Ioannes di napoli



Descargar 391.21 Kb.
Página7/15
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño391.21 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15

CAPÍTULO II


De la actividad de los cuerpos.

Como consta por la experiencia, los cuerpos no sólo son extensos, sino que obran o ejercen alguna actividad; mueven otros cuerpos por atracción o repulsión, cambian sus cualidades propias y las de otros cuerpos, cambian su substancia como, por ejemplo el fuego que cambia la madera en cenizas.


De esta actividad tenemos dos considerandos:

a) de la naturaleza y

b) de las leyes;

de donde dos artículos:



Art. I

De la naturaleza de la actividad de los cuerpos.


Art. II

De las leyes de la actividad de los cuerpos.




ART. I
De la naturaleza de la actividad de los cuerpos.


  1. Nociones

Todos (además de los ocasionalistas, los que consideraremos en Ontología) admiten que está presente en los cuerpos la actividad, pero no todos del mismo modo o en el mismo sentido lo explican. Por otra parte, puesto que la actividad de los cuerpos es conforme a la naturaleza de los mismos y su efecto es la mutación, para la correcta posición de la cuestión sobre la actividad de los cuerpos debe verse claramente qué es la naturaleza y qué la mutación.
La palabra naturaleza se considera en muchos sentidos: Pues se entiende:

  1. Como origen o sea movimiento de alguna cosa;

  2. Como temperamento o índole de algunos hombres;

  3. Como esencia de algunas cosas, de tal manera que considerar la naturaleza sea con frecuencia lo mismo que considerar la esencia de alguna cosa;

  4. Como el conjunto de todas las cosas;

  5. Como Dios mismo en cuanto es autor de todas las cosas.

En este lugar por naturaleza nosotros entendemos como el principio primero e intrínseco de la acción y la pasión.
Se dice:


  1. Principio, porque principio es aquello de lo que procede algo; la naturaleza, sin embargo, es aquello de lo que procede la acción o la pasión; si algún cuerpo obra o padece de éste modo se explica o procede de su naturaleza.




  1. Primero, porque la naturaleza es el principio radical o substancial, del cual surgen las fuerzas y las operaciones;




  1. Intrínseco, ya que la naturaleza se opone a la violencia y al arte; aquello que es violento o artefacto no es intrínseco a la cosa sino que se da a extrínsecamente; ejemplo que el fuego queme es intrínseco o sea de su naturaleza; que la piedra suspendida en el aire no caiga, es extrínseco y contra la naturaleza o sea violento; que el leño constituya el banco es extrínseco y fuera de la naturaleza o sea artefacto.

La mutación (propia) puede ser instantánea o sucesiva 20.

La mutación instantánea es aquella mutación en que la cosa en un momento pasa del término “a quo” al término “ad quem” ; de donde su hacer (el devenir) es el mismo acto de ser (ser deveni- do): por ejemplo el acto de intelección se hace en un instante.

La mutación sucesiva es aquella mutación en la cual el hacer precede al ser realizado; por ejemplo en el discurso, en la combustión, en el movimiento local.

La mutación sucesiva se llama movimiento, que se considera doblemente.


  1. En sentido amplio como mutación en la cantidad (aumento o disminución) o en la calidad (alteración);

  2. En sentido estricto o movimiento local o sea el paso de un lugar a otro.

Aristóteles define el movimiento o mutación sucesiva:

Acto del ente en potencia en tanto que está en potencia; el movimiento es perfección (acto) del ente que está en potencia; sin embargo no es perfección consumada o sea completa; es más bien perfección que tiende a la perfección consumada, a saber, es perfección imperfecta; no simplemente acto del ente en potencia, sino acto del ente en potencia según que esté todavía en potencia; de donde el movimiento es algo medio entre la potencia desnuda y el acto perfecto de la cosa.



20 La mutación es substancial o accidental, según que considere la misma substancia (ejemplo la mutación del leño en ceniza) o sólo de accidente (en la cantidad, en la cualidad).


  1. Cuestiones.

Expuesto lo anterior, pueden hacerse las siguientes cuestiones sobre la actividad de los cuerpos:




  1. ¿Existe el movimiento en la naturaleza?

  2. Admitido el movimiento, ¿Toda actividad de los cuerpos se reduce a movimiento local o se han de admitir fuerzas en los cuerpos?

  3. Admitidas las fuerzas en los cuerpos ¿Valen las fuerzas para producir en los cuerpos mutaciones diversas del movimiento local?

A la primera cuestión todos los filósofos, excepto la escuela eleática (Parménides, Zenón) responden afirmativamente; aún más Heráclito entre los griegos y Hegel, Bergson y sus seguidores entre los modernos afirmaron que todo se mueve perpetua y totalmente, de tal manera que nada puede ser permanente.

A la segunda cuestión los mecanicistas responden que nada está en los cuerpos además del movimiento local que cada cuerpo recibe y a otros cuerpos se transmite.

El mecanicismo es la doctrina o sistema que sostiene que todo se reduce en la naturaleza a la materia y al movimiento local. Entre los antiguos se tienen Leucipo y Demóctrito (escuela atomística), que defendieron el mecanicismo para todas las cosas: entre los modernos está Descartes, que defendió esta doctrina para los cuerpos, plantas y animales, excluido el hombre.

El mecanicismo antiguo se funda en la doctrina de Parménides: éste negaba la existencia de verdaderas mutaciones, de donde Leucipo y Demóctrito, para salvar la existencia del movimiento y la inmutabilidad de las cosas, admitieron sólo el movimiento local sin la mutación intrínseca. El mecanicismo de Descartes se explica porque el mismo admitió sólo aquello que es mensurable con claridad matemática; por tanto, redujo todos los fenómenos a sólo movimiento local.

Nuestra doctrina sostiene que las fuerzas de los cuerpos producen verdaderas mutaciones además del movimiento local. Sin embargo, como la existencia del movimiento sea un hecho notado por todos, no nos detendremos en su demostración; para la segunda y tercera cuestión, sea por tanto:





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad