I. S. B. N. Nº 987-20583-2-6 manual basico de Adicciones Jorge Ruiz



Descargar 81 Kb.
Fecha de conversión01.01.2018
Tamaño81 Kb.
Vistas103
Descargas0


I.S.B.N. Nº 987-20583-2-6

MANUAL BASICO de Adicciones - Jorge Ruiz
INTRODUCCIÓN

Los padres deben capacitarse para conversar con sus hijos acerca de las drogas y de cómo prevenir su consumo. Pero, ¿qué leer?, ¿a quién preguntar?, ¿a dónde acudir?, etc. Esta guía intenta un acercamiento al tema y a contestar las preguntas más frecuentes. La propuesta es que los padres puedan leerlo junto a sus hijos y así poder prepararse para hacerle frente a esta problemática.

Lamentablemente los adolescentes y jóvenes se enfrentarán tarde o temprano ante el ofrecimiento, o la inquietud respecto de las drogas. Es importante entonces afrontar esta situación preparados y fortalecidos desde sus hogares, y con la decisión de decirle “NO” a las drogas. Pero este “NO” debe estar FUNDAMENTADO y CONSTRUÍDO con la ayuda y contención de sus padres.

La familia es de gran importancia en la prevención, porque en su seno es donde se dan las bases de la educación, de la formación de la personalidad de los hijos y desde donde se establecen las relaciones con el exterior.

Si nuestros hijos reciben una educación sólida, desarrollan una personalidad adecuada y se relacionan bien con su entorno (familia, estudios, trabajo, amigos, etc.) estarán preparados para enfrentar su vida sin drogas.

La información que contiene esta guía sobre las distintas sustancias que se utilizan en nuestra sociedad, y las reflexiones que propone acerca de las posibilidades de la prevención, nos pueden ayudar a dar un paso más en la tarea de construir una sociedad menos problematizada por las drogas.

Esta publicación se dirige a todas aquellas personas que están en contacto con adolescentes y jóvenes, y a todas aquellas personas que tienen interés de construir un mundo mejor.
MARCO CONCEPTUAL

El problema de la drogadependencia es un problema complejo, que afecta a las personas que lo sufren, a los familiares y a la sociedad en general. Es un problema que nos atañe a todos.

La situación actual del consumo de drogas en nuestro país es muy distinta a la de hace unos años ya que se han producido cambios en nuestra sociedad y cambios en el tipo de drogas consumidas y en los modos de consumo.

La aparición del consumo de drogas está asociada a la presencia de algunos factores (los factores de riesgo) que son condiciones que facilitan el consumo.

También existen otros factores que protegen frente a las drogas, que hacen más difícil que aparezca el consumo. Estos los tendremos en cuenta a la hora de hacer prevención.

La drogadicción debe ser incluida dentro de una amplia política social concebida como el conjunto de acciones que tienden a mejorar la calidad y el estilo de vida.

Como sociedad, no percibimos el riesgo en el que vivimos. Pareciera que estamos anestesiados, paralizados y que no podemos actuar.

Uno de los significados de la palabra Adicción es: lo no hablado, lo no dicho. Somos una sociedad adicta porque no podemos hablar sobre lo que nos pasa con respecto a las adicciones es como si nos hubiéramos rendido, como si la batalla ya estuviera perdida. Esto es bastante evidente con el aumento del alcoholismo juvenil. Los jóvenes son acribillados permanentemente con propagandas de bebidas alcohólicas («el sabor del encuentro») sin que exista una reacción social frente a esta situación.

Hoy ya no se dice más entre los jóvenes: «vamos a tomar una café», la frase es «vamos a tomar una cerveza», y esto es un cambio cultural muy profundo que a su vez trae consecuencias muy graves. Recordemos que el 50 % de los accidentes de tránsito se producen debido al exceso de alcohol. Y en la Argentina tenemos el triste récord de 20 muertes por día en accidentes de tránsito. Asimismo el alcohol es en la mayoría de los casos la puerta de entrada a otras drogas.

Cualquier campaña preventiva debe ayudar a que la comunidad perciba los riesgos en los cuales vive, es decir, el proceso preventivo es un proceso de sensibilización y concientización.

Para todo esto es fundamental la educación para la salud, la promoción social de estilos de vida, la participación comunitaria, la organización de los sectores sociales y la orientación al mejoramiento de la calidad de vida.

Cuando educamos comunitariamente aumenta la resistencia a estilos de vida que llevan a la drogadicción y el alcoholismo, facilitando la adopción de modos de vida sanos y la percepción del riesgo.


CONTEXTO SOCIAL Y FAMILIAR

En todas las sociedades han existido y existen drogas. Estas drogas se han usado de distintas maneras y con distintos fines (rituales religiosos, terapéuticos, desinhibidotes sociales, estimulantes del rendimiento intelectual y físico, tranquilizantes,

etc.)

Además existen drogas asociadas a la cultura de determinados pueblos (por ej. heroína en Europa, hachís en el norte de Africa, cocaína en América del Sur, etc.). Por eso es importante, para comprender mejor todo lo relacionado con las drogas, conocer el contexto, es decir, el medio social en que se da el consumo de drogas.



El problema de las drogas se manifiesta más claramente en nuestro país a finales de los años 70, coincidiendo con importantes cambios sociales. El momento actual es producto de estos cambios, y conocerlos nos permitirá comprender mejor el contexto social en el que se da el fenómeno de las drogas y el papel de la familia en el mismo.

Las relaciones sociales parecen haberse flexibilizado, dando formas de relación más igualitarias y una permisividad social. Si pensamos en las relaciones que teníamos con nuestros padres y en las que tenemos con nuestros hijos, probablemente encontraremos diferencias. Lo mismo ocurre en las relaciones laborales, en la disciplina en las escuelas, etc.

En lo económico nos encontramos con la desocupación, que es un fenómeno que afecta a toda la sociedad. La falta de trabajo, la dificultad para encontrarlo, la inseguridad de si lo mantendrán o no, las malas condiciones laborales, hacen que los jóvenes tengan menos esperanzas de mejorar socialmente, vean negro el futuro, se desanimen, y pierdan motivaciones.

También nos encontramos con jóvenes que estudian una carrera «sabiendo» que será muy difícil encontrar trabajo, y van perdiendo el entusiasmo por lo que estudian.

Respecto a la familia, se ha pasado de la familia extensa formada por abuelos, padres, hijos, tíos y primos, a la familia nuclear, que está compuesta sólo por la pareja y sus hijos. En los últimos años se están produciendo nuevas formas en la familia: las familias monoparentales, compuestas por un solo progenitor y los hijos, y las familias reconstituidas, compuestas por dos familias monoparentales.

Los miembros de la familia extensa están muy relacionados unos con otros, están en contacto permanente, pueden vivir varias generaciones en la misma casa, se ven a diario, comparten las tareas domésticas. La familia extensa actúa como una «red social » de apoyo, los miembros de la familia se ayudan unos a otros. Estas familias tienen un importante papel en la transmisión de valores y tradicionales. Pero cada vez son menos frecuentes.

Entonces el papel tradicional de la familia como transmisor de valores, de la historia familiar y la tradición ha sido sustituido también, en parte, por la TV, los medios de comunicación y los grupos sociales. Ya no están tan cerca los abuelos o los tíos para contar historias. Las madres tienen que ir a trabajar y tienen menos tiempo para contar cuentos. Las historias se ven por televisión, y las modas y los gustos de nuestros hijos vienen marcados por los medios de comunicación.

Estos cambios dan lugar a cambios en las funciones. La función tradicional de educación y transmisión de valores se ha visto alterada por:

• La desorientación y confusión en los padres, que ya no saben qué valores transmitir a sus hijos.

• La falta de experiencia y conocimiento en pautas de crianza y educación de los hijos.

• La incorporación de la mujer al trabajo.

Todo esto ha contribuido a que la función de educación de la familia fuera delegada en parte a la escuela y a los profesionales.

A esto se le suma la participación negativa de algunos medios de comunicación, que le agrega a esta familia en crisis mayor confusión.

Aclaración: cuando nos referimos a adicción incluimos en este término al alcoholismo y cuando mencionamos adicto incluimos al alcohólico.
¿A QUÉ LLAMAMOS DROGAS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como droga a «toda sustancia que introducida en un organismo vivo puede modificar una o varias de sus funciones», alterando los pensamientos, emociones, percepciones y conductas en una dirección que pueda hacer deseable repetir la experiencia, pudiendo provocar mecanismos de tolerancia y dependencia. A partir de esta consideración, drogas son, por lo tanto, los derivados del cannabis (marihuana), la cocaína, y los opiáceos, como lo son también el alcohol etílico, la nicotina, inhalantes, algunos psicofármacos, y drogas sintéticas

(LSD, éxtasis, etc.).
¿QUÉ ES LA FARMACOLOGÍA?

Es la ciencia que estudia las drogas y los efectos de éstas sobre el ser humano a nivel de los distintos órganos y sistemas del organismo, o sea sus efectos benéficos o perjudiciales, sus vías de absorción, de alimentación y metabolismo, sus dosis tóxicas, su estructura química, etc.


¿A QUÉ LLAMAMOS ADICCIÓN?

Según el diccionario Adicción significa Dependiente.

En la Roma Imperial, a los esclavos se los llamaba adictos. Eran las personas a las que, debido a una deuda que no podían pagar, se les quitaba todo lo que tenían; eran descastados, quedaban sin identidad.

También la palabra Dicción significa: modo de hablar, por lo tanto la palabra Adicción significa la negación de esto, o sea, lo no hablado. Por lo tanto, podemos concluir que un adicto es aquella persona que en lugar de hablar sobre lo que le ocurre, lo expresa a través del acto de drogarse.

En esta etapa la persona vive por la droga y para la droga, debido a que la búsqueda de la sustancia se realiza en forma obsesiva y compulsiva. Se deteriora la relación con sus padres, pareja, hijos, escolaridad, o trabajo.

En esta etapa aparecen las conductas de riesgo como: delinquir, promiscuidad sexual, uso de drogas intravenosas.

Para entender mejor podemos distinguir cuatro niveles diferentes de adicción: experimentación, uso, abuso y adicción.

Experimentación:

En este caso la persona, guiada por la curiosidad, se anima a probar una droga, pudiendo posteriormente continuar el consumo o interrumpirlo.



Uso:

El compromiso con la droga es bajo. Se consume los fines de semana y en oportunidades casuales. No existe deterioro laboral, social o familiar. No presenta episodios de intoxicación. El consumidor sólo busca un cambio de sensaciones. De todas formas, como toda droga genera dependencia física o psíquica progresivamente el sujeto necesita más de la sustancia y puede pasar al nivel de abuso.



Abuso:

El uso se hace regular durante la semana con posibles episodios de intoxicación.

La droga va dirigiendo progresivamente la vida de una persona. El deterioro escolar, laboral, social y familiar se hace más evidente. Su estado de ánimo es cambiante, llevando una vida doble, por un lado una vida cotidiana común y otra adictiva y desconocida por parte de sus familiares y amigos.

Adicción:

Aquí la relación con su familia se comienza a romper, su pareja empieza a plantear la separación; en el trabajo, si no lo perdió todavía denota serias dificultades.

La búsqueda de la droga se realiza en forma obsesiva y compulsiva. Hay prácticamente imposibilidad de realizar abstinencia. Hay un compromiso orgánico con riesgo de alteraciones en su sistema inmunológico.

Hay conductas de riesgo tales como: promiscuidad sexual, uso de drogas intravenosas, con el consiguiente riesgo de contagio de enfermedades infectocontagiosas (VIH, hepatitis, etc.) Su estado de ánimo depende de los ritmos que le marcan su dependencia y la abstinencia.


¿A QUÉ LLAMAMOS DROGADEPENDENCIA?

De acuerdo con la OMS, se entiende por drogadependencia «un esquema de comportamiento en el cual se da prioridad al uso de una sustancia frente a otros comportamientos considerados antes como más importantes».


¿CUÁNDO HABLAMOS DE DEPENDENCIA FÍSICA?

Hablamos de dependencia física cuando el uso recurrente de una droga genera una adaptación fisiológica y biológica por la cual el funcionamiento orgánico del sujeto se ve alterado si no se administra la sustancia, o si la dosis consumida se reduce por debajo de cierto umbral.

Si una vez establecida esta dependencia, se interrumpe o reduce la administración de la droga, aparecerá un síndrome de abstinencia específico. La droga se ha incorporado al metabolismo del sujeto. El organismo se ha habituado a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad.

Sucesivamente se va llegando a niveles progresivos de intoxicación que ponen en riesgo la vida.


¿QUÉ ES LA DEPENDENCIA PSICOLÓGICA?

Se trata de aquel vínculo con la droga caracterizado por el deseo apremiante de experimentar sus efectos, sea porque favorece experiencias positivas (relajación, sensación de fuerza, inhibición del cansancio y el sueño, pérdida de apetito, etc.), sea porque permite rehuir reacciones negativas (aburrimiento, timidez, sensación de incapacidad, frustración, soledad, etc.). Además de su relación con los efectos farmacológicos de la sustancia, tiene que ver con el ajuste psicosocial que el sujeto establece con ella.

En la dependencia psíquica se necesita de la droga en función de una cierta satisfacción imaginativa. Se genera así un hábito.

La fase más trabajosa a la hora de aprender a vivir sin el recurso compulsivo a las drogas se centra en desactivar esta dependencia psíquica, propiciar cambios en la conducta, las emociones y, en general, los estilos de vida del sujeto, que le permitan funcionar psíquicamente (obtener satisfacción, tolerar la frustración, establecer relaciones sociales, mejorar su rendimiento deportivo, etc.) sin necesidad de recurrir a las drogas.


¿A QUÉ SE DENOMINA SÍNDROME DE ABSTINENCIA?

Es un conjunto de síntomas psíquicos y/o fisiológicos que se manifiesta cuando una persona físicamente dependiente de una droga cesa bruscamente su consumo, o lo reduce por debajo de cierto umbral. Es específico para cada sustancia y, aunque su magnitud viene motivada por el grado de dependencia, resulta notablemente condicionado por la interpretación que el sujeto hace del mismo (experiencias previas, expectativas, fantasías, descripciones de amigos, etc.).

En función de cada sustancia, tiene una duración media entre una y dos semanas.

Es un proceso que no conviene minimizar, pero tampoco dramatizar. Sin restarle un ápice de la importancia que realmente tiene, es un momento puntual en la travesía que supone el abandono de estilos de vida asociados a las drogas.


¿QUÉ SE ENTIENDE POR INTOXICACIÓN AGUDA?

Si el consumo de cualquier droga es superior, en dosis o frecuencia, a la cantidad que el organismo elimina, se produce una intoxicación. Esta es aguda cuando de forma circunstancial se produce la acumulación de la sustancia en un tiempo menor del que el organismo necesita para eliminarla. Cuando es grave puede poner en riesgo la vida del consumidor.


¿QUÉ ES LA INTOXICACIÓN CRÓNICA?

Si el abuso de la droga se hace regular, habitual, cotidiano, el organismo recibe diariamente una cantidad de la misma superior a la que consigue eliminar. Los efectos de dicha sustancia se va acumulando, con el tiempo, en el organismo. Se manifiesta a través de fenómenos de tolerancia y dependencia. La intoxicación crónica supone una alteración biológica, psicológica y social en un sujeto permanentemente impregnado de sustancias de abuso.


¿QUÉ ES LA DESINTOXICACIÓN?

Es el proceso de autorregulación o “vuelta a la normalidad” del organismo, tras la supresión del consumo de droga. La desintoxicación física suele durar, dependiendo del tipo y modalidad de droga consumida, entre una y dos semanas.


¿QUÉ ENTENDEMOS POR DESHABITUACIÓN?

Es un proceso más largo que la desintoxicación, en el que el sujeto elimina o modifica los hábitos relacionados con el consumo de drogas.


¿QUÉ SIGNIFICA ACOSTUMBRAMIENTO?

Es la condición del organismo por la cual a través del tiempo es capaz de soportar dosis muy elevadas de drogas, cantidad que en condiciones normales le podrían producir intoxicación aguda o muerte.



ITULO II

Tipos de drogas
DROGAS LEGALES

TABACO


Componentes del tabaco

El componente principal del tabaco es un poderoso alcaloide llamado nicotina.

Se considera el principal responsable de la dependencia física y psicológica que produce el comenzar a fumar puesto que, rápidamente, se transforma en adicción.

A través de la sangre, la nicotina llega al cerebro en siete segundos. Permanece unas dos horas en el organismo hasta ser eliminada, transcurridas las cuales, el fumador vuelve a sentir la imperiosa necesidad de fumar.

El tiempo en que el organismo elimina la nicotina es siempre el mismo pero a medida que la adicción crece, la dependencia psicológica acorta su período entre cigarrillo y cigarrillo.

Otro componente del tabaco es el alquitrán responsable de las distintas formas de cáncer que se le atribuyen al tabaquismo.

El monóxido de carbono es el gas incoloro muy tóxico que penetra en el torrente sanguíneo distribuyéndose por todo el organismo provocando la disminución de la oxigenación de los tejidos.

Las sustancias irritantes provocan que los cilios (como pelos finitos), que tapizan la mucosa del aparato del aparato respiratorio, no puedan llevar a cabo como corresponde la labor purificadora que realizan para limpiar de microorganismos el aire que penetra en los pulmones.

Son los responsables de la tos y el incremento de la mucosidad en el fumador.

La mayoría de las personas que fuman desearía no haber comenzado nunca.

Un estudio realizado hace unos años por la O.M.S. llamado “Los Niños y el Tabaco”, analiza los efectos de publicidad sobre la población infantil y refuta las alegaciones de las empresas tabacaleras que afirman que la publicidad está dirigida únicamente a un mercado adulto en el que sólo se influye sobre la marca de tabaco que se elige.



Enfermedades asociadas al tabaquismo

• Cáncer de pulmón.

• Bronquitis.

• Enfisema pulmonar.

• Presión arterial.

• Ataques cardíacos.

• Acidez y úlceras estomacales.

• Infertilidad, abortos.

• Mal aliento, caries.

• Cáncer de boca y garganta.

• Afecta la irrigación cerebral.

• Dolores de cabeza.

• Arrugas.
ALCOHOL

“El consumo de alcohol creció entre las adolescentes en un 150% en los últimos 2 años mientras que las chicas que más ingirieron esos productos tienen sólo 15 años. En tanto que la edad promedio de inicio en el consumo de diversas bebidas alcohólicas se sitúa, entre las chicas, a partir de los 12 años. El consumo de alcohol entre los adolescentes en general se extiende a todas las capas sociales”. (estas estadísticas corresponden a la Subsecretaría de Prevención de las Adicciones de la provincia de Buenos Aires).

El consumo de alcohol entre los jóvenes es actualmente un verdadero problema social. La forma de consumo de bebidas alcohólicas entre adolescentes y jóvenes constituye la causa de otros comportamientos antisociales que sin duda son ya síntoma de deterioro social.

Los accidentes de transito, los comportamientos agresivos y otros males de gravedad están relacionados directamente con el alcohol, pero no hay que centrarse en que el alcohol es el mal en sí mismo, sino en los tres hechos importantes que se han constatado al realizar estudios sobre este fenómeno.

• Ha descendido sensiblemente la edad de iniciación al consumo.

• Ha aumentado la cantidad de alcohol que cada uno consume.

• Se han modificado los hábitos en cuanto al tipo de bebidas de consumo más frecuente.

Una de las explicaciones que puede darse a los hechos mencionados es que el consumo de alcohol entre los más jóvenes supone un ritual en el intento de reinventar cada día los vínculos de unión entre ellos.

Terminadas las horas de trabajo o estudio, no se tiene un incentivo grupal para las horas de ocio. El ocio para ellos es la libertad de poder agotar las horas con sus amigos, y en general creen que lo grupal sólo es posible mediando el rito del alcohol.

Es como si la relación entre amigos no tuviera sentido y no se pudiera sostener si no es con un vaso en la mano. Recordemos que cuando queríamos salir con alguien (un amigo, una chica) la clásica frase era, “vamos a tomar un café” hoy esta frase ha cambiado por “vamos a tomar una birra (cerveza)”.

En una gran mayoría de los actuales grupos de este tipo de jóvenes consumidores es como si las relaciones entre sí tuvieran una inercia diferente y estuvieran articuladas equivocadamente ya que nadie pregunta qué hacer ni adónde ir mientras el vaso este lleno.

Agotado el contenido, surgen las preguntas. Y es entonces cuando se pone en evidencia que no se les ocurre hacer nada! excepto llenar el vaso otra vez.

¿Qué es la cultura alcohólica?

Una cultura supone un orden, un establecer diferencias, asignar lugares y tiempos para cada cosa, una diferencia entre lo permitido, lo prohibido y lo probable y posible.

Una verdadera cultura alcohólica es aquella en la que jamás se abusa de la misma.

Hay una relación social correcta entre la persona y las bebidas alcohólicas. Unas se toman en las comidas y otras fuera de ellas. Tal bebida es para tal comida, para tal momento o situación. El beber puede significar un momento de placer y nada más.

Se rompe una cultura cuando la ingesta del alcohol no se ajusta a la norma. La mayoría de los jóvenes de la “nueva cultura alcohólica” beben lo que sea, mezclan todo tipo de bebidas y beben hasta sentirse mal, es decir, beben sin norma de placer.

No se pretende la abstención total. Se sabe que el alcohol desde siempre ha sido visto como elemento socializador, pero el aprendizaje de la verdadera cultura del alcohol se caracteriza por:

• La reducción de las cantidades que se ingiere.

• La preocupación sobre la calidad de la bebida.

• Establecer la relación correcta entre tipos de bebidas alcohólicas y situaciones sociales.

• La conversación es el centro de la reunión matizada por el prudente consumo de alcohol y no a la inversa, en que consumir alcohol es la excusa para la reunión.

En edades como son la adolescencia y la juventud, donde paulatinamente se van adquiriendo las normas para una correcta socialización, romperlas a través de precoces consumos de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de no conseguir la adaptación social que se necesita para poder afirmarse luego como adulto.

Enfermedades asociadas al alcoholismo

• Daño del cerebro. Deterioro de la memoria. Psicosis. Alucinaciones. Pérdida del equilibrio. Pérdida de concentración.

• Afecta las glándulas adrenal y pituitaria que ayudan a suministrar energía.

• Ulcera péptica.

• Inflamación intestinal, diarreas.

• Puede despertar el deseo sexual, pero interfiere la capacidad de mantener relaciones.

• Daños en el hígado, cirrosis (destrucción de las células hepáticas). Hepatitis alcohólica.

• Afecta la musculatura cardíaca.

• Produce mal aliento.

El alcohol es una causa importante en los fracasos de los proyectos de vida

Consumir alcohol siempre es un riesgo dado que la costumbre puede llevar al hábito y del hábito, sin darse cuenta, se pasa a la adicción.

Los adolescentes y jóvenes se exponen a más riesgos al beber ya que su organismo está en pleno desarrollo y aún no tienen control total sobre sus emociones.

Problemas Emocionales

En la adolescencia es ya bastante carga tener que superar fuertes y desconocidos sentimientos. El consumo de alcohol puede agudizarlos convirtiéndolos en problemas emocionales que den como resultado:

• Retraso en la maduración emocional.

• Aumento de las tensiones.

• Alejamiento de buenas amistades.

• Disminución de la autoestima.

• Conflictos en la propia familia.

Problemas de Conducta

El consumidor de bebidas alcohólicas aumenta la posibilidad de tomar malas decisiones y pérdida de control ocasionando:

• Peleas.

• Robos.


• Exponerse a riesgos sin sentido.

• Accidentes de tránsito.



Problemas Sexuales

Beber puede hacer perder el control sexual favoreciendo:

• Relaciones sexuales no deseadas.

• Relaciones sexuales riesgosas (SIDA, enfermedades de transmisión sexual)

• Embarazos.

• Violaciones.



Problemas Académicos

Perjudica el rendimiento en los estudios, lo que sin duda va a afectar las probabilidades que el adolescente o joven pueda terminar con sus estudios secundarios así como también de ingresar a la universidad o conseguir un trabajo.



Los adolescentes que beben abandonan los estudios con más frecuencia que los que no lo hacen.

Problemas Legales

Una gran cantidad de adolescentes y jóvenes tienen problemas legales por diversos motivos, como por ejemplo:

• Accidentes automovilísticos.

• Peleas Callejeras.

• Robos.

• Desacato a la autoridad.

Si por cualquiera de estas circunstancias la policía abre una causa, la persona se verá afectada negativamente, en el futuro, cuando necesite sacar un certificado de buena conducta,

Más grave aún es que, lamentablemente en la actualidad hay muchas personas detenidas en unidades penitenciarias producto de un delito cometido bajo el efecto de alcohol o drogas.


MEDICAMENTOS

Desde el principio de la historia del hombre éste ha utilizado sustancias para luchar contra las enfermedades y dolencias.

La mayoría de las sustancias utilizadas como medicamentos hasta fines del siglo pasado eran naturales. La mayor o menor utilización de medicamentos es afín a la evolución socioeconómica de los países. El siglo XX aportó el desarrollo de los grandes laboratorios y con ello la industrialización y comercialización de productos químicos de todo tipo.

Uno de los problemas más serios de las adicciones es la negación a aceptar que el problema existe.

En la mayoría de los casos el adicto niega tener algún conflicto, pero la familia y allegados sí se dan cuenta. En cambio con los medicamentos ni siquiera el entorno familiar acepta que el consumo masivo de diferentes fármacos puede ser provocado por una adicción a los mismos.

Entre los medicamentos más utilizados y abusados están los psicofármacos.


¿A QUÉ LLAMAMOS PSICOFÁRMACOS?

Se designa con el nombre de psicofármaco a todas aquellas sustancias o drogas que incorporadas al organismo por cualquier vía, bucal, rectal, nasal, etc., alteran la percepción, las funciones intelectuales, el humor, la conducta, y los estados de conciencia.

Son drogas lícitas; lo cual significa que pueden ser prescriptas por el médico al paciente con un fin exclusivamente terapéutico. Por la definición precedente se deduce que sólo pueden ser vendidas al público en farmacias y bajo receta archivada, no existiendo por lo tanto venta libre.

En una gran mayoría son las mujeres quienes consumen psicofármacos en forma descontrolada. La acción de uno de ellos es contrarrestada por otro que se toma posteriormente, como cuando consumen algún barbitúrico para poder descansar y a la mañana siguiente se combate la depresión con otro medicamento que contenga anfetaminas o antidepresores.

Esta adicción se puede transformar en un juego muy peligroso, dado que el consumo de muchos de ellos asociados con sustancias como el alcohol puede producir problemas irreversibles.
DROGAS ILEGALES

¿QUÉ SON LAS DROGAS PSICOACTIVAS?

Son las drogas que se utilizan con fines hedonísticos; como la marihuana, cocaína, alcohol, L.S.D., tabaco, etc.
MARIHUANA

La marihuana proviene de la planta CANNABIS SATIVA, de origen asiático, cuyo ingrediente activo es un producto químico conocido como THC. El humo de la marihuana contiene más elementos cancerígenos que el del tabaco. La marihuana actual tiene mayor concentración de ingredientes activos e impurezas, por tanto su uso puede resultar más riesgoso que la utilizada en los años 60. En aquellos años el agente activo, THC, era de alrededor del 3 al 5 %. La marihuana en uso actualmente, tiene un nivel de THC de hasta el 35%. La resina concentrada de la cannabis es conocida como

HASHISH. La vía más común de su uso es en forma de cigarrillos, llamados vulgarmente «porros».
¿QUÉ RIESGOS IMPLICA SU USO?

Son necesarios 20 días para que el organismo consiga librarse de todos los efectos de un solo cigarrillo de marihuana. Conducir un vehículo u operar maquinaria después de fumar un cigarrillo, es tan peligroso como hacerlo después de haber ingerido alcohol, pues la marihuana disminuye la reacción ante estímulos y reduce los reflejos, siendo una sintomatología imperceptible para quien la consume.

La marihuana ocasiona dificultades en el aprendizaje y disminución en el rendimiento.

Los usuarios habituales de marihuana padecen lo que se conoce como «síndrome amotivacional», que es la falta de motivación , fatiga y apatía, y a menudo pierden el interés en las cosas que los rodean y que solían disfrutar, como la escuela, el trabajo, el ejercicio físico, la familia y los amigos.

El uso frecuente puede reducir el impulso sexual y ocasionar daños en las funciones reproductoras, así como llevar a desajustes psicológicos. En algunos casos, ocasiona psicosis tóxicas y deterioro neurológico, además de que causa tolerancia y dependencia, desarrollando lo que se conoce como adicción.
¿QUÉ EFECTOS PROVOCA?

La marihuana, al contrario de lo que generalmente se piensa, no es inofensiva para el organismo y su consumo produce efectos nocivos para el cuerpo y la mente. Torna distraída y «perdida» a la persona que la usa. Confunde la noción de tiempo, dificulta el pensamiento y la concentración, distorsiona la percepción y el sentido de la realidad. Ocasiona además serias alteraciones en la vida social.


¿QUÉ HACER?

Con la marihuana (igual que con otras drogas) lo mejor es evitar su uso. La dependencia puede ser resultado de múltiples factores, tales como aspectos de personalidad, familiares, y de las relaciones sociales, entre otras, independientemente de la edad, clase social, raza, o credo. Por eso, como nadie puede de antemano saber si se volverá adicto, lo ideal es EVITAR CONSUMIRLA AUN POR PRIMERA VEZ.

DECIR NO a las drogas es una opción de cada uno, pues implica elegir un estilo de vida. Nadie puede decidir por otra persona; por lo tanto, hay que asumir la responsabilidad por las decisiones que uno toma.
COCAÍNA

La hoja de coca proviene de una planta que crece en el oeste de nuestra América del Sur, específicamente en la zona de la Cordillera de los Andes.

Desde hace siglos los habitantes de la zona del altiplano la consumen masticándola para paliar el hambre o fumándola para sentir sus efectos.

Durante mucho tiempo la cocaína se popularizó entre las clases sociales más acomodadas e influyentes.

Sus efectos, la creencia de que se trata de una droga «segura» y la aparente ausencia riesgos al consumirla le han valido sobrenombres como «la droga de los ejecutivos», «el champán o caviar de las drogas», etc.

En la actualidad, su consumo es generalizado y, alcanza todos los estratos sociales.

Se consume habitualmente por vía nasal (esnifada) y por vía intravenosa.

¿QUÉ RIESGOS IMPLICA SU USO?

Son necesarios 2-3 días para que el organismo consiga librarse de los efectos.

Los riesgos más comunes son:

• Alteraciones mentales: delirio, agitación, insomnio, irritabilidad, crisis de ansiedad, disminución de la memoria y de la capacidad de concentración. Mención especial merece la llamada «psicosis cocaínica», consiste en un brote de ideas paranoides que llevan a la persona a un estado de confusión, pudiendo producir verdaderas crisis de pánico, cuadros alucinatorios, etc.

• Apatía sexual o impotencia.

• Trastornos nutricionales (bulimia y anorexia nerviosa).

• Alteraciones neurológicas (cefaleas o accidentes vasculares como infarto cerebral).

• Alteraciones cardiocirculares: infartos, hipertensión, hemorragias cerebrales.

• Problemas respiratorios (disnea o dificultad para respirar, perforación del tabique nasal)

• Importantes secuelas sobre el feto durante el embarazo (aumento de la mortalidad perinatal, aborto y alteraciones nerviosas en el recién nacido).

• Alto grado de dependencia psicológica.


¿QUÉ SE ENTIENDE POR PREVENCIÓN DE LAS ADICCIONES?

Consideramos a la prevención como aquel entramado dinámico de estrategias que tienen como objetivo eliminar o reducir al máximo la aparición de problemas relacionados con el uso indebido de drogas, favoreciendo el desarrollo personal, al mismo tiempo que se potencia la participación activa de la comunidad, la cual se encargará de crear soluciones válidas a las situaciones problemáticas existentes (que pueden funcionar como predisponentes a la drogadicción). La comunidad debe tener el verdadero protagonismo del proceso; y de su participación y toma de conciencia depende todo tipo de intervención.

La prevención es además un proceso activo de implementación de acciones y programas tendientes a modificar la formación integral y la calidad de vida de las personas en una acción anticipadora para evitar riesgos y/o reducir la frecuencia de las enfermedades sociales (alcoholismo, drogadicción, violencia, SIDA, etc.)

El dicho popular «más vale prevenir que curar» es válido, no solo en su sentido más literal sino que adquiere mayor importancia cuando lo proyectamos sobre el campo de las adicciones.

El problema de las adicciones requiere soluciones que sean afrontadas por toda la sociedad, porque es en su seno donde se está generando el conflicto, y desde sus distintos ámbitos se han de gestar los instrumentos y estrategias idóneas para afrontar eficazmente el fenómeno.

No es la prevención asunto que competa únicamente a especialistas, sino responsabilidad compartida por toda la comunidad en su quehacer cotidiano (los padres, los maestros, los políticos, los líderes deportivos, las asociaciones civiles, fuerzas de seguridad, etc.). Canalizar el esfuerzo de todos en un proyecto común es el objetivo último de quienes dedican su tiempo (profesional y/o voluntario) a la tarea preventiva, con la doble estrategia de controlar la oferta y disponibilidad de drogas en el escenario social y reducir la demanda que de las mismas realice la población.


BIBLIOGRAFÍA

- ESPAÑA. Plan NACIONAL Sobre Drogas. ACTUAR ES POSIBLE. La prevención de las drogodependencias en la familia.

- BUENOS AIRES. SECRETARIA DE PREVENCIÓN Y ADICCIONES DE LA PROVINCIA. MANUAL PARA PREVENTORES.

- YARIA, JUAN ALBERTO. LA EXISTENCIA TÓXICA.

- DE ZAN, AMELIA MUSACCHIO; ORTIZ FRAGOLA, ALFREDO. DROGADICCION.

- SEDRONAR. PROGRAMA DE PREVENCION COMUNITARIA. RED DE AGENTES DE PREVENCION.



- WASHTON, ARNOLD M. QUERER NO ES PODER. CÓMO COMPRENDER Y SUPERAR LAS ADICCIONES.
Esta obra se terminó de imprimir en los talleres gráficos de Cooperativa Gráfica Los Tilos Ltda. en la Ciudad de La Plata a los 15 días del mes de mayo de 2003



Catálogo: media -> files -> convocatorias
convocatorias -> Anexo I gobierno de la Ciudad de Santa Fe La Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe convoca a prueba de selección de Supervisor Educativo, bajo la modalidad de Personal Contratado No Permanente – Organismo
files -> Reglamento de asociaciones estudiantiles de la universidad de malaga
files -> Img src= data: image/png
files -> Normativa sobre trabajos de fin de máster de la facultad de ciencias de la educación universidad de málaga
files -> Régimen fin de semana (octubre a julio) objetivos del curso
files -> Curriculum vitae académico e Investigador Dr. José calvo gonzalez
convocatorias -> Liceo municipal
convocatorias -> La Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe convoca a prueba de selección de personal para cumplir funciones de Psicologo/a, para la Secretaría de Salud bajo la modalidad de Personal Contratado No permanente. Organismo


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos