Inoculación de estréS



Descargar 196.5 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño196.5 Kb.
  1   2


RELAJACIÓN EN EDUCACIÓN ESPECIAL

Ariadna de Arce Criado

Miriam García Toledo

Mirian Gómez Gómez

Irene Redondo Serrano

Alba Mª Vera Muñoz



ÍNDICE
1. ¿QUÉ ES LA RELAJACIÓN?..........................................................................3
2. HISTORIA DE LA RELAJACIÓN.....................................................................5
3. CÓMO CREAR UN AMBIENTE IDÓNEO PARA LA RELAJACIÓN................7
3.1. Condiciones para la relajación.
4. TÉCNICAS DE RELAJACIÓN.......................................................................10
4.1. -Relajación progresiva de Jacobson
4.2. Técnica de la inoculación del estrés
4.3. Desensibilización sistemática (Wolpe).
4.4. Entrenamiento autógeno de Schultz.
4.5. Musicoterapia
5. RELAJACIÓN PARA NIÑOS Y A.C.N.E.E.S................................................22


                1. 5.1. Consejos para la relajación infantil.



      1. 5.2. Adaptaciones para los más pequeños.




      1. 5.3. Técnicas adecuadas para niños y alumnos especiales.

5.3.1. El bosque tranquilo.


5.3.2. Técnica de la tortuga.
5.3.3. Yoga para niños.

6. UNA EXPERIENCIA REAL............................................................................31


7. ENTREVISTA................................................................................................37
8. PRÁCTICA PARA CLASE.............................................................................40
9. FUENTES CONSULTADAS..........................................................................42


1. ¿QUÉ ES LA RELAJACIÓN?

La relajación es un estado de conciencia que se busca voluntaria y libremente, con el objetivo de percibir los niveles más altos que un ser humano puede alcanzar de calma, paz, felicidad y alegría.

La relajación es el medio por el cual podemos llegar a experimentar la libertad de vivir en el estado de conciencia que deseamos.

  La práctica diaria de la relajación nos aporta múltiples beneficios:



BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN

Estos son los beneficios que la práctica de la relajación aporta a nuestro organismo:

- Disminución de la ansiedad.

- Aumento de la capacidad de enfrentar situaciones estresantes.

-Estabilización de las funciones cardiaca y respiratoria.

- Aumento de la velocidad de reflejos.

- Aumento de la capacidad de concentración y de la memoria.

- Aumento de la eficiencia en la capacidad de aprendizaje.

- Incremento de la habilidad para relajarse cada vez que lo necesite estemos donde estemos.

- Sintonización armónica de la mente y el cuerpo.

- Aumento de la capacidad de reflexión.

- Aumento de la tendencia natural de conocerse a sí mismo.

- Aumento de la disposición del organismo a curarse a sí mismo.

- Incremento de la capacidad creativa.

- Mejor disposición para tratar a gente "tóxica" (Personas que nos invitan a sentirnos mal).

- Aumento considerable de la capacidad de visualización interna dirigida.

- Aumento de la facilidad de pensar en positivo.

- Tendencia creciente al mejoramiento de la autoimagen positiva.

- Aumento de la confianza en sí mismo.

- Aumento de la temperatura cutánea.

- Disminución de la tensión arterial.

- Mejora en la circulación sanguínea.

- Normalización de la respiración.

- Modificaciones electroencefalográficas de ondas Beta a ondas Alfa.

- Sensación de eliminación de tensiones.

- Aumento de la recuperación física y mental.

- Aumento de la oxigenación cerebral.

- Ensanchamiento del campo de conciencia.

- Mejora en la calidad del sueño.

-Mayor facilidad para recordar los sueños acontecidos mientras se duerme.                    



2. HISTORIA DE LA RELAJACIÓN

La relajación surge como consecuencia de la presencia del estrés, con el fin de superarlo y establecer una mejora en la calidad de vida del ser humano. El estrés es un fenómeno que se presenta cuando las demandas de la vida se perciben demasiado difíciles. La persona se siente ansiosa y tensa y se percibe mayor rapidez en los latidos del corazón.


Las causas del estrés han cambiado enormemente a lo largo de la historia. Las civilizaciones han creado nuevas presiones que ponen a prueba la capacidad de sobrevivir.
El estrés, la ansiedad y la tensión son perjudiciales en nuestra sociedad, tanto para los adultos como para los niños. La tensión ejerce un efecto negativo sobre nuestras vidas dañándonos física y mentalmente, reduce nuestra capacidad para disfrutar de la vida y adaptarnos a ella. Los niños con necesidades especiales y sus familias están aún más acosados por estos problemas debido a las continuas frustraciones que experimentan. Cada vez existen más demostraciones científicas que comprueban que se pueden reducir los niveles de tensión a través de la relajación.
Las principales técnicas de relajación, tienen sus orígenes formales en los primeros años de nuestro siglo: las primeras publicaciones sobre la relajación progresiva de Jacobson son de 1929 y la relajación autógena de Schultz de 1932. Otras técnicas de relajación, como las basadas en el biofeedback o retroalimentación, son bastante más recientes, ya que se desarrollaron formalmente a partir de los años 60 y 70.
A pesar de los orígenes relativamente nuevos, sus antecedentes históricos son antiguos. Existen importantes conexiones históricas entre las técnicas de relajación, basadas en la sugestión, y los primeros intentos de tratamiento de la enfermedad mental, basados en el magnetismo animal y la hipnosis, tal como fueron aplicados en los siglos XVII y XIX. Los avances en el conocimiento de la anatomía y electrofisiología de los sistemas neuromuscular y neurovegetativo a lo largo de los siglos XVIII y XIX fueron decisivos para el posterior desarrollo de las técnicas psicofisiológicas de relajación.

 

La evolución de las técnicas de relajación a lo largo del siglo XX y su consolidación como procedimientos válidos de intervención psicológica se ha debido en gran medida al fuerte impulso que recibieron dentro de la Terapia y Modificación de conducta, al ser consideradas como parte integrante de otras técnicas.


3. CÓMO CREAR UN AMBIENTE IDÓNEO PARA LA RELAJACIÓN
3.1. Condiciones para la relajación
EL LUGAR

El mejor consejo en referencia al lugar de práctica es el sentido común. Se deberá evitar en la medida de lo posible los estímulos auditivos y visuales (poco ruido y poca luz).

Al igual que hemos expuesto en el apartado dedicado a al entrenamiento autógeno; las condiciones del lugar donde realicemos la práctica tiene que cumplir unos requisitos mínimos:

-Ambiente tranquilo, sin demasiados ruidos y lejos de los posibles estímulos exteriores perturbantes.

-Temperatura adecuada; la habitación tiene que tener una temperatura moderada (ni alta ni baja) para facilitar la relajación.

-Luz moderada; es importante que se mantenga la habitación con una luz tenue.



LA POSICIÓN

     Podemos utilizar diferentes tipos de posiciones. A continuación especificamos algunas:


1.-Tendido sobre una cama o un diván con los brazos y las piernas ligeramente en ángulo y apartados del cuerpo.

2.-Un sillón cómodo y con brazos; en este caso es conveniente que utilicemos apoyos para la nuca y los pies.

3.-Sentados en una silla o banqueta. En este caso utilizaremos la posición del cochero descrita para el entrenamiento autógeno (apartado 4.4).


LA ROPA

Es recomendable que el sujeto que no lleve prendas de vestir demasiado ajustadas que puedan interferir en el proceso de entrenamiento o que sean fuente de una tensión extra.

Es recomendable no llevar las gafas, quitarse los zapatos, a ser posible evitar sujetadores que opriman, tener cuidado con las lentes de contacto, etc.

Es importante la reducción de la estimulación sensorial ambiental como por ejemplo:

- Ropa cómoda, suelta, fibras naturales

- Contacto con la Tierra

- Evitar el periodo pre y postprandial

- Evitar contaminación sonora y electromagnética

- Colores ambientales: verde, azul, evitar colores saturados

- Música ambiental tranquila (clásica, “New-Age”, hindú, canto gregoriano…)

- Hidroterapia (baño templado 15 minutos, con posterior reposo abrigado)

SUGERENCIAS PARA LA PRÁCTICA
1.- La sala debe ser acondicionada previamente con temperatura agradable, penumbra, música, colchonetas o algo similar para tumbarse y asegurando la no interrupción.

2.- Hay que concienciarse de la importancia de la relajación como habilidad que necesita practicarse a diario.

3.- Aprenderse el procedimiento elegido.

4.- La posición al principio es muy importante que sea confortable, después una vez sea incorporado como habilidad, se puede practicar, sentado o caminando.

5.- Se comienza siempre por la respiración.

6.- Después de cada sesión es importante preguntarse: Los puntos de tensión que son más difíciles de relajar en el cuerpo (grupos de músculos), Los cambios que se producen en los puntos de tensión a la semana de practicar relajación.



4. TÉCNICAS DE RELAJACIÓN
4.1.-Relajación progresiva de Jacobson
Esta técnica fue desarrollada por Jacobson en 1929 y está dirigida a conseguir niveles profundos de relajación muscular.
En esta relajación se enseña al sujeto a identificar el nivel de tensión muscular que experimenta en las distintas partes del cuerpo. Consiste en aprender a tensar y luego relajar varios tipos de músculos a lo largo de todo el cuerpo.
Se basa en la premisa de que las respuestas del organismo a la ansiedad provocan pensamientos y conductas que a su vez producen tensión muscular en el sujeto. Una vez que el sujeto haya aprendido a relajarse podrá utilizarlo como procedimiento de autocontrol ante cualquier situación de ansiedad.
Esta técnica requiere un largo periodo de tiempo para aprender a relajarse. Otros autores han modificado este procedimiento acortando su duración.
Los ejercicios de tensión serían para las siguientes partes del cuerpo (en el orden en que aparecen):


  1. Extremidades superiores




  • Mano y antebrazo dominante

  • Brazo dominante

  • Mano y antebrazo no dominante

  • Brazo no dominante




  1. Cabeza y cuello




  • Frente

  • Ojos y nariz

  • Boca

  • Cuello




  1. Tronco




  • Hombros, pecho y espalda

  • Estómago




  1. Extremidades inferiores




  • Muslo dominante

  • Pierna dominante

  • Pie dominante

  • Muslo no dominante

  • Pierna no dominante

  • Pie no dominante

A partir de este programa se introducen las instrucciones “inspire profundamente y contenga la respiración” durante la tensión, “suelte el aire y respira despacio rítmicamente” durante la relajación.


Cada tensión durará aproximadamente 20 segundos, excepto la de los músculos de los pies que no se deberán tensar más de 5 segundos para evitar la aparición de calambres musculares.

4.2.-Técnica de la inoculación del estrés
Este procedimiento fue desarrollado por Meichenbaum y Cameron en 1974. Su objetivo es desarrollar o dotar a los sujetos de habilidades y destrezas que les permitan:


  • Disminuir o anular la tensión y la activación fisiológica.




  • Sustituir las antiguas interpretaciones negativas por un arsenal de pensamientos positivos para afrontar el estrés, como el temor a hablar en público, las fobias y otros tipos de situaciones, como la preparación al parto o los exámenes.

Se puede decir que su utilidad se relaciona con identificar situaciones estresantes y prepararnos para afrontarlas en un futuro.


Esta técnica se lleva acabo en tres pasos:


  • Primer paso: Elaborar una lista personal de situaciones de estrés y ordenarla verticalmente desde los ítems menos estresares hasta los más estresantes. Después se aprenderá a evocar cada una de estas situaciones en la imaginación y cómo relajar la tensión mientras se visualiza claramente la situación que produce ansiedad.




  • Segundo paso: Creación de un arsenal propio de pensamientos de afrontamiento del estrés, los cuales se utilizarán para contrarrestar los antiguos pensamientos automáticos habituales.




  • Tercer paso: Utilización de las habilidades de relajación y de afrontamiento real para ejercer presión sobre los hechos que se consideran perturbadores mientras se respira profundamente, aflojando los músculos y utilizando pensamientos de afrontamiento del estrés.


4.3.-Desensibilización sistemática (Wolpe)
Consiste en pedirle al sujeto que, estando relajado, imagine varias escenas que le provoquen cada una de ellas mayor ansiedad que la anterior. La presentación repetida en la imaginación, mientras que el sujeto se encuentra relajado de los estímulos que evocan respuestas de ansiedad, produce el debilitamiento gradual y la eliminación de estas últimas.
El procedimiento estandarizado de la desensibilización sistemática incluye 4 pasos:
-Entrenamiento en relajación.
-Construcción de la jerarquía.
-Evaluación y práctica en imaginación.
-Desensibilización sistemática propiamente dicha.
La relajación se ha utilizado como respuesta incompatible con la ansiedad. En el procedimiento de la desensibilización sistemática aplicado por Wolpe se propone una adaptación del entrenamiento en relajación progresiva de Jacobson.
Una jerarquía de ansiedad es una lista de estímulos o escenas generadores de ansiedad que se han de imaginar, referidas a un mismo tema y ordenadas según la intensidad de las respuestas de ansiedad que provocan en el sujeto. Los elementos que componen la jerarquía de ansiedad han de ser: concretos, relevantes y propuestos por la persona que va a relajarse. Una jerarquía suele incluir entre diez y veinte escenas, aunque puede incluir muchas más. Se le indica que ha de considerar toda la gama completa de posibilidades de intensidad de la ansiedad: mínima, leve, moderada, fuerte, muy fuerte.
Antes de iniciar la aplicación de la desensibilización sistemática es necesario evaluar la habilidad del sujeto para imaginar las escenas que se le van a describir de la forma mas nítida y vívida posible.
En la desensibilización sistemática propiamente dicha, el terapeuta induce en el sujeto el estado de relajación profunda. Una vez relajado, se procede a describirle por primera vez la escena de la jerarquía que corresponda. El criterio para considerar una escena superada es la presentación en imaginación al menos dos veces consecutivas sin producir ninguna ansiedad.
4.4.-Entrenamiento autógeno. Schultz.
Schultz trató, con este método, que los seres humanos fueran capaces de obtener los beneficios que aporta la hipnosis sin someterse a la voluntad de otra persona.
En muchas ocasiones se considera a este método como una técnica de auto-hipnosis, pero en realidad no es del todo así, ya que una exigencia del entrenamiento autógeno es mantenerse todo el tiempo completamente consciente, con la atención despierta y con toda la capacidad de observación disponible.
Las instrucciones de este procedimiento siguen un orden claro y conciso, en el que se plantean un grupo de ejercicios a realizar progresivamente, a medida que percibamos que las sensaciones sugeridas se van consiguiendo.
Schultz recomienda la postura sentada como la preferente en su técnica, aunque también podemos comenzar con sus ejercicios tumbados cómodamente sobre una colchoneta o en la cama. En ocasiones en que nos encontramos muy cansados podemos hacer el primer ejercicio de Schultz en la cama con el objetivo de dormirnos rápidamente y descansar profundamente. El ejercicio de sensación de peso nos facilita una entrada voluntaria en el sueño extremadamente agradable.
A lo largo del entrenamiento se sugiere la frase: “estoy en calma”, o “estoy tranquilo, muy tranquilo”. No debemos tomarla como una frase que se ha de hacer realidad de inmediato, más bien nos orienta hacia donde se dirige el ejercicio. Utilizamos las frases como una indicación para llegar al estado sugerido. Si las entendemos así todo va mejor, por que, en caso contrario, puede suceder que tras la frase: “estoy muy tranquilo, muy tranquilo”, aparezca una especie de sorpresa o de diálogo interno, en el que uno piensa que no está tranquilo y el ejercicio dice que sí, con lo cual no hay relajación.
Los pasos a seguir son:

Primer ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi brazo derecho pesa mucho.” Se acompaña de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo.” También: “mi respiración es tranquila, estoy en calma.”

En las primeras sesiones las repeticiones pueden ser simplemente una o dos, hasta sentir la sensación de peso del brazo y una cierta sensación de relax. Entonces abandonamos el ejercicio. Pueden durar entre uno y tres minutos, a realizar dos o tres veces al día. A la finalización del ejercicio flexionamos y extendemos el brazo con vitalidad y volvemos al estado de vigilia con una cierta sensación de relax que nos acompaña.

Más adelante el número de repeticiones de la frase “mi brazo derecho pesa mucho” se incrementará hasta seis. Iremos repitiendo de forma pausada y lenta, percibiendo la sensación de peso con atención, nos repetiremos “estoy tranquilo, muy tranquilo”, y pasaremos al otro brazo, posteriormente dirigiremos la atención a la pierna derecha y a su sensación de peso, y a la pierna izquierda. Siempre que cambiemos de una extremidad a otra nos repetimos “estoy tranquilo, muy tranquilo”, o incluso: “mi respiración es tranquila, muy tranquila”. De esta forma la duración del ejercicio se incrementa hasta los veinte minutos, o incluso algo más. Las sensaciones de peso resultan agradables y coinciden con un estado de relajación muscular. En el extraño caso de que aparezca tensión o alguna otra sensación desagradable abandonaremos el ejercicio. En caso contrario podemos prolongarlo mientras resulte relajante y satisfactorio.



Segundo ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi brazo derecho está muy caliente”. Se acompaña de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo”. También: “mi respiración es tranquila, estoy en calma”.

Puede acompañarse de una visualización del calor del sol sobre el brazo, o del calor de una estufa que incide sobre él. No hay prisa alguna, recordamos que la frase es una orientación, y que la sensación no se ha de producir de inmediato. La paciencia es una buena compañera en los ejercicios de relajación. A veces la sensación se produce sola durante los ejercicios de peso, otras veces tarda un poco más. No hay problema, siempre aparece y le acompaña una sensación muy agradable de relajación muscular. Realmente, al fijar la atención en el brazo aumenta levemente el riego sanguíneo y la temperatura aumenta.

Proseguimos como en el ejercicio de peso, en cuanto a duración inicial y posterior, así como en el número de repeticiones y la generalización de las sensaciones a las extremidades. La vuelta al estado de vigilia puede hacerse flexionando y extendiendo los brazos, o simplemente abriendo y cerrando los puños de las manos, tomando aire con más intensidad y abriendo los ojos.



Tercer ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi corazón late tranquilo”. Se acompaña de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo”. También: “mi respiración es tranquila, estoy en calma”.

Podemos comenzar con la sensación de los latidos en el brazo derecho, quizás los percibamos antes en la mano y especialmente en el pulpejo de los dedos, y después hacemos un recorrido por diversas zonas del cuerpo. Solo hacemos el ejercicio si percibimos que no se produce ninguna sensación desagradable. Si observamos que va apareciendo una sensación de calma, de paz, proseguimos, en caso de que surja cualquier sensación de ansiedad o similar lo abandonamos. Recordar que a algunas personas les molesta la percepción de su propio latido. No insistir en ese caso.

Proseguimos hasta repetir seis veces en los lugares en que centro mi atención: “mi corazón late tranquilo” o “mi corazón late fuerte y tranquilo”.

La vuelta al estado de vigilia puede hacerse flexionando y extendiendo los brazos, o simplemente abriendo y cerrando los puños de las manos, tomando aire con más intensidad y abriendo los ojos.

Cuarto ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi respiración es tranquila”. Se puede acompañar de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo”.

Continuamos con el desarrollo del ejercicio tal como se ha ido explicando en los ejercicios anteriores, procuramos sentir y observar la respiración sin modificarla, procurando no actuar sobre la intensidad o la duración de la misma, dejamos que la respiración suceda libremente y observamos. Luego, iniciamos la vuelta al estado de vigilia como en los demás ejercicios.

Quinto ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi plexo solar irradia calor”. Se acompaña de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo”.  La vuelta al estado de vigilia como en los demás ejercicios.



Sexto ejercicio:

La frase utilizada es: “Mi frente esta fresca”. Se acompaña de la frase “estoy tranquilo, muy tranquilo”.

Se puede acompañar de una visualización en la que imagino el frescor de la brisa cuando incide sobre mi frente en un día caluroso.

Procedemos como en el resto de los ejercicios en lo que se refiere a duración, y finalización del mismo.

El aprendizaje de este ciclo del entrenamiento autógeno de Schultz requiere entre tres meses y un año. La duración de cada ejercicio puede oscilar entre cinco minutos y media hora. Podemos observar que conforme aumenta la práctica, el tiempo parece extenderse por si mismo. Al principio es recomendable una duración más breve, de alrededor de cinco minutos, realizando el ejercicio tres veces al día. Poco a poco iremos incrementando la duración del ejercicio y con ello sus efectos se ampliarán y se mantendrán en el tiempo.

Los efectos de que hablamos se refieren en esencia a un aumento de los niveles de calma, expresados en la práctica por una menor afectación en relación a los sucesos internos y externos, una disminución del tono muscular (relajación muscular), y en suma, una sensación de tranquilidad que perdura a lo largo del día, incluso en situaciones en que antes era impensable. En resumen, obtendremos mayor autocontrol y un aumento de las posibilidades de disfrutar de la vida.

Es importante resaltar que el entrenamiento autógeno no es un estado de hipnosis, ni un estado de sueño, ya que nuestra atención está muy presente, es un estado similar, aunque diferente. Un estado de relajación en el que algunas de nuestras funciones superiores parecen estar a nuestra disposición, una emoción tranquila, un pensamiento claro, surgen con su práctica, aparecen, como aparece la calma.
4.5. Musicoterapia

La musicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza la música en todas sus formas con participación activa o receptiva por parte del paciente



Todos nosotros sabemos reconocer cuándo una canción nos parece "alegre" o nos parece "triste". Generalmente asociamos nuestro estado de ánimo a la melodía de numerosas obras de todo tipo. Pues bien, precisamente la musicoterapia recurre a estas melodías como método para curar o reducir diversos problemas de salud.

La idea de base es reconocer que gran parte de las enfermedades tienen su origen en el cerebro, quien luego transmite a una parte del cuerpo un estímulo determinado que reproduce una enfermedad. Con la musicoterapia se intenta hacer llegar al cerebro unos estímulos que le lleven a una relajación o anulación de los que reproducen la enfermedad a través de diversas melodías con las que se pueden conseguir efectos sorprendentes.

Aunque la musicoterapia ya se conoce desde la antigüedad, en los años 40 de nuestro siglo se utiliza como rama de medicina recuperativa, que con efectos fisiológicos, afectivos y mentales, contribuyendo a un equilibrio psicofísico de las personas. Hoy en día se aplica fundamentalmente en desequilibrios nerviosos, influye positivamente sobre el corazón y pulmones, alcoholismo, drogas y como prevención de suicidios, aunque todavía es necesario profundizar mucho más en el tema.

El esquema básico de trabajo en esta disciplina contempla tres aspectos: la interacción positiva del paciente con otros seres, la autoestima y el empleo del ritmo como elemento generador de energía y orden. La musicoterapia actúa como motivación para el desarrollo de autoestima, con técnicas que provoquen en el individuo sentimientos de autorrealización, auto confianza, autosatisfacción y mucha seguridad en sí mismo. El ritmo, elemento básico, dinámico y potente en la música, es el estímulo orientador de procesos psicomotores que promueven la ejecución de movimientos controlados: desplazamientos para tomar conciencia del espacio vivenciados a través del propio cuerpo.

La herramienta sonora más poderosa según muchos terapeutas del sonido es el canto de armónicos. A través de nuestras propias voces, podemos proyectar a la parte enferma la frecuencia de resonancia correcta, y devolver su frecuencia normal. Según Jonh Beaulieu, la entonación de armónicos afecta incluso al flujo de la kundalini de las tradiciones místicas. Tema muy relacionado con los mantrams tibetanos realizados para limpiar los chakras y despertar su energía para alcanzar la iluminación.

Algunas obras clásicas para trabajar la musicoterapia son las siguientes:



Insomnio:

  1. Nocturnos de Chopin (op. 9 n.º 3; op. 15 n.º 22; op. 32 n.º 1; op. 62 n.º 1)

  2. Preludio para la siesta de un Fauno de Debussy

  3. Canon en Re de Pachelbel


Hipertensión:

  1. Las cuatro estaciones de Vivaldi

  2. Serenata nº 13 en Sol Mayor de Mozart


Depresión:

  1. Concierto para piano nº 5 de Rachmaninov

  2. Música acuática de Haendel

  3. Concierto para violín de Beethoven

  4. Sinfonía nº 8 de Dvorak

Ansiedad:

  1. Concierto de Aranjuez de Rodrigo

  2. Las cuatro estaciones de Vivaldi

  3. La sinfonía Linz, k425 de Mozart



Dolor de Cabeza:

  1. Sueño de Amor de Listz

  2. Serenata de Schubert

  3. Himno al Sol de Rimsky-Korsakov


Dolor de estómago:

  1. Música para la Mesa de Telemann

  2. Concierto de Arpa de Haendel

  3. Concierto de oboe de Vivaldi

Energéticas:

  1. La suite Karalia de Sibelius

  2. Serenata de Cuerdas (op. 48) de Tschaikowsky

  3. Obertura de Guillermo Tell de Rossini



5. RELAJACIÓN PARA NIÑOS Y A.C.N.E.E.S.
5.1. Consejos para la relajación infantil

Muchas técnicas de relajación empleadas habitualmente resultan aburridas y desesperantes para los niños. Pero éstos, a pesar de su carácter movido y juguetón, no son ajenos a los beneficios de la tranquilidad y la serenidad. La exposición de estas dos sencillas dinámicas demuestran que relajar al niño no es tan difícil.

La relajación presenta muchos beneficios para los niños, siempre y cuando se practique habitualmente. En un primer lugar mejora la seguridad que tienen en sí mismos, mostrándose más sociables y menos agresivos. Esto puede observarse con claridad tanto en el seno de la familia como en la relación con otros niños.
Además, incrementa su alegría y espontaneidad, a la vez que se aprecian a sí mismos más y con mayor profundidad. Por otra parte, al tratarse de una tarea conjunta y placentera, estos ejercicios afianzan con fuerza la relación que mantienen padres e hijos.




Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad