Introducción. Definiciones



Descargar 412.29 Kb.
Página1/12
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño412.29 Kb.
Vistas264
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Sistema Nervioso, Conducta y Educación


3. Sensación y Percepción

Introducción. Definiciones

Para un físico todo lo que acontece en el universo representa energía de diferentes tipos. Las clasifica como luz, sonido, temperatura, acontecimientos mecánicos, acontecimientos químicos, etc. Muchos de estos acontecimientos afectan al ser humano, pero éste sólo puede sentir una pequeña parte de los mismos: por ejemplo puede ser quemado por los rayos UV que no siente, por las radiaciones radiactivas, intoxicado por sustancias que no huele o saborea, etc. Los únicos acontecimientos que el hombre puede sentir son aquéllos que estimulan a sus receptores sensoriales1, los cuales a su vez estimulan al SNC para causar sensaciones conscientes.


La sensación se define como (dolor, frío, calor, sonido, ...) la impresión inmediata que causan los sentidos en el cerebro, detectada por el método de introspección2. Para Feldman (1995) sensación es el proceso mediante el cual un organismo responde a los estímulos).
Por percepción se entiende al acontecimiento consciente (interpretación) iniciado por la sensación, pero que incluye memoria, clasificación e integración de los impulsos aferentes de varios órganos.
Por otro lado, energía, es el acontecimiento físico que puede iniciar una sensación. Para que el acontecimiento físico o la energía cause estimulación en el receptor, o dicho de otro modo, para que sea detectada por el receptor sensorial, es preciso que cambie. Es decir los cambios energéticos van a ser detectados especialmente por nuestros receptores sensoriales, y no la energía en sí. Por ejemplo estamos habituados a la presión atmosférica, a la temperatura, al ruido de fondo, a la intensidad de la luz, etc. Percibimos nuevas sensaciones, es decir nuestros receptores sensoriales se estimulan, cuando se producen cambios en los acontecimientos físicos (ruido repentino, paso a un habitación más fría, etc).
El cambio energético resulta muy útil para la supervivencia del organismo. Un cambio en el estímulo significa un cambio en el medio ambiente, el cual puede afectar a la supervivencia (depredador - presa).
Un estímulo es cualquier acontecimiento o energía física que afecta a un receptor.


Clasificación de los estímulos y de los receptores sensoriales

Los receptores son tejidos u órganos especializados en responder a una forma específica de energía. El tejido está especializado en la excitabilidad. En el hombre los receptores están especializados para cinco tipos de energía:




  • mecánica. Los mecanorreceptores responden a deformación mecánica del receptor o de células vecinas. Incluye receptores cutáneos para la presión y el dolor, receptores propioceptores en los músculos y articulaciones que informan acerca de la posición y del movimiento de los miembros y receptores viscerales3, que proporcionan las sensaciones de distensión que acompañan al hambre.




  • térmica. Los termorreceptores de la piel informan de cambios de temperatura en el medio ambiente; algunos receptores identifican el frío, otros el calor.




  • química: forman las bases de los sentidos gustativos y olfatorios y ademas, responden al nivel de oxígeno en sangre arterial, concentración de dióxido de carbono y seguramente otros factores relacionados con la química del organismo. Responden mejor a sustancias en solución; por ejemplo disueltas en la saliva o en superficies mucosas húmedas de los conductos nasales.




  • acústica: los receptores acústicos son receptores para la presión, modificados, situados en el oído; responden a rápidas variaciones de la presión aérea (o sonidos).




  • Fótica o electromagnética: los receptores visuales son receptores fóticos que responden a la luz, que es una parte del espectro de energía electromagnética.


Tipos de receptores sensoriales.

Algunos autores, como Guyton (1989), hablando de tipos de receptores no incluye a los receptores acústicos y sí a los nociceptores; éstos reconocen el daño tisular, sea lesión física o sea lesión química.


La audición y la visión informan a cerca de acontecimientos que tienen lugar a distancia del sujeto. Existen ciertos receptores especializados que no originan sensaciones cuando son estimulados. Intervienen en los reflejos homeostáticos: por ejemplo receptores que responden a la presión sanguínea, células del bulbo que responden a los niveles de anhidrido carbónico, etc.
Cada uno de los diferentes tipos de sensaciones que podemos experimentar -dolor, tacto, vista, oído, etc.-, recibe el nombre de modalidad sensorial.
A pesar de que experimentamos diferentes modalidades de sensación, las fibras solo transmiten impulsos nerviosos. ¿Cómo las diferentes fibras nerviosas -del ojo, del tacto, etc.- transmiten diferentes modalidades de sensación?:
Los estímulos adecuados provocan en el receptor sensorial un potencial generador, quién a su vez provoca un impulso nervioso en las fibras nerviosas sensoriales que van al SNC. Estos impulsos nerviosos dan lugar a una sensación. La respuesta a la pregunta anterior es que cada haz de fibras nerviosas termina en un punto específico del SNC, y que el tipo de sensación percibida cuando se estimula una fibra nerviosa depende de la región específica del sistema nervioso donde llega dicha fibra. Vemos la luz porque los nervios ópticos van a las áreas visuales del cerebro, no porque los impulsos nerviosos correspondientes sean distintos de los impulsos nerviosos que provienen por ejemplo del oído, y que en consecuencia alcanzan otro área cerebral. A este fenómeno se le conoce como “ley de la energía nerviosa específica”.
Todos los receptores sensoriales transducen alguna forma de energía física en impulsos nerviosos.
Clasificación de los receptores por su forma.
Se admiten tres clases: 1) la neurona no especializada, 2) la neurona especializada y 3) la célula receptora especializada.
1) Las terminaciones no especializadas (terminaciones nerviosas libres) de los nervios sensoriales se encuentran en todas las partes del cuerpo: en gran número inmediatamente debajo de la superficie de la piel, también están en los músculos y vísceras. Una proporción muy importante de éstas sirve para la sensibilidad al dolor; otras terminaciones nerviosas libres perciben calor, frío y sensaciones poco precisas de tacto. 2) Otras terminaciones neuronales más especializadas se encuentran junto a la superficie de la piel, en las vísceras y en las articulaciones del esqueleto. Algunas de ellas están especializadas en la sensibilidad a la presión, mientras que en otras se trata probablemente de receptores para la temperatura. Las células sensoriales destinadas al olfato son así mismo terminaciones nerviosas especializadas. 3) Por último, alguno de los receptores más especializados del organismo adoptan la forma de células muy diferenciadas. Las células especializadas responden a una forma muy concreta de cambio de energía y excitan a una célula nerviosa sensorial con la que entran en contacto. Ejemplo, los receptores gustativos. Los órganos sensoriales muy diferenciados, como el ojo o el oído, poseen células receptoras especializadas.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos