John baines



Descargar 0.94 Mb.
Página10/14
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.94 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

LA INICIACION REAL
La iniciación real, que es la única auténtica, es siempre un proceso profundo, concreto, objetivo y material. Es la valla que nunca atraviesan los que mariposean de escuela en escuela, y los que no quieren desprenderse de esta individualidad animal; es el camino donde nunca llegarán los iniciados teóricos, los maestros de lo simbólico, los magos de escritorio, los ratones de biblioteca, los cruzados del intelectualismo y la retórica, los pagados de sí mismo, los cobardes y los adoradores de la cultura onírica y defensores de la mediocridad humana. Muchos hombres famosos han usado el nombre de iniciados, pero sólo una escasa minoría ha llegado a la realización iniciática, superando los límites de una teoría generalmente espuria o desacertada. Es así como reconocemos en Gurdjieff a uno de los grandes maestros de este siglo, quien desgraciadamente no dejó un heredero hermético, seguramente por no considerar a nadie capacitado debidamente para esto. Lo mismo ocurrió con Madame Blavatski cuyo fallecimiento marcó el comienzo de la disolución de la sociedad teosófica.

Uno de los grandes errores que cometen los aficionados a las cuestiones ocultas o esotéricas, es considerar la iniciación sólo como un conjunto de prácticas, conocimientos o ceremonias, ignorando su carácter trascendental, cósmico, místico, divino y eterno, ya que representa, en verdad, un acto tremendamente significativo desde el punto de vista de la verdad universal, como es la transformación del “animal sapiens” en “hombre estelar”. Tan inmenso logro, en que la realidad supera los más descabellados sueños del sapiens, no puede encararse con el ánimo festivo o ligero de quien emprende una aventura más o menos interesante, sino que es preciso evaluarlo en toda su enorme dimensión, como la más noble y elevada empresa que el coraje humano pueda emprender: el abandono consciente de la especie homo sapiens para unirse a una especie inmensamente superior desde el punto de vista evolutivo: el hombre estelar. En la historia de la humanidad, no ha existido ni existirá jamás una gesta que pueda igualar en importancia a esta epopeya de la elevación espiritual del homo sapiens. A pesar de esto, mucha gente habla de convertirse en “iniciado” como quien proyecta llegar a ser médico, ingeniero, técnico electrónico, miembro del Rotary Club o aficionado al estudio del yoga o la parasicología. Es preciso considerar que por mucho que el sujeto aprenda sobre teorías o doctrinas esotéricas, si no ha pasado por la muerte hermética en forma real y no simbólica, jamás será un verdadero iniciado.

En verdad, iniciación es renunciamiento y cirugía del alma. No se crea sin embargo, que esta renunciación de la cual hablamos se refiere simplemente a prácticas ascéticas tales como abstenerse de determinadas cosas, sino que implica el sacrificio absoluto de la individualidad animal. El egoísmo animal debe desaparecer para dar paso a la impersonalidad espiritual. Es preciso renunciar a los placeres de la bestia humana, para reemplazarlos por los placeres del iniciado, el cual, habiendo obtenido un perfecto equilibrio, satisface en iguales proporciones su hambre animal y espiritual.

Las personas vulgares tienen como única meta la satisfacción de sus apetitos animales, y su esfuerzo productivo va destinado, principalmente, a comprar el oro que les permitirá adueñarse del placer y los bienes materiales. Debido a esto, su centro de gravedad está localizado en su masa corporal. Es el cuerpo quien utiliza al cerebro, inspira las emociones, y provoca las pasiones. El cuerpo es el amo, y el sujeto mismo, el esclavo. Cuando la materia corporal decae y muere, el individuo se encuentra repentinamente liberado de su esclavitud, y comprende por primera vez, sin beneficio alguno, que jamás tuvo vida, pensamiento, sentimiento, ni experiencias propias, y que fue sólo un mero sirviente que debió laborar para alimentar y satisfacer las necesidades de una masa de protoplasma. Aquella vida que debió servirle para evolucionar, ser feliz, y progresar, sólo derivó en el recuerdo de las cosas que realizó o no pudo hacer.

Ciertamente, el cuerpo no es el individuo éste toma un cuerpo físico con el fin de adquirir experiencia que le permita perfeccionarse a sí mismo y evolucionar, propósito que se ve generalmente frustrado o que resulta de una insuficiencia y pequeñez aterradora. En el recuento final de su vida, el sujeto advertirá lo poco que logró de la existencia para su propio peculio, y lo mucho que se vio obligado a dar para que el circo del sapiens continuara funcionando.

El iniciado cambia toda esta situación, pero lejos de despreciar el cuerpo, como lo hacen algunos pseudomísticos, lo fortalece, dándole además, conciencia e inteligencia con el fin de humanizar a la bestia. Este animal, espiritualizado y humanizado, deja de sentir estados pasionales, ya que está sujeto a la conciencia superior del individuo. Sin embargo, es preciso convenir que el cuerpo en sí mismo no tiene nada de malo o sucio, por el contrario, es una estructura biológica perfecta donde se aprecia la mano maestra del Gran Creador. Es el sujeto mismo quien pervierte al cuerpo y lo lleva a la corrupción. Es así como los animales que podemos observar en estado salvaje, son completamente puros en su naturaleza animal; no conocen la perversidad. Si matan, lo hacen impulsados por el temor o la necesidad de alimentarse, pero no por gusto de matar. El sapiens es el único animal sanguinario e impuro, ya que no es ni animal ni humano, sino un híbrido.

Podríamos sintetizar el propósito de la iniciación en una corta frase: “iniciación es convertir un animal programado en un hombre estelar desprogramado y libre”. Para realizar esto, existe un solo camino, por mucho que pueda hablarse al respecto, y esto es, la destrucción de la personalidad, considerando ésta como el programa del individuo. Herméticamente hablando, podemos considerar que el sapiens está compuesto por dos fuerzas básicas: su programa biológico cerebral (personalidad), y su espíritu o chispa divina, al cual podemos llamar Yo superior. El programa contiene en sí mismo todos los elementos robóticos del individuo, los cuales lo conectan al computador central de la especie. El espíritu, es la emanación de Dios, o causa primordial de la vida, y encarna en un cuerpo físico para tomar experiencia en la materia. Durante el proceso iniciático el estudiante debe experimentar la muerte del programa, lo cual, por cierto, es un proceso gradual. Sin embargo, no se piense que esto se refiere a una mera destrucción, sino más bien al hecho de que el programa se disuelve, por ser absorbido y transformado por el Yo superior, etapa en la cual el programa pierde su calidad de tal, y queda convertido solamente en un conjunto de datos e informaciones que deben pasar a través del filtro del juicio interno. Es aquí donde pierde su poder compulsivo y onírico, y donde experimenta una profunda “poda” y transformación. Todo esto, sólo es posible si se cumplen ciertos requisitos que se refieren básicamente a la dedicación y empeño del discípulo, unidos a una profunda comprensión y estrecha unión con la escuela y el instructor.

Para poder concebir esto, es preciso tener una idea de la constitución del ser humano, en lo que se refiere a su espíritu, su cuerpo y su alma. Esta última ha constituido siempre una abstracción y un misterio, y todo intento de definirla o explicarla se ha destacado por su vaguedad y falta de contenido. La tradición hermética nos dice que el alma del sapiens está compuesta por los cuatro grandes aparatos: el aparato procreador, el digestivo, el circulatorio y el respiratorio, y que cada uno de ellos está a cargo de una inteligencia elemental que corresponde a uno de los cuatro elementos.


Sistema procreador: fuego

Sistema digestivo: tierra

Sistema circulatorio: agua

Sistema respiratorio: aire.


El gran Hermes Trismegisto, maestro de maestros, se escandalizaría al ver expuesto sin velos el misterio de la esfinge. En aquella época, este conocimiento se entregaba solamente después de haber vencido muchas pruebas y de haber escalado ciertos grados. Los antiguos alquimistas sostenían que todo en el Universo estaba compuesto en forma básica por cuatro elementos, lo cual es una de las grandes verdades herméticas. Dios también está compuesto por los cuatro elementos, y es así como a través de su parte femenina (naturaleza), otorga al sapiens, al nacer, cuatro inteligencias virginales que se corresponden con los cuatro elementos. Es preciso entender que al hablar de “inteligencias” nos referimos a “seres elementales”, con inteligencia propia, y conciencia acorde a su elemento nativo. Un ser del fuego se hace cargo de nuestro aparato procreador; uno de la tierra de nuestro sistema digestivo; uno del agua de nuestro sistema circulatorio, y uno del aire, de nuestra respiración. El iniciado puede ponerse en contacto mental con estas inteligencias, con el fin de reforzar, apoyar o modificar su trabajo.

Con el fin de que ningún lector se forme ideas fantásticas con respecto a las inteligencias de nuestros cuatro sistemas, debemos aclarar que no procede imaginarlas con figura humana, sino bajo el concepto abstracto de “emanaciones inteligentes del alma de cada elemento”. Tal como Dios se desdobla en el hombre a través de la emanación de su chispa divina, la naturaleza se proyecta también en su parte femenina incorporando al ser humano “la chispa elemental de sus cuatro reinos”. El hombre está formado, de esta manera, por una parte visible e invisible. Lo visible corresponde a lo femenino de Dios, es decir, el alma, y lo invisible, a lo masculino de Dios, o sea el espíritu. El Universo es análogo a este ejemplo que acabamos de dar, ya que todo el cuerpo que podemos ver en la forma y estructura del Cosmos, es lo femenino del Gran Creador (La Madre Universal). Por el contrario, el Gran Padre, es la esencia masculina que constituye el núcleo vital, y que permanece invisible.

La inocencia de una criatura de escasa edad, se debe no sólo al hecho de que no conoce todavía la realidad del mundo, sino en especial, a la pureza virginal de su alma, o sea, el conjunto de sus cuatro inteligencias. Al crecer el infante, él mismo va corrompiendo a sus inteligencias elementales, al tratar, por imitación y contagio, de practicar los mismos vicios y malos hábitos que observa a su alrededor. El gran Freud, al convertir la líbido en el origen de todos los problemas del individuo, se limitó a tratar la parte fuego del alma del sujeto (con gran perspicacia, ya que el fuego es el origen de la vida) dejando intactos los otros tres focos vitales. Cuando el niño fuma por primera vez, encuentra el cigarrillo muy malo, y el humo le produce tos, mareos, y dolor de cabeza. Esto se debe a que la inteligencia del aparato respiratorio reacciona en contra de esta “agresión”, y manifiesta de este modo su rechazo. No obstante, su misión consiste en servir al individuo, y si éste, con un esfuerzo de voluntad, continúa fumando, llega el momento en que la inteligencia del aire cede, y acepta el tabaco, lo que constituye también su propia perdición, ya que al igual que una persona, se envicia, y se convierte en adicta a la nicotina. La histeria, la autocompasión, los estados depresivos, y todos los problemas emocionales en general, se encuentran radicados en el sistema circulatorio. La rapacidad, el egoísmo, la violencia, el odio, la envidia, los celos, residen en el sistema digestivo, y los complejos en general, en el sistema procreador. Es así como la conducta del individuo ensucia y corrompe a sus cuatro inteligencias, degradando así su propia alma y alejándose de sus posibilidades de evolución espiritual.

Analizando el simbolismo de los cuatro grandes sistemas, descubriremos la clara relación que existe entre la imagen de Cristo crucificado y el Yo superior encadenado a las cuatro inteligencias, cada una de las cuales representa uno de los extremos de la cruz. Recordemos las palabras: “Yo soy el camino”, las que debemos entender de un modo literal, ya que se refieren precisamente al Yo superior.

Si pretendiéramos describir la iniciación por medio de una parábola, diríamos que se trata de “descrucificar a Cristo”. Para esto existe una sola vía, ya que si meditamos en la situación del individuo, llegaremos a la conclusión de que no es mucho lo que puede hacer, ya que está programado, y de acuerdo a los intereses del computador central, mal puede combatir aquello que se manifiesta dentro de él mismo como parte de sus instintos, emociones y pensamientos. Su única posibilidad reside en los chispazos de conciencia que se originan en los momentos en que por algún motivo se debilita el programa. En ese instante el sujeto puede comprender claramente que existe una vida superior a la que él mismo lleva, y que al adherirse al camino que le muestra su instructor, puede llegar a evolucionar.

Es así como al comienzo de su camino el estudiante debe limitarse a realizar prácticas ascéticas que signifiquen un sacrificio y considerable esfuerzo. Se trata de agregar un sexto Yo al conjunto de sistemas, y transformar el cuaternario en septenario. Para estos efectos, llamaremos al sexto yo, “Yo volitivo”, y nuestro esquema de la constitución del individuo quedará del siguiente modo:




1. Sistema procreador

Fuego

Yo ígneo

2. Sistema digestivo

Tierra

Yo terrestre

3. Sistema circulatorio

Agua

Yo acuoso

4. Sistema respiratorio

Aires

Yo aéreo

5. Sistema cerebro-espinal

Eter

Yo etérico

6. Sistema volitivo

Astral

Yo volitivo

7. El individuo mismo

Espíritu

Yo superior

El común de las personas “funciona” solamente con los cuatro primeros números, los que en conjunto forman un “infracerebro”, mediante el cual, el sujeto se desenvuelve habitualmente, las personas un poco más elevadas, en lo que a su capacidad conceptual e intelectual se refiere, actúan en parte con el número cinco, pero sólo con una fracción de su capacidad. Las capacidades y poderes de la médula espinal no son empleadas ni conocidas por el vulgo. Cabe hacer notar que el sistema sexto, o Yo volitivo, es totalmente desconocido en el sapiens, quien carece de él en forma absoluta. Por el contrario, todas las personas tienen el número séptimo, pero este Yo superior no se manifiesta ni interviene para nada en la vida del sujeto, ya que vive, por decirlo así, en el “limbo”, y mantiene sólo un delgado hilo de conexión con la estructura corporal.

Resulta muy importante considerar el hecho de que el Yo volitivo es el único creado por el hombre, al convertirse en un verdadero iniciado, ya que todos los demás sistemas son obra de Dios, el gran creador.

Simbolizaremos en varios esquemas las diferentes condiciones en que puede manifestarse el ser humano:

El bosquejo número cuatro representa al iniciado, que al crear su Yo volitivo por medio del arcano de la teurgia, lo convierte en un ser divino, con los atributos que él mismo quiere impartirle. El Yo volitivo es, entonces, verdaderamente, el iniciado, quien se convierte en mediador entre el espíritu y el Yo psicológico. En condiciones normales, el individuo no puede elevarse hasta la divinidad, ni tampoco consigue que ésta descienda hacia él, pero mediante su Yo volitivo (el que participa de ambos mundos; lo físico y lo espiritual) consigue ponerse en contacto, en el momento que lo desee, con su propio espíritu, chispa divina, o Yo superior. Sin embargo, para que esto ocurra, el discípulo debe haber dominado y educado sus cuatro inteligencias, poniéndolas bajo el control absoluto del Yo volitivo. Por cierto que esto debe ir precedido del nacimiento, crecimiento, y madurez del Yo volitivo.

Los primeros pasos para formar el Yo volitivo deben darse por el camino de los sacrificios. El sujeto debe realizar esfuerzos intensos, más allá de lo común, y sacrificios especiales, los cuales tengan por objeto la formación de una fuerza volitiva y la propia superación espiritual. Lo que importa en esto es el móvil o propósito que existe detrás de esta disciplina, ya que sí una persona hiciera lo mismo impulsada por su ambición u obligada por el deber, de ninguna manera llevaría ésta a la formación de su Yo volitivo, ya que habría actuado bajo una fuerte compulsión, es decir, por una fuerza ajena a sí mismo (necesidad o pasión). Conjuntamente con esto, el estudiante debe tener perfectamente claro qué es lo que está haciendo y cuál es el propósito que persigue, para que el ente que se está formando, tenga el mayor grado de conciencia e inteligencia. Para esto, resulta muy útil mirarse en un espejo especialmente destinado para este efecto, haciéndolo directamente al entrecejo, y después de un rato, repetir suavemente varias veces: Yo soy voluntad. El éxito de este ejercicio depende exclusivamente del estado emocional en el cual el individuo se coloque durante el ejercicio, y de la manera en que pronuncie y “vibre” emocionalmente con las palabras Yo soy. Al pronunciarlas, lo cual debe hacerse con gran énfasis, el estudiante debe sentir “algo” internamente, en la forma de una emoción singular ante el encuentro o contemplación de una presencia interior sublime. Si no se dan estas condiciones; si el ejercicio se hace maquinalmente, no producirá ningún efecto.

Después de algún tiempo que el individuo lleva formando su Yo volitivo, empezará a notar interesantes cambios, observando que se ha formado una fuerza centrípeta que empieza a constituirse en la fuerza directriz del complejo humano. Lo que se pretende en realidad, es que el Yo volitivo se constituya en el rey supremo del microcosmos, teniendo por encima de él sólo al Yo superior. Cuando se observe que el Yo volitivo ha adquirido cierto poder, el estudiante puede pasar al próximo paso, que consiste en tratar de despertar, liberándose de la fuerza onírica universal. En esto, como en todo lo que se refiere al hermetismo, es preciso llegar a una comprensión profunda parar tener absolutamente claro el motivo o propósito por el cual uno hace determinadas cosas.

Recomendamos al lector el estudio de algún buen libro científico sobre hipnosis, para que comprenda la similitud entre el sueño hipnótico y el sueño sonambúlico en que se encuentra normalmente el sapiens. Los trabajos del profesor Anatol Milechnin, por ejemplo resultan de extraordinaria utilidad para vislumbrar el misterio del sueño al relacionarlos con lo que se enseña en la presente obra.

Existen cuatro puntos básicos que el discípulo debe tener presente para “romper” el fenómeno del sueño, los cuales no constituyen una técnica del despertar, sino que normas de conducta que es preciso adoptar, las cuales favorecen el despertar. Son la siguientes:

1. Dejar de mentir

2. Dejar de soñar

3. Aprender a pensar

4. Vivir en el momento presente

5. Activar el cuerpo físico


Punto uno: dejar de mentir.
El punto uno y dos están estrechamente relacionados, como lo veremos en seguida. Empezando por el problema de la mentira, es preciso que el estudiante llegue a darse cuenta de que miente constantemente, casi sin darse cuenta. Cuando una persona ha mentido por mucho tiempo, llega el momento en que se olvida dónde está lo falso y dónde lo verdadero. Las personas se convencen a sí mismas de sus propias mentiras, convirtiéndose en víctimas de sus propias invenciones, ya que empiezan a guiar su vida por pautas, normas de conducta, ideas, sentimientos e instintos, que no corresponden a su realidad interior. Lo verdaderamente grave de este asunto, es que el individuo pierde todo punto de referencia en relación a la verdad y la mentira, y se acostumbra a considerar verdadero, solamente aquello que conviene a sus intereses personales, y falso, todo lo que se opone a su autoestima, o que entra en pugna con prejuicios ya establecidos.

La persona miente para no enfrentar problemas penosos, para eludir responsabilidades o para no verse herida en su autoestima. Es así como el sujeto se miente constantemente a sí mismo y a la gente, y se va enredando en un mundo ilusorio que ha nacido de su fantasía personal. De esta manera se van formando conceptos, ideas, juicios, aversiones, y simpatías, que no guardan ninguna relación con hechos reales, sino que son el reflejo de una vida entera de mentir y escuchar mentiras, ya que todos mienten.

Uno de los motivos más poderosos para mentir, es el presentar una buena imagen de sí mismo, y evitar que los demás nos vean como realmente somos, bajo la máscara de la apariencia. Cada máscara es una mentira, y existen miles de ellas en el repertorio de disfraces de cada individuo. Es preciso tomar conciencia de este fenómeno de la mentira, y darse cuenta de la magnitud y frecuencia de él, y del enorme daño que produce. Hay que hacerse el propósito de no mentirse a sí mismo ni a los demás o por lo menos, hacerlo conscientemente en caso de que alguien deba contar una mentira piadosa, lo cual debe juzgarlo cada uno en su propia conciencia moral.
Punto dos: dejar de soñar.
La gente siempre está impregnada de toda clase de ideas fantásticas sobre sí mismo, el mundo, las personas, el amor, la sociedad, el idealismo, etc. Llevado por su afán de eludir una realidad que no le agrada el hombre echa a volar su imaginación y está dispuesto a creer en la primera mentira agradable que encuentre en su camino. El sujeto proyecta sus ilusiones personales sobre una realidad fría e inmutable, y engañándose a sí mismo, se esfuerza en contemplar la realidad a través del filtro de su ilusión. “Desilusionarse” es un proceso doloroso y que puede ser bastante largo, de acuerdo al tiempo que se demora el individuo en darse cuenta de que vive una ficción, y que ésta es producto de sus sueños internos. Exige gran valor enfrentarse a la realidad destrozando el espejismo de un sueño agradable. Sin embargo, hay que considerar, por otra parte, que los sueños, tarde o temprano se acaban, Lo pernicioso para el ser humano, es que son sustituidos por otros, que a su debido tiempo dejan también de existir. Esto constituye la historia de la vida del ser humano: una sucesión onírica. Éste es un círculo vicioso, bastante difícil de quebrar, ya que el despertar de un sueño roto, y la consiguiente frustración que esto acarrea, incitan a la persona a fabricarse nuevos y más agradables sueños para poder combatir la desilusión, la soledad y el desengaño. La incomunicación de los seres humanos proviene de que sus sueños son todos diferentes, y que por lo tanto, viven psicológicamente hablando, en mundos apartes.

Si una persona se pone seriamente a investigar los móviles de sus actos y reacciones diversas, se dará cuenta de cómo, básicamente, su conducta está dirigida a la mantención de sus fantasías personales. Se necesita un gran valor, disciplina y determinación para afrontar la verdad cara a cara, sin aderezos de ninguna especie, audacia de la cual carece la inmensa mayoría de los seres humanos. Resulta patético cómo la gente se aferra a sus pequeñas ilusiones, generalmente producidas por su fantasía onírica, desdeñando en cambio, todo aquello que realmente vale la pena. La sociedad está organizada de esta forma, su escala de valores está tan alterada que califica como lo más deseable todo aquello que permita al individuo disfrutar de placeres pasajeros, es decir, condena a sus integrantes al sufrimiento “eterno” a cambio de obtener el placer fugaz.

El hermetista procede a la inversa: se somete a un sufrimiento, autodisciplina y privaciones voluntarias con el objeto de alcanzar la paz y la felicidad eterna. Cada uno debe juzgar en conciencia qué puede ser más deseable, y por otro lado, apreciar si el que busca el placer del momento es feliz verdaderamente, o en realidad, profundamente desgraciado en su vaciedad interna. La mayor parte de la gente tiene la filosofía que dice que “después de esta vida no hay otra; hay que aprovechar y gozar lo más posible”. Los que han convertido esta sentencia en su divisa personal deben preguntarse si están realmente satisfechos, y si los infinitos juguetes que ofrece la sociedad de consumo le bastan para saciar su sed interna y paliar su angustia de soledad.

El mundo de hoy día está perfectamente organizado, ¿pero, para qué? Observando y meditando, descubriremos que todo está sincronizado a la perfección para mantener y alimentar el sueño y “los sueños” del sapiens. El individuo puede dejar de soñar solamente cuando ha comprendido y vivido esto que estamos explicando; cuando comprueba con estupor que, cada persona vive drogada por sus sueños personales, los cuales se convierten en el timón que dirige su vida. Resulta de gran utilidad analizar todos los proyectos que se han tenido en la vida, todo aquello que se ha deseado y planificado con la intención de realizarlo, y que a la luz del tiempo transcurrido, se aparecen con toda su fantasmal irrealidad.


Punto tres: aprender a pensar.
Es preciso reeducar completamente el proceso del pensamiento, para que éste sea verdaderamente creativo, ya que solamente cuando se cumple esta función, el sujeto piensa realmente. No se crea que llamamos pensamiento creativo al hecho de “inventar” algo, sino más bien a una característica del pensamiento desprogramado, la cual consiste en que la inteligencia enfrenta cada cosa como si ésta fuera realmente nueva, despojándose de prejuicios, lo cual le permite crear un resultado o emitir un juicio verdaderamente imparcial, ya que se ha renunciado a discurrir por los cauces habituales; no se da nada por hecho o sabido. He ahí, precisamente, descrito de un modo simbólico el pensamiento creador, el cual consiste en prescindir del programa para elaborar un juicio de alto nivel, que no se vea afectado en su génesis por la fuerza compulsiva de la información grabada en el computador cerebral. Cuando la gente piensa, lo hace compulsivamente, a pesar de ellos mismos, y esto es tan evidente como el hecho de que el pensamiento no es voluntario como lo da a entender el verbo pensar, ya que el sujeto no puede dejar de pensar cuando lo desea, por el contrario, le resulta imposible expulsar las ideas de su imaginación o evitar que surjan aquéllas que no son de su agrado. De este modo, la organización y seguridad del mundo moderno han creado condiciones de vida en las cuales el sujeto no necesita esforzarse profundamente para sobrevivir, ya que puede subsistir con un empeño mediocre, y en algunos casos, ínfimo, especialmente si consideramos la dureza de la lucha por la vida en regiones de naturaleza salvaje. Es así como no existe nada que obligue verdaderamente al individuo a emplear a fondo su inteligencia, por el contrario, se ha convertido en un experto para eludir o “vadear” todos los puntos realmente álgidos que se presentan como grandes interrogantes a su inteligencia. Resulta mucho más cómodo y seguro, no aventurarse por la senda de la libertad del pensamiento, sino que aceptar o adoptar sistemas de pensamiento y conducta ya establecidos y aprobados. La imitación y la ciega aceptación se han convertido en el camino más fácil para satisfacer la cada día más escasa curiosidad intelectual del sapiens. Herméticamente, al tocar este tema, hablamos siempre de un conocimiento “muerto” y uno “vivo”. El conocimiento “muerto” es aquél del cual se conoce su significado específico, pero del cual se ignora su interrelación con el todo. Es la parte singular, que no se sabe cómo, cuándo, ni dónde, encaja en el resto de las piezas del plan general. Por el contrario, el conocimiento “vivo” es el obtenido en un estado de elevada vigilia, y siempre es el producto de una acabada “digestión mental”.

El primero nace solamente del intelecto; el segundo se origina en la mente, y por ser comprendido esencialmente por el pensador despierto, éste se hace consciente de la posición que su conocimiento ocupa en el contexto general del Universo.

Es aquí donde tocamos uno de los puntos más significativos en lo que se refiere a las diferencias entre el sapiens y el hombre celeste. El sapiens piensa solamente con el cerebro y su inteligencia se limita, por lo tanto, al foco intelectual-cerebral. Aún más, el hombre común ocupa sólo una pequeña porción de su cerebro para su función intelectual, la cual está radicada además, en una especie de “precerebro”, constituido por las cuatro inteligencias y el inconsciente, alma ancestral de lo animal de la especie. Es por esto que aun en sus más elevados vuelos intelectuales, el sapiens obedece el mandato de su alma animal; la bestia. En la Biblia se hace alusión al número 666, diciendo que es el número de la bestia. Basta dar vuelta a esta cifra para encontrarse con el número del hombre: el 999.

Ahora bien, el hermetista por medio de su trabajo iniciático ha llegado a la formación del “aparato espiritual”, la mente, de la cual hemos dicho que carece el hombre vulgar, haciéndose referencia a ella, comúnmente, sólo como una abstracción simbólica de lo psíquico. En realidad la mente es la integración superior de las facultades humanas en un todo, dirigido por el Yo volitivo, y sirviendo de manifestación al Yo superior, es decir, el espíritu o individuo mismo.

El sapiens, utilizando su rudimentario “precerebro”, como denominaremos a la unión de una parte de su cerebro con las cuatro inteligencias y el inconsciente, llega a extraordinarios descubrimientos científicos gracias a la transmisión de la cultura de generación en generación. y mediante el aprovechamiento conjunto de la experiencia y saber colectivo. Es así como una larga lista de genios han contribuido con sus descubrimientos e investigaciones, a elevar el nivel de nuestra civilización. Sin embargo, sin pretender oscurecer en lo más mínimo el extraordinario talento de estos hombres, es preciso señalar que han sido solamente “genios del intelecto”, y como tales, han trabajado en “lo particular”, ignorando totalmente la relación con “lo general”, desconociendo además el efecto o reacción que su trabajo tendrá posteriormente en “el todo”.

Necesariamente tenemos que clasificar a los genios del intelecto como “semisabios”, ya que son “monoconceptuales”, visualizando todo a través del prisma de su especialidad. Resulta interesante meditar en cuáles serían las pautas de conducta, las reacciones, la apreciación y la escala de valores de individuos de gran inteligencia pero que no pertenecieran a la cultura humana terrestre. Saber cómo pensarían seres elevados por sobre las pequeñeces, egoísmos, prejuicios, y supersticiones morales, culturales y espirituales del sapiens.

Los verdaderos sabios son los “genios de la mente”; los que pueden generarlo todo con su mente; los que pueden elevarse por encima de los polos opuestos y reconciliar todo lo irreconciliable, comprender todas las paradojas, penetrar en la esencia de todo y conocer la causa oculta de todo lo que se manifiesta como un efecto. Son los poseedores de la verdadera sabiduría, imagen de la cual se quiso revestir al rey Salomón; son los que existen más allá del bien y del mal; los que conocen los hilos ocultos que unen todas las cosas. Estos verdaderos sabios demuestran su conocimiento en sí mismos, aplicándolo al control y evolución de sus naturalezas internas. Poseen la “piedra filosofal” con la cual no fabrican oro físico, sino espiritual, producto noble con el cual ayudan a la sublimación de lo animal del sapiens.

¿Acaso no es posible que un grupo de hombres posea el secreto de convertir todo el cuerpo en un cerebro? ¿Acaso no es posible pensar con un pie, una mano, el estómago o los pulmones? Precisamente, algo de esto es la mente, una especie de supercerebro que reúne en sí lo intelectual, lo emocional, lo instintivo y lo material.

Cabe preguntarse ¿dónde están les descubrimientos de estos grandes cerebros? Para responderse esto, el lector debe meditar en qué haría él mismo si fuera un supercerebro. ¿Serían sus intereses los mismos de ahora? ¿Persistiría su egoísmo y antropocentrismo? ¿Le seguiría interesando lo temporal o se sentiría más atraído por lo eterno?

Para responder esto basta considerar la posición e importancia del planeta Tierra en relación al resto del Universo, y considerar que la “inteligencia muerta” del hombre común es la inteligencia de la tierra, mientras que la mente o supercerebro, es la inteligencia celeste. Si uno mismo fuera una hormiga y se convirtiera de pronto en ser humano, ¿conservaría los mismos intereses de la hormiga? (Que conste que desde el punto de vista de la economía universal la hormiga es tan importante como el hombre). Tal vez, el interés más grande de los genios de la mente no reside en grandes descubrimientos científicos, o bien, es posible que al conocer el “plan universal”, no les esté permitido interferir con el natural desarrollo de los acontecimientos en un espacio tiempo ya determinado. No obstante, a manera de información ilustrativa, reconoceremos en Leonardo Da Vinci a un gran genio de la mente. Sus propósitos no podemos comentarlos ya que pertenecen al secreto de su privacidad iniciática. Sin conocer sus móviles tampoco podemos juzgarlo.

Resumiendo: el sapiens posee una “inteligencia muerta” la cual le permite solamente “particularizar” y siempre dentro del esquema cultural humano. El hombre celeste tiene una “inteligencia viva” con la cual puede trascender el nivel terrestre y hacer evolucionar su Yo superior. Es así como existe un “conocimiento muerto” (el saber ortodoxo), y un “conocimiento vivo” (la ciencia hermética). Uno es producto del cerebro y otro del supercerebro. Más adelante daremos instrucciones para el desarrollo del supercerebro.
Punto cuatro: vivir en el momento presente.
Para aplicar este punto cuatro es indispensable llegar a una perfecta comprensión del capítulo “Ser o no ser”, en el cual exponernos la clave absoluta que junto con develarnos el misterio del ser, nos ilustra también sobre los medios de vencer el sueño. Dicha clave se expresa allí de la siguiente forma: “La única realidad es la del momento presente; no existe pasado ni futuro, ambos son ilusorios” (en el instante presente no existe el pasado ni el futuro; el pasado existió y el futuro existirá). Decíamos también que “el presente es el exacto punto de unión entre el pasado y el futuro”.

Existe una línea divisoria que separa la fantasía o irrealidad, de la verdad o realidad. Esta línea es el tiempo. La realidad es la coincidencia entre el caminar del ser humano y el del compañero tiempo. Es así como nuestro cuerpo físico está constantemente en lo real; es objetivo y ocupa un espacio. Por el contrario, el ocupante del vehículo (el Yo superior) vive habitualmente en la irrealidad, es decir, más allá de la muralla que separa realidad de fantasía. Lo irreal es aquello que perteneciendo a una realidad natural X, se encuentra proyectado a un tiempo diferente del que le corresponde.

Por ejemplo si el ser humano pertenece a la realidad clasificada como Delta-15, que tiene un tiempo igual al de un reloj X, y se proyecta a un tiempo X elevado al cuadrado, se evade de la realidad, viviendo en un mundo que existe sólo en una dimensión B, a la cual, por cierto, su cuerpo físico no tiene acceso por no poder elevarse a un tiempo X al cuadrado. Cabe preguntarse entonces, ¿si hay tantas velocidades de tiempo, cuántas realidades existen? La respuesta lógica es que tantas como posibles velocidades de tiempo. Sin embargo, como físicamente estamos constreñidos a Delta-15, es preciso adecuarse a esta realidad, ya que si uno vive en un mundo irreal con respecto a Delta-15, es decir, a la realidad humana, es lo mismo que si no existiera, ya que el cuerpo sería un sonámbulo, un cascarón vacío sin ocupante, y el espíritu o Yo superior, un ente, mero espectador de un caleidoscopio fantástico.

¿Qué es, por ejemplo, la cuarta dimensión? Es un mundo que existe realmente, pero sólo para quienes posean un vehículo que pueda manifestarse en la vibración temporal de la cuarta dimensión. A este problema se refiere aquel aforismo que dice que “todo es ilusión”, lo cual, habría que interpretar del siguiente modo: “Nada es real para el que está en la realidad absoluta, ya que todo lo que existe tiene realidad sólo para quienes están en aquella misma vibración o tiempo, ya que tiempo es velocidad y velocidad es vibración”. Es debido a este principio que “un fantasma” es para nosotros sólo una ilusión, y no un ser material. Al hablar de “fantasma” me refiero a la energía restante después del fallecimiento de una persona.

Un pensamiento no tiene realidad concreta y material, no lo podemos pesar ni ver; no nos podemos estrellar con un pensamiento como quien lo hace con un poste en la calle. Sin embargo, para un hombre constituido de materia-pensamiento, los pensamientos serían realidades visibles y tangibles. ¿Por qué nuestro cuerpo no puede chocar con un pensamiento? Porque tiene diferente velocidad, y por lo tanto, diferente realidad.
Como seres humanos, somos la unión de dos fuerzas, de vibraciones muy diferentes:
A) Energía masa o cuerpo físico
B) Energía mente o espíritu.
Esta unión tiene un solo objetivo: la evolución. Ésta es cósmica al hablar de la gran masa humana, y personal al referirnos al individuo. Con esto querernos significar que el objetivo de tener un cuerpo físico es evolucionar. Sin embargo, cuando el sujeto no evoluciona por su desidia, desinterés o incompetencia personal, no cumple con el objetivo primordial de su vida individual, y queda librado solamente a la posibilidad de ser “lo sexual” de Dios, convirtiéndose en un instrumento animado de la creación material. En este proceso, se sufre mucho, por el hecho de tener un cuerpo físico, con el agravante que se pierde la única justificación personal para tenerlo: la evolución individual.

Cuerpo y espíritu pertenecen a realidades muy diferentes, es decir, a dos tiempos muy lejanos o apartados. Como consecuencia de esto, el espíritu no se manifiesta en la tierra, pero queda atado o esclavizado al cuerpo físico, y debe sufrir las fantasías y sueños que experimenta el Yo psicológico, por no poder situarse éste en la realidad Delta-15, viviendo constantemente fuera del presente, o lo que es igual, fuera de Delta-15. Es así como el cuerpo pierde su función de vehículo del espíritu, quedando sólo como instrumento de los Arcontes del destino, con el objeto de constituirse en un trabajador más a las órdenes del Señor. Es preciso explicar que la creación se realiza en el Universo por medio de la imaginación del sapiens, la cual plasma todos sus estados emocionales, instintivos e intelectuales, creando energía, la cual termina, en un futuro lejano, por condensarse, transformándose en materia. Por eso es que podemos expresar que Dios es el Gran Arquitecto del Universo, y que la masa humana es el ejército de sus obreros, los cuales, como todo pago, reciben el don de la existencia.

Esto no sería algo terrible si el sapiens tuviera acceso a la realidad, aunque tal vez algunos piensen que el hecho de ser consciente de esto, y de no poder cambiarlo, aumentaría el sufrimiento. La única forma de llegar a la realidad absoluta, destruir el sueño y ganarse el derecho a la propia evolución, es haciendo coincidir el cuerpo y el espíritu en una puerta o comunicación temporal, para que se integren juntos a la realidad. Al lograr esto, el sujeto vive en dos mundos, ya que logra conocer dos realidades opuestas: la de la materia y la del espíritu. Ambas se concilian en una tercera, que es la que busca el hermetista: la realidad absoluta, que forma parte de la divina, aún siendo material, y que forma parte de lo material siendo divina. A esto es lo que llamamos estar más acá de la línea divisoria (la que separa realidad y fantasía) estar con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo, a diferencia del profano, que tiene sus pies en la nada y su cabeza en la fantasía onírica.

Para lograr vivir en el momento presente el sujeto tiene que haber llegado no solamente a la creación de su Yo volitivo, sino que también a su pleno fortalecimiento, ya que un Yo volitivo puede ser débil o fuerte. El Yo volitivo debe obligar al Yo psicológico a concentrarse en el momento presente. Esto se logra con una adecuada disciplina imaginativa, con un estado de relajación, y con la perfecta integración de nuestro microcosmos en una jerarquía interna, bajo la dirección del Yo volitivo.

Es preciso que nuestra imaginación no divague, que superemos la tensión nerviosa, y que todo nuestro ser esté subordinado al Yo volitivo. Más adelante resumiremos la parte práctica de esto, ya que todo está relacionado, y si lo hiciéramos en cada capítulo, tendríamos que efectuar innumerables disgresiones.
Punto quinto: activar el cuerpo físico.
Como el cuerpo físico representa al polo opuesto del espíritu, resulta obvio que representa un “obstáculo” para comunicarnos con nuestro Yo superior. Sin embargo, al mismo tiempo, es el medio necesario para poder evolucionar. A fin de facilitar nuestro propósito, es preciso “elevar la vibración de nuestra materia corporal”, lo cual se consigue haciendo al cuerpo obediente a nuestra voluntad. Para esto, consideraremos muy brevemente tres elementos principales:
1. La alimentación
2. La respiración
3. La gimnasia.
No trataremos ninguno de estos puntos en detalle, ya que no es ése el tema de este capítulo; solamente hablamos de ellos como uno de los medios para destruir el sueño. Nuestras recomendaciones serán muy generales, ya que tienen, en este caso, el único objetivo de “activar lo físico”.

En lo que se refiere a la alimentación, nos limitaremos a recomendar la abstención de carnes de gran densidad o “baja vibración”, tales como la carne de cerdo, y la práctica de un régimen vegetariano cuando el estudiante debe prestar especial relevancia a la parte ascética con el fin de depurar sus estados de conciencia. Con respecto al alcohol, es necesario usarlo de manera muy prudente, ya que es un notable depresor orgánico, efecto que sólo se advierte después de un tiempo, ya que actúa como un “supercarburante” que desgasta innecesariamente el organismo, sin ventajas de ninguna clase. Si se convierte en un vicio, es el más peligroso elemento ya que rompe las protecciones etéricas o el “aura” del sujeto, poniéndolo en contacto con las creaciones demoníacas que existen en el plano astral inferior (uno de los planos vibratorios; el más bajo después de la materia), lo cual se conoce clínicamente como “delirium tremens”.

La respiración debe ser utilizada, para estos efectos, solamente como el medio de absorber más oxígeno, practicando la respiración completa, es decir, la que comienza por un ensanchamiento del diafragma y termina con el llenado completo de la parte superior de los pulmones y consiguiente dilatación del tórax. Se comienza a inspirar dilatando el abdomen, es decir, proyectándolo con cierta fuerza hacia adelante, hasta que se presente ligeramente abombado. Se continúa la inspiración hasta llenar los pulmones, dilatando ahora el tórax, con lo cual se deprime en forma natural el abdomen. Al respirar debe procurarse contraer el abdomen suavemente, para facilitar la eliminación de aire residual. Diez minutos de respiración matinal aportan una gran cantidad de energía para activar lo físico.

La gimnasia es un elemento irreemplazable para la reactivación de nuestro cuerpo, pero es necesario practicar aquélla que haga trabajar nuestro sistema cardiovascular, tal como los ejercicios aeróbicos del doctor Cooper. Además de esto, cada persona puede practicar calistenia, de acuerdo a su edad. Paralelamente, es preciso realizar diariamente, en las mañanas, un ejercicio de inmovilidad absoluta, el cual se efectúa de la siguiente manera: sentado muy derecho en una silla, manténgase en absoluta inmovilidad por tres minutos. Una vez conseguido esto de manera perfecta, pase a una segunda etapa, la cual es similar a la primera, pero se comienza, en posición de inmovilidad, por poner todos los músculos en tensión, fuertemente, apretando los puños y pensando: “estoy despierto”, dejando que esta idea llene el organismo. La tensión muscular debe durar un minuto, pasado el cual, se aflojan y relajan completamente los músculos, y se mantiene una perfecta y absoluta inmovilidad por cinco minutos, siempre con la idea fija “estoy despierto”. Para que este ejercicio sea realmente eficaz, la inmovilidad debe ser absoluta, sin que se muevan los músculos ni un solo milímetro. Los ojos deben permanecer abiertos durante todo el ejercicio.

Ya nos hemos referido, durante el proceso de la iniciación real, a dos etapas muy importantes, las cuales son la creación del Yo volitivo y la destrucción del sueño. Para esto último, señalábamos que es preciso cumplir con cinco disciplinas básicas:
1. Dejar de mentir

2. Dejar de soñar

3. Aprender a pensar

4. Vivir en el momento presente

5. Activar el cuerpo físico.
Abordaremos ahora un tercera etapa, la cual es la de la “Digestión mental”. El hombre vulgar carece de “estómago mental” (mente), y por lo tanto no puede efectuar una verdadera “digestión” del conocimiento adquirido. A pesar de que hablamos en un sentido figurado y simbólico, este símil refleja de manera muy fiel el trabajo ideal de la inteligencia, que es equivalente al del estómago: transformar elementos básicos en “esencia nutritiva”. No importa cuanto coma una persona; si no asimila, el alimento ingerido no le sirve de nada. Lo mismo ocurre con la inteligencia del sapiens; éste se ha convertido en un glotón intelectual, devorador de conocimiento, que se integra a las neuronas cerebrales sin haberse asimilado realmente. En buenas cuentas, es un acaparador de alimento mental, el cual jamás utilizará. Físicamente hablando, esto equivale al caso de un sujeto que guarda alimentos que nunca comerá. No sólo existe la obesidad corporal, sino también la obesidad intelectual; lo curioso es que haya quienes se sienten orgullosos de esta dilatación de su intelecto. El hombre está convencido que mientras más estudie, más preparado estará para conocer la verdad. Jamás se le ha pasado por su imaginación el pensamiento de que tal vez lo contrario sea lo verídico. En efecto, si pensamos un poco en esto, habiendo entendido lo que es la programación de un individuo, veremos que a más estudio equivale un mayor programa, y que a mayor programa, menos capacidad de vigilia, y a menor vigilia, más automatismo, menos humanidad, y mayor irrealidad y fantasía. Cuando un sujeto que carece de “estómago mental” se dedica a estudiar, el resultado es siempre el mismo: inflación intelectual, y refuerzo y crecimiento de la programación. Por el contrario, cuando el sujeto que tiene mente, estudia, realiza una genuina digestión de su alimento intelectual, y por lo tanto, se produce en su interior un verdadero cambio y evolución. Las etapas uno y dos que ya hemos tratado, se refieren precisamente a la formación de la mente, por lo tanto, si el estudiante las realiza prolijamente, estará en condiciones de estudiar y asimilar verdaderamente.

La piedra filosofal ha sido tradicionalmente el símbolo de mente, y por eso es que aparece siempre como el elemento clave para las transmutaciones. Cuando el estudiante ha formado su mente de manera perfecta, no sólo estará en condiciones de transmutarse a sí mismo, sino que podrá realizar muchas otras cosas de gran valor hermético.

Debemos señalar que la ciencia ortodoxa desconoce por completo los efectos que se producen en una persona cuando se lleva a cabo un perfecto proceso de comprensión.

La psicología conoce algo de lo que es la comprensión, pero es incapaz de evaluar su importancia. Este proceso, cuando se realiza a la perfección, constituye ciertamente una “operación mágico-alquímica”, mediante la cual se crea en el cuerpo, cierto elemento del cual carece el sapiens, y el que podemos llamar elemento conciencia. Es preciso destacar que en esta etapa de nacimiento, conciencia es un elemento material que se hace presente químicamente en el torrente sanguíneo, y de cuya combustión se origina el oro espiritual que alimentará y hará crecer a nuestra esencia. La alquimia representa un trabajo enteramente corporal, en el cual, el crisol es el propio cuerpo, el fuego son las pasiones, y el plomo, los materiales básicos con los cuales se cuenta. La “sublimación” alquímica es el largo trabajo de transmutación del sapiens en hombre estelar. No existe ninguna plegaria, ningún ejercicio de respiración, ningún mantram, ni fórmula mágica, ni mitológico maestro que pueda sustituir o saltar este proceso.




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad