Identidad social



Descargar 38.96 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño38.96 Kb.
Vistas73
Descargas0

IDENTIDAD SOCIAL

Marta Fierro

Psicóloga Social.
Las preguntas comunes que se plantean los filósofos, los literatos, los sociólogos y últimamente los psicólogos es “quiénes somos”, “por qué somos así”, y “qué queremos ser”
La psicología social sociológica con representantes como Salazar, Montero y Martín Barón se han preocupado por el tema, esté se remota a Emile Durkheim que define la conciencia colectiva como aquella que designa los valores, las creencias, las actitudes y las conductas que un grupo social muestra en una comunidad y que constituye el fundamento de la identidad social.
El término de identidad es básico para definir que nos caracteriza como grupo y que nos distingue de otros.
Maritza Montero 1984 define identidad nacional como una constelación relativamente permanente de significados y representaciones que permite a los miembros de un grupo social con elementos históricos, territoriales y socioculturales comunes (lenguaje, costumbres, religión e instituciones socioculturales) identificarse como interrelacionados.
Vamos a partir de algunos elementos históricos en cuanto estos siguen actuando en el presente y otorgando por tanto materialidad a la cultura.
Retomamos un ensayo del profesor de la U.N. Jaime Eduardo Jaramillo. La invención de América Latina. Relatos y construcción de la identidad.

En un aparte de su ensayo escribe “El almirante Colón inauguró en su diario un primer relato, una inicial representación de América, difundida en Europa y devuelta como imagen a los pobladores del Nuevo Mundo. Colón creía haber encontrado en la desembocadura del río Orinoco el paraíso terrenal.


En los vívidos textos de los cronistas aparecía toda clase de extrañas y fabulosas plantas, animales, hombres y mujeres, así como seres híbridos, cuyos modelos se encontraban en la mitología griega y en los libros de la Edad Media, se hibridaba a su vez, con los imaginarios acuñados por las poblaciones autóctonas. .. Los cronistas hablaban con absoluta convicción de la existencia de las amazonas, la isla de las 7 ciudades, el sueño del país de la canela y la fuente de la eterna juventud.
Es importante recordar el axioma de las ciencias sociales contemporáneas “lo que se define como real, es real en sus consecuencias”.
Esta noción se expresa en el siglo XX en lo real maravilloso y en el realismo mágico como expresiones del mundo latinoamericano, que lo diferenciarían del mundo regido por la racionalidad occidental.
Un mundo donde secretas leyes, diferentes a la racionalidad científica y lógico matemática serían omnipresentes. Se encontraría en la vida cotidiana, en el ejercicio del poder y de la sexualidad… la magia y el mundo de espíritus y deidades de una religión sincrética de dioses y diosas indígenas y africanas.”
En el ensayo del Historiador Jaime Jaramillo Uribe “La personalidad histórica de Colombia” nos habla de tres Hispanoamericas; una Indoamerica, otra Afromérica y una Euroamerica.
La primera Indoamérica compuesta por Mexico, Centro América con excepción de Costa Rica, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay lo característico es su formación con base en la unión entre la cultura española y las fuertes culturas indígenas prehispánicas, densas desde el punto de vista demográfico y cultural.
La segunda Afroamérica compuesta por la región Caribe, Colombia, Venezuela y el Brasil y se caracteriza por la unión de un vigoroso aporte de la población negra africana con lo español.
Euroamérica compuesto por Brasil meridional, Uruguay, Argentina y Chile con una fuerte inmigración europea.
El territorio que hoy forma la república de Colombia estaba habitado por una pluralidad de pueblos y culturas indígenas ubicadas en un territorio complejo, de difíciles comunicaciones, con multiplicidad de paisajes y climas.
En un territorio de más de un millón de kilómetros cuadrados había un mosaico de comunidades sin unidad política, ni unidad cultural. Desde el punto de vista demográfico lo más probables es que el total de sus habitantes fuera de 3.000.000.
En Colombia se produjo un rápido proceso de mestizaje, un alto grado de hispanización de la cultura.
En el censo de 1778 la población se acerca a un millón de habitantes, una población blanca y mestiza que podría representar el 80% junto a un 15% de indígenas y un 5% de población negra.
Desde la primera generación de intelectuales hispanoamericanos, el grupo ilustrado, precursor e ideológico de la emancipación comienza a superar las visiones fabulosas y fantasiosas de los cronistas, se comienza a gestar un nuevo relato mas acorde con la realidad.
La expedición botánica que contó con entusiastas jóvenes intelectuales criollos represento un reconocimiento de la riqueza y la singularidad del continente y que sirvió para gestar la idea proyectiva de una nueva entidad socio-política en la historia del mundo.
En Hispanoamérica algunos intelectuales soñaban con un conjunto de países organizados como una confederación de naciones, ya que entendían a Hispanoamérica como una nueva realidad social y cultural. Fueron los primeros postuladores de una comunidad imaginada, autónoma con unidad política, económica y cultural que reuniría a las antiguas colonias españolas. Eran conscientes de hacer parte de una macroregión de compartir una historia común, un idioma y una religión.
Para la segunda parte del siglo XIX la idea se amplía para incluir a Brasil y al Caribe se gestaba la idea de América Latina.
La idea nació en Francia, se quería postular una filiación a la civilización latina, son tres los antecedentes que justificaban esta idea.


  1. la inmigración española, portuguesa e italiana

  2. la influencia que tuvo la contrarreforma católica

  3. la influencia de la revolución francesa en el proceso de independencia.

América latina se concibe como una unidad en la diversidad, crisol de clases, etnias, regiones y culturas producto del mestizaje.


Simón Bolívar afirmaba: “No somos indios, ni españoles, sino una especie media entre los legítimos propietarios del país y los usurpadores españoles”
El cubano José Martín presenta la realidad del mestizaje como una condición sine qua non de la gestación de un nuevo tipo de Estado-Nación latinoamericano, llamado a superar la copia de modelos foráneos, la simulación y la inautenticidad que veía en gran parte de las clases dirigentes.
El mestizaje era asumido como el fundamento de la identidad latinoamericana, que había permitido la creación de una nueva sociedad, siendo considerado como un fenómeno enriquecedor y potencializador antes que inconveniente y degenerado como lo consideraban algunos políticos e intelectuales.
José Vasconcelos filosofo mexicano elaboró la utopía latinoamericana del hombre cósmico, que expresaría la síntesis de diversas razas y culturas, las tres razas más importantes del mundo: la blanca (Europea), la asiática (indios americanos) y la negra (África) corporizando en los futuros hombres y mujeres de la macro región.
Es significativo el concepto de transculturación definido por el antropólogo Fernando Ortiz, que define el concepto como el encuentro de grupos humanos provenientes de culturas diferentes, gestado una nueva sociedad, un mundo simbólico sincrético y original.
Bronislaw Malinovski uno de los creadores de la antropología cultural define igualmente transculturación “como el proceso por el cual emerge una nueva realidad, compuesta y compleja; una realidad que no es un aglomeración mecánica de caracteres, ni siquiera un mosaico, sino un fenómeno nuevo, original e independiente.

Rogelio Días Guerrero 1971 considerado el padre de la psicología social mexicana plantea que la conducta humana nace de la estructura familiar, del rol que el individuo desempeña en un momento particular de la historia, la estructura específica de los grupos a que pertenece y del status social basado en ellos. En resumen la conducta social depende de la interacción con la estructura de la sociedad donde vivimos, incluye elementos de la antropología cultural que indican que la conducta social se basa fundamentalmente en los valores del grupo principal al que pertenecemos.


Afirma este autor que las características de la personalidad surgen y evolucionan en la interacción continua y dialéctica entre las necesidades bio-psico-sociologicas del individuo y las normas y principios socio-culturales de sus grupos de referencia y afiliación.
En la sociocultura donde crecemos y nos desarrollamos se fundan la formación del carácter nacional y el establecimiento de las normas y reglas aceptables de la conducta social.
Para evaluar las normas socioculturales mexicanas extrajo las premisas históricas-socio-culturales de refranes, proverbios y otras formas de comunicación popular.
El análisis de contenido revela el rol central que la familia tiene y desempeña en las culturas latinoamericanas.
Dos proposiciones básicas emergen y engloban la descripción de la familia tradicional mexicana. La obediencia filial aparece en expresiones como “los hijos deben obedecer siempre a sus padres, todos debemos amar y respetar a nuestro padres y a nuestra madre”
El segundo componente es una estricta estructura jerárquica basada en el respeto hacia quien ocupe un nivel más alto.
En torno a estos dos principios básicos gira el 80% de la población mexicana.
El tradicionalismo familiar se completa con la dimensión sexual que se manifiesta en expresiones como “el padre debe ser siempre la cabeza de la familia” . “las mujeres deben llegar vírgenes al matrimonio”
Aunque la abnegación (anteponer las necesidades y deseos de otro a los propios) parece un rasgo femenino, el 80% de las hombres y las mujeres la aceptan como el estilo preferido de enfrentamiento.
Díaz Guerrero 1994 logró identificar 8 prototipos de tendencias actitudinales en la población mexicana. Las cuatro siguientes son las que predominan mas:
Tipo Afiliativo pasivo-obediente: que es el más común cerca del 80% de la población.

Se caracteriza por ser afectuoso, dependiente, complaciente, controlado, gran necesidad de aceptación.


Tipo activamente Autoafirmativo: características como autonomía, independencia, impulsividad, dominio, inteligencia, rebeldía. Se exaltan cualidades individualistas y egocéntricas.
Tipo Autocontrol interno activo: encontramos una combinación de atributos afectivos e instrumentales, tales como capacidad, afecto, racionalidad, flexibilidad y prudencia. Este grupo de individuos ha adquirido los atributos positivos y socialmente deseables de la familia interdependientes y afectuosa, junto con capacidades individualistas convenientes (capacidad y racionalidad)
El último Control externo pasivo: abarca a los autoritarios, incontrolables, agresivos, impulsivos, pesimistas, corruptos y serviles. Es un grupo que ha adquirido las características negativas y socialmente indeseables de las culturas colectivas, a las que comúnmente se les relaciona con el machismo.
También encontramos una investigación realizada en 50 países por Pert Hofstede en 1980 sobre valores culturales, se sostiene por varios investigadores que es la primera investigación transcultural que propone una serie de dimensiones psicológicas que explican las semejanzas y las diferencias en las respuestas de los grupos nacionales.

Existen numerosas definiciones de cultura pero nos aventuraremos a una: cultura como un sistema organizado de significados que incluye actitudes, valores y conductas que es compartido por un grupo de personas y que se transmite de una generación a otra. Como la cultura se define, al menos parcialmente, como un conjunto común de valores. Se le permitió consultar en 1968 y 1972 un cuestionario de valores que se administraba a los empleados de IBM. El tamaño de los datos eran tan inmenso, más de 100.000 entrevistas procedentes de 50 países que permitió hacer comparaciones válidas entre los países.

Primero los datos se promediaron por pregunta para cada país. A continuación las evaluaciones promedio de cada pregunta se factorizaron para identificar las dimensiones comunes básicas entre las preguntas. Con el análisis factorial se obtuvieron cuatro dimensiones que Hofstede llamó individualismo/colectivismo, distancia del poder, evitación de la incertidumbre y masculinidad/femineidad.
Individualismo/colectivos : designa hasta qué punto la identidad se define por las decisiones y logros personales o por el carácter del grupo colectivo al cual estamos ligados más o menos permanentemente. A quienes crecen en una sociedad individualista se les inculca a pensar en función del “Yo” y aprender a cuidarse por sí mismos. Las personas exigen decidir ellas mismas. A los miembros de las sociedades colectivistas se les inculca a pensar en función de “nosotros” y son fieles a su grupo de cuya protección gozan.

Es importante anotar que el 70% de la población mundial es colectivista.


Distancia del poder: designa el aprecio y el respeto existente entre la posición de superior y la de subordinado, así como el nivel de aceptación que tiene la cultura.

Es el grado en que existe un orden social jerárquico en la sociedad. Las sociedades con poca distancia del poder tienden a regirse por leyes, normas y conductas ordinarias reducen al máximo las distinciones de poder. Los subordinados exigen que se les consulte. Se desalientan los privilegios y los símbolos de status. En las sociedades con gran distancia del poder, la gente acepta las distinciones de status como algo normal y no se molesta cuando los que ocupan un status alto ejercen su poder. Los subordinados están acostumbrados a que les digan qué hacer. Se aceptan los privilegios y los símbolos de status, gozando de gran popularidad.


Evitación de la incertidumbre: indica cuánto necesita una cultura las reglas y la estructura formal, lo mismo cuánta tolerancia a la ambigüedad tiene. La búsqueda de la forma correcta de hacer las cosas, y una vez encontrada su institucionalización constituye la esencia de este valor. Por lo tanto se considera que el uso generalizado de reglas aminora la incertidumbre en el futuro. Si la gente sabe que todos los miembros de la sociedad la obedecerán tendrán más confianza en el futuro.

Las sociedad con gran evitación de la incertidumbre tienen den a contar con muchas reglas, mientras que a las que tienen pocas les preocupa más los límites de la libertad de movimiento Hofstede señala que se acepta más el riesgo en los países con poca incertidumbre.


Masculinidad/femineidad: se refiere a la relativa importancia cultural que se le concede a las metas relacionadas con la productividad, la cual requiere asertividad en comparación con las metas que se centran en la armonía interpersonal. En los países masculinos, el trabajo desempeña un papel más importante en la vida de los varones (vivir para trabajar) y una economía de mercado es el ideal. El conflicto se resuelve luchando hasta que surge un vencedor.
En las sociedades femeninas, el valor dominante es el interés por los demás. La gente trabaja para vivir, el ideal es una sociedad con bienestar. Hombres y mujeres participan por igual en el trabajo y en el hogar. El conflicto se resuelve mediante el compromiso y la negociación.
El individualismo se asocia generalmente a una pequeña distancia del poder.

Países mediterráneos, latinoamericanos y sureste de Asia mostraban gran distancia del poder y poco individualismo.


Piases escandinavos (Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia e Islandia) tienen bajos puntajes en masculinidad y en evitación de la incertidumbre
Los países de habla inglesa tienen poca evitación de la incertidumbre y gran masculinidad
Los países latinoaméricanos y del mediterráneo tiene gran evitación de la incertidumbre y sin tendencias claras respecto a la masculinidad/femineidad.
Valores culturales Hispanos
Colectivismo: interdependencia personal, conformidad, susceptibilidad de ser influido por otros, empatía mutua, confianza y disposición a sacrificarse por los miembros del grupo.

Prefieren los grupos afectuosos, cariñosos, íntimos y respetuosos.

Tener u yo interdependiente significa se parte de un tejido social, la vida se centra en pertenecer, encajar, mantener la armonía, mostrar empatía, realizar acciones adecuadas y contribuir a la obtención de las metas ajenas.

Existe preocupación por relacionarse bien con quienes son importantes en nuestra vida, una relación interdependiente significa que mientras promovemos las metas de otros, ellos también nos ayudarán a conseguir las nuestras


Simpatía: guión cultural de los hispanos, tendencia general que pone de relieve la conducta positiva en situaciones agradables y la evitación del conflicto interpersonal y de las conductas negativas. Resalta la necesidad de comportarse en forma cortés y respetuosa, desalienta la crítica, la confrontación y la asertividad. Con ello se favorece relaciones agradables, sociales y placenteras.
Familiarismo: identificación y apego del individuo con su familia nuclear y a su familia extendida, con profundos sentimientos de lealtad, reciprocidad y solidaridad entre sus miembros.

Encontramos tres orientaciones básicas:



  1. Percibir la obligación de dar apoyo material y emocional a la familia extendida.

  2. Utilizar los recursos de los parientes para ayudar y apoya

  3. Utilizar a los parientes como modelos de conducta y de actitudes

Distancia con el poder: las culturas hispana aprecian mucho la conformidad y la obediencia, que respaldan las actitudes autoritarias y autocráticas de quienes detentan el poder. En general se tiene miedo a disentir con ellos, los menos poderosos procuran cumplir con todas las exigencias de los integrantes más potentes de la sociedad. El mantenimiento del respeto personal permite al individuo sentir que se reconoce su poder personal. Este hecho es especialmente importante en el trato con los extranjeros.
Espacio Personal: se ha demostrado que los hispanos prefieren menos espacio personal cerca de 70 cmt mientras los blancos no hispanos cerca de 84 cmts. Se sienten más cómodos cuando están más cerca de la gente y tienden menos a sentirse invadidos si un extraño se les acerca demasiado.
Orientación en el tiempo: se concede más valor a la calidad de las relaciones interpersonales que al momento en que tiene lugar, esto se puede traducir en impuntualidad o en juzgar erróneamente el tiempo dedicado a una actividad.
Roles sexuales: los roles sexuales tradicionales de los hombres son fuerza, control y capacidad de proveer el sustento de la familia.

De la mujer se espera que sea sumisa, sin poder y sin influencia



Los roles sexuales han cambiado revelan la ausencia del dominio del hombre en la toma de decisiones conyugales.
PREGUNTAS


  1. Cuál es el axioma de las ciencias sociales contemporáneas?

  2. El historiador Jaime Jaramillo habla de 3 Hispanoaméricas, describa brevemente cada una de ellas.

  3. Qué significa el concepto de transculturación?

  4. Según Rogelio Díaz como se configura la personalidad?

  5. Cuál es la definición de cultura que se utiliza?

  6. Cuales fueron las 4 dimensiones encontradas por Hofstede en su investigación, descríbalas brevemente.

  7. Como clasificaría a los colombianos teniendo en cuenta lo encontrado en México.

  8. Cuales son los valores culturales de los Hispanos.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos