Impacto en resultados de salud y sociales en mujeres maltratadas en el principado de asturias, 2012 Autores



Descargar 488.87 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño488.87 Kb.
Vistas85
Descargas0
  1   2


IMPACTO EN RESULTADOS DE SALUD y SOCIALES EN MUJERES MALTRATADAS EN EL PRINCIPADO DE ASTURIAS, 2012
Autores: Mario Margolles Martins (1), Pedro Margolles García (2), Ignacio Donate Suárez (1)

  1. Consejería de Sanidad. Principado de Asturias

  2. Universidad del País Vasco.


Datos de contacto:

Mario Margolles Martins

Dirección General de Salud Pública

C/ Ciriaco M Vigil, 9 33006-Oviedo (Asturias)

Teléfono: +34 985106501

mariomargolles@gmail.com

Resumen:

La OMS indica una serie de consecuencias del maltrato o violencia sobre la salud en las mujeres: físicas, traumáticas, reproductivas, sexuales, psicológicas y conductuales. En este estudio pretendemos conocer el grado de afectación del problema del maltrato en mujeres asturianas a partir de los datos de la Encuesta de Salud de Asturias de 2010 (ESA-12). Consideramos que nuestro análisis facilitará una visión real del fenómeno del maltrato sobre la salud de la población femenina asturiana. 

 Los datos provienen de la Encuesta de Salud para Asturias (encuesta mediante entrevista domiciliaria, n=1100 mujeres adultas), realizada en 2012 en Asturias. Se analizan las variables de salud incluidas en la encuesta en relación a la presencia de antecedentes de maltrato. Se calcula la magnitud de riesgo mediante Odds ratio existente en cada variable respecto a mujeres sin maltrato.

Un 4,5% de las mujeres refieren haberlo padecido y un 2% de manera continuada. Mayor frecuencia a mayor edad. Mayor frecuencia del lugar donde se produjo el maltrato: en el hogar, sobre todo en mujeres mayores. Por parte de quién recibió el maltrato: de su pareja. Mayor proporción en mujeres con estudios primarios o medios. Mayor en el centro de Asturias (urbano) que en zona rural. Más frecuente en clase sociales menos elevadas (V). Es el doble de frecuente en mujeres extranjeras (15%) respecto a las nacidas en España. En mujeres nacidas en Iberoamérica llega a ser del 20%.

Las mujeres maltratadas manifiestan una peor autovaloración que las mujeres no maltratadas en las siguientes variables: estado de salud: regular o mala, estado de felicidad, una menor  realización actividades cotidianas, ocio o tiempo libre, una disminución de relaciones sociales por salud emocional y una pobre Calidad de Vida relacionada con la salud. Hay una deficiente valoración de vida sexual. Presentan una mayor morbilidad crónica (hipertensión, dolor cervical, dolor lumbar, asma bronquial, colesterol elevado, alergia crónica, diabetes mellitus, hemorroides, incontinencia urinaria, problemas de tiroides. En el ámbito emocional un enorme riesgo de ansiedad y de depresión. Su autovaloración de vida social es muy pobre. Tienen problemas de sueño o dificultad de dormirse. Frecuentan más los servicios sanitarios. Consumen más drogas: tabaco, alcohol  y  fármacos. Los resultados de este estudio son concordantes con los datos disponibles en la literatura con las víctimas femeninas de maltrato.

 Se observan múltiples efectos del maltrato o violencia sobre la salud y sociales, todos ellos negativos.



Palabras clave: Maltrato, violencia de género, encuesta, salud, mujeres

TEMA DE INVESTIGACION E HIPOTESIS DE PARTIDA:
En distintos estudios y encuestas, sean de salud o no, se ha observado una alta proporción de antecedentes maltrato y violencia en las personas objeto del estudio. Los diferentes estudios manifiestan que suele haber coexistencia de violencia física, psíquica y sexual en el componente de maltrato o violencia. La mayoría de los estudios se centran en la violencia física, más fácil de medir y de objetivar. No obstante, otros estudios que atienden a la problemática del maltrato psicológico refieren que, incluso, el

impacto sobre la salud y el bienestar es igual o superior aún al maltrato físico.


Por dicho motivo en este estudio a partir de los datos de la ESA-2012 hemos querido incluir ambos aspectos, si bien dentro del contenido de una pregunta sincrética: ¿Ha sufrido algún tipo de maltrato violencia o abuso (físico o psicológico) en alguna ocasión? que continúan los estudios realizados en años precedentes sobre esta materia (Margolles y Donate, 2008), (Margolles y Donate, 2011), (Margolles y Donate, 2011).
Todo conjunto de maltrato o violencia tiene una serie de factores habitualmente asociados. Entre ellos se sitúan los ámbitos sociales (roles de género marcados, aceptación de la violencia como solucionador de conflictos, y aquellos más relacionados con la violencia de género como las normas que dan por sentado el control de los hombres sobre conductas de mujeres, y la noción de masculinidad como dominio, agresión u honor), comunitarios (pobreza, bajo estatus socioeconómico, aislamiento social y familiar, participación en grupos violentos), relacionales (conflictos de pareja, control del dinero y toma de decisiones por el hombre en una familia) e individuales (interiorización de roles y valores tradicionales, etc.)
A su vez, la OMS - WHO (Krug et al., 2002) indica una serie de consecuencias del maltrato o violencia sobre la salud en las mujeres: físicas (dolores crónicos, cansancio, colon irritable, menor rendimiento físico, cansancio, alteraciones gastrointestinales, etc.), traumáticas (incremento de accidentes y necesidad de servicios de urgencias, fracturas, contusiones y hematomas, etc.), reproductivas (embarazos no deseados, ETS, abortos, infecciones urinarias, dolores pélvicos, etc.), sexuales (descenso de la líbido, descenso de la satisfacción con vida sexual, anorgasmia, etc.) y psicológicas o conductuales (depresión, ansiedad, sentimientos de baja autoestima, culpa, vergüenza, actitudes de fobia, trastornos de alimentación, abuso de drogas (tabaco, alcohol), escaso cuidado personal, etc.).
Por todo ello, en este estudio pretendemos a partir de los datos de la ESA-2012, conocer el grado de afectación del problema del maltrato en la población asturiana, dónde, cuándo, por quién tuvo lugar y las consecuencias del maltrato para la víctima referidas directamente por la persona encuestada. A su vez, pretendemos analizar esa situación en relación a los factores de riesgo más habitualmente relacionados con el maltrato o violencia e intentamos describir los resultados que sobre su percepción de la salud, su morbilidad auto-referida y pautas de conducta tiene la persona afectada por este tipo de antecedentes.
DESCRIPCION DE LOS DATOS Y METODOLOGIA DE OBSERVACION Y DE ANALISIS:
Los datos provienen de la Encuesta de Salud para Asturias (encuesta domiciliaria, n=1100 mujeres adultas), realizada en 2012 en Asturias (Margolles y Donate, 2012), (Margolles y Donate, 2015). Se analizan, en este estudio, las variables de salud y sociales incluidas en la encuesta en relación a la presencia de maltrato en cada sexo y luego se comparan los resultados entre mujeres con antecedentes o sin antecedentes.
Con las preguntas directas siguientes:

1.- ¿Ha sufrido algún tipo de maltrato/violencia o abuso (psicológico o físico) en alguna ocasión?

Respuestas: 1.- Si, de forma aislada, 2.- Si, de forma continuada, 3.- No, nunca., 8.- NS, 9.- NC



2.. ¿Por parte de quien/quienes ha recibido el maltrato o abuso? (señalar todas las necesarias)

Respuestas: 1.- Pareja/expareja (incluido novio/a, marido/mujer o pareja), 2.- Familiares, 3.- Persona/s conocida/s (excluyendo a los anteriores), 4.- Persona/s desconocida/a, 8.- NS, 9.- NC. (Entrevistador/a: puede contestar más de una respuesta).



3.- Si el maltrato padecido le generó consecuencias o malestar psíquico y/o físico, indíquenos cuál o cuáles fueron:

Respuestas: 1.- Angustia, 2.- Irritabilidad, 3.- Cambios de ánimo, 4.- Tristeza, 5.- Ganas de llorar, 6.- Dolores de cabeza, 7.- Insomnio, falta de sueño, 8.- Dolores de espalda y/o articulaciones, 9.- Fatiga permanente, 10.- Malestar general, 11.- Inapetencia sexual, 12.- Baja autoestima, 13.- Miedo o temor. (Entrevistador/a: puede contestar más de una respuesta).


Se calcula la magnitud de riesgo existente entre ambas poblaciones. Para ellos se usa el programa SPSS v18 calculando proporciones, test estadísticos de Chi cuadrado, así como los Odds ratio de riesgo con su intervalo de confianza para el 95%. Se compararán, en este apartado, en análisis cruzado y estratificado los resultados de la totalidad de la muestra de la ESA-2012 con los resultados de la información de aquellas personas que manifestaron haber recibido maltrato con el objeto de conocer los factores de riesgo (FR) y el impacto sobre la salud del maltrato.
Realizamos, además, un estudio de la magnitud de la asociación de la presencia de maltrato con determinados factores o consecuencias sobre la salud, a través del cálculo de la Odds Ratio y del intervalo de confianza, calculado como el IC de Cornfield, de manera que nos permita conocer el grado de magnitud de la asociación en estimación puntual y en estimación por intervalo para un nivel de confianza del 95%.


PRINCIPALES RESULTADOS Y CONCLUSIONES:
La presencia de antecedentes de maltrato en las personas entrevistadas es una variable que se recogía por segunda vez en la Encuesta de Salud para Asturias con lo que nos permite comparar los datos con los obtenidos cuatro años antes en la Encuesta de Salud para Asturias de 2008 (Margolles y Donate, 2008), (Margolles y Donate, 2011), (Margolles y Donate, 2011).
Con ella pretendíamos conocer el grado de afectación del problema del maltrato en la población asturiana, dónde, cuándo, por quién tuvo lugar y las consecuencias del maltrato para la víctima.
A la pregunta de antecedentes de maltrato, en el estudio nosotros consideramos como tal, tanto la violencia o abuso físico o psicológico o emocional dado que casi siempre coexisten en la misma relación (Ruiz-Pérez et al., 2006) y aunque es más fácil de medir el primero (Krug et al., 2002), quizá sea más frecuente el segundo y pueda tener un impacto más profundo en la salud (Pico-Alfonso, et al., 2004), (García-Linares, et al., 2004).
En este estudio dentro de la totalidad de la muestra de la Encuesta de Salud en 2012, un 4,5% de la población refiere haber recibido maltrato en alguna ocasión. Un 2% de la población lo ha sufrido durante un período prolongado (de forma continuada). Estos resultados son ligeramente inferiores en términos de prevalencia que los obtenidos en la ESA-2008 (Margolles y Donate, 2008). Los resultados se integran dentro del amplio rango detectado en los diferentes estudios. La mayoría de ellos detectan más prevalencia pero esta es muy variable. (Ruiz-Pérez et al., 2010), (Ruiz-Pérez et al., 2006), (Coker et al., 2000). Sin embargo, depende también del ámbito donde se registra la información, en las entrevistas domiciliarias suele ser más pequeño. En los centros de agrupación de victimas como los sanitarios suele ser bastante más alta (Ruiz-Pérez et al., 2006), (Koss et al., 1991) o el uso del dato a través de las denuncias (Vives et al., 2003), (Vives et al., 2004), (Ruiz-Pérez et al., 2006).
Las mujeres refieren en mayor frecuencia haber recibido maltrato (un 6,7% de ellas frente a un 2,2% de los hombres). El maltrato de forma continuada (más de 5 años) ha sido considerablemente más frecuente en mujeres que en hombres. Las diferencias entre sexos son ampliamente significativas estadísticamente (X2, 24,6, gl=1, p=0,000). El riesgo de sufrir maltrato en mujeres respecto a los hombres es más de 3 veces más alto (OR=3,2; IC95% 1,97-5,2). También, en ambos sexos obtienen resultados ligeramente inferiores de prevalencia de maltrato permanente respecto a 2008 (Margolles y Donate, 2008). Sin embargo, las diferencias no son estadísticamente significativas.
Respecto al maltrato considerado no prolongado (menos de 5 años de duración o de forma aislada), un 3,4% de las mujeres manifiesta haberlo soportado (un 0,6% en hombres). Las diferencias, en este caso, entre sexos son ampliamente significativas estadísticamente (X2, 30,3, gl=1, p=0,000). El riesgo de sufrir maltrato de este tipo en mujeres respecto a los hombres es más de 5,8 veces más alto (OR=5,8; IC95% 2,4-13,9).
Por edades manifiestan haber recibido maltrato en mayor frecuencia las mujeres entre los 30-44 años de edad (10,2%), 45-64 años de edad (un 9,3% de ellas). La menor frecuencia de antecedentes de maltrato lo declaran las mujeres jóvenes (3,0% de ellas). Un 2,7% de las mujeres mayores de 64 años refieren haber estado sometidas a maltrato.
En cuanto al maltrato ocasional (menos de 5 años de duración) sigue el mismo patrón etario, con mayor frecuencia en mujeres de 30-44 años (5,1%) seguido de las de 45-64 años (4,8%). (Tabla 1) .
Tabla 1: Frecuencia del maltrato en mujeres por grupo etario. ESA-12 .

Grupo etario (años)

Porcentaje de mujeres con algún tipo de maltrato

Porcentaje de mujeres con maltrato ocasional (menor de 5 años)

15-29

3,0%

1,2%

30-44

10,2%

5,1%

45-64

9,3%

4,8%

+65

2,6%

1,6%

Total

6,7%

3,4%

En términos relativos, se puede decir que más de 1/10 de las mujeres de 30-44 años y casi 1/10 de las de 45-64 años han estado sometidas a maltrato (permanente u ocasional).


Las mujeres de nacionalidad extranjera tienen un mayor riesgo de haber padecido maltrato: un 15,4% de ellas lo han padecido por un 6,4% de las mujeres de nacionalidad española estimándose el riesgo de padecerlo en 2,65x veces si se tiene nacionalidad extranjera. Por el contrario, en el maltrato de corta duración se observa una mayor frecuencia en mujeres extranjeras pero las diferencias no son significativas estadísticamente. Según el país de nacimiento, se observa que de las residentes en Asturias, las mujeres con mayor riesgo son las procedentes de Iberoamérica, en concreto en Brasil, con un 60% de las mayores con antecedentes de haber sufrido maltrato. Sin embargo, en Europa se observan comportamientos de alta frecuencia de maltrato en mujeres procedentes de Portugal (40%) o Rumanía (22%). Esta misma situación es encontrada en diferentes estudios: (Sanz-Barbero et al., 2014), (Vives-Cases et al., 2009).
En relación al estado civil, son las mujeres solteras y las divorciadas las que mayor frecuencia han tenido de antecedentes de haber sido maltratadas (11,9% y 11,1%, respectivamente). Las que menos, las mujeres casadas en el momento de la entrevista (3,6%). Esto sucede tanto en el maltrato permanente como en el maltrato ocasional.
Si atendemos al nivel de estudios completados por las mujeres, aquellas con estudios de bachillerato y medios son las que mayor frecuencia lo tienen (7,4% y 7,6%, respectivamente). Con estudios universitarios, lo declaran un 5,4%.
Por su parte, las condiciones socioeconómicas asociadas al maltrato en términos de ingresos económicos del hogar están directamente relacionados con su presencia, sea en términos casuales o como consecuencia. Las mujeres con maltrato tienen un menor volumen de ingresos económicos en el hogar. (Tabla 2) .
Tabla 2: Frecuencia de de maltrato en mujeres según ingresos económicos del hogar. ESA-12 .

Ingresos medios mensuales (en euros) del hogar

Mujeres con algún tipo de maltrato.

% de ellas en el grupo socioeconómico



Mujeres con maltrato ocasional. (menor de 5 años). % de ellas en el grupo socioeconómico

Mujeres sin maltrato. % de ellas en el grupo socioeconómico

<550

9,6%

13,5%

3,7%

550-1.049

39,7%

37,8%

44,1%

1.050-1.849

31,5%

29,7%

30,5%

1.850-3.449

17,8%

21,2%

21,0%

>3.449

1,4%

0,7%

0,7%

De donde se deduce que el fenómeno del maltrato en mujeres es transversal a todos los niveles de ingreso socioeconómico, si bien afecta más a aquellos hogares con menores niveles de ingreso. Pero, también sucede en hogares con ingresos elevados si bien en este caso el número de personas es más pequeño y por tanto el porcentaje más inestable. (Tabla 3). Los resultados obtenidos son estadísticamente significativos .


Tabla 3: Frecuencia antecedente de maltrato en mujeres según nivel de ingresos económicos del hogar. ESA-12 .

Ingresos medios mensuales (en euros) del hogar

% Mujeres con algún tipo de maltrato.

% Mujeres con maltrato ocasional

% Mujeres sin maltrato

<550

17,5%

12,5%

82,5%

550-1.049

6,1%

2,9%

93,9%

1.050-1.849

7,0%

3,3%

93,0%

1.850-3.449

5,7%

2,6%

94,4%

>3.449

12,5%

12,5%

87,5%

Por Área sanitaria de residencia observamos que, en Asturias, las Áreas sanitarias más afectadas en términos de prevalencia son las Areas VII y VIII situadas en Cuencas Mineras con un 8,6 y 8,8%, respectivamente. Donde menos se declara es en el Área II (Cangas del Narcea). Como maltrato ocasional las Áreas más afectadas son la I (Jarrio, 6,1%) y VII (Mieres, 5,7%).


Si analizamos los datos por grandes comarcas de tipo de hábitat tanto culturales como socioeconómicas en Asturias, los resultados nos muestran que son mucho más frecuentes los maltratos en mujeres en las Cuencas Mineras de Asturias (un 5,1% de maltrato ocasional y un 8,0 de maltrato de cualquier tipo). Por el contrario, son las mujeres de zonas rurales las que menos proporción de ellas refieren este tipo de antecedente (2,3% ocasional y 3,8 maltrato de cualquier tipo).
Según la estratificación social, hemos analizado atendiendo a los criterios de la Sociedad Española de Epidemiología atendiendo a la Clasificación Nacional de Ocupaciones tanto de 1994 (en 5 estratos) (Regidor, 2001) como de 2011 (en 7 estratos) (Domingo-Salvany et al., 2013). Los resultados nos muestran que respecto a la CNO-1994, las clases sociales más afectadas por el maltrato en mujeres son la más favorecida (I, 13,2%) como la más desfavorecida (V, 7,3%) respecto a todo tipo de maltrato. En la CNO-2011, los resultados indican que es la clase social II (de 7, en total) la más afectada (11% para todo tipo de maltrato y 6,8% para el ocasional). (Tabla 4).
Tabla 4. Frecuencia de maltrato en mujeres en función de su estratificación social. ESA-2012. (Regidor, 2001), (Domingo-Salvany et al., 2013).

Clase social


% Mujeres con algún tipo de maltrato

% Mujeres con maltrato ocasional

% Mujeres sin maltrato

CNO-1994










I

13,2

3,0

86,8

II

4,6

2,6

95,4

III

7,7

3,4

92,3

IV

4,2

4,2

95,8

V

7,3

4,1

92,7

Inclasificables

4,8

3,0

95,2

CNO-2011










I

7,8

2,9

92,2

II

10,8

6,8

89,2

III

4,3

1,7

95,7

IV

8,0

4,0

92,0

V

5,7

2,3

94,3

VI

7,5

3,4

92,5

VII

7,2

4,1

92,8

Inclasificables

4,8

3,0

95,2

Hay una mayor proporción de actividad laboral en mujeres maltratadas (48,5% trabajando) que en las no maltratadas (37%) debido fundamentalmente a que el fenómeno del maltrato permanente es más frecuente en edades intermedias de la vida. Sin embargo el nivel de desempleo es similar en ambos casos. (Tabla 5)


Tabla 5. Frecuencia de maltrato en mujeres en función de su actividad laboral. ESA-2012.

Situación laboral


% Mujeres con algún tipo de maltrato

% Mujeres con maltrato ocasional

% Mujeres sin maltrato













Activa

48,5

34,3

37,8

Jubilación

22,1

25,7

31,0

Desempleo, paro

26,5

34,3

24,7

Estudiante

2,9

5,7

6,5


Por parte de quién recibió el maltrato: Las mujeres sufren la violencia normalmente de su pareja, expareja, novio, etc. Un 73% tenían maltrato ocasionado por su pareja, un 13% por personas familiares y 15% por personas conocidas (73%, en 2008 por parte de su pareja). En el caso de hombres la sufren por personas conocidas que no son su pareja ni familiares. Por tanto, el contexto de la violencia es claramente distinto (aparte de la frecuencia) en hombres (solo una cuarta parte de éstos mencionan que la violencia la recibió de su pareja) y mujeres.
Analizando la información por grupos etarios, a medida que se incrementa la edad aumenta la proporción de personas que refieren la violencia generada por su pareja (de un 60% en mujeres jóvenes a un 75% en mayores de 65 años de edad). En personas jóvenes es muy frecuente (aparte de la pareja) que la violencia la provoquen personas conocidas. Es relevante que aumenta la prevalencia de maltrato causado por familiares a medida que aumenta la edad llegando a ser del 12,5% en mujeres mayores de 65 años. (Tabla 6)

Tabla 6. Frecuencia de maltrato en mujeres en función la persona que lo generó, según grupo etario. ESA-2012. (Los porcentajes puede sumar más de 100)


Grupo etario

15-29

30-44

45-64

+65

Persona que generó el maltrato

%

%

%

%

Pareja o expareja

60

71,4

72,7

75

Familiares

0

3,6

21,9

12,5

Personas conocidas

40

21,4

15,6

0

Personas desconocidas

0

3,6

3,0

11,1



Las consecuencias del maltrato son múltiples y variadas. Ante la pregunta de qué consecuencias se generaron por el maltrato o violencia padecida, un 81,9% de las mujeres maltratadas señalan que tristeza, un 74,6% angustia, un 70,7% ganas de llorar, un 60,7% miedo o temor, un 59,4% baja autoestima, un 55,4% cambios de ánimo, un 54,3% insomnio o falta de sueño, un 49,3% malestar general, un 46,1% irritabilidad, un 45,3% inapetencia sexual y dolores de cabeza (40%). (Tabla 7).
Todos los síntomas del síndrome post-maltrato son más frecuentes en mujeres, en concreto hay solo una pequeña proporción de hombres que tienen síntomas de inapetencia sexual, ganas de llorar y dolores de cabeza, quizá porque, como vimos más arriba, la persona causante de la violencia no es tan frecuente que sea la pareja de la víctima, cuando esta es un hombre.
Este tipo de consecuencias no solo son consecuencia de la presencia de actitudes de maltrato sino de la magnitud del mismo observándose un incremento de la proporción de mujeres con cada una de estas manifestaciones respecto a la Encuesta de Salud de 2008 (Margolles y Donate, 2008), (Margolles y Donate, 2011), (Margolles y Donate, 2012). Así, se incrementan los efectos de inapetencia sexual casi un 100% respecto a los resultados de 2008, la tristeza se ha incrementado un 33%, las ganas de llorar un 15%, el insomnio un 40%, etc., manifestación de que el impacto del maltrato en el año 2012 ha dejado mas huella en las victimas que en el año 2008.
Tabla 7: Consecuencias directas del maltrato sobre la salud en mujeres. ESA-12.

Efecto

Porcentaje de mujeres maltratadas con ese efecto

Tristeza

81,9%

Angustia

74,6%

Ganas de llorar

70,7%

Miedo o Temor

60,7%

Baja autoestima

59,4%

Cambios de ánimo

55,4%

Insomnio, falta de sueño

54,3%

Malestar general

49,3%

Irritabilidad

46,1%

Inapetencia sexual

45,3%

Dolores de cabeza

40,4%

Dolores de espalda y/o articulaciones

35,2%

Fatiga permanente

33,8%

No obstante, los fenómenos de impacto sobre la salud de las mujeres maltratadas no son homogéneos entre las mismas. Dado que un porcentaje elevado del maltrato sucede en mujeres inmigrantes o nacidas fuera de España en la tabla 8 ponemos como ejemplo esa heterogeneidad de efectos en función de determinadas condiciones, observándose el enorme efecto que tiene la presencia de determinadas medidas compensatorias informales o institucionales (familiares o del Estado) para evitar la aparición de muchas de estas consecuencias. Por ejemplo, en este caso es evidente el enorme impacto en términos de angustia, irritabilidad, cambios de ánimo, tristeza, migrañas, insomnio, autoestima baja o miedo y temor entre las mujeres inmigrantes con maltrato respecto a las nacionales que presumiblemente tiene elementos de soporte o compensación más accesible para mitigar el efecto de la violencia sobre la persona maltratada. (Tabla 8). Los efectos sobre la salud del maltrato han sido observados en múltiples estudios y dentro del ámbito español también. (Raya, L et al., 2004), (Ruiz-Pérez et al., 2005), (Domínguez et al., 2008) (Plazaola-Castaño y Ruiz-Pérez, 2004) (Campbell et al., 2002)


Tabla 8: Consecuencias directas del maltrato sobre la salud en mujeres en función de nacimiento. ESA-12 .

Efecto

Porcentaje de mujeres maltratadas con ese efecto

Inmigrantes



Porcentaje de mujeres maltratadas con ese efecto

Nacionales



Angustia

80

73,4

Irritabilidad

70

42,2

Cambios de ánimo

80

51,6

Tristeza

100

79,4

Ganas de llorar

70

69,8

Dolores de cabeza

67

36,5

Insomnio, falta de sueño

67

52

Dolores de espalda y/o articulaciones

40

35

Fatiga permanente

30

33

Malestar general

59

49,2

Inapetencia sexual

40

46

Baja autoestima

80

56,3

Miedo o Temor

90

57


Análisis de Factores de riesgo:

Autovaloración de la percepción del estado de salud: Se aprecia en personas con antecedentes de maltrato una percepción del estado de salud como “bueno” mucho menor, en ambos sexos, si bien en el caso de mujeres, de nuevo, el impacto sobre el es mucho mayor. Un 22% de las mujeres con antecedentes de maltrato consideran su salud mala o muy mala por solo un 8% de mujeres sin maltrato (OR: 3,2; IC95%:1,8-8,6). Es decir las mujeres con antecedentes de maltrato, al menos, tienen un 80% de mayor riesgo de considerar su salud mala o muy mala (Tabla 9). Estos resultados son totalmente coherentes con la bibliografía existente en varis ámbitos (Campbell et al., 2002), (Coker et al., 2000), Estos aspectos han sido descritos en muchas publicaciones (Maccauley et al., 1995), (Plazaola-Castaño y Ruiz-Perez, 2004).

Tabla 9: Autovaloración del estado de salud en función de antecedentes del maltrato sobre la salud en mujeres. ESA-12 .

Autovaloración del estado de salud

Porcentaje de mujeres maltratadas

Porcentaje de mujeres sin maltrato

Muy bueno

6,8

16,0

Bueno

39,7

49,1

Regular

31,5

26,8

Malo

20,5

5,7

Muy malo

1,4

2,4


Autovaloración de la percepción del estado de felicidad: Las personas con antecedentes de maltrato tienen una peor percepción del estado de felicidad que el resto. La situación se acentúa en el caso de las mujeres: un 34% de las mujeres con antecedentes de maltrato manifiestan que nunca son felices (solo un 18% de la totalidad de las mujeres se sienten así) (OR: 2,5 IC95%:1,4-3,9). Es decir las mujeres con antecedentes de maltrato, al menos, tienen un 200% de mayor riesgo de tener el peor estado de felicidad.
Hacer menos cosas de las queridas a causa de la salud física o mental o limitaciones en la vida diaria: un 45% de las mujeres con maltrato tienen mayores limitaciones para la realización de alguna actividad mientras ese fenómeno sucede en un 26% de las mujeres sin maltrato (OR=2,3) si no controlamos el factor edad. Una vez ajustada por edad, las limitaciones en mujeres maltratadas llegan a ser de 3,6x veces más elevadas. Un 43,1% en mujeres maltratadas por un 17,5% en no maltratadas. Este fenómeno sucede tanto en maltrato permanente como ocasional.
Calidad de vida relacionada con la salud: Para valorar la calidad de vida relacionada con la salud hemos elegido la escala del EuroQol 5D-5L (Herdman et al., 2001), que es un instrumento genérico usado para caracterizar el estado de salud de un grupo o población. Este instrumento consiste en una sección auto-administrada sobre 5 apartados: movilidad, cuidado personal, actividades cotidianas, dolor/malestar y ansiedad/depresión y una escala visual análoga sobre estado de salud.
La valoración de la calidad de vida siempre es inferior en mujeres que en hombres y sobre todo a medida que aumentamos la edad. En el caso de las mujeres con antecedentes de maltrato el impacto de este maltrato es catastrófico para su calidad de vida, sea con un indicador sintético o sea con análisis parciales.
El mayor impacto, se centra, de nuevo, en las variables emocionales y mentales: la ansiedad y depresión así como la presencia de dolor y malestar se duplican en estas mujeres respecto al total de ellas.
En el caso del índice sintético EQ-5D index, la situación se observa gráficamente en un descenso muy acusado del nivel de salud en personas con antecedente de maltrato respecto a las que no lo refieren, pero la caída nuevamente es más acusada en el caso de las mujeres maltratadas y particularmente a partir de los 45 años de edad. Existe una caída de los niveles de calidad de vida en ambos sexos a medida que aumenta la edad pero los resultados de las mujeres maltratados es considerablemente peor en todos los tramos etarios que el resto de mujeres y que los hombres, como se pueden ver en las Tablas 10 y 11 y en los Gráficos I y II). Hay que tener en cuenta que la mayor prevalencia de maltrato se centra en las edades adultas (30-64 años de edad) y es donde la diferencia entre calidad de vida es mayor entre mujeres con este antecedente o sin él.
Tabla 10. Autovaloración de calidad de vida (modelo VAS) en mujeres dependiendo de antecedentes de maltrato. Asturias. ESA-2012 .





No maltrato

Maltrato




Media

DE

IC95%

Media

DE

IC95%

15-29

86,7

12,7

84,8-88,7

79,0

18,5

54,7-100

30-44

84,2

14,3

84,2-82,4

71,3

19,2

63,6-78,9

45-64

73,9

19,2

71,8-76,1

64,8

22,5

56,8-72,8

+65

64,9

19,4

62,6-67,1

60,8

22,4

42,3-79,3


Tabla 11. Valoración de calidad de vida relacionada con la salud (modelo EQ-5D-5L index) en mujeres dependiendo de antecedentes de maltrato. Asturias. ESA-2012 .





No maltrato

Maltrato




Media

DE

IC95%

Media

DE

IC95%

15-29

0,986

0,08

0,974-0,998

0,946

0,09

0,823-1

30-44

0,974

0,07

0,965-0,983

0,947

0,06

0,924-0,970

45-64

0,941

0,12

0,927-0,955

0,882

0,15

0,829-0,935

+65

0,865

0,18

0,844-0,886

0,845

0,22

0,659-1


Gráfico I. Autovaloración de calidad de vida (modelo VAS) en mujeres dependiendo de antecedentes de maltrato por grupo etario. Asturias. ESA-2012 .




Gráfico II. Valoración de calidad de vida relacionada con la salud (modelo EQ-5D-5L index) en mujeres dependiendo de antecedentes de maltrato por grupo etario. Asturias. ESA-2012 .


Catálogo: files -> congress
congress -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
congress -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores
congress -> Sônia Maria Guedes Gondim
congress -> Xi congreso de Sociología. Madrid. 10-13 de Julio de 2013
congress -> Empoderamiento de género en las medicinas alternativas y complementarias (mac) de influencia new age ¿es el holismo feminista
congress -> Realidad social de los cuidadores de enfermos con alzheimer desde la perspectiva de las redes personales
congress -> Emoción y exclusión social, una relación al descubierto. Una investigación sociológica sobre el impacto de las emociones en contextos de vulnerabilidad y exclusión social
congress -> Estado de la cuestióN
congress -> La eficacia simbólica de los estereotipos de género en la reproducción de la hegemonía masculina: Análisis de contenido de la literatura infantil y juvenil1


Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos