Hombre conócete a ti mismo y todo lo demás te vendrá por añadidura”



Descargar 275.43 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión20.03.2018
Tamaño275.43 Kb.
Vistas65
Descargas0
  1   2




HACIA EL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO

Y UNA NUEVA CIVILIZACIÓN. (Parte I)
El hombre entra en conflictos por desconocimiento total de su real identidad.

Hombre conócete a ti mismo y todo lo demás te vendrá por añadidura”


¿Quiénes o que somos? ¿De dónde venimos, cual es nuestro origen, nuestra génesis? ¿Por qué y para que existimos? ¿Cuál es el sentido de nuestra existencia? ¿Para donde vamos? ¿Cuál es nuestro límite? ¿Tenemos una meta, un objetivo que cumplir? ¿Debemos obedecer a algunas leyes naturales? ¿Existen estas y como nos afectan? ¿Tenemos realmente libre albedrio cuyo límite depende de nuestras creencias, fe, sentimientos y seguridad?
Son todas preguntas a las cuales hasta el día de hoy solo se han dado respuestas vagas, muchos intríngulis filosóficos, argumentos con miles de aristas, nada concretos y las tantas que se postulan tampoco están avaladas y/o aceptadas unánimemente por toda la humanidad en conjunto. Lo peor, cada día surgen más, creando más divergencias, radicales enemistades y todo tipo de conflictos sociales.
¿Todo esto, por qué?
¿Porqué hay tan diferentes conceptos y teorías acerca de algo que nos debería unir a todos por igual y que debería entenderse como algo “sui generis” de la especie misma, como es la Vida, el existir de cada uno? ¿O acaso cada raza, población, comunidad humana tiene una esencia natural viviente, un Alma1, diferente a las demás?
Preguntas y más preguntas que trataremos de aclarar.
Es difícil comprender a veces el sentido y el significado de lo que es la Vida, porque como la tenemos tan “a la mano”, mientras la vivimos, que no nos damos tiempo para interpretarla debidamente. Todo marcha aparentemente normal hasta que alguna circunstancia se nos atraviesa y nos hace desviar del rumbo fijado y empezar a mirar hacia algo más trascendente. El vivir la Vida se nos manifiesta en infinitas formas, a cada momento debemos reacomodar, renovar, nuestras ideas, actitudes, sentimientos y emociones. Solo iremos sintonizando con el universo y nuestra naturaleza real, el Alma, en la medida en que vayamos ganando experiencias. Somos seres vivientes, es decir en permanente movimiento, inteligentes y con insospechables capacidades para evolucionar.
A propósito de intelecto la función de la inteligencia es análoga a la de la sensibilidad. El Alma intelectiva recibe las imágenes como los sentidos reciben las sensaciones; su misión es juzgarlas verdaderas o falsas, buenas o malas; y según cómo las juzga, las aprueba o desecha, las desea o las rehúye. Es, pues, la inteligencia, la capacidad de juzgar las imágenes que los sentidos proporcionan. Nadie podría aprender o comprender algo, si los sentidos no le enseñaran nada; y todo lo que se piensa, se piensa forzosamente como ideas. Mas el intelecto no tiene nada que ver con la imaginación: es el juicio emitido sobre los objetos de la imaginación, y los declara falsos o verdaderos, buenos o malos.

 
Como el acto de sentir es idéntico al objeto sensible, así el acto de entender es idéntico al objeto inteligible. Esto significa que cuando el intelecto comprende, el acto de su comprensión se identifica con la verdad misma, con el objeto entendido; más precisamente se identifica con la esencia sustancial del objeto mismo. Por lo cual dice Aristóteles2: "la ciencia en acto es idéntica con su objeto" o más en general, que "el Alma es, en cierto modo, todos los entes"; efectivamente, los entes son o sensibles o inteligibles y mientras la ciencia se identifica con los entes inteligibles, la sensación se identifica con los sensibles. 
Hay muchas ideas iguales con distinta trascendencia y consecuencia, porque estamos en un mundo donde prevalece el concepto materialista de “ver para creer” y la dualidad. En el enfrentamiento (la lucha) con la dualidad (de doble carácter), van pulverizando, apartando, escondiendo y alejando la sabiduría universal, el fiel de la balanza es cada día más difícil de equilibrar. En muchas filosofías hay incongruencia, falta veracidad. Hay muchas reglas distintas, diferentes a las sabidurías del conocimiento sobre nosotros mismos.
¿Es acaso tu ser, intelectual y sensorial, buen artífice (autor) de esta sabiduría o todo te ha sido inculcado? ¿Cuánto de lo que hay en tu bodega mnemótica es originalmente tuyo y cuanto te ha sido empotrado, incrustado? ¿Cuánto de lo que hay alojado en ese maravilloso archivador (la psiquis) has tenido oportunidad de filtrarlo, analogarlo, antes de permitir que se enquistara atiborrándote de creencias y conceptos? ¿Estás seguro que al aceptarlos y “apropiarte” de ellos son verdades “de facto”?
Hoy empiezan las personas a pensar en su comportamiento y participación en los acontecimientos de interés general. Se empieza a despertar conciencia en el amanecer de un nuevo milenio. Hay necesidad de informarse, instruirse, de “estar al día”. Los conocimientos no deben tomarse a la ligera, hay demasiada información. No se debe habituar (acostumbrar) hacia una sola tendencia.
El ser humano es polivalente, multifuncional, con capacidad para instruirse mejor en cualquiera de las artes y profesiones que ha ido creando, sin embargo nos guían hacia una inhumana estratificación cada vez más fragmentada y especializada, alejándonos de altruismos, del Amor al prójimo, de la sensibilidad social, la compasión, la bondad y tantos otros valores, dones y virtudes gratos y amables con una progresiva y digna evolución.

¿Qué parámetros establecidos hay para evolucionar? ¿Estamos regidos por leyes naturales o por las inventadas por nosotros? ¿El Hombre, como parte integral del Universo3, está obrando con respeto a esta y su propia naturaleza?


Los parámetros establecidos en el mundo material, las leyes del hombre, no son las que nos debieran regir, pero nos mantienen cautivos. La inteligencia no es inteligencia cuando es regida por otros, llámense reyes, gobernantes, dictadores. El intelecto, la inteligencia, es un don innato privado y muy propio de cada ser humano, bajo la responsabilidad y control voluntario de cada quien. No deberíamos permitir que nos la manejen por “control remoto”.
Hoy el actual sistema cultural, político y socioeconómico impide al hombre que su Alma evolucione y avance en experiencia, conocimiento y calidad de vivir la Vida, con todos sus atributos (dones y virtudes), vetando información sustancial.
Muchas cosas tienen que cambiar. El vivir la Vida está lleno de procesos importantes, no hay que sentirse derrotado. Hay que liberar todo lo que nos hace daño, lo superfluo, lo incomodo, lo pesado. Hay que empezar ahora mismo hacer aseo, limpiar, corregir, ordenarnos y equilibrarnos con nuestra esencia vital. El peor error que puede cometer el hombre es que una vez reconocido un error no se esté dispuesto a corregirlo. Un error solo es reconocible cuando aparece otra opción, otra alternativa, una propuesta diferente, ya que en ausencia de esta, el error seguirá siendo esa “sacrosanta verdad” que errónea y artificiosamente sostenemos.

Declaramos que somos soberanos de nuestros actos, sin embargo somos un libro abierto a las pasiones y el descontrol de nuestras emociones ante el más leve estimulo externo.


¿Entonces tenemos lo que nos merecemos por obvias razones, porque es lo que hemos permitido y aceptado? ¿Realmente hemos participado en la forja de los acontecimientos o nos fueron impuestos y estamos cosechando frutos de huertos ajenos?
Cada quien se forja su propio destino, su propia dicha o infelicidad. Hay que recordar que nadie en este planeta es mejor ni peor, psico-bio-energéticamente entendido, todos estamos en el mismo proceso de evolución. Caso contrario no estuviéramos aquí.
Liberemos todo lo que nos hace daño. Hay que empezar a descubrir que es lo que nos produce miedo, dolor, ya que ello será el causante de nuestras enfermedades y penurias. Para desarrollar una técnica de entrenamiento para ese desbloqueo es preciso dar una orden a la mente, determinando sobre lo que vamos a trabajar, seleccionar lo valioso y lo inservible. El trabajo es individual, todo está a tu disposición. Tenemos el poder de transformar nuestra Vida.
Empezar a entrenar la mente, tomando nuestras propias decisiones para que armonicen con nuestra Vida y sus actitudes. Es hacer un convenio tripartito Mente-Cuerpo-Espíritu. Pensamiento, Sentimiento, Emoción bajo el control de la Voluntad.
Cuando tengamos dominio sobre nuestra mente (pensamientos), nuestros actos dejarán de esclavizarnos. “Escuchad con el corazón, es allí donde nace la intuición”. El proceso de cambio solo podrá partir de nosotros mismos. Necesitamos mucha disciplina y voluntad para que podamos cumplir con nuestra misión.
Preguntémonos…
¿Qué estamos haciendo en la Tierra? ¿Hacia dónde encaminamos nuestras Vidas?
Si queréis seguir permaneciendo con vendas sobre los ojos, sin mirar para dónde encamináis vuestras Vidas, es vuestra decisión.
¿Estáis buscando refugio en placeres materiales?
Entonces vuestra felicidad va unida al fracaso porque habéis construido la Vida en límites externos, materiales, creando muchas expectativas en lo intrascendente, que al no cumplirse os causarán demasiados sufrimientos que obnubilarán desde la inquisidora razón, pasando por la instintiva e intuitiva analogía, hasta la multidimensional y holística sabiduría. Es decir estaréis afectando vuestros planos de la Conciencia; la Conciencia Consciente, la Subconsciente, el Inconsciente, el Supra consciente y el Penta consciente.
El que quiera vivir realmente, cuida y guarda la “llave” de su Vida y libera el cerrojo de obstáculos, de apegos, de sufrimientos. Sólo consigue Amor el que se libera a sí mismo. Solo puede Amar aquel que se hace y es Libre.
El cuerpo físico es el estuche del Alma donde se aprisionan los Egos, los defectos. Es de valientes enfrentar el reto y liberarse de esas prisiones.
Nos han dotado de una casa que es nuestro cuerpo, cuidémosla. Somos una máquina perfecta, perfectamente sincronizada. Hemos recibido las credenciales que son nuestra identidad, como poseedores de naturaleza individual para que podamos cumplir con la misión de nuestras Vidas, medrar.
Se nos ha dotado de una preciosa Vida para que la disfrutemos con Amor y alegría. La Vida es perfecta y los dones y virtudes sus mejores atributos.
Sin embargo, ¿sabemos (conocemos y entendemos) nuestra misión (finalidad, objetivo)? O en otras palabras: ¿hacemos algo para que efectivamente nos hagamos libres? ¿Ganarnos esa Libertad?
Recordemos las consejas de un Gran Maestro; “Estas enseñanzas os hará libres”. ¿Las hemos seguido?
La finalidad es avanzar hasta llegar a la consciencia de saber que todo lo debemos trascender. El individuo al conectarse con su ser interno, descubrirá su verdadera esencia. Podrá empezar a vislumbrar porque “El micro universo es a imagen del macro universo”. Concluyendo que forzosamente debemos evolucionar, integrarnos más estrechamente con toda la omnipresente naturaleza espiritual Divina (Acercando e integrando -“Espiritualizando”- nuestra Alma).
La espiritualización del Alma significa precisamente sutilizar, trascender nuestro concepto de existir materialista y “desmaterializarnos”, trascenderlo de lo material, posesionándolo tal como le corresponde en el multiverso y eterno mundo invisible. Así como se tienen obligaciones materiales, así también se tienen obligaciones sutiles (almicas, celestiales, espirituales). El que se niega por negligencia a la evolución está retardando o aniquilando su avance, su Vida.
Se aproxima un cambio, una nueva edad, una nueva época; esta etapa es parte del proceso de aprendizaje del hombre; es el punto preciso, para quienes en y con la Vida están cometiendo errores. Errores de identificación, comprensión y valoración de sí mismos.
El gran evento, acontecimiento importante e inminente, el gran cambio de los conceptos y criterios sobre la Vida se aproxima. A lo largo de la historia fue y ha sido esta animosa Esencia Vital, desconocida por la poca importancia que el hombre le ha dado a los procesos de cambios más trascendentales en su evolución, en su transformación, la única que realmente a permitido la preservación de la especie.
Nuestra especie ha olvidado su origen, hemos hecho caso omiso a los llamados instintivos de la sobrevivencia y la integralidad. No hemos atendido la voz de la Conciencia. Estamos estancados, atascados en una cultura inhumana, una “civilización” antinatural. El retorno hacia nuestra evolución se está haciendo demasiado lento, se pierde mucho esfuerzo en lo intrascendental. El tiempo y la oportunidad apremian, es ahora y debemos aprovecharla para dejar huella a las futuras generaciones.
Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha hecho de su Vida una total confusión. Hay desprecio e ignorancia por la Esencia Vital, porque no se permite interpretar significativamente al Alma, desviando y fascinando la atención en lo material. Sin llegar a entender cuan cerca está nuestro máximo tesoro, nuestra RIQUEZA ABSOLUTA: “Más cerca de vuestras manos y pies, más cerca que vuestro aliento”. Debemos aprender a mirarlo con los ojos de la inocencia (Pureza) de los infantes. “Haceos como niños
No se llega a la Tierra a explotar y a atacar a otros, donde unos luchan por morir y otros por sobrevivir. Ignora el hombre que el Planeta es un complejo campo de información pletórico de actividad y permanente movimiento. Un gimnasio, el aula obligada de estudio, donde debemos aprender las lecciones necesarias para la evolución, es aquí donde el medio nos empuja a crecer. Hoy ese medio nos exige un cambio.
La cultura ha maquillado el conocimiento. Hay demasiado maquillaje para nosotros, el maquillaje es un disfraz. Disfrazamos el cuerpo, disfrazamos el Alma, la verdad, la sabiduría están disfrazadas.

Envolvemos el cuerpo en telas de colores, envolvemos el Alma en velos de ignorancia. Insensatos somos al creer que podemos disfrazar la verdad, porque ella permanece incólume (ilesa, libre de daño) en el corazón de cada ser, más grita permanente e incansablemente por auxilio, por llamar la atención y son muy pocos quienes acuden a su llamado. Muy pocos. Pero cada día que pasa seremos más.


Nuestros movimientos son relativos, el tiempo es relativo, está en la mente, cuando expresamos pasado, presente y futuro, todo es ahora. La teoría del hombre es cuerpo-tierra (un vivir material), aunque los cuerpos son iguales en su composición, son diferentes en evolución. A partir del mundo terrenal las fuerzas están dirigidas al magnetismo (fuerza de atracción). El corazón, es la fuerza de atracción más poderosa, centro gravitacional de la vitalidad. El Centro (chakra) Cardiaco.
La mente es un regulador. La elevación, el estancamiento o la degradación están en tu mente. El camino hacia la evolución (transformación), se hace tan largo o corto como lo queramos.
El hombre permanece gran parte de su Vida cuidando su estatus social, su condición material e intelectual, crea y forma necesidades tratando de mantenerse para que la sociedad no lo margine. En esa desazón, en esa ilusión va transitando el hombre caminos espinosos, creando un mundo de irrealidades. Saturando cada vez más su bio-campo con información desnaturalizadora que solo le acarreará dolorosas enfermedades.
El hombre es libre desde el momento en que aprende y sabe familiarizarse con la naturaleza, la humildad, la necesidad, todo lo que el hombre crea, fabrica fuera de sí, materialmente, es transitorio, tiene fin. El trabajo es interno.
En esta etapa de la Vida Planetaria mirad a vuestro alrededor, todo es efímero. Observad que todo se va diluyendo lentamente, la única luz eterna es la del Alma espiritualizada, todo depende del grado de Conciencia, a medida que se va acrecentando el poder interior, se darán cuenta que todo en el pluridimensional multiverso es renovación, movimiento.
Las batallas que gana el orgullo material las pierde el Alma.
El orgullo material, la primera debilidad del hombre que debemos vencer. Cuando te dejas dominar por el orgullo material, ese día sin darte cuenta matas tu dicha, tu alegría, tu felicidad.
El Orgullo solo es permitido para reconocer la Riqueza Absoluta del Alma.
El que no es humilde y funde sus energías en el orgullo material, es un desdichado y llegará a convertirse en gran víctima de su procedimiento.
Somos arquitectos atrapados en nuestra propia construcción (materia), estamos construyendo un mundo de banalidades ¿Por qué nos empeñamos en seguir atrapados en nuestros propios errores, donde el deseo nos atrapa y el sufrimiento nos azota? ¿Qué nos hace sufrir tanto?

...!Los apegos!!. Los apegos condicionan la Vida, frenan la evolución, detienen, entorpecen y nos desvían del camino y privan de la libertad a las Almas.


La Vida no es de apariencia. Los verdaderos bienes son invisibles y eternos, a ellos debemos aspirar sin distraernos ya que es nuestra única verdad. No nos encontramos en verdadera armonía cuando tenemos nuestros pensamientos en saciar deseos terrenales.
¿Por qué se empeña el hombre en atesorar dinero y bienes materiales, si cuánto más obtiene, más vacía está su Alma? ¿Qué frutos cosecha el hombre si de angustias y apegos hace de su Vida una prisión? ¿Acaso no se da cuenta que la Vida, el Alma, pertenece al mundo celestial, sutil, invisible, pero es lo único real y verdadero que tiene?
Se es verdaderamente libre, cuando dejas en libertad todo lo que te rodea y lo haces con la delicada influencia del corazón, la voluntad individual es factor determinante, la plena decisión es de cada cual. El dinero no determina el valor del hombre, nadie desde lo sutil del Alma, aventaja a otro con cosas materiales.

El materialismo es una forma absorbentemente denigrante de Vida. Todas las pertenencias y permanencias terrenales son efímeras (pasajeras). Estos días son momentos apremiantes para la evolución.


Este es un llamado de atención, hay mucho por aprender, el hombre no necesita cosas, necesita lecciones. Lecciones que le permitan entrenar, entusiasmada, entretenida y evolutivamente nuestros dones y virtudes innatos, todos los potenciales de la psiquis.
¿Porqué no empezar a canjear, a cambiar, cosas materiales por tesoros mentales, psíquicos?
No se preocupen por el “qué dirán”, si los actos son conscientes y el Alma está tranquila, déjelo al multiverso, a la “divina Providencia”. Haced un verdadero reconocimiento de los verdaderos valores, los Dones y Virtudes del Alma, algo que la inmensa mayoría, todavía, desconocemos, no los hemos encontrado, despertado y menos activado, hasta el momento. Debemos trabajar muy duro en nuestra preparación para obtener una mejor calidad de Vida.
¿En dónde está la calidad de Vida? ¿Acaso creen que en los bienes materiales a costa de incumplir obligaciones o deberes que se debieran tienen consigo mismo, con lo que es perteneciente al reino celestial, lograrán alcanzar un bienestar duradero?
El inicio de la sabiduría está en el deber consigo mismo, su Vida es responsabilidad de cada cual. Identificarse, comprenderse y valorarse son los principales pasos para lograr el equilibrio, hay que buscar el equilibrio, la armonía con el multiverso. Equilibrarse con el pluridimensional multiverso nos lleva al Amor.
Para llegar al Amor Universal, debemos conocernos a nosotros mismo, conocer nuestro origen, la causa (esencia) de nuestra existencia. Nuestra Alma, nuestra naturaleza vital. La Libertad. Lo que conocemos amamos, a lo desconocido tememos.
Que doloroso para aquel que se encierra en su egoísmo. Los necios (ignorantes) de corazón, que tienen cerrados sus ojos, oídos y sensaciones al cambio, a la evolución, a la transformación, al Amor se niegan a sí mismos. Si queréis entender y sentir el Amor, aprended la libertad, solo al ser libres podremos disfrutar la armonía y felicidad que otorga el Amor.
Estos mensajes, no van para aquellas mentes en cuyo pensamiento se hayan sembrado ideas preconcebidas, enchufados dogmas de religiones e ideologías, son para quienes tengan suficiente fuerza en sí mismos para hacerse libres. Un mensaje de liberación solo puede llegar hasta una mente abierta a la evolución, una mente libre. Estos son mensajes de unificación para un mundo separado, dominado por la ilusión material, dividido por fanatismos, dogmas y prejuicios culturales, subyugados por la misma tiranía de la “civilización”. Es momento ya de romper con muchos sistemas establecidos en ella como “irremplazables”.
No se trata de desvirtuar criterios, conceptos, tradiciones, hábitos, que en su momento cumplieron sus objetivos, se trata de dejar de lado muchas cosas, todas esas que no han permitido a la especie convivir en paz con sus congéneres y la naturaleza misma, conceptos terrenales, materialistas. Retornando hacia lo ético, ecológica, económica, evolutiva y psicobioenergéticamente.

Esta enseñanza, este mensaje, es la dulce esperanza de cambiar la cultura, la cultura de vivir la Vida en este planeta, para trascender en la evolución consciente y voluntariamente y poder, aunados, disfrutar por siempre de la dicha y felicidad de vivir esta existencia, dejar de sufrir, de hacernos daño, de degradar el medio ambiente. Un cambio que nos merecemos todos los que habitamos este Planeta, nuestro hogar y única y contaminada nave espacial en este pluridimensional firmamento multiversal.


Es sorprendente la resistencia que se impone hacia un cambio y nuevamente es eso, ver pueblos enteros que se pierden en la inconsciencia, en un estado de vaivén, de caer y volver a caer en los mismos errores, llevando la Vida con un giro al revés, totalmente contrario haciéndola exclusivamente terrenal, a lo que debió ser su ruta suprema, espiritualizar el Alma. Hoy todo lo abarca la materia, por estar en esta rutina se han perdido de conocer el vastísimo universo de lo impalpable, del Alma. La base de toda porción de Vida, está en una verdadera transformación, volver a empezar y no volver a caer en los errores. La atención debe estar dirigida hacia el mundo sutil del Alma, el mundo invisible, sutil, celeste (celestial), de luz y claridad, eso es lo fundamental.
Cuando se transita por el camino de la luz, todo se transforma, la mente se transforma, el pensamiento se transforma, el cuerpo se transforma y la justicia aflora en el corazón humano. Aflora la compasión, la humildad, la sencillez, la solidaridad. Esto debe quedar muy claro, éstas son las verdaderas mutaciones, la transformación de sí mismos, la relación a esta correspondencia debe dar sus frutos. Estar en concordancia con la única Ley valedera de la Naturaleza: “Preservar y conservar en Armonía todo lo creado (lo que existe)”
Somos parte de la literatura Universal porque todo está grabado en el interior de cada Uno, en su Ser. Tenemos la génesis repartida entre cielo y tierra. Todas las partículas del Universo están puestas en nosotros. Si solo la luz de nuestros ojos materiales pretenden comprender cuán grande es la Creación, cuán inmensamente maravilloso sería si la pudiéramos contemplar con los ojos celestiales del Alma.
El único misterio que todavía hay en el mundo, es la Vida, porque el hombre no se conoce a sí mismo. La Divina Identidad Celestial del Ser es algo insospechado por el hombre actual. El Ser es lo real, la esencia, la síntesis, el ser humano es energía pura, presa (cautiva) en el cuerpo del hombre, en los laberintos de su cerebro, de su sistema nervioso, endocrino y todos los demás sistemas. Con la mente, aptitud del Alma (lo mental es para el Alma como la palabra lo es para el cuerpo, su expresión), podremos descubrir la maravillosa majestuosidad del Ser y del universo.
Somos una partícula del universo, una fibra simbólica en el cosmos a su imagen y semejanza, a partir de ella todo nos ha sido dado como protagonistas de nuestra propia Vida. La Vida es interminable, el fin no existe, todo crea y se recrea (crea de nuevo), todo es Vida, es la ley de la existencia fuente inagotable del ser. La Vida es eterna y nosotros somos esa Vida. Debemos aprender a conservarla de lo contrario se diluirá, extinguirá, adviniendo irremediablemente la verdadera muerte, la segunda muerte del cual nos hablan las Enseñanzas, la extinción de la Conciencia.
En nuestro devenir terrenal lo único que cuenta es la existencia, el Ser. La Vida es de instantes, por esta causa somos eternos. La libertad es eternidad, la eternidad es la Vida. La Vida es según la vivamos, todo se encuentra diseñado para ser felices.

La Vida es un cáliz con el néctar de los sueños, esperando hacerse realidad, los actos de la Vida siempre deben ser para beneficio de esa Alma, de ese Ser y así lograr impregnarle el verdadero sentido a la Vida.


El Alma florece de la semilla del Divino Espíritu, en terreno abonado germinará, en terreno árido no florecerá. La Vida no es de complicaciones, nuestra Vida está llena de acontecimientos, hoy totalmente desproporcionados, pero son oportunidades inmensas para que nosotros encontremos el sentido real de la existencia. Se va cambiando en la medida que las circunstancias permitan que vayamos haciendo de la Vida el paraíso que hayamos soñado. La Vida es toda una ciencia de retroalimentación, aprendiendo de las experiencias, le damos el ritmo a la Vida de acuerdo a la vibración en que nos encontremos, de acuerdo a la consciencia que tengamos.
La vibración y la consciencia nos la otorgan nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, nuestras propias valoraciones, nuestras propias creencias. Nadie más tiene derecho a juzgarnos (cambiar nuestras vibraciones), solo nosotros regimos sobre nuestra existencia. Lo único que debemos respetar es la Ley Universal de la Armonía: “No atentar contra la naturaleza de las cosas creadas, preservar el orden de la creación4. Debemos mantenernos en sintonía con todas las obras creadas. Es más, debemos coadyuvar a mantener el equilibrio ya que tenemos la potestad de regir sobre ella. Ahí está la trascendentalidad de nuestra existencia. Por ello la complejidad de nuestro campo de información nos ha permitido “poseer” nuestros bienes5 y atributos.
Potencialidades que en la actualidad, muy lamentablemente, desconoce la inmensa mayoría de nuestros congéneres, pues su atención (vigilancia) y disciplina están desvirtuadas (fascinadas) por lo material. Hacia ella las han encaminado aquellas culturas que todavía insisten en querer aprisionarnos y someternos a los vejámenes de la esclavitud. Solo conociéndonos nos haremos libres.
La historia vital de cada quien se escribe de acuerdo como se haga el recorrido, como se actué y ello queda grabado en el Alma. Para darle a la Vida la experiencia de la realización verdadera (felicidad) debemos cumplir con los deberes con estricta vigilancia y disciplina.
¿Cuantos han botado, desperdiciado, su Vida, triste y desprevenidamente y no están en la labor de encontrar el verdadero sentido de la existencia?
Nos hemos olvidado que somos el único responsable de ella.
Las dos claves imprescindibles de entender son: El nacimiento y la muerte. Esta es la ley de renovación (evolución), se nace realmente cuando se muere terrenalmente, así cuando el hombre empieza a morir en la Vida terrenal, empieza a vivir a la Vida Sutil del Alma. La muerte es una estación donde se cambia de vehículo (el cuerpo físico), para continuar con el aprendizaje y servicio en otros mundos sutiles (celestiales).
Lo que llamamos fantasmas, son formas astrales (sutiles) que en su proceso de desmaterialización, no son conscientes de su real estado natural, su estado sutil.
Muerto es aquel que sigue pegado a su pasado. La primera muerte no es definitiva, es simplemente una crónica, ciclo (orden natural) breve para la mayoría, la historia de los tiempos terrenales. Es un abrir y cerrar páginas respondidas, laboradas, sustentadas (sostenidas) en la materia. Un tránsito para adquirir conciencia de nuestra realidad inmortal. Una opción de corregir, de retornar espacialmente al camino extraviado.
¿Quién de vosotros no quiere estar consciente de ello a la hora del acontecimiento?
Es importante aprender que el Ser vital no es un sueño inútil. Con un voluntario y entusiasmado deseo de entendimiento, fe y Amor hacia nosotros mismos, es fácil sentir la alegría de vivir la Vida. Cuando este sentimiento le llegue, entreténgase expansiva, entusiasmada y efectivamente a explorarlo, analizarlo, comprenderlo y disfrutarlo, ello se logra entrenándose.
Llegaremos a ser verdaderos humanos, cuando hallemos correspondencia armónica entre lo interno, el Ser y lo externo, lo ecológico. Cuando nuestra conciencia conscientemente despierte a la realidad del Alma, junto al Espíritu Divino, con criterio y lucidez propia, lucidez mental, claridad, capacidad de observación hasta llegar a sí mismos, porque es la meta que debe culminar cada Alma, encontraremos el Amor. Identificarse, comprenderse y valorarse como un Ser con capacidades infinitas y eternas, siempre y cuando sepa cuidar de su propia existencia, de mantener limpias y puras (inmácula) sus vestiduras.
A propósito de cómo se pudiera experimentar el trascender, salir de esta primera etapa evolutiva, dar el primer paso en el escalón dimensional traigo a colación la vivencia de Mellen-Thomas Benedict de cuya experiencia el Dr. Kenneth Ring, eminente investigador de estos fenómenos, ha expresado: "Su historia es una de las más notables que he encontrado en mi extensa investigación de las experiencias de muerte clínica."
Habla Mellen: “….la siguiente cosa que recuerdo es que estaba plenamente consciente y de pie. No obstante, mi cuerpo yacía en la cama. Me parecía estar rodeado de oscuridad, sin embargo podía ver cada cuarto de la casa y el techo, e incluso bajo la casa. Brilló una Luz [Es como la luz, las estrellitas en un solo fulgor, que se ve cuando recibes un golpe, pero sin desaparecer, permanece ahí “encendida”]. Me volví hacia ella y percibí su similitud con lo que otros han descrito en las experiencias de muerte clínica. Era magnífica y tangible y fascinante. Quería ir hacia esa Luz igual como querría ir hacia los brazos de mi madre o padre ideales. Cuando avancé hacia la Luz, supe que si entraba en Ella, sería la muerte. De modo que dije / sentí "Por favor, espera. Me gustaría hablar contigo antes de seguir. Toda la experiencia se detuvo. Descubrí que estaba en control de la experiencia. Mi pedido fue aceptado. Tuve una conversación con la Luz. Esta es la mejor manera en que puedo describirlo. La Luz se transformó en diferentes figuras, como Jesús, Buda, Krishna, imágenes arquetípicas y signos [de acuerdo a las creencias religiosas o filosóficas de cada quien así mismo serán las personificaciones que “adopte” dicha Luz] Pregunté en una especie de telepatía "¿Qué es lo que está pasando aquí?". La información me fue transmitida en el siguiente contexto: “Nuestras creencias configuran la clase de retrospección que recibimos, así: Si uno fuera un budista, un católico o un fundamentalista, recibirá una retroalimentación de las imágenes que le sean familiares. Tomé conciencia de una matriz de Sí Mismo Superior, un canal hacia la Fuente. Todos tenemos un Sí Mismo Superior o una parte supra-anímica de nuestro ser, un conducto. Todos los Sí Mismos Superiores están conectados como un Ser, todos los seres humanos están conectados como un solo Ser”. Fue la cosa más bella que jamás hubiera visto. Era algo así como el amor que uno siempre anhelara, y era la clase de amor que cura, sana, regenera. Estuve listo para irme en ese instante. Dije "Estoy listo, tómame". Entonces la Luz se transformó en lo más hermoso que pudiera imaginar - un mándala de almas humanas en este planeta... pude ver que éramos las más bellas creaciones... elegantes, exóticas... todo….
..no puedo encontrar palabras para expresar como, en un instante, cambió mi opinión de los seres humanos. Dije / pensé / sentí "¡Oh Dios, no me había dado cuenta!" Quedé asombrado al ver que no había maldad en ningún alma. Las gentes pueden hacer cosas terribles debido a la ignorancia o a carencias, pero ningún alma es mala. "Lo que la gente busca - lo que la sustenta - es amor" me dijo la Luz... "Lo que distorsiona a las gentes es la falta de amor."… Las revelaciones siguieron y siguieron. Pregunté: "¿Significa esto que el género humano será salvado?" Como estruendo de trompetas que diseminó una lluvia de espirales luminosas, la Luz "habló" diciendo "Te salvas, sanas y redimes tu mismo. Siempre lo has hecho y siempre lo harás. Fuiste creado con el poder para hacerlo desde antes del principio del mundo." En este instante me dí cuenta que ya había sido salvado. Se lo agradecí a la Luz de Dios con todo mi corazón. Lo mejor que pude expresar, fue, "Oh Dios amado, Universo amado, Gran Sí Mismo amado, yo amo mi Vida". La Luz pareció inhalarme más profundamente, absorbiéndome. Entré a otro ámbito más profundo que el último y percibí una enorme corriente de Luz, vasta, rebosante, honda. Pregunté qué era, La Luz respondió "Este es el Río de la Vida. Bebe de esta agua-maná hasta saciarte." Bebí extático. Repentinamente pareció como si fuera propulsado velozmente lejos del planeta, sobre este Río de Vida. Ví como la Tierra pasaba volando. El sistema solar pasó como una exhalación y desapareció. Volé por el centro de la galaxia, absorbiendo conocimiento a medida que avanzaba. Aprendí que esta galaxia –y el Universo entero– está rebosante de muchas diferentes variedades de vida….
ví muchos mundos. No estamos solos en este Universo. Parecía como si todas las creaciones en el Universo me pasaran veloces y desaparecieran como puntitos de Luz. Entonces apareció una segunda Luz. Cuando entré en Ella, pude percibir para siempre, allende el infinito. Me encontraba en el Vacío, la pre-Creación, el principio del Tiempo, la primera Palabra o vibración. Descansé en el Ojo de la Creación y parecía que tocaba el Rostro de Dios. No era un sentimiento religioso. Simplemente yo era Uno con la Vida y la Conciencia Absolutas…


…seguí en el río directamente hacia el centro de la Luz. Me sentí envuelto por la Luz cuando me inhalaba nuevamente con su aliento. Y era obvia la verdad que no existía la muerte; que nada nace y nada muere; que somos seres inmortales, partes de un sistema viviente natural que se recicla interminablemente a sí mismo. Me tomaría años asimilar la experiencia del Vacío. Era menos que nada y, sin embargo, mayor que cualquier cosa. La Creación es Dios explorando al Sí Mismo de Dios por todos los modos imaginables. A través de cada cabello de sus cabezas, a través de cada hoja de cada árbol, a través de cada átomo, Dios explora el Sí Mismo de Dios.
 Lo ví todo como el Sí Mismo de todos. Dios está aquí. De eso es lo que todo se trata. Todo está hecho de luz; todo está vivo. Le pregunté a Dios "¿Cuál es la mejor religión en el planeta? ¿Cuál es correcta?" Dios dijo con inmenso amor "No importa". Qué gracia tan increíble. No importa de qué religión seamos. Las religiones vienen y van. Cambian. El budismo no ha estado aquí desde siempre, el catolicismo no ha estado aquí desde siempre, y todas son acerca de hacerse más iluminado. Más luz está llegando a los sistemas ahora. Muchos se resistirán y lucharán por ello, una religión contra la otra, creyendo que sólo ellas tienen la razón….
estas cosas son tan grandiosas. La deforestación de los bosques de lluvia va a frenarse y en cincuenta años habrá más árboles en el planeta que los que había mucho tiempo antes. Si son partidarios de la ecología, trabajen por ella; ustedes son de aquella parte del sistema que se está volviendo consciente. Apóyenla con todas sus fuerzas y no se dejen deprimir o descorazonar. La Tierra está en un proceso de domesticarse y nosotros somos células de ese Cuerpo. El aumento de la población está llegando muy cerca al nivel óptimo de energía [seguramente se refiere a la cifra que se menciona en el Apocalipsis de Juan, 7000 millones] que pueda causar una mutación de conciencia. Esa variación de la conciencia va a producir cambios en la política, el sistema monetario y el manejo de la energía….


…El Gran Misterio de la Vida tiene poco que ver con la inteligencia….

El Universo no es un proceso intelectual. El intelecto ayuda, mas nuestros corazones representan nuestra parte más sabia. Desde mi regreso, me ha tocado experimentar espontáneamente la Luz. He aprendido a llegar hasta ese Espacio casi cada vez que medito, que pongo mi mente “en blanco”. Ustedes también podrían hacerlo - no necesitan morir antes, ya están conectados con la Luz, solo necesitan fijar vuestra atención en vuestro interior, meditar. El cuerpo sutil, vuestra Alma es el más magnífico ser de Luz que exista. El cuerpo del Alma es un universo de Luz increíble. No necesitamos comunicarnos con Dios - ¡Dios ya está comunicándose con nosotros a cada momento! Su omnipresencia es lo más sublime de nuestra compañía!”
Los corchetes introducidos en esta maravillosa descripción ([...]) son míos.
Indudablemente que para quien ha vivido semejante experiencia es mucho más fácil lograr un cambio, un retorno al camino extraviado, la identificación, comprensión y valoración de lo que somos realmente. Reconocer el Alma, la Vida. Sin embargo con un poco de inteligente imaginación y visualización de lo narrado por Mellen todos podremos llegar a retomar responsablemente, tal como corresponde, el sendero de nuestra propia evolución y el reconocimiento de nuestra verdadera realidad (valía).

Personalmente también experimenté algo similar pero desprovisto del enfoque religioso, y entendiendo que ese desplazamiento, el viajar hacia una luz “por un rio”, a velocidades supralumínicas, es lo que nos hace sentir como si viajáramos por el tan nombrado túnel, más llegando a conclusiones eclécticas, holísticas respecto a la existencia del más maravilloso ser sobre la superficie del planeta: los humanos. Entre todos podemos transformar nuestra actual situación, de seres dependientes, supeditados a una hipnosis que desvirtúa nuestra realidad, para orientarla hacia una realidad de verdadera libertad, encausándola hacia un real cambio y evolución.


Dados los últimos acontecimientos económicos, políticos, sociales, industriales, culturales, científicos y tecnológicos es inevitable concluir que la así llamada “civilización” vigente en occidente, incluyendo y extendiéndose peligrosamente por todo el planeta es insoportable, brutalmente absurda, antinatural e inhumana, ante cuya crueldad no podemos seguir indiferentes.
Esta civilización se ha implantado primero gracias a los ideólogos, promotores, consejeros, mentores y ministros del imperio romano, en la cual estaba inserta obviamente la Iglesia Católica como principal promotora del sometimiento e imposición de este “modus vivendi” a los pueblos conquistados por la fuerza con la devastación y siembra del más espantoso terror. En un principio contaron con el consentimiento y apoyo de las castas gobernantes que en su mayoría eran monárquicos. Amangualados fueron estableciendo las bases institucionales de los Estados que posteriormente se derrumbaron gracias a la presión del sistema que ellos mismos patrocinaron, volviéndose contra sus propios intereses, ¡que ingenuos! Claro la mayoría fue negociada, comprada, ya desde entonces venia la corrupción de los miembros del gobiernos de turno atentando contra las mayorías. Así el “nuevo sistema”, el pomposamente denominado “republicano y democrático”, conquistó toda Europa. Hoy estamos hasta las narices inmersos en ella, y a punto de asfixiarnos con su hedor putrefacto a muerte, a guerras, a miseria, a enfermedades, a polución, a destrucción corrupta y denigrante. Muy pocos nos salvamos de las “garras” del impuesto sistema socio-económico.
Paralelamente al otro lado del océano los ideólogos y promotores de dicha política social, económica, industrial y laboral viendo las enormes ventajas económicas obtenidas en el “viejo continente” decidieron, después de los primeros y astutos “maquillajes”6, como el otorgarles “independencia y libertad” para establecerla definitivamente como patrón cultural americana. Cultura que rápidamente se impuso, sobre todo después de la segunda guerra mundial, así lograron convencer a la inmensa mayoría de los pueblos del mundo, incluidos los hoy ex izquierdistas, del “fin de sus ideologías” y del “fin de la historia socialista”, es decir, de que el triunfo del capitalismo como sistema de convivencia para la humanidad era insuperable, que la civilización ya no lograría darse a sí misma un mejor sistema, sobre todo después del artificioso7 “derrumbamiento” del sistema comunismo-socialista.

Sin embargo todavía no estaba cerrada la “corona de laureles” o debí haber anotado, “encontrarse las dos cabezas de las serpientes envolventes del caduceo”? y se creó una fantasiosa “guerra fría” llena de intrincadas estrategias para irse apoderando, entre otros campos, de la industria del conocimiento, el de las armas, la producción industrial y alimentaria. Así empezaron a “cernir” y manipular los resultados de las investigaciones tecnológicas realizadas en todos los campos de la ciencia, incluida la ingeniería inversa, mientras unos avanzaron aceleradamente amparados por el horror difundido de la posibilidad de poder ser atacados por “el enemigo” y quedar atrapados en “las garras del comunismo”, por otro lado se restringía y controlaba la educación y la difusión de los mismos descubrimientos y avances.

El “ogro” del Comunismo que curiosamente fue creado y financiado por los mismos intereses del capitalismo occidental para ser usado como subterfugio distractor y motivante de un chauvinismo mediático extremo. A día de hoy ha quedado al descubierto semejante “conspiración”. Afortunada e indiscutiblemente esa guerra por alcanzar la supremacía armamentista “post y sin guerra”, también trajo sus ventajas como son los grandes avances en muchos otros campos de la ciencia. Por ejemplo coincidieron “descubrir” un vector único final e integrador de casi todo lo existente sobre la tierra; El espectro del campo electromagnético (CEM).

Los diferentes campos electromagnéticos son campos físicos sutiles de tipo  tensorial, producido por aquellos elementos cargados eléctricamente que afecta a partículas con carga eléctrica, invisibles para el ojo humano, a excepción de la banda lumínica, y pertenecen a un sistema de magnitud energética denominada Espectro Electromagnético (EEM) cuyos rangos de franjas frecuenciales van desde las ondas radiales, las microondas, los infrarrojos, el espectro visible, los ultravioletas, los rayos X, los rayos cósmicos hasta las radiaciones gama8.

Pero centrémonos así sea muy superficialmente en lo científico y dejemos por ahora de lado lo político, pues nos ocuparemos de ello más adelante. Sin pretender aquí entrar al complejo campo científico que dicho sistema energético representa para la realidad multiversal de la humanidad, muy abreviadamente, afirmaremos que el sistema en referencia, el campo electromagnético, se divide en una "parte eléctrica" y en una "parte magnética". Sin embargo, esta distinción no puede ser universal sino dependiente del observador. Así un observador en movimiento relativo, respecto al sistema en referencia, medirá efectos eléctricos y magnéticos diferentes que un observador en reposo respecto a dicho mismo sistema. Esto ilustra la relatividad de lo que se denomina "parte eléctrica" y "parte magnética" del campo electromagnético.

Como consecuencia de lo anterior tenemos, que ni el "vector" campo eléctrico ni el "vector" de inducción magnética se comportan genuinamente como magnitudes físicas de tipo vectorial, sino que juntos constituyen un tensor, un campo complejo, para el que existen leyes de transformación expresables y física y matemáticamente esperables.



Dentro de este ámbito de “pulsaciones” de los espectros energéticos, la investigación científica, tomando como campo exploratorio un sistema similar, el nervioso, avanzaba tratando de entender ese campo multiversal del ser humano que es su psiquis, su mente, ya no solo desde un aspecto psicológico o psiquiátrico sino desde una perspectiva fenomenológica que a su vez se manifestaba de diferentes formas:

  1. Fenómenos Psíquicos normales: aquellos cuyos mecanismos causales se encuadran en el conjunto de las leyes conocidas. Son fenómenos aceptados y estudiados por la ciencia convencional, clasificándolas a su vez en diferentes áreas de los cuales nos ocuparemos más adelante

  2. Fenómenos Psíquicos paranormales: Son los fenómenos psíquicos que no encuentran de momento una explicación plausible desde la academia oficial, y cuyos mecanismos todavía no forman parte del conjunto de las leyes naturales reconocidas. Aunque muchos de estos fenómenos, hasta hace poco no podían ser explicados y por lo tanto no fueron considerados, durante largo tiempo, por la ciencia oficial, tildándolas de supercherías producto de la ignorante imaginería popular, hoy la física cuántica los está tomando muy en serio.

Afortunadamente el avance inexorable de la ciencia en el campo de la Física, que es la que estudia el sistema de los campos electromagnéticos, ha identificado algunas de las manifestaciones psíquicas como pertenecientes a su ámbito espectral tales como las frecuencias psíquicas Beta, Alfa, Theta, Delta, Gama.
Es decir a partir del desarrollo de las ideas o creencias que forman los ámbitos cognitivo, afectivo y volitivo se van formando nuevas ideaciones, pensamientos, sentimientos afectivos y actitudes que, con mayor o menor fuerza, integran elementos de cada uno de estos ámbitos, configurando el cuadro de parámetros etológicos, psicológicos y psicodinámicos, que son en última instancia, los que determinan la conducta y fenomenología expresada tanto en una actividad endógena con el sistema somático, como exógena o el sistema eco-social, en un proceso de transmisión-recepción espectral, tema que también abordaremos más adelante.
Por lo tanto se ha logrado establecer, gracias a estas exhaustivas y minuciosas investigaciones, que los hasta hace poco, considerados “misterios”, “milagros”, “magias” y toda una serie de fenómenos “paranormales” y “extraordinarios” son en realidad efectos psíquicos naturales en todo ser humano, quedando relegados así los términos como “inexplicable”, “misterioso”, “milagroso”, “mágico” y hasta “divino”, “paranormal” o “sobrenatural” para los ingenuos e ignorantes, especialmente en un terreno tan importante y trascendental como lo es la psicobioenergética, el estudio de la Vida, el Alma, la Psiquis9.
La psicobioenergética, la psicobioingeniería, la psicobioneuroendocrinoinmunología, la programación neurolingüística (PNL), la bioretroalimentación (BFB) y todas las demás derivaciones de este vasto ámbito actuante, es un espectacular factor del complejo campo de información de la energía electromagnética, tan poderoso que hasta hace poco fue considerado el tabú más peligroso de todos los campos del conocimiento humano en el que jamás debería explorar sin estar “preparado” o iniciado, tanto que la llegaron a denominar como la “caja de Pandora”10.
Hoy es estudiada con avidez pasmosa en exclusivos centros científicos, militares y universidades, sin permitir todavía ser extendida hacia la población común y corriente.
Al desvelarse fehacientemente muchos de los “misterios”, “milagros” y “tabúes” alrededor de su naturaleza física, sus manifestaciones y características sutiles, que aunque invisibles pero detectables, ha logrado un reconocimiento y estudios serios, dejando entrever lo maravilloso que es y su correspondencia con nuestro mundo interior y el entorno, además de la inagotable fuente de bondades, poderes, dones y virtudes que nos otorga al formar parte integral de nuestra naturaleza vital misma.
Muchos de los gobiernos que hasta ahora han estado direccionando la presente cultura de la “civilización occidental” tenían información al respecto y han realizado toda serie de pruebas y experimentaciones para avalar esas capacidades, los cuales, por los efectos que pudieran revertir sobre los “valores culturales” establecidos y que se pretenden conservar, fueron tendenciosamente ocultados del saber y conocimiento público, manteniendo sobre ellas estrictos controles y secretos. Esto ahora al convertirse en una realidad confirmada desde la física de partículas (la cuántica), pasando por la bioquímica, la ingeniería genética, hasta llegar a la nanotecnología, la microelectrónica y la medicina, hicieron imposible seguirla ignorando, alejada y resguardada del conocimiento y el saber público. El Público tiene derecho al saber.
Obvia y lamentablemente todavía está bastante lejos de ser difundida masivamente debido a los enormes intereses económicos, políticos, culturales, industriales, médicos y de toda índole que la represan. Los que tenemos la fortuna de acceder a los medios de información adecuados, además de la capacidad de discernimiento que debe tener todo buscador genuino de la verdad, una única innegable e inequivocadamente verdadera verdad cual es estar vivos, no podemos sustraernos de la obligada responsabilidad de difundirla, ya que es hacia esa naturaleza viviente, la Vida, que tenemos que volcar toda nuestra esmerada atención y actividades. Solo debemos reconocerlo e ingeniarnos la manera de difundirlo, apropiárnoslo, poseerlo, dominarlo y tenerlo bajo disciplinado control. Pero esa difusión y posesión no está accesible para cualquier “antojado en disfrutar de sus tesoros”, se deben cumplir una cantidad de condiciones especiales, en primera instancia leyes de expresión y transformación, que partiendo de una actitud psicológica11, la férrea voluntad para la concientización y el entrenamiento psicodinámico, pasando por el control de la animosidad sentimental, las emociones y afectos y muchas otras prácticas y actitudes que solo a los iniciados en su conocimiento y disciplinados seguidores de las prácticas les es permitido acceder para llegar finalmente alcanzar una adecuada apropiación de dichas bondades, poderes, dones y virtudes.
El saber, “saber qué” y “saber cómo”, son componentes fundamentales para iniciarse en su conocimiento, ya que el verdadero valor del conocimiento se alcanza al saber cómo ponerlo en práctica.
Los dones y virtudes del Alma se alcanzan cuando integramos coordinada, coherente, disciplinada y voluntariamente estos dos aspectos del saber en nuestra cotidianidad, haciéndola disponible solo para todo decidido y valeroso buscador. ¡Sí claro! Está al alcance de todos y todas, está “más cerca que nuestro aliento” tal como nos la describieron aquellos que quisieron orientarnos hacia el buen camino del reencuentro, el crecimiento y evolución de los mismos, más requiere determinado y proporcionado esfuerzo.
Con ella, con el conocimiento de sí mismo, empieza una nueva historia para la humanidad. El retorno de la concientización de que los hombres y las mujeres humanas sí pueden ser constructores de su destino y hacer su propia historia. El regreso y la vuelta a la libre, auténtica y genuina autoestima, la dignidad, el honor, la honestidad, la franqueza, la confianza, la compasión, los sentimientos nobles y tantos otros valores, que la engañosa “fuerza” distractora de los bienes materiales posesionando en primer lugar al dinero antes que la Vida, es inminente, ya que los ha relegado a un casi total desalojo de la actitud humana en estos últimos siglos.
Una vuelta imparable al sendero extraviado, sobre la idea de la verdad, la paz, la tranquilidad, la equidad, la justicia, el civismo, la solidaridad, la libertad, enfocados hacia una socialización fraternal y hermanada, libre de la necesidad del dinero, y menos de un imperio económico capitalista montado para gobernar basado en la subyugación, la opresión, la miseria, el sufrimiento, el miedo a que es sometido permanentemente la inmensa mayoría de los pueblos del mundo, donde las guerras, los aniquilamientos, el terror sembrado les ha impuesto el imperio de la esclavitud y la explotación.

Será que viendo las realidades que nos rodean con la situación mundial actual en que nos ha sumido un sistema absurdo y antinatural totalmente obsoleto para resolver los problemas de seguridad, salud, educación, equidad, justicia, empleo y cientos más de necesidades que aquejan a millones de seres, podremos seguir interpretando tan folclóricamente los hechos con la trillada expresión de: ¿“Es mejor malo conocido que bueno por conocer”? ó ¿“Cualquier parecido es mera coincidencia”? ¿Y seguir haciéndonos los de la “vista gorda”?


Así como la gran mayoría de los antiguos legados textuales lo indicaban a sus lectores, para despertar conciencia, así hoy la conciencia humana debe volverse hacia esas grandes verdades, encerradas en una sola y única gran verdad:


Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos