Historia de la psicologia



Descargar 112.5 Kb.
Página4/7
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño112.5 Kb.
Vistas393
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

Reflexología


 

Fundada por Pavlov (1849-1936), quien recibe la influencia de otro ruso, Sechenev, que es el primero en señalar que toda actividad psíquica se basa en reflejos.


En 1906 Pavlov descubre el reflejo condicionado, con el cual busca explicar la totalidad de la vida psíquica: los procesos cognitivos superiores del hombre se consideran el resultado de la producción de sistemas de señales de segundo y tercer orden, que se construyen en base al primer sistema de señales cuya realidad es básicamente fisiológica. De aquí que no puede hablarse de ‘lo psíquico’ como lo opuesto de ‘lo fisiológico’, pues lo psíquico es un resultado de la complejización de reflejos elementales (nivel fisiológico). Rusia apoyó estas investigaciones por su marcado materialismo, pues mostraban a lo psíquico como un epifenómeno de lo fisiológico (es decir, el espíritu como epifenómeno de la materia). Vemos entonces en Pavlov un matiz materialista y reduccionista. Rubinstein, por su parte, buscará vincular la reflexología con la vieja idea de conciencia, dentro de un marco marxista.

 

Conductismo


 

A partir de 1920 la psicología pasó a ser para el conductismo una psicología del aprendizaje. Recibe el conductismo la influencia de Pavlov y así, para Smith y Guthrie todo aprendizaje se basa en reflejos condicionados. Thorndike, con su teoría conexionista, también explicará así el aprendizaje, introduciendo el concepto de ‘aprendizaje por ensayo y error’.


Watson (1878-1958) es la máxima figura del conductismo; para él la conducta se explica por cadenas de reflejos, los cuales generan hábitos. Sólo importa lo observable, y los llamados fenómenos internos con son más que procesos fisiológicos. Sentimientos como el placer y el displacer no son más que la expresión de primitivos movimientos de acercamiento y huída, y el pensamiento es un fenómeno senso-motor que no se manifiesta al exterior.
Históricamente, en Watson podemos analizar su cosmovisión y su metodología. Desde su cosmovisión el hombre es poco más que un animal más especializado, y no existen cosas como el alma, que los diferenciaría de los animales. Su metodología es menos criticable pues dio a la psicología un sólido marco de referencia para observar y experimentar.
Hull (1884-1952) es el teórico del conductismo. Interesado primeramente en las técnicas psicométricas y la psicología clínica, intenta luego sistematizar lógicamente la teoría conductista: pasa de la investigación empírica a la formalización. Introduce el método hipotético deductivo en la psicología, haciendo de ésta una disciplina nomotética. Organiza la teoría en un sistema de definiciones, postulados y teoremas: busca definir con rigor los problemas a estudiar, luego propone postulados de un alto grado de abstracción, a partir de los cuales deducirá teormas o hipótesis de segundo o tercer orden, las que se ponen a prueba experimentalmente.
Skinner (n. 1904) plantea un conductismo descriptivo: el psicólogo sólo debe constatar fenómenos y conexiones observables, sin inferir conexiones causales. Skinner distingue así dos tipos de conducta: la respondiente y la operante (o instrumental), definiendo ésta última muy vagamente como una conducta espontánea donde aparentemente no hay ningún estímulo discernible que la produzca. Sostiene además Skinner que toda conducta es siempre una reacción al medio, estando entonces su origen fuera del organismo.
Este planteo empírico riguroso lo lleva no sólo a crear la instrucción programada, sino también una máquina de enseñar que sustituye al docente. El programa de Skinner descansa sobre la idea de ‘reforzador’, esto es, un estímulo que influye decisivamente sobre la ocurrencia o no de una respuesta. Empleando los reforzadores adecuados (positivos o negativos) se pueden lograr conductas deseables y hacer desaparecer las indeseables.

 

4. PSICOLOGIA DE LA GESTALT

 

Dentro del enfoque holístico, la teoría de la gestalt es la corriente más representativa, corriente que se basa en la idea de ‘gestalt’, definible como una totalidad organizada con caracteres propios diferentes de las cualidades particulares de las partes que la constituyen. Estas partes son solidarias entre sí, están articuladas de manera tal que cada una de ellas es significativa en función de las otras.



 

Antecedentes


 

Respecto de la idea de Gestalt, ya los griegos concebían el cosmos como una totalidad organizada, donde cada parte tenía sentido en función de las demás. Anaxágoras, por caso, se interesó más en las relaciones entre las partes que en las partes mismas. Pitágoras también rescata la noción al hablar de una organización y armonía en el ordenamiento del universo. Platón por su lado, ve al mundo sensible y al mundo inteligible como dos realidades organizadas.


Siglos después el asociacionista Hartley dice que la combinación de cualidades sensibles da como resultado una totalidad sensible en la que ya no pueden discernirse las partes constituyentes. Idénticamente, John Stuart Mill postula que el todo supera las cualidades específicas de los elementos o partes. Bain enfatiza que la experiencia es siempre una totalidad organizada donde se integran varios elementos en forma creadora, pues aparecen nuevas cualidades no presentes en los elementos constituyentes primitivos.
La especificidad de la teoría de la Gestalt consiste básicamente en su rechazo al elementalismo y su método, la introspección excperimental. También, su idea de que la gestalt es una totalidad estructurada a priori (apriorismo).

 

Teoría de la Gestalt: escuelas de Graz y Berlín


 

La historia de la teoría de la gestalt abarca dos periodos: la escuela de Graz (iniciada por von Eherenfels basándose en Brentano) y la escuela de Berlín (iniciada por Wertheimer basándose en Kant).


Escuela de Graz.- Von Ehrenfels (1859-1932) plantea la idea de gestalt al afirmar que el todo es más que las entidades sensoriales separadas, y da como ejemplo el de la melodía: si a una melodía le cambiamos todos los tonos (por ejemplo pasar de clave de sol a clave de fa), cambiaron los elementos pero no la estructura, el todo, pues seguimos escuchando la misma melodía; o sea que el cambio de elementos no cambia la estructura. De esta forma aparecen en la estructura nuevas cualidades que no estaban en los elementos o sonidos constituyentes, cualidades que son dos:
a) Transportabilidad: los elementos pueden cambiarse sin que cambie la estructura. Los elementos pueden transportarse (por ejemplo elevarse su tono) sin que varíe la melodía.

b) Supersumatividad: la especificidad de la estructura es algo propio de ella misma y no el resultado de una adición, producto o alguna otra función. Supersumatividad porque va más allá de una suma.


La identidad de la estructura no es alterada por la transportabilidad puesto que ella resulta de la supersumatividad. Si bien los asociacionistas nunca dijeron que el todo es igual a la suma de las partes, la teoría de la gestalt enfatiza que el todo es más que dicha suma: el todo tiene su especificidad no porque estén los mismos elementos, sino porque se mantienen inalterables sus relaciones. Las siguientes son dos estructuras idénticas aunque tengan elementos distintos:

 


Influenciado por el neo-escolasticismo de Brentano, von Eherenfels rechaza la introspección experimental como método y acepta la introspección espontánea, directa, ya que para Brentano lo que importa no son los elementos sino la experiencia psicológica misma: “necesitamos conocer el proceso mismo antes que la sensación”. Las ideas de la Escuela de Graz serán retomadas por la Escuela de Berlín.
Escuela de Berlín.- Iniciada por Wertheimer (1880-1943), esta escuela tiene base kantiana pues enfatiza el apriorismo y porque postula que el organismo tiene una tendencia espontánea a estructurar u organizar el mundo externo y su propio mundo interno. Esto se impone como una necesidad absoluta y es independiente de la experiencia, es a priori. Captamos el mundo y lo organizamos, de manera entonces que los datos primarios de nuestra experiencia no son sensaciones elementales sino todos ya organizados (esto es una crítica al elementalismo).
La Escuela de Berlín se inicia en 1912 con la publicación de un trabajo de Wertheimer, “La percepción del movimiento”, donde critica al elementalismo diciendo que éste lo que busca es analizar la experiencia, dividirla en elementos (esto se llama ‘reducción elemental’) y luego reconstruír el todo. Wertheimer propone la inversa: no es el elemento sino el todo el dato primario, y siendo anterior a las partes no puede ser reducido a ellas. Químicamente, el hidrógeno y el oxígeno por separado no son el agua (el todo), pero al combinárselos, sí.
Para captar el todo es mejor entonces un enfoque espontáneo, no experimental, y además holístico, es decir, debe apuntar a una totalidad para luego, a partir de allí, examinar sus relaciones internas, sus componentes, los cuales estudiaremos no aisladamente sino siempre como ‘partes de’, o sea con el lugar y función que cumplen dentro de la estructura.
Wertheimer postuló además el principio del isomorfismo según el cual los procesos de excitación neurofisiológica que se encuentran en la base de los fenómenos psíquicos tienen el mismo carácter estructural que éstos últimos, es decir, hay una correspondencia o isomorfismo entre lo fisiológico y lo psíquico.
Desarrolla este autor dos postulados básicos, a partir de los cuales se podrán derivar los distintos casos particulares: 1) Postulado de las características de los miembros: los atributos quedan definidos por sus relaciones con el todo como sistema unitario; 2) Postulado de la pregnancia o principio de la buena forma: a la percepción se impone de manera necesaria y a priori la organización más simple y más estable, o sea tendemos a captar la mejor forma, la más simétrica, armónica, simple, regular, etc.
Discípulos de Wertheimer fueron Kohler (1887-1967) y Koffka (1886-1941). Kohler es el teórico de la gestalt y hace una extensión de la teoría a otros campos, haciendo también una validación epistemológica. Su obra principal es “Principios de psicología de la forma”.
Kohler aplica los postulados de Wertheimer al aprendizaje y al pensamiento productivo (resolución de problemas). A él debemos el concepto de insight como captación súbita de una situación y de sus relaciones internas. Extiende el concepto de isomorfismo a la correspondencia entre el orden de la naturaleza y el orden de lo psíquico y lo neurológico. Los tres niveles estructurales tienen entre sí una relación final y al mismo tiempo topológica (espacio-temporal), donde hay campos de tensión o de fuerzas, es decir hay una dinámica entre los niveles. Kohler expone estas situaciones con su teoría de la ‘autodistribución dinámica’, en el libro “Cibernética y vida”.
Cuando la teoría de la forma pasó a la clínica, se empezó a ver a la persona como una totalidad en situación: la unidad de análisis dejó de ser la parte y fue el todo mismo: ya no fueron los conflictos, las motivaciones, las carencias, las ideas, las conductas tomadas todas aisladamente, sino como ‘partes de’ el todo llamado persona. No es posible reducir algo vital y psicológicamente dinámico a componentes estáticos, y esta es la crítica de la gestalt al psicoanálisis.
En general, la terapia gestáltica se basa en la idea de ‘rectificación del centro’ o sea, descubrir las estructuras insuficientes o inadecuadas de las que resultan núcleos conflictivos. La terapia busca entonces formar nuevas estructuras donde los centros de tensión mantengan una relación isomórfica con la realidad, o sea que se correspondan con centros naturales y espontáneos. Para ello están las técnicas del insight y de la sensibilización personal.

 

5. PRECURSORES DEL PSICOANALISIS

 




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos