Introducción a la sociología de la educacióN



Descargar 245.62 Kb.
Página9/19
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño245.62 Kb.
Vistas556
Descargas0
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   19

DE EDUCACION
a) Principios del Sistema
Estrechamente relacionada con los objetivos del sistema se encuentran los principios básicos que lo rigen, que obviamente responden a la política educacional del estado, a su régimen político y a su grado de desarrollo económico-social, que incluye las particularidades de la cultura y la psicología social de cada país.

Por esta razón resulta difícil establecer un modelo o sistema único de principios que resulte igualmente válido y aceptable para países con distintos niveles de desarrollo económico-social, diferentes tradiciones culturales y religiosas, regímenes políticos, etc. En nuestro trabajo, por lo tanto, nos limitaremos al análisis de los principios y la estructura del sistema nacional de educación de Cuba, sin que esto suponga que deba ser considerado como la única alternativa para otros países, aunque es un hecho que muchos de los logros alcanzados por la Educación Cubana constituyen el paradigma al que se refieren otras naciones del Tercer Mundo, particularmente en América Latina.

Los principios por los que se rige el Sistema Nacional de Educación cubano tienen su fundamentación en la Resolución sobre Política Educacional aprobada en el 1er Congreso del PCC y ratificada en los Congresos posteriores, que declaraba como propósito esencial de la política educacional cubana "la formación multilateral y armónica del individuo mediante la conjunción integral de una educación intelectual, científico-técnica, político-ideológica, física, moral, estética, politécnico-laboral y patriótico-militar”,(11) de donde se derivaban las exigencias que se le planteaban a la Educación.

De acuerdo con esta política la educación es una función del Estado, que garantiza la educación de niños y jóvenes y brinda las facilidades para continuar los estudios especializados y superiores con el fin de asegurar la universalización de la enseñanza. De tal forma se establecen exigencias únicas para todos los beneficiarios del sistema, con independencia de su lugar de origen o residencia o su pertenencia a clases o grupos sociales. Por otra parte los servicios educacionales generales son gratuitos y se extienden a todas las regiones y capas de la población, sin distinción de sexo o raza, lo que le confiere al sistema su carácter estatal y democrático, principio básico de todo el sistema nacional de Educación y enseñanza.(12)

Constituyen además principios del sistema los siguientes:


  • la combinación del estudio con el trabajo: principio que tiene su fundamento teórico en las ideas pedagógicas de Marx(13) y Martí(14) y que resulta de excepcional importancia tanto para la formación integral del hombre como para la reducción de los costos de la educación masiva.

  • la enseñanza del marxismo-leninismo como disciplina en los subsistemas y niveles correspondientes y como fundamento de todas las materias de enseñanza, lo que le confiere carácter científico a todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

  • la correspondencia entre la planificación del desarrollo del Sistema Nacional de Educación con el desarrollo económico social del país; lo que determina el establecimiento de prioridades sociales en la distribución y utilización de los recursos educativos, la asignación de plazas para la continuidad de estudios por especialidades y regiones del país, etc.

  • la coeducación: que posibilita la igualdad de acceso a la educación con independencia del sexo y promueve el desarrollo de relaciones adecuados entre ambos sexos.

La política educacional cubana se sustenta en el reconocimiento de la escuela como institución a la que se confiere la tarea de organizar y dirigir el proceso docente-educativo y coordinar la acción de las restantes influencias educativas. Según este concepto, en la Educación participan tanto la escuela como la sociedad en su conjunto, los padres, la familia, las organizaciones políticas y de masa, los medios de difusión masiva, las asociaciones y grupos informales, la comunidad, etc., como agentes socializadores cuyos esfuerzos e influencias deben conjugarse en un propósito único.

Pese a esta última declaración, no podemos pasar por alto que en el funcionamiento de estos agentes socializadores no siempre existe la necesaria coordinación, tanto entre ellos mismos como en su relación con la institución escolar, lo que evidentemente afecta el cumplimiento exitoso de los objetivos de la Educación.

Las influencias del medio social, sean provenientes de la familia, de la comunidad, de los grupos informales o de los medios de difusión (por sólo citar algunos) pueden ser factores decisivos en el reforzamiento de las normas y valores promovidos por la escuela, como también pueden subvertir totalmente el esfuerzo educativo de la institución escolar si promueven influencias contrarias a ella. De ahí la importancia de la integración e interacción del Sistema Nacional de Educación y enseñanza con todos los agentes educativos, en la elaboración de estrategias y acciones comunes tendientes a asegurar la preparación del individuo para su vida plena en sociedad.


b) La estructura del Sistema
La estructura del Sistema Nacional de Educación Cubano responde a una serie de principios organizativos(15) que pueden resumirse en:


  1. el enfoque de sistema: el sistema nacional constituye un conjunto de elementos (subsistemas), integrados en un todo mediante el objetivo general que deben cumplir.

  2. la planificación: de acuerdo con las necesidades del desarrollo económico-social se determinan las demandas de personal calificado para cada rama.

  3. la racionalización económica: correspondencia entre los costos del sistema y su eficiencia.

  4. la correlación entre economía y educación: establece la correspondencia entre los ritmos de desarrollo de la economía nacional y los del sistema de educación.

  5. la escuela única: que asegura el tránsito del estudiante por los distintos subsistemas.

  6. la combinación estudio-trabajo: como elemento formativo de la personalidad para desarrollar la mentalidad de productores.

  7. la relación rendimiento-extensión: precisar los contenidos necesarios para obtener la mejor preparación en un período de tiempo razonable.

  8. la función social de la escuela: definir el papel que corresponde a cada tipo de educación (subsistema) dentro de toda la sociedad.

Desde estos principios el Sistema Nacional de Educación de Cuba asume la siguiente estructura:


CUADRO 6a. ESTRUCTURA DEL SISTEMA NACIONAL DE EDUCACIÓN

Subsistemas

Niveles

Instancias de Dirección

  1. Educación Preescolar

  • Círculos Infantiles (0-5 años)

  • Preescolar (un curso)


Primario


Nacional

  1. Educación General, Politécnica y Laboral

  • Primaria (seis grados)

  • General Media

-Básica (tres grados)

-Preuniversitario (tres grados)










  1. Educación Técnica y Profesional

  • Escuelas de Oficios

  • Institutos Politécnicos




Medio

Provincial

  1. Educación de Adultos

  • Escuela de Idiomas

  • Secundaria Obrera

  • Facultad Obrera










  1. Educación Especial

  • de sordos e hipoacústicos

  • de ciegos y débiles visuales

  • de impedidos físicos

  • de retraso y problemas de conducta





Primario

y

Medio

Municipal

  1. Formación y Perfeccionamiento del Personal Pedagógico

  • Escuela de Educadoras

  • Institutos Pedagógicos


Superior


Escuela

  1. Educación Superior

  • Universidad e Institutos

  • Sistema de Postgrado










8. Educación Extraescolar: incluye todos los subsistemas







En lo que se refiere a la estructura del Sistema Nacional de Educación y Enseñanza resulta válido profundizar en algunas cuestiones que deben incluirse en cualquier propuesta de perfeccionamiento. Un diseño racional deberá cumplir, entre otros requisitos, los siguientes:


  1. Sobre el enfoque sistémico: que todos los elementos del sistema estén perfectamente articulados entre sí, de manera que el estudiante pueda transitar de uno a otro tanto en sentido lineal como en el transversal sin que ello signifique retroceso o pérdida de años de estudio, así como que cada subsistema se abra al mayor número de opciones de seguimiento posibles.

  2. Sobre la eficiencia del sistema: que se conjugue la eficiencia económica (relación entre costos y resultados) con la eficiencia al nivel personal, o sea el desarrollo de competencias que permitan una inserción positiva en la esfera laboral y la adecuación a las necesidades conocidas de fuerza de trabajo que aseguren la ubicación laboral de cada egresado de los subsistemas.

  3. Sobre la vinculación estudio-trabajo: que su concepción y aplicación vincule su significado formativo, como medio para la educación de valores, con el significado práctico de la adquisición de conocimientos, hábitos y habilidades propias de oficios concretos que permitan una rápida inserción en la vida laboral.

De tal manera, un esquema hipotético del sistema de Educación y enseñanza, atendiendo esencialmente a los requisitos que hemos expuesto pudiera representarse así:



CUADRO 6b. ESQUEMA HIPOTÉTICO DEL SISTEMA NACIONAL DE EDUCACIÓN.

EDAD







NIVELES







GRADOS O CURSOS

25







ESPECIALIZACIÓN









24


















23


















22







SUPERIOR







V

21
















IV

20
















III

19













TÉCNICOS

II

18
















I

17







PREUNIVERSITARIO







12º

16










OFICIOS




11º

15
















10º

14







SECUNDARIA









13


















12


















11







PRIMARIA









10

VOCACIONAL















9


















8


















7










ESPECIAL






6


















5




PREESCOLAR













De acuerdo con este esquema la edad promedio para el término de la enseñanza obligatoria estaría entre los 15 y 16 años y el ingreso a la vida laboral fluctuaría entre los 17- 18 años (obreros); 19-20 (Técnicos medios) y 23-24 años (graduados de nivel superior), con una duración de la instrucción de 12, 14 y 18 años para cada una de estas categorías, que pudieran extenderse 1 ó 2 años más en interés de cumplir otras obligaciones sociales (p. ej. servicio militar para los varones). La diferencia en la duración de los estudios de preuniversitario, enseñanza técnica y de oficios, que responde a las necesidades propias de cada uno de los subsistemas evita la coincidencia de grandes masas de jóvenes en la misma cohorte de egresados, y por lo tanto permite una mejor distribución de las capacidades para la continuidad de estudios o la integración a la vida laboral según las ofertas de puestos de trabajo disponibles.




4.1.3 FUNCIONES ESPECIFICAS DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN
Como vimos con anterioridad la Educación, entendida como factor de la práctica social, desempeña una función social finalista, caracterizada por el cumplimiento de tareas específicas asignadas por la sociedad. Esta función finalista se despliega en lo que podemos calificar como funciones particulares del Sistema Nacional de Educación y enseñanza:


  1. la función socioeconómica

  2. la función política

3. la función cultural
Procedamos a una breve caracterización de cada una:


  1. Función socioeconómica:

Consiste esencialmente en la preparación de los niños, adolescentes y jóvenes para su futura inserción en la vida laboral en la condición de productores. Esta preparación está regulada mediante la División Social del Trabajo que condiciona tanto los niveles de enseñanza por los que transcurre la instrucción como la especializa­ción del personal que trabaja en cada nivel y la estructura de especialida­des que se enseñan dentro de cada subsistema y nivel. Puede entonces definirse una caracterización en tres niveles de enseñanza atendiendo a cómo cumplimentan esta función socioeconómica:




  1. Enseñanza general: constituye el nivel básico de apropiación de conocimientos y capacidades necesarias para la continuidad de cualquier instrucción profesional posterior. Por esta razón debe ser de carácter obligatoria y general, a la vez que etapa de formación de la orientación vocacional futura.

  2. Enseñanza Técnico-Profesional (o politécnica). Debe asegurar la continuidad de la formación cultural general y brindar los elementos de la formación profesional básica en dos categorías: obreros calificados y técnicos medios de acuerdo con las especialidades que integran el subsistema.

  3. Enseñanza Superior (especializada): Debe asegurar la profundización de la formación cultural en áreas específicas relacionadas con el perfil profesional del estudiante así como garantizar la preparación profesional especializada en el perfil concreto de la carrera, de acuerdo con el desarrollo alcanzado por la ciencia y la técnica de la rama en cuestión, así como desarrollar las habilidades y hábitos para la actualización y superación del profesional desde su puesto de trabajo.

Los indicadores fundamentales para medir el cumplimiento de la función socioeconómica del sistema serán, en 1er lugar, el porcentaje de estudiantes que transitan de un nivel a otro cumpliendo con los requisitos de calidad exigidos (continuidad) y, en 2do lugar, el coeficiente de éxito que logran estos continuantes en el nivel hacia donde fueron promovidos (permanencia). Desde esta valoración los tradicionalmente bajos resultados de los primeros cursos de cada nivel no se explican como reflejo de problemas propios, sino más bien como expresión de la insuficiente preparación de los estudiantes para el salto de nivel, o sea que "arrastran" carencias de contenido y de habilidades que no fueron suficientemente atendidas y desarrolladas en el nivel precedente, y no pocas veces se utiliza como justificación de los errores propios.

En el cumplimiento de la función socioeconómica aparece un grupo de problemas de enorme significación teórica y práctica. Entre los más importantes cabe citar lo referente a la extensión óptima de los niveles de enseñanza, la relación entre la estructura de especialidades y las necesidades reales de la economía, el aseguramiento de la calidad de los egresados de cada nivel, el incremento de las competencias individuales de los obreros, técnicos y profesionales de cada especialidad, la correspondencia entre la enseñanza dentro del sistema y las condiciones reales dentro de la producción, etc.

El incremento en los niveles absolutos de escolarización, fenómeno que viene manifestándose en todos los países desde la década del 60 hacia acá, aunque no signifique una mejoría sustancial del porcentaje de individuos escolarizados dentro de toda la población mundial sí representa modificacio­nes importantes en otros indicadores socio-económicos, en particular de los niveles de productividad del trabajo.

En efecto, el incremento de la escolaridad implica la posibilidad de emplear herramientas, procedimientos y tecnología de mayor productividad, de aquí que el desarrollo de programas de industrialización y modernización tecnológica estén directamente relacionados con la atención y recursos que se dedican a la Educación. Sin embargo, no debe tomarse este razonamiento general como una regularidad, puesto que el incremento de la productividad del trabajo obedece a una gran variedad de factores concomitantes, de los cuales la calificación de la fuerza de trabajo es sólo uno de tantos. La práctica demuestra que, a pesar de los notables incrementos en la tasa de escolaridad de la población y en la calificación de los trabajadores a escala global, la productividad del trabajo a escala ramal puede disminuir como resultado de otros factores organizativos, estructurales, de carácter extralaboral, etc.(16)

Para algunos teóricos de la Sociología del Trabajo, el incremento de la escolarización y calificación profesional debe producir un crecimiento del nivel de satisfacción del individuo con el trabajo que realiza.(17) Pero algunas investigaciones demuestran que esto sólo es válido cuando el individuo realiza aquel trabajo por el que realmente siente una motivación personal muy alta. Así p. ej. el investigador alemán R.Stollberg en una investigación realizada en 1968 determinó un 38 % de insatisfacción entre los sujetos que habían terminado el 8vo grado de instrucción, contra un 60 % entre los que habían terminado el 12º grado, en lo que cabe suponer que el nivel de exigencias personales y, por tanto, de aspiraciones con relación al trabajo aumenta en correspondencia con el mayor nivel de instrucción. (18) Otro elemento importante en los estudios sobre la escolarización es el que se refiere a sus efectos sobre la movilidad social, o sea como factor de la reproducción y transformación de la estructura socio-clasista.(19) En los años 60 y 70 se desarrollaron investigaciones tendientes a comprobar el efecto de la escolaridad en el paso de los sujetos de un estrato o capa social a otra; por ejemplo de las clases obreras y campesina a los sectores de la intelectualidad, profesionales, funcionarios, etc, que arrojaron importantes conclusiones que ratifican la influencia de la escolarización en el cambio de status social de los sujetos.(20)






  1. Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos