Introducción a la psicología del deporte



Descargar 145 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión22.01.2018
Tamaño145 Kb.
Vistas106
Descargas0
  1   2   3


planificación y periodización del entrenamiento psicológico del deportista

Trabajo publicado en www.ilustrados.com

La mayor Comunidad de difusión del conocimiento


PLANIFICACIÓN Y PERIODIZACIÓN

DEL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO

DEL DEPORTISTA


AUTOR: Lic. en Educación Física Roberto Ribetti

Resumen
Las competencias deportivas actuales exigen de los participantes un enorme gasto de energía no solo física, sino también psíquica. Ni siquiera un deportista muy bien preparado física y técnicamente puede lograr la victoria en una competencia (para la cual está potencialmente preparado del todo) si no tiene desarrolladas en la medida necesaria las funciones psíquicas y los rasgos psicológicos que hacen falta. Todo esto indica la necesidad de un cuarto tipo de preparación del deportista: la psicológica.

PLANIFICACIÓN Y PERIODIZACIÓN

DEL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO

DEL DEPORTISTA




Introducción
Fue una experiencia realizada hace algunos años con un plantel de fútbol de liga del interior de la provincia de Santa fe. El club era Sportivo Rivadavia de la localidad de San Jenaro Norte. El equipo era de 1era. Div., participando de la liga Totorense. Creí oportuno y en base a lo propuesto por José Lorenzo Gonzáles en su libro Psicología y Deporte. Edición 1992. Editorial Biblioteca Nueva, confeccionar un modelo de periodización anual del entrenamiento psicológico, integrado dentro de la planificación global, con los demás componentes: técnica, táctica y preparación física.
Básicamente, la preparación del deportista está basado en el desarrollo simultáneo, sistemático y planificado, de un proceso biológico, un proceso pedagógico y un proceso psicológico; los cuales racionalmente entroncados, tienden a la optimización del deportista para la competencia.
En la actualidad, los entrenadores y técnicos deportivos, dividen en períodos o etapas, los componentes fisiológicos, técnicos y tácticos de la preparación de los deportistas. José Lorenzo Gonzáles, entiende que la preparación psicológica debe operar de acuerdo con la misma filosofía: dividiendo el entrenamiento en fases, cada una con sus propios objetivos, la planificación del progreso de un deportista es más racional y eficiente.
Por ello, opté por experimentar esta forma. Los períodos de la preparación psicológica, de acuerdo a la división de la planificación, fueron 4. Cada una con objetivos muy claros, que fueron: Tesón y voluntad (período general); convicción y autoestima (período especial); agonística (período pre-competitivo) y espíritu de lucha (período competitivo).
Estos objetivos, fueron tratados con las destrezas psicológicas llamadas básicas:


  • Técnicas de modificación de conductas

  • Relajación

  • Energetización

  • Automensajes positivos

  • Concentración

  • Visualización ideomotora

Hago notar que mi función específica fue la de preparador físico. De todas maneras no impidió realizar esta propuesta.




FUNDAMENTOS DE LA PREPARACIÓN PSICOLÓGICA DEL DEPORTISTA

Concepto general de la preparación psicológica del deportista

Desde hace mucho tiempo se han considerado como base del perfeccionamiento deportivo dos tipos de preparación del deportista: la física, que persigue el desarrollo general y físico especial (para el tipo específico de deporte) del deportista, y la técnica, cuyo sentido consiste en que el deportista llegue a dominar los hábitos y procedimientos motores especiales de las acciones que son inherentes al tipo de deporte, y pueda perfeccionarse en la ejecución de dichos procedimientos. A estos dos tipos de preparación se les agregó un tercero: la preparación táctica, cuyo fin consiste en perfeccionar la ejecución de los procedimientos y acciones tácticas.


Pero el aumento invariable y considerable de los récord y las normas deportivas que caracteriza mundialmente el deporte moderno ha demos­trado que son insuficientes estos tres tipos de preparación. Las competencias deportivas actuales exigen de los participantes un enorme gasto de energía no solo física, sino también psíquica. Ni siquiera un deportista muy bien preparado física y técnicamente puede lograr la victoria en una competencia (para la cual está potencialmente preparado del todo) si no tiene desarrolladas en la medida necesaria las funciones psíquicas y los rasgos psicológicos que hacen falta. Todo esto indica la necesidad de un cuarto tipo de preparación del deportista: la psicológica.
Importancia de la preparación psicológica y lugar que ocupa en el sistema general de la preparaci6n del deportista.
La preparación psicológica contribuye a la aceleración de los procesos naturales de desarrollo de las cualidades psíquicas y propiedades de la personalidad más importantes para el deportista. La utilización de procedimientos y medios de preparación psicológica permiten elaborar en el deportista la tendencia a la auto educación de la voluntad, a un auto perfeccionamiento activo; le enseñan a controlar de manera cons­ciente sus estados psíquicos en las condiciones extremas de la actividad competitiva (en los intensos entrenamientos antes de la competencia, en los minutos de gran responsabilidad de la lucha deportiva). A medida que se desarrolla el deporte moderno la atención de los especialistas es atraída cada vez más por la cuestión relacionada con la importancia de la disposición psicológica para los deportistas de alta calificación. El objetivo de la preparación psicológica de los deportistas es el logro del nivel mas alto de preparación para la actividad deportiva.
Debemos entender por preparación psicológica el nivel de desarrollo del conjunto de cualidades y propiedades psíquicas del deportista de las que depende la realización perfecta y confiable de la actividad deportiva en las condiciones extremas de los entrenamientos y las competencias.
Los componentes de la preparación psicológica son los siguientes:
1. Las funciones psíquicas que propician el dominio perfecto de la actividad motriz.
2. Las cualidades de la personalidad (orientaciones de la motivación, rasgos del carácter, temperamento), que aseguran intervenciones estables, un alto nivel de la capacidad de trabajo y de la actividad psíquica en las difíciles condiciones del entrenamiento y de las competencias.
3. Las vivencias psíquicas positivas y estables que se manifiestan en esas condiciones.


COMPONENTES DE LA PREPARACIÓN

PSICOLÓGICA

Procesos o funciones

psíquicas

Propiedades psíquicas

de la personalidad


Vivencias psíquicas


  • Sensaciones

  • Percepciones

  • Representaciones

  • Imaginación

  • Pensamiento

  • Emociones

  • Voluntad

  • Memoria

  • Atención

  • Lenguaje




  • Necesidades

  • Orient. de la Mot.

  • Interés

  • Temperamento

  • Carácter

  • Capacidades

  • Esfuerzo volitivo

  • Actitudes


  • Positivas

  • Negativas



Contribuyen al dominio

de la técnica y la táctica

para el perfeccionamiento

deportivo.



Contribuyen a optimizar

la disposición para que las participaciones sean

seguras y estables

Contribuyen al

desarrollo de la

estabilidad

psíquica



Los procesos o las funciones psíquicas (sensaciones, percepciones, representaciones, memoria, pensamiento), que aseguran el dominio rápido y perfecto de la maestría técnico-táctica y la realización precisa de las acciones técnicas y tácticas en las condiciones extremas de la preparación y las competen­cias, en los deportistas de alta clase es conveniente considerarlas como capacidades deportivas específicas. Entre las funciones psíquicas que contribuyen al dominio de la técnica y que permiten regular con precisión las acciones motoras podemos relacionar las propiedades de la sensoria­lidad:
a) Las percepciones muscular-motoras bien desarrolladas, que permiten realizar el control de los distintos parámetros del movimiento, el sentido del tiempo, del ritmo, del tempo, de la distancia, la capacidad de orientarse en el espacio y otras.
b) Las capacidades de la atención: habilidad para concentrarla y distribuirla en diferentes parámetros del movimiento en microintervalos de tiempo y otras.
c) Las particularidades de la representación de los movimientos y de sus conjuntos de diferente complejidad.
d) Las particularidades de la memoria operativa.
e) Las particularidades de las reacciones sensomotrices simples y complejas, anticipadas, de las reacciones ante un objeto que se mueve y otras.
f) Las particularidades de la sensomotricjdad y de la atención se encuentran en determinada relación de dependencia con algunas propiedades de! sistema nervioso de los deportistas, y en particular la movilidad y labilidad de los procesos nerviosos.
g) El dominio de la maestría técnica exige un alto nivel de desarrollo de los procesos del pensamiento: la capacidad de resolver de manera operativa las tareas tácticas, la rapidez y flexibilidad del pensamiento, la capacidad de realizar un análisis instantáneo de la información que se recibe sobre las acciones de los contrarios, etcétera.
El conjunto de propiedades psíquicas de la personalidad del deportista contribuye a que las participaciones sean seguras y estables durante las competencias, a que los entrenamientos sean sistemáticos y se utilicen cargas de gran volumen e intensidad. Las propiedades más importantes de la personalidad, que determinan las características de la conducta del deportista en condiciones extremas son: las orientaciones de la motiva­ción, el nivel de interés por la actividad de entrenamiento y de competencia, la actitud hacia esta actividad, las particularidades caracte­rísticas de la personalidad (rivalidad, firmeza de carácter, rasgos volitivos, manifestaciones emocionales de la personalidad) y el temperamento. La estabilidad psíquica es una cualidad especialmente importante para el deportista, contribuye a la conservación (o elevación) de su capacidad de trabajo, a la solución exitosa de tareas complejas de responsabilidad en condiciones de existencia de fuertes estímulos emocionales.
El estado psíquico del deportista es la formación psíquica más lábil, representa una manifestación compleja en un momento dado de las funciones psíquicas más importantes y necesarias para la actividad deportiva (por ejemplo: las emociones, la atención, el pensamiento) y se caracteriza por un determinado nivel de actividad e intensidad. El carácter y el nivel del estado psíquico ejerce una gran influencia sobre la actividad deportiva corriente y futura al mejorar o empeorar su efectividad. El perfeccionamiento deportivo y el éxito de la participación del deportista en la competencia depende de cómo se produce el control y el autocontrol del estado psíquico. La influencia bien organizada sobre el estado psíquico del deportista ayuda a formar su personalidad.
Pero no todo tipo de influencia sobre la psiquis del deportista constituye el contenido de su preparación psicológica, una serie de cualidades psíquicas se desarrollan como resultado del proceso racional de enseñanza y entrenamiento, bajo la influencia de la participación sistemática en las competencias. En este caso el perfeccionamiento de las cualidades psíquicas, importantes para el éxito del deportista, no es la consecuencia de un sistema especial de influencias psico-pedagógicas, dirigido al mejoramiento de dichas cualidades, es decir, de preparación psicológica. El perfeccionamiento de las particularidades de la personalidad del deportista necesarias para una participación segura y estable en las competencias y una preparación exitosa para estas, está vinculado de manera indisoluble a la educación moral y volitiva general, y debe llevarse a cabo en correspondencia con sus principios fundamen­tales, sin depender de los éxitos del deportista ni de la significación de las próximas competencias.
La preparación psicológica es un proceso objetivado que en mayor o menor grado se lleva a cabo en la práctica del deporte. Casi todos los entrenadores en una u otra medida resuelven las tareas del perfecciona­miento de la preparación psicológica del deportista.
Objetivos y tareas de la preparación psicológica
El objetivo general de la preparación psicológica es el desarrollo de las cualidades psíquicas que el deportista necesita para alcanzar un alto nivel de perfeccionamiento deportivo, la estabilidad psíquica y la disposición para intervenir en competencias de envergadura.
La educación de la estabilidad psíquica del deportista se estructura a partir de la formación de la habilidad de conservar e incluso elevar, en condiciones extremas, el nivel de su estado emocional, su capacidad de trabajo y la efectividad de las acciones motoras. La disposición psíquica, que representa el nivel más alto de preparación psicológica para competencias concretas, supone la existencia de un alto nivel de cualidades sensoriales y sensomotrices, propiedades de atención, ideomotricidad, pensamiento táctico, memoria y otras cualidades importantes para la realización de la actividad motora del deportista y la capacidad del control a voluntad de su conducta y sentimientos.
La preparación psicológica del deportista consiste en:
1. Contribuir al perfeccionamiento de los procesos psíquicos: percepcio­nes especializadas, representaciones, atención, memoria, pensamiento y otros, importantes para alcanzar el máximo nivel de maestría técnico-táctica.
2. Formar cualidades psíquicas de la personalidad del deportista que ejerzan influencia sobre la manifestación estable de los procesos psíquicos mencionados, sobre la conservación y la elevación del nivel de la capacidad de trabajo y de la efectividad de las acciones motoras en las condiciones difíciles del entrenamiento y de las competencias.
3. Crear los estados psíquicos óptimos durante el proceso del entrena­miento y las competencias.

4. Desarrollar la habilidad de controlar los estados psíquicos en las condiciones extremas de la actividad.


5. Contribuir al desarrollo de conocimientos acerca de las competencias que han de celebrarse.
6. Crear una “atmósfera psicológica” positiva en los colectivos de deportistas.
Tipos de preparación psicológica
En la Psicología del deporte es usual dividir la preparación psicológica del deportista en preparación psicológica general y preparación psicológi­ca del deportista para una competencia concreta; esta última se subdivide en temprana e inmediata.
Durante el proceso de la competencia la preparación psicológica inmediata se puede dividir en: ajuste psicológico y control del estado psíquico directamente antes de cada intervención, influencia psicológica en el curso de una intervención, acción psicológica en los intermedios entre las presentaciones y organización de las condiciones para el restablecimiento neuro-psíquico. La preparación psicológica para la competencia temprana y la inmediata, como también la acción psicológica después de la presentación, están asociadas a competencias concretas, mientras que la preparación general se logra tanto durante todos los períodos del entrenamiento, como también durante la competencia.
Cada parte de la preparación psicológica tiene sus tareas más especificas, cuya solución con frecuencia suele ser inseparable una de otra.
La preparación psicológica general del deportista está dirigida a la solución de tareas psicológicas de perfeccionamiento de las cualidades de la personalidad del deportista y a la formación en él de la disposición psíquica para una participación efectiva en las competencias.
Sus tareas concretas son:
1. La educación de rasgos morales de la personalidad del deportista, como la base más importante del éxito de la actividad deportiva.
2. El perfeccionamiento de los procesos de la percepción, que en particular son importantes para el tipo específico de percepciones especializadas.
3. El desarrollo de la capacidad de atención, su estabilidad y rapidez de movilización, la habilidad de orientarse en las situaciones de la competencia deportiva.
4. El desarrollo de la memoria, la imaginación, el pensamiento intuitivo efectivo, la capacidad de recordar con rapidez y exactitud los procedimientos deportivos y sus combinaciones, de utilizar representa­ciones muscular-motoras durante el proceso del entrenamiento ideo-motriz.
5. El desarrollo de cualidades emocional-volitivas, de la capacidad de manifestar en las situaciones necesarias valentía, decisión, dominio de sí, entereza de carácter y voluntad de vencer.
Como es lógico, una serie de funciones psíquicas se desarrollan en el deportista de manera gradual, en el proceso de dominio práctico de la técnica y la táctica del deporte; pero el logro del alto perfeccionamiento de las funciones psíquicas que requiere el deportista exige un trabajo dirigido hacia un fin determinado con el objetivo de desarrollarlas. En esto radica, precisamente, la esencia de la preparación psicológica. Si antes a los psicólogos del deporte les interesaba la cuestión de en qué medida las funciones psíquicas y las cualidades de la personalidad se desarrollaban en el hombre como resultado de la práctica sistemática de unos u otros tipos de deporte, en relación con el problema de la preparación psicológica esta cuestión se plantea de otra manera: ¿qué funciones psíquicas y cualidades de la personalidad deben desarrollarse en el deportista, y en qué medida, para que pueda alcanzar el éxito en un tipo determinado de deporte?
Las diferentes etapas de preparación psicológica para una competencia concreta o para varias competencias en el año, tienen sus tareas especificas, cuya solución constituye el contenido de las partes de la preparación psicológica en esas etapas. De este modo, en el proceso de preparación psicológica temprana para una competencia (que por lo general comienza dos o tres semanas antes de su inicio) el entrenador se dedica a:
1. Obtener la información de las condiciones acerca de la próxima competencia y sobre los rivales principales.
2. Obtener datos diagnósticos sobre el nivel de entrenamiento del deportista, acerca de las particularidades de su personalidad y de su estado psíquico en esta etapa de preparación.
3. Determinar (junto al deportista) los fines de la participación, confeccionar un programa de las acciones en la próxima competencia (tomando en cuenta la información de que se dispone).
4. Elaborar junto al deportista un programa detallado de su conducta y preparación psicológica para la competencia (incluso de la propia etapa de competencia).
5. Estimular los motivos positivos de importancia social y personal para la participación en la competencia tomando en cuenta las tareas planteadas y el programa de preparación planificado.
6. Organizar un entrenamiento para superar las dificultades y los obstáculos inesperados en condiciones que modelen la actividad competitiva con la orientación hacia el perfeccionamiento en los deportistas de las cualidades volitivas, el sentimiento de seguridad y del pensamiento táctico.
7. Crear durante el proceso de preparación condiciones tales que permitan utilizar procedimientos que ayuden a eliminar la tensión psíquica excesiva del deportista.

Desarrollo
PLANIFICACIÓN Y PERIODIZACIÓN DEL ENTRENAMIENTO PSICOLOGICO DEL DEPORTISTA
El establecimiento de metas para maximizar el rendimiento
El establecimiento de metas es una técnica o estrategia de apo­yo para que los deportistas consigan el máximo rendimiento.
No hacerlo es privarse de un instrumento de formidable poder para ha­cer progresar a sus deportistas. El empleo adecuado del establecimiento de metas, si va asocia­do a un procedimiento de seguimiento y de evaluación de los resul­tados, resulta siempre eficaz.
En este sentido, toda planificación puede considerarse como un sistema de establecimiento de metas, consistente en una anticipación de una actividad que se pretende llevar a la práctica; en el caso de la planificación deportiva, será un proyecto del contenido, de las formas y condiciones del entrenamiento. Se trata de un proyecto mental o escrito que se elabora antes de que tenga lugar su plasmación en el entrenamiento. (Matveiev, 1977).
La planificación del entrenamiento psicológico persigue el mismo objetivo: programar de antemano un plan que después se intentará hacer realidad, con el fin de optimizar el rendimiento deportivo. La planificación del entrenamiento psíquico constituye un procedimiento más, que se integra dentro de la planificación global, para optimizar el entrenamiento deportivo.
La experiencia acumulada en este campo aconseja periodizar el entrenamiento en función de la/s competencia/s importantes de un año (planificación anual) de un semestre (planificación semestral) o de períodos de tiempo más cortos, siempre en función de las fechas de las competencias en las que el deportista va a participar.
La planificación del entrenamiento psicológico se integra en el plan general de entrenamiento y se adapta a sus fases, contribuyendo así a la consecución de los mejores resultados, mediante la preparación mental del deportista. Puesto que la dimensión psicológica no es un aspecto del que el deportista puede prescindir, cuando compite, el entrenamiento mental se planifica en sincronía con el entrenamiento físico. Lo mental y lo físico, son dos caras de una misma moneda.
Como el proceso de entrenamiento físico global suele ser muy largo, se han adoptado distintas términos que hacen referencia a las diferentes unidades que componen su duración. Estas unidades son las que también el psicólogo deportivo tiene en cuenta para integrar la ayuda psicológica en los distintos componentes de dura­ción del entrenamiento, y son las siguientes:
SESION

MICROCICLO

MESOCICLO

MACROCICLO

MEGACICLO

La sesión es la unidad más pequeña del proceso de entrenamien­to. Cuando a la sesión se incorporan las técnicas psicológicas, los progresos son mayores y más rápidos que utilizando únicamente el entrenamiento físico. Para optimizar el rendimiento, en cualquier fase o edad, es absolutamente imprescindible la utilización de la preparación mental; el miçrociclo suele tener una duración aproxi­mada de una semana; el mesociclo comprende de 6 a 8 semanas; y el macrociclo, abarca un número variable de mesociclos, distri­buidos a lo largo de la temporada. La adaptación a cada deporte es una cuestión de acomodación a las características particulares de los mismos.


Por ejemplo, la temporada de los deportes de equipo, como el fútbol, salvo un corto período de vacaciones estiva­les, está distribuida en competiciones semanales, por lo que, la periodización del entrenamiento tiene una organización diferente respecto a deportes como la natación o el atletismo, donde las com­peticiones suelen estar separadas por lapsos de tiempo mayores de una semana y no están organizadas en forma de liga.
La planificación del entrenamiento psicológico tiene en cuenta y se adapta, no sólo a la periodización del plan de entrenamiento, sino también a la naturaleza del deporte y a sus características es­pecíficas.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos