Hijos, mudanzas y mascotas



Descargar 1.35 Mb.
Página1/2
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño1.35 Mb.
Vistas55
Descargas0
  1   2

LOS HIJOS, LAS MUDANZAS Y LAS MASCOTAS:
TRES ELEMENTOS DE APOYO DEL ASTRÓLOGO

PARA CAMBIAR EL DESTINO DE LAS PERSONAS




Ing. Rubén Jungbluth
I Congreso Mundial de Cosmobiología

Septiembre 19 – 20, 2008

Arequipa, Perú

Introducción
Estamos completamente seguros que, hasta el día de hoy, 20 de septiembre de 2008, muy pocas personas sabían que el gran astrólogo científico que revolucionó la astrología en el siglo 20, el eminente ingeniero Wendel Polich (n. 26 de abril de 1892, 02:48 a.m., Veprovac, Hungría, ASC: 11º18’ de los Peces), predijo el día, la hora y los minutos exactos en que iba a sufrir un ataque al corazón. Con cálculos que nos dejan sorprendidos, Polich se adelantó al posible suceso y, a través de su esposa, sacó una cita con su cardiólogo, durante la cual le sobrevino el ataque y, gracias a su acertado astro diagnóstico y a su anticipación, él pudo ser atendido justo cuando necesitó la ayuda médica y salvó su vida. Es para quedarse sorprendido, ¿verdad?
Un discípulo directo de Polich, asistido por este gran astrólogo revolucionario, calculó con anticipación el momento exacto en el que habría de nacer su hijo. Este discípulo, amigo de todos nosotros, se encontraba en el momento de sus cálculos en Buenos Aires, Argentina, y se desplazó tan rápidamente como pudo a Lima, Perú, para ver el nacimiento de su bebé, y comprobar, a la vez, la veracidad de su matemática astrológica. El niño vino al mundo de acuerdo con la brillantez del cálculo: a las 23:05 p.m. EST, de un 1ero de abril de 1978.
Estos dos ejemplos o casos en los que tenemos que quitarnos el sombrero ante las evidencias de la astrología fáctica y determinista, como fue la psicología que imperó hasta el siglo 20, y se mantiene aún en algunos círculos de astrólogos, afortunadamente, va dejando el paso libre a la astrología de la fabricación de espacios y tiempos que habrán de permitir que nos zafemos (sin escondernos) del determinismo, del fátum, de la fatalidad, y cumplir con el propósito mismo de nuestras sucesivas re- encarnaciones: evolucionar. Evolucionaremos si nos damos cuenta de nuestros errores, salimos de estos y no volvemos a cometerlos.

Pido no ser considerado ni irreverente ni sabihondo, pero me suscribo a lo que está escrito en mi obra de investigación: Los Bebés Eurítmicos. Los Hijos del Día, los Hijos de la Noche (págs. 7 y 8. Ed. Humanitas, Barcelona, 2007):

“Tarde o temprano, si los estudiantes de Astrología sobresalimos en nuestros estudios, llegaremos a convertirnos en buenos intérpretes y/o calculistas de los mensajes que encierran los movimientos de los planetas y astros en general, pero a los astrólogos de hoy les falta dos puntos para ubicarse en el plano de la Integración, en el plano que encuentra soluciones con visión integral, a saber:


  1. Que el destino de una persona se modifica cuando se muda, de casa y de ciudad (dentro y fuera de su país de origen), y




  1. Que el destino de una persona se modifica cuando engendra criaturas, ya sea que el embrión complete o no su formación, culminando con el nacimiento de un niño.

Si, como astrólogos, nos ganamos la fama de buenos intérpretes, pero no proporcionamos a nuestros consultantes soluciones para evitar que se cumpla una adversidad, porque no cumplieron adecuadamente los puntos a y b, mejor sería que nos dediquemos a otra labor”.



¿No es, por cierto, una adversidad que el bebé del discípulo directo de W. Polich naciera a las 23:05 p.m.? Desde mi punto de vista, seguramente considerado facticio por muchos, el nacimiento nocturno de esta criatura fue una adversidad, pues el padre no pudo coronar muchas de sus metas; entre éstas, la de ser un exponente nacional e internacional de sus dos profesiones, e incluyo aquí a la astrología. Nuestra premisa es: “El hijo que nace de día trae buena suerte para el padre; pero el hijo que nace de noche, no”.
¿Y qué le ocurrió al bebé al que nos referimos en el inicio de esta disertación? Tuvo que esperar hasta ser casi adulto para salir las limitaciones que le impuso la hora de su nacimiento. Este joven superó sus años azarosos de infancia y adolescencia cuando, a sus 20 años de edad, tuvo a su primogénita, la cual nació al mediodía en punto.
Antes de continuar con nuestra exposición, les pido no confundir la expresión facticio (lo no natural, lo que se hace por arte) con su parónimo ficticio. Ficticio es lo que habremos de aplicar a los límites de las constelaciones (es por causa de la Unión Astronómica Internacional de 1928 que no estamos viviendo en la Era del Aquarius. De acuerdo con la UAI, esta constelación sobre la Eclíptica tiene una longitud de 22.5º, y recién en el año 2.597 estaremos pisando el primer grado de la tan esperada Edad de Oro, Edad de la serena calma en la humanidad. Véanse las Figuras 01 y 02).


Figura 01: Ubicación del Equinoccio Vernal en el Año 2008

Figura 02: Ubicación del Equinoccio Vernal en el Año 2597

¿Seremos sancionados porque queremos cambiar las situaciones en las que vivimos, que principalmente señalan estados de hombres pobres y/o caídos? Las voces se levantan y dicen: facticio. La Florida, el Estado más latino de Estados Unidos de América, destaca por sus edificaciones que descansan sobre pantanos; si no se hubiera modificado el terreno no sería factible la vida corriente, y también extraordinaria, que se vive allí. Entonces, ¿son facticias las edificaciones de la Florida?



Reconocemos y reconoceremos que, gracias a Wendel Polich vemos ahora una nueva astrología, pero no todos podemos ser Polich; sin embargo, traigo a este Congreso el caso de un cardiólogo ‘súbdito de Ophiuchus – Kirón’ que sufre del corazón. Este médico (n. 14 de marzo de 1942, 05:50 a.m. EST, Chiclayo, Perú), que vive en Lima, descubrió (ante mi insistencia) que, permaneciendo unos pocos días en Ilo, ciudad ubicada en el extremo sur del Perú, se aliviaba de sus males cardiacos.
Este galeno cardiópata, ‘un resucitador de cardiópatas desahuciados’ entendible por la influencia de Ophiuchus () en la casa 10 de su horóscopo natal, nació con la oposición Sol – Neptuno (Ver la Figura 03), lo que explica sus molestias al corazón; el Sol se ubica dentro de la casa 1, casa que asociamos con el cuerpo físico, pero gobierna también la casa de la salud, la 6, por encontrarse aquí el signo del León (el León es gobernado por el Sol). El es un kironiano. ¡Ah!, yo ligo a Kirón con Ofiuco no con Virgo.
“Magnífica explicación sobre la situación de mi corazón”, me dijo él, “pero, ¿cómo me curo o, por lo menos, mantengo bajo control mis ataques?”. “Váyase a vivir a Ilo”, le dije, “¿A Ilo?”, replicó él. “Bueno, váyase a Ilo cada cierto tiempo por unos pocos días, si no puede vivir permanentemente en esta ciudad, y controlará grandemente su cardiopatía”. Los fines de semana en que puede, este galeno viaja a Ilo. En palabras de él, las pruebas médicas señalan que mantiene su condición cardiopática controlada. Sí, es una medicina telúrica personal, que encuentra su explicación astro médica cuando vemos en su horóscopo astro cartográfico que el Sol descarga influencias que pasan por la ciudad de Ilo – exactamente a 16 Km. al Oeste de Ilo. (Véase la Figura 04).

Figura 03: H. Tropical y Constelacional del Galeno


Figura 04: Horóscopo Astro cartográfico del Galeno

Sí, podríamos decir que el alivio de este cardiólogo cardiópata es un caso excepcional, porque no en todos los casos podemos contar con influencias astro cartográficas dentro del país que vivimos. Es aquí, entonces, que tenemos que aplicar, lo que les digo a mis consultantes: “Si no puedes ir al lugar que te ayudará a resolver tus problemas, hagamos que el lugar venga hacia ti, ¿Cómo? Reproduciendo, a través de una mudanza y/o a través del nacimiento un bebé, lo mejor del lugar que te ayudará a superar tus dificultades”.


Esta premisa de trabajo, que aplico en casi todos los casos de consultantes con distintos problemas: de salud, de dinero, de ubicación en la vida, etc. la asocio con la función de un rompeolas: modificar la fuerza de la ola que, viniendo hacia nosotros, es capaz de revolcarnos si no hemos interpuesto una defensa.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos