Ii. Planteamiento del problema


MANEJO NUTRIOLÓGICO DE LA OBESIDAD.29



Descargar 1.02 Mb.
Página3/20
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.02 Mb.
Vistas785
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

5.5.2 MANEJO NUTRIOLÓGICO DE LA OBESIDAD.29

Consta de los siguientes elementos:




  1. Valoración minuciosa del estado de nutrición, los hábitos alimentarios y la alimentación del paciente así como de las comorbilidades

  2. Establecimiento de un plan alimentario personal acompañado de un programa de orientación alimentaría.

  3. Recomendaciones para el acondicionamiento físico y modificación de hábitos de actividad física.

  4. Manejo de las comorbilidades.

  5. Seguimiento de la evaluación.



5.5.3 EVALUACIÓN DEL PACIENTE OBESO25,29

Como en cualquier patología médica y nutricional es importante evaluar al paciente con una historia clínica y examen físico dirigido.


5.5.3.1 HISTORIA CLINICA.-En la historia clínica se deben identificar potenciales factores que contribuyen a la obesidad (familiares, conductuales, metabólicos o endocrinos), las complicaciones médicas de la obesidad, la respuesta a tratamientos previos y los factores de precaución ante un plan de reducción de peso (embarazo, lactancia, antecedentes de anorexia nervosa, adulto mayor). Además, es importante conocer antecedentes ocupacionales, actividad física laboral, factores de sobrealimentación, y disponibilidad de alimentos. La edad y sexo, así como la historia del peso (edad de inicio de obesidad, variaciones de peso, peso habitual, peso a los 18 años), son antecedentes importantes antes de planificar el tratamiento de estos pacientes.
Entre los antecedentes mórbidos personales, se debe interrogar por la presencia de HTA, diabetes tipo 2 o intolerancia a la glucosa, hiperinsulinemia, dislipidemia, cardiopatía coronaria, síndrome de apnea del sueño, asma bronquial, síndrome de reflujo gastroesofágico, patología del aparato locomotor, endocrinopatías (hipotiroidismo, S. de Cushing, S. ovario poliquístico), lesiones hipotalámicas, cuadros neurológicos, y problemas psicológicos o psiquiátricos
Entre los antecedentes mórbidos familiares, es útil conocer la presencia de HTA, diabetes tipo 2, dislipidemia, hipotiroidismo, obesidad, y cardiopatía coronaria.

5.5.3.2 LA EXPLORACIÓN FÍSICA.- Incluyendo como mínimo:





  • Peso, estatura, perímetro de cintura y cadera y presión arterial.

  • Identificación de signos y síntomas de enfermedades crónicas asociadas como acantosis nigricans y varices, para descartar posibles complicaciones.



5.5.4 VALORACIÓN DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS HÁBITOS ALIMENTARIOS.22

Incluye los siguientes aspectos:




  • La cuantificación de la ingestión total de energía y sus fuentes, por lo menos la concentración de triglicéridos, fibras, proteínas y diferentes tipos de Hidratos de carbono así como la densidad energética de la dieta.




  • Los alimentos y preparaciones que se emplean mas frecuentemente, cuanto se ingiere de cada uno de ellos y exactamente como se prepara.




  • Horario y frecuencia de comidas.




  • Dinámica personal de hambre, saciedad y apetito.




  • Gustos y preferencias.




  • Valores y símbolos asociados con los distintos alimentos y platillos.




  • Creencias, mitos, hábitos, costumbres, tradiciones y el prestigio social que el paciente concede a cada alimento.




  • Recursos culinarios y económicos que se dispone.




  • Ambiente emocional, social, cultural y laboral.




  • Lugares en que se come.

Si el paciente no presenta patología agregada, será manejado por el nutricionista mediante un tratamiento nutricional con dieta y educación alimentaría. Según criterio del nutricionista y si el paciente lo amerita se remitirá a tratamiento médico, psicológico o trabajo social.22


Si el paciente además del sobrepeso y obesidad, presenta patología agregada como: diabetes, hipertensión arterial, hiperlipidemias, enfermedades cardiovasculares, trastornos psicológicos, algunos tipos de cáncer u otros, deberá ser manejado por un grupo multidisciplinario. 22

5.5.4.1 PLAN ALIMENTARIO.

Debe ser individualizado de acuerdo con las circunstancias de cada paciente, pues se trata de un programa terapéutico muy amplio que busca modificar radicalmente el estilo de vida. Las metas del plan alimentario son:19




  • Corregir los hábitos incorrectos y promover los correctos

  • Reducir la masa grasa del paciente mediante un balance insuficiente de energía que obligue al organismo a utilizar parte de su reserva adiposa.

El manejo dietético de la obesidad es por fuerza prolongado, no solo porque se requiere de largo tiempo para alcanzar los objetivos sino, sobre todo no es aconsejable provocar cambios bruscos en la composición corporal. La dieta tiene que irse adaptando de acuerdo con la respuesta, con la evolución del cuadro y con la aparición de circunstancias nuevas.19


5.5.4.1.1 CAMBIO DE HÁBITOS ALIMENTARIOS.
Los hábitos son conductas que el ser humano repite porque, real o imaginariamente le satisface de una u otra forma y de ahí su resistencia a cambiarlos; los hábitos alimentarios no son la excepción. Contra lo que se cree, son muy dinámicos; están en cambio continuo aunque el cambio no sea el que se juzgue conveniente. No obstante, se resisten a la interferencia racional ya que gran parte de su dinámica no es racional y a veces ni siquiera conciente y en esto radica la dificultad de cambiarlos19



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos