Historia de los primeros auxilios



Descargar 1.52 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.52 Mb.
Vistas537
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

HISTORIA DE LOS PRIMEROS AUXILIOS

El objetivo de esta sección, es el que se otorga al estudio moderno de la historia. Más que una relación ordenada de fechas, nombres y hechos, pretende hacer una semblanza de los eventos decisivos en el desarrollo de los primeros auxilios. Empecemos por intentar una definición de primeros auxilios que sirve más allá de la posibilidad de respuesta a una pregunta de examen. Proponemos la siguiente: Los primeros auxilios son la ayuda inmediata que se brinda a una persona que no se encuentra estable tanto física, emocional o psicológicamente. Lo relevante de esta definición es que no solo se enfoca a los aspectos físicos o biológicos y que por ende, podemos brindar primeros auxilios de calidad aún sin poseer conocimientos y habilidades sobre heridas, hemorragias y muchos otros. No es necesario ser psicólogo para reconfortar emocionalmente a una persona que ha sufrido un accidente. Una mano amiga en el hombro frecuentemente puede ser tan útil como un collarín para inmovilizar el cuello.

De esta forma los seres humanos contamos con la capacidad innata para ayudar y confortar a los demás.

Existe cierto acuerdo en afirmar que el primer servicio de atención prehospitalaria de urgencia profesional, fue estructurado a instancias del emperador Napoleón Bonaparte en Europa, durante la expansión del imperio, delego a su médico en jefe, el barón Dominique Larrey, la responsabilidad de coordinar lo que se llamó el sistema de “Ambulancias volantes”. Estas no eran otra cosa que carretas tiradas por caballos, donde se transportaba a los heridos desde el campo de batalla, a los hospitales de la época. La diferencia estriba en que en este sistema, los caídos ya habían recibido algún tipo de atención, realizada por el citado barón Larrey y su discípulo Sebastián Perey en el lugar del accidente.

Esta atención frecuentemente, según documentos de la época, consistía en la amputación de los miembros lesionados de los desafortunados combatientes.

La gran cantidad de hechos bélicos en el viejo continente durante esta época, propicio la formación de otros sistemas en diferentes países, En particular la guerra de Crimea fue el eventos que abono la idea del barón Henri Dunant, quien escribiera poco después en su libro “Un recuerdo de Solferino” y en 1864, fundaría la Cruz Roja Internacional con el objetivo inicial de “mejorar la suerte de los heridos en el campo de batalla.

En el siglo XX, en los años 60 a 70, se presentó una situación especial en los Estados Unidos de América derivada tanto de la industrialización y la modernidad, como de sus conocidas intervenciones en Vietnam y una década antes en Corea. En la siguiente década se observa un dramático aumento en la muerte debido a la enfermedad isquémica coronaria (infarto agudo al miocardio) y lo que el Dr. J. D. Curry presento en el boletín del Colegio Americano de Cirujano como la “Enfermedad olvidada de nuestro tiempo”: EL TRAUMA.

Hacia 1966, el Dr. Robert Adam Cowley y sus colaboradores, desarrollaron en el Centro Medico de la Universidad de Bethesda en Maryland, USA., un estudio estadístico donde se correlacionaba la supervivencia de pacientes críticos con el tiempo de respuesta de la atención profesional. En un medio donde las ambulancias no eran otra cosa que camionetas con focos de colores y los tripulantes transportadores de cuerpos, el tiempo de respuesta de atención profesional se alargaba considerablemente, dando como resultado tasas elevadas de mortalidad. Cuando estos resultados se compararon con los obtenidos en situaciones en las que por alguna razón el tiempo de respuesta fue más breve, la diferencia en la supervivencia de los pacientes fue muy notoria.

Encontraron que la piedra angular de la solución, era disminuir el tiempo de respuesta profesional hasta una hora, la cual contaba desde el inicio del evento desencadenante hasta que el paciente recibía la atención definitiva en el hospital. A este estudio ahora clásico en el campo de la atención de urgencias se le conoce como “La hora dorada”

El principio de la solución fue pensar que era posible llevar el hospital al paciente, en lugar del paciente al hospital. Esto se logró con ambulancias más adecuadas, que en sus inicios fueron tripuladas por médicos, los cuales constataron que si bien poseían los conocimientos de orden médico para atender a los pacientes, las habilidades requeridas durante la atención prehospitalaria de urgencias nesesitaba de otros conocimientos que no se adquirían en las escuelas de medicina.

De particular relevancia es la relativamente reciente cadena de supervivencia, donde se muestra la necesidad de enseñar a la población en general los pasos a realizar en caso de encontrar una víctima en paro cardiorrespiratorio.

Hacia 1910 estalla la Revolución Mexicana, dedicándose a transportar heridos a los hospitales. En la ciudad de México este servicio era coordinado por el ayuntamiento: posteriormente se forman la Cruz Verde y los servicios médicos de Departamento del Distrito Federal.



El objetivo es formar profesionales y cambiar el concepto de heroico por profesionalismo.

En nuestro país ciertamente hay mucho que hacer en el área de atención médica prehospitalaria, pero lo mejor es actuar en la tarea de ser mejores. Trabajemos pues, con la conciencia plena de nuestra responsabilidad y consideremos que por mucho, no somos los únicos, pero si intentemos ser los mejores.



CADENA DE SUPERVIVENCIA.



BASES LEGALES: Una de las principales preocupaciones de las personas que han presenciado un accidente, es la responsabilidad de ser involucradas civil y/o penalmente por el solo hecho de intervenir para presentar la ayuda. La pregunta es ¿Y si la persona muere podrán echarme la culpa?. Esta sección tiene como principal objetivo ofrecer bases legales fundamentales que permitan desechar esos temores, así como algunos conocimientos elementales sobre las normas jurídicas que debiera tener todo aquel que presenta los primeros auxilios.

En países donde existe conciencia de la importancia de la atención médica prehospitalaria hay una legislación al respecto. Existe la llamada “Ley del buen samaritano”, la cual protege a toda aquella persona que sin previa capacitación en primeros auxilios, presta ayuda a alguien seriamente enfermo o lesionado, siempre que esta haya sido de buena fe y sin retribución económica. Dicha protección persiste a pesar que el lesionado no haya sido bien atendido por el auxiliador.

En México, las leyes y normas técnicas que existen en torno a los primeros auxilios y a toda aquella atención médica que se presta en las calles, son muy limitadas y en muchos casos, prácticamente inexistentes.

Así, aunque mínimos, encontramos algunos ordenamientos jurídicos que pueden ir conformando las bases legales de los primeros auxilios:

1.-Còdigo Penal para el Distrito Federal.

ART. 335.- “El que abandone a un niño incapaz de cuidarse a si mismo o a una persona enferma, teniendo obligación de cuidarlos…”

ART. 340.- “Al que encuentre abandonado en cualquier sitio a un menor incapaz de cuidarse a si mismo o a una persona herida o amenazada de un peligro cualquiera, se le aplicara de uno a dos meses de prisión o multa de…. Si no diere aviso inmediato a la autoridad u omitiera prestarles el auxilio necesario, cuando pudiera hacerlo sin riesgo personal.

Es decir. Lo que se castiga es el abandono y no, como muchas personas aún creen, el detenerse a prestar los primeros auxilios.

Además, es importante destacar que nadie puede obligarnos a prestar ayuda cuando nuestra propia seguridad está en peligro.

***Sobre la no aplicación de un castigo:

ART. 15 “Se actúe con el consentimiento del titular del bien jurídico afectado, siempre que llenen los siguientes requisitos:

***Que el bien jurídico sea disponible

***Que el titular del bien tenga la capacidad jurídica para disponer libremente del mismo.

***Que el consentimiento sea expreso o tácito y sin que medie algún vicio: o bien, que el hecho se realice en circunstancias tales que permitan fundadamente presumir que de haberse consultado al titular, este hubiese otorgado el mismo.

Siempre que se haya tomado la decisión de ayudar a una persona ( lo cual constituye no solo una obligación moral, sino también legal como hemos visto), usted debe de tomar en cuenta la posibilidad de que ella se niegue a ser ayudada. En cuyo caso está en todo su derecho.

Por ello, siempre al abordar a un paciente, usted debe de obtener su consentimiento acerca de si quiere recibir la ayuda. Este consentimiento debe de ser de dos tipos:



EXPLICITO: Cuando la persona se encuentra consciente y por medios expresos (verbales, escritos o con señas) accede a ser atendida. Este tipo de consentimiento se puede conseguir mediante una pregunta muy sencilla, que además le servirá para iniciar la evaluación primaria. “Mi nombre es…… ¿Le puedo ayudar?” para estar en condiciones de dar un Consentimiento Explícito, el paciente o persona debe:

**Estar consciente.

**Contar con el pleno uso de sus facultades mentales.

**Ser mayor de edad

**Si es menor de edad y hay un familiar, que este acceda a que el menor sea atendido.

IMPLICITO: Cuando la persona se encuentra inconsciente, necesita ayuda y se presupone que accede a esta. Este tipo de consentimiento procede en los siguientes casos.

**Pérdida del estado de alerta.

**Pacientes que no están en pleno uso de sus facultades mentales.

**Menores de edad.

Hay que tomar en cuenta la posibilidad de que una persona seriamente lesionada, que no puede valerse por sí misma y que evidentemente necesita la ayuda, puede rechazarla.

Una de las labores como proveedores de primeros auxiliaos, consiste en procurar establecer una confianza básica con el paciente y convencerlo de la necesidad de que reciba el tratamiento.

Aun así, puede ser que rechace la ayuda. De ser posible y si su seguridad no corre riesgo, inicie la atención mientras platica con el intentando convencerlo.

ART. 15 ”Son circunstancias excluyentes de responsabilidad penal”

Secc. Cuarta.

Fracción X. “Causar un daño por mero accidente, sin intención ni imprudencia alguna, ejecutando un hecho licito con todas las precauciones debidas”-

Aunque no de igual forma, esta fracción del artículo 15, recuerda la ley del Buen Samaritano que mencionamos anteriormente.



RECUERDE: Siempre debe de obtener el consentimiento de su paciente para poder realizar la atención médica. Este consentimiento debe de ser implícito o explícito.

LEY GENERAL DE SALUD:

Casi siempre que la Ley General de Salud habla de “los miembros de la comunidad” refiriéndose a su actuación en casos de accidentes o desastres, les asigna fundamentalmente las actividades de prevención

Sin embargo, algunos artículos consideran la labor de la comunidad en algunos otros contextos, como son los siguientes:

ART. 2.- “El derecho de la protección a la salud tiene las siguientes finalidades.·

Fracción IV: “La extensión de actitudes solidarias y responsables de la población en la preservación, mejoramiento y restauración de la salud”.

ART. 58 (Sobre la participación de la comunidad en los servicios de salud)

FRACCION III.- “Incorporación como auxiliares voluntarios en la realización de tareas simples de atención médica y asistencia social y participación en determinadas actividades de operación de los servicios de salud, bajo la dirección y control de las autoridades correspondientes.

FRACCION IV.- “Notificación de la existencia de personas que requieren de servicios de salud, cuando estas se encuentren impedidas de solicitar auxilio por sí mismas”.

A pesar de que no existe aún en las autoridades sanitarias de nuestro país una conciencia clara de la gran importancia que para la sobrevida de miles de lesionados diariamente, reviste la temprana activación de los servicios de urgencia, ya podemos encontrar algunas directrices en este artículo.

Existen también, normas técnicas para la prestación de servicios en unidades móviles de atención médica hospitalaria.

Pero a nosotros nos corresponde saber que podemos y debemos ayudar a los demás, y con mayor razón cuando sean nuestros compañeros, ya que contamos con el respaldo de la institución.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternamente los unos con los otros.



EVALUACION DE LA ESCENA

La evaluación de la escena debe de realizarse siempre que se llega al lugar donde ha ocurrido un accidente o donde se encentre una persona gravemente enferma. Realizarla de forma correcta va a limitar la existencia de una gran cantidad de errores. Y es donde inicia una atención adecuada. Existen 3 reglas básicas para realizar la evaluación de la escena de cualquier accidente:



1.- Verifique la seguridad.

2.- Obtener datos sobre el Mecanismo de Lesión

3.- Enterarse del Número de Pacientes que hay
1.-SEGURIDAD.

Una de las iniciadoras de los servicios médicos de urgencias en USA. La Dra. Nancy L. Caroline.

Decía: “Es preciso buscar primero nuestra seguridad: los héroes muertos no pueden salvar vidas”

Siempre, lo que debemos cuidar en primer lugar es no convertirnos en víctimas. Es verdad que prestar los primeros auxilios conlleva algunos riesgos, pero puesto que se trata de una actividad planeada y para la cual nos hemos capacitado previamente, estos pueden y deben de ser en lo posible riesgos controlados.



Por lo tanto tomaremos en cuenta los siguientes puntos:

***Cuidar nuestra propia seguridad

***Cuidar de la seguridad de los que como nosotros, están prestando la ayuda.

***Cuidar de la seguridad del paciente.

***Cuidar, incluso, de la seguridad de los mirones.
ACTIVACION DEL SERVICIO MEDICO DE URGENCIAS

(ASMU)

Después de realizar la evaluación de la escena, si se requiere, llame al Servicio Médico de Urgencias y pida una ambulancia. Usted puede dar 45 min. Reanimación cardio pulmonar de forma intachable y tendrá un paciente irrecuperable si nunca realizo la ASMU.En los pacientes críticos, gran parte del éxito de la atención que se les proporciona prehospitalariamente, está en que obtengan una atención hospitalaria definitiva rápida. Los primeros auxilios no curan, solo brindan la oportunidad de que llegue vivo al hospital o en mejor estado de como se le encontró. Sin esa ayuda primaria, es verdad que en algunos casos el paciente no viviría, pero no es suficiente y solo se ha hecho una de las partes del esfuerzo que permitirá al paciente salir del hospital para continuar con su rehabilitación.

El tiempo que se ha considerado ideal para que el paciente reciba la atención hospitalaria es de una hora desde que ocurrió el problema o accidente, de acuerdo al estudio clásico de la Hora Dorada.Actualmente se ha identificado la necesidad de abatir aún más los tiempos de respuesta de las unidades de urgencia, para que el lesionado pueda recibir la atención definitiva en el hospital. Esta posibilidad necesita forzosamente, para concretarse, que las personas que presencian directamente los accidentes, activen el servicio médico de urgencias de inmediato.

RECUERDE: Activar el Servicio Médico de Urgencias, forma parte de brindar una buena atención al paciente.

ASMU

1.-Proporcione su nombre y la actividad que desempeña

2.-Indique si es urgencia o traslado.

3.-Indique el teléfono de donde llama.

4.-Ubicaciòn del problema.

5.-Mecanismo de lesión.

6.-Nùmero de lesionados.

7.-Otros servicios.

8.-Datos generales de los lesionados.

9.-Recuerde: SEA EL ULTIMO EN COLGAR.



TELEFONOS DE EMERGENCIAS DE NUESTRA LOCALIDAD.

***CRUZ ROJA 223-78-78 223-79-96

EMERGENCIA 065

***HOSPITAL GENERAL 223-76-32 223-37-69



***INSP. DE POLICIAS 221-09-04 221-09-05

***CFE. 221-04-19 221-04-16

***POLICIA MUNICIPAL EMERGENCIA 060

***TRANSITO DEL EDO. 223-13-22

***BOMBEROS 116

***PROTECCION CIVIL 223-49-99

***IMSS 223-28-48

***CRUM EMERGENCIA 066



PRINCIPIOS DE ACCION EN UNA EMERGENCIA.

Con el nerviosismo de cualquier emergencia, es importante detenerse un momento para aclarar las ideas y pensar antes de actuar. Al responder a una situación de emergencia, permanezca tranquilo y aplique los cuatro principios de acción para emergencias:


1.-Haga un reconocimiento del lugar

2.-Haga un reconocimiento primario de la victima

3.-Realice el ASMU para ayuda profesional.

4.-Haga un reconocimiento secundario de la víctima.

1.-HAGA UN RECONOCIMIENTO DEL LUGAR.

Cuando usted responda a una emergencia, haga un reconocimiento rápido de la totalidad de la escena que le permita tomar decisiones. No mire solo a la víctima, (visión de túnel) mire también alrededor de ella. Esto debe tomarle unos pocos segundos solamente. Decida enseguida que debe de hacer de inmediato y el orden en que deberá efectuar los pasos. Debe considerar las siguientes circunstancias mientras efectúa el reconocimiento:

¿Es seguro el lugar?

¿Qué pasó?

¿Cuántas personas están lesionadas?

¿Hay espectadores que puedan ayudar?

Busque en la victima identificación de alerta médica.

Identifíquese como auxiliador adiestrado.

“Hola mi nombre es________________,. Estoy adiestrado en primeros auxilios

Y puedo ayudarle hasta que llegue la ambulancia ¿está de acuerdo?


2.-HAGA UN RECONOCIMIENTO PRIMARIO DE LA VICTIMA.

El propósito del reconocimiento primario es buscar condiciones que constituyan una amenaza inmediata a la vida del paciente y actuar en contra de ellas por medio de los primeros auxilios. Esta evaluación se realiza en un tiempo de 15 segundos

Cuando llega al lugar de un accidente que no presenció, puede encontrar a una víctima inmóvil, deberá determinar si la víctima se encuentra consciente y responde, o si esta inconsciente. Generalmente usted podrá determinar si la victima responde tocándole suavemente el hombro y preguntándole ¿está usted bien?

Si está solo busque ayuda, pero mientras lo hace, continúe con la evaluación primaria practicando el A, B, C.



ABRA LA VIA RESPIRATORIA.

¿Tiene la víctima despejada la vía respiratoria?

(el lugar por donde pasa el aire para que la víc-

tima respire). La acción más importante para

una exitosa resucitación es despejar de inme-

diato la vía respiratoria de la víctima inconscien-

te usando el método de inclinar la cabeza y le--

vantar la barbilla. Esto separa la lengua del fon-

do de la garganta y abre el pasaje del aire.

En trauma con control de cervicales.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos