Imaginación



Descargar 0.76 Mb.
Página1/3
Fecha de conversión20.08.2018
Tamaño0.76 Mb.
Vistas122
Descargas0
  1   2   3

Capítulo 6

Imaginación gratificante

La vida bulle en la mente


Facultad humana de actuar mental­mente con las imágenes recibidas por los sentidos, conservadas neurológicamente y evocadas para actuar con ellas.

En la mente humana se produce una fluencia de pensamiento sostenido por imágenes sensibles, según el lema de los filósofos y teólogos medievales de signo aristotélico tomista: nada hay en la mente que primero no haya pasado por los sentidos.

La imaginación es una facultad con doble actuación: la capacidad de recibir imágenes (sensa­ción), vincular­las con otras anteriores (percepción), integrar­las en esquemas ya construidos (asociación) y actuar con ellas.

Esa actuación se puede hacer en dos sentidos o tareas: conservarlas y evocar­las cuando conviene: es la memoria. Combinarlas para producir otras imáge­nes nuevas: es la fantasía.

La memoria realiza cuatro operaciones: graba con facilidad o dificultad, conserva con fugacidad o tenacidad, evoca con prontitud o lentitud, reconoce e identifica con fidelidad o confusión.
La fantasía, que popularmen­te es a lo que se denomina "imaginación" produce fantasmas o imágenes mentales. Y las produce por cuatro procedimientos: au­menta, disminuye, suma o suprime los elementos o las formas de la imagen que le evoca la mente. Esa compleja labor de la mente se denomina en términos senci­llos "pensa­miento sensible" o "sentidos interiores".




Es importante poner la imaginación del alumno en plan productivo: es la primera de las fuerzas que hacen posible divertirse durante el tiempo académico, si sabe el profesor usar la suya.



Mentes privilegia­das y muy entrena­das pueden actuar ocasionalmente con pen­samientos puros, sin soportes sensibles (imágenes): relaciones mate­máticas, conceptos físicos o metafísicos, princi­pios o leyes especulativas.

Pero lo normal es pensar con imágenes, cuan­do nos evadimos en estado de vigilia (eva­siones o distracciones) o cuando combi­namos figuras en el sueño (en­sueños)
Esta visión de la fantasía es de suma importancia en la educación, sobre todo de niños y gentes sencillas. Los concep­tos abstractos se aprenden pero no se comprenden: que­dan reducidos a términos vagos. Pero los conceptos sensibles se combinan con facilidad y son los que nutren los fantasmas, es decir los productos de la fantasía.
El educador deben mirar la facultad de la fantasía y de la memoria, de la imaginación, como especialmente importante para hacerse comprender lo suficiente por sus educan­dos. Sólo la experiencia y el trato fre­cuente con ellos permiten al profesor entender que los "sentidos externos" y los llamados "sentidos internos" son decisivos para la transmisión de la cultura.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos