Introduccion contexto historico del siglo XVII el racionalismo: caracteristicas



Descargar 182.13 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión30.04.2019
Tamaño182.13 Kb.
Vistas61
Descargas0
  1   2   3

Historia


De la

Filosofía

EL RACIONALISMO

RENE DESCARTES

José Gajate

Contenido



INTRODUCCION


  1. CONTEXTO HISTORICO DEL SIGLO XVII




  1. EL RACIONALISMO: CARACTERISTICAS




  1. REPRESENTANTES DEL RACIONALISMO 3.1 Rene Descartes 3.1.1 Vida y Obras 3.1.2 Desengaño Filosófico 3.1.3 Proyecto Filosófico 3.1.4 Teoría del Conocimiento 3.1.4.1 Origen del Conocimiento: Las Ideas 3.1.4.2 Método y Reglas 3.1.5 Fundamentacion del Saber Filosófico

3.1.5.1 La duda metódica

3.1.5.2 El “cogito ergo sum”: Primera Evidencia

3.1.5.3 “Dios”: Segunda Evidencia

3.1.5.4 “El mundo corpóreo”: Tercera evidencia



3.1.6 La realidad: Ontología

3.1.7 Antropología Cartesiana

3.2 Nicolás Malebranche

3.3 Baruch Spinoza

3.3.1 Teoría de la sustancia

3.3.2 Teoría moral

3.4 Gottfried Wilheim Leibniz



3.4.1 Teoría de las ideas

3.4.2 La pluralidad de las sustancias: las monadas




  1. ACTIVIDADES

    1. De comprensión

    2. De aplicación

    3. Análisis de textos

5. SOLUCION


INTRODUCCION

Uno de los problemas centrales que se plantea la filosofía del s. XVII y que continuara a lo largo de la edad moderna es el problema del conocimiento. Es la primera vez en la historia del pensamiento en que la cuestión del conocimiento se considera previa a todo otro análisis de la realidad, pues en las filosofías anteriores el conocimiento había estado subordinado a otros problemas.


La importancia que adquiere el problema del conocimiento en esta época se debe a diversos factores que hicieron desconfiar de la validez del conocimiento humano. Entre estos factores destacamos los siguientes:


  • El balance negativo que se hizo de la tradición filosofía anterior, fundamentalmente de la filosofía escolástica.

  • La existencia de teorías contrapuestas en filosofía y la falta de acuerdo entre filósofos, de tal manera que ninguna teoría resulta comúnmente admitida.


Ante esto, la filosofía del s. XVII intentara reflexionar sobre el origen, alcance y valor del conocimiento, pero establecer unas bases seguras. Para asegurar la validez del conocimiento, toman como modelo el conocimiento de la ciencia moderna, que se caracteriza por el método matemático y experimental.
Aparecen en este siglo dos corrientes: racionalismo y empirismo, que plantean el problema del conocimiento, pero difieren en la forma de fundamentarlo. El racionalismo fundamenta el conocimiento en la razón e incorpora el método deductivo tomando como modelo las matematicas; mientras que el empirismo fundamenta el conocimiento en la experiencia e incorpora el método experimental, propio de las ciencias de la naturaleza.

En este fascículo estudiamos el racionalismo.

1. CONTEXTO HISTORICO DEL SIGLO XVII




Hacia la mitad del siglo s. XVI comienza en Europa una serie de crisis que van a extenderse a todo el s. XVII. Son las siguientes:


  • En el plano social: Se desarrolla la burguesía, que se presenta como el elemento más dinamizador de la sociedad, a través de su actividad comercial. Apoya a los monarcas nacionales, contra una nobleza aristocrática anquilosada, y con su apoyo el monarca empieza a ejercer un poder en absoluto iniciándose el periodo conocido con el nombre de “absolutismo regio”.




  • En el plano económico: la expansión del comercio marítimo y colonial en este siglo y la afluencia de metales preciosos traídos de América provocan en un principio, un “capitalismo tipo comercial “, es decir, aparecen los banqueros, las bolsas de valores y las grandes compañías comerciales, en forma de sociedades por acciones. Pero posteriormente va a surgir, sobre todo en Inglaterra, un “capitalismo industrial”, que produce la primera revolución industrial, llena de inventos en la técnica marítima, industrial y agrícola.




  • En el plano político: es un periodo de gran inestabilidad y de crisis que se manifiesta en una serie de guerras y revoluciones:




  • La guerra de los treinta años (1618 – 1648) entre católicos y protestantes, protagonizada por los Hamburgo de España y Austria y que termina con la paz de Wesfalia.

  • La guerra de los Hugonotes, en Francia, también entre católicos y protestantes.

  • La guerra que establecieron los Estuardos, en Inglaterra, al intentar mantener una monarquía absoluta, contra la nobleza y comerciantes puritanos y que concluye poniendo a Guillermo de Orange en el trono.




  • En el plano ideológico o de mentalidad: se siente la necesidad de seguir los caminos de la nueva ciencia, de seguir avanzando en el desarrollo científico, basados en los aportes de las matemáticas y en la experimentación.

2. EL RACIONALISMO: CARACTERISTICAS

El racionalismo es una corriente filosófica que surge y se desarrolla en la Europa continental, sobre todo en Francia, y esta representada por: Descartes, Malebranche, Spinoza y Leibniz.
Esta corriente se caracteriza por:



  • Exaltación de la “razón – humana” como facultad cognoscitiva: el único conocimiento valido es el obtenido por la razón.




  • Depreciación subsiguiente del “conocimiento sensible”: todo conocimiento que proviene de los sentidos, de la experiencia sensible, es al menos sospechoso y co frecuencia falso.




  • Afirmación de la existencia de “ideas innatas”: ideas que surgen de la mente humana con independencia de la experiencia sensible.




  • Aspiración a crear una “ciencia universal”, valida para todo ser racional.




  • Admiración por las “matemáticas”, como arquetipo de sabiduría humana, en cuanto que se fundamenta en principios evidentes o axiomas y ed ellos deduce otras verdades.




  • Extensión del método”axiomático – deductivo” de las matemáticas a la filosofía para que le de certeza, objetividad y rigor a sus conocimientos.

3. REPRESENTANTES DEL RACIONALISMO



3.1 Rene Descartes (1596 – 1650)
3.1.1 Vida y Obras

Hijo de un concejero del parlamento de bretaña. Estudio lógica, filosofía, matemáticas y jurisprudencia, en el Colegio de los jesuitas de la Flèche, donde fue educado en la fe y en la tradición aristotélica – escolástica.
Se alisto en el ejército y participo en la guerra de los treinta años. Tras viajar por Alemania e Italia, fija su residencia en Paris, posteriormente en holanda y finalmente en Estocolmo donde fue preceptor de la Reina Cristiana de Suecia.
Entre sus obras sobresalen: reglas para la dirección del espíritu (1628); discursos del método (1637); meditaciones metafísicas (1640); principios de la filosofía (1644).

3.1.2 Desengaño Filosófico

El primer paso en su filosofar lo da al desengañarse de los estudios realizados en el colegio de la Flèche. Se siente torturado por haber aceptado una serie de verdades como ciertas, sin haberlas comprobado personalmente. En el Discurso del método, dice:
Desde mi niñez fui creado en el estudio de las letras y como me aseguraban que por medio de ellas se podía conseguir un conocimiento claro y seguro de todo cuanto es útil para la vida, sentía yo un vivísimo deseo de aprenderlas. Pero tan pronto como hube terminado el curso de los estudios, cuyo remate suele ser dar ingreso en el número de los hombres doctos, cambie por completo de opinión. Pues me embargaban tantas dudas y errores que me parecía que, procurando instruirme, no había conseguido mas provecho que el descubrir cada vez mas ignorancia…”
Se despide del colegio de la Flèche con un profundo desengaño en la mayor parte de las ciencias, excepto en las matemáticas. Abandona los estudios y se dedica a “leer en el gran libro del mundo”, viajando.
3.1.3 Proyecto Filosófico
El proyecto de Descartes será construir “un nuevo saber filosófico”, único, verdadero, universal, valido para todos -lo mismo en el orden teórico que en el practico-, un saber que sea rector de la vida humana. Concibe la filosofía como un árbol, cuya raíz es la metafísica, el tronco de la física y las ramas que salen de ese tronco son todas las demás ciencias; estas ciencias se reducen a tres; a saber: la medicina, la mecánica y la moral.
A la unidad del saber filosófico corresponde la unidad del método; por lo tanto, es preciso descubrir y definir con precisión el método que nos lleve a la construcción del nuevo saber filosófico.
El instrumento general del conocimiento es la razón, entendida como la “capacidad de juzgar bien y de distinguir lo verdadero de los falso”. La razón es natural en el hombre, innata, y por lo tanto, igual en todos los hombres. La diversidad de opiniones no proviene de la razón sino del modo como se aplica, es decir, del método que se adopte. Interesa, pues, al filósofo, que busca la verdad, encontrar un método mas apropiado para llegar a ella.
Descartes, convencido de la certeza y seguridad de las matemáticas, tratara de generalizar el método matemático, de modo que sea aplicable a todos los ámbitos del saber, por considerarlo riguroso y progresivo a la vez.
En conclusión: en el proyecto cartesiano subyacen dos ideas directrices: crear una ciencia universal, valida para todos (la filosofía) y definir el método apropiado (tomando como modelo el de la matemática) para construir ese nuevo saber filosófico.

3.1.4 Teoría del Conocimiento

Descartes tras constatar las múltiples contradicciones en que han incurrido las filosofías anteriores, antes de fundamentar su sistema filosófico, hace una reflexión sobre la capacidad del conocimiento humano, es decir, analiza el origen del conocimiento y define con precisión el método que va a seguir para conseguir conocimientos validos.

3.1.4.1 Origen del Conocimiento
En su obra Meditaciones Metafísicas, afirma que el conocimiento se origina en “las ideas”, que se encuentran en la mente desde el principio (innatismo), y el sujeto solo tiene que extraerlas analizando su propia mente.
Ideas son aquellos contenidos de la mente que se refieren a cosas, que son imágenes o representaciones de las mismas.

a. Clase de ideas
Descartes siguiendo determinados criterios, clasifica las ideas:


  1. En cuanto al origen

  • “Innatas”: son ideas que la mente produce independientemente de cualquier influencia exterior.




  • Adventicias”: son ideas venidas de fuera o “representaciones”, fruto de laguna influencia exterior.




  • “Ficticias”: son ideas inventadas por uno mismo o “fantasías”, fruto de mi invención.




  1. En cuanto al valor de la verdad, las clasifica en:

  • “Claras”: son las ideas que se representan a la mente de una manera plena y evidente.




  • “Oscuras”: son las ideas que no se presentan a la mente de una manera evidente, sino oscura.




  • “Distintas”: son las ideas que la mente las percibe en forma precisa y diferente de las demás.




  • “Confusas”: son las ideas que se presentan a la mente, no claras, ni precisas y diferentes a las demás.



b. Las ideas innatas
Las ideas innatas son aquellas cuyo origen esta en la misma razón, independientemente de cualquier experiencia anterior: son para Descartes el punto central de su teoría del conocimiento y al mismo tiempo el punto más discutido y discutible de su teoría.
Estas ideas como provienen de la razón son ideas claras y distintas, y, por lo tanto, evidentes. Para el, son ideas innatas: los primeros principios (identidad, contradicción, etc.), algunos conceptos metafísicos (ser, sustancia, causa, perfección, infinitud, etc.).

Su posición es eminentemente racionalista, pues valora la función de la razón en el conocimiento, mientras que el conocimiento que proviene de los sentidos tiene poca fiabilidad.



3.1.4.2 Método y Reglas
Utilizando la razón como instrumento general del conocimiento, pretende Descartes obtener conocimientos ciertos y validos para todo, y así evitar las contradicciones y diversidad de opiniones; para ello trata de precisar el método adecuado.
Tomando como modelo el saber matemático, por su firmeza y seguridad, propone como caminos del conocimiento racional: la intuición y la deducción.


  • “Intuición” es una especie de “luz natural” que permite que la razón capte inmediatamente ideas simples sin que quede posibilidad de duda o error.




  • “Deducción” es el modo de conocimiento por el que la razón descubre las conexiones que se dan entre ideas simples. Así como las matemáticas se obtiene verdades a partir de otras, para Descartes la deducción viene a ser una intuición sucesiva en la que se pasa de unas ideas a otras.

Según Descartes “intuición” y “deducción” son los únicos modos de conocer que tiene la razón, y, por lo tanto, constituyen el método que el esta buscando para obtener conocimientos validos.


REGLAS DEL METODO


A partir de estos dos modos de conocimiento, Descartes formula cuatro preceptos o reglas como esenciales del método para construir conocimientos validos.


  1. Regla de la “Evidencia”: prescribe que solo debemos aceptar como ciertas las ideas que se presenten en la mente con claridad y distinción. Esta regla se refiere a la “intuición” racional; por lo tanto, excluye otra forma distinta de conocimiento que no sea la razón. Las demás reglas se refieren a la “deducción”.




  1. Regla de “Análisis”: prescribe dividir o reducir un problema o cuestión a los aspectos más simples, equivalente a la búsqueda de ecuaciones del problema.




  1. Regla de “Síntesis”: prescribe conducir por orden las reflexiones comenzando por lo más simple y sencillo, para ascender poco a poco gradualmente a lo más complejo y sencillo, es decir, ir de lo posible a lo complejo.




  1. Regla de “Enumeración”: prescribe verificar los pasos que se van dando. Con ella se trata no perder de vista ningún paso en la deducción y garantizar que no hay saltos en la misma. Se trata de buscar todo lo que sea necesario y sufriente para resolver el problema.

En conclusión: los caminos del método y las reglas formuladas permiten a la razón juzgar bien, seguir el camino correcto y distinguir lo que es verdadero de lo que es falso.



3.1.5 Fundamentacion del Saber Filosófico
El afán de Descartes de obtener seguridad y certeza en los conocimientos del nuevo saber filosófico que pretende construir, lo lleva a no aceptar más que “verdades evidentes” que sean fundamento de ese nuevo saber. Este hecho le lleva a dudar de todo aquello que no se presente como evidente; de ahí que su primer paso para construir su sistema filosófico sea la “duda”.


        1. La duda metódica

Como consecuencia de la primera regla del método “la evidencia”, dice:”Es necesario desprenderse de los propios prejuicios y comprobar las propias certezas espontáneas, especialmente las adquiridas en nuestra infancia confiando en los sentidos”.


La duda que va a emplear no es escéptica sino “metódica”, pues la emplea para encontrar la verdad (solo es un medio), no como los escépticos que la convierten en un fin (solo dudan por dudar).
Entre las razones que lo conducen a dudar, pone como principal el “error”, lo que lo lleva a rechazar como falsas todas las opiniones que hasta el momento había admitido sin crítica. Los sentidos nos engañan a menudo, cometemos errores en los razonamientos más sencillos, los pensamientos que tenemos estando despiertos pueden presentársenos durante el sueño, y somos engañados por las ilusiones d nuestros sueños. Por todo lo anterior juzga prudente no confiar en algo que nos ha engañado, aunque solo sea una vez.
Para refrendar mas la duda inicial, lega a utilizar la hipótesis del “genio maligno”: “quizá un genio tan listo, falaz y poderoso me ha dado una naturaleza tal que me engañe incluso en aquellas cosas que me parecen mas evidentes.
Lo que pretende Descartes con la duda metódica es llegar a verdades evidentes, que nadie pueda dudar, y a partir de esas verdades construir su sistema filosófico.



        1. El “Cógito ergo sum”: Primera Evidencia


Descartes, al poner en duda todo, se da cuenta de que lo único que no puede dudar es el hecho de estar dudando, y si duda es porque esta pensando, y si piensa es porque existe; luego, puede afirmar la primera evidencia “Cogito ergo sum”: “Pienso luego existo”. Esta verdad es, pues, indubitable.
El Yo, el alma o el espíritu humano se intuye como un ser pensante, es decir, un ser cuya naturaleza es el “pensar”. El pensar produce pensamientos y los producido en los pensamientos son “ideas” o formas representativas del pensamiento.
Descartes en su pensar produce la primera idea innata que la percibe evidente, es decir, clara y distinta: “Yo pienso”; es una idea básica de su sistema filosófico y a partir de ella va a deducir varias ideas.
Ahora bien, lo que no podemos saber es que las ideas producidas por mi pensamiento son ciertas porque seria el propio pensamiento el que lo establecería y así caeríamos en “subjetivismo o solipsismo”. Para resolver esto, Descartes se propone buscar una segunda evidencia que le permita salir del “Yo” y nos proporcione objetividad en las ideas.

        1. “Dios”: Segunda Evidencia


Partiendo de lo único de que esta cierto: que “es un ser pensante”, y dudando de todo lo demás, se da cuenta de que la duda le viene por ser un ser “imperfecto” (porque seria mas perfecto no dudar). Es decir, se contempla como ser “finito” e “imperfecto”.
Ahora bien, no es posible tener la idea de lo finito e imperfecto sin recurrir a la idea de “infinito y perfecto”: lo finito es la negación de lo infinito, lo mismo que lo imperfecto es negación de lo perfecto: luego al contemplarme como finito e imperfecto, lo estoy haciendo en “relación” como lo infinito y perfecto.
Pero, ¿de donde me viene la idea de “infinitud y perfección”?


  • No me viene de la nada, pues, de la nada no viene nada.




  • No me viene de mi mismo, pues, yo soy finito e imperfecto.




  • Luego la idea de lo infinito y perfecto ha sido puesta por una “naturaleza” mas perfecta que yo y que tiene la “infinitud” y la “perfección como atributos esenciales; ese ser es “Dios”.

Si Dios es perfecto, es bondadoso y veraz, no nos puede engañar y, por lo tanto, se convierte en garantía de certeza de las ideas que produzca mi pensamiento como claras y distintas. De esta forma, según Descartes, Dios no permite salir del subjetivismo o solipsismo nos proporciona objetividad en lo que pensamos y en lo que vemos.

        1. “El mundo corpóreo”: Tercera evidencia

Siguiendo con su propósito de encontrar fundamentos al nuevo saber filosófico, solo le queda tener conocimientos evidentes del mundo corpóreo, del cual hasta el momento hay que dudar.


Según Descartes, las cualidades sensibles de las cosas corpóreas captadas por los sentidos no nos pueden dar certeza pues son difusas y confusas; sin embargo, por la razón captamos la esencia de las cosas, que no es otra sino la “extensión” geométrica. Luego solo la “extensión” es percibida por la razón como idea clara y distinta. Pero la extensión no puede provenir de nuestro espíritu, pues no tenemos conciencia de hacerlo, luego tiene que provenir de un cuerpo.
Tenemos la inclinación natural que es producida por un cuerpo, y Dios nos engañaría si esta idea proviniera de algo que no fuera un cuerpo. Al ser perfecto, no permitiría que el pensamiento me engañe cuando percibo con claridad algo de la realidad corpórea, creada por Él. Por lo tanto, no puede haber error al percibir la extensión como atributo del mundo corpóreo.

En conclusión: las ideas de “yo pienso”, “Dios” y “extensión” son las tres evidencias o ideas innatas, que Descartes pone como fundamento para construir su sistema filosófico.




PROCESO DE FUNDAMENTACION FILOSOFICA

PASOS

EVIDENCIAS

EXPLICACION

Punto de partida


Primera

Segunda

Tercera

Duda metódica


“Pienso, luego existo”

“Yo pienso”


“ser infinito”

“Dios”


“Extensión”

Dudar de todo hasta llegara a una verdad evidente.


El “Yo” es un ser pensante que produce ideas claras y distintas. “innatas”.

Subjetivismo y solipsismo.


Frente a lo “finito” del “yo”.

Nos permite salir del subjetivismo.

Garantiza la objetivad de las ideas.
Atributo esencial del mundo corpóreo.

Dios garantiza la certeza de la extensión.



Conclusión: las tres evidencias son ideas claras y distintas que Descartes toma como fundamento de su nuevo saber filosófico. En Dios esta la máxima garantía de certeza de estas ideas.

3.1.6 La realidad: Ontología


A lo largo del proceso metodológico de fundamentacion filosófica fueron apareciendo tres tipos distintos de ideas, en el siguiente orden: pensamiento, Dios y extensión.
Descartes, del orden lógico pasa al orden antológico y considera que esas primeras ideas son tres tipos distintos de realidades. Ahora bien, si toda la realidad se circunscribe a esos tres ámbitos, cabe preguntarse ¿qué entiende Descartes por “realidad”?.
En Descartes “realidad” viene del latín “res” que significa “cosa” y cosa significa “ser real”, y advierte que “ser” procede del “esse” latino que significa “existir”.


Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos