Historias de la psicología



Descargar 90.5 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión17.12.2017
Tamaño90.5 Kb.
1   2   3


Los enfoques de la historia intelectual, desarrollados en los últimos años, dan cuenta de procedimientos y modalidades de investigación que están muy lejos de ofrecer un modelo uniforme. Un "mapa" del género exhibe la diversidad de tradiciones, de problemas y de accesos metodológicos. Las intersecciones posibles acentúan la permeabilidad de los límites entre la historia de los conceptos y las teorías, una orientación hacia la historia cultural y la antropología histórica, la historia social y política, la historia institucional de grupos y de campos. Aplicada a la discusión de la "memoria" de la profesión, esa historia ilumina los modos en los que el pasado puede actuar sobre el presente: hay síntomas recurrentes en los alineamientos o los conflictos de los especialistas, que adquieren sentido en el marco de un análisis de los lazos que unen el presente con el pasado o, mejor, la perduración y la eficacia de ciertas formaciones que hunden sus raíces en el pasado. En ese sentido, la psicología no puede prescindir de una relación pensada con su pasado, ni en el orden de los conceptos ni en el de sus prácticas en ámbitos e instituciones (como la escuela, el hospital o el consultorio), que poseen su propia densidad histórica.

Finalmente, queda la cuestión de la recepción. Admitamos que la investigación histórica se abre a una trama de significaciones, ideas y prácticas y que los problemas de la historia disciplinar se sitúan en espacios intelectuales y culturales. ¿Por dónde empezar y qué abarcar? En principio, no es lo mismo la historia que parte del "descubrimiento" o de la "fundación" (sea de la psicología experimental, del psicoanálisis o la psicología genética) que la que debe hacerse cargo de las lecturas, las traducciones o los desplazamientos. Este es el nudo de la historia de la recepción, en la que el acento se desplaza de los grandes autores y los textos fundadores a la historia las lecturas más eficaces, los contextos de apropiación, las funciones de mediación e implantación de una disciplina. Por otra parte, esto es no sólo relevante sino indispensable en una tradición cultural y de pensamiento como la argentina, dominada por la inmigración y la recepción de ideas, lenguajes y costumbres. Pero los problemas de la recepción no se limitan a las traducciones y desplazamientos entre espacios culturales nacionales; también la circulación y las trasposiciones entre campos disciplinares configurados como “culturas” diversas con lenguajes y reglas propios, exige tomar en cuenta el problema de la recepción como un práctica activa que modifica aquello sobre lo que se aplica (Snow, 2000; Lepenies, 1994).

En los estudios de recepción se desplaza el foco del autor hacia las condiciones de producción y la circulación; se interroga la relación del autor a la obra, que no es una relación transparente ni directa sino que se sitúa en una trama de relaciones y las condiciones que operan tanto en la producción, como en las operaciones de difusión y las prácticas de lectura. El objetivo del análisis son los usos más que la trama interna de la obra, a partir de una idea central: la lectura no es la incorporación pasiva del texto sino que siempre supone una apropiación que lo transforma. Esto remite a la importancia de la constitución del público; incluso a las escisiones y tensiones entre públicos diferentes, que dan lugar a lecturas divergentes. Tampoco es transparente la relación de la obra con su tiempo, con las ideas y representaciones que dominan una época; en la medida en que esta relación cambia, o puede ser muy diferente en los distintos espacios o "nichos" de recepción, también cambian las lecturas y los impactos. En fin, con la categoría de recepción quedan problematizados los límites y la significación de un pensamiento o un corpus de enunciados. El sentido permanece abierto y las historias deben reescribirse justamente porque las lecturas se renuevan no sólo en lo explícito de los enunciados y las prácticas sino en una dimensión latente que se toca con los sistemas de creencias y con los límites de lo pensable y lo asimilable en un espacio dado de recepción.



Por ejemplo, si se piensa en el psicoanálisis, que ha motivado una producción historiográfica impresionante, un problema central para elucidar su presencia en el mundo contemporáneo es el de los diversos “impactos”, las lecturas y las apropiaciones de una obra que ha sido capaz de convocar diversos públicos. La recepción del freudismo y del psicoanálisis requiere ser indagada en un espectro de campos: la medicina, la psiquiatría y la psicología, pero también en la cultura intelectual (la filosofía, las ciencias, las producciones estéticas) y en la trama cultural más amplia, incluso en diversas formas de la cultura popular. Desde luego, para explorar esa historia compleja hay que tratar con las condiciones de un campo de saber, de discursos, modelos y autores que exceden el espacio local, nacional o regional y se desplaza de Viena a Londres, a Nueva York, a París y Buenos Aires.

Desde luego, se distinguen niveles o terrenos de las operaciones de recepción, desde las lecturas de los especialistas a las apropiaciones que directamente se plasman en el campo intelectual y, finalmente, a las formas de circulación popular. No es lo mismo una tesis médica, una intervención ensayística en una revista de intelectuales o una nota con ilustraciones en un magazine de tirada masiva. Y sin embargo, más allá de la evidencia de fracturas o escisiones, es posible a menudo reencontrar líneas de comunicación en un campo cultural dado. Sobre todo porque esas vías diferentes de recepción y apropiación no constituyen un sistema estático ni homogéneo e intervienen diversamente según las temáticas en juego. Ciertos objetos discursivos son más internos a la disciplina y sus fuentes no exceden los registros de los especialistas. Pero en otros la implantación del discurso psicológico contemporáneo alcanza un público amplio; y en la misma medida en que se amplían y diversifican las fuentes (textos científicos, ensayísticos, morales y religiosos, de divulgación, narrativa) se densifican los problemas y los límites de una historia disciplinar que debe extenderse hacia la historia social y cultural de las representaciones.

En conclusión, la complejidad de las disciplinas psicológicas como tópico de la investigación y de la enseñanza históricas depende en gran medida de la importancia de las tramas intelectuales y los contextos de recepción; a partir de reconocer esa realidad, las historias resultantes se separan del modelo de la biografía individual o la memoria de un grupo. En esa indagación quedan igualmente justificados el estudio de las modalidades de implantación y desarrollo de una disciplina en tradiciones culturales específicas. Es lo que justifica proponer una historia de la psicología en España o en Argentina, incluso de una psicología española o argentina. Se trata de reconocer una condición doble, no exenta de ambigüedades. Por un lado, la vocación de universalidad de la disciplina, la relación con los protocolos o las reglas del conocimiento y el dispositivo científico, en cuyo caso sólo se puede habla de la psicología, aunque se distingan contextos nacionales específicos. Sin embargo, si la historia de la psicología incluye el estudio de las obras y los conceptos en la exploración de una cultura específica es admisible destacar lo que la especifica como psicología española, francesa o argentina. El foco del análisis se desplaza a las condiciones de los campos (científico, intelectual, político), en una indagación móvil de los movimientos y debates, las instituciones y símbolos, las operaciones de traducción y apropiación. Finalmente, la historia de la psicología como un conjunto interactivo se abre a los motivos, las representaciones y los agentes en la sociedad.


Referencias bibliográficas
BLEGER, J. (1963): Psicología de la conducta. Buenos Aires, Eudeba.

— (1966): Psicohigiene y psicología institucional. Buenos Aires, Paidós.

BOURDIEU, P. (1990): “Algunas propiedades de los campos”, Sociología y cultura. México, Grijalbo.

— (2000): Los usos sociales de la ciencia. Buenos Aires, Nueva Visión.

CANGUILHEM, G. (1958): “Qu’est-ce que la psychologie?”, Revue de Metáphisique et de Morale, 1.(traducción de María Teresa Poyrazian en: www.elseminario.com.ar).

CAPARRÓS, A. (1991): "Crisis de la psicología: ¿singular o plural? Aproximación a algo más que un concepto historiográfico", Anuario de Psicología, 51, pp. 5-20.

CHRISTIE, J. (1993): “The human sciences: origins and histories”, History of Human Sciences, 6(1), pp. 1-12.

DE CERTEAU, M. (1975): “L´opération historiographique”, L´écriture de l´histoire .Paris, Gallimard.

ELLENBERGER, H. (1976): El descubrimiento del inconsciente. Madrid, Gredos.

FOUCAULT, M. (1994): "La psychologie de 1850 à 1950", Dits et écrits. Paris, Gallimard (traducción de Hernán Scholten en: www.elseminario.com.ar).

— (1968): Las palabras y las cosas. Una arqueología de las ciencias humanas. México, Siglo XXI.

— (2001): “El sujeto y el poder”, en H. Dreyfus y P. Rabinow, Michel Foucault: más allá del estructuralismo y la hermenéutica. Buenos Aires, Nueva Visión.

— (2004): Sécurité, territoire, population. Paris, Gallimard/Seuil.

GEUTER, U. (1992): The Professionalization of Psychology in Nazi Germany.Cambridge, Mass., Cambridge University Press.



KIMBLE, G.A. (1984): “Psychology’s two cultures”, American Psychology, 39, 833-839.

LAGACHE, D. (1980): La unidad de la psicología . Buenos Aires, Paidós.

LE BLANC, G. (2005): L´esprit des sciences humaines. Paris, J.Vrin.

LEPENIES, W. (1994): Las tres culturas. La sociología entre la literatura y la ciencia. México, FCE.

NEIBURG, F. y PLOTKIN, M. (comps.) (2004): Intelectuales y expertos. La constitución del conocimiento social en la Argentina. Buenos Aires, Paidós.

ROSE, N. (1990): Governing the soul. The shaping of the private self, London and New York, Routledge.

SMITH, R. (1992): Inhibition. History and Meaning in the Sciences of Mind and Brain, Berkeley and Los Angeles, University of California Press.

SNOW, C. P. (2000): Las dos culturas. Buenos Aires, Nueva Visión.

VEZZETTI, H. (1996): Los estudios históricos de la psicología en la Argentina”, Cuadernos Argentinos de Historia de la Psicología, 2(1-2), pp. 79-93.

(1998): "Las psicologías del fin de siglo a la luz de su historia", Revista de Psicología General y Aplicada, 51(1), pp. 105-114.

(2001): “Michel Foucault: apuntes para una arqueología de la psicología”. Conferencia, XXVIII Congreso Interamericano de Psicología, Santiago de Chile, 29 de julio al 3 de agosto. En: www.elseminario.com.ar.

— (2004): “Los comienzos de la psicología como disciplina universitaria y profesional: debates, herencias, proyecciones sobre la sociedad”, en F. Neiburg y M. Plotkin (comps.), Intelectuales y expertos. La constitución del conocimiento social en la Argentina, Buenos Aires, Paidós.

— (2005): “Tres 'tradiciones' en las psicologías del siglo XIX”, en H. Vezzetti y A. M. Talak, Problemas y perspectivas de una historia de la psicologia. En: www.elseminario.com.ar.

WOODWARD, W. R y ASH, M. G. (eds) (1982): The Problematic Science: Psychology in Nineteenth-Century Thought. New York, Praeger.



1 Profesor titular plenario de Historia de la Psicología de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET. Sobre el trabajo de enseñanza e investigación véase www.elseminario.com.ar

2 Foucault buscó articular su primera investigación sobre las ciencias humanas con los enfoques posteriores de la disciplina y, sobre todo, la “población” (en Foucault, 2004, pp.77-81).

3 Para un análisis histórico renovador de esas correlaciones de la psicología con instituciones y demandas de la sociedad, véase Rose (1990).

4 Se puede encontrar un ejemplo de un estudio transversal de este tipo, para la Argentina del siglo XX, en Neiburg y Plotkin (2004). En él se abordan la sociología, la psicología, la historia, la antropología y la arqueología, la economía y el ensayo.

5 Véase Bleger (1963) -concretamente el capítulo XVII dedicado a “El psicólogo y las escuelas de psicología”- y Bleger (1966).





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad