Historia de la psicologia


Psicología de la asociación



Descargar 112.5 Kb.
Página3/7
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño112.5 Kb.
Vistas392
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

Psicología de la asociación


 

El asociacionismo se funda en las leyes de la asociación mental (semejanza y contiguedad) de Aristóteles. Hartley (1705-1757) inicia esta corriente postulando que la base de la vida mental es fisiológica, pues está en las sensaciones, las cuales a su vez resultan de las vibraciones nerviosas que se vinculan entre sí asociándose por contiguidad.


Más extremista será J. Mill (1773-1836), para quien las ideas complejas se explican por adición de ideas simples, de modo que la suma de sensaciones da lugar a una idea compleja. Su hijo J. Stuart Mill (1806-1873) transforma esta aditividad en una química mental: las ideas simples se fusionan entre sí perdiendo cada una su identidad original, y forman ideas complejas. Dicha fusión se da por asociación, la cual cumple entonces el papel de catalizador. Por eso el sujeto percibe una idea compleja como si fuera simple, porque sus elementos perdieron identidad al fusionarse: la idea ‘flor’ es compleja pero captada como simple, pues se fusionaron color, forma, perfume, textura, etc.
Bain (18181-1903), que funda la primera revista psicológica, amplía las leyes de la asociación al especificar los distintos tipos de semejanza y contiguidad que pueden haber. Además, sintetiza las ideas de aditividad de Mill y de fusión de Stuart Mill, reuniéndolas bajo el concepto de creatividad. La creatividad es el principio general de la actividad mental por el cual las ideas complejas surgen de la adición y de la fusión o generación de ideas simples. Agrega además la idea de que las asociaciones tienen una determinada fuerza según qué consecuencias tengan para el sujeto: las asociaciones serán más fuertes cuanto más positivas sean para el sujeto las consecuencias posteriores. Esto es un antecedente de la ley del efecto de Thorndike y del refuerzo de Skinner.

 

Psicología matemática de Herbart


 

Para Herbart (1776-1841), los estados mentales complejos que caracterizan la vida mental pueden reducirse analíticamente a combinaciones de cualidades sensoriales elementales. Rstas unidades, al combinarse armónicamente, originan todos unitarios: las ideas complejas. Habla también de la existencia de una fuerza que une las sensaciones simples, fuerza que es mensurable y que proviene del ambiente además de provenir de la misma asociación. De esta forma la vida mental es la expresión de la combinación de fuerzas psíquicas y ambientales. Este dinamismo mental puede ser explicado matemáticamente y sin necesidad de recurrir a técnicas fisiológicas, con lo cual cumple el ideal cartesiano de una ciencia independiente de la fisiología, basada en la sola formalización matemática.


Postula que las ideas se relacionan también por oposición: algunas son más fuertes que otras y son las que terminan por imponerse en la conciencia, mientras que las otras quedan fuera de la conciencia esperando el debilitamiento de las más fuertes. Estas ideas infraconcientes también pueden hacerse fuertes por fuerzas provenientes de otras ideas nuevas. Herbart llama a la tendencia de las ideas a emerger, ‘tendencia a la repetición de ideas’. A su vez el conjunto de ideas infraconcientes (llamada ‘masa aperceptiva’) puede ser fortalecido por la acción de estímulos que no son captados directamente, y que por lo tanto no aumentan el caudal de lo conocido pero sí pueden hacer aflorar a la conciencia las ideas infraconcientes. Este proceso se llama ‘apercepción’ (aquí Herbart retoma las ideas de Leibniz y Kant sobre el tema) y es un proceso derivado de la experiencia que posibilita la asimilación de nuevas ideas (a diferencia de Leibniz y Kant que veían en la apercepción una captación interior y a priori).

 

Psicofísica


 

La psicofísica, como rama de la psicología, es el estudio de las reacciones de los organismos vivos frente a las configuraciones energéticas del medio. Concretamente, trata de determinar cuantitativamente la relación entre la intensidad del estímulo y la magnitud de la respuesta, y por ello la psicofísica está a mitad camino entre los fenómenos fisiológicos y sus consecuencias psicológicas. Helmholtz, Weber y Fechner abordaron así experimentalmente los fenómenos sensoriales. Más allá de sus investigaciones, demostraron la posibilidad de estudiar ciertos aspectos del psiquismo prescindiendo de la especulación metafísica, controibuyendo así a hacer de la psicología una disciplina independiente.


Weber (1795-1878) descubre las diferencias mínimas perceptibles, y concretamente el umbral diferencia (quantum de estimulación necesario para obtener una respuesta diferencial). Encuentra que hay una relación entre el quantum del estímulo y el quantum de la respuesta, relación que se puede expresar como una fracción K para cada modalidad sensorial. Este es el primer principio exacto de la psicología.
Fechner (1801-1887) retoma las investigaciones de Weber, dándole una expresión matemática a su principio o ley. Así, la ley de Weber-Fechner queda establecida del siguiente modo: “La intensidad de la respuesta es proporcional al logaritmo de los estímulos correspondientes”, lo cual equivale a decir que cuando los estímulos crecen en proporción geométrica (1-2-4-8-16-32-etc) las respuestas crecen en progresión aritmética (1-2-3-4-5-6-etc).

 

Análisis experimental de Wundt


 

Wundt (1832-1920) representa la culminación de la psicofísica y el comienzo de la psicología experimental, haciendo de la psicología una disciplina independiente. En 1879 funda el laboratorio de psicología experimental en Leipzig, y su influencia se extiende hasta 1920 donde surgirán la psicología de la conducta y la psicología profunda.


Para Wundt la psicología estudia la conciencia, y esta se compone de tres elementos básicos (elementalismo), desde los cuales se puede explicar el conjunto de la vida mental: sensaciones, imágenes y sentimientos.

 

Sensaciones: formas elementales de la experiencia que se generan cuando un órgano de los sentidos es estimulado y el impulso aferente llega al cerebro.


Imágenes: Es lo que queda de la excitación local de la corteza.
Sentimientos: Todas las cualidades de la experiencia que no provienen directamente de la excitación de los órganos sensoriales, y constituyen un correlato específicamente psíquico.

 

Los tres pueden ser estudiados con técnicas experimentales tomadas de la fisiología, y sus correlatos psíquicos pueden ser abordados mediante introspección experimental, o sea una introspección controlada y rigurosa; por ello Wundt trabaja con sujetos entrenados en una introspección dirigida, no espontánea.


Sensaciones, imágenes y sentimientos son entonces los únicos elementos que pueden ser estudiados directamente en forma experimental. Los fenómenos más complejos (por ejemplo los pensamientos) no pueden abordarse directamente. Esto es una diferencia con la escuela de Wurzburg (Kulpe), que intenta un abordaje experimental directo de los procesos complejos superiores, y por eso esta escuela es antecedente de las psicologías cognitivas.
A wundt se le criticó su postura de que el todo es igual a la suma de las partes, pero Wundt jamás tuvo esto. Para él existe un proceso llamado ‘apercepción’ mediante el cual el sujeto integra en una unidad nueva todos los elementos: es un ‘darse cuenta’. Por eso la apercepción lleva a una ‘síntesis creadora’, donde lo creado es irreductible a la mera suma de elementos. En suma, el proceso total puede describirse en tres etapas: a) Excitación local: da lugar a una sensación; b) Aqpercepción: produce una síntesis creadora; y c) Acto de voluntad: produce la reacción.
Wundt toma el concepto de voluntad de Schopenhauer. No es una voluntad de la conciencia, o voluntad psíquica, sino orgánica, filogenética, y se refiere a todas aquellas reacciones destinadas a la supervivencia o mantenimiento de la vida, que filogenéticamente fueron haciéndose automáticas o reflejas, aunque originalmente no lo fueron. La voluntad, al no ser psíquica sino una función de cualquier ser vivo para sobrevivir y adaptarse, es uno de los fenómenos que, si bien tiene una cierta connotación psíquica, en el caso del hombre escapa al método de la introspección.

 

3. PSICOLOGIAS DEL COMPORTAMIENTO

 

Las psicologías del comportamiento surgen en oposición a las psicologías de la conciencia y la introspección, postulando una exploración objetiva de la conducta observable. En la URSS esto se orienta hacia una fisiología experimental (reflexología) y en EEUU hacia una exploración experimental de la conducta (conductismo).


Ambas corrientes se centran en el estudio del aprendizaje, o sea el comportamiento en función de las variaciones del medio, empleando sobre todo animales (perros los rusos y ratas los americanos). Se pretende que esas conclusiones puedan extenderse también a los humanos, con lo cual toda conducta puede explicarse a partir de elementos últimos, que son los reflejos. Por ello son tendencias elementalistas y además reduccionistas (mientras que las psicologías de la conciencia sólo eran elementalistas). Toda conducta es reductible a reflejos, y si la conducta humana es algo diferente es porque en el hombre hay una mayor plasticidad en los reflejos. La psicología debe estudiar, para estas corrientes, sólo lo observable, la conducta, y no la conciencia (inobservable).

 




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos