Investigaciones



Descargar 31.75 Kb.
Fecha de conversión26.04.2019
Tamaño31.75 Kb.
Vistas52
Descargas0

caracterizado por estados de tristeza prolongada en el tiempo, intolerancia a las frustraciones, agotamiento y cambios en todos los aspectos generales de la vida. Tiene un componente cognitivo que implica una visión negativa de sí mismo, del mundo y del futuro, en cambio, Mirowsky y Ross (1992) dicen que la presentación de depresión en el paciente adulto mayor refleja frecuentemente el ciclo de vida, caracterizado por la pérdida de seres queridos, pérdida del empleo y problemas económicos; así mismo en el grupo de adultos muy mayores la depresión se encuentra altamente elevada por la disfunción física y pérdida del estatus. Buendía y Riquelme (1994) dicen que cuando una persona sufre de depresión generalmente sus diferentes áreas de funcionamiento, tales como su vida laboral, afectiva, relacional y personal, se ven alteradas negativamente ya que la persona pierde el interés en las actividades que realiza diariamente. Finalmente, Kraaij, Arensman, y Spinhoven (2002) afirman que la depresión es un problema de salud mental común entre personas mayores, y que cerca de 10-15% de personas mayores sufre de los síntomas depresivos que requieren intervención.



Investigaciones

Bacca, González y Uribe Rodríguez (2005) mediante un estudio metodológico, donde buscaban estandarizar la escala de depresión de Yesavage (versión reducida) en los adultos mayores no institucionalizados de la ciudad de Cali pertenecientes a centros día, teniendo como muestra 500 adultos mayores, dentro de los cuales 416 eran mujeres y 84 hombres, entre los 60 y 96 años de edad, mediante la prueba de prueba de kolmogorov – smimov llegaron a la conclusión que el coeficiente de confiabilidad de la escala es del 0.7268 indicando que la escala GDS- 15 es altamente confiable; 14 de los 15 ítems estadísticamente predicen moderadamente el constructo de depresión; sin embargo, desde el análisis psicológico los 15 ítems son pertinentes para evaluar rasgos depresivos.

De la Torre (2006) realizó en Miraflores, Perú, una investigación transversal y descriptiva con el propósito de validar la versión reducida de la escala de depresión geriátrica en pacientes adultos mayores, teniendo como muestra a 400 pacientes mayores de 60 años, teniendo como instrumento

DSM-IV (gold estándar), escala de depresión geriátrica de 15 ítems (GDS-15) y escala de depresión geriátrica de 4 ítems (GDS-4), con los cuales se obtuvo como resultado que el 17.3% de los pacientes tuvo depresión según DSM-IV, 11.18% según GDS-15 y 34.3% según GDS-4.

Riquelme, Buendía y Navas (2006) elaboraron un estudio transversal y descriptivo para determinar aquellos ítems que más se ajustaban para la medida de la depresión en los ancianos, con una muestra de 237 personas de los cuales 113 (47.7%) eran hombres y 124 (52.3%) eran mujeres, de más de 64 años aplicaron la escala CES-D (Radlof, L.S.1977), entrevista clínica estructurada (criterios DSM-IV-TR) e inventario de síntomas depresivos (elaboración propia), en los que se se mostró coeficientes de extracción con un rango de 0,822 a 0,205 de valor negativo, la matriz de componentes rotados nos da un total de cuatro factores, los cuales explican un total del 61,115% de la varianza explicada. Factor 1: problemas de rendimiento, explica el 18,62%, factor 2: autoconcepto, explica el 18,55%, factor 3: problemas de sueño, explica el 14,43% y factor 4: ideación suicida, explica el 9,5%.

Mella, González, D'Appolonio, Maldonado, Fuenzalida y Díaz (2004) realizaron una indagación de tipo explicativo teniendo en mente llegar a determinar la relación existente entre la variable bienestar subjetivo en el adulto mayor y las variables depresión, salud autorreportada, apoyo social percibido, género y edad, en una muestra de beneficiarios del sistema de salud municipal de Talcahuano, tomando como muestra a 145 sujetos de los cuales 48 (33.11%) fueron hombres y 97 mujeres (66.89%), para obtener los resultados utilizaron como instrumento tres tipos de escalas, escala de autoreporte en salud, escala de depresión geriátrica, escala de bienestar subjetivo y escala de apoyo social percibido, el resultado arrojó correlaciones significativas entre bienestar subjetivo y depresión (r = -0.634), apoyo social percibido y bienestar subjetivo (r = 0.665) y bienestar subjetivo y salud percibida (r = 0.278). También aparecen como significativas las correlaciones entre salud percibida y depresión (r = -0.454), depresión y apoyo social percibido (r = -0.601) y entre salud percibida y apoyo social percibido (r = 0.305). En el análisis de regresión lineal múltiple, el bienestar subjetivo está determinado principalmente por apoyo social percibido, género y por la ausencia de depresión.

Varela y Chávez (2004) hicieron un estudio descriptivo, de corte transversal en Perú, con el fin de conocer el perfil de los síndromes y problemas geriátricos, así como la situación funcional, mental y social de los adultos mayores internados en los servicios de medicina de los hospitales, para lo cual eligieron a 400 pacientes, 61.25% fueron pacientes de los hospitales del MINSA y 38.75% de los hospitales de EsSalud, teniendo como instrumento un Addedum VGI (instrumento para realizar una valoración geriátrica integral), mediante el cual se encontró una frecuencia de alteraciones de cavidad oral en 98%; de privación sensorial, 82.5%; malnutrición, 68.22%; incontinencias, 54%; insomnio, 52.72%; caídas, 39.75%; mareos, 39%; constipación, 37.25%; prostatismo en un 31.25%; confusión aguda o delirio, 28.25%; inmovilización 22%; úlceras de presión, 15.75%; síncope, 14.25% y ortostatismo en un 10.25%. La autonomía funcional fue de 53%, el deterioro cognitivo en un 22.11%, la depresión fue de 15.97% y una situación socio-familiar buena o aceptable sólo se presenta en un 26.63%.

Capuñay, Chafloque, Figueroa, Alvarado y Varela (1994) desarrollaron un estudio prospectivo y transversal tipo entrevista de carácter descriptivo con el único fin de determinar la prevalencia de síntomas depresivos y de la depresión mayor en el adulto mayor, para lo cual necesitaron una muestra de 60 pacientes, 18(30%) fueron varones y 42 (70%) mujeres y utilizaron como instrumento una ficha DSMIV, mediante la cual se encontró que 75% presentaba algún síntoma depresivo y el 8.3% de pacientes tenían depresión mayor según DSMIV, los principales síntomas depresivos fueron estado de ánimo depresivo, trastorno del sueño y perdida de energía, además se realizó revisión de la literatura sobre el tema de depresión en adultos mayores.

Suárez, Cobo y Suárez (2010) por medio de un análisis tipo descriptivo realizaron una investigación para determinar si los trastornos depresivos en la persona mayor que acude a urgencias por una causa médica constituyen un factor de riesgo de ingreso hospitalario, teniendo como muestra a 1016 pacientes (el 62,32% eran mujeres), con una edad media de 87.4 años, utilizando como instrumentos una valoración geriátrica integral y un análisis de regresión logística, por los cuales se obtuvo como resultado que las personas mayores de 74 años que acuden a un servicio de urgencias, realizándose una valoración geriátrica integral y que presentan sintomatología depresiva, tienen un mayor riesgo de ingreso hospitalario.

Hoyl, Valenzuela, y Marín (2000), a través de un estudio transversal tipo entrevista de carácter descriptivo tenían como objetivo hacer una evaluación preliminar de la efectividad de la versión de 5-ítems de la Escala de Depresión Geriátrica en pacientes adultos mayores ambulatorios en Chile, demás, evaluar la utilidad de la pregunta única "¿Se siente usted frecuentemente triste o deprimido?”, teniendo como instrumento un cuestionario de salud que incluía la Escala de Depresión Geriátrica de 15-ítems, la pregunta única "¿se siente usted frecuentemente triste o deprimido?", y una muestra de 110 pacientes de 60 años, de los cuales 74% eran de sexo femenino, el 39% eran casados, 45% eran viudos, y 17% vivían solos, llegando a la conclusión que la versión abreviada de 5-ítems de la Escala de Depresión Geriátrica (5-GDS) parece ser tan efectiva como 15-GDS para el tamizaje de depresión y que la pregunta única podría ser de utilidad para descartar depresión dado su buen valor predictivo negativo, pero en caso de obtenerse una respuesta positiva, el estudio debe complementarse con un instrumento de tamizaje más efectivo y con una entrevista clínica dirigida.

Oquendo, González, y Soublet (2003) a través de una investigación tipo descriptivo y transversal buscaban valorar si la depresión es un problema de salud en la población del hogar del adulto mayor "José Manuel Lazo de la Vega", para lo cual utilizaron como instrumento prueba de escala de depresión geriátrica, aplicada a 71 adultos mayores del "José Manuel Lazo de la Vega", se comprobó que la depresión es un problema en esta población al ocupar un lugar importante como problema de salud.

Ramón, Guridi, Medina y Dorta (2006) utilizaron un estudio transversal y descriptivo para describir el comportamiento de la depresión en la tercera edad, en el área de salud de Calabazar, para ella requirieron un cuestionario multidimensional y la escala de depresión geriátrica, aplicados a 200 sujetos mayores de 60 años, en el que se encontró una dependencia a psicofármacos elevada, correspondiéndose con el insomnio y estados emocionales como la tristeza y la desesperanza, se percibieron en un porcentaje elevado los sentimientos de infelicidad y maltrato psicológico, en casi la mitad de los casos estudiados se presentó el estado depresivo, a predominio de la depresión tipo menor, fundamentalmente en el sexo femenino.



Referencias

Bacca, A., González, A. y Uribe Rodríguez, A. F. (2005). Validación de la escala de depresión de Yesavage (versión reducida) en adultos mayores colombianos. Pensamiento Psicológico, 1(4), 53 - 63.

Beck, A. T., Rush, A., Shaw, B & Emery, G. (1983).Terapia Cognitiva de la Depresión. Clinical Gerontologist, I (2), 57-74

Brink, F., Yesavage, J., Lum, O., Heersema, P., Ardey, M. y Rose, T. (1982). Screening tests forgeriatric depression. Clinical Gerontologist, I, 37-44

Buendía, J. y Riquelme, A. (1994). Envejecimiento y depresión. Envejecimiento y Psicología de la salud, 2, 12-35

Capuñay, Chafloque J., Figueroa, Alvarado M. y Varela, Pinedo, L. (1994). Depresión en el adulto mayor. Estudio de una serie de pacientes de consultorio externo de medicina en el hospital nacional Cayetano Heredia. Revista Médica Herediana, 7(4), 1–7.

De la Torre, J. et al., P. (2006). Validación de la versión reducida de la escala de depresión geriátrica en el consultorio externo de geriatría del Hospital Nacional Cayetano Heredia. Acta Médica Peruana, 23(003), 144 – 147.

Ensinck, K.T., Schuurman, A.G., Van den Akker, M. L., Metsemakers, F. M., Kester, A. D., Knottnerus, J. A. y Buntinx, F. T. (2002). Is there an increased risk of dying after depression? American Journal of Epidemiology, 156, 1043-1048.

Evans, M. E., Copeland, J. R. M. y Dewey, M. E. (1991). Depression in the elderly in the community: effect of physical illness and selected social factors. International Journal of Geriatric Psychiatry, 6, 787-795.

Hoyl, T., Valenzuela, E. y Marín, P. (2000). Depresión en el adulto mayor: evaluación preliminar de la efectividad, como instrumento de tamizaje, de la versión de 5 ítems de la Escala de Depresión Geriátrica. Revista Médica Herediana, 128(11), 1–9

Kay, D. W. K., Beamish, R. y Roth, M. (1964). Old age mental disorder in Newcastle upon tyne. Part 1. A study of prevalence. British Journal of Psychiatry, 110, 146-158.

Kraaij, V., Arensman, E. y Spinhoven, P. (2002). Acontecimientos y depresión negativos de vida en personas mayores: Un metaanálisis. The Journals of Gerontology, 57, 87-95.

Mella, R., González, L., D'Appolonio, J., Maldonado, I., Fuenzalida, A. y Díaz A. (2004). Factores asociados al bienestar subjetivo en el adulto mayor. Psykhe, 13(1), 79–89.

Mirowsky, J. y Ross C. E. (1992). Age in depression. J. Health Soc Behav, 33(3), 187-205.

Oquendo González, M. y Soublet Maestri, O. (2003). ¿Es la depresión un problema de salud en un hogar del adulto mayor? Revista Cubana de Enfermería, 19(2), 1 – 6.

Ramón García, F., Guridi González, M., Medina Valdés, A. y Dorta Gurid, Z. (2006). Comportamiento de la depresión en el adulto mayor. Psicología Cientifica.com, 1 – 41.

Riquelme, Marín, A., Buendía, Vidal, J. y López, Navas, A. I. (2006). Desarrollo y validación de un instrumento para la evaluación de la depresión en ancianos. Psicothema, 18(2), 288 – 292.

Schneider, L. y Plopper, M. (1984). Geropsychiatry and consultation-liason services. American Journal of Psychiatry, 141, 721-722.



Suárez, Linares, M., Cobo, Gómez, J. V. y Suárez, García, F. M. (2010). Antecedentes y presencia de trastornos depresivos como factor de riesgo de ingreso hospitalario en pacientes mayores de 74 años atendidos en un servicio de urgencias. Revista española de Geriatría y Gerontología, 44(6), 305-310.

Varela, L. y Chávez, H. (2004). Valoración geriátrica integral en adultos mayores hospitalizados a nivel nacional. Diagnóstico, 43(2), 1–13.

Williamson, J., Stokoe, I., Gray, S., Fish, M., Smith, M. y Mc, G. (1964). Old people at home: the unreported needs. Lancet, 1(1), 1117-1120




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos