Indice primera parte. El análisis funcional de los deportes como base del trabajo psicológico



Descargar 13.01 Mb.
Página21/32
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño13.01 Mb.
Vistas936
Descargas0
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   32

9.4.1. Metodología de trabajo

Para poder realizar un entrenamiento psicológico sobre la capacidad de concentración de los jugadores, es necesario que previamente hayamos evaluado cómo se encuentra cada jugador en el dominio de cada uno de los aspectos que componen la concentración y, del mismo modo, hayamos podido analizar a qué tipo de estímulos y variables debe enfrentarse el jugador de fútbol puesto que, como ya hemos señalado, éstas son las que definen y determinan el tipo de atención que se esté poniendo en juego. En Uriondo (1997), encontramos el siguiente análisis de las variables que deben tenerse en consideración cuando se plantean situaciones de mejora de la visión de juego en el futbolista, que son las variables que poseen una mayor incidencia en el rendimiento inmediato alcanzado por el jugador por la naturaleza táctica de los deportes abiertos:








VARIABLES

GRADOS

EXIGENCIA VISUAL

- Ángulo de visión.

- Nº de estímulos

- Claridad del estímulo

- Tipo de estímulo



- 0º, 45º, 90º, º80º

- 1, 2, 3...7...

- difuso...claro

- Específico..., no específico



EXIGENCIA TÁCTICA

- Posibilidades de acción

  • número

  • otros medios

- Complejidad táctica

  • individual

  • colectiva básica

(2-3 jugadores)

(5-6 jugadores)


- colectiva compleja


- 2...4...6 pases

- posibles

- pase, chut o regate
- regate a derecha o izquierda
- pared

- provoca fuera de juego

- crear espacios

- actuar según sistema de juego



EXIGENCIA FÍSICA

- Esfuerzo-recuperación

- Velocidad en acciones

- Espacios a recorrer

- Intensidad en la lucha



- 15º, 30º, 1´, 2´...

- alta, media, baja

- 10m...30m...60m

- alta, media, baja



EXIGENCIA TÉCNICA

- Superficie de contacto

- Lateralidad pierna

- Distancias pase-chut

- Distancias de recepción

- Trayectorias del balón

- Veocidad del balón

- Velocidad del ejecutor

- Enlaces pre-post



- Interior...cabeza

- Derecha...izquierda

- 2m...4m...15m...30m...

- 1m...6m...10m...40m...

- raso, parabólica

- alta, media, baja

- alta, media, baja

- recepción-chut



recepción-pase-corre

GRADO DE OPOSICIÓN


Gráfica 9.11. Relación existente entre las diferentes variables implicadas en el fútbol y sus diferentes variantes y niveles de dificultad.
Cada una de estas variables y de grados de dificultad que implican pueden estar en la base de los ejercicios que planteemos para la evaluación, la mejora y el entrenamiento de los focos de atención externos, ya sean amplios o estrechos.
El éxito de la evaluación y del entrenamiento atencional que realicemos estará en función del escalonamiento que establezcamos sobre las situaciones del juego y su nivel progresivo de dificultad, nivel que, como vemos en el cuadro, podemos establecerlo fácilmente con la ayuda y la colaboración del entrenador. Así por ejemplo en el entrenamiento del foco externo-amplio comenzaremos por pocos estímulos muy llamativos y por poca movilidad de los mismos, pasando a utilizar estímulos cada vez más similares a los del propio juego con los movimientos y acciones características del mismo.
Por otra parte, en el caso de los focos internos el trabajo es también importante pero el entrenamiento debería orientarse, básicamente, a los espacios de recuperación que pueden producirse en un partido y que, como mencionamos en el apartado del análisis funcional del fútbol, suele ocupar un tiempo comprendido entre los 15 y los 20 segundos.
Acotemos ahora el problema del mantenimiento de la atención en determinar cuáles son los aspectos que pueden provocar que un jugador se distraiga y salga del partido viendo comprometido su rendimiento. Los pasos a seguir en esta dimensión del control temporal de la atención estarían en función de su origen. Si éste se encuentra en la falta de hábito, deberíamos estudiar y analizar bajo qué condiciones entrena el jugador porque si sólo se le exige una concentración mantenida durante poco tiempo, es esperable entonces que en el momento de la competición también lo haga (lo que se entrena se refleja en las competiciones).
En este caso podría proponerse un aumento constante de la concentración prolongada y de forma encadenada, de manera que se llegase a los tiempos medios establecidos en los estudios que realizan análisis funcionales del tiempo de juego y de participación en los futbolistas (tiempos que se encuentran también distribuidos en mayor o en menor medida en función del puesto de juego que se ocupa). Para evaluar este aspecto es necesario la elaboración de ejercicios de larga duración que sean monótonos de modo que se compruebe hasta que punto el jugador es capaz de mantener niveles elevados de rendimiento y analizar cuándo comienza a distraerse. Si la tarea, además, no posee un atractivo para el jugador y éste la realiza correctamente, es esperable que cuando dispute un partido también posea una mayor capacidad para no descentrarse fácilmente (aludiendo simplemente a la dimensión temporal).
Si el problema fuese de intermitencia, es decir, que un jugador un partido está muy concentrado durante el tiempo preciso y en otros partidos está "fuera", entonces tenemos una razón para pensar en una evaluación exhaustiva sobre las causas que pueden estar interfiriendo en esa falta de atención que pueden ser, como es lógico, de diferentes tipos como por ejemplo la presencia de pensamientos negativos, la ausencia de la capacidad para controlar el pensamiento, una ansiedad muy elevada que impide la atención precisa, etc.
El empleo de los códigos de observación y de los autoinformes es necesario en este sentido porque la irregularidad que nos muestra el jugador es sólo evaluable con el paso del tiempo y en la observación directa de los partidos que disputa. Por lo tanto, a modo de resumen sobre esta dimensión, deberemos poner un énfasis especial en el proceso de evaluación y de especificidad que requiere el trabajo con el jugador de que se trate.
Otro de los aspectos que debemos destacar por la importancia que tiene su evaluación y entrenamiento para la obtención de una buena capacidad de concentración es la rapidez en el cambio de foco atencional, que podemos medirla perfectamente mediante el diseño de situaciones en las que manipulemos como variables independientes los tipos de cambios entre los diferentes focos atencionales y la rapidez en las que se realizan, de manera que estructuremos sesiones de entrenamiento donde se produzcan situaciones que obliguen al jugador a modificar el foco atencional que utilice y se pueda evaluar el resultado encontrado y la intención en los gestos11.
Mediante la ayuda de un simple cronómetro y del registro en vídeo de los diferentes ejercicios de entrenamiento, podemos ir analizando los niveles de mejora que se producen en el rendimiento del jugador, estableciendo de esta manera el seguimiento adecuado de su rendimiento en lo que a la rapidez de cambio de foco atencional se refiere.
Por ultimo, el mantenimiento de la atención ante estímulos distractores debe evaluarse sometiendo a los jugadores a ejercicios de entrenamiento en los que manipulemos el tipo de información distractora que les estemos aportando. En este sentido una variable que cobra una esencial importancia es la escala de variables que producen ansiedad en los jugadores y que es independiente para cada uno de ellos. El diseño de esta escala nos permitirá realizar un trabajo mucho más preciso porque las variables y situaciones que afectan a un jugador no tienen por qué afectar a otro y, del mismo modo, lo que un jugador percibe como una amenaza y que puede “sacarle” del partido, como puede ser un codazo del contrario, al otro no le afecta e incluso puede llegarle a motivar y a pelear más en beneficio del equipo.
Una vez establecida esta escala, el siguiente paso sería el de concretar situaciones similares en las que se presenten las variables que se perciben como amenazas, de manera que, siguiendo un proceso simple de Desensibilización Sistemática (D.S.), se establezca un encadenamiento inverso en función de los estímulos individuales que supongan la distracción para, a partir de ahí, ir poco a poco eliminando los factores que suelen ir asociados a ese tipo de distracciones (por ejemplo el ruido o gritos del público están asociados con una tasa cardiaca más alta, un aumento de la sudoración, etc.). Este proceso podemos trabajarlo previamente encubierto si el nivel de imaginación que posee el sujeto es el adecuado (Relación con el tema de visualización ya presentado).
Este mismo proceso de evaluación y entrenamiento podremos llevarlo a cabo con otras técnicas de modificación de conducta como puede ser la habituación o exposición paulatina a los estímulos distractores, o la inundación, consistente en la presentación del estímulo ansiógeno distractor de manera directa y continua (no paulatina), de manera que producimos el fenómeno de la habituación de una forma mucho más rápida (aunque también más traumática en tanto al impacto se refiere).
Para una mejor comprensión de los ejercicios que podemos utilizar en la evaluación y entrenamiento de la capacidad de concentración, a continuación se presentan algunos de los que venimos utilizando desde hace tiempo, en donde se puede comprobar la gran utilidad de este tipo de ejercicios porque se integran perfectamente en la estructura general del entrenamiento, de modo que no se “robe tiempo para el trabajo psicológico”, sino que se puedan entrenar en los mismos ejercicios en los que mejoramos otros aspectos.


9.4.2. Ejemplo de ejercicio de evaluación de la concentración en el campo de entrenamiento

Por último, vamos a introducir un ejemplo de evaluación de la concentración llevada a cabo con un equipo juvenil de la División de Honor en el que hemos respetado el anonimato de los jugadores, en donde se expone el ejercicio utilizado y los resultados que se obtuvieron a partir de los cuales comenzó a realizarse un trabajo específico por grupos para mejorar el rendimiento en estos aspectos.


OBJETIVO: Valorar la capacidad para mantener niveles de atención elevados en condiciones paulatinamente más desfavorables.
METODOLOGÍA: Para poder realizar esta evaluación se tuvieron en cuenta los siguientes aspectos:


  • La importancia que tiene el mantenimiento de la atención en condiciones de mayor fatiga física. Los jugadores que sean capaces de rendir mejor en esas situaciones poseerán un mayor nivel de concentración que los que rindan peor.




  • La importancia que posee el mecanismo de la toma de decisiones en el fútbol y su relación con el dominio perceptivo del campo visual. Los jugadores que sean capaces de tomar un mayor número de decisiones relativamente complejas en los partidos manteniendo ese nivel aún con un componente de carga física importante, serán los que poseerán una mayor capacidad de concentración.




  • La necesidad de manejar los diferentes focos de atención con una gran rapidez obteniendo unos resultados óptimos (sobre todo si hablamos de alto rendimiento deportivo).




  • La necesidad de evaluar la concentración con ejercicios lo más cercanos posibles a la realidad de la competición.


PROCEDIMIENTO: Para poder realizar esta evaluación e integrarla perfectamente dentro del trabajo técnico-táctico y físico que se estaba desarrollando con la plantilla, aprovechamos un circuito de evaluación física adaptado al rendimiento futbolístico (Yagüe, 1999) que se compone de un total de ocho postas y que se prolonga en el tiempo durante aproximadamente 45 minutos, de manera que nos permitiera comparar el nivel de concentración de los jugadores en función del momento y del nivel de agotamiento físico que tuvieran.
Toda la plantilla se sometió a la sesión de trabajo en dos días de entrenamiento sucesivos, de manera que se obtuviera una información completa sobre su rendimiento en esta prueba , sobre cómo aguantan la carga física y sobre cómo afecta a su concentración durante el juego.
DESARROLLO:

1 2 3


A

2 mts.


B

3 mts.
B’


A’ 2 mts.

3 mts.




Compartir con tus amigos:
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos