Implicación del sistema olfativo en la conducta emocional



Descargar 173.05 Kb.
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño173.05 Kb.
Vistas60
Descargas0


 

IMPLICACIÓN DEL SISTEMA OLFATIVO EN LA CONDUCTA EMOCIONAL


Ana Gloria Gutiérrez-García1,2, Carlos M. Contreras2,3, 1Facultad de Psicología e 2Instituto de Neuroetología, Universidad Veracruzana, 3Unidad Periférica-Instituto de Investigaciones Biomédicas, UNAM, angutierrez@uv.mx
El sistema olfativo juega un papel importante en la vida de los mamíferos, ya que un organismo para mantener su lugar en el ecosistema debe ser capaz de comunicarse con su entorno, es decir, debe ser capaz de percibir estímulos físicos y químicos del ambiente y responder a éstos, lo cual influencia profundamente su conducta y les proporciona información esencial para su supervivencia. El sistema olfativo de los mamíferos regula una amplia gama de funciones integrativas tales como la regulación fisiológica, las respuestas emocionales (ansiedad, miedo, afecto), funciones reproductivas (conducta sexual y maternal) y conductas sociales (reconocimiento de conespecíficos, familia, clan o intrusos). Por otro lado, las emociones per se son eventos transitorios, generados en respuesta a estímulos emotivos que provocan reacciones de alertamiento y cambios en la motricidad y sensaciones subjetivas. Los procesos emocionales son cruciales para el control de la conducta humana, ya que una falta de equilibrio emocional es un común denominador de una amplia gama de desórdenes conductuales. El olfato es una sensación química que tiene una poderosa relación con la emoción. Los olores tienen el poder de hacer recordar vividamente una experiencia particular del pasado. Un ejemplo de ello es el fenómeno Proust, que es la habilidad de los olores para evocar espontáneamente memorias autobiográficas altamente vividas, con tono afectivo y muy antiguas. Los olores que se encuentran en el ambiente en un determinado contexto pueden ser codificados paralelamente y simultáneamente con detalles del acontecimiento y ser usados consecuentemente como señales en la recuperación de esos detalles. La notable eficacia de los olores como estímulos para permitir la recuperación de la memoria se atribuye a la relación que existe entre una activación emocional y la información asociada con tales reacciones afectivas. En los seres humanos existe la capacidad de establecer vínculos afectivos desde el momento del nacimiento. Los recién nacidos muestran una atracción innata por los olores del seno de su madre y responden positivamente a los olores del líquido amniótico propio, lo cual se relaciona con un aprendizaje olfativo intrauterino, documentado hasta ahora en animales no humanos. A su vez, las madres reconocen a sus hijos en el período postnatal y otros estudios realizados en otras especies de mamíferos (cerdos, conejos, entre otros) demuestran que existen sustancias químicas que permiten la comunicación transnatal, las cuales ya están identificadas en el líquido amniótico, calostro y leche. Así, por medio del líquido amniótico, el calostro y la leche materna, la madre suministra toda clase de protectores emocionales a su hijo, así como “claves” para identificarse con ella, lo cual le proporciona los primeros lazos afectivos. Por tanto, el sentido del olfato en el recién nacido es relevante para el reconocimiento de su madre, quien le proporcionará las primeras pautas afectivas para su adaptación y supervivencia. Entonces, mediante el reconocimiento de la fuente de estimulación olfativa, quizá también gustativa, el recién nacido buscará en el seno materno lo que haya fungido como feromona intrauterina y entonces dará inicio a un lazo duradero, que aunque en la mayor parte de las especies de mamíferos dura solamente el puerperio, en la especie humana dura toda la vida, se trata del afecto.
* Agradecimiento: CONACyT (CB-2006-1, 61741, SIN 32755-AGGG y 754-CMC).


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos