Instituto de Psicología de la Salud Módulo Articulación de saberes Ciclo de graduación



Descargar 48.99 Kb.
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño48.99 Kb.
Vistas28
Descargas0




Instituto de Psicología de la Salud
Módulo Articulación de saberes
Ciclo de graduación
Curso:

Derechos Humanos y Salud: Violencias, masculinidades y drogas.
TRABAJO FINAL.

Katia Fumero 4.031.283-3

El siguiente trabajo deja cuentas del proceso y el aprendizaje realizado en el curso de Derechos humanos y salud: Violencias, masculinidades y droga. Se intentara plasmar puntos focales del curso, buscando la interacción de los mismos.

Para cumplir con la finalidad del trabajo asignado, reflexionaremos y problematizaremos temáticas como: género, subjetividad masculina, violencia de género, masculinidad hegemónica y en líneas generales las intervenciones que se dan con varones que ejercen violencia a sus parejas en Uruguay.

El género es una categoría de análisis, que puede tomarse desde distintas perspectivas, la misma no puede concebirse sin tomar en cuenta el proceso histórico- social, ya que se va produciendo a lo largo del tiempo y de la mano con los cambios socio-culturales.

Desde una construcción social se va determinando los modos en que tanto varones como mujeres deben pensar, actuar, sentir y comportarse, asignándose roles que cada sujeto debe desarrollar en la sociedad, de esta forma se establecen diferencias que favorecen y potencian la desigualdad en la sociedad.

El género no aparece en forma pura sino que siempre está determinado por cuestiones culturales, ya sea la clase social, la raza, la religión, la orientación política, etc.

Así mediante el proceso de constitución del género, la sociedad fabrica las ideas de lo que deben ser los hombres y las mujeres, de lo que es propio de cada sexo” (Lamas, 1994.)

Con una lógica dualista vemos aparecer lo establecido como lo femenino y lo masculino y las construcciones que se establecen a su alrededor. La construcción de la masculinidad se da desde un escenario sociocultural patriarcal, reproduciendo allí un modelo de masculinidad hegemónica. Esto divide a la sociedad en hombres y mujeres con una marcada dicotomía entre ambos, justificando, que la misma está dada a partir de una diferencia sexual, natural e innata.

La división antes mencionada hace que le sean asignados el poder económico y racional al hombre, y el poder afectivo y todo lo relativo al área doméstica a la mujer.

El termino masculinidad alude al significado de ser hombre y a la vez deja ver en claro que es, no serlo. La construcción de masculinidad puede comenzar desde la planificación de un nuevo ser, donde se presentan deseo de los padres, quienes comienzan a imaginar características, incluyendo su sexo, presentando una diferenciación en las acciones y las decisiones de estos padres de acuerdo a si es niño o niña.

A temprana edad este bebe masculino ya comienza a percibir lo que es esperable de él, y comprender que es lo que lo define, como por ejemplo, su genitalidad. Se enfrenta a un recorrido de cómo debe pensar, sentir, y actuar para ser un verdadero hombre, como la masculinidad hegemónica manda.

Si bien existen otras masculinidades, la masculinidad hegemónica es la representación social dominante y esta es la que se encuentra legitimada socialmente, dejando prácticamente invisibilizadas a las otras. Ante esta hegemonía el niño comienza a verse afectado en su relación con los otros y en el cómo se relaciona con sí mismo.

Para hablar con respecto a la interacción entre la masculinidad hegemónica y las otras, podemos nombrar a Connel, quien indica, que la masculinidad hegemónica, no se consigue, ni se ejerce mediante la fuerza, sino a través de la reproducción de ideologías de un colectivo, y con la necesidad, y no la eliminación, de grupos subordinados (mujeres, niños y otros hombres subordinados) que sostengan y sustenten el modelo hegemónico.

Las masculinidades hegemónicas se apropiarán de elementos de las masculinidades subordinadas que puedan ser útiles para continuar con la dominación, esta dominación siempre es intencionada y solapada, por medio de la violencia simbólica, de esta forma los grupos subordinados “aceptan” sin interrogantes ni cuestionamientos la dominación, la violencia declarada surgiría frente a la resistencia de los subordinados a la dominación del grupo líder.

A partir del predominio del hombre sobre la mujer y luego de la masculinidad sobre la feminidad se puede plantear la existencia de violencias en sus más diversas formas de expresión, violencias que son practicadas bajo el amparo de políticas patriarcales y es a través de ellas que se adoctrina implícita y explícitamente a la sociedad sobre la inferioridad de la mujer, dándole así un papel social secundario.

La OMS, define a la violencia como: “El uso deliberado de la fuerza o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones…” (OMS, 1996) (Citado de Informe Mundial sobre la violencia y la salud, 2002).

La violencia de género en la pareja constituye una seria problemática psicosocial definida como un tipo específico de violencia que padecen las mujeres por el hecho de ser mujeres

Frecuentemente, la violencia de los varones contra las mujeres forma parte de la socialización masculina, lo que conduce a la naturalización de la violencia de forma individual, interaccional y colectiva. Muchos varones aprenden en su proceso de socialización que las mujeres y niñas deben cumplir ciertas obligaciones y servicios hacia ellos, como cuidar de la casa, cuidar de los hijos/as, y tener relaciones sexuales con ellos, aún cuando ellas no quieran hacerlo. La violencia doméstica y sexual puede así formar parte de los “roles” sexuales y de género, en los cuales estos tipos de violencia son justificadas por los varones, cuando las mujeres rompen ciertas “reglas de juego”, ya sea por tener relaciones sexuales fuera de la relación de pareja o por no cumplir con sus “obligaciones domésticas”…” Aguayo, F., Ibarra, D. y Píriz, P. (2015)

El hombre ha tomado un papel dominante tanto en las esferas públicas como privadas. Siguiendo el pensamiento de Kaufman (1995) el rasgo común de las formas dominantes de la masculinidad contemporánea es equiparar el hecho de ser hombre con tener algún tipo de poder; entonces la violencia de los hombres contra las mujeres no ocurre en aislamiento, sino que está vinculada a la violencia de los hombres contra otros hombres y la del hombre contra sí mismo. La violencia o la amenaza de la misma entre hombres es un mecanismo utilizado desde la niñez para establecer ese orden jerárquico. Como resultado se produce su interiorización, ya que también es tejida en éstas ideologías y estructuras por la razón de que les ha representado algunos beneficios.

Frente al impacto de esta problemática y reconociendo que en el Uruguay tanto en el ámbito académico como en las organizaciones de la sociedad civil, eran pocos los antecedentes de trabajo en masculinidades con la propuesta de erradicar la violencia contra la mujer, se intenta promover e incentiva la incorporación del empoderamiento de estas, como también el reconocimiento de dichas garantías por parte de los varones, buscando erradicar las prácticas masculinas hegemónicas. También se debe señalar la resistencia que generó, el trabajo con esta población, incluso en algunos momentos estos estudios se vieron como una afrenta contra los movimientos feministas.

Más allá de lo ante dicho se da lugar a iniciativas de experiencias en distintos dispositivos buscando la posibilidad de promover e impulsar el debate, las investigaciones y dar visibilidad a temáticas que, desde el enfoque de las masculinidades, estaba dejada de lado. Se pone en tapete que la erradicación de la violencia nos involucra a todos y por esa razón debemos de trabajar con toda la población.

Podríamos mencionar algunas de las experiencias que se han dado en nuestro país;

-Renacer, centro de asistencia y apoyo al varón en crisis, empezó a funcionar tratando sólo a hombres violentos en sus orígenes, y luego agregó otras problemáticas sobre la masculinidad y género.



- Sanidad policial del Ministerio del Interior Gonzalo Corbo- Diagnóstico y tratamiento a policías denunciados por ejercer violencia doméstica.

-  Intendencia de Montevideo Centro de Estudios sobre masculinidad y género.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS



-Aguayo, F., Ibarra, D. y Píriz, P. (2015): Prevención de la violencia sexual con varones. Manual para el trabajo grupal con adolescentes y jóvenes. Centro de Estudios sobre Masculinidades y Género A.C. y Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Montevideo, Uruguay

- Coloquio Internacional de Estudios sobre Varones y Masculinidades Políticas públicas y acciones transformadoras (2011) / Montevideo, Uruguay.



-Connel, R. (1997) La organización de la masculinidad. En Masculinidad/es. Poder y crisis. Valdés, Teresa y Olavarría, José (eds.) Número: N° 24 pp. 31-48 Editorial: ISIS-FLACSO Ediciones de Mujeres / Santiago de Chile, Chile

- Kaufman, M. (1995). Los hombres, el feminismo y las experiencias contradictorias del poder entre los hombres. En: Aranco, L. (Comp.) Género e identidad. Ensayos sobre lo femenino y lo masculino. Bogotá: Tercer Mundo.

- Lamas, M. (1994). Cuerpo: diferencia sexual y género. En: Debate Feminista. Vol. 10. México, setiembre 1994

-(OMS, 1996) (Citado de Informe Mundial sobre la violencia y la salud, 2002).
Catálogo: pluginfile.php -> 153027 -> mod forum -> attachment
pluginfile.php -> Universidad catolica boliviana "san pablo" departamento de psicologia
pluginfile.php -> Eje temático: Enfoques y Abordajes de la Psicología Comunitaria en América Latina
pluginfile.php -> Con Esfuerzo dedico estas líneas a quienes con dedicación nos orientan para poder avanzar en la vida
pluginfile.php -> Clasificacion de los materiales didácticos multimedia
pluginfile.php -> Universidad simon bolivar
pluginfile.php -> Departamento de farmacia-diploma en gisacf
attachment -> Facultad de Psicología Módulo Articulación de Saberes
attachment -> Universidad de la República Facultad de Psicología derechos humanos y salud: violencias, masculinidades y drogas
attachment -> Optativa: Derechos Humanos y Salud: violencias, masculinidades y drogas
attachment -> Universidad de la República Facultad de Psicología


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos