Historia de Roma introduccióN


cuestor y se encargará de las finanzas de Roma. En el año 198 a.C. finalmente será elegido cónsul



Descargar 349.88 Kb.
Página7/7
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño349.88 Kb.
1   2   3   4   5   6   7
cuestor y se encargará de las finanzas de Roma.
En el año 198 a.C. finalmente será elegido cónsul, saltándose así varias magistraturas de por medio como eran la del edil, el tribuno de la plebe y el cuestor. Aunque no era algo totalmente extraño solía ser habitual, y más en periodos de relativa paz, pero seguramente el haber sido prefecto de Tarento le brindó muchos apoyos y fue elegido cónsul a consecuencia de esto. Sin embargo, la elección para el cargo la tuvo muy difícil ya que, aunque contaba con muchos apoyos, habían dos tribunos de la plebe que no paraban de decir que debía pasar primero por los otros cargos políticos antes de acceder al consulado. Finalmente, la solución se resolvió cuando el Senado actuó de intermediario y le preguntó al pueblo que opinaba sobre si Flaminino debía de ser cónsul o no, a lo que el pueblo respondió que no le parecía mal y por tanto los dos tribunos recularon y no volvieron a objetar.
Segunda Guerra Macedónica
Siendo ya cónsul, él y su colega sortearon que provincias les tocarían y a Flaminino le tocó Macedonia, que en ese momento estaba en conflicto con Roma y cuyo enfrentamiento se conoció como Segunda Guerra Macedónica (200 - 197 a.C.). Esta guerra había comenzado inicialmente cuando durante la Segunda Guerra Púnica el rey de Macedonia, Filipo V, había firmado una alianza con Cartago, hecho que lo convirtió en enemigo de Roma. No llegaron a haber grandes batallas sino más bien pequeñas escaramuzas por lo que la guerra se resolvió de manera bastante pacífica. Sin embargo, a los pocos años Filipo empezó a querer conquistar Grecia por lo que algunas polis pidieron ayuda a Roma que en ese momento ya había derrotado a Cartago y tenía vía libre de enviar tropas. Roma aprovechó el conflicto griego para tomar represalias contra Macedonia y comenzó así una nueva guerra. En ese contexto, los dos primeros años de guerra fueron bastante suaves ya que no hubieron grandes batallas y los cónsules encargados no dieron muestras de querer combatir. Sin embargo, con la llegada de Flaminino la situación cambiaría.
Antes de comenzar la guerra, Flaminino pidió al Senado que le dieran un pequeño refuerzo de tropas. Este acepto y le envió 3000 infantes y 300 jinetes, todos ellos veteranos de la Segunda Guerra Púnica, además de una flota. Con este contingente se dirigió a Brindisium (actual Bríndisi) y cruzó el mar Adriático para desembarcar en Epiro, en la costa occidental de Grecia. Una vez allí, se dirigió al campamento romano para sustituir al cónsul al mando y tomar cargo de las tropas estacionadas en Grecia. Tras hacer todo esto, cambió la hasta entonces política militar en la campaña y se mostró mucho más agresivo que sus antecesores al dirigirse a la frontera de Epiro con Macedonia y plantar cara al ejercito de Filipo V, a pesar de que este se encontraba en un desfiladero que le otorgaba una buena posición defensiva. Aunque en principio el enfrentamiento estuvo reñido, finalmente Flaminino, con ayuda de unos guías locales, pudo enviar un pequeño contingente de tropas a la retaguardia del ejercito macedónico y tras lanzar una ofensiva total hizo que Filipo V y sus tropas se retirasen. Lo que podría haber sido una derrota total para Filipo V solo se convirtió en un revés debido a que el desfiladero frenó a las tropas de Flaminino y que permitió a las tropas macedónicas huir a Tesalia. Sin embargo, Filipo V perdió 2000 hombre y su campamento además de que Epiro, que hasta ese momento había estado sometido a Macedonia, se sometió a Flaminino, pues este fue visto como un libertador y no como un conquistador, hecho que se favoreció por la actitud reconciliadora y amable del propio general.
A continuación Flaminino y su ejército se dirigieron a Tesalia, que estaba también aliada con Filipo V, y asediaron la ciudad de Faloria que acabó cayendo al poco tiempo. Flaminino destruyó la ciudad como mensaje de que todas aquellas ciudades griegas que se aliaran con Filipo V serían tratadas del mismo modo, pero su mensaje tuvo el efecto contrario al deseado pues muchas ciudades griegas doblaron su guarnición. Flaminino, ante esta resistencia, entró en la Fócida, hecho que le permitió comunicarse con su flota, que estaba dirigida por su hermano Lucio, pero Elatea, que estaba fuertemente fortificada, ofreció una valiente resistencia, y durante un tiempo detuvo el avance del cónsul. Mientras tanto, su hermano Lucio, a petición suya, se las ingenió para firmar con la Liga Aquea. Esta liga estaba formada por una congregación de polis griegas de la región de Acaya (si bien en esta época el territorio de la Liga era mucho mayor) y se mostró favorable a aliarse con Roma porque uno de los estrategas de la liga, el strategos Aristeno, era favorable a los romanos y tenía un fuerte apoyo dentro de la propia liga. Así, en el año 198 a.C. la liga firmó un tratado de paz con Roma y solo tres ciudades que formaban parte de ésta: Megalópolis, Dyme y Argos; siguieron siendo favorable a Filipo V.
Tras esto y con la llegada del invierno Flaminino decidió acampar en las regiones griegas de Fócida y Lócrida y fue en este periodo de descanso donde tuvo lugar la rebelión de la ciudad de Opunte, la cual estaba dividida entre partidarios prorromanos y promacedonios. La rebelión terminó con la llegada de Flaminino y sus tropas, y únicamente quedó la ciudadela sin tomar, pues estaba guarecida por promacedonios y algunas pocas tropas macedonias que había llegado un poco antes que el general. En ese momento, Flaminino decidió no continuar asediando pues Filipo V envió un mensaje diciendo que estaba dispuesto a firmar la paz. Flaminino en ese momento se planteó lo siguiente: si su mandato terminaba ese mismo año decidiría aceptar la paz de Filipo V pero si conseguía que su mandato fuera prolongado un año más decidiría ser más agresivo con las negociaciones e incluso plantearse invadir Macedonia.
Finalmente Flaminino consiguió que su mandato se prolongara por tiempo indefinido por lo que decidió ser agresivo con las negociaciones. El congreso para estas se celebró en Nicea, y en él Flaminino y sus aliados estipularon una larga lista de demandas pero la principal era que Filipo debía retirar sus guarniciones de todos los pueblos de Grecia. También se estipuló que habría una tregua de dos meses por ser invierno y que para ratificar las condiciones se enviarían embajadas tanto a Roma como a Macedonia. Cuando la embajada macedonia llegó a Roma, el Senado estaba a favor completamente de la propuesta de Flaminino y les exigieron a los embajadores saber la respuesta de Filipo V. Sin embargo, Filipo V no había previsto que en el Senado hubiese tal unanimidad y había pensado que quizás, explotando la división de opiniones, llegase a un acuerdo más beneficioso y que le permitiese conservar algunos territorios en Grecia. Por ese motivo, los embajadores al oír la demanda del Senado de que Filipo V debía abandonar Grecia completamente no supieron que hacer. El Senado romano les dijo que volvieran a Macedonia y hablaran con su rey y que en el futuro si deseaban negociar lo hicieran a través de Flaminino, cuyas decisiones serían respaldadas y respetadas. En ese momento, Filipo V decidió que las negociaciones serían en vano y prefirió continuar la guerra.
En todo ese tiempo, Esparta había conquistado Argos, una de las tres ciudades de la Liga Aquea que todavía era aliada de Filipo V (en otras fuentes sin embargo no es que fuera conquistada sino cedida por Filipo V a los espartanos), y Flaminino decidió llegar a un acuerdo de paz con la ciudad espartana. El acuerdo al que llegaron fue que Esparta no atacaría los aliados de Roma a cambio de quedarse con la ciudad de Argos y proporcionar tropas auxiliares a los romanos. Tras esto, Flaminino marcho a Corinto, ciudad aliada de Filipo V, e intentó llegar a un acuerdo pero no sirvió de mucho y decidió tomarla. A continuación, invadió el territorio de Beocia, también aliado de Filipo V y tras tomarlo prácticamente dejó sin aliados a Filipo V en Grecia. Únicamente, el territorio de Acarnia siguió siendo fiel a Filipo V, pues el resto o eran aliados de Roma o eran neutrales.
Finalmente, en el año 197 a.C., tras una escaramuza entre la caballería de ambos bandos, los ejércitos se vieron las caras en la batalla de Cinoscéfalas. En ella los romanos y sus aliados griegos dirigidos por el propio Flaminino se enfrentaron a un ejército igual de numeroso de macedonios dirigidos por Filipo V. La batalla inicialmente comenzó igualada pero poco a poco las legiones romanas fueron retrocediendo frente a la falange macedonia. Sin embargo, Flaminino envió a los elefantes de guerra que le habían proporcionado sus aliados y consiguió partir en dos la falange, hecho que aprovecharon las tropas romanas para contraatacar y empezar a romper poco a poco la formación de la falange, hasta que finalmente esta se desintegró y las tropas comenzaron a huir. Así, la batalla terminó a favor de los romanos, muriendo 8000 macedonios, cifra mayor que las bajas romanas, que no llegaban a 700.
Tras la batalla Flaminino se dedicó a pacificar los territorios que había conquistado, especialmente Beocia donde hubieron muchas revueltas en donde murieron muchos soldados romanos. Una vez éstas cesaron Flaminino quería que los lideres de dicha revuelta fueran ajusticiados pero el resto de aliados griegos, especialmente los de la Liga Aquea, actuaron como mediadores y le pidieron que mostrara piedad y los indultara, hecho que Flaminino finalmente hizo.
Finalmente, en el año 196 a.C., Filipo V, tras haber perdido tantas tropas y sin casi ni un solo apoyo griego, decidió acceder a unas negociaciones de paz. Estas se celebraron en los Juegos Ístmicos y en ellos Flaminino proclamo que Grecia había sido liberada y que iba a restablecer el orden y el equilibrio en el mundo griego y todas las promesas que había prometido a sus aliados las cumplió. En Roma esto se aceptó y todas las medidas de Flaminino fueran ratificadas.
Guerra contra Nabis
La guerra contra Nabis, llamada así por el tirano de Esparta y también conocida como la Guerra romano-espartana (195 / 192 a.C.), tuvo lugar a consecuencia de la presión de la Liga Aquea sobre Flaminino. Como se había dicho líneas atrás, cuando la Liga Aquea se unió a Flaminino solo unas pocas ciudades siguieron siendo fieles a Filipo V. Una de ellas fue Argos, la cual acabó en manos de los espartanos, quienes eran dirigidos por el tirano Nabis. Aunque Flaminino permitió tras su pacto con los espartanos que Argos siguiera bajo dominio de Esparta, tras la guerra la Liga Aquea exigió que fuese liberada. Esta situación se agravaba por el hecho de que hasta hace muy poco tiempo la Liga Aquea había estado en guerra con Esparta, por lo que las relaciones diplomáticas no eran muy buenas. En el año 195 a.C., se rompieron las alianzas y Flaminino se dirigió a Argos, la cual dejo asediando para continuar hacia Esparta. A las puertas de la ciudad tuvieron lugar dos enfrentamientos contra los espartanos y Nabis, donde los romanos salieron victoriosos. Tras esto, Flaminino decidió que en vez de asediar la ciudad sería mejor asolar los territorios circundantes, y tras hacerlo finalmente Nabis pidió la paz. Esparta sería reformada completamente, y su sistema político tradicional desmantelado. A cambio, Nabis seguiría gobernando pero como rey cliente de Roma.
Una vez ocurrió esto, Argos acabó siendo liberada y durante los Juegos Nemeos Flaminino proclamo que la ciudad volvería a formar parte de la Liga Aquea como una ciudad libre. Sin embargo, esta libertad de la que tanto alardeaba Flaminino era muy cuestionada por algunos griegos, especialmente por los etolios, pues se pensaba que los romanos lo único que habían hecho había sido cambiar el yugo macedónico por el suyo. Flaminino, que quería mostrarse como un hombre reconciliador y mandar el mensaje de que Roma estaba allí para liberar Grecia, pidió al Senado romano si sería posible quitar todas las guarniciones romanas que estaban en varias polis griegas para así tranquilizar a los griegos, petición que fue aceptada.
Finalmente, en el año 194 a.C., Flaminino convocó una asamblea en Corinto para despedirse de "su amado pueblo" y en ella se le otorgaron muchos honores, algunos divinos. Flaminino dejaba su puesto tras 4 años de guerras y pacificación y conseguía que gran parte de Grecia fuera aliada de Roma además de someter a Macedonia y Esparta. Estas dos potencias seguirían existiendo pero su hegemonía había sido cortada de raíz por el general romano. Tras regresar a Roma, se acuñaron monedas en bronce con su efigie y celebró un triunfo de 3 días con grandes celebraciones. Sin embargo, en el año 192 a.C. en su ausencia, los etolios, que seguían sin confiar en Roma, instigaron a Esparta y a Nabis a volver a rebelarse, lo cual no costó demasiado. Roma envió una flota y una embajada, esta última encabezada por el propio Flaminino quiera ahora volvía a Grecia en calidad de ciudadano romano y senador. La embajada intentó llegar a un acuerdo pacífico pero no fue posible, tras lo cual la flota romana atacó a Esparta y ésta y Nabis fueron derrotados. En ese momento, la Liga Aquea, y más concretamente su strategos Filopemen, fue partidaria de destruir Esparta pero Flaminino se opuso y consiguió convencerles de que se firmara un pacto.
Guerra contra Antíoco Megas
Esta guerra, también conocida como Guerra romano-siria (192 - 189 a.C.) tuvo lugar ese mismo año y se debió a que el imperio seleucida, gobernado por el rey Antíoco Megas, invadió Grecia. Antíoco se alió con los etolios, quienes de nuevo aprovecharon las circunstancias para atacar a Roma. Flaminino fue enviado de nuevo a Grecia, pero como, legado, es decir lugarteniente, del cónsul de turno. Sin embargo, a efectos prácticos él fue quien tenía el control y fue su presencia la que ayudo a la causa romana en Grecia. Una vez llegó a ésta, comenzó a hablar con los aliados de Roma y consiguió convencerles, gracias a la ayuda del ya mencionado strategos Filopemen, de que siguieran unidos a Roma y que se enfrentasen juntos a Antíoco. Solamente unas pocas ciudades siguieron teniendo dudas de si unirse o no, por lo que se enviaron tropas para aplastar a cualquier partido o partidario prosirio.
La guerra terminó rápido en la batalla de las Termopilas (191 a.C.) donde Flaminino salió victorioso. Tras esto, los romanos atacaron a los etolios y el cónsul de turno asedió la ciudad de Naupacto pero al ver los etolios que Flaminino acudía a reunirse con el cónsul decidieron rendirse y le imploraron que no destruyesen Etolia. Tras esto, surgieron unos pequeños focos de rebelión pero fueron aplastados. De nuevo, Esparta había aprovechado todo este conflicto para rebelarse de nuevo, pero esta vez Flaminino no tuvo piedad y la sometió completamente, privándola de gran parte de su territorio.
Tras todo esto, Flaminino regresó a Roma, y aunque la guerra había terminado no tardaría a volver a reanudarse en conflicto, pero esta vez serían otros generales quienes irían a combatir.
Años posteriores
En el año 190 a.C. Flaminino será nombrado censor junto a Marco Claudio Marcelo, el hijo del cónsul al que sirvió como tribuno militar, y durante los 5 años que dure su cargo se dedicara a regular el censo en el Senado y la ciudadanía.
En esta parte de su historia, enfocada más en Roma y la política, Plutarco hará mención a su relación con otras figuras destacables. Una de ellas será Marco Porcio Catón, con quien no se llevará bien por un suceso entre él y su hermano Lucio. Su hermano, que se había aficionado a la homosexualidad y pederastia cuando había estado en Grecia, tenía un amante que no paraba de suplicarle que le ofreciera algún tipo de espectáculo. Una vez, Lucio fue a una tienda donde estaba refugiado un noble galo y éste último le empezó a explicar su situación, pero antes de que terminase Lucio le preguntó a su amante si le gustaría ver a un galo muerto, a lo que asintió. De esta forma, antes de que el noble galo terminase de hablar, Lucio le golpe en la cabeza con su espada y cuando el galo intentó escapar y pedir ayuda a los presentes Lucio le atravesó con la espada. A raíz de este episodio, Catón atacó a Lucio para criticarle tanto a él como a Flaminino al mismo tiempo que desprestigiaba la cultura griega y reforzaba la tradicional latina. Lucio, acompañado por su hermano Flaminino, acudió al foro para que fuera perdonado por el pueblo romano. Catón también acudió y le preguntó a Flaminino si había tenido conocimiento de lo que había hecho su hermano, cosa que negó. Catón comenzó a relatar lo sucedido y le dijo a Lucio si algo de lo que había dicho era mentira, a lo que sobrevino un silencio. El pueblo se puso de parte de Catón y comenzaron a vitorearle, pero Tito se reunió con todos los enemigos políticos de éste, entre ellos Escipión el Africano, y comenzaron a injuriarlo para que el pueblo dejará de estar de su lado. Sin embargo, como en ese momento había una obra de teatro, por lo que muchos ciudadanos dejaron de escuchar a Flaminino. Pero este aprovechó el teatro para decirle a su hermano que se pusiera en las últimas filas en vez de en las primeras, que eran reservadas para los senadores, para mostrar humildad y abatimiento. La muchedumbre creyó en este acto y vitoreándole le dijeron que podía volver a las primeras filas al mismo tiempo que le perdonaban por el episodio cruento que había hecho.
Tras estos años como censor, en el 183 a.C. fue enviado como parte de una embajada al reino de Bitinia para extraditar a Aníbal, quien se encontraba allí tras haber sido exiliado por su propia ciudad natal tras la Segunda Guerra Púnica. Sin embargo, antes de poder capturarlo Aníbal se suicidó con un veneno.
En los años posteriores Flaminino usando su influencia en Grecia y Macedonia intentó que se convirtiera en rey de Macedonia Demetrio. Tras la muerte de Filipo V, había accedido al trono su hijo Perseo I, pero su postura política era antirromana. En cambio, su hermanastro Demetrio era prorromano por lo que convertirlo en rey habría sido sumamente beneficioso para Roma. Sin embargo, Perseo I mandó asesinar a Demetrio en el 181 a.C. por lo que esto fue imposible. Tras este desastre, Flaminino decidió que ese había sido su último momento en la política y abandonó la vida pública. Finalmente, acabaría falleciendo aproximadamente en el año 174 a.C.
Visión de Flaminino y comparación con Filopemen
Plutarco en su obra describe a Flaminino como un hombre de gran encanto persona y un filo heleno. En su calidad de patricio típico, Flaminino veía el mundo en función de sus ambiciones personales, de su patriotismo romano, sus lealtades familiares, y las relaciones patrono-cliente. Fue el primero en desarrollar una política consistente en convertir al mundo griego (ciudades, ligas y reyes), nominalmente en cliente de Roma, pero de hecho sometido a las injerencias de ésta. Aunque Plutarco lo defiende y lo considera un libertador, lo cierto es que Flaminino acabó sometiendo a Grecia, solo que no de la misma forma que habían intentado Filipo V o Antíoco. Su forma de control. Mientras que estos últimos habían apostado por un sometimiento militar y un control de la instituciones y formas de gobierno, Flaminino había impuesto una red de estados clientelares en los cuales existía una independencia política siempre que esta favoreciese los intereses romanos. Ello lo consiguió en parte por su talante militar pero también por su forma de ser. Sin embargo, esta misma forma de ser aunque en algunos casos lo harán centro de alabanzas, pues será un hombre carismático, en otras también supondrán un problema pues será conocido por su rápido genio e ira.
En cuanto a su comparación con Filopemen, ambos vivieron el mismo periodo y compartían talentos militares similares. Plutarco sin embargo destaca que en cuanto a batallas destacó más Filopemen, pero también señala que cuando él las combatió las fuerzas helénicas estaban en decadencia. Al mismo tiempo, destaca de Flaminino la rapidez con la que terminó sus campaña, pues en dos batallas consiguió expulsar al ejercito de Filipo V de Grecia y que también contaba con menos efectivos que Filopemen. Con todo, en ese momento la hegemonía y el poder romano estaban en auge. También, mientras que las victorias de Flaminino eran personales y por tanto reconocidas, las de Filopemen eran públicas.
También diferencia el carácter de las guerras de ambos, a pesar de que ambas tuvieron lugar en Grecia. Mientras que la guerra de Filopemen fue un conflicto entre griegos, la guerra de Flaminino fue una guerra a favor de los griegos (de nuevo señalar que Plutarco está convencido de que Flaminino era un libertador).
En cuanto al carácter de ambos, Plutarco describe a Flaminino como un hombre de pronto enojo e ira, mientras que Filopemen era sereno. También, los errores de Flaminino derivaran de la ambición, pues siempre intentará que todos le tengan aprecio y siempre querrá llegar a un acuerdo que beneficie a todos, y eso será imposible. En cambio, los errores de Filopemen derivarán de su obstinación. También, algo que les diferenciaba era que Filopemen jamás faltaba a quienes había ayudado o le habían ayudado, mientras que Flaminino no, como por ejemplo cuando tiene lugar la guerra con Esparta.
Por último, algo que destaca Plutarco de Filopemen es su virtud pues, a diferencia de Flaminino, él destacó sobre otros griegos y eso la elevaba por encima del resto. En cambio, dado que Flaminino era romano su virtud no aumentaba, si bien si su orgullo.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad