Ioannes di napoli



Descargar 391.21 Kb.
Página13/15
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño391.21 Kb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

TESIS VIIII.


LOS PRINCIPIOS PRlMEROS Y CONSTITUTIVOS DE LOS CUERPOS
1. No son los átomos,

2. Ni las mónadas,

3. Sino la materia prima y la forma substancial.

Prueba de las tesis



Parte I.

(Los átomos no son los principios constitutivos de los cuerpos).



Arg. Gral.

El atomismo mecánico no explica la naturaleza de los cuerpos en general, ni la multiplicidad específica de los cuerpos, ni la afinidad química, ni las fuerzas, ni la unidad substancial y la extensión limitada de los mismos. Luego es falso.

Se prueba el antecedente por partes:

Arg. I.

El atomismo no explica la naturaleza de los cuerpos en general. Porque los principios primeros y constitutivos de los cuerpos no pueden ser cuerpos. Es así que los átomos son cuerpos, aunque pequeñísimos. Luego los átomos no son los principios constitutivos de los cuerpos, es decir, el atomismo no explica la naturaleza de los cuerpos en general.



Arg. II.

El atomismo no explica la multiplicidad específica de los cuerpos. Porque la multiplicidad y diversidad específica de los cuerpos no puede explicarse por principios que son todos de la misma naturaleza y diferentes sólo en número, figura y movimiento. Es así que los átomos son principios de la misma naturaleza y diferentes sólo en número, figura y movimiento. Luego la multiplicidad específica de los cuerpos no puede explicarse por los átomos.



Arg. III.

El atomismo no explica la afinidad química. Porque, para que se explique la afinidad química, se debe asignar la razón suficiente por la que los átomos se unen según la determinación de su naturaleza y número. Es así que por átomos dotados de sólo movimiento local ninguna razón suficiente se asigna para esta determinada tendencia. Luego por átomos no se explica la afinidad química.



Arg. IV.
El atomismo no explica las fuerzas. Las fuerzas, que se dan en los cuerpos (fuerzas de cohesión, de resistencia, etc.) no se explican por puro movimiento local. Es así que el atomismo mecánico ninguna otra cosa admite sino el movimiento local. Luego el atomismo mecánico no explica las fuerzas de los cuerpos.

Arg. V.

El atomismo no explica la unidad substancial y limitada de los mismos cuerpos extensos. Porque cada cuerpo natural constituye una substancia verdaderamente una, cuya extensión es limitada, de tal modo que se distinga de los cuerpos artificiales y de los agregados accidentales. Es así que la pura asociación o disociación mecánica de los átomos por el movimiento local ninguna razón presentan para distinguir los cuerpos naturales de los artificiales. Luego la asociación o disociación mecánica de los átomos no explica la unidad substancial y limitada de los cuerpos extensos.



  1. Los átomos nada refieren sino la extensión sin unidad ni limitación; la asociación o disociación nada añade además del aumento de la extensión; queda luego siempre por explicar de donde viene la unidad y limitación de la extensión, por cuya virtud los cuerpos naturales se distinguen de los cuerpos artificiales, que son agregados accidentales.

  2. El atomismo dinámico o mitigado no explica las fuerzas y cualidades de los cuerpos. Porque o pone las fuerzas y cualidades diversas en átomos específicamente diferentes o las pone en átomos específicamente idénticos. Si los pone en átomos específicamente diversos, el trabajo consiste en explicar posteriormente de que manera los átomos son específicamente diferentes; si los pone en átomos específicamente idénticos, no se explica de que manera, a partir de átomos específicamente idénticos. surjan fuerzas y cualidades específicamente diferentes24.

24 El atomismo, considerado como doctrina general de la naturaleza de todas las cosas, constituye el materialismo, el cual también en otros estudios (de la vida, del alma humana, de Dios, etc.) se refutará; el atomismo como doctrina filosófica distinta de la teoría atómica, se llama atomismo filosófico.

PARTE II.

(Las mónadas no son los principios constitutivos de los cuerpos)



Arg. Gen.

El dinamismo no explica la extensión, ni las diferencias de los cuerpos naturales y los artificiales, ni la diversidad específica de los cuerpos naturales, ni la existencia de las mismas fuerzas. Luego es falso.


Se prueba el antecedente por partes:

Arg. I.

El dinamismo no explica la extensión.

Aquello que es inextenso no puede formar lo extenso. Es así que las fuerzas o mónadas son inextensos. Luego no pueden formar lo extenso. Con frecuencia los dinamistas afirmaron que la extensión era sólo fenómeno o apariencia; pero esto no probaron suficientemente, contradiciendo la experiencia y ofreciendo peligro de idealismo.

Arg. II.

El dinamismo no explica las diferencias entre los cuerpos naturales y los artificiales.

Porque los cuerpos simples naturales constituyen algo verdaderamente uno con actividad propia. Es así que si los cuerpos naturales fueran sólo agregado de mónadas o fuerzas, los cuerpos naturales serían lo mismo que los cuerpos artificiales. Luego el dinamismo no explica las diferencias entre los cuerpos naturales y los artificiales.

Arg. III.

El dinamismo no explica la diversidad específica de los cuerpos naturales.

Porque, si las mónadas o fuerzas son de su misma especie, no se explica la diversidad especifica de los cuerpos; si las mónadas son de diferente especie, con mayor razón debe explicarse esta diversidad por otro principio.

Arg. IV.

El dinamismo no explica la existencia de las mismas fuerzas.

Porque las fuerzas exigen algún sujeto en el que se manifiesten. Es así que en el dinamismo este sujeto no se admite. Luego el dinamismo no explica la existencia de las mismas fuerzas.

De esto último se infiere que el dinamismo sólo en palabras conserva la substancia, pero de hecho la niega, es decir, el dinamismo es antisubstancialismo y lógicamente debe concluir a la negación de la realidad, o sea el fenomenismo (doctrina que sostiene que todas las cosas son apariencias del sujeto cognoscente).



PARTE III.

(Los principios constitutivos de los cuerpos son la materia prima y la forma substancial).

La verdad del hilemorfismo se prueba, además de la refutación del atomismo y del dinamismo, por los siguientes hechos:

1. Por las mutaciones substanciales;

2. Por la unidad y multiplicidad de los cuerpos.

Por partes:



Arg. I.

Por las mutaciones substanciales.

Como sabemos, en el mundo están presentes las mutaciones substanciales, principalmente aquellas por las cuales los cuerpos no vivientes se mutan en cuerpos vivientes, y viceversa. Ahora consideremos los cuerpos vivientes y los cuerpos no vivientes, que en los vivientes se transforman para que el argumento se establezca de este modo:


  1. La materia prima y la forma substancial son principios constitutivos de los cuerpos, si son del todo necesarios para resolver las mutaciones substanciales. Es así que la materia prima y la forma substancial son del todo necesarios para resolver las mutaciones substanciales. Luego la materia prima y la forma substancial son principios constitutivos de los cuerpos.

  2. La mayor es evidente por el principio de causalidad, por cuya virtud debe darse la causa explicativa para resolver los fenómenos de las mutaciones substanciales.

Se prueba la menor.


La mutación substancial no es creación o producción de la cosa de la nada absoluta; de aquí que se infiere, que en las mutaciones, la cosa nueva no es totalmente nueva, sino que implica algo que primero estaba determinado de algún modo y después se determina de otro modo; esto también se dice del sujeto de mutación (aquello que esta bajo la mutación), que es por su naturaleza indeterminado o sea en potencia para recibir diversas determinaciones. Este sujeto indeterminado o potencial es la materia prima.
Por otra parte la mutación substancial esta entre dos términos: termino del cual (terminus a quo), que es la materia prima bajo alguna determinación o especificación, y el termino al cual (terminus ad quem), que es la misma materia prima bajo otra determinación; esta diferente determinación o especificación no es por la misma materia prima, que es de si indeterminada, sino por otro principio, que se llama forma substancial. De donde, si los cuerpos no vivientes se transmutan en cuerpos vivientes, ciertamente adquieren nueva forma substancial; si el cuerpo viviente se transmuta en cuerpo no viviente, se requiere otra forma por la cual la materia prima se haga simplemente cuerpo.
Nota:
Este argumento vale estrictamente para los cuerpos vivientes y para los no vivientes, que se trasforman en vivientes. Sin embargo, por analogía (por semejanza) vale también para todos los cuerpos, porque, como todos sean igualmente cuerpos y estén sujetos a mutaciones substanciales, no hay razón para que igualmente no se constituyan de materia prima y forma substancial. Se confirma el argumento por la tabla de Mendeléiev, según la cual todos los elementos pueden transmutarse en otros: de donde se tiene una estructura similar de materia y forma.
Brevemente:
En las mutaciones substanciales se requiere el principio permanente bajo la mutación (porque la mutación no es creación] y un principio mutable, por el que se tenga diversa determinación por la. mutació6n.
Arg. II.

Por la unidad y multiplicidad de los cuerpos. Propiedades que son esencialmente opuestas no pueden surgir de un mismo principio: Es así que en los cuerpos se tienen propiedades esencialmente opuestas, es decir multiplicidad-pasividad y unidad-actividad. Luego no pueden surgir del mismo principio. Por tanto se requiere un doble principio, es decir el principio de multiplicidad y pasividad (materia prima) y el principio de unidad-actividad (forma substancial).

Nota:

El argumento que se toma de la multiplicidad numérica de los cuerpos en la unidad específica ya fue considerado en la refutación del atomismo y el dinamismo.



ART. II.

DE LA NATURALEZA DE LA MATERIA Y DE LA FORMA.
Supuesta la demostración da la existencia de la materia prima y la forma substancial en los cuerpos, debe hacerse un estudio posterior para profundizar en los conceptos que se tienen de uno y otro principio. Luego se ha de preguntar sobre:


  1. la esencia,




  1. el origen y




  1. unión de la materia prima y de la forma.

Toda esta doctrina puede resumirse en la tesis siguiente:





Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad