Intervención en Psicología de la Salud



Descargar 281 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño281 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

EL RIESGO OBSTÉTRICO

Aún en lo que se refiere a riesgo materno o perinatal también está más en relación a factores externos que a factores biológicos. Por lo general la adolescente no concurre a control médico hasta ya bastante avanzado el embarazo: hay una tendencia a controles deficientes por la demora frecuente en su diagnóstico, quedando la joven expuesta a la desnutrición, a trastornos preeclámpticos, y a nacimientos prematuros.


El conflicto familiar que suele desencadenar un embarazo adolescente lleva en primer lugar a que la adolescente oculte el embarazo; esto se acentúa en los casos de parejas circunstanciales, por una casi segura ausencia de un padre que se haga cargo del bebé y del apoyo a su pareja, o porque no existe

con la suficiente continuidad y coherencia.


También las “opciones” de adopción o separación del bebé son de alto riesgo psicológico y social para la madre adolescente.

Y EL VARÓN ?


En principio, todo adolescente varón corre el riesgo de embarazar.

Normalmente no se tiene en cuenta el problema emocional y

psicosocial que implica para un varón una primera paternidad problematizada, no deseada o

interrumpida, pero sus repercusiones psicológicas y sociales

son mucho mayores de lo que se suele pensar: dificultades en el desarrollo de la

adolescencia, trastornos de conducta, dificultades sexuales y de establecimiento

de familia en el futuro, etc. No se suele enseñar a los adolescentes a respetar la libre determinación de la mujer y a compartir con ella la responsabilidad que conllevan las cuestiones relativas a la sexualidad y a la reproducción. Los programas encaminados a cambiar las actitudes masculinas, han puesto de manifiesto algunos adelantos: los programas de asesoramiento de jóvenes por otros jóvenes han sido particularmente útiles en el caso de los varones adolescentes.
De acuerdo a la investigación realizada en 1987 por J. Baltazar y J. Figueroa Perea13, cuyo objetivo fue describir la información que tiene la población adolescente y joven (10 a 24 años) de la ciudad de México sobre el conocimiento y uso de métodos anticonceptivos, así como los motivos por los que no los utilizan durante sus relaciones sexuales, se observó que los anticonceptivos más usados por los adolescentes y jóvenes son los métodos en los que el hombre participa activamente (condón, ritmo y coito interrumpido) por lo que se enfatiza la necesidad de involucrar a los hombres en la toma de decisiones para el uso de métodos anticonceptivos.

FACTORES DE PROTECCIÓN (“RESILIENCE”)

A los factores de riesgo se contraponen los factores de protección o de resistencia (resilience), que aumenta la chance de que el individuo salga indemne de la acción de los factores patógenos; los factores de protección incluyen los recursos propios del individuo (sean de tipo cognitivo, emocional, etc.) y los recursos de su ambiente. Cercano, pero diferente, es el concepto de factores de moderación: aquellos factores que inoperantes en condiciones normales, pueden sin embargo amortiguar el efecto de los factores de riesgo.

Las investigaciones sobre este tema son recientes, pero el conocimiento de aquellos factores que atenúan el riesgo es esencial, pues las intervenciones programáticas lograrán sin duda un mejor resultado, respetando “el equilibrio ecológico del individuo, al que hay que ayudar a recuperar sus potencialidades”14. Estudios realizados en 198715 en forma conjunta por seis países latinoamericanos (Colombia, Chile, El Salvador, Hondura, Venezuela y en Mendoza, Argentina) permitieron concluir que la edad por sí sola no es un factor de mayor impacto en el resultado de los embarazos, pero que la atención precoz es indispensable para esta población.

Todo lo dicho anteriormente no significa que siempre, ni universalmente, el embarazo en la

adolescencia suponga un problema de gravedad. Al fin y al cabo, muchas de nuestras abuelas fueron madres adolescentes y durante milenios el embarazo en la

adolescencia en la especie humana no ha sido la excepción sino la regla.


Antonovsky16 (1979) propone tomar en cuenta que hay recursos generalizados para resistir, caracterizando:

Materiales: dinero, vivienda, comida, etc.

Cognitivos: inteligencias, acceso a la información, etc.

Vinculares: redes de apoyo social, situaciones de apego, etc.

Emocionales: capacidad para amar, identidad yoica, etc.

Macrosociales: trabajo, religión, etc.


Si el embarazo es deseado, o el entorno familiar y/ o el grupo social

lo integra -o incluso lo apoya- los riesgos

psicosociales disminuyen, aunque los riesgos obstétricos puedan o no permanecer

intactos.

Por otra parte, los

profesionales de un Equipo de Atención Primaria han de estar preparados y conocer la “antropología

básica” de los grupos con los que trata a fin de funcionar como red de apoyo y sostén .

REFLEXIONES

Hasta el momento, es altamente controvertido que un embarazo en la adolescencia sea un problema sólo de salud pública: su supuesto incremento, los riesgos obstétricos de parto prematuro, la prematuridad y/o bajo peso del bebé (Stern, 1997). Por el contrario, el abandono temprano de los estudios, y su contribución a la persistencia de la pobreza por repetición intergeneracional del embarazo adolescente, son problemas sociales de políticas públicas. Porque la mayor parte de estos problemas son preexistentes al embarazo y se asocian más al origen mismo de la adolescente en términos del nivel socioeconómico del que proviene, su grupo étnico, el contexto familiar y los obstáculos que la sociedad interpuso en su camino hacia un crecimiento y desarrollo adecuado.

La maternidad adolescente en términos demográficos es de carácter estructural, y afecta de igual manera a los grupos sociales de distintos estratos soicioeconómicos; la diferencia estriba en el acceso a los recursos disponibles socialmente con los cuales –cada uno de estos estratos- canalizarán y enfrentarán la situación.
Finalmente, quisiera relatar una observación que realicé, cuando hice la coordinación grupal de las reuniones de profesionales del Programa para Madres Adolescentes del Hospital Materno Infantil Ana Gotilla, de Avellaneda.
El promedio de edad de las profesionales -todas mujeres- rondaba los cuarenta años, y en reiteradas ocasiones las que eran madres de hijas adolescentes decían en tono punzante (“a mi nena esto no le va a pasar, a la tuya que es medio loquita puede ser”), o se le hacían comentarios jocosos a las madres de hijos varones (“no te rías tanto que ya vas a venir a contar que te hicieron abuelita”); mi intervención consistía en señalar que las bromas y las risas permitían a la vez que distender el clima, bajar la ansiedad que la problemática despierta, cuando se advierte que no es lejana y externa, sino muy cercana a la realidad de cada uno. Los resultados de un año (enero-diciembre 1997) de funcionamiento de este programa, muestran que la población adolescente asistida en por este Programa del hospital, no sólo no presentó un peor resultado perinatal respecto de la población adulta, sino que por el contrario, se presentaron menos niños deprimidos y más niños normales, más partos espontáneos, más partos vaginales y menos cesáreas (Acosta y cols., 1998); al mismo tiempo, presentó mejores resultados que los programas llevados a cabo por hospitales vecinos.
Entonces, si las ilusiones cognitivas podrían estar neutralizando los efectos de las campañas sanitarias que promocionan la prevención ante situaciones de riesgo, correspondería evaluar en qué medida la actitud de los profesionales que llevan a cabo estas campañas, también están atravesadas por sesgos cognitivos que obstaculizan o facilitan la comunicación con el beneficiario de las mismas.


TRABAJO DE CAMPO


En particular, en esta investigación nos propusimos investigar el interjuego factores de riesgo - factores de protección frente a la anticoncepción en las mujeres adolescentes y jóvenes. Entre mayo – julio de 2001, estudiantes de la Facultad de Psicología17 llevaron adelante una encuesta a 60 adolescentes mujeres que concurrieron (consultantes o acompañantes) al Hospital Materno Infantil Ana Goitía, en la que se les preguntó:


a) Variables socioeconómicas:

Composición familiar, Escolaridad, Actividad cotidiana, Pertenencia a grupos de pares, Pertenencia a cultos, Pertenencia a instituciones, clubes, etc .



b) Aspecto objetivo:

  1. Conocimiento de métodos anticonceptivos

  2. Acceso a métodos anticonceptivos

c) Aspecto subjetivo:

  1. Edad a la primera relación sexual

  2. Uso de métodos anticonceptivos en la primera relación sexual

d) Aspecto Informativo:

Por quién ha recibido información respecto del uso de métodos anticonceptivos.



e) Aspecto transgeneracional

  1. Edad al 1º embarazo

  2. Edad de la madre al 1º embarazo

De acuerdo a la edad, se agruparon en


De 16 a 19 anos De 20 a 24 años





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad