Introducción. Definiciones



Descargar 412.29 Kb.
Página4/12
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño412.29 Kb.
Vistas256
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Estructuras accesorias



Aparato lagrimal: secreta lágrimas y las drenan en la superficie del globo ocular. Consta de varias estructuras: glándulas lagrimales, conductos lagrimales, sacos lagrimales y conducto nasolagrimal (hay alrededor de 12 conductos lagrimales en cada globo).
Cejas, pestañas, párpados, etc: las cejas y las pestañas tienen fin estético, y protegen en cierta medida la entrada de objetos extraños a los ojos (también sudor). En la base de las pestañas hay unas glándulas que segregan un liquido lubricante; cuando estas glándulas se infectan, producen los orzuelos.
Los párpados están constituidos principalmente por músculo voluntario y piel. La cara interna de los párpados esta revestida de llamada conjuntiva, mucosa delicada que tapiza la cara interna de los párpados, y se refleja luego sobre la superficie externa de cada globo ocular. La inflamación produce conjuntivitis, que deja los ojos enrojecidos.

3.2.2. Estructura de la retina
La estructura de la retina es extraordinariamente compleja, ya que contiene varios tipos de células organizadas por capas: células fotorreceptoras, las células bipolares, las células ganglionares, las células horizontales y las células amacrinas. Estas células están organizadas en 3 capas. También hay que añadir a esta complejidad la presencia de células gliales, o células de Müller, que desempeñan al igual que en SNC varios papeles. Además habría que añadir una capa interna de células pigmentarias. Según el orden de conducción de impulsos las principales capas neuronales son:


  • Fotorreceptora

  • Bipolar

  • Ganglionar

  • Capa pigmentaria: contiene grandes cantidades de una sustancia que absorbe la luz: melanina. Impiden que la luz que ha alcanzado la retina se refleje por el ojo. Falta en albinos: los reflejos de luz son tan grandes que hacen que las imágenes se blanqueen por exceso de luz. La visión del albino suele ser 3 veces menos precisa que la de un individuo normal.



Capa fotorreceptora

Aquí están situados los receptores de los estímulos luminosos o de la luz. En virtud de su forma, se denominan conos y bastones. Paradójicamente están situados junto a la capa coroidea, con lo cual para ser excitados, la luz ha debido atravesar diversos estratos de células nerviosas conectaras. Se ha estimado que existen del orden de 5.5 millones de conos y 125 millones de bastones (aprox. 25 veces más). En el fondo del ojo, en la retina, hay una pequeña depresión en el centro de una zona amarillenta (mácula densa o mácula amarilla) denominada fóvea central. Aquí los conos están más concentrados. La fóvea se localiza en la retina, en una zona en línea con la pupila ocular cuando el ojo es dirigido a un objeto. Es el punto de visión más clara y está densamente ocupada por receptores, ordenados radialmente en torno a la fóvea. Las células ganglionares y bipolares también están radialmente dispuestas, y los vasos sanguíneos desplazados, de tal forma que la luz no tiene que pasar a través de las células ganglionares y bipolares para alcanzar a los receptores situados en la fóvea. La mácula, zona especialmente capaz para una visión muy aguda y detallada, ocupa un área total no mayor de 1 mm cuadrado. La porción central de la mácula, la fóvea, es de 0.4 mm de diámetro. Ver dimensiones de la imagen en la retina y agudeza visual .


En la fóvea (y mácula) solo hay conos, densamente agrupados. Es una parte de la retina especializada en alta resolución, siendo la parte de visión más clara. La posición de los ojos se controla precisamente para asegurar que la posición principal de una imagen caiga en la fóvea de cada ojo (Martin, 1989). (Los rayos de luz procedentes de los objetos son enfocados por el cristalino sobre la fóvea, en la acomodación visual).
Otra zona que destaca claramente en la retina es la papila óptica o punto ciego. Los axones de las células ganglionares, que forman el nervio óptico, se dirigen hacia atrás en una pequeña zona circular en la porción posterior del globo ocular, llamada papila óptica o punto ciego. Aquí no existen células fotosensibles. A través de esta papila llega la arteria central de la retina y emergen las venas homónimas.


Estructura de conos y bastones

Ambas son células fotosensibles. La estructura básica de los conos es muy semejante a la de los bastoncillos. En general, los bastones son más estrechos y largos que los conos. Los conos suelen tener un extremo superior cónico. Además, las sustancias sensibles a la luz son ligeramente diferentes a la rodopsina, lo que hace a los distintos conos sensibles a distintos colores.


La porción fotosensible se ha desarrollado filogenéticamente a partir de un cilio. Da la impresión de que la membrana del cilio se ha desarrollado extraordinariamente y se ha invaginado, formando una serie de laminillas o discos. Estos discos se han comparado a una pila de monedas. Los pigmentos visuales (rodopsina y iodopsina) se sintetizan en estos discos. Su disposición parece que es muy ventajosa a la radiación de luz. Cuando la luz toca un pigmento visual, se produce una reacción fotoquímica que a su vez hace que la permeabilidad de la membrana celular aumente, modificándose el potencial eléctrico del bastoncillo y produciéndose un potencial receptor. La excitación se transmite a una neurona bipolar y de aquí a las ganglionares.
Los conos son sensibles al color. Su estimulación da lugar a sensaciones de matiz y brillo. Son muy densos en la fóvea haciéndose rápidamente más escasos hacia la periferia de la retina. En la porción más periférica de la retina no hay conos. La visión de los conos es diurna.
Los bastones son sensibles tan solo a la claridad y dan sensaciones correspondientes a diversas tonalidades de gris. Así, durante la visión nocturna no se tienen sensaciones de matiz. Durante la noche no existe con frecuencia luz suficiente para estimular a los conos (el umbral de excitación de éstos es relativamente alto)
Los conos:


  • reaccionan de forma selectiva a los colores

  • son muchísimo menos sensibles a la luz que los bastoncillos

  • en muchos casos cada uno de los conos está conectado con una fibra del nervio óptico, brindando una agudeza visual mayor que los bastoncillos (10 o 20 bastoncillos suelen estar conectados a una misma fibra del nervio óptico, transmitiendo impulsos al cerebro que no se originan necesariamente en un punto muy definido de la retina).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos