Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres para América Latina



Descargar 457.59 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión08.02.2019
Tamaño457.59 Kb.
Vistas84
Descargas0
  1   2   3   4


Consultoría: Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres para América Latina

Producto 3: Resumen Ejecutivo e Informe Final Isaías Chang Urriola-Consultor




Contenido

Resumen Ejecutivo

Informe Final




  1. Los desafíos que impone la Vulnerabilidad y los Desastres




  1. Definición de Objetivos del Sistema de Indicadores Vulnerabilidad




  1. Enfoque de Vulnerabilidad y Desastres de los Organismos Regionales


3.1 Enfoque

3.2 Análisis sobre el enfoque de vulnerabilidad y Desastres


  1. Evaluación de los Indicadores




  1. Estructura Analítica del Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad

  1. Normalización de la escala de colores para los Indicadores




  1. Índice Compuesto de Vulnerabilidad

    1. Método del Cálculo

    2. Resultados logrados




  1. Observaciones




  1. Recomendaciones


Anexos

Resumen Ejecutivo

Resumen Ejecutivo

Con un promedio de 40 desastres importantes al año, América ocupa el segundo lugar, después de Asia, en cuanto a la vulnerabilidad a desastres. Los desastres naturales, tecnológicos y de origen antrópico de diferente magnitud son cada vez más frecuentes en esta región y, aunque el número de muertes ha disminuido, cada vez es mayor el número de personas que se ven afectadas por dichos desastres. (Llamamiento 2004, IFRC: 2004). Las personas vulnerables, para la Federación Internacional de Cruz Roja y la media Luna Roja, son las que están expuestas a situaciones que amenazan su supervivencia o su capacidad de vivir con un mínimo de seguridad social y económica y de dignidad humana. Los eventos naturales son ineludibles, pero la ocupación desordenada del territorio, trasforma estos, en verdaderas catástrofes, en lo que por regla general afecta con mayor intensidad a los grupos que se sitúan por debajo de la línea de pobreza, aglomerados en asentamientos humanos espontáneos, con viviendas precarias localizadas dentro de zonas de riesgos y peligros. Frente a la ausencia de rangos de certidumbre aceptables de cara a la casuística de los desastres, el ser vulnerables alcanza cotas que superan la particularidad, para tocar niveles de generalidad. De cara a los eventos y catástrofes de cualquiera índole, todos estamos sujetos a manifestaciones de vulnerabilidad, en grados diversos, pero en fin, expuestos.


El objetivo de la consultoría es el de determinar (seleccionar) los indicadores de vulnerabilidad y desastres en la Región y crear una base de datos con la Tecnología DevInfo V4.0 de UNICEF, en la cual se almacenará toda la información de los Indicadores seleccionados para América Latina y el Caribe
El Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres, es un sistema enfocado hacia la respuesta / prevención a los desastres. El interés es el de concentrarnos en el antes de los eventos. Los indicadores seleccionados tiene que impactar en la sociedad y ser de utilidad clara, de manera que los tomadores de decisiones y la sociedad civil en su conjunto se alerte ante la lectura simple y la fácil compresión que debe extraerse de los indicadores. Definir y Alertar es el fin del indicador. Los mismos están asociados a los Objetivos del Milenio. El estudio se basado en la revisión de fuentes secundarias a escala nacional. Gran parte de los recursos dirigidos a enfrentar el tema de la pobreza se despilfarran, debido a los malos manejos y la impunidad. Así, los niveles de corrupción en cada país es otro tema a considerar, como parte del enfoque de vulnerabilidad y el acercamiento a una definición más global. El logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sólo será posible con una efectiva articulación de la gestión del riesgo con la gestión y la práctica del desarrollo. (Conferencia Interamericana sobre reducción del Riesgo de los desastres: 2004).
Los Indicadores se les ha evaluado en dos fases. La primera, de orden cualitativo, es decir se les seleccionó en atención a si cumplían con: objetivo de la consultoría, enfoque de los organismos regionales y el enfoque del consultor, que se ha ido construyen con el desarrollo del proyecto. Si los indicadores identificados responden al enfoque, son extraídos y luego sometidos a una segunda evaluación esta vez cuantitativa. La evaluación cuantitativa se aplica, empleando los criterios que se derivan del Marco Causal (ESTADO, PRESIÓN, RESPUESTA). Los criterios han sido: Validez científica, Representatividad, Sensibilidad a cambios, Fiabilidad de los datos, Relevancia, Comprensible, Predictivo, Metas, Comparable, Cobertura Geográfica, Coste-eficiencia. Para transformar los criterios de evaluación en instrumentos de ponderación cuantitativa, a cada criterio, se le asignó una escala numérica que va de 0 hasta 3
Los Indicadores se han organizado de acuerdo al formato del Programa DevInfo. Es decir, los indicadores se ordenan de acuerdo a Sectores y estos a su vez en Clases. Como un valor agregado, se ha incorporado el Marco Causal, para los Indicadores de Vulnerabilidad (IV). Este Marco está basado en la causalidad, supone que los niveles de pobreza, degradación socioambiental, carencia de planificación y ordenación del territorio y en su conjunto las actividades humanas, generan desastres naturales o antrópicos o bien los agudizan. Estos ejercen una Presión sobre la cuestión socioambiental/socioeconómica. Presiones que provocan cambios de Estado. Y, ante los desastres la sociedad ofrece Respuesta. Se antepone a cada indicador las letras: E, P o R, a fin de clasificarlos, si corresponden a indicadores de: Presión, Estado o Respuesta.
El Sistema de Indicadores ha sido organizado de la siguiente forma:
SECTOR: Generales

Clase: Perfil país

Indicadores:

EEsperanza de vida al nacer

EPoblación total

EPorcentaje población urbana

ESuperficie total

ETasa de mortalidad infantil



Índice de Vulnerabilidad

SECTOR: Vulnerabilidad y Desastres


Clase: Ambientales


Indicadores:

PEmisiones de dióxido de carbono

PProporción de la superficie de tierras cubiertas por bosques

RRelación entre zonas protegidas para mantener la diversidad biológica



Clase: Desastres

Indicadores:

PPersonas afectadas por actividad volcánica

PPorcentaje de población expuesta a ciclones tropicales

PPorcentaje de población expuesta inundaciones

PPorcentaje de población expuesta a terremotos

PPromedio de sismos mayores o iguales a 5.5 en la escala de Ritcher



Clase: Resilencia

Indicadores:

RCoeficiente de GINI

RGasto Social

RHuella Ecológica

RÍndice de Desarrollo Humano

RNúmero de receptores de radio por mil habitantes

RPercepción de corrupción
Clase: Salud

Indicadores:

PPorcentaje de población por debajo del nivel mínimo de consumo de

energía alimentaria

PTasa de mortalidad por homicidio por cada 100,000 habitantes

RPorcentaje de población con acceso a servicios de agua potable

RPorcentaje de la población con acceso a servicios de eliminación de

excretas

RPorcentaje de población con acceso a servicios de salud

RPorcentaje de la población rural con acceso a servicios de eliminación de

excretas

RPorcentaje de población urbana con acceso a servicios de eliminación de

excretas

RPorcentaje de población rural con acceso a servicios de agua potable

RPorcentaje de población urbana con acceso a servicios de agua potable




Clase: Socioeconómicos


Indicadores:

PPorcentaje de la población en situación de indigencia

PProducto interno bruto per cápita

RTasa de alfabetización de adultos



Para calcular el Índice de Vulnerabilidad, se utilizó la herramienta de DevInfo 4.0, para el cálculo de Índices Compuestos. El primer paso ha consistido en escoger los indicadores que se emplearon para el cálculo. Estos indicadores son en total: 27. El segundo paso, es el de asignar pesos a cada indicador, pesos que al sumarse, su resultado debe ser 100%. Finalmente se analiza cada indicador a fin de identificar su comportamiento cuantitativo, de tal manera que al activar la opción Alto es bueno, de la herramienta para el cálculo de Índices, la selección responda a un criterio lógico, en cuanto a que si el indicador al incrementarse se le pueda cualificar como bueno y al disminuirse, de manera contraria. Esto, reclama el presupuesto, que el analista conoce la naturaleza y reconoce el comportamiento lógico de cada indicador seleccionado.
Los resultados obtenidos al calcular el índice de Vulnerabilidad, permiten reconocer en primera instancia los valores extremos: Haití con un valor (0) y Uruguay con un valor superior de (100). Para los efectos de clasificación general, los resultados se han organizado en: Vulnerabilidad muy Alta, Vulnerabilidad Alta y Vulnerabilidad Media. El país con vulnerabilidad Muy Alta es: Haití. Los países agrupados bajo la denominación de Vulnerabilidad Alta son: Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Bolivia, Honduras, Paraguay, Ecuador, Guatemala, Perú y Belize. Con Vulnerabilidad Alta: Venezuela, Argentina Brasil, Santa Lucía, Islas Falkland, Anguila, Guadalupe, México, Colombia, Guyana Francesa, Grenada, Martinico, Islas Vírgenes USA, San Vicente y Grenadinas, Guyana, Saint Kitts & Nevis, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, Aruba, Antillas Holandesas, Puerto Rico, Islas Turcos y Caicos, Islas Cayman, Panamá, Cuba, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, Suriname, Dominica, Bahamas, Montserrat, Chile, Barbados, Costa Rica y Uruguay. Es importante señalar que este es un sistema de indicadores que se nutre de datos recolectados en años anteriores, aunque de los más recientes disponibles. Países que en este instante son sujetos a eventos naturales o antrópicos extremos, desde luego que variarían su posición en la tabla presente. Pero el orden actual es el fiel reflejo de los valores que asumen los indicadores en el tiempo y lugar determinado. En la construcción del Índice de Vulnerabilidad se ha considerado el componente de seguridad, reflejado a través del indicador: Tasa mortalidad por Homicidios por cada 100,000 habitantes. Este indicador incorpora los homicidios que se dan por consecuencia de las guerras y por otros actos de violencia. Otro indicador que se ha integrado es el referente a Personas afectadas por actividad volcánica. Aunque es un elemento que le proporciona más acercamiento a la realidad al propio Sistema de Indicadores, es de justicia reconocer que la información que nos ofrece este indicador no recoge las afectaciones recientes. Pero debemos insistir en la necesidad de considerar el Sistema en cuanto al producto de unos datos recolectados en un momento dado y que en consecuencia, no admite los hechos que ocurren en tiempo real. Los cuales se ubican en sistemas de alerta temprana y de monitoreo que demanda otras metodologías y mecanismos tecnológicos que exceden los instrumentos empleados para esta consultoría.
La información finalmente ha sido cargada en el formato DevInfo V4.0, en una base de datos que consta de 32 indicadores con un total de 2606 registros. A partir de la base de datos se han preparado algunas salidas en formato de: Tabla, Gráfico y Mapa, que demuestran la utilidad del producto al momento de trasmitir de manera sencilla los datos e información contenida en la base de datos.
A manera de conclusión y sugerencia podemos acotar que El Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y desastres es una plataforma de trabajo, alrededor de la cual pueden analizarse las decisiones y actuaciones para la gestión sobre el tema. Para los efectos de sostener y enriquecer el Sistema, resulta imperativo establecer un mecanismo técnico / administrativo, capaz de mantener actualizado el Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres, fundamentado en Convenios Interinstitucionales y de Protocolos de intercambio de datos e información. El desafío siguiente, está en desarrollar una segunda fase en la que se incorpore información de vulnerabilidad a escala subnacional.

Informe Final

1. Los desafíos que impone la Vulnerabilidad y los Desastres: Criterios básicos para la selección y la construcción de los indicadores de vulnerabilidad y desastres.

Las personas son cada vez menos las víctimas

indefensas de actos de «fuerza mayor» y cada vez más las

víctimas de actos de «fuerzas humanas. Geo Mundial

Durante los últimos diez años, los desastres naturales han dejado un saldo de más de 45.000 muertos y 40 millones de damnificados, y han causado daños directos que superan los 20.000 millones de dólares EE.UU. Con un promedio de 40 desastres importantes al año, América ocupa el segundo lugar, después de Asia, en cuanto a la vulnerabilidad a desastres. Los desastres naturales, tecnológicos y de origen antrópico de diferente magnitud son cada vez más frecuentes en esta región y, aunque el número de muertes ha disminuido, cada vez es mayor el número de personas que se ven afectadas por dichos desastres. (Llamamiento 2004, IFRC: 2004.
Las personas vulnerables, para la Federación Internacional de Cruz Roja y la media Luna Roja, son las que están expuestas a situaciones que amenazan su supervivencia o su capacidad de vivir con un mínimo de seguridad social y económica y de dignidad humana. La vulnerabilidad es un concepto relativo y dinámico que se relaciona con las capacidades de un individuo o una comunidad para enfrentarse a amenazas específicas en un momento determinado. La vulnerabilidad puede asociarse con elementos de pobreza, pero también se relaciona con el aislamiento de las personas, la inseguridad y la indefensión ante riesgos, traumas y presiones. Los esfuerzos en este enrevesado tema, deben estar dirigidos a las personas más vulnerables. La vida de los seres humanos se escenifica en un mundo de interacciones naturales, sociales, económicas y políticas. Los eventos naturales son ineludibles, pero la ocupación desordenada del territorio, trasforma estos, en verdaderas catástrofes, en lo que por regla general afecta con mayor intensidad a los grupos que se sitúan por debajo de la línea de pobreza, aglomerados en asentamientos humanos espontáneos, con viviendas precarias localizadas dentro de zonas de riesgos y peligros. Una de las causas en el aumento del riesgo ambiental, es el incremento de gases de efecto invernadero, que provocan el calentamiento gradual de la tierra y el adelgazamiento de la capa de ozono. El incremento en el calentamiento de la Tierra, pone de manifiesto la inminente vulnerabilidad de los Estados Insulares, de las áreas Costeras Urbanizadas y de las edificaciones localizadas en planicies de inundación. Su efecto en las actividades productivas es negativo. Se rompe el ciclo de las cosechas y se atenta con la seguridad alimentaria de un número significativo de la población de la Región. A lo anterior se suma el hecho de la mala distribución de la tierra y las precarias condiciones de los suelos, de los que derivan su sustento la población rural y parte de las que habitan las periferias urbanas. Aparece en a este mismo escenario, la agravante situación de endeudamiento de los países de América Latina y el Caribe, que deben comprometer sumas importantes de sus presupuestos para el pago del servicio de la deuda. Integrado al tema en discusión, la centralización del Estado en la región y la pésima distribución de la riqueza, coloca a lo económico en posiciones ventajosas dentro de la causalidad de los desastres y vulnerabilidad. Una gestión efectiva del riesgo requiere de condiciones de gobernabilidad que permitan y promuevan la asignación de responsabilidades y la implementación, obligatoriedad y transparencia de las políticas de gestión de riesgos. En consecuencia es necesaria una amplia participación democrática de la sociedad civil, representada por sus organizaciones legitimadas, desde una perspectiva de empoderamiento social y de gestión descentralizada. Además, se debe apelar a la participación del sector privado en la reducción de los riesgos de los desastres mediante la creación de incentivos para fortalecer su responsabilidad social y ambiental. (Conferencia Interamericana sobre reducción del Riesgo de los desastres: 2004).
El panorama se hace más gris con la creciente corrupción, la impunidad y la inseguridad. El tema de la globalización y el incremento de la distancia entre las clases sociales en los países de la región, son elementos que condicionan la presencia de grupos sociales predispuestos a las afectaciones estructurales del mundo globalizado y a los coyunturales e impredecibles desastres de cualquiera índole. La pandemia del VIH, diezma de manera alarmante a la población económicamente activa y representa gastos importantes a los ya débiles presupuestos nacionales, si están considerados, en el mejor de los casos. Los aspectos institucionales, no se pueden dejar fuera del margen de este complejo tema. Los Estados de la región en gran medida no apuestan por la Ordenación de sus Territorios, con énfasis en las zonas densamente habitadas, a fin de privilegiar la ocupación ordenada de los espacios urbanizables y la no-ocupación de zonas de riesgos y así como el uso sostenible de sus recursos. Pareciera que el mercado inmobiliario supera las perspectivas de la planificación urbana y regional. La puesta al servicio de la economía ambiental de las reservas boscosas, cuencas, energías alternativas, es apenas tímida e insuficiente. Los escenarios antes presentados se desarrollan en una región donde en cierta medida existe paz, el escenario de la ausencia de paz, rompe los descritos y los agrava. Una imponderable situación de ausencia de paz, representa un paradigma que debe ser considerado en la medida de mitigar sus efectos y prever la identificación de grupos y Estados más vulnerables.
En una esfuerzo de aproximación al concepto de vulnerabilidad es apreciable… la importancia de adoptar una noción de vulnerabilidad que se adecuara a las condiciones específicas de los países de pequeñas dimensiones físicas, demográficas y económicas y permanentemente expuestos a riesgos, como era el caso de las naciones caribeñas y centroamericanas. La expositora destacó que la construcción del concepto debía estar guiada por el principio de utilidad para las políticas públicas, lo que significaba que tenía que facilitar la identificación de los factores estructurales que conducían a la exposición a riesgos. Sostuvo que la validación operativa de la noción de vulnerabilidad era un requisito para avanzar en la elaboración de índices e indicadores que permitieran evaluar la situación actual y efectuar un seguimiento estrecho de su evolución (CEPAL: 2001)
(Davidson, 2000 y Michellier: 1999), consideran que en el campo de la vulnerabilidad, es necesario contemplar por un lado, los elementos vulnerables (es decir expuestos: población, obras ingenieriles, bienes, actividades, líneas vitales, elementos sociales, económicos, culturales, ambientales) y por el otro, la vulnerabilidad como tal. (Maskrey: 1993), plantea que las definiciones del concepto de vulnerabilidad citados son: Ser vulnerable: Ser susceptible de sufrir daño y tener dificultad en recuperarse de ello. Inflexibilidad o incapacidad en adaptarse. Importa precisar que si los hombres no crean un hábitat seguro es por necesidad extrema e ignorancia. La vulnerabilidad puede ser matizada, puesto que se habla de vulnerabilidad progresiva cuando los elementos expuestos, con el tiempo, se vuelven cada vez más vulnerables (por ejm: una edificación que no sufre mantenimiento por falta de recursos). Además, Maskrey precisa que la vulnerabilidad no se puede considerar sin una visión sistémica. (Anne-Catherine Chardon & Juan Leonardo González: 2002)
Ante una incertidumbre cada vez más creciente, el tema de la vulnerabilidad y su análisis para la acción, asume posiciones importantes, tanto en la configuración del propio desarrollo de los países, así como en el planteamiento de nuevos escenarios. Frente a la ausencia de rangos de certidumbre aceptables de cara a la casuística de los desastres, el ser vulnerable alcanza cotas que superan la particularidad, para tocar niveles de generalidad. Es decir, de cara a los eventos y catástrofes de cualquiera índole, todos estamos sujetos a manifestaciones de vulnerabilidad, en grados diversos, pero en fin, expuestos.


2. Definición de Objetivos del Sistema de Indicadores Vulnerabilidad

El objetivo de la consultoría es el de determinar (seleccionar) los indicadores de vulnerabilidad y desastres en la Región y crear una base de datos con la Tecnología DevInfo 4.0 de UNICEF, en la cual se almacenará todo la información de los Indicadores seleccionados para América Latina y el Caribe. Estos Indicadores se obtendrán de investigaciones realizadas en las diferentes agencias y organizaciones que trabajen en el área de prevención y manejo de desastres en la Región, así como en otros organismos que dispongan de información relacionada con el tema. El especialista debe complementar la base de datos con indicadores generales de cada país.





  1. Enfoque de Vulnerabilidad y Desastres de los Organismos Regionales

Parte de las tareas contempladas en el Plan de Trabajo ha consistido en la realización de entrevistas con representantes de Organismos Regionales que abordan el tema de vulnerabilidad. Con lo cual es posible desarrollar una visión aproximada sobre el enfoque de vulnerabilidad y del sistema de indicadores. Los siguientes planteamientos corresponden a lo medular de cada una de la entrevistas realizada a los profesionales de los Organismos Regionales que trabajan en el tema de Vulnerabilidad y Desastres. Los Organismos visitados ha sido los siguientes: Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja- Delegación Regional de Panamá, OCHA, PADRU, OPS, SINAPROC, UNICEF, PMA, PNUD, CATHALAC y Plan ROA. (Ver Anexo Nº 1)


3. 1 Enfoque
El Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres, es un sistema enfocado hacia la respuesta/ prevención a los desastres. El interés es el de concentrarnos en el antes de los eventos. Los indicadores seleccionados tiene que impactar en la sociedad y ser de utilidad clara, de manera que los tomadores de decisiones y la sociedad civil en su conjunto se alerte ante la lectura simple y la fácil compresión que debe extraerse de los indicadores. Definir y Alertar es el fin del indicador. Los mismos estarán asociados a los Objetivos del Milenio. De igual forma y en atención a los criterios antes señalados, se debe determinar un conjunto de indicadores Generales, válidos para cada país, que al final permitan tener un Perfil de cada uno, bajo criterios de comparación y análisis normalizados. Considerar las capacidades instaladas, organización para atender los eventos (capacidad para resistir y recuperarse). El principio de localización de la gente más vulnerable, es de apreciar en este tipo de proyectos. Tomar en cuenta las diferentes dimensiones de la Vulnerabilidad: Estructura/Redes de Servicios, Social y Económica. Para determinar los grupos o personas vulnerables es necesario generar información primaria. Los indicadores de vulnerabilidad no deben soslayar el tema de la distribución de la riqueza. Ante la falta de recursos, los países de América Latina y el caribe deben apuntar hacia la educación ante los desastres y el fortalecimiento de la capacidad local de los municipios.
La vulnerabilidad tiene múltiples definiciones, por lo que es básico lograr una definición más global antes de seleccionar los indicadores. Las comunicaciones son un tema importante al planificar las acciones antes de los desastres.
Gran parte de los recursos dirigidos a enfrentar el tema de la pobreza se despilfarran, debido a los malos manejos y la impunidad. Así, los niveles de corrupción en cada país es otro tema a considerar, como parte del enfoque de vulnerabilidad y el acercamiento a una definición más global.
En cuanto al tema Salud, se recomienda identificar si los países tienen oficinas encargadas del tema de desastres: Recursos Humanos y Presupuestos. Si los Hospitales cuentan con Planes de emergencia, y si han presentado estudios de vulnerabilidad. Sobre el mismo punto, es necesario que la Vulnerabilidad se incorpore como un indicador de los planes de desarrollo nacional, es decir si la vulnerabilidad está siendo considerada en las políticas, programas y proyectos orientados a generar crecimiento y desarrollo, entendiendo desarrollo con sostenibilidad ambiental. El estudio se basará en la revisión de fuentes secundarias a escala nacional. En el Sistema de Indicadores es preciso añadir un indicador que recoja la situación de criminalidad.
El logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sólo será posible con una efectiva articulación de la gestión del riesgo con la gestión y la práctica del desarrollo. (Conferencia Interamericana sobre reducción del Riesgo de los desastres: 2004).
3.2 Análisis sobre el enfoque de vulnerabilidad y Desastres:
Si entendemos que el enfoque de los organismos es coincidente en lo medular, es decir que los indicadores a determinar deben estar orientados hacia la respuesta / prevención, podemos aplicar el Marco de Causal (Estado, Presión, Repuesta). El Marco se basa en causas determinadas por la Presión, y sus consecuentes Estados y Respuestas. El Marco Causal, no substituye la organización de los indicadores, implícita en el Programa DevInfo 4.0., ambos modos de organización cohabitan en el Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad. Es notoria la relación entre relación respuesta y prevención. A su vez, la prevención en torno a la vulnerabilidad está íntimamente asociada a la pobreza y a la degradación ambiental. Ésta dupla que parece inseparable, y sus consecuencias nada positivas, se incrementa en lo negativo por otros componentes, entre los que podemos mencionar la corrupción y la inseguridad. Sobre este tema de la corrupción, algunos de los entrevistados han coincidido en que la ésta debe integrarse en el sistema de indicadores de vulnerabilidad. Afirma el Presidente de Transparency International, Peter Eigen: La corrupción en proyectos públicos de gran escala representa un gran obstáculo al desarrollo sostenido y tiene como consecuencia, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, una mayor pérdida de fondos públicos necesarios para la educación, la salud y el alivio de la pobreza.”
Acotar el universo de grupos sociales más proclives a sufrir los efectos de los desastres, implican unos estudios más detallado a una escala subnacional, que escapa al alcance geográfico de los indicadores hasta el momento identificados. No obstante algunos indicadores pueden brindar una visión general de las condiciones de pobreza abyecta, de las desigualdades por país y de la exposición a desastres, aunque es necesario señalar que los mismos no cubren a todos los países / áreas. Considero que la tesis del Dr. Alan Lavell, es adecuada para el la traducción del enfoque hasta ahora dibujado, toda vez que sustenta el tema de la vulnerabilidad, asociada a los niveles de pobreza y a las presiones ambientales. Lavell, no considera a los desastres como eventos químicamente puros desde la perspectiva de su origen: la naturaleza. Si no que es el hombre y su modelo de desarrollo económico excluyente y generador de pobreza, la causa del incremento de las amenazas y de la vulnerabilidad de las personas. Este enfoque antropocéntrico, y más posibilista que determinista, es apropiado para abordar un tema complejo como el que nos ocupa. En adición, hay que señalar, que la gran mayoría de los desastres han estado ligados en cuanto a su impacto a las decisiones de localización de los asentamiento humanos y las manifestaciones de su irregularidad, cuando son espontáneos. La ausencia de Instrumentos y Normas de Ordenación del Territorial, han privilegiado y magnificado los desastres naturales y sus consecuencias. Sobre esto Lavell señala: Sin embargo, más que una negación de los conceptos sociales y ambientales de los desastres, estos eventos mostraron la diversidad de circunstancias en que pueden ocurrir y la importancia de la percepción del riesgo en lo que se refiere a decisiones sobre localización e inversión. Lavell nos ofrece una reflexión importante en cuanto a la relación desastres y ausencia de planificación del territorio, a la falta del componente de vulnerabilidad en la gestión del desarrollo: La destrucción de líneas vitales y construcciones estratégicas del sector educativo, de salud, energético y productivo durante Mitch, puso en tela de juicio los niveles de vulnerabilidad estructural existentes. La ubicación de infraestructuras en áreas de alto riesgo, evidenció los problemas de ordenamiento territorial y de uso de la tierra. En el caso de Honduras, los primeros dos pisos del principal hospital del país fueron inundados por estar el inmueble ubicado en una zona con este tipo de riesgo (El subrayado es nuestro).
De lo expresado se desprende, la necesidad de proponer algunos indicadores que aborden la cuestión de uso del suelo en los países de la Región. Debo confesar que hasta ahora no se ha identificado algún indicador que cumpla con los criterios y enfoques expuestos, para el tema de uso y ocupación del territorio, que refleje el tema de la presión que origina la fragmentación del paisaje debido a la ocupación de hecho de los territorios. Aunque, en teoría existen, pero en la base real de información con validez y periodicidad, la teoría se aleja de la disponibilidad de datos. Con lo cual la construcción de un indicador de naturaleza territorial/ambiental/regulatorio de uso y ocupación del suelo, es un desafío para consolidación del Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres. No obstante se identificaron algunos que de manera suplementaria pueden ofrecernos una visión parcial sobre este punto.
4. Evaluación de los Indicadores
En la medida de lo posible, es decir de la disposición de éstos en las bases de datos, se revisaron indicadores que se ajustaban al enfoque antes desarrollado. Los Indicadores se les ha evaluado en dos fases. La primera, de orden cualitativo, es decir se les seleccionó en atención a si cumplían con: objetivo de la consultoría, enfoque de los organismos regionales y el enfoque personal que se ha ido construyen con el desarrollo del proyecto. Si los indicadores identificados responden al enfoque, son extraídos y luego sometidos a una segunda evaluación esta vez cuantitativa.
La evaluación cuantitativa se aplica, empleando los criterios que se derivan del Marco Causal antes enunciado. Estos criterios han sido: Validez científica, Representatividad, Sensibilidad a cambios, Fiabilidad de los datos, Relevancia, Comprensible, Predictivo, Metas, Comparable, Cobertura Geográfica, Coste-eficiencia. Para transformar los criterios de evaluación en instrumentos de ponderación cuantitativa, a cada criterio, se le asignó una escala numérica que va de 0 hasta 3. De tal forma se aplicó este criterio cuantitativo a todos los indicadores revisados. La evaluación aplicada, permite seleccionar de manera preliminar un universo de indicadores de manera tal que permanezcan en el Sistema de Indicadores, los que cumplan al menos con los criterios de selección, aunque esto no significó que finalmente fueron los escogidos.
A título de valor agregado, cada uno de los indicadores han sido evaluados de conformidad a uno de los componentes básicos del Marco Causal, clasificándoles en: Indicadores de Estado, Indicadores Presión e Indicadores de Respuesta (Ver muestra en Anexo Nº 2)
Finalmente se logró aplicar el sistema de evaluación a: Bases de datos cargadas en DevInfo 4.0, Base de datos UNICEF/TACRO/InfoLAC, así como Bases de Datos de diversos organismos: CEPAL, Naciones Unidas, OPS, EM-DAT, Servicio Geológico de los EEUU) y PMA, entre otras.
5. Estructura Analítica del Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad
Los Indicadores se ha organizado de acuerdo al formato del Programa DevInfo. Es decir, los indicadores se ordenan de acuerdo a Sectores y estos a su vez en Clases. Como un valor agregado, se ha incorporado el Marco Causal, para los Indicadores de Vulnerabilidad (IV). El Marco está basado en la causalidad, supone que los niveles de pobreza, degradación socioambiental , carencia de planificación y ordenación del territorio y en su conjunto las actividades humanas, generan desastres naturales o antrópicos o bien los agudizan. Estos ejercen una Presión sobre la cuestión socioambiente/socioeconómica. Cuestiones que provocan cambios de Estado. Y, ante los desastres naturales o antrópicos la sociedad ofrece Respuesta. Estos tres conceptos son definidos de la siguiente forma:
Presión: se refiere al riesgo, peligro, exposición de la población, actividades e Infraestructuras ¿Dónde está localizados?
Estado: ¿ Cómo están los sectores de interés para el Estudio?
Respuesta: Preparación para los eventos ¿Qué hacemos?

La estructura del Sistema de Indicadores abre un espacio de valor hacia la consideración del tema social y ambiental. La tendencia a considerar el tema de vulnerabilidad durante la década de los noventa, fue la de tratarlo como un objeto de investigación y desarrollo estrictamente físico o natural. Sin embargo, esta tendencia sería rectificada entre 1997 y 1999, cuando las experiencias de décadas pasadas fueran resucitadas con el impacto de varios eventos, no sólo grandes, sino de inusitada magnitud. El fenómeno de El Niño entre 1997-1998 y de La Niña en 1999-2000, el terremoto de Armenia en Colombia, a principios de 1998, los huracanes Georges en el Caribe y Mitch en Centroamérica, ambos en 1998, y las inundaciones y deslaves del litoral venezolano, en diciembre de 1999, trajeron consigo impactos económicos y humanos de graves consecuencias. Al ser desastres de gran magnitud, abrieron espacios de reflexión y de crítica contra modelos de gestión, la actuación de gobiernos, las prácticas ambientales y las respuestas sociales. (Lavell, Allan: 2000). Derivado de lo anterior se han incorporado a título de clases, los temas: Salud, Socioeconómico, Desastres y el de Resiliencia. Entendido ésta última como la capacidad de respuesta comunitaria o individual de la sociedad ante los desastres


Para cada una de las acciones (Presión, Estado, Respuesta), es posible determinar o clasificar los indicadores disponibles o bien proponer otros que permitan a futuro fortalecer el Sistema de Indicadores de Vulnerabilidad y Desastres (SIVD). Se antepone a cada indicador las letras: E, P o R, a fin de clasificarlos, si corresponden a indicadores de: Presión, Estado o Respuesta.

El Sistema de Indicadores ha sido organizado de la siguiente forma:
SECTOR: Generales

Clase: Perfil país

Indicadores:

EEsperanza de vida al nacer

EPoblación total

EPorcentaje población urbana

ESuperficie total

ETasa de mortalidad infantil



Índice de Vulnerabilidad
SECTOR: Vulnerabilidad y Desastres



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos