Iglesia Metodista de México, A. R. 2014-2018 a 150 años de Metodismo en México



Descargar 3.2 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño3.2 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13




de la

Iglesia Metodista de México, A. R.
2014-2018

A 150 años de Metodismo en México,

en Cristo, Reformando la Nación.


Contenido

Presentación




Preámbulo




Síntesis histórica




Nuestro quehacer teológico




Reglas generales




Artículos de religión




Credo social










CONSTITUCIÓN










LEGISLACIÓN










SECCIÓN PRIMERA

MIEMBROS DE LA IGLESIA

Capítulo I

Miembros a Prueba






Capítulo II

Miembros en Plena Comunión






Capítulo III

Miembros Afiliados






Capítulo IV

Bautismo de Infantes






Capítulo V

Traslado de los Miembros






Capítulo VI

Miembros inactivos






Capítulo VII

Término de relaciones con la iglesia












SECCIÓN SEGUNDA

ORGANIZACIÓN Y GOBIERNO CUERPOS GUBERNAMENTALES

Capítulo I

Conferencia de Iglesia






Capítulo ii

Junta de Administradores






Capítulo iii

Conferencia de Cargo Pastoral






Capítulo iv

Conferencias de distrito






Capítulo v

Gabinete distrital






Capítulo vi

Conferencia anual






Capítulo vii

Conferencia electoral pastoral






Capítulo viii

Conferencia electoral laica






Capítulo ix

Gabinete Conferencial






Capítulo x

Conferencia General






Capítulo xi

Gabinete General












SECCIÓN TERCERA

ÁREAS EPISCOPALES, OBISPOS, CONSEJO EPISCOPAL,SUPERINTENDENTES DE DISTRITO Y PASTORADO

Capítulo i

Áreas episcopales






Capítulo ii

Obispos





Capítulo iii

Colegio de obispos






Capítulo iv

Consejo episcopal






Capítulo v

Superintendentes de distrito






Capítulo vi

Pastorado












SECCIÓN CUARTA

PROGRAMA DE LA IGLESIA

Capítulo i

Programa





Capítulo ii

Área de Desarrollo Cristiano

Comisiones de Continuidad y Capacitación en Ministerios

Instituciones de preparación teológica









ORGANIZACIONES OFICIALES

Capítulo i

Fraternidad de Hombres Metodistas






Capítulo ii

Sociedad Misionera Femenil






Capítulo iii

Legión Blanca de Servicio Cristiano






Capítulo iv

Liga Metodista de Jóvenes e Intermedios






Capítulo v

Grupo de Matrimonios












Capítulo iii

Área de Testimonio Cristiano

Sociedad Misionera Mexicana

Instituciones de Servicio Social de la iglesia






Capítulo iv

Área de finanzas y la administración












SECCIÓN QUINTA

ADMINISTRACIÓN DE LA IGLESIA

Capítulo i

Pensiones y los funerales






Capítulo ii

Templos





Capítulo iii

Comunicaciones

Dirección de Literatura y Comunicaciones

Órgano oficial “El Evangelista Mexicano”

Página web





Capítulo iv

Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo






Capítulo v

Dirección de Archivo e Historia






Capítulo vi

Comisión Permanente de Revisión y Consulta de la Disciplina









SECCIÓN SEXTA

El contenido de esta sección se incluye en la SECCIÓN CUARTA




SECCIÓN SÉPTIMA

RECONCILIACIÓN Y RESTAURACIÓN

Capítulo i

Generalidades






Capítulo ii

Organismos encargados de la Reconciliación y Restauración






Capítulo iii

Faltas





Capítulo iv

Procedimiento






Capítulo v

Apelación









SECCIÓN OCTAVA

ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA PROCESOS Y PENAS

Capítulo i

Generalidades






Capítulo ii

Penas





Capítulo iii

Faltas eclesiásticas y sus penas






Capitulo iv

Proceso Judicial






Capítulo v

Tribunales Eclesiásticos









SECCIÓN NOVENA

RELACIONES CON EL ESTADO MEXICANO

Capítulo i

Nombre, domicilio y objetivo de la IMMAR






Capítulo ii

Representación legal






Capítulo iii

Oficina de representación






Capítulo iv

Apoderado legal









ANEXOS

ANEXO No. 1

Relación de la IMMAR con el Estado Mexicano






ANEXO No. 2

Concordato con la Iglesia Metodista Unida






ANEXO No. 3

Políticas contables, fiscales y laborales






ANEXO No. 4

Reconciliación, Restauración, Admón. de Justicia






ANEXO No. 5

Organigrama






Anexo 6

Manual de Procedimientos para la Junta de Administradores






Anexo 7

Manual de Funciones del Organismo Rector









GLOSARIO







CONSTITUCIONES DE ORGANIZACIONES

Fraternidad de Hombres Metodistas




Sociedad Misionera Femenil




Legión Blanca de Servicio Cristiano




Liga Metodista de Jóvenes e Intermedios




Grupo de Matrimonios







Ritual de la IMM,A.R.

PRESENTACIÓN

Nuestro libro de la Disciplina es la expresión escrita de los más profundos pensamientos que dan a conocer la doctrina y práctica de los metodistas mexicanos. Es un libro dinámico que devela la vida de la iglesia misma como parte del cuerpo de Cristo, sus luchas y necesidades internas, así como sus retos de práctica del ministerio en medio de una sociedad cambiante, necesitada e imbuida en su devenir.

La Iglesia Metodista se distingue de muchas otras ramas del cristianismo por su capacidad de auto reforma y la manera en que la ejerce. Desde el Gabinete General y los Obispos hasta el más nuevo de sus miembros en plena comunión, tienen la facultad de hacer propuestas que pueden culminar en cambios a la misma, para que se dirija la vida de la Iglesia en una forma más adecuada para lograr su misión.

Con la XXI Conferencia General se abre de nuevo ante nosotros un horizonte que nos llevará cuatro años recorrer. Nuestra máxima asamblea una vez más ha sesionado, tratado asuntos y decidido lo propio; ahora nos corresponde dirigirnos con sabiduría, inteligencia, valor y prontitud al logro de los objetivos y metas que nos hemos trazado.

En el desarrollo de nuestra labor para este cuadrienio, todos, feligreses y pastores, seguimos enarbolando una visión fundamental: “Reformar a la nación por medio de la Santidad Escritural”. Los hermanos/as de la Iglesia Metodista de México, A. R., no deben considerarse a sí mismo como un grupo de voluntarios sin compromiso u obligación. Ellos/as son servidores, no solo dentro de las iglesias, sino en sus propios ámbitos de acción productiva, empresarial, de trabajo. Desde la labor en el hogar y la actividad de estudiante hasta la función más encumbrada del servicio público y privado, los hermanos/as llenos del Espíritu Santo y obedientes a Él, son el más grande capital que tiene la iglesia para el cumplimiento de la misión.

Los pastores/as debemos dedicarnos hoy más que nunca a nuestra función básica de equipar y enviar a los discípulos para que a su vez, hagan más discípulos del Señor Jesús. Nuestra labor pastoral tendrá que ir decididamente más allá de la visitación a los miembros de las iglesias y la predicación dominical. Habremos de invertir espíritu, alma, cuerpo, dinero, tiempo y todo tipo de recursos en la formación de discípulos que sepan compartir su fe y hacer discípulos fieles de Jesús. Nosotros mismos hemos de trazar el ejemplo de cómo realizar esto, trayendo personas a los pies de Cristo y guiándolos en el camino de la fe.

Los tiempos que vivimos son peligrosos, pero también son emocionantes; presentan grandes obstáculos, pero también el mismo número y tamaño de oportunidades de triunfo y victoria. “Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros” (Juan Wesley), y “En Dios haremos proezas” (Salmo 60:12). Si somos fieles en este tiempo, habremos de ver grandes maravillas hechas entre nosotros por la poderosa mano de Dios. Hagamos de este cuadrienio el más intenso hasta ahora, en nuestra búsqueda del rostro de Dios y el más gozoso y satisfactorio en la cosecha que obtengamos con Él y para Él.

Gabinete General

Obispo Andrés Hernández Miranda

PRESIDENTE



PREÁMBULO
Gracias a Dios, la Iglesia Metodista cuenta con este texto que llamamos Disciplina, es parte de "la hermosa heredad que nos ha tocado" (Sal. 16:6).

Este ejemplar contiene: Antecedentes históricos, ¿Quiénes somos los cristianos metodistas?, los Artículos de fe y religión, las Reglas Generales, la Constitución, la Legislación, el Manual de Procedimientos para las Juntas de Administradores, y las Constituciones de las Organizaciones Oficiales. El ritual; el cual también se publica por separado para facilitar su manejo en los oficios religiosos.

Creemos que las normas, leyes y reglamentos le dan orden, formalidad, unidad y trascendencia a nuestra comunidad de fe, pero esta legislación debe ir cimentada y envuelta en fe, convicción, compromiso y amor en agradecimiento a Aquel que no escatimó a su propio Hijo, para sufrir muerte de cruz y darnos perdón, adopción, regeneración y santidad.

Recomendamos en el amor de nuestro Dios, pero de manera enfática, que la Disciplina sea estudiada en cada hogar, punto de predicación, congregación y organización del pueblo llamado metodista, y esta reflexión nos lleve a conocer mejor el amor de Dios derramado al paso de los años. Hagamos nuestros los retos y oportunidades del presente, y vivamos más plenamente la fe y el amor en nosotros y a través de nosotros como Cuerpo del Cristo Resucitado.

Cada cuatro años, en nuestra reunión nacional que llamamos Conferencia General, todo metodista tiene el privilegio y la oportunidad de expresar y proponer las adecuaciones a los tiempos, las correcciones y los cambios que al dinamismo de nuestra Iglesia convienen, como organismo vivo en su exigencia. Nuestra Disciplina no es perfecta, pero sí perfectible.

Al esforzarnos los metodistas por conocer nuestra Disciplina no pretendemos uniformarnos en estilo de conducta, sino lograr la unidad, contando con la belleza y fortaleza de la diversidad, ser asertivos y respetuosos en la libertad, y enriquecernos en la pluralidad incluyente, pues creemos firmemente en la Universalidad de la Gracia de Dios que nos acepta a todos, tal como Él nos ha creado, con la visión del crecimiento y fortalecimiento como la parte del cuerpo de Cristo que somos.

Es una enorme alegría poder trabajar juntos en este ministerio que tiene una clara visión de la unidad de la iglesia, sirve en el poder del Espíritu Santo y busca la excelencia en sus acciones, cumpliendo la misión que Dios nos ha encomendado: "En Cristo reformar a la nación por medio de la Santidad Escritural”.

A Dios sea la gloria.


Mensaje Colegio de Obispos
Desde hace 142 años, la Iglesia Metodista de México, A.R., a Dios gracias, tiene presencia en México como un instrumento de Dios para sembrar la semilla en el corazón de los mexicanos, el evangelio de Jesús que transforma vidas. A través de este tiempo, ha contribuido modestamente en el desarrollo del país, sirviendo a quienes más lo necesitan poniendo a disposición de la población, templos, escuelas, clínicas y hospitales y otras acciones que han sido parte de movimientos sociales que transformaron al país.
Hoy, tristemente nos encontramos en un país con violencia, injusticia, corrupción e impunidad, lo que evidencia una falta de valores y principios bíblicos y la poca o nula búsqueda de Dios entre las familias mexicanas, lo cual es un reto para los metodistas en esta generación, continuar más intensamente con la extensión del Reino de Dios a fin de ser instrumentos de transformación en esta sociedad en crisis, a seguir formando y transformando hombres y mujeres nuevos que generen una nueva sociedad, con amor, justicia y paz.
La fuerza de la IMMAR evidentemente ha sido creerle a Dios, tener a Jesús como su Salvador y vivir en el Espíritu de santidad, pero a la vez y por eso mismo, desde su interior, la iglesia ha caminado con una estructura y un orden, a través de la Disciplina, la que ha sido la guía histórica, pastoral, teológica, educativa, institucional y administrativa que potencia la fe en Jesucristo y la proyecta para coadyuvar en la construcción de un mejor país.
Este libro contiene nuestras bases históricas y teológicas, el origen de nuestra fe, nuestro actuar social, las reglas y normas generales, la constitución, la legislación que regula el ministerio de congregantes y pastores en el nivel local, distrital, conferencial y nacional, los manuales de las organizaciones y, ahora el ritual y el manual del quehacer de las instituciones de la iglesia; documentos y manuales que le dan forma a una estructura de trabajo dinámico.
A Dios gracias contamos con esta herramienta para operar en el Reino de Dios de manera ordenada y organizada, pero al mismo tiempo es instrumento de conexionalidad de todos los metodistas del país y en unidad realizar nuestro ministerio. Como es evidente, es perfectible y cada cuatro años en Conferencia General se revisa y actualiza para estar acorde a los tiempos.
Por último, tenemos que enfatizar que sólo es un instrumento, y en ocasiones debemos admitir que el Espíritu de Dios actúa con ella y además de ella, lo que nos lleva a estar profundamente llenos del Espíritu de Dios para discernir este actuar del Señor.
La invitación es que todos los metodistas estemos conociéndola en cada hogar, en cada congregación, organización y conferencia a fin de que sigamos trabajando unidos en amor y en orden para seguir extendiendo la santidad escritural y el Reino de Dios en nuestro país. Al Señor sea la gloria, Así sea.
Obispo Juan Pluma Morales

Presidente del Colegio de Obispos



Gabinete General


Obispo:

Representante Laico:

Conferencia Anual de México

Pbro. Andrés Hernández Miranda

Hno. Gerardo Moreno Hernández







Conferencia Anual Norcentral

Pbro. David Ibarra Álvarez

Hno. José Ramón Urruticochea Gallegos







Conferencia Anual Noroeste

Pbro. Felipe de Jesús Ruíz Aguilar

Hno. Arturo Martínez Rojas







Conferencia Anual Oriental

Pbro. Fernando Fuentes Amador

Hno. Josué Gilberto Peña Martínez







Conferencia Anual Septentrional

Pbro. Juan Pluma Morales

Hno. Agustín Quiroz Martínez







Conferencia Anual Sureste

Pbro. Cruz Hernández Vargas

Hna. Hilda Herrera Limón







Presidente de la Comisión de Coordinación Nacional de Programa

Hno. Raúl Negrete Vargas




Obispos de la IMMAR

NOMBRE

ELECTO

Dr. Juan Nicanor Pascoe Gómez

1930

Pbro. Sixto Ávila Villalpando

1934

Pbro. Eleazar Guerra Olivares

1938

Pbro. Eleazar Guerra Olivares

1942

Pbro. Eleazar Guerra Olivares

1946

Pbro. Eleazar Guerra Olivares

1950

Pbro. Rolando Zapata Olivares

1954

Dr. Eleazar Guerra Olivares

1958

Pbro. Alejandro Ruiz Muñoz

1962

Pbro. Alejandro Ruiz Muñoz

1966

Pbro. Alejandro Ruiz Muñoz

1970

Pbro. Joel Mora Peña

1974

Dr. Alejandro Ruiz Muñoz

1974

Pbro. Joel Mora Peña

1978

Dr. Ulises Hernández Bautista

1978

Pbro. Miguel Hernández Sánchez

1982

Dr. Alejandro Ruiz Muñoz

1982

Pbro. Miguel Hernández Sánchez

1986

Pbro. Raúl Ruiz Ávila

1986

Pbro. Daniel de la Cruz Aréizaga

1990

Pbro. Baltasar González Carrillo

1990

Pbro. Ricardo Esparza Zuno

1990

Pbro. Raúl Ruiz Ávila

1990

Dr. Ulises Hernández Bautista

1990

Pbro. Fidel Ramírez Sánchez

1991

Pbro. Antonio Aguiña Márquez

1994

Pbro. Baltasar González Carrillo

1994

Pbro. Ricardo Esparza Zuno

1994

Pbro. Octaviano Espinosa Fierro

1994

Pbra. Graciela Álvarez Delgado

1994

Pbro. Fidel Ramírez Sánchez

1994

Pbro. Antonio Aguiña Márquez

1998

Pbro. Gabriel Lozada Valdez

1998

Pbro. Raúl Rosas González

1998

Pbro. Isaías Ramos Corona

1998

Pbra. Graciela Álvarez Delgado

1998

Pbro. Enrique Flores Barrera

1998

Pbro. Jaime Vázquez Olmeda

2002

Pbro. Juan Milton Velasco Legorreta

2002

Pbro. Raúl Rosas González

2002

Pbro. Basilio Filemón Herrera López

2002

Pbro. Moisés Valderrama Gómez

2002

Pbro. Pedro Moreno Cano

2002

Pbro. Jaime Vázquez Olmeda

2006

Pbro. Juan Milton Velasco Legorreta

2006

Pbro. Raúl García de Ochoa

2006

Pbro. Basilio Filemón Herrera López

2006

Pbro. Moisés Valderrama Gómez

2006

Pbro. Manuel Hernández Ramírez

2006

Pbro. Eduardo A. Carrillo González

2010

Pbro. David Ibarra Álvarez

2010

Pbro. Raúl García de Ochoa

2010

Pbro. Juan Pluma Morales

2010

Pbro. Andrés Hernández Miranda

2010

Pbro. Manuel Hernández Ramírez

2010

Pbro. Felipe de Jesús Ruíz Aguilar

2014

Pbro. David Ibarra Álvarez

2014

Pbro. Fernando Fuentes Amador

2014

Pbro. Juan Pluma Morales

2014

Pbro. Andrés Hernández Miranda

2014

Pbro. Cruz Hernández Vargas

2014

Síntesis Histórica

Iglesia Metodista de México, A. R., es una Iglesia cristiana en la cual se predica la Palabra de Dios y se administran debidamente los sacramentos. Pertenece al gran movimiento Metodista que actualmente es una de las ramas más importantes del protestantismo. El Metodismo surgió en el seno de la Iglesia Anglicana del siglo XVIII que a su vez tuvo su antecedente en la Reforma Protestante del siglo XVI.



I. El Metodismo en la Gran Bretaña

El movimiento Metodista se inició con el gran avivamiento evangélico que conmovió y transformó a la Inglaterra del siglo xviii.



El Espíritu Santo usó como iniciador de este movimiento al Rvdo. Juan Wesley (1703-1791), presbítero de la Iglesia oficial y catedrático asociado en la ciudad universitaria de Oxford. Nació en un hogar esmeradamente piadoso, fue criado en un ambiente de austeras costumbres y elevados ideales y se educó en el Colegio de Christ Church y el Lincoln en Oxford. El joven Juan Wesley, como un segundo Saulo de Tarso, buscaba afanosa-mente, pero en vano, la satisfacción espiritual mediante el estricto cumplimiento de las reglas de la religión y las ordenanzas de la Iglesia.

La mayor experiencia de su vida se efectuó en una reunión de oración celebrada en una casa de las calles de Aldersgate, en Londres, el 24 de mayo de 1738. Pasó por la experiencia paulina de que no es por el propio esfuerzo, por muy sincero o intenso que sea, que el hombre alcanza la vida y la paz, sino por la gracia de Dios en Cristo Jesús mediante la fe personal. Fue tan intensa la experiencia de su conversión evangélica que él mismo sintió que su corazón ardía con un fuego extraño. Lo que sucedió aquella noche Juan Wesley lo expresa en su Diario con las siguientes palabras: "Siento que en verdad confío sola-mente en Cristo para ser salvo; y me ha sido dada la certidumbre de que Cristo me ha redimido de mis propios pecados, y que me salva de la ley del pecado y de la muerte".

Wesley inmediatamente comenzó a proclamar a otros el evangelio que él mismo había experimentado tan vehementemente; primero a sus compañeros que buscaban les ayudase, y luego a círculos más amplios que lo llevaron a todas partes de la Gran Bretaña.

Su mensaje tenía dos rasgos muy señalados, los mismos que siguen caracterizando al Metodismo hasta el día de hoy: Primero estaba el evangelio de la gracia de Dios, ofrecido a todo el género humano por igual, y suficiente para todas sus necesidades. En seguida estaba el ideal moral que este evangelio presenta a la humanidad. "La Biblia, afirmaba él, no sabe otra salvación que no sea la salvación del pecado". Wesley llamaba a la gente a la santidad de vida y esta santidad, insistía él, es "santidad social", que se expresa en el amor y el servicio a los semejantes. El Metodismo era "Cristianismo en verdad".

Wesley jamás pensó organizar una nueva Iglesia. En su obra siguió, igual que Pablo, la clara dirección de Dios: Primero, predicar el evangelio a las clases menesterosas y que además no eran atendidas por la Iglesia oficial ni por su clero; y segundo, cuidar de aquellos que se iniciaban en la vida cristiana.

Los trabajos de Juan y Carlos Wesley fueron bendecidos por excepcional influencia divina. Otros eminentes ministros anglicanos como Jorge Whitefield (1714-1770), y Juan Fletcher (1729-1785) se unieron con ellos en la gran empresa de convertir a los pecadores al servicio de Dios; todo esto por medio de constante oración, incesante predicación e infatigable actividad. En los cincuenta años de su ministerio itinerante, Juan Wesley viajó 400,000 kilómetros y predicó más de 50,000 sermones; mientras que Carlos Wesley compuso cerca de 6,000 himnos; en el caso de Whitefield, además de extensas giras por todo el Reino Unido, hizo siete viajes de evangelización a América del Norte, y en sus treinta y ocho años de servicio predicó unos 18,000 sermones; y Fletcher, el vicario de Madeley, admirablemente demostró en su propia vida la excelencia de la santidad expresada en amor y rectitud.

Gradual y vigorosamente, el Metodismo llegó a ser el gran movimiento religioso que sacudió y regeneró a Inglaterra. Wesley organizó a sus seguidores en grupos, clases y sociedades. Redactó las Reglas Generales a fines de 1739, cuando se habían organizado los primeros grupos Metodistas que él llamó sociedades. Aunque estas Reglas contienen algunos preceptos de otro contexto, se presentan más adelante en su forma original porque son la expresión de un elevado concepto de conducta cristiana. Es importante decir que él nombraba a los directores de dichas sociedades.



Wesley también halló varones listos a predicar el Evangelio a las masas, lo mismo en las calles y en los campos abiertos, que en casas particulares; estos varones no eran ministros ordenados, sino predicadores laicos o “predicadores locales” como se les llamó. Él los elegía, les enseñaba tareas específicas e inspeccionaba sus trabajos. Una vez al año, a partir de 1744, reunía a todos, ministros y laicos, para celebrar juntos una Conferencia cuyo objeto era revisar la obra, a la vez que hallar inspiración espiritual.

La primera Conferencia se reunió en la capilla de la Fundición en Londres, del 25 al 30 de junio de 1744, donde quedaron aceptadas las Reglas de Conducta de los Predicadores; las Recomendaciones para el Culto, presentadas por el mismo Juan Wesley, fueron aprobadas durante las sesiones de 1746; y las Preguntas a los Candidatos al Pastorado, pasaron idéntico proceso en el período de sesiones de 1747. El texto de los tres documentos aquí citados se incluye más adelante en la sección de Ministerio Cristiano, que se encuentra dentro de la Legislación General de la Disciplina.

En Wesley convergían de manera extraordinaria tres facultades. Una era la evangelización, que expresó muy acertadamente con la frase "el mundo es mi parroquia"; sus predicadores iban al pueblo sin esperar que el pueblo viniera a ellos, y Wesley mismo conocía los caminos y las veredas de Inglaterra mejor que cualquier otro en sus tiempos. La segunda era la organización y la administración, por cuyo medio se conservaban los frutos de la predicación y se extendía el radio de influencia del Evangelio. La tercera era su aprecio por la educación y la página impresa: convirtió a la imprenta en la sierva de la Iglesia, y fue el iniciador de la circulación en masa de libros baratos y de folletos y periódicos fácilmente accesibles al pueblo.

Así, por toda Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda, se formaron las primitivas Sociedades Unidas, cada una de las cuales era una compañía de personas que teniendo y buscando el poder de la santidad se reunían a orar, para recibir la palabra de exhortación, y para vigilarse mutuamente en amor, a fin de ayudarse unos a otros en la obra de su salvación.

Estas Sociedades Unidas constituyen el poderoso movimiento Metodista que tantos triunfos han logrado y sigue alcanzando en el Reino Unido de la Gran Bretaña. En 1795, cuatro años después de la muerte de Juan Wesley, este movimiento se independizó de la Iglesia Anglicana. Después se dividió en varios grupos; pero en 1932 se unificaron las diversas ramas del Metodismo británico.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad