Historia del derecho



Descargar 71.43 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño71.43 Kb.
  1   2   3

APUNTES PARA EL CURSO

DE

HISTORIA DEL DERECHO



LOS BÁRBAROS GERMANOS Y EL REINO VISIGÓTICO,

SU LEGADO JURÍDICO

(DESDE LA CAÍDA DE ROMA

Y LA


FUNDACIÓN DEL REINO GALOVISIGODO

HASTA LA


INVASIÓN MUSULMANA A LA PENÍNSULA)
Es el año 476, faltando siete días para los idus de septiembre y un reyezuelo bárbaro de origen hérulo, Odoacro, pondrá fin a la más brillante de las civilizaciones jamás conocida. En ese momento, dueño ya el bárbaro de Roma, la ciudad vencida por el hambre luego de un rápido asedio, ve a las hordas germanas enseñorearse en las calles del Foro y en la colina Palatina. Odoacro toma entonces prisionero a un adolescente-niño de 14 años, Rómulo Augústulo1, quien ni siquiera se entera bien de la tragedia que tiene lugar. El último de los césares, que ocupa la púrpura desde menos de un año antes, luego de una serie de asesinatos y complots de los que es un simple peón, no puede darse cuenta de lo que ocurre en verdad. Roma, la ciudad eterna, capital de un Imperio Universal, la ciudad que orgullosa declaraba que no necesitaba de murallas para defenderla pues todo el orbe era romano es ahora una ciudad vencida en manos de un grupo de aventureros. Odoacro, despectivo, pero sagaz e inteligente, elige demostrar su nuevo poder con un símbolo: Envía las águilas imperiales y las insignias del poder romano (SPQR) a Constantinopla, con el siguiente mensaje: “Roma ya no existe más”. Al recibirlas, Zenón, el emperador oriental derrama lágrimas por la tragedia. El mundo se hunde en un abismo de caos, desorden, violencia, hambre e ignorancia. El Senado Romano comunica a Zenón que es ahora Emperador de ambas mitades del Imperio, mas Odoacro burlón, haciendo caso omiso de lo anterior se proclama a sí mismo Rey de Italia2.
1 Augústulo=El Pequeño Augusto. Hijo de Orestes, comandante militar del emperador Julio Nepos. Depuesto éste último en 475, Orestes impuso a su propio hijo como emperador de Occidente. Tras ser depuesto se retira al Golfo de Nápoles y recibe una pensión. No se ha registrado el año de su muerte. Los archivos de fines del siglo V son casi inexistentes. Cfr. Scarre, Chris, “Chronicle of the Roman Emperors”, Thames and Hudson, 1997, Londres. Pág. 231-232.

2 Idem. Pág. 232.


Mientras en el sur de las Galias, al conocerse la noticia, los visigodos unidos bajo el reinado de Eurico, constituyen de pleno derecho un reino independiente que ya no reconoce los límites y formas romanas.


LOS BÁRBAROS GERMANOS,

¿VERDUGOS O SUCESORES DEL IMPERIO?

¿Pero quienes son éstos que han destruido la maravilla de maravillas?. La conmoción reinante en aquella época de desgracias no registra crónicas que permitan una adecuada evaluación del fenómeno de las invasiones. Pero desde la perspectiva que nos permiten 16 siglos de historia posterior a la caída de Roma, podemos sostener algunas hipótesis más o menos verosímiles:

La tesis tradicional indica que los bárbaros germanos habrían comenzado sus migraciones sobre el Imperio, presionados a su vez por las migraciones de algunos pueblos asiáticos, que habrían ocupado sus tierras ancestrales.3 Además una explosión o violento aumento en la tasa de natalidad de los germanos les habría impulsado a buscar territorios más amplios donde asentarse. A ello se vinculan también, algunos factores climáticos que seguramente contribuyeron al empobrecimiento de las tierras que les alimentaban, por lo que el esplendor de la civilización romana les habría resultado atractivo, como fuente de alimentos y seguridad para su desarrollo. Los germanos entran pues, en contacto con el Imperio, debido a factores ajenos a ellos mismos.

Debemos destacar dos elementos que hacen muy particular este proceso de migración:
a) En primer lugar no se trata de incursiones militares llevadas a cabo por unos cientos o miles de soldados sino de traslaciones de “proto-naciones” completas, que llevan consigo todos sus bienes y su cultura. Del total de germanos conocidos, que entran en contacto con el Imperio, no se conocen casos de expediciones de saqueo que hayan vuelto a sus oscuras tierras originales. Antes bien, los bárbaros reclaman de la autoridad imperial el derecho de migrar como pueblos autónomos.

b) En segundo lugar no se trata e pueblo nómades por naturaleza, sino de naciones que ya habían desarrollado los rudimentos de la vida sedentaria y que por tanto, reclaman tierras donde asentarse, al haber perdido sus tierras originales. Es cierto que en su mayoría se dedican a la caza y recolección y que no conocen el concepto de civitas (polis), pero las aldeas que construyen tiene una característica más permanente que el simple campamento nómada.

El origen racial de estos pueblos se vincula con el tronco indoeuropeo, del que descienden también los pueblos latinos. Aun cuando, entre los germanos hay algunos elementos iranios, como los “alanos”, y asiáticos, como los “ávaros”, su tronco común parece ser originario de las zonas boreales de Europa.

Hoy, no es posible establecer con total certeza su origen remoto. Las características físicas típicas de estos pueblos (gran estatura y corpulencia, tez pálida, cabellos rubios y ojos azules o grises) que tradicionalmente les asocian con los nórdicos (suecos y daneses) son, empero, compartidas por otros grupos raciales como los eslavos, de manera que


3 El principal de estos pueblos asiáticos habría sido el de los hunos, cuyos “khanes” o jefes, les guiaron dentro de las fronteras naturales del norte de Europa central, hacia inicios del siglo tercero. Es este pueblo el que bajo el mando del gran khan Ethel “Atila” (padrecito) devastó las fronteras del imperio y asoló las Galias, siendo vencido sólo por el gran general romano Aecio y el rey godo Teodorico en la batalla de los campos cataláunicos. Este mismo Atila es el que la historia registra como vencedor frente a Roma y retrocediendo ante el Papa San León Magno.

no se puede establecer como cuestión indisputada su origen “proto-vikingo”. Hay incluso quienes se atreven a consignar un supuesto origen ario (asiático de las estepas rusas) de los pueblos “góticos”, pero son teorías sin gran base argumental ni menos documental.

En relación con los godos o “gutones”4, los primeros testimonios registrados de su migración nos permiten situar los inicios de su desplazamiento desde las riberas del río Vístula hasta el Mar negro, hacia los inicios del siglo III.5

En un primer momento, puede afirmarse que los godos llaman a las puertas del Imperio y que, ya sea en forma más o menos violenta, ya de forma totalmente pacífica6, se asientan dentro de sus fronteras, reemplazando así al poder imperial que empieza a vacilar. La razón principal de esta debilidad e imposición de una nueva realidad social es la disminución de la población romana en una serie de regiones limítrofes. Al hablar de las causas de la decadencia y caída de Roma nos hemos extendido acerca del factor demográfico como fuente de la debilidad de las Instituciones Imperiales.

En una primera etapa, los bárbaros son asimilados, o al menos se intenta una asimilación por parte de Roma, mediante su incorporación a las debilitadas filas del ejército, cuyas legiones al final parecen una colección de nacionalidades diferentes. A su vez, los germanos reciben la poderosa (todavía) influencia de la cultura clásica o grecorromana, por lo que se “romanizan” más allá de su barbarie inicial. Sin embargo sus hábitos de pueblos jóvenes, aficionados a las pendencias y a todo tipo de luchas violentas, influyen también en el anquilosado cuerpo político romano, con lo que éste se “barbariza”. Es entonces, un proceso de recíproca influencia.7.

A medida que la población romana decrece y el poder central se debilita, la presión de los germanos se hace más intensa y cuando adquieren conciencia de su poder y de la incapacidad del cuerpo político romano para reaccionar, priman en ellos los deseos de provecho y emprenden el típico camino del saqueo.

En el siglo III los godos intentan apoderarse de zona bajo control imperial hacia el norte de los Balcanes, Dalmacia (hoy Yugoslavia). En un primer enfrentamiento con los romanos, la suerte les es favorable, pues derrotan a las legiones en los llanos de Abrittus8. Sin embargo posteriores encuentros les son desfavorables. Así, son derrotados por el emperador Claudio9 y Aureliano.

Como consecuencia de las derrotas, se produce la que será una división decisiva en la historia de los godos. Un grupo se asienta al este de río Dniester, son los ostrogodos o greutungos (godos del este). El otro al oeste del citado río, son los visigodos o tervingos o vesos (godos del oeste).


4 Según los autores latinos, Tácito el principal de ellos.

5 Cfr. Barrientos Grandón, Javier, Ob. Cit. Pág. 58.

6 En virtud de los foedus o tratados entre Roma y el príncipe germano y sus nobles.

7 Bien se ha dicho que cundo un pueblo joven o primitivo entra en contacto con otro más antiguo y avanzado, la posibilidad de que el primero se iguale al segundo es remota, antes bien, lo que se produce es un declive de la cultura superior al ser “contaminada” por la inferior.

8 En el año 251. Como consecuencia pierde la vida el emperador Decio.

9 Quien gana el título de “El Gótico”, por ser el vencedor de los godos.

Los ostrogodos son liderados por la sippe de los Amalos o Amalungos. Y los visigodos por la sippe de los Baltos.

Pese a haberse asentado hacia el borde norte del Mar Negro, no permanecen mucho tiempo en sus nuevas tierras. La brutal y fulminante invasión huna, destruye el reino ostrogodo10. Los visigodos escapan de la misma suerte solicitando permiso al emperador Valente para entrar en el Imperio. Este permiso les es concedido11. Se radican en Tracia. Sin embargo las dificultades de convivencia entre godos y romanos, motivan a los primeros a enfrentarse con las fuerzas imperiales. El propio emperador Valente es muerto por ellos en Adrianópolis el 9 de agosto de 37812. En ella, la caballería pesada goda arrasa a la infantería legionaria romana. Esta caballería acorazada es el gran aporte militar godo.

Desde Tracia los godos se dirigen a Mesia y allí se establecen en virtud del “Foedus” o tratado firmado por ellos con Teodosio el Grande, el 3 de octubre e 382. En

395, a Alarico de la Sippe de los Baltos, es elegido rey.

Así llegamos a la tristemente célebre incursión visigoda sobre Roma, llevada a cabo por su rey Alarico I, a inicios del año 409. El saqueo se produce sobre el año

410. Debe consignarse aquí una demostración brutal de la decadencia de Roma y del ascendente poder de los bárbaros. Aunque el Papa San León Magno no pudo repetir el milagro (obrado con Atila) de impedir el saqueo de la ciudad eterna, si obtuvo del rey godo el compromiso de no incendiar ni destruir la ciudad y sus iglesias. Sin embargo Alarico decide dar un golpe definitivo al orgullo y psicología del pueblo romano. De pie junto a sus nobles, se dirige hacia la colina en donde ardía la “Llama Eterna de Roma”13. De un manotazo, la apaga.

Con ello simboliza la muerte de la civilización y su dominio sobre la península itálica. Gestos como éste y como el citado al comienzo de este capítulo (el envío, por Odoacro, de las Aguilas Imperiales a Bizancio) dan pie a la tesis de que los bárbaros habrían sido los verdugos de la civilización romana.

Sin embargo la explicación del hundimiento de Roma a manos de unos cientos de miles de bárbaros migrantes, que no están a la altura de su refinamiento no resiste mayores comprobaciones empíricas. Así, no basta explicar el dominio visigodo en Hispania, si se considera que los godos no superaban el medio millón de individuos en un territorio poblado por 9 a 11 millones de hispanorromanos.

La verdad, parece ser distinta. Los godos y germanos en general, logran controlar el gobierno de vastas zonas del imperio que se cae, no porque asesten golpes fatales a un cuerpo político sano, sino porque este último era un verdadero cadáver en descomposición.
10 En el enfrentamiento muere su rey Ermanarico y los restos de su pueblo, salvo algunos que escapan con los visigodos, son esclavizados por los hunos.

11 Luego se verá que el imperio, creía poder contar con estos bárbaros para usarlos como línea de primera defensa en contra de otros bárbaros más peligrosos, los mismos hunos por ejemplo. Además la rápida romanización de los visigodos, les hacía más atractivos como aliados ante los ojos de los romanos.

12 Cfr. Barrientos Grandón, Javier, Ob. Cit. Pág. 59.

13 Los orígenes de la costumbre de mantener esta llama ardiendo, se pierden en la historia romana, pero la tradición indicaba que jamás, ni siquiera con las guerras púnicas, contra Aníbal y sus cartagineses, se había apagado, desde la Fundación misma de la urbe. Ella estaba custodiada durante el paganismo, por las vírgenes vestales, y con la adopción del cristianismo como religión oficial había pasado a ser custodiada por religiosas. Por ello, el gesto de Alarico no podía sino resultar devastador para la psicología colectiva romana.

Lo que sucede es que la dirigencia política es asumida por los germanos en el momento en que el “alma” de Roma muere. Por ello es más exacto describir el proceso de asentamiento germano en el imperio, como el de una sucesión más o menos pacífica, que ocurre por la desaparición del poder imperial, carcomido desde dentro.

Afirmamos con ello que los bárbaros son sucesores del imperio que colapsa en 476 y no sus verdugos.


LAS FUENTES DEL CONOCIMIENTO SOBRE LOS GERMANOS
Los antecedentes de que disponemos para informarnos acerca de los orígenes, características y costumbres de los germanos invasores son fragmentarias y parciales. Fragmentarias, pues no existe una obra que trata de manera completa el fenómeno de las invasiones en tiempos contemporáneos a las mismas y de haber existido se ha perdido14. Parciales porque en su totalidad fueron recogidos por pensadores e historiadores latinos, quienes analizan a los pueblos germanos desde su óptica de hombres “civilizados” que describen conductas “primitivas” y “rústicas”.

Con todo es posible utilizar algunos de estos testimonios a fin de descubrir ciertos caracteres comunes a los bárbaros.

Las dos obras más frecuentemente empleadas para esta función son “Los Comentarios de la Guerra de las Galias” de Cayo Julio César15 y la “Germania” de Cayo Cornelio Tácito16.

El primero de los textos es obra de César en su campaña por el control y incorporación de las Galias al Imperio Romano, hacia mediados del siglo I antes de Cristo. La obra describe las hazañas militares y canta las glorias de la conquista del César y su triunfo sobre los galos de Vercingetórix17. Describe a los “germanos” como aquellos que viven más allá del Rhin y se refugian en los grandes bosques de “Germania”. Son bárbaros que cubren su piel con pieles mal curtidas y que se dedican a la guerra. Su vida cotidiana está marcada por la preparación militar de los jóvenes. Es una sociedad viril y masculina, en donde la participación de la mujer está reducida al hogar.

Según César son valientes y fieros en el combate, e imbatibles en el combate cuerpo a cuerpo en donde hacen sentir su superioridad física. Pero mal organizados y sin disciplina, pueden ser vencidos empleando en su contra la táctica y estrategia romana.
14 Recordemos lo dicho precedentemente acerca de la falta casi total de documentación sobre el periodo del Bajo Imperio y la caída de Roma. Los testimonios legados a la posteridad, son en su gran mayoría fragmentos mínimos trasmitidos oralmente.

15 De las escasas obras de César que se nos han conservado. Se compone de 7 libros y fue publicada probablemente en el 703 desde la fundación de Roma o 50 a.C. Ver. Cayo Julio César, Comentarios de la guerra de las Galias, Trad. José Goya y Muniain., Espasa Calpe, Buenos Aires, 1948.

16 Obra escrita hacia fines del siglo I d.C. su autor Publio o Cayo Cornelio Tácito, nace hacia el 56 d.C. en la Galia Narbonense, hijo de una familia noble romana. En esta breve obra, “De Origine et situ Germanorum”, más conocida como “Germania” describe las costumbres germanas y las compara con las decadentes prácticas romanas. Sus obras más conocidas son la “Historiae” y los “Annales” en los que aborda la Historia del Imperio.

17 Vencido este caudillo, las Galias pasan a control romano, y con ello la urbe se adueña de las fértiles tierras del corazón de la Francia moderna.


En el segundo de los textos mencionados, Tácito da cuenta de la forma de vida de los germanos, basándose para ello, en los relatos de viajeros que logran volver desde aquellas regiones y en los testimonios de prisioneros de guerra reducidos al cautiverio o esclavitud. Demás está decir, que ni Tácito ni César (salvo en un corto periodo) vivieron personalmente entre los germanos. Por ello, aunque sus opiniones resultan interesantes, son claramente parciales.

Tácito afirma que los germanos, que viven más allá de las fronteras naturales del río Rhin, no se han mezclado con otros pueblos y que son originarios de allí. Describe sus características físicas, comunes a todo germano, su predilección por la ganadería, falta de moneda, hábitos militares, forma de elección de los gobernantes, dioses, augurios, sistema de enjuiciamiento penal, hábitos domésticos, matrimonio, libertades fundamentales, entre las cuales destaca que no acostumbran practicar la esclavitud, negocios, funerales y finalmente describe los distintos grupos tribales que componen la “nación” germana.
EL DERECHO GERMÁNICO, COSTUMBRES Y CRITERIOS JURÍDICOS
Analizadas las características generales de estos pueblos podemos dar un breve vistazo a sus hábitos o prácticas jurídicas:

En primer lugar no es posible hablar de un derecho en el sentido que aplicamos el vocablo al Derecho Romano. Fenómeno propio de pueblos primitivos, sus jurídicos se basan en la oralidad (los bárbaros, por antonomasia, carecen de escritura) por ello el derecho así llamado “germánico” es, en verdad, consuetudinario. No existe en estas prácticas un criterio unificador, que de a las mismas una unidad interna coherente. La noción misma de “Derecho Germánico” no fue conocida por los germanos. Es en verdad una noción abstracta construida por los historiadores sobre la base de algunas costumbres comunes entre los germanos más importantes18. Esto explica también que tengamos nociones muy imprecisas sobre las instituciones que lo componían.

Sin embargo conocemos algunas facetas de este derecho primitivo.

Entre ellas podemos destacar sus características más generales19 y algunas instituciones

particulares20:
CARACTERÍSTICAS DEL DERECHO GERMANO
1) Se trata de un derecho basado en la costumbre: es traspasado de generación en generación, mediante la oralidad, los refranes y versos. Los primeros intentos de fijar estas prácticas y usos por escrito datan de la primera época de contacto con Roma, con lo cual se introducen también las instituciones romanas, por lo que no es posible hablar de un derecho germano puro.

2) Es un derecho primitivo: Carece de capacidad de abstracción. Un ejemplo concreto es su incapacidad para desarrollar una teoría o instituciones vinculadas a las “obligaciones” y “Contratos”. Esta es una materia marcada por un fuerte criterio de contraprestación. Los germanos no concebían, entonces, figuras como la donación. A la vez este primitivismo se caracteriza por la presencia masiva de símbolos sensibles: Apretones de mano, para simbolizar acuerdos, emplean voces y juramentos, gestos de condena o recompensa, etc. En síntesis es una derecho precientífico, asimilable por tanto, a la época más arcaica del Derecho Romano.

3) Índole asociativa de sus instituciones: Las instituciones germanas conceden gran importancia a la comunidad, el grupo o la familia. No quiere decirse con esto, que hayan logrado el grado de abstracción necesaria para concebir una persona jurídica, sino que no desarrollaron un derecho individualista, centrado en el hombre, sino en el grupo.

4) Privilegio Tribal: Característica fundamental. Como todo derecho primitivo es aplicable sólo a los miembros de la raza germana. Es el viejo principio de la personalidad del derecho. No se aplica a quien no pertenezca a la sippe.

5) La Reciprocidad: Los Germanos no conciben la ejecución de algo a cambio de nada. Sus relaciones interpersonales responden exclusivamente a la reciprocidad.

Doy para que des se aplica aquí sin excepción. Por ello sancionan la prodigalidad, pues viola el principio de reciprocidad.


INSTITUCIONES DEL DERECHO GERMANO

EN EL DERECHO PÚBLICO:
Debemos destacar que los pueblos germanos carecieron de un sistema de gobierno centralizado, tal y como se entendía en Roma. Sus líderes eran caudillos militares, elegidos y no hereditarios, según las virtudes guerreras que exhibieran. Las grandes decisiones de los bárbaros eran tomadas en asambleas o “Ding”21 y los varones (hombres libres) que votaban los acuerdos, manifestaban su aprobación haciendo sonar sus armas en sus escudos (“in armis insonantibus”).

Cuando los germanos comienzan a establecerse dentro del imperio, desarrollan ciertos intentos de gobierno territorial, en que los principales nobles o príncipes, ejercen su poder sobre un territorio preciso (cantones) y gobiernan junto con asambleas cantonales que tienen atribuciones judiciales, para los casos de traición y deserción (es decir crímenes contra “la nación”).


EN EL DERECHO PRIVADO:


  1. LA SIPPE: Las comunidades germanas se forman sobre la base de vínculos familiares pertenecientes a una “Sippe”22. Este término designa tanto a los familiares unidos por vínculos próximos de sangre, como a los descendientes por vía masculina de un remoto tronco común. La Sippe es un círculo cerrado, en la medida que las acciones de uno de sus miembros obliga a la totalidad. Así si uno de ellos es muerto, la sippe tiene el poder de reclamar la indemnización económica (Wergeld) o la venganza de “la sangre” (Blutrache, en referencia a la sangre familiar ultrajada).

2) EL MUNT: También denominado “Mundium”, es la potestad jurídica del jefe de familia sobre todos los miembros de su casa, sean o no familiares. Es un concepto mucho más amplio que la “Patria Potestad” romana y alcanza a las generaciones más alejadas cuya tuición y dirección les impone el jefe de familia.

3) LA ORGANIZACIÓN AGRÍCOLA: Uno de sus escasos adelantos dice relación con la concepción de los cultivos rotativos. La asamblea cantonal podía ordenar qué parcelas se cultivaban con uno de los tres grupos rotativos.

4) MAYORÍA DE EDAD: Se alcanza cuando la asamblea de los guerreros determina que el menor, sujeto al Munt, ha pasado por las pruebas de hombría satisfactoriamente.

5) COSAS: Se permite a apropiación de cosas muebles e inmuebles, pero sin que se desarrolle la noción abstracta de dominio. Se dice que los hombres tienen respecto de sus muebles la “Gewwere” o tutela, o cuidado o protección. En cuanto a propiedad sobre inmuebles, la facultad de disposición le compete a toda la Sippe y se puede usar de inmuebles como casas, debido a la facultad de mancomunidad, usan de la cosa común. Los frutos pueden ser aprovechados por la parte del grupo que habita el inmueble.

6) DERECHO PENAL: El concepto que domina la concepción penal de los germanos es la llamada “Carencia de Paz” (Friedlosigkeit), que pone al delincuente fuera del ámbito de su grupo o sippe y le enfrenta con él. Esto puede originar dos tipos de consecuencias:

7) LA VENGANZA DE LA SANGRE: El derecho de los parientes de la víctima para cobrar venganza en el delincuente o en miembros de su sippe y;

8) LA WERGELD: Indemnización pecuniaria que se debe pagar por todos los miembros de la sippe del criminal a la sippe de la víctima.

9) DERECHO PROCESAL: Es de carácter inquisitivo y dominado por símbolos e intervenciones de la divinidad. Así se aceptan los “Cojuradores”, miembros de la sippe de la parte que corresponden, que se hacen responsables por la veracidad del testimonio del primer juramentado. Asimismo se aplican una serie de ordalías, es decir pruebas que requieren de la intervención de poderes sobrenaturales: La ordalía del fuego (exponer un miembro del acusado a las llamas, si no se quemaba era inocente), del agua (se arrojaba al acusado al agua, atado de pies y manos, si flotaba era por un pacto con los demonios, por lo que era culpable, si se iba al fondo era inocente), del agua caliente (un miembro del acusado se introduce en el agua caliente, si no se quema es inocente), el sorteo, el duelo o juicio de Dios o lucha23 y el juramento.

LOS VISIGODOS,

TOLOSA Y TOLEDO,

DOS CAPITALES PARA UN REINO


Al referirnos a la incursión de los godos dentro del imperio señalamos que en virtud del Foedus o tratado firmado con Teodosio se asientan en Mesia. Sin embargo cuando el emperador fallece y asume el trono del imperio Occidental su incompetente hijo Honorio, el rey de los visigodos, Alarico I, emprende su saqueo de la península. A la muerte de Alarico, su sobrino Ataulfo quien contrae nupcias con Gala Placidia, hija de Teodosio y hermana de Honorio, se interna en el sur de las Galias y allí asienta a su pueblo. Corresponde a Valia, el firmar un nuevo Foedus en 416 con Honorio, en virtud del cual se compromete a liberar Hispania del dominio de los suevos, vándalos y alanos.

Los 2 primeros eran pueblos germanos, primos de los godos pero de tradiciones diversas. Los alanos, por su parte, tienen origen iranio y se dispersaron rápidamente entre la población hispanorromana. Los suevos son una rama de los godos escindida varios siglos antes. Pasan por las Galias y se asientan en Galletia (Galicia) en donde funda un reino independiente. Son guerreros muy valientes, pero de un número reducido si se les compara con los godos. Su particularidad es que son católicos. Su independencia política subsiste hasta el siglo VI en que son sometidos por los visigodos, proceso que ocurre en forma más o menos pacífica, pues para la época los godos se han convertido también al catolicismo. En cuanto a los Vándalos, este pueblo de guerreros pasa al África en 42924. Nada dejan en Hispania, salvo un rastro de destrucción por lo que su nombre tribal ha pasado a la historia como sinónimo de destrucción inútil y sin sentido.

Así en 418 Valia y Orosio (en nombre de Honorio) firman un nuevo Foedus que permite que los visigodos se asienten definitivamente en la Aquitania II con capital en la ciudad meridional de Tolosa (La actual Toulousse) como federados del Imperio. Se reconoce a este tratado como el título jurídico que da nacimiento al reino Visigodo de Tolosa.

Los godos controlan todo el sur oriente de las Galias, el nororiente de Hispania y algunas zonas de la parte sur de la península. El mismo tratado reguló el tema de la propiedad agraria, asignando dos tercios de los fundos a los visigodos (en su mayoría campesinos) y el tercio restante a los galorromanos25.

Bajo el reinado de Eurico (el 476) tiene lugar la caída de Roma. Hasta entonces se reconocía, a lo menos formalmente, la autoridad del prefecto romano de las

Galias, con sede en Arlés. Sin embargo, a partir de este momento el reino godo adquiere completa autonomía y extiende su autoridad sobre la población romana de la región dominada. Este rey extiende su poder hasta Lusitania y conquista Pamplona y Zaragoza.

El reino fundado de esta manera va a estar expuesto a un nuevo peligro: la expansión y presencia en el norte de las Galias de otro pueblo germano, los Francos”.

Cuando los godos deciden extender su dominio hacia el norte de la Aquitania y entran en la zona de influencia franca, se plantea el conflicto. La cuestión se zanja militarmente. Las fuerzas francas al mando de Clodoveo y las visigodas comandadas por Alarico II chocan en 507 en la célebre batalla de Vouillé o Vogladum. Como resultado los soldados visigodos son diezmados y su rey Alarico II muere en el campo de batalla. Clodoveo y los francos toman posesión de Tolosa.

Los restos del pueblo visigodo comandados por Gesaleico, se internan en Hispania y sólo permanecen en la Galia Narbonense. Con el reinado de Teudis, se inicia la tradición de que la Corte Real residiese en Toledo. Atanagildo decide residir en ella permanentemente y luego Leovigildo, hace de Toledo la capital oficial del Reino. Será este Leovigildo el que mayor esplendor lleve al reino. Sus conquistas territoriales son sólo comparables a las de Eurico un siglo antes. Expulsa a los bizantinos del sur de Hispania y conquista de su poder la región de Medina Sidonia. Además logra la ansiada meta de la unificación peninsular, con el sometimiento del rey de los Suevos, Mirón. El reino suevo es anexado definitivamente al visigodo en tiempos del católico hijo de Leovigildo, Recaredo I.

Leovigildo asume también las dignidades reales por las cuales acuña moneda, utiliza los atributos de realeza, corona y manto y somete a la nobleza a su poder.

Su hijo Recaredo I da un paso fundamental al convertirse, junto con su pueblo a la religión católica (abandonando el arrianismo nacional) en 589. Analizaremos el punto en la sección dedicada a los visigodos y a la Iglesia.

Sin embargo el reino visigodo tuvo desde sus inicios un peligroso talón de Aquiles, en la naturaleza de los mecanismos de sucesión al trono. Las intrigas y complots, entre los que abundaba el veneno y el puñal, caracterizaron la suerte de sus reyes. Así se desarrolla la temible enfermedad goda (morbo gótico) que consistía en matar a sus reyes. Veremos más adelante, como esta política conduce al reino a su destrucción.

Finalmente debemos abordar la siempre polémica cuestión de la población goda y su proporción en el total hispanorromano. Las estimaciones más exactas al respecto, del profesor José Orlandis26 señalan que los godos habrían representado en total unas doscientos mil individuos dentro de una población superior a los 7 millones de habitantes. Las cifras tradicionales de medio millón en una población de 11 millones nos permiten estimar que en el mejor de los casos la nación visigoda aportó un porcentaje de un 5% a un 7% del total de la población del reino. Con ello se puede señalar que el aporte racial godo en España es relativamente escaso, sin perjuicio de que su posición dominante hizo más fácil la dispersión sanguínea goda en la población general.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad