Incesto: el Tabú de Edipo. Cuando la función del "por lo menos uno que no" es fallida



Descargar 120.71 Kb.
Ver original pdf
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño120.71 Kb.
Vistas42
Descargas0


STYLUS, 2018, pp. 79-91.

Incesto: el Tabú de Edipo.

Cuando la función del "por lo

menos uno que no" es fallida.

Agustina Saubidet.

Cita:

Agustina Saubidet (2018). Incesto: el Tabú de Edipo. Cuando la función



del "por lo menos uno que no" es fallida. STYLUS, 79-91.

Dirección estable: 



https://www.aacademica.org/agustina.saubidet/30

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Para ver una copia de esta licencia, visite

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es

.

Acta Académica es un proyecto académico sin  nes de lucro enmarcado en la iniciativa de acceso

abierto. Acta Académica fue creado para facilitar a investigadores de todo el mundo el compartir su



producción académica. Para crear un per l gratuitamente o acceder a otros trabajos visite:

https://www.aacademica.org.


Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida

a

 

 

 

 

Resumen

 

 

Desde  muy  temprano  Lacan  supo  resaltar  los  efectos  devastadores  del  incesto,  ubicando 



esta cuestión en términos del estrago (ravage). En general, esta parece ser la referencia más 

común que se utiliza en los casos de incesto para dar cuenta de la gravedad sintomática de 

los pacientes. 

Sin embargo, cuando Lacan desarrolla el nudo borromeo en Seminario XXII (Complejo de 

Edipo  -  realidad  psíquica  freudiana),  le  confiere  a  la  interdicción  del  incesto  un  carácter 

estructurante  y  simbólico,  por  ser,  al  decir  de  Lévi-Strauss,  la  norma/intervención 

(universal y particular a la vez) que permite el pasaje de la naturaleza a la cultura. 

Estas referencias nos imponen entonces rever la question del incesto en términos lógicos de 

las  fórmulas  de  sexuación  y  no  ya  tanto  desde  el  sentido  descriptivo  del  asunto, 

visibilizando la falla estructural de la función del “por lo menos uno que no” (desarrollada 

durante los Seminarios XVIII, XIX y XX) y sus implicancias a nivel del Complejo de Edipo 

(como cuarto que anuda los tres registros) y de las políticas de goce. 

Sin dudas, la mujer como objeto de goce, desarrollada en el Seminario 14, más los recientes 

aportes de Silvia Federici sobre las mujeres, el cuerpo y la acumulación originaria, será un 

pasaje necesario para entender el lugar de la mujer y del  capital en toda esta question tan 

extraña como ominosa.  

 

 

Palabras Clave: incesto- avuncular- Lévi-Strauss- goce.



                                                           

a

 El trabajo original presentado el 8 de septiembre de 2017 en el II Simposio Interamericano da IF- XVIII 



Encontro Nacional Da EPFCL- RJ. Brasil. Para su publicación en la revista Stylus fue modificado y ampliado. 


Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

Introducción 



En  la  época  de  Freud  en  el  Paris  de  Charcot,  entre  1858  y  1869,  se  verificaron 

11.576 casos de personas acusadas de violación; víctimas en su mayoría mujeres menores 

de 16 años, incluso de hasta 4 y 5 años de edad. (Giberti, 2014) 

En  la  actualidad,  según  la  OMS  el  20%  de  las  mujeres  han  sido  abusadas 

sexualmente en su infancia, mientras que de los hombres, el 5 y 15%. La mayor parte de los 

casos se trata de abusos a nivel intrafamilar. Generalmente, permanecen ocultos. 

Los pocos casos denunciados y finalmente condenados por la justicia, son aquellos 

de  estrato  socio-económico-cultural  bajo.  Éstas,  entre  otras  razones,  nos  han  llevado  a 

interrogarnos sobre las particularidades de este tipo de abuso.  

Luego de más de 10 años de  investigación sobre el  tema

b

- que incluye  no sólo  la 



mirada del psicoanálisis, sino de otros saberes de los cuales el psicoanálisis se ha nutrido: 

antropología, economía, filosofía y topología- hemos logrado aislar ciertas particularidades 

clínicas  que  de  ninguna  manera  deben  universalizarse,  pero  sí  tener  en  consideración. 

Quisiéramos aclarar que todos los casos a los que se hace referencia, se trataron de mujeres 

adultas,  abusadas  durante  su  infancia  por  abuelos/padres/hermanos/tíos/padrastros,  en 

reiteradas oportunidades y de diferentes formas. Con una característica general: el silencio.  

Hasta el día de hoy el abuso es vivido y recordado por las pacientes con culpa, y su 

recuerdo conserva absoluta nitidez sensorial (como si el tiempo no hubiera hecho mella en 

él). Su afectación parece intacta. Tomamos aquí como referencia el concepto freudiano de 

signos  perceptivos

  (ligado  a  la  noción  de  hipernítido):  es  un  tipo  de  huella  mnémica 

altamente  resistencial,  que  el  trabajo  de  la  cadena  significante  no  logra  horadar,  pues  su 

material  psíquico  corresponden  a  inscripciones  primerísimas  originarias,  y/o  bien  a 

                                                           

b

 



La mayor parte de la descripción de estos síntomas que enunciaremos a continuación son el resultado de un 

trabajo de investigación bibliográfica y clínica, que concluye en el Proyecto de Investigación UBACyT 2014-

2017,  El Psicoanálisis y otras disciplinas: lazos contemporáneos y sus antecedentes en la obra de Freud 

y Lacan. Facultad de Psicología UBA, dirigido por Clara Azaretto y Cecilia Ros; junto al trabajo de tesis de 

Maestría en Psicoanálisis de la UBA. Aquí tan sólo presentamos un adelanto, a fin de esclarecer la temática, 

ampliando un poco la presentación original del Simposio de RJ que fue más acotada. 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

situaciones  traumáticas,  que  pueden  presentarse  en  cualquier  momento  de  la  vida  y  que 



desbordan las posibilidades de tramitación que tiene hasta el momento ese aparato psíquico. 

A nivel temporal, el relato oral de las pacientes presenta un trastrocamiento. No está 

afectado el modo verbal sino el tiempo. Una suerte de pasado presente continuo. 

A nivel de la escritura, pueden presentarse cambios de lugar de letras o reemplazo 

parcial. Lo llamativo es que el significado se conserva. A nuestro entender esto puede darse 

si se mantiene alguna referencia al sentido dada por la musicalidad de lalangue, al ubicar 

ciertas  sonoridades  (fonemas)  en  lugares  muy  específicos;  sirviendo,  esta  posición,  de 

referencia al armado de una significación. No se trata de un neologismo.  

Se  escucha  con  gran  frecuencia,  en  estas  pacientes,  superposición  y  confusión  de 

nombres, lugares y funciones. Su relato es desordenado. Pérdida de referencia discursiva a 

nivel de la significación (pero lo llamativo es que esto depende del tema que se trate). 

A  nivel  espacial,  pérdida  de  la  diferencia  entre  un  adentro  y  un  afuera,  como  así 

también su borde. De esta manera, pueden presentar episodios de pérdida de referencia en 

el armado espacial, evidenciando una caída del cuerpo, pérdida en su sostén. 

A  nivel  corporal  también  se  observa,  de  repente,  una  explosión  de  angustia 

desbordante que parece tomar todo el cuerpo. Un exceso sin palabras, sin medida. Exceso 

que  se  manifiesta  en  la  voz  y  en  los  gestos  corporales.  Lo  intenso  toma  el  cuerpo  y  lo 

desborda. 

Presencia  recurrente  de  accidentes  y  situaciones  de  riesgo,  a  veces  buscadas 

(consumos excesivos, intentos de suicidio, etc.) sin registro de cuidado del cuerpo. En otros 

casos, sin conciencia de riesgo. Suel

e decirse: ‘de acting en acting’. 

Resulta difícil e inútil realizar un diagnóstico estructural del tipo neurosis- psicosis. 

Por  momentos  se  las  escucha 

‘muy neuróticas’  (sobre todo en lo concerniente al  ámbito 

laboral) y en otros momentos muy desanudadas, desarticuladas. Excesivas: 

‘muy locas’. 

Se observa también una confusión entre el plano de la fantasía y de la realidad. Por 

ejemplo: para estas  pacientes no es una fantasía  que sus  hermanas se puedan acostar con 

sus  maridos,  es  una  realidad;  como  si  la  función  del  losange  del  fantasma,  aquella  que 

garantiza la distancia entre la cosa y el sujeto, por momentos dejara de operar. 



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

En todos los casos se observó antecedentes de incesto en la familia.  



Otro  dato  llamativo:  los  abusos  sexuales  cesan  cuando  la  menor  entra  en  la 

adolescencia, es decir, se encuentra biológicamente lista para procrear. 

Por otro lado, si uno lee en detalle el manejo intrafamiliar del dinero es llamativo 

notar una gramática económica similar en todos los casos; una orden superyoica que podría 

resumirse bajo la siguiente fórmula: 

‘gozar con lo más propio al menor costo’ (junto con las 

relaciones de poder que de allí se desprenden).  

No es raro encontrar así, personajes familiares que son económicamente sustentados 

por los  pacientes;  pacientes que son tratadas literalmente como esclavas

, “usufructuadas” 

por  su  madre  o  su  padre,  sin  posibilidad  de  salida  hacia  lo  exo.  Historias  de  reiterados 

fracasos amorosos (en su mayoría por maltrato y abuso) que las restituye una y otra vez al 

lado de sus madres, donde siguen ocupando el mismo lugar de objeto resto.  Recordemos, 

tal como lo señala Freud en Sobre la iniciación  al tratamiento (1913/1991), el dinero nos 

muestra los manejos en relación al poder donde también coparticipan factores sexuales. 

La justicia suele sancionar a quien ejecuta el acto (aunque rara vez se los condena 

realmente), pero en general quedan totalmente invisibilidazados otros personajes siniestros 

que, de esa denegación  sistemática del  abuso, algún provecho han sacado. Muchas veces 

estas  pacientes,  en  sus  intentos  siempre  fallidos  de  lograr  una  salida  exogámica  hacia  el 

armado  de  su  propia  familia,  vuelven  una  y  otra  vez,  al  lado  de  sus  madres,  como  si  no 

hubiera para ellas otro lugar posible. 

Ahora  bien,  ¿qué  es  lo  que  puede  estar  enlazando  esta  pluralidad  heterogénea  de 

‘expresiones  sintomáticas’?  Siguiendo  a  Lacan  (1976-1977)  en  el  Seminario  XXIV,  clase 

11/01/1977,  si  al  inconsciente  hay  que  eliminarle  la  gramática,  pero  no  su  lógica,  para 

entender la cuestión del incesto será central analizar estas premisas en términos lógicos y 

no meramente descriptivos, desprendiéndonos así de la gramática imaginaria, que no hace 

más que arrojar un sentido común, invisibilizando lo central en su abordaje: sus políticas de 

goce.  Entendemos  aquí,  por  políticas  de  goce,  un  modo  determinado  de  distribución  del 

goce, efecto del discurso -es decir, un cierto número de relaciones estables, fundamentales 

(Lacan, 1969/1970/2002, p.10-11) -.

 



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

 



Lacan con Lévi-Strauss: Las estructuras elementales de parentesco 

Ya  En  Función  y  campo  de  la  palabra  (Lacan,  1953b/1985),  Lacan  nos  advierte 

sobre los efectos devastadores que los casos de incesto muestran. Sin dudas, la referencia a 

Lévi-Strauss  y  a  Las  Estructuras  Elementales  de  Parentesco  (1949)  será  la  clave  para 

develar este misterio. Allí se enuncian tres cuestiones centrales para el psicoanálisis: 

1)  El  pasaje  de  la  naturaleza  a  la  cultura  es  irreversible  y  está  dado  por  una 

intervención  que  inaugura  la  cultura: 

“la  ley  de  prohibición  del  incesto”  que  tiene  la 

característica de ser universal en su estructura (pues en toda cultura hay  por lo menos un 

elemento

  que  está  prohibido),  pero  particular  en  su  contenido  (lo  que  varía  de  cultura  en 

cultura es la significación particular que asuma esa regla y el elemento particular sobre el 

que  recae  la  prohibición).  De  esta  manera,  como  ya  lo  había  demostrado  Malinowski 

(1932/1975)

 

-referencia tomada por Lacan en 1938- el complejo de Edipo no es universal. 



Es una versión particular que asume la interdicción del incesto, ligada al modelo de familia 

que propone al modo de producción capitalista, con las particularidades que eso implica.

 

2)  La  prohibición  del  incesto  contiene  un  aspecto  prohibitivo  y  otro  aspecto 



habilitante:  por  un  lado,  prohíbe;  al  mismo  tiempo  que  habilita  el  movimiento  hacia  la 

exogamia, 

en búsqueda de aquello con lo que sí puede enlazarse. Es decir, exige hacer lazo 

con el afuera, con lo diferente, con lo otro, pero no de cualquier modo.  

3) La ley de prohibición del incesto es una ley básicamente  económica, no moral.  

Implica la distribución y los modos de circulación e intercambio de bienes, entre los cuales 

Lévi-Strauss ubica a las mujeres; pero no a todas, pues no todas las mujeres son deseables, 

constituyéndose  entonces  como  un  bien  escaso.  Debido  a  esto,  la  cultura  debe  intervenir 

para  regular  su  distribución  y  asegurar  su  supervivencia.  De  esta  forma,  los  modos  de 

familia de cada cultura responden al modo económico que precisa esa cultura para subsistir. 

El modo  económico no son sólo las formas de distribución  del  excedente de bienes, sino 

también sus formas de consumo. 

Según  Françoise  Hé

ritier,  “La  prohibición  del  incesto  no  es  otra  cosa  que  una 

separación  de  lo  mismo,  cuya  acumulación,  por  lo  contrario,  es  temida  como  nefasta.



 


Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

Recíprocamente, la búsqueda del incesto no sería posible sino en una cultura en la que la 



acumulación de identidades sea buscada como algo del orden de lo fausto

” (Heritier et alt.

1995, p.8). Esta lógica acumulativa de lo idéntico, que propone el incesto 

–donde todas las 

mujeres que debieran donarse  en intercambio son acumuladas para sí- va en contra de la 

subsistencia  de  la  cultura  como  tal,  pues  al  satisfacerse  con  los  propios  bienes,  no  cede 

nada, ni intercambia con lo exo, negando la diferencia. Se acerca el incesto al imperativo de 

goce del modo de producción capitalista

: “gozar con lo más propio” “acumular lo idéntico” 

“no perder nada”. ¿Es que acaso entonces incesto y capitalismo son sinónimos en términos 

lógicos en su modo de funcionamiento?  

 

Lacan con Marx: El cuerpo generador de plusvalía 

Durante


 

las Conferencias y charlas a universidades norteamericanas, Lacan (1975) 

asevera que el primero que tuvo la idea de síntoma es Marx; 

y agrega: “El capitalismo se 

señala por cierto número de efectos que son síntomas; es un síntoma en la medida en que 

Marx  imputa  a  la  humanidad  tener  una  norma;  y  él  elige  la  norma  proletaria

”  (Lacan, 

1975). 


En  esa  misma  época,  en  Seminario  XXII,  RSI,  Lacan  vuelve  a  insistir  con  que  el 

origen de la noción de síntoma hay que buscarlo en Marx, en el particular enlace que hace 

entre  capitalismo  y  el  tiempo  feudal.  Y  afirma: 

“El  capitalismo  es  considerado  como 

teniendo ciertos efectos. Esos efectos son benéficos, puesto que tienen la ventaja de reducir 

a nada al hombre p

roletario.” (Lacan, 1974-1975/1989, p.93) 

 

Y continúa:  



 

 

“Si hacemos del hombre, no ya la que vehiculiza un futuro ideal sino si lo 



determinamos  por  la  particularidad  en  cada  caso  de  un  inconsciente  y  de  la 

manera en que goza de él, el síntoma queda en el mismo lugar donde lo ha hecho 

Marx.  Pero  adquiere  otro  sentido:  no  es  un  síntoma  social,  es  un  síntoma 

particular. 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

Sin  duda,  esos  síntomas  particulares  tienen  tipos,  y  el  síntoma  del 



obsesivo no es el síntoma de la histérica.

” (Lacan, 1974-1975/1989, p.93) 

 

 

De esta manera, es esencial tener en cuenta las gramáticas económicas particulares 



que inscribe el capital sobre los cuerpos (vía los saberes y poderes), para así deconstruirlas 

hasta aislar su lógica y entender cómo operan.  

Siguiendo a Marx (1844/1993), la lógica el modo de producción capitalista parte de 

la separación de los medios de producción, de la fuerza de trabajo (esto no sucede así en 

otros  modos  de  producción).  Se  divide  así  en  dos  clases:  proletaria,  que  sólo  posee  su 

fuerza  de  trabajo

  (energía  humana  que  se  necesita  para  producir),  que  vende  como 



mercancía

 a cambio de un salario (dinero) a la clase burguesa.  

Esta otra clase (de origen comerciante) es dueña de los medios de producción, pero 

no produce. Paradójicamente se queda con la ganancia producida por otros (plusvalía que 

acumula, generando capital, trabajo humano acumulado). Es decir que por el sólo hecho de 

ser dueña de los medios de producción, la burguesía vive de lo producido por otros cuerpos 

(proletarios)  a  los  que  toma  y  compra  como  objetos  para  autosatisfacerse.  Así,  la  clase 

burguesa no pierde nada, no pone nada, no dona nada.  

Será  central  entonces,  tal  como  lo  señala  Lacan  a  comienzo  del  Seminario  XX

pensar la idea de usufructo; junto con la idea de propiedad privada, articulación particular 

del  modo  de  producción  capitalista  (pues  existen  otras  formas  de  propiedad  que  no  son 

privadas) punto central para pensar sus efectos sobre las políticas de goce.  

Recientemente, la socióloga italiana Federici (2015) realizó una punzante crítica al 

pensamiento de Marx: éste omitió hacer referencia a la acumulación originaria producto de 

la explotación histórica del cuerpo de las mujeres (pues por no generar dinero, al no estar 

remunerados, sus trabajos no eran considerados).  

Si  las  mujeres  son  un  bien  (tal  como  lo  piensa  Lévi-Strauss  y  Lacan  rememora 

durante  el  Seminario XIV, clase del  12 de abril  de 1967



 

(la  mujer  como  objeto  de  goce

(Lacan, 1966-1967); este bien, a diferencia de otros bienes, posee un valor económico de 



más: a su escasez y su capacidad de reproducción, se le suma su capacidad de trabajo. En el 


Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

modo de producción capitalista, ese valor de más queda en manos del hombre que la posea 



(versión triste del patriarcado). Pero recordemos las palabras de Lacan (1971b) el dinero no 

es la única forma de generar plusvalía. 

‘El cuerpo como objeto de goce’ (del Otro) parece ser la gramática que propone el 

modo de producción capitalista: se parte siempre de una estructura desigual de explotación, 

que se refleja de igual manera a nivel lógico en la estructura del fantasma de 

“pegan a un 

niño”, donde un otro se abusa de un otro en inferioridad de condiciones. Es decir, se parte 

de una relación de poder, marcada por la desigualdad, de lo cual se saca provecho; donde el 

grado extremo de esta lógica sería el incesto. 

El cuerpo en 

posición ‘proletario’ es tomado así como objeto mercancía, del cual se 

extrae la plusvalía (Marx, 1867/1987), que le suma al valor de uso (ligado a la necesidad) el 



valor de goce

 (Lacan, 1966-1967, 12/04/1967), un plus-valor, un valor de más, y con esto 

lo que se puede usufructuar de allí al menor costo.  

No se trata de la materialidad de un cuerpo pensado en términos biológicos, hombre 

o  mujer,  se  trata  de  pensar  al  cuerpo  como  una  superficie  que  por  efecto  no  sólo  de 

lalangue

,  sino  del  discurso,  se  constituye  como  un  cuerpo  sexuado  de  una  determinada 

manera, a una determinada posición en relación al goce y a sus políticas, desde múltiples 

planos,  atravesados  no  sólo  por  significantes  desordenados,  sino  por  poderes,  saberes  y 

discursos  (Foucault,  1992),  que  son  mucho  más  complejos  que  los  simples  binarismos 

cienciobiológicos

 macho-hembra.  

Se trata en todo caso de pensar qué modos de goce estructurales e históricos están 

puestos allí en juego (Foucault, 1980), sobre esa superficie, sobre esa narrativa singular.  



 

El avuncular y los nombres del padre 

Lévi-Strauss  en 

“El  análisis  estructural  en  lingüística  y  en  antropología” 

(1945/1987), 



 

crea lo que llamó



 

el  átomo  elemental  de  parentesco

 (compuesta por cuatro 

elementos,  cuatro  actitudes,  tres  relaciones)  átomo  que

 

le  agrega  a  la  tríada  freudiana-

biológica  (papá-madre-hijo)  un  cuarto  término  (cultural/simbólico):  el  avuncular  o  tío 



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

materno,



 

condición de la estructura”, el representante del padre de la madre, marca de la 

intervención  de  la  cultura  sobre  lo  biológico  (Lévi-Strauss,  1945,  1956/1995,  1971-

1972/1984,  1972,  1973,  1997/2014;  Basualdo,  2010/2,  2013,  2016; 

“Saubidet”,  2016a, 

2016b, 2017).  

Sobre  este  término  avuncular  recae  la  prohibición,  pues  la  posibilidad  de  alianza 

con  lo  exo  parte  de  resignar  el  goce  sexual  con  su  hermana  y  donarla  como  objeto  de 

intercambio  (quedando  excluido  de  la  posibilidad  de  alianza  con  lo  idéntico).  Dicho  en 

otras palabras, para que haya intercambio simbólico es condición primera resignar algo del 

goce con lo uno (con lo propio). 

Teniendo en cuenta su carácter polisémico del avuncular que le otorga Lévi-Strauss 

(1945),  algunas  de  sus  posibles  traducciones  al  psicoanálisis,  en  términos  de  función, 

podrían  ser:  el  padre  como  nombrante  (Lacan,  1974-1975/1989),  el  padre  como  dador 

(Lacan, 1956-1957/2016), el padre real (Lacan,1969-1970/2002), el padre de la horda que 

debe quedar excluido (Lacan, 1969-1970/2002, 1971-1972/2012), etc.

  

Al interior de la estructura, es el representante del padre de la madre, del nombre del 



padre de la madre, un 

“nom” (en homofonía en francés con nombreapellido y no) que la 

madre traduce como un no, tal como lo presenta Lacan (1973-1974) en la clase del 19 de 

marzo de 1973. 

Será entonces esencial para entender el incesto analizar el vínculo entre el cuarto y 

el producto de la alianza (hijo) pues, en términos de actitudes, por ejemplo, es opuesto a la 

relación  del  padre  con  el  producto  (Lévi-Strauss,  1945).  De  esta  manera  la  antropología 

muestra  como  otras  de  las  funciones  del  cuarto  es  equilibrar  la  estructura.  Tengamos 

presente que para Lacan, la función del tío materno (simbólico) y del padre (biológico), en 

nuestra cultura, están mezcladas y superpuestas, atreviéndonos a pensar que la función del 

tío materno es una de las funciones del  nombre de padre en términos simbólicos (Matus, 

1996). 

Cabe  resaltar  que  de  ninguna  manera  se  trata  de  la  materialidad  biológica  del  tío 



materno, sino de lo que va a su función. A veces, a pesar del horror vivido, en los casos de 

incesto  se  observa  que  el  arte  o  el  estudio,  funcionaron  de  cuarto  y  de  salvación  a  ese 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

 

infierno,  siendo  la  función  del  cuarto,  tal  como  lo  propone  Lacan  en  el  Seminario  XXII 



(1974-1975/1989)  anudar  y  diferenciar  los  tres  registros  necesaria  para  el  armado  de  la 

estructura borromea edípica. 

 

El cuarto 

como condición de la estructura: “al menos uno que no” 

Durante los Seminarios XIX y XXI, Lacan inventa el verbo Unier (1971-1972) -tal 

como lo presenta en la clase del 14 de junio de 1972- cuya particularidad es que, al mismo 

tiempo que niega, arma y reafirma el conjunto. Existe al menos uno que dice que no a la 



función  fálica 

(Lacan,  1972-1973/2015),  elemento  cuya  función  es  quedar  excluido  del 

conjunto, para que el  conjunto exista. Esta función  del  nombre del  padre queda ligada al 

Unier,  al  negar-unir. 

Un  padre  que  anuda  un  deseo  a  la  ley,  que  une  la  lógica  al  mito, 

siendo  la  madre  la  encargada  de  traducir  ese  nombre  por  un  ‘no’,  introduciendo  el 

fundamento de la negación.  

Sin  esta  función  de  excepción  no  hay  límite  posible,  no  hay  regulación,  no  hay 

armado de estructura, no hay conjunto, no hay borde, no hay límite. En otro plano, cuando 

el nombre (nom) se desenlaza del parentesco vuelve al cuerpo un 

‘cacho de carne’ sin velar 

(Calmels, 2007; Cao Gené, 2008). Un mero objeto de goce 

de un Otro “sin barrar”.  

Si tal como lo piensa Lévi-Strauss (1945/1987), los términos del parentesco son ante 

todo términos de discurso, no se trata el incesto de un hecho de consanguineidad biológica, 

sino de superposición de funciones, de lugares y términos dados por la falla en la operatoria 

de esta ley inaugural que implica, en términos de las fórmulas de sexuación, la función del 

“por lo menos uno que no”. En los casos de incesto lo que puede escucharse es que ahí no 

se ha excluido nada. El padre de la Horda ha vuelto, gozando con lo más propio, haciendo 

estallar al conjunto. El campo de lo imposible se ha vuelto posible y con esto el nombre se 

ha desenlazado del  cuerpo, perdiendo ambos su sostén simbólico,  produciéndose un  puro 

exceso descarnado: tropmatisme (Soler, 1998/2007). La fantasía edípica se ha vuelto real. 

Lo más intimo se ha vuelto radicalmente lo más extranjero.  

Esto explica porqué en los casos de incesto se observan estos relatos desordenados; 

ese exceso desregulado, invasivo, que toma al cuerpo, que la cadena significante no logra 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

10 

 

horadar;  acompañada  de  un  trastocamiento  en  el  cronos-lógico  del  relato  y  del  sentido 



común  que  se  desprende  de  la  significación  fálica  compartida.  Vemos  entonces  por  qué 

vuelve imposible realizar cualquier diagnóstico por estructura, pues lo que está fallado es su 

condición.    

Si el incesto y el capital comparten el mismo imperativo de goce: 

‘gozar con lo más 

propio,  al  menor  costo

’,  ‘acumular  lo  idéntico’,  ‘sin  querer  pagar  un  precio  por  la 

castración’, lo que está perdida es la función esencial del don, de excluir lo que no; y con 

esto, la condición necesaria para que el losange opere. De esta manera, la distancia esencial 

entre el sujeto y la cosa se ha tachado y con esto, la función de la palabra y su campo. Es 

lógico entender ahora porqué Lacan sentencia en el Seminario XXIV (1976-1977), clase del 

15 de marzo de 1977: hay relación sexual sólo incestuosa o asesina. 

La prohibición del incesto entonces no se trata tanto de una cuestión de parentesco  

biológico  (pues  los  nombres  y  sus  funciones  son  efectos  de  la  ley).  Se  trata  de  una 

intervención  simbólica estructurante, cuya función es excluir al  menos un elemento  de la 

posibilidad de goce con lo mismo, para que la alianza con lo exo pueda darse y con esto, las 

leyes de intercambio y reciprocidad que garantizan la subsistencia del universo simbólico 

en los términos más amplios (Lévi-Strauss, 1949). 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

11 

 

Bibliografia 



 

Basualdo, C. (2010/2), La Structure Quaternaire du Don , en Revue du Mauss, 2010/2, nº 

36  pp.  391-400.  Recuperado  el  25  de  abril  de  2017  en  Cairn  Info 

http://www.cairn.info/revue-du-mauss-2010-2-page-391.htm

   

_____  (2013)  « L´homoparentalité,  Ni  Lacan  ni  Lévi-Strauss  n'étaient  des  moralistes 



apocalyptiques

” Entrevista  del 03 de mayo de 2013 a Carina Basualdo,

 

publicada 



originalmente  en  dos  partes  en  el  blog Féministes  en  tous  genres, del  periódico 

francés  Le  Nouvel  Observateur.  Recuperado  el  20  de  marzo  de  2017 

http://feministesentousgenres.blogs.nouvelobs.com/archive/2013/04/04/l-

homoparentalite-ni-lacan-ni-levi-strauss-ne-s-y-opposeraie.html

  

_____  (2016),  Lacan  (Freud)  Lévi-Strauss  Crónica  de  un  encuentro  fallido.  México: 



Epeele.  

Calmels, J, Mendez, ML (2007), El incesto un síntoma social. Buenos Aires: Biblos. 

Cao Gané, M, compiladora (2008), Los nombres de la niñez abusada, incesto, prostitución, 

abandono, filicidio

. Buenos Aires: Fundación San Javier. Colección Psicoanálisis y 

Comunidad. 

Federici, S. (2015), Calibán y la bruja, mujeres cuerpo y acumulación originaria. Buenos 

Aires: Tinta Limón. 

Foucault, M. (1980), 

“El poder, los valores morales y el intelectual”. Entrevista realizada 

por  Michael  Bess  octubre  de  1980,  inédito.  Recuperado  el  30  de  mayo  2017  en

 

http://anarquiacoronada.blogspot.com.ar/2016/10/entrevista-michel-foucault-el-



poder-los.html

  



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

12 

 

_____ (1992), Microfísica del poder. Madrid: De la Piqueta. 



Freud, S. (1913), Sobre la iniciación del tratamiento. (Nuevos consejos sobre la técnica del 

psicoanálisis, I, Obras Completas, vol. XII. Buenos Aires: Amorrortu. 1991.  

Giberti, E. (2014) Incesto paterno/filial, Buenos Aires: Noveduc. 

Héritier, F et alt. (1995), Del Incesto, Buenos Aires: Nueva Edición. 

Lacan, J. (1938), Los complejos familiares en la formación del individuo en Otros Escritos. 

Argentina: Paidós. 2012.  

_____ (1953a/1986), El mito individual del neurótico, en Intervenciones y textos. Buenos 

Aires: Manantial. 

_____  (1953b/1985),  Función  y  campo  de  la  palabra  y  del  lenguaje  en  psicoanálisis. 

Escritos 1

.Argentina: Siglo XXI. 

_____ (1956-1957/2016). Seminario IV. La relación de objeto. Buenos Aires: Paidós. 

_____  (1966-1967/1989),  Seminario  XIV.  La  lógica  del  fantasma.  Versión  Crítica.  Ed. 

Completa. R. Ponte. 

_____  (1969/1970/2002).  Seminario  XVII  El  reverso  del  psicoanálisis.  Buenos  Aires: 

Paidós. 

_____ (1971a/2011) Seminario XVIII. De un discurso que no fuera del semblante. Buenos 

Aires. Paidós 

_____  (1971b) 

Intervention  sur  l’exposé  de  P.  Mathis  :  «  Remarques  sur  la  fonction  de 

l’argent dans la technique analytique » Inédito 

_____ (1971-1972/2012), Seminario XIX.

… o peor. Buenos Aires: Paidós. 

_____ (1972-1973/2015), Seminario XX. Aun. Buenos Aires: Paidós. 




Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

13 

 

_____ (1973-1974), Seminario XXI. Los no incautos yerran. Versión Integra. Inédito. 



_____ (1974-1975/1989), Seminario XXII.  RSI. Versión Crítica. Ed. Completa. R. Ponte 

_____ (1975)  Las Conferencias y Charlas a universidades norteamericanas. Inédita 

_____ (1976-1977), Seminario XXIV. El fracaso del Un-desliz es el amor. Inédita  

Lévi-Strauss, C. (1945/1987), 

“El análisis estructural en lingüística y en antropología” en  

Antropología estructural 1

. España: Paidós. 

_____ (1949/1981), Las Estructuras elementales de parentesco. Paidós. España. 

_____ (1956/1995), La familia, en Lévi-Strauss, C., Spiro, M y Gough, K, Polémica sobre 



el origen y la universalidad de la familia

. Ed. Anagrama. 

_____  (1971-1972/1984)  Discussiones  sur  l´Atome  de  Parenté   en  Paroles  Données

Francia : Plon. 

_____  (1972),  Entretien  avec  Jean  José  Marchand,  « Claude  LEVI-STRAUSS »  film  de 

Pierre.  Recuperado  el  25  mayo  2017,  del  sitio  web  youtube:

  

https://www.youtube.com/watch?v=tPMPB92wOAs&t=719s



  

_____ (1973), Reflexions sur l´atome de parenté, en Anthropologie structurale deux. Plon. 

Paris 

_____ (1997/2014), El retorno del tío materno, en Todos somos caníbales, Buenos Aires: 



Del Zorzal. 

Malinowski,  B.  (1932/1975),  La  vida  sexual  de  los  salvajes  del  Noroeste  de  Melanesia. 

Madrid: Morata.  

Marx, M. (1867/1987), El capital. Tomo 1. Ed. Cartago.  

_____ (1844/1993), Manuscritos: economía y filosofía. Barcelona: Altaya. 



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

14 

 

Matus, S. (1996), Tres registros del  cuarto término  de la estructura familiar inconsciente: 



intercambio,  narcicismo  y  angustia,  en  Berenstein,  de  Bianchi,  Gaspari,  Gomel, 

Gutman, Matus & Rojas, en Familia e Inconsciente. Buenos Aires: Paidós.  

Radcliffe-Brown, A. (1924/1986), El hermano de la madre en África del Sur, en Estructura 

y función en la sociedad primitiva.

 España: Planeta Agostini. 

Saubidet (2016a), ¿qué se entiende por incesto en psicoanálisis? Aportes levistraussianos en 

la última enseñanza de Lacan. Trabajo publicado en Memorias del



  

VIII Congreso 

Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XXIII Jornadas 

de  Investigación  Décimo  Encuentro  de  Investigadores  en  Psicología  del 

MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 

2016.  Pag  717-1720.  Recuperado  el  20/09/2017

 

http://www.aacademica.org/000-

044/847.pdf  

_____ (2016b) El primer sintomatólogo. Trabajo de Maestría en Psicoanálisis. Universidad 

de Buenos Aires. Inédito. 

_____ (2017a) Lacan: un filósofo. Revista Nadie Duerma nº 7 Invierno  2017 

ISSN  2314-

3231


 

 Recuperado el 11 de octubre 2017 

http://nadieduerma.com.ar/edicion-8/lacan-

un-filOsofo-93.html

  

_____ (2017b), 



“Lévi-Strauss y Lacan: hacia una arqueología de la estructura cuaternaria” 

Trabajo publicado en Memorias del



  

IX Congreso Internacional de Investigación y 

Práctica  Profesional  en  Psicología  XXIV  Jornadas  de  Investigación  Décimo 

Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología 

UBA. Aprobado para su presentación y publicación en las Memorias. 



Incesto: el Tabú de Edipo 

Cuando la función del “por lo menos uno que no” es fallida  

15 

 

Soler,  Colette  (1998/2007),  Conferencia  sobre  el  Trauma,  en  ¿qué  se  espera  del 



psicoanálisis y del psicoanalista? 

Buenos Aires: Letra Viva. 

Segato,  R.  (2010)  Las  estructuras  elementales  de  la  violencia:  ensayos  sobre  el  género 

entre la antropología, el psicoanálisis y los DDHH.

 Buenos Aires: Prometeo. 





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos