rectificación de partidas, del 30/04/2001 (1997), el Tribunal de Familia de Bahía Blanca, "V., A. A.", 30/08/99, LLBA, 200-1051, como también el Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y Comercial de 19a Nominación de la Ciudad de Córdoba, el 18/09/2001, S.753: "M. L. G. - Acción de sustitución registral", entre otros, se expidieron en igual sentido.

IV. El análisis de todos los elementos probatorios incorporados a los autos, que han sido desarrollados con la amplitud que el caso requiere, demuestra claramente que se han acreditado los hechos fácticos que dan sustento al planteo.

Es así que ha quedado demostrado el transexualismo del actor y que a través de las operaciones quirúrgicas que se le han realizado ha logrado adecuar a su máxima aproximación su condición física sexual a su sexo psicosocial. Tanto del examen físico como del clínico surge de manera clara y precisa su apariencia externa de carácter femenina, como así también el tono y timbre de su voz y órganos sexuales externos que responden a las características femeninas como también que su morfología sexual se identifica con la femenina. Es irreversible, habiéndosele extirpado totalmente todos los órganos masculinos, no presentando por otra parte ningún trastorno psicopatológico de ninguna índole (conforme los informes analizados de los doctores Juan Carlos Romi, médico forense, en su dictamen de fs., 95/104 y Marcela del Carmen Criado, Horacio Antonio Schiavo, Rosario Alicia Sotelo Lago, Jorge Carlos Odzak y Luis Mario Ginesia, médicos forenses firmantes de la pericia de fs., 105/110). A su vez, la licenciada en psicología María Juárez y también el Cuerpo Médico Forense que se expidió a fs., 91/94 dejaron establecido que el actor presenta un transexualismo primario, con las características que le son propias y que no padece cuadro alguno de alienación mental.

La entrevista que mantuve a fs., 135 con el actor y con posterioridad, el diálogo esclarecedor con la licenciada Graciela Gass de García Hamilton, profesional que presenció el citado encuentro —a modo de generosa colaboración— me hicieron conocer la realidad vivida por aquél. En efecto, la parte que me relató cómo se desarrolla un día de su vida, me habló de las actividades que despliega, de sus inquietudes y en especial de la angustia y el sufrimiento que lo afecta al no haber obtenido aún el reconocimiento legal de su verdadero sexo, ya sea por no poder mejorar en el aspecto laboral y padecer limitaciones para obtener vivienda, para acceder a un crédito o realizar cualquier otra actividad relevante. A lo largo de la entrevista, dado la impresión personal recibida, llegué a la convicción de que me encontraba ante una persona del sexo femenino.

En el sublite he de valorar en especial el derecho a la libertad de las personas, conformado en este caso por la libre decisión personal y consiguiente libre desarrollo de la propia personalidad del peticionante, como la de proyectar y desarrollar su vida de acuerdo a sus más íntimas decisiones y a su real identidad sexual. Estas cuestiones hacen a la dignidad del ser humano y a su derecho a la no discriminación, derechos fundamentales, de rango constitucional.

Ante ello, informes de fs., 151, 153, 166, y 167/69, de donde se desprende la inexistencia de antecedentes penales o judiciales del causante, como también la debida intervención del Registro Civil de la Provincia de Jujuy y, acreditada la publicación de edictos a fs., 160/2, con resultado negativo, concluyo en la admisibilidad de la acción.

Por ello, de conformidad con lo dictaminado por la Señora Representante del Ministerio Público Fiscal de fs., 126/29 fallo: Haciendo lugar a la demanda, con costas al actor, atento la inexistencia de controversia. En consecuencia, modifíquese la inscripción registral que surge de la partida de nacimiento de fs., 140, sustituyendo el nombre de ..., sexo masculino, nacido el 4 de septiembre de 1970, en San Salvador de Jujuy, nacimiento inscripto en el acta número Ochenta y nueve mil cuatrocientos ochenta en la Dirección General del Registro Civil de las Personas de Jujuy, por el de ..., sexo femenino. Cumplido, expídase nuevo Documento Nacional de Identidad. A esos fines líbrense oficios al Registro Civil de las Personas de San Salvador de Jujuy (ley 22.172) y al Registro Nacional de las Personas, respectivamente. En atención a la labor cumplida por la profesional interviniente, en su calidad y extensión, de conformidad con lo dispuesto por los arts., 6, 30 y ccs., de la ley 21.839 modificada por la 24.432, regulo los honorarios de la Dra. L. R. por su actuación como letrada patrocinante a partir de fs., 11 hasta fs., 62 en la suma de pesos Quinientos ($ 500), los de la Dra. M. C. S. por lo actuado en el mismo carácter desde fs. 63 hasta fs., 86 en la de Doscientos cincuenta ($250) y los de la Dra. M. L. patrocinante a partir de fs., 87 en la de seiscientos ($600). Notifíquese por Secretaría, regístrese y oportunamente archívese, con comunicación al C.I.J.. —


 

 

 



© La Ley2011   






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos