Iv. Postcrisis financiera mundial



Descargar 2.46 Mb.
Página12/14
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño2.46 Mb.
Vistas231
Descargas0
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

La tasa de interés oficial se redujo hasta un mínimo histórico del 7.25% en octubre de 2012, mientras que los préstamos subvencionados del sector público, junto con el aumento de las exenciones fiscales destinadas a reavivar la confianza empresarial, hicieron que los déficit públicos registraran un acusado incremento. Sin embargo, habida cuenta de la falta de reformas estructurales, estas medidas se tradujeron en un repunte solo moderado y transitorio del crecimiento del PIB en 2012 y 2013, al tiempo que contribuyeron a un aumento de la inflación y a un mayor déficit por cuenta corriente.

El cambio en el sentimiento de los mercados financieros mundiales ante el anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos de Norteamérica, en mayo de 2013, de su intención de reducir las compras de activos (lo que se conoce en inglés como “taper tantrum”), tuvo un impacto significativo en la economía brasileña. El sentimiento de los mercados internacionales se volvió repentinamente en contra de las economías emergentes vulnerables con fuertes desequilibrios externos y presupuestarios, como la brasileña. Pese a los indicios de recesión inminente, las políticas monetaria y fiscal se endurecieron para tratar de restablecer la credibilidad macroeconómica. Con el fin de limitar las salidas de capital y respaldar el tipo de cambio, el Banco Central de Brasil subió la tasa de interés oficial hasta el 14.25% en julio de 2015. En el ámbito fiscal, disminuyeron las cuantías de los programas de préstamos subvencionados, así como las subvenciones a determinados precios, como la energía.



Sin embargo, el deterioro de la situación de los mercados financieros globales y el alza de las tasas de interés se tradujeron en un repunte de los pagos por intereses de la deuda pública (hasta niveles cercanos al 9% del PIB), lo que, a su vez, elevó la deuda pública bruta a máximos históricos (63% del PIB). Como el país no consiguió generar el superávit fiscal necesario para estabilizar la deuda a través de un plan presupuestario suficientemente creíble, dos agencias de calificación crediticia disminuyeron la calificación del país por debajo del grado de inversión por primera vez en siete años. Pese a la contracción del PIB brasileño, la inflación aumentó hasta situarse por encima del 10% en los dos últimos meses de 2015, como resultado del ajuste de los precios regulados y de la acusada depreciación de la moneda.



Las estimaciones del modelo indican que la reciente desaceleración brasileña está determinada, en gran medida, por la combinación de factores internos y el descenso de los precios de las materias primas. Según la descomposición histórica obtenida a partir de un modelo VAR bayesiano estructural 1/, los factores más significativos a la hora de explicar la caída del PIB brasileño desde mediados de 2014 son la evolución desfavorable de los precios de las materias primas y las perturbaciones que han afectado a la demanda nacional, como la política monetaria y los costos de financiamiento. Por otro lado, las perturbaciones externas (definidas como las perturbaciones asociadas a la incertidumbre mundial y aquellas que afectan a las condiciones de financiamiento a escala global y a la demanda exterior) han tenido un papel menos relevante como causa de la reciente desaceleración. En concreto, los precios del mineral de hierro y del azúcar sin refinar, que representan, respectivamente, el 13 y el 5%, del total de exportaciones, llevan cayendo desde 2011, mientras que el precio del petróleo, que supone el 7% de las exportaciones totales, ha seguido una trayectoria descendente desde 2014. Dado que Brasil es todavía un importador neto de petróleo, probablemente la inversión sea el canal principal a través del cual el descenso del precio del crudo repercute sobre el PIB, y no únicamente la relación real de intercambio, como sucede en el caso de los países exportadores netos de petróleo.

La inversión total ha disminuido, en promedio, 6% desde principios de 2014, en parte como consecuencia de la situación de la petrolera estatal Petrobras, que representa el 10% de la inversión total brasileña y casi un 2% del PIB. Esta empresa se vio obligada a recortar la inversión en un 33% en 2014 y 2015 para adaptarse a la caída de los precios del petróleo y también en respuesta a un caso de corrupción generalizada, desencadenando efectos confianza en el conjunto de la economía.





Según las estimaciones del ministerio de Finanzas de Brasil, los impactos directo e indirecto del recorte de la inversión por parte de Petrobras han supuesto una caída de unos 2 puntos porcentuales del crecimiento del PIB en 2015.

De cara al futuro, los riesgos a los que se enfrenta Brasil continúan situados a la baja, en un entorno de incertidumbre en materia fiscal y dificultades políticas que podrían seguir mermando la confianza.

1/ Se ha utilizado un modelo de vectores autorregresivos bayesianos de carácter estructural con datos trimestrales desestacionalizados del PIB. El modelo se ha estimado para el período comprendido entre el primer trimestre de 2000 y el segundo trimestre de 2015, y las variables incluidas se refieren a las condiciones externas, los precios de las materias primas y las condiciones internas. En concreto, se incluyen el índice VIX, las letras del Tesoro de Estados Unidos de Norteamérica a tres meses, la demanda exterior (importaciones ponderadas por el comercio), el precio del petróleo, los precios de las materias primas no energéticas, el índice EMBIG – Brasil, el crecimiento del PIB real y la tasa objetivo del SELIC. Para identificar perturbaciones estructurales se han impuesto restricciones de signo en las funciones impulso-respuesta.


Fuente de información:

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesBCE/BoletinEconomicoBCE/2016/Fich/bebce1601-1.pdf

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesBCE/BoletinEconomicoBCE/2016/Fich/bebce1601-2.pdf

Evolución financiera de la Zona del Euro (BCE)

El 4 de febrero de 2016, el Banco Central Europeo (BCE) publicó en Fráncfort, Alemania, su Boletín Mensual sobre la Evolución Económica y Monetaria de la zona del euro. A continuación se presenta el artículo: Evolución financiera de la Zona del Euro.

Las cotizaciones bursátiles descendieron significativamente en todo el mundo en un entorno de creciente incertidumbre relacionada con los desarrollos de China y la acusada caída de los precios del petróleo. El índice bursátil EURO STOXX amplio retrocedió alrededor de 16% durante el período de referencia comprendido entre el 2 de diciembre de 2015 y el 20 de enero de 2016. Las caídas fueron algo menores en Estados Unidos de Norteamérica, donde los precios de las acciones, medidos por el índice S&P 500, disminuyeron en torno a un 12%. Las acciones del sector financiero de la zona del euro y de Estados Unidos de Norteamérica registraron un descenso del 18% y del 13%, respectivamente, mostrando una evolución algo más desfavorable que las acciones del sector no financiero. Los índices de volatilidad de los mercados bursátiles —que son un indicador de la incertidumbre en los mercados financieros— se elevaron considerablemente.

La evolución del mercado del petróleo y de los mercados de renta variable internacionales dio lugar a nuevas presiones a la baja sobre los rendimientos de la deuda soberana de la zona del euro, que siguieron al aumento experimentado al comienzo del período analizado. Los rendimientos de la deuda soberana subieron tras la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, celebrada en diciembre de 2015, y volvieron a descender ligeramente al crecer la incertidumbre global. Durante el período considerado, el rendimiento de la deuda soberana a diez años de la zona del euro, ponderado por el PIB, se elevó alrededor de 15 puntos básicos, hasta alcanzar el 1.16% el 20 de enero. En general, los países con calificaciones crediticias más bajas registraron los mayores incrementos, lo que se tradujo en una ampliación de los diferenciales de rendimiento de la deuda soberana con respecto a Alemania, atribuible, en parte, a la situación política y financiera.





La mayor incertidumbre mundial llevó a una apreciación del tipo de cambio efectivo del euro. En términos efectivos, el euro se apreció notablemente en la primera mitad de diciembre de 2015 como resultado del aumento de los rendimientos tras la reunión del Consejo de Gobierno celebrada ese mes. El tipo de cambio efectivo del euro se mantuvo prácticamente estable en el período transcurrido hasta mediados de enero, pero comenzó a apreciarse de nuevo posteriormente, en un entorno de mayor incertidumbre a escala global. En total, ponderado por el comercio, el euro se apreció un 5.3% durante el período analizado. En términos bilaterales, el euro se fortaleció frente al dólar estadounidense, la libra esterlina, el renminbi chino, el rublo ruso y las monedas de economías emergentes, especialmente frente al peso argentino tras la decisión adoptada por el nuevo Gobierno del país de suprimir los controles cambiarios. El euro también se revalorizó frente a las monedas de los países exportadores de materias primas y de países de Europa Central y Oriental. En cambio, se depreció con respecto al yen, que se vio respaldado por una menor inclinación por el riesgo.





El aumento de la incertidumbre global también se tradujo en unos diferenciales de renta fija privada más elevados. El incremento de los diferenciales fue mayor en los bonos de alta rentabilidad con calificaciones crediticias más bajas. Sin embargo, tanto los bonos con categoría de inversión como los de alta rentabilidad presentan unos diferenciales significativamente menores en la zona del euro que en Estados Unidos de Norteamérica. Esta circunstancia se debe, en gran medida, a los niveles significativamente elevados de los diferenciales del sector de la energía de Estados Unidos de Norteamérica como consecuencia de los reducidos precios del petróleo.

El eonia (índice promedio del euro a un día) descendió durante el período de referencia tras la decisión del Consejo de Gobierno de reducir la tasa aplicada a la facilidad de depósito un 0.10%, hasta el –0.30%, y debido al incremento continuado del exceso de liquidez. Durante la mayor parte del período analizado, el eonia se mantuvo en una banda comprendida entre –22 y –25 puntos básicos, y al final del año se incrementó temporalmente hasta situarse en –13 puntos básicos, aproximadamente, como resultado de la mayor demanda de liquidez. Durante el período considerado, el exceso de liquidez aumentó en 62 mil 500 millones de euros, hasta la cifra de 639 mil 900 millones de euros, respaldado por las compras que realiza el Eurosistema en el marco del programa ampliado de compra de activos, así como por la adjudicación de 18 mil 300 millones de euros en la sexta operación de financiamiento a plazo más largo con objetivo específico, efectuada el 11 de diciembre de 2015.




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos